desmaquilladoras-toallitas-opcion

Podemos decir que las toallitas desmaquillantes es un producto peculiar y que desde que existen nos tienen en un «tira y afloja», no sabemos muy bien cuando si y cuando no usarlas, si son buenas opción para eliminar el maquillaje o incluso si son sanas para nuestra salud.

Lo cierto es que cuando estas toallitas vieron la luz en el mundo de la cosmética fueron una autentica revolución, después de tanto tiempo por fin llegaba un producto que nos permitía desmaquillar el rostro en pocas pasadas, sin aclarar con agua y que además era muy rápido y cómodo para cualquier momento y lugar.

Pero, ¿son realmente las toallitas desmaquillantes una buena opción a la hora de desmaquillar nuestro rostro?, ¿por qué tienen tan mala fama con respecto al cuidado de la piel?

En este artículo vamos a hablar de todos los pros y los contras que tiene usar una toallita desmaquillante, así que no os lo podéis perder.

Antes de empezar os voy a dejar por aquí un enlace que os llevará hasta un artículo donde os hablo de forma completa y detallada de las mejores toallitas desmaquillantes del mercado: Mejores toallitas desmaquillantes. 

Ahora sí, ¿estáis listos para aclarar todas esas dudas que nos llevan rondando en la cabeza durante años? ¡Allá vamos!

Toallitas desmaquillantes ¿son buena opción?

¿Qué son las toallitas desmaquillantes?

Como cualquier otra toallita normal, se trata de un tejido húmedo que sirve para un solo uso y que están repletos de sustancias que sirven para eliminar el maquillaje del rostro de forma rápida, además también son capaces de eliminar las impurezas que se han ido acumulando en el rostro durante todo el día.

Lo que las hacen diferentes son sin duda el hecho de que no se necesita usar ningún otro producto para retirar el maquillaje, por lo que reduce mucho el momento de la limpieza facial, ya que en vez de tener tres o cuatro botes, tenemos tan solo un paquete de toallitas desmaquillantes.

Es por esto, por lo que se ha convertido en un producto muy querido por todos, no solo nos ahorra tiempo a la hora de desmaquillar, sino que también ahorra espacio y dinero, no es lo mismo desembolsar una cantidad de dinero en tres productos que en solamente uno.

Pero sin embargo, igual que la deseamos, nos ronda por la cabeza el hecho de que no son tan adecuadas, lo que hace que no sean tan usadas, ¿por qué?

Toallitas desmaquillantes podemos encontrarlas en muchos lugares, son tan famosas que ninguna tienda de cosmética o incluso supermercados quieren quedarse sin ellas, por lo tanto no lo tendréis muy difícil cuando vayáis a adquirir alguna.

Como os he dicho, en supermercados también podéis encontrarlas, si os interesa saber algo más sobre estas, os dejo por aquí mi opinión con las de Mercadona: Mi opinión sobre las toallitas desmaquillantes de Mercadona. 

¿Por qué no son las toallitas desmaquillantes tan adecuadas?

Hemos visto lo que son y a simple vista si no supiéramos nada más sobre ellas, serían un partidazo: no ahorran tiempo, espacio y dinero, ¿qué más se puede pedir?

Pero lo cierto es que si sabemos mucho más sobre ellas, por lo que el tema no se queda ahí.

Si nos paramos a analizar vemos que la formulación de las toallitas son idénticas a la de cualquier otro producto desmaquillante convencional, cuanta con sustancias que hacen posible el desmaquillaje, además de otras que son buenas para la piel aportándole cientos de nutrientes.

Sin embargo, se ha comprobado que el uso de las toallitas desmaquillantes no convierte a la rutina de desmaquillar en un proceso completo, todo lo contrario, deja residuos en el rostro tanto de maquillaje como de suciedad acumulada durante el día.

Todo esto solo trae problemas con el tiempo, ya que si no desmaquillamos y limpiamos la piel al completo, todos esos residuos que quedan van taponando los poros de la dermis no dejando desarrollarse adecuadamente el proceso de regeneración.

Por lo tanto podemos decir que el hecho de que no sean del todo adecuadas para el uso en nuestra piel es por ser un producto bastante incompleto a la hora de desmaquillar y limpiar.

Aunque sea un proceso rápido y cómodo no son del todo saludables para nuestra dermis, ya que además contienen tantos ingredientes de limpieza activos que puede llegar a irritar el cutis.

En otros casos, aunque cada vez en menos, las toallitas son famosas por contener alcohol entre su formulación y eso hace que podamos sufrir con más frecuencia irritaciones, sequedad de la piel o incluso problemas mayores.

Y todavía queda quizás el hecho más dañino de usar las toallitas. Para que estos tejidos húmedos se conserven y no se sequen con el tiempo, están repletos de conservantes por lo que si las usamos cada día, estamos desencadenando poco a poco problemas en la piel mayores a los anteriormente nombrados, entre otras cosas también estaremos sufriendo del famoso «efecto combinado», que a la larga causará serios problemas en la piel, debido a la sobreexposición de ingredientes activos.

Por último, debido a todo lo anterior, es de lógicas que este producto no esté recomendado para aquellas personas con problemas dérmicos, como por ejemplo, piel atópica, rosácea o psoriasis, entre otras.

¿Por qué no son adecuadas las toallitas desmaquillantes?

¿Qué diferencias hay entre las toallitas desmaquillantes y los demás productos desmaquillantes?

Después de ver el por qué no son del todo recomendables, vamos a hablar de las diferencias entre estas y los demás productos desmaquillantes del mercado.

Como sabréis, desmaquillantes existen cientos, cada uno de ellos con sus propias características, formas de uso y formatos. Pero sin embargo todos tienen algo que los diferencia de las toallitas desmaquillantes.

Lo primero y lo que todos conocemos es que, las toallitas desmaquillantes están diseñadas para todas aquellas personas que cuentan con un tiempo limitado a la hora de desmaquillar, es decir, aquellos días que llegamos a casa después de un día agotado y no tenemos ni ganas ni tiempo para ponernos a desmaquillar de forma profunda el rostro.

Lo que permite que esto sea así es su formulación, la principal diferencia es su forma de uso y su forma de trabajar, por ejemplo, a diferencia de la gran mayoría de los limpiadores, las toallitas no necesitan aclarado con agua, no hacen espuma, en definitiva no necesitan absolutamente nada que no sea el simple papel húmedo.

Es decir, que serán capaces de eliminar el maquillaje de nuestro rostro (al menos el que vemos a simple vista) de una sola pasada y sin necesidad de usar nada más, por lo que para aquellos momentos donde nos falta tiempo y estamos agotados es una opción maravillosa.

Dudas con respecto a su uso

Después de todo, todavía sigue habiendo dudas con respecto al uso de las toallitas desmaquillantes, a pesar de que llevan mucho tiempo con nosotros y de que todos tenemos o hemos tenido algún paquete en el cajón del baño.

Vamos a hablar de las dudas principales y vamos a resolverlas para que así podamos usarlas con total libertad y seguridad.

¿Debemos lavar nuestro rostro antes de usarlas?

Muchas personas creen que antes de usar la toallita desmaquillante, debemos lavar nuestra cara con agua y jabón y así después disponernos a usar las toallitas, siendo mucho más sencilla la retirada del maquillaje.

Aunque hemos visto que las toallitas desmaquillantes no necesitan aclarado con agua, después de su uso, os voy a dar un consejo que no solo os lo doy yo sino los mayores expertos en estos temas también lo dicen.

La realidad es que el primer paso debe ser el desmaquillar con las toallitas para así remover todo el maquillaje y la suciedad que hay acumulada en la piel, además de ir destaponando los poros con los movimientos de la toallita.

Una vez que ya hemos terminado con la toallita y no vemos ningún resto de maquillaje visible, lo que debemos hacer es aclarar el cutis con abundante agua y jabón, así estaremos beneficiando la limpieza del rostro ya que estaremos incidiendo más en ella y obteniendo resultados mejores.

Así que recordad, primero las toallitas para remover todo el maquillaje y por último el agua con jabón para culminar con la limpieza y que así sea más completa.

¿Es necesario realizar presión con la toallita en el rostro?

Esto es otro de los errores más comunes, las personas tendemos a pensar que ejerciendo más presión a la hora de desmaquillar con las toallitas vamos a arrancar más la suciedad de la piel.

Estoy segura que más de una vez hemos usado un labial de duración larga y al finalizar la noche, hemos querido desmaquillarlo y al no obtener resultados hemos frotado y apretado tanto que finalmente hemos dejado la zona roja e irritada.

Además de que de por sí no es algo que debamos hacer a nuestra piel, todavía menos si esta es la del rostro, ya que como supongo que sabréis la dermis del rostro es mucho más sensible y fina, por lo que el trato brusco y poco delicado es mucho peor en ella.

Siempre debemos realizar movimientos suaves y circulares, no es necesario apretar en absoluto, si vemos que el maquillaje no se retira con el paso de la toallita es que necesitamos un desmaquillante más potente, pero en ningún caso debemos caer en la tentación de apretar y frotar la piel, ya que eso solo causará problemas en ella.

No olvidar que la piel es sensible y fina, por lo tanto debemos tratarla con cariño y mimo, de esta manera siempre gozará de una salud óptima.

No debemos ser bruscos con la piel

Atención al desmaquillar los ojos

Olvidándonos por un momento del resto del rostro y centrándonos en los ojos, os recomiendo que prestéis especial atención en ellos.

La zona del contorno de los ojos es la más delicada de todo nuestro rostro,  por lo tanto a la hora de desmaquillar debemos ser especialmente cuidadosos, y dejadme adelantaros que las toallitas desmaquillantes no son lo más ideal.

Para desmaquillar esta zona, debemos usar productos específicos para los ojos, así nunca podremos sufrir problemas mayores en esta zona tan sensible.

Recordad que las toallitas desmaquillantes no cumplen con el factor de ser especialmente recomendadas para tratar la zona del contorno de los ojos, así que debemos evitarlas en la medida de lo posible y desmaquillar nuestros queridos ojos con desmaquillantes especializados.

No esparcir la suciedad por el rostro

Otro fallo común, la manía de usar una sola toallita en el rostro y que ésta esté completamente negra (del maquillaje) pero igualmente sigamos usándola para el resto del cutis.

Lo único que conseguimos así es esparcir toda la suciedad y el maquillaje por la cara, quedándonos muy lejos del fin que queremos conseguir.

Por esto es muy importante que tengáis claro que nunca debemos pasar una toallita ya sucia por el rostro, así que debemos usar tantas toallitas como necesitemos, hasta que finalmente salgan limpias.

Usar siempre un hidratante al finalizar

Mantener la piel hidratada es fundamental, ya que es la base para gozar de un buen estado de salud dérmico.

Como hemos visto, con el uso de las toallitas desmaquillantes nuestra piel puede sufrir de sequedad, rojeces, irritaciones, etc, por lo que es imprescindible que después de su uso nos dispongamos a aplicar en el rostro crema hidratante que calme todo eso.

Por lo tanto no debéis olvidar nunca el hecho de mantener la piel hidratada, recordad, siempre que terminemos cualquier proceso de limpieza o desmaquillaje en nuestro cutis debemos hidratarlo.

En definitiva, ¿debemos usar toallitas desmaquillantes o no?

Después de ver todo sobre las toallitas desmaquillantes, es el momento de aclarar la gran duda ¿debemos o no debemos usar toallitas desmaquillantes?

Lo primero que os diré es que, de una manera regular y frecuente no, pero de manera puntual puede ser una opción útil.

Es decir, usar una toallita desmaquillante de vez en cuando en momentos donde realmente no disponemos de mucho tiempo o en lugares difíciles, como por ejemplo un viaje, pues el usar toallitas para desmaquillar nuestro rostro puede ser una buena opción, ya que eliminará la gran mayoría del maquillaje y la suciedad que hubiese acumulada en nuestro cutis. Aunque no lo eliminaría todo, para momentos puntuales no habría ningún problema.

Sin embargo no se aconseja en absoluto su uso diario y frecuente, ya que al no retirar todo el maquillaje y suciedad del rostro, va a ir dejando cada día restos hasta que finalmente se convierta en un grave problema para la salud de nuestra dermis.

En definitiva, en aquellos momentos puntuales donde no haya otra opción es mejor usar una toallita desmaquillante a no usar nada y dejar el rostro completamente maquillado, pero nunca debemos caer en la tentación de usarla de manera frecuente.

Por último os aconsejo que no caigáis en el error de realizar alguna acción como la que hemos explicado antes, por ejemplo, el usar una misma toallita para todo el rostro (si ésta se ensucia rápidamente), el hecho de ejercer presión, de no hidratar bien el rostro o de usarlas en el contorno de los ojos.

Sabiendo todo eso, y usándola solamente en momentos puntuales, no hay ningún problema con ellas, el quid está en saber darle su sitio y su momento.

¿Qué productos podemos usar en su lugar?

Por último quiero hablaros de que aunque parezca que no existe un desmaquillante igual de cómodo que una toallita desmaquillante, la realidad es que sí y que me apetecía hablaros de él para que así tengáis otras opciones para esos momentos de poco tiempo y de prisas.

Seguro que habéis oído hablar de la famosa agua micelar, un producto que está en pleno auge y que muchas personas están usando para su día a día.

Su uso es muy similar al de las toallitas, ya que es igual de rápido y cómodo, tan solo necesitas un pequeño botecito de agua micelar y algunos discos de algodón (los que vayamos a usar para desmaquillar el rostro).

Para usarla, tan solo tenemos que empapar un disco de algodón y pasarlo con la cara como si de una toallita se tratase, es decir, el proceso es idéntico, el tiempo que os va a llevar es idéntico y el precio del producto es muy similar, con la diferencia de que el bote de agua micelar tiene para muchos más usos.

Aunque realmente la gran diferencia es que los resultados no tienen nada que ver unos con otros, el agua micelar nos ofrece unos efectos maravillosos, es capaz de retirar todo el maquillaje de una sola pasada y además aportar a la piel cientos de beneficios y propiedades, todo gracias a su formulación a base de micelas.

No quiero excederme mucho hablándoos sobre el agua micelar, pero sin lugar a dudas es un gran producto para sustituir a las toallitas desmaquillantes si lo que queremos es obtener mejores resultados para la salud de nuestra piel a la misma vez que tenemos un proceso sencillo, rápido y cómodo.

Además también hay otro producto muy parecido con un uso muy similar, se trata de las esponjas desmaquillantes, aunque menos conocidas, si os interesa saber más sobre ellas, os dejo por aquí todo lo que debéis saber: ¿Cómo se usan las esponjas desmaquillantes?

Sustituto de las toallitas desmaquillantes

Esto ha sido todo, espero que toda esta información os haya servido de ayuda y empecéis a mirar a las toallitas desde un lugar más seguro y sabiendo que hacer en cada momento. Ahora ya solo queda que ¡sigáis cuidando de vuestra piel como hasta ahora!