Vinagre de manzana para la celulitis

Aunque el paso de los años, junto con el crecimiento en la investigación científica y la tecnología, ha ocasionado la aparición de una multitud de tratamientos corporales, avalados y llevados a cabo por el campo de la medicina estética o cosmética, no podemos negar que aún hay personas que, sea por la razón que sea, preferimos intentar combatir las imperfecciones de la piel con ingredientes sencillos, que podemos encontrar, por ejemplo, en cualquier supermercado.

Vinagre de manzana para la celulitis

Si hablamos de celulitis, a diferencia de otros problemas tópicos, nos encontramos con un trastorno que no posee demasiadas soluciones naturales, por lo que debemos tener en cuenta cada método, ingrediente y proceso que podamos utilizar, además de las típicas y populares cremas especializadas, capaces de, por sí mismas, prevenir y reducir en gran medida los efectos visibles de sufrir este problema.

Tal es el caso del vinagre de manzana que, entre los contados ingredientes simples y comunes que podemos utilizar, es uno de los que cuentan con la mayor aceptación y popularidad, no solo entre el publico que lo ha utilizado como herramienta anticelulítica, sino por los especialistas del área, cuya investigación y prueba asegura que este producto es realmente efectivo como solución alternativa. Por ello, vamos a hablar del uso de este líquido como remedio contra la celulitis.

Si te interesa esta forma para combatir la celulitis, aprende sobre otros métodos sencillos leyendo Remedios Caseros para la Celulitis

Qué es la celulitis

¿Qué es la celulitis?

Antes de abordar el tema directamente, primero debemos entender mejor cuál es el problema al que nos enfrentamos, pues es muy común que muchas personas, al ver imperfecciones y marcas sobre la piel, tome, de manera inconsciente o bajo recomendaciones de dudosa procedencia, el camino de llevar a cabo terapias incorrectas, que no solo no van a ayudarnos con nuestra imagen, sino que pueden traer consecuencias indeseadas a la salud de los tejidos del organismo.

Para no caer en este dilema de confundir algunas marcas con la celulitis, diremos que esta se caracteriza por dejar unas marcas un tanto atípicas sobre la piel, que en algunos países se conoce como “piel de naranja”, por el parecido que tiene a la cáscara de esta fruta. Se presenta como pequeños surcos y depresiones en el tejido, como piel hundida en pequeñas ondulaciones muy cercanas una de la otra, con una textura áspera debido a la resequedad.

Para profundizar más en el tema, llamamos celulitis a lo que científicamente se conoce como PEFE, lipoesclerosis o dermopaniculosis; una alteración cosmética producto de la distorsión y alteración de la estructura de los tejidos conjuntivos bajo la piel afectada, que a su vez alteran, hasta cierto punto, ciertas capas del mismo órgano superficial, específicamente de la dermis, con anormalidades circulatorias, inflamación y un conjunto de síntoma cosméticos.

Este problema es, aunque parezca mentira, realmente común entre las mujeres, ya que de acuerdo a las estadísticas, hasta un 90% de las féminas sufre de alguno de los tipos de celulitis, en mayor o menor medida, pasando por algunas de sus fases, aumentando su apariencia debido a acumulaciones en el tejido adiposo de la zona afectada. En los hombres, por el contrario, es más bien un problema extraño, que afecta a tan solo el 10% de la población masculina.

Causas de la aparición de la celulitis

Ahora bien, con el fin de evitar una proliferación de las alteraciones ocasionadas por este trastorno, debemos conocer todos esos factores que pueden causar la celulitis o, en caso de ya sufrirla, aumentar su efecto sobre el tejido afectado, causando a su vez una evolución gradual del problema, patente en los diferentes niveles de sintomatología que podemos apreciar en las fases mencionadas justo antes.

Sin embargo, debemos entender que, como síndrome común del área estética, la celulitis tiende a aparecer de manera natural en las mujeres, sobre todo cuando son afectadas por los diversos problemas acusados con el paso del tiempo, esas llamadas marcas de la edad. Esto no quiere decir que debamos rendirnos ante sus síntomas, pues, siempre que llevemos a cabo las acciones apropiadas para prevenirla, esta enfermedad no tendrá grandes consecuencias en la piel.

Las causas son más bien elementos comunes del organismo, como pueden ser factores genéticos y hereditarios, como antecedentes de obesidad y celulitis en los progenitores, el declive del colágeno y la elastina, el estrés y los trastornos circulatorios, así como diversos cambios a nivel hormonal, como en el caso de los estrógenos, que pueden ser típicos de procesos como el período menstrual, el embarazo, la menopausia y la pubertad.

Otros factores que, al igual que los anteriores, no solo causan la celulitis, sino que la empeoran, son más bien de origen externo, como una dieta desbalanceada, con muchas calorías y exceso de sodio, el sedentarismo, la falta de ejercicio, el consumo de alcohol o tabaco, así como la ropa ajustada y los tacones muy altos, sobre todo si pasamos demasiado tiempo de pie o caminando con estos.

La celulitis según sus tipos

La celulitis según sus tipos

Ahora que sabemos a lo que nos enfrentamos, aunque sea por encima, vamos a hablar con más detalle de la clasificación que se le da a estas imperfecciones, de acuerdo a su origen, síntomas y características, para así entenderlo mejor en caso de padecerlo. Como en todos los problemas de salud estéticos, que presentan distintas formas y afecciones, estos diversos tipos ayudan a los especialistas a identificar los mejores tratamientos y soluciones.

Sin embargo, es menester saber que algunos son más comunes que otros, pues se presentan, como ya mencionamos entre sus causas, de manera natural debido a la edad y los mecanismos propios del organismo, por lo que estos suelen ser tratados de forma más sencilla. Aun así, si nos topamos con algunos síntomas que no entendemos, aun con el conocimiento de padecer de este problema, quizá nos enfrentamos a un tipo diferente que no entendemos.

Celulitis blanda

Presenta, como su nombre lo indica, una textura blanda al tacto, con movimientos un poco gelatinosos que son visibles sobre todo al correr o caminar, además de una imagen que hace ver la piel como escurridiza. Se relaciona directamente con una escasa circulación sanguínea, flacidez tegumentaria, aumento del tamaño de los adipocitos en los tejidos adiposos y trastornos con diferentes síntomas como la hipotonía muscular.

Suele verse acompañada de otros factores estéticos negativos, como las venas várices, hinchazón cutánea y las llamadas arañas vasculares, cuya intensidad depende de la fase del trastorno y su combinación con otros problemas en la piel. Sin embargo, se puede sufrir de este tipo sin ser consciente de ello directamente, pues a veces no presenta la típica “piel de naranja”, con ondulaciones, surcos y depresiones superficiales.

Celulitis Dura

Esta clase es mucho menos común que la anterior, además de que no solo en el nombre, sino que en sus características físicas, es realmente contraria a esta, presentando un tejido duro, rugoso y un poco áspero al tacto, aunque no como una callosidad o una llaga. Se relaciona con la carga genética y los cambios hormonales, lo que la hace más común en mujeres jóvenes, que notan a simple vista las típicas depresiones o pozos en la piel como principal síntoma.

Celulitis Edematosa o Esponjosa

Esta clase no suele aparecer en personas sanas ni de forma espontánea, siendo más común encontrarla desde el comienzo de la pubertad hasta los 30 años de edad. Su nombre viene de la imagen que forma, dando a la piel un aspecto de hinchazón parecido a un edema, que suele presentarse en personas obesas, sobre todo si han sufrido de fracturas óseas o algunos trastornos vasculares.

Celulitis Esclerótica o Profunda

La más grave y crítica de todas estas clases o tipos, se denomina consecuentemente como lipodistrofia edematosa; a diferencia de las anteriores, es considerada como un trastorno de la medicina hospitalaria y, por tanto, tratada como una patología. Se da como consecuencia a un problema crónico de retención de líquidos y suele estar acompañada de hematomas, por lo que, aunque es la más infrecuente de todas, resulta bastante molesta y dolorosa.

Aprende en profundidad sobre todas las diferencias de este trastorno leyendo sobre los Tipos de celulitis

Clasificación de la celulitis según sus fases

Clasificación de la celulitis según sus fases

Como ves, los síntomas en sí, aunque son los utilizados para definir los tipos de celulitis, puedes aparecer con mayor o menor intensidad, causando desde pequeñas molestias hasta verdaderos estragos en nuestro cuerpo. Estos no solo se presentan de manera superficial, por lo que hay mucho más aparte de la “piel de naranja”, la resequedad y la flacidez del tejido, por lo que un leve trastorno de lipoesclerosis se puede convertir en un asunto muy serio.

De manera más detallada, debemos entender que los médicos utilizan esta clasificación en fases, para definir, más que de acuerdo al tipo de trastorno, su evolución específica, así como la progresión sobre el tejido, lo que marcará el peligro a nuestra salud. De acuerdo a su estado o fase, algunos de los tratamientos que se deben utilizar para combatirla pueden requerir de cierta concentración y potencia en sus ingredientes caseros, lo que es menester tener en cuenta.

1° fase, Ectasia circulatoria

Se presenta como una pesadez en las piernas, donde las zonas afectadas se pueden palpar como espesas, ásperas, menos elásticas y más frías, debido a la falta de circulación sanguínea óptima. Como a penas se podrá notar la presión de la conocida imagen de “piel de naranja”, se relaciona esta fase de forma venosa y linfática, con síntomas como la dilatación de los vasos dérmicos y los casi invisibles edemas intersticiales. Es usual en mujeres que entran en la menopausia.

2° fase, Exudativa

En este punto aumenta la dilatación vascular, con la presencia de suero linfático que sale desde los capilares hacia el tenido de las capas subcutáneas, por lo que es común, junto a los síntomas de la fase anterior, presentar dolor al palpar la zona afectada. Sumado a esto, comienza no solo a ser más visible las depresiones y el tejido ondulado, sino que pueden aparecer estrías, várices y una tendencia del área a aumentar de tamaño y acumular grasa (parecida a la obesidad).

Esta parte de la clasificación se caracteriza por el empuje de los edemas hacia las fibras conjuntivas y los filetes nerviosos, haciendo posible la presencia de hipertrofia de las fibras reticulares de la dermis, así como la hiperplasia de las mismas. Esto puede empeorar, lo que causa no solo la entrada en la siguiente fase, sino otros problemas como la lipodistrofia localizada, aunque esto suele ocurrir solo en personas con sobrepeso.

3° fase, Proliferación fibrosa

Si no se trata la celulitis hasta ahora, nos toparemos con que las fibras de la dermis y la hipodermis (capa del tejido superficial donde se almacena la grasa) sufren una crítica degeneración de los niveles de colágeno, causando una deficiencia progresiva de esta proteína. Esto forma bloques amorfos en las redes de la piel, que aprisionan los adipocitos rellenos de ácidos grasos y triglicéridos, alterando así el metabolismo de las células y causando los micro-óndulos.

Entre los síntomas que aparecen en esta fase, nos encontramos cambios en la piel, que se notará flácida, seca y con los posos y depresiones típicos que hacen comparar este trastorno con la cáscara de una naranja. Si el problema se agrava, se puede sufrir de artropatías y lipodistrofia dolorosa, difíciles de tratar en la época pre menopaúsica a menos que se realice un tratamiento sostenido y muy potente.

4° fase, Fibrosis cicatrizal

Llegados a esta parte de la clasificación, la celulitis ya no es reversible, por lo que se tratará sólo para controlar los síntomas causados por la compresión de los nervios y vasos sanguíneos del área afectada, las alteraciones nutricionales del tejido adiposo y su constitución química. Aquí es posible sufrir de piel acolchonada, acompañada de nódulos duros que se podrán ver a simple vista, sin necesitar de la presión de los movimientos musculares al momento de, por ejemplo, caminar.

Vinagre de manzana como ingrediente anticelulítico

Vinagre de manzana como ingrediente anticelulítico

Primero que nada, se conoce como vinagre de manzana a un líquido, resultado del proceso de destilado de esta fruta que, mediante la condensación utilizando el calor, además de la conservación de forma especializada, elimina la glucosa y los azúcares de esta, concentrando así todos sus componentes ácidos. El proceso da como resultado una sustancia acuosa y de sabor ácido, utilizada en la cocina, que posee capacidades para eliminar grasas y toxinas.

Además de su función culinaria, como aderezo o ingrediente en preparaciones cuyo sabor ácido da un toque de frescura y sazón, es utilizado en procesos de fermentación, medicina natural, cosmética, nutrición y en la elaboración de productos de limpieza naturales. Todo esto gracias a los diversos componentes elementales que contienen, capaces de eliminar la oxidación celular, las grasas y las manchas, así como desinfectar diversas superficies.

Sin embargo, es conocido, dentro del campo de la medicina estética, como un elemento integrado en la dieta y aplicación para perder peso y limpiar el organismo, tanto en el interior como en el exterior, de sustancias negativas, como impurezas, colesterol, acumulación de grasas saturadas y grasas trans, por lo que se suele utilizar no solo de manera individual, tomándolo o aplicándolo sobre la piel, sino como ingrediente de elaboración de cremas, lociones y bebidas quema grasa.

Su funcionalidad para el combate contra la celulitis se da, gracias a sus ácidos y compuestos, al eliminar las toxinas, excesos de líquido y grasas producidas por las hormonas, en este caso el estrógeno y la progesterona. Estas se acumulan en diversas capas de la piel, sobre todo la dermis e hipodermis, donde se acumulan, ocasionando no solo este problema, sino acné, granos, estrías y otros más, por lo que su eliminación es un factor crucial para reducir dichos trastornos.

No solo el vinagre de manzana ayuda contra la celulitis, si quieres conocer otros métodos para combatirlo, te invitamos a leer Cómo eliminar la celulitis

Composición y propiedades de este ingrediente

Composición y propiedades de este ingrediente

Para entender por completo qué es el vinagre de manzana, debemos adentrarnos en su composición, conociendo todos esos pequeños componentes que lo integran, así como su acción, ya sea de forma conjunta como individual, en el beneficio de ciertos factores dentro de nuestro organismo, gracias a la aplicación y función de las diversas propiedades que cumplen todos estos pequeños elementos o componentes.

Ya que hemos mencionado que este se obtiene tras fermentar los azúcares de la fruta, mediante la destilación, nos encontramos con un líquido libre de glucosa, que puede ser consumido por las personas que se preocupan por los niveles de azúcar en el cuerpo. Además, posee otros elementos que contrastan la falta del endulzante natural, como es el caso del ácido acético, que le da su sabor característico.

Entre los componentes más beneficiosos de su composición, nos topamos con altas concentraciones de vitaminas A y B, junto a los ácidos grasos esenciales y diversos minerales como calcio, magnesio, potasio, hierro, sodio y zinc, todos esenciales dentro de cualquier dieta, que aportan propiedades a nuestro cuerpo, como antioxidantes, quemadores de grasa, desintoxicantes y equilibradores.

Además de estos, posee otros minerales que, aunque menos esenciales, aportan otras propiedades, como son el caso del boro, silicio, fósforo y flúor, que limpian el organismo de diversas impurezas. Estos, junto a los bioflavonoides, la fibra y la pectina, atacan el colesterol malo del cuerpo, regulan la acidez del organismo y tienen propiedades digestivas, que permiten un mejor flujo de otros nutrientes.

Beneficios generales y para combatir este problema

Beneficios generales y para combatir este problema

Ahora que sabemos qué es y como funciona el vinagre de manzana, no solo para eliminar la celulitis sino otros problemas de salud estéticos, es momento de entrar en detalle sobre cuáles son los demás beneficios que aporta este ingrediente. Ya que entre ellos está el que nos corresponde hablar hoy, debemos entender que su combate contra la lipoesclerosis se da gracias a la acción de sus diversas propiedades para lograr estos beneficios.

En el caso de la eliminación de la celulitis o, al menos, la visible reducción de este trastorno, tenemos que, como mencionamos anteriormente, el vinagre de manzana aporta como beneficio la destrucción de los depósitos de grasa acumulada, no solo en puntos dérmicos como en la hipodermis, sino que al consumirlo, podemos librarnos de esta sustancia dentro de las arterias, así como en las paredes que recubren algunos órganos.

En combinación con los componentes digestivos y desintoxicantes, se nos da a entender que el vinagre de manzana no solo acaba con esta grasa localizada, sino que ayuda a que esta sea expulsada del organismo a través del sistema linfático y el flujo del torrente sanguíneo. Esto último, permite otro beneficio, que es la limpieza del hígado y la flora intestinal, eliminando toxinas e impurezas de la sangre y diversos órganos.

Por ello, además de mejorar la circulación, la digestión y la absorción de los nutrientes esenciales de los alimentos, el vinagre de manzana se utiliza para controlar los niveles de ácidos en nuestro cuerpo, lo que elimina la oxidación celular y es capaz de rejuvenecer la imagen de la piel. Por último, la limpieza y desintoxicación internas, como en el caso del hígado, ayuda en el control de los niveles de colesterol y repercute en la recuperación de nuestra energía.

Si quieres aprender a combinar los beneficios de este producto con algunos masajes, te recomendamos leer Masajeadores para la celulitis ¿Funcionan?

Cómo se utiliza el vinagre de manzana contra la celulitis

Cómo se utiliza el vinagre de manzana contra la celulitis

Con solo tener este maravilloso ingrediente en las manos, no seremos capaces de eliminar la celulitis, quemar grasa y limpiar nuestro organismo, por lo que debemos utilizarlo, llevándolo a nuestro cuerpo para que así sus componentes realicen las acciones apropiadas de sus propiedades, otorgando de esta manera los diversos beneficios que puede aportar a toda persona que guste de probarlo.

Sin embargo, su uso debe ser controlado, pues un exceso en su consumo o aplicación puede ser perjudicial, ya que muy poco tendrá un efecto limitado, mientras que, como dicen, todo en exceso es malo. Por ello, vamos a conocer los dos métodos de utilidad que podemos darle al vinagre de manzana, en caso de que busquemos su función para combatir la celulitis, así como las medidas y cantidades apropiadas que debemos utilizar para maximizar su efectividad sin riesgos.

Aplicación tópica del vinagre

Si queremos ver su utilidad en un área específica de nuestro cuerpo, en este caso, donde nos afecta el problema de la lipoesclerosis, debemos aplicar el vinagre de manzana sobre la superficie. Sin embargo, debido a sus contenidos de ácidos, no se debe colocar sólo, directamente sobre la piel, pues es capaz de causar reacciones alérgicas, así como lesiones o las llamadas quemaduras químicas, en caso de poseer una piel muy delicada.

Lo mejor para su aplicación es combinarlo con aceites esenciales, ya que uno de los métodos apropiados para la eliminación de la celulitis, que puedes realizar tranquilamente en casa, es la práctica de masajes tópicos. Para esto, mezcla una cucharada de vinagre con la cantidad de aceite que utilices para cada masaje, incorpora muy bien, aplica sobre la piel y procede con la práctica, de acuerdo a la recomendación de algún especialista que te aconseje en la mejor forma.

Ya que lo mejor es aplicar dos veces al día, una cucharada del líquido, que se absorberá en gran medida por el tejido, gracias a la combinación con el aceite, será suficiente en cada uno de los masajes. En caso de no realizar estos, puedes agregar la misma cantidad (una cucharada) de este producto en tu crema anticelulítica de costumbre, justo antes de aplicarla; teniendo en cuenta siempre tomar solo la cantidad de crema que usarás en esa aplicación.

Consumo del vinagre vía oral

De esta forma, es posible utilizar todas las propiedades de este producto, con el fin de obtener no solo un resultado en la eliminación de la celulitis, sino todos los demás beneficios incluidos y que ya hemos mencionado. Cabe destacar que, aunque es la mejor forma de utilizar este, también puede ser la que más riesgos conlleva, debido no solo a las reacciones alérgicas que pueda ocasionar, sino al riesgo de lesiones internas si se excede su ingesta.

Por ello, al igual que en el caso del uso tópico, lo recomendable es nunca ingerir más de dos cucharadas diarias de vinagre de manzana, que puedes llevar a tu boca de diversas maneras y en dosis a escoger. Aunque muchos no soportan el sabor de este líquido, no es tan recomendable consumirlo, si buscas un efecto positivo contra la celulitis, junto a los alimentos como aderezo, pues se pueden perder algunos de sus beneficios.

El mejor modo de ingerirlo es en ayunas, tomando las dos cucharadas antes del desayuno y solo una vez al día; de esta forma te aseguras de obtener todas las ventajas del ingrediente. Sin embargo, para aquellas personas que no pasan su nivel de acidez, pueden agregar las dos cucharadas en un vaso de agua, endulzar con miel pura sin procesar, para beber la dosis completa de manera más cómoda.

Aun así, hay quienes no pueden, ya sea por motivos de salud o porque les disguste, tomar la dosis de una sola vez, por lo que se recomienda agregar las mismas dos cucharadas en litro de agua, aunque puede ser más de este liquido, en caso de que quieras prolongar su ingesta durante todo el día. De esta manera, cada vez que bebas agua, estarás consumiendo también el vinagre, teniendo en cuenta que debes beber toda el agua durante el día.

Si te interesa lo siguiente y quieres aprender a tratar la celulitis en casa, te enseñamos algunos Ejercicios para eliminar la celulitis

Algunos tratamientos efectivos para combinar con este líquido

Algunos tratamientos efectivos para combinar con este líquido

Si bien a veces es suficiente con algunos ingredientes caseros, que podemos encontrar fácilmente en tiendas y supermercados, es obvio que para aquellas personas que padecen de un nivel ya avanzado de celulitis, es necesario recurrir a terapias, métodos y estrategias más potentes. Por esta razón aunque se puede probar la efectividad de algunos ingredientes, es menester tener en cuenta otros tratamientos.

Entre los más comunes, podemos encontrar algunos que son bastante sencillos, mientras que otros parecen sacados de la ciencia ficción, aunque no por ello sean menos realistas y funcionales. Sin embargo, debes tener en cuenta que el uso o práctica de un método u otro no debería depender de ti, sino de un cosmetólogo especializado, a quien te aconsejamos consultar siempre antes de recurrir a la medicina por cuenta propia.

Cremas especiales anticelulitis

Como en la mayoría de los asuntos cosméticos, los especialistas suelen producir cremas, sérum y ungüentos con ingredientes esenciales, específicos para aliviar ciertos problemas, siendo uno de estos el caso de la celulitis. Estos productos pueden ser encontrados en caso cualquier farmacia, tienda o establecimiento dedicado a la venta de remedios estéticos, maquillaje y productos corporales.

Sin embargo, como cualquier mezcla, muchos de los artículos que puedes conseguir son de baja calidad, con ingredientes no aprobados o de marcas dudosas, por lo que es recomendable siempre acudir a una consulta donde puedan aconsejarnos sobre las mejores cremas anti celulíticas. De igual manera, aunque pueda ser un poco más costoso, recurrir a las marcas reconocidas y aceptadas públicamente es una manera de asegurar la calidad del producto.

Terapia de radiofrecuencia

Una de las técnicas más nuevas e innovadoras, que consigue resultados casi inmediatos no solo en la reducción prolongada y eliminación de esta imperfección, sino muchas otras, como arrugas, manchas y marcas de la edad. La radiofrecuencia utiliza aparatos que emiten ondas de radio controladas, siguiendo el mismo principio que los hornos microondas del hogar, pero con emisiones específicas para tratar la piel a niveles profundos.

Estas ondas de radio liberan temperaturas elevadas, que estimulan la producción de colágeno, elastina, diferentes proteínas y vitaminas naturales de los variados tejidos del cuerpo, desde la piel hasta los tejidos conjuntivos y musculares. Dicha estimulación trae grandes beneficios, acelerando el metabolismo orgánico a nivel celular y aumentando la producción molecular, lo que ayuda a mantener el tejido sano y eliminar problemas como la celulitis.

Aparatos de masajes

Aunque existen masajes manuales que dicen eliminar de manera efectiva la celulitis, su efectividad es aún más dudosa que la de métodos como el cupping, pues no ayudan a aumentar la producción ni la regeneración celular de los tejidos, ya que solo constan de movimientos específicos sobre la piel. Sin embargo, si existen métodos basados en el masaje superficial, probados y aceptados por la comunidad cosmetóloga, como el caso de algunos aparatos eléctricos.

Estos, además de estar programados para realizar los diferentes movimientos que ayudan a la estimulación de los tejidos, no solo a nivel cutáneo, también liberan ondas de calor, ya sea por intermedio de la electricidad, la radiofrecuencia, la vibración o simplemente el aumento de la temperatura del mismo mecanismo, lo que ayuda a estimular de manera eficiente la producción de las proteínas y nutrientes adecuados para combatir la lipoesclerosis.

Ejercicios y Cuidado personal

Aunque muchos no lo tienen en cuenta, diferentes problemas de salud y cosméticos van ligados directamente con la alimentación y el ejercicio, así como la higiene y el cuidado personal en general, con métodos que ayudan no solo a prevenir sino a limitar la acción de estas imperfecciones. No estamos diciendo que debes ajustar tu estilo de vida a esto, simplemente con llevar un día a día de la manera más saludable, podrás ayudar a eliminarlos.

En el caso de la celulitis, los suplementos de colágeno, combinados con la ingesta de vitaminas esenciales, mientras reducimos los alimentos con alto nivel de sodio y colesterol, pueden constituir un aliciente suficiente para nuestra dieta. Si juntas esto con el ejercicio medio apropiado, como estiramiento, caminatas, trotes y la práctica de algún deporte, podemos asegurarnos de reducir en gran medida los efectos de estos problemas.

Cupping o terapia de ventosas

Se trata de una técnica antigua, utilizada desde hace milenios en algunos países orientales, aunque a día de hoy ha obtenido una gran popularidad en todo el mundo, que lleva a cabo un masaje sobre el cuerpo, utilizando copas de vidrio, cristal o plástico, dentro de las que se crea un vacío de aire. Esto último se lleva a cabo mediante el calor, quemando el oxígeno dentro del recipiente antes de colocarlo sobre la piel, dando así un efecto de succión como el de una ventosa.

La aplicación de la terapia trata de colocar estos recipientes, que succionarán la piel tensándola y aumentando significativamente el flujo sanguíneo, con lo que lograremos una oxigenación celular controlada, mientras estimulamos la producción de colágeno y aumentamos la resistencia de la elastina, factores todos muy importantes, propios de los tejidos del organismo, capaces de combatir y eliminar la celulitis.

Para saber mucho más sobre esta técnica ancestral, te invitamos a leer sobre Cupping: ventosas para eliminar la celulitis ¿Funcionan?

Este es, como el resto de los aquí mencionados, solo uno de los muchos métodos recomendados que, tras su puesta en práctica y estudiados por los especialistas, han demostrado una gran efectividad a la hora de eliminar la celulitis. Combinarlos con remedios naturales y caseros, como el caso del vinagre de manzana, puede potenciar su eficacia, por lo que es aconsejable llevarlos a cabo para conseguir los resultados deseados.