Categorías
Belleza

Usos del agua micelar

Hace algunos años nació ese cosmético que en el momento que entra en nuestra vida no sale más.

Se trata de un producto todoterreno, ese que es capaz de realizar varias funciones a la misma vez y que nos ofrece una piel impoluta y sana.

Seguro que ya se os viene a la cabeza el producto del que os hablo, se trata de la maravillosa y famosa agua micelar.

El agua micelar está en auge prácticamente desde que apareció en el mundo de la cosmética y es que a su paso fue arrasando con otros, quedando ella como un cosmético estrella.

En este artículo vamos a hablar especialmente de ella y sobre todo lo vamos a dedicar a hablar sobre sus diferentes usos, ya que como sabéis no es de tener solo uno.

Antes de comenzar me gustaría dejaros por aquí un enlace que os llevará hasta un artículo donde podréis informaros sobre las mejores opciones a la hora de elegir un agua micelar: Mejor agua micelar. Espero que os sea de gran ayuda en vuestro viaje hasta encontrar a la ideal para vosotros.

Usos del agua micelar

La maravillosa agua micelar

A lo largo de los años se han inventado cientos de cosméticos que se han vuelto esenciales en nuestro día a día, pero luego siempre ha salido otro que finalmente a terminado por sustituirlo, pero sin embargo el agua micelar es única.

Este producto nació en Francia y su primer uso no tuvo nada que ver con la cosmética, sino que tenía que ver con la medicina.

Los médicos y enfermeros la usaban para limpiar y eliminar toda la suciedad y piel muerta de las heridas, para así evitar una posible infección. Se convirtió en una rutina diaria en la curación de la heridas.

Cual fue la sorpresa, que poco después se descubrió que no hacía falta tener heridas para poder ponerla sobre nuestra piel y conseguir resultados sorprendentes. Y así fue como poco a poco se fue introduciendo en el mundo de la cosmética.

Pero cabe destacar que no lo hizo como cualquier otro cosmético, sino que lo hizo pisando muy fuerte, empezó arrasando hace ya algunos años y si miramos hoy en día, aún sigue con la misma fuerza.

Literalmente se ha convertido en un producto esencial en el cuidado de la piel, y no puede faltar nunca en cualquier proceso de limpieza facial.

Aunque os voy a hablar sobre todos los usos que tiene nuestra querida agua micelar, me gustaría empezar por el más importante y el que realmente la hace así de famosa, su uso en nuestra piel.

Si queréis saber más sobre ella, os dejo esté artículo por aquí, en él encontraréis información complementaria para entender la efectividad de este producto: Todo lo que necesitas saber sobre el agua micelar.

¿Qué es el agua micelar?

El nombre indicado para poder definir este producto sin dejarnos nada en el tintero es la palabra «todoterreno«, así es como es y así la vamos a describir.

De un solo bote de producto cosmético podemos sacar muchos usos y eso es lo que verdaderamente la hace única.

El agua micelar es ese cosmético que te aporta lo mismo por si sola, que lo que te aportarían tres o más, por lo que está claro que desapercibida no puede pasar.

Todo esto se lo debe única y especialmente a su composición, y más concretamente a las micelas que la componen, ¿qué son las micelas?

Son unas pequeñas partículas que se encargan de atraer como un imán toda la suciedad del rostro para luego atraparlas y conducirlas mediante el agua hasta finalmente retirarlas y eliminarlas.

Todo esto tiene lugar de manera respetuosa con la piel, es decir, en ningún momento este proceso es agresivo o perjudicial para la salud de nuestra dermis, quizás este es el otro punto por el que tiene tanta fama.

No solo retira la suciedad o las impurezas del rostro, sino que el mismo proceso es capaz de eliminar también el maquillaje que podamos tener en el rostro y por lo tanto, la convierte en un magnifico desmaquillante.

¿Qué es el agua micelar?

Nuestra piel

Antes de seguir hablando de la querida y maravillosa agua micelar, es muy necesario hablar de nuestra piel y de lo importante que es mantenerla sana y radiante.

Muchas personas usan productos de cuidado facial simplemente por verse bien o por lucir una piel bonita, pero quizás nunca se hayan parado a pensar en la salud de esta.

Una piel nunca puede ser bonita y lucir radiante si no está sana y para que eso suceda necesita unos cuidados y una atención que a lo mejor a veces se nos pasa por alto.

La piel es un órgano, al igual que tenemos otros más en nuestro cuerpo y aunque a está la veamos a diferencia de los otros, no es sinónimo de que no debamos protegerla de igual manera.

Además de ser un órgano, es el más grande de todos y cuya función es compleja y sufrida. Es la encargada de protegernos, a nosotros y a los demás órganos que están en nuestro interior.

Nos protege de diferentes factores externos, como son los rayos del sol, la contaminación, el humo o incluso de aquellos cosméticos que ponemos en nuestra dermis. Si ella no estuviera, todo eso entraría directamente en nuestro interior y ya podéis imaginar lo que pasaría.

El problema está cuando, a pesar de realizar esa difícil y maravillosa función, nosotros no lo tenemos en cuenta y no nos paramos a escuchar sus necesidades. Por ejemplo, ¿cuántas veces hemos parado un momento y hemos dicho «voy a escuchar a mi piel, conocerla y ofrecerle lo que necesita»?

La dermis necesita que la cuidemos, para así poder seguir ofreciéndonos su función de protegernos, si no la cuidamos, esta se debilitará y por consecuencia no realizará de manera favorable su trabajo y entonces será cuando vengan los problemas. Además la piel también enferma y eso debemos evitarlo.

¿Cuál es la mejor manera de empezar a cuidar a nuestra piel?, el primer paso no debe ser otro que no sea, el pararnos y empezar a conocer a nuestra piel, escucharla y saber que es lo que realmente necesita.

Para conseguir eso, os voy a hablar de los diferentes tipos de pieles que hay, entre ellos debéis encontrar el vuestro, es muy sencillo y rápido, en cuanto os hable de las principales características de cada uno de ellos mientras os ponéis frente a un espejo a analizar cada zona de vuestro rostro, vais a llegar a la conclusión sobre el tipo de piel que tenéis y entonces será cuando estéis preparados para empezar a cuidar de vuestra piel.

El momento de conocer a nuestra piel

Como hemos visto, el primer paso que todos debemos realizar para poder conseguir una piel sana y cuidada es el de conocernos y conocer a nuestra piel.

Para ello, vamos a hablar de los diferentes tipos de pieles que hay, una vez que lo hayáis leído, os aconsejo que os sentéis frente a un espejo y poco a poco, sin prisas, vayáis analizando capa parte de vuestro rostro. Estoy segura que en apenas unos minutos tendréis la respuesta.

Existen cinco tipo de pieles, la nuestra no debe cumplir exactamente todos y cada uno de los puntos que tendrán de las que os voy a hablar, ya que os lo explicaré de forma general, pero es suficiente para saber cual es la nuestra.

Piel grasa

Las personas con la piel grasa suelen diferenciarse por su brillo en el rostro debido al exceso de sebo que su dermis produce, además también podemos ver en estos rostros, los temidos granos o acné, puntos negros, espinillas, etc, además de tener constantemente una sensación de untuosidad en el rostro, aunque nos lavemos frecuentemente la cara.

Piel seca

Las personas con la piel seca a diferencia de las anteriores, se identifican por la falta de hidratación en el rostro y por lo tanto sufren muy a menudo de tirantez, sequedad excesiva, descamaciones, picores o incluso rojeces.

Piel mixta

Las personas que tienen una piel mixta suelen ser las que más perdidas andan con respecto a su tipo de dermis, ya que es la más difícil de identificar por el simple hecho de encontrase entre las dos anteriores. En ella podemos ver como se divide en zonas muy diferentes entre sí, por ejemplo, cuenta con las peculiaridades tanto de la piel grasa en la famosa zona T (frente, nariz y  barbilla) y con las características de la piel seca en el resto del rostro.

Piel normal

Las personas que cuentan con una piel normal, son sin duda los más afortunados, ya que se identifica como un rostro completamente equilibrado en cuanto a todos los parámetros de nuestra dermis, además de contar con un color rosado y una textura sedosa y jugosa. La iluminación es maravillosa, ya que es un rostro lleno de luz. No debe confundirnos su aspecto tan maravilloso y saludable, ya que las pieles si no las cuidamos pueden cambiar de un momento a otro.

Piel sensible

Las personas que cuentan con una piel sensible son las que más cuidado deben tener a la hora de empezar a usar cualquier nuevo producto, ya que puede desencadenar en una reacción. Estas pieles son las más delicadas y a menudo sufren de irritaciones, rojeces, descamaciones, picores, reacciones, alergias o incluso problemas más graves. Para mantenerla siempre sana lo ideal es usar productos específicos para pieles sensibles y tener mucho cuidado con productos nuevos, siempre debemos mirar los ingredientes y asegurarnos que son adecuados para nosotros.

Estos son los diferentes tipos de pieles hay, como veis os he resumido todas y cada una de las características que las hacen diferentes, espero que sean suficientes para que podáis encontrar la vuestra entre ellas.

Sean como sean, es imprescindible que entendamos que todas ellas necesitan cuidados, cada una tiene sus propias necesidades, pero nunca debemos dejar de cuidarlas, ya que en cualquier momento la piel puede cambiar y pasar de ser una piel normal a una mixta, por ejemplo.

Tipo de pieles

Importancia de mantener nuestra piel limpia

Como sabéis, la principal función del agua micelar es mantener limpia nuestra piel, y antes de meternos de lleno en el fascinante mundo de nuestra querida agua micelar, me gustaría hablaros un poco sobre la importancia de mantener nuestra piel limpia y el porque es algo imprescindible para el buen funcionamiento de esta.

Como hemos visto, mantener nuestra piel a raya y sana es fundamental, y entre los pasos que hay que seguir para conseguir eso, está sin lugar a dudas la limpieza. Si nuestra dermis no está limpia, nunca podrá estar sana.

Estamos acostumbrados desde hacer ya cientos de años, a maquillar nuestro rostro siempre que vamos a salir a la calle, es algo que nos han ido inculcando de generación en generación y la verdad es que es algo maravilloso, para sentirnos guapos y atractivos. Pero es muy importante saber que esa pintura, una vez que llegamos a casa y nos disponemos a descansar, debemos retirarla del rostro, así como pasa lo mismo con toda esa suciedad e impurezas que nuestra piel absorbe durante todo el día.

Es decir, que cuando llegamos a casa y nos preparamos para irnos a la cama, nuestro cutis está completamente cargado de basura, impurezas y maquillaje (si lo tenemos) y por lo tanto esto es imprescindible retirarlo cuanto antes. ¿Por qué?

La respuesta es muy sencilla, en la noche mientras descansamos, es el momento en el que nuestra piel realiza el proceso de regeneración, para así soltar todas aquellas células muertas y nutrirse de otras nuevas. ¿Qué pasa si durante este proceso nuestra piel se encuentra sucia?

Lo que ocurre es que no puede realizarse con satisfacción este proceso, ya que la piel se encuentra taponada por maquillaje o impurezas del ambiente, y es cuando empezamos a sufrir problemas en la dermis, tales como falta de luz, descoordinación en los procesos de regeneración, poros obstruidos y dilatados, etc.

Por todo esto es imprescindible mantener a nuestra piel limpia y desmaquillada, de esta manera se podrá regenerar con total libertad y nunca aparecerán problemas. En este caso es cuando aparece la maravillosa agua micelar, que se convertirá en una fiel aliada a la hora de mantener limpia nuestra cara.

El agua micelar, nuestra fiel aliada

Como os he dicho, apostar por el agua micelar para cuidar de nuestra piel siempre va a ser un acierto, así que a llegado el momento de ver todos y cada uno de los diferentes usos que tiene este cosmético y que nos beneficiará en múltiples factores de nuestra vida.

Pero me gustaría hacer una pequeña incisión para todas aquellas personas que no sean de comprar los cosméticos y prefieran hacerlos en casa, ya que tengo que decirles que hacer el agua micelar casera es posible y muy buena opción, así que os voy a hablar un poco sobre ello.

Para los apasionados de la cosmética casera

Muchas personas son apasionadas de la cosmética casera y siempre que se enamoran de un producto buscan por todos los medios de poder hacerlo en casa, con sus propios ingredientes y utensilios.

El agua micelar es un producto que fácilmente se hace en casa, no requiere de conocer mucho sobre la cosmética casera, ya que es un proceso sencillo y rápido y los ingredientes que necesitamos para poder hacerla son muy habituales y sencillos de conseguir.

Además, todos sabemos los cientos de beneficios que tiene la cosmética casera, empezando por el simple hecho de conocer a la perfección cuales son aquellas sustancias que estamos poniendo sobre nuestra piel y asegurarnos por lo tanto, que todas sean adecuadas y maravillosas para la salud de nuestra dermis, pero no solo es eso, además también nos estaremos ahorrando dinero, porque como imaginaréis conseguir los ingredientes para el agua micelar es mucho más económico que comprar una, y lo que es mas importante, estamos contribuyendo en gran parte con el planeta y el medio ambiente.

Definitivamente podemos decir, que hacer agua micelar casera es una opción maravillosa, y para todas aquellas personas que estéis deseando conocer una receta, os dejo por aquí este artículo donde vais a encontrar más de una, además de hablar extendidamente sobre ello: ¿Cómo hacer un agua micelar casera?, espero que os haya gustado saber que es posible hacer agua micelar en casa y que os sirvan de ayuda todas las recetas que podréis encontrar en ese artículo.

Agua micelar caseraUsos del agua micelar

Por fin hemos llegado a lo que más nos interesa en este artículo, hablar sobre todos aquellos usos que tiene el agua micelar y sobre como debemos hacer cada uno de ellos.

Como podréis ver a medida que hablamos de ellos, algunos no tienen nada que ver con la limpieza de nuestro rostro, incluso habrá alguno que no tenga nada que ver con aplicarla sobre nuestra piel, pero es que se trata de un producto tan polivalente que es maravillosa en muchos ambientes.

  • Calmar la piel

En los tiempos en los que vivimos, el estrés se ha apoderado de gran parte de nuestro tiempo, y casi siempre hacemos las cosas con estrés y prisas, algo que nos afecta en nuestra salud como ya sabemos, pero que también se refleja en nuestra piel en forma de cansancio y falta de luz.

También vemos los ojos inflamados y con ojeras, y entonces es el momento en el que el agua micelar nos salva. Tan solo debemos humedecer dos discos de algodón y poder uno en casa ojo, cubriéndolo todo, como los famosos pepinos. Los dejamos por unos segundos y los retiramos. Notaremos rápidamente ese frescor tan reconfortante.

  • No puede faltar en la mochila del gimnasio

Mientras estamos en el gimnasio y hacemos ejercicio no paramos de sudar y por lo tanto, en muchas ocasiones se vuelve desagradable y un estorbo, para ello lo ideal es no olvidar nunca nuestra agua micelar, coger un algodón y disponernos a pasarlo por todo el rostro, veréis como desaparece el sudor rápidamente, dejando una sensación de frescor muy reconfortante. Además en este momento los poros están muy abiertos (por el sudor) y es el momento perfecto para destaponarlos de manera satisfactoria.

  • Para combatir el calor

El verano es de las épocas del año que más esperamos, ya que los día se vuelven más largos y el sol nos acompaña más horas, vamos a la playa, a la piscina, salimos con amigos y nos vamos a dar paseos por la noche, en definitiva es donde más tiempo pasamos fuera de casa y disfrutando, pero sin duda tiene su parte negativa, el calor, no hay un momento del día en el que salgamos a la calle y empecemos a sudar como si hubiésemos corrido una maratón y ¡que desagradable es el sudor cayendo por nuestro rostro!, pero no os preocupéis porque el agua micelar de nuevo se convierte es una gran salvadora. Con tan solo sacarla del bolso, empapar un algodón y pasarlo por la cara, eliminamos todo el sudor y calor que teníamos, ya que nos va a dejar una sensación de frescor que nos durará un tiempo.

  • Errores en el maquillaje

¿Cuántas veces hemos estado haciendo nuestro eyeliner y sin querer, se nos va el pulso y hacemos una línea que nos llega hasta la ceja, ahora si no dispusiéramos de nuestra querida agua micelar, deberíamos limpiar todo el ojo y acabar con toda el maquillaje que ya tendríamos, pero sin embargo nuestro caso es otro muy diferente porque contamos con el agua micelar y por lo tanto todo es mucho más sencillo. Tan solo necesitamos un bastoncillo (el que usamos para los oídos) empapado en agua micelar, lo pasamos por el maquillaje que queremos eliminar y ¡voilà!, eliminamos solo lo que queremos rectificar.

  • Arreglar los polvos de maquillaje rotos

Este es el truco que todo el mundo necesita, ¿cuántas veces hemos abierto nuestra cajita de polvos y hemos visto que se han roto en mil pedazos? El agua micelar es capaz de volver a juntarlo todo y ayudarnos a no desperdiciar producto cada vez que abramos la cajita. Tan solo necesitamos verter dos o tres gotas de agua micelar, apretar con los dedos un poco los polvos para que se junten y dejarlo secar toda la noche, a la mañana siguiente estarán como nuevos.

  • Limpiar los pinceles después de cada uso

Hoy en día tenemos pinceles para todo, cada uno tiene su función y lo usamos según lo que vayamos a poner en nuestro rostro, y para limpiarlo lo sacudimos un poco y listo, pero ¿lo estamos dejando realmente limpios?. El agua micelar nos asegura que los limpia y los deja impolutos para su siguiente uso y así no contaminar la piel nunca. Tan solo necesitamos un vasito con un dedito de agua micelar, los metemos ahí y los dejamos unos minutos. También podemos empapar un algodón y pasarlo por cada pincel.

  • Limpieza facial

Es su principal uso y para el que más personas la usan, nos asegura una limpieza profunda de nuestro rostro, eliminando todas las impurezas y la basurilla que se acumula en el rostro durante todo el día, así como también es capaz de eliminar la piel muerta que se queda en nuestra piel durante la noche en su proceso de regeneración. Tan solo debemos empapar un disco de algodón y pasarlo por todo el cutis, dejándolo impoluto tras su paso.

  • Tónico facial

Como sabéis el tónico es un producto esencial para un buen funcionamiento de nuestra piel, ya que va a desobstruir todos los poros y a equilibrar la piel, pero el agua micelar llegó arrasando con todo y uno de los producto con lo que arrasó fue con el tónico. Aunque os recomiendo que para un proceso de tonificación profesional no hay nada como usar el propio tónico, en este enlace os lo explico todo: ¿Sustituye el agua micelar al tónico?.

  • Limpiar las manos 

¿Cuántas veces hemos estado en la calle sin acceso a agua y jabón y hemos querido lavar nuestras manos?, lo ideal es llevar siempre el bolso un bote de agua micelar (como veis nos puede servir para muchas ocasiones) y entonces cuando queramos lavar nuestras manos tan solo tendremos que verter un poco de producto en una de ellas y frotar, así estaremos eliminando todas las impurezas y basura que haya en nuestras manos.

  • Hidratar la piel

Además de desmaquillar, limpiar y tonificar, también nos va a hidratar la dermis, y aunque no sustituye en ningún caso a la crema hidratante, de nuevo nos puede sacar de alguna que otra situación complicada. Imaginemos que estamos de viaje y no tenemos acceso a nuestra crema y al proceso que ella conlleva, tan solo necesitaremos pulverizar nuestro rostro con agua micelar y con las manos extender el producto un poco. Además de conseguir hidratar la piel, conseguiremos mantenerla fresca y radiante.

Usos del agua micelar

Todos estos son los usos que podemos hacer de nuestra querida y maravillosa agua micelar, seguro que me dejo alguno en el tintero porque este cosmético es tan polivalente y extraordinario que nos puede sorprender en cualquier momento.

Ahora que ya conocéis todos sus usos, espero que os hayan servido de ayuda y podáis aprovecharla al máximo, sacándole todo el partido que tiene.