La mejor rutina de cuidado de la piel a los 50 años

Ya tienes 50, el momento que veías tan lejano al comienzo de tu vida adulta ya está aquí, y con esta nueva etapa puede que comiencen a agudizarse las preocupaciones por los signos de envejecimiento que hace 10 años te quitaban el sueño, o que simplemente ya hayas aceptado la madurez de tu piel y quieras seguir cuidándola de la mejor manera posible para conservarla lo más fresca posible, pero sin pretender esconder que ya no eres una niña.

La mejor rutina de cuidado de la piel a los 50 años

En la década de tus 50, ya notas con mucha mayor frecuencia que antes como tu piel va cambiando, día tras día las marcas y líneas de expresión a las que antes huías con tanto apuro van tomando mayor forma, y sin darte cuenta, si no llevas el estilo de vida adecuado, puedes terminar pareciendo mucho mayor de lo que eres. Pero, la ventaja que posees y con la que no contaban tus ancestras  es que actualmente existe una gran cantidad de opciones para contrarrestar esto.

Todas estas opciones para combatir el paso del tiempo pueden incluso resultar abrumadoras si no cuentas con la debida experiencia en la materia, por lo que contar con una rutina diaria de cuidado de la piel es la mejor opción para lograr mantener tu piel como la de las más famosas celebridades que también, al igual que tú, ya se encuentran viviendo esta época dorada que son los hermosos 50 años, donde sueles tener más tiempo para ti del que habías tenido en muchos años.

Si ya eres un poco mayor pero aún tienes ganas de verte hermosa, puede que desees leer un poco más en nuestro artículo llamado Consejos para cuidar la piel a los 60

Por qué es tan importante cambiar tu rutina de cuidado de la piel cuando alcanzas los 50

La mayoría de las personas podría llegar a pensar que si han estado siguiendo de forma rigurosa una rutina de cuidado de la piel desde sus 30 o 40 al cumplir los 50 no será necesario realizar ninguna alteración a la misma. Pero la realidad es bastante diferente, ya que a los 50 la piel sufre otra clase de problemas, pequeños cambios que hacen que debas enfocar mayor esfuerzo en el tratamiento a las arrugas que el que hacías antes, cuando pensabas en su prevención.

La razón de esto es que al cumplir 50 años el cuerpo llega a un punto mínimo de producción de colágeno, mucho menor al que habías evidenciado la década pasada. A esta edad se estima que tu cuerpo produce incluso menos de la mitad del colágeno que producía en tu juventud, esto causa que se buena totalmente inevitable que terminen apareciendo pliegues y arrugas en toda tu piel, especialmente en las zonas más delicadas de tu rostro.

Junto a ello, encontramos la pérdida mucho mayor de la elastina, factor que puede ayudar al desgaste de tu piel, al lograr con esto comenzar a perder más rápidamente la elasticidad, sumado a padecer de resequedad, fragilidad en los tejidos falta de brillo y escasa luminosidad, factores que terminan acelerando aún más la aparición de arruga profundas, manchas y líneas de expresión.

Añadido a esto, durante tus 50 años existe la posibilidad de que comiences a padecer los signos de la llegada de la menopausia si no habías pasado por este proceso en años anteriores, la cual produce en tu cuerpo disminución de los niveles de estrógeno, lo que no hace sino aumentar la pérdida de colágeno en tu cuerpo y acelerar las consecuencias que acarrea este proceso no solo para tu piel, sino también para tus uñas, cabello y cuerpo en general.

Otro motivo muy importante para cambiar tu rutina de cuidado de la piel cuando alcanzas la edad de 50 años es que en esta etapa se agudiza la aparición de bolsas alrededor de tus ojos, la piel tiende a comenzar a descolgar y aparece la llamada papada bajo del mentón, problemas que quizá no habías sufrido en ningún momento anterior en tu vida, y debes a partir de ahora comenzar a tratar con el debido cuidado.

Por todo esto que hemos mencionado, queda más que claro que a los 50 años ya no será momento de centrar tu atención exclusivamente en la prevención de arrugas, y que una simple limpieza facial no será suficiente para alcanzar tus objetivos, sino que deberás adquirir productos especializados cuya función esté más destinada al tratamiento en sí de las marcas presentes, pero sin dejar totalmente de lado los preventivos ya que aún te serán de gran utilidad.

Es muy importante que en este punto de tu vida, cuando ya tu piel es mucho más madura y tú posees algo más de tiempo para dedicar a ti misma, busques la alternativa ideal para cambiar un poco tu rutina de cuidado a la cual has estado tan acostumbrada por varios años, ya que esto es algo que indudablemente notarás a corto y mediano plazo, y que tu piel apreciará muchísimo.

Principales áreas a las cuales deberás prestar atención

Principales áreas a las cuales deberás prestar atención

Como ya te lo hemos mencionado, alcanzados los 50 la piel exige que prestes más atención a alguna cosas diferentes, y aunque ya es muy probable que conozcas algo del tema sobre los tratamientos y rutinas que hay que seguir para mantener la piel tersa y prevenir la aparición de arrugas debes tener en cuenta que en este punto de tu vida deberás enfocarte más en el tratamiento que en la prevención por lo que hay que cambiar diversos factores.

Aunque es muy importante que dediques el tiempo, recursos y esfuerzo que requiere mantener la piel saludable, después de los 50 habrán algunas áreas de tu piel que van a requerir un poco de ayuda extra, lo cual trae consigo que sea necesario que prestes mucha mayor atención a ellas para lograr, a través del tratamiento adecuado, mantener tu piel lo más joven posible y conseguir un cutis que grite a todo pulmón ¡los 50 son los nuevos 40!

Zona debajo del mentón o barbilla

Como dijimos en líneas anteriores, la zona que se encuentra justo debajo de tu mentón puede que hay podido ser un punto un poco olvidado en años anteriores si contabas con un estilo de vida saludable y ningún problema de sobrepeso, pero en esta nueva etapa que son tus 50 años ya se vuelve una zona a prestar especial atención sin importar tu contextura ni otros factores que pudieron existir en el pasado.

Esto se debe a que en esta zona después de los 50, cuando la piel produce mucho menos colágeno y elastina que antes, se comienza a sufrir los efectos de la gravedad, la piel tiende a descolgar un poco generando una incómoda y antiestética papada, la cual es mejor prevenir su aparición que tratarla, ya que una vez allí resulta muy complicado hacer que desaparezca casi por completo, siendo un proceso que suele requerir de asistencia médica profesional.

Para prevenirlo, basta con dedicar unos pocos minutos cada día a realizar ejercicios en el área que estimulen la elasticidad de la piel, fortalezcan tu mentón y logren que si llega a producirse una acumulación excesiva de grasa en el lugar esta sea correctamente eliminada, previniendo el estiramiento de la piel que termina por producir los pliegues o el bulto que ya hemos mencionado.

El resto de tu cuello

A parte de la zona baja del mentón también deberás dedicar algo de tiempo al cuidado de todo tu cuello, una zona que solemos dejar muy de lado durante los años de juventud pero que ahora será primordial. Esto porque no vale de nada mantener un cutis impecable mientras más abajo la piel desarrolla un exceso de arrugas y resequedad, ya que sin duda la gente lo podrá notar al instante, haciéndote parecer como que tu rostro no encajara en el resto de tu cuerpo.

Para logar mantener la piel de tu cuello lo más tersa y suave posible debes procurar comenzar a aplicar en él cualquier tipo de producto que sea especial para esta zona, ya que al ser un espacio que se ve implicado en mucho movimiento no es suficiente con utilizar en él la misma crema humectante que aplicas en el resto de tu cuerpo, ni con todos los productos que aplicas durante la rutina de cuidado de tu rostro.

Alrededor de los ojos

Es un hecho bastante conocido que después de cierta edad el cuerpo comienza a perder algunas de sus funciones, desde la llegada de tus 40 tu sistema linfático ha comenzado poco a poco a deteriorarse, pero a los 50 el daño es mucho mayor, lo que trae como consecuencia que la delicada piel del contorno de tus ojos comience a hincharse levemente produciendo la aparición de una especie de bolsas muy notorias debajo de ellos.

Sumado a esto, debes recordar que la piel del contorno de tus ojos es la más delgada y delicada de todo tu cuerpo, por esto es mucho más susceptible a los daños externos como los producidos por el sol o la contaminación,  razón por la cual es allí donde suelen aparecer lo más notorios signos del envejecimiento, los cuales a tus 50 años seguramente ya habrás comenzado a apreciar.

Para lograr que estos sean lo menos marcados posibles es importante que prestes atención a esta área y que después que llegues a los 50 años añadas de manera casi obligatoria en tu un producto específico para tratar las arrugas de esta área, más allá de prevenir su aparición. Este producto puede ser una crema de contorno de ojos o un sérum que contenga retinol y colágeno entre sus ingredientes, ya que está comprobado que son estos los que generan mejores resultados.

Área del escote

Más debajo de tu cuello se encuentra otra zona a la que debes poner un poco de tu atención en la llegada de los 50 años, el área del escote, la cual también se caracteriza por desarrollar cierta flacidez, arrugas y que la piel se torne opaca, principalmente si has llevado una vida exponiendo la zona a demasiado sol sin llevar sobre ella la debida protección utilizando un bloqueador solar adecuado para tu tipo de piel.

Es que, al igual que el cuello y el mentón, el escote es un espacio que durante la juventud solemos dejar muy de lado, ya que antes de los 40 en este espacio muy difícilmente se puedan generar imperfecciones producto del paso del tiempo. Por eso, desde los 40 debes comenzar a prestar un poco de atención, para que cuando llegues a los 50 años el trabajo de prevención sea mucho más sencillo, y no requieras de la necesidad de aplicar tantos productos en el área.

Para preservar la zona del escote lo más cuidada posible es muy importante que apliques en ella cada día un poco de protector solar, justo después de una buena capa de crema humectante o de ser necesario algún producto que te ayude a reafirmar la piel. En este caso tus mejores opciones será adquirir productos especializados destinados a cuidar el cuello y el escote, o alguno que solo esté pensado para su uso en esta zona.

Fresh woman taking care of her eye zone

La mejor rutina para el día después de los 50 años

En las mañanas, antes de comenzar tu día es muy necesario plantearte seguir una rutina que te ayude a cuidar tu piel y contenga diversos pasos que estén diseñados para atender las necesidades específicas de cada sector de tu rostro, principalmente cuando planeas exponerte a la luz solar o llevas un estilo de vida que te haga someterte a una excesiva contaminación ambiental, propia de las grandes ciudades.

Durante todo el día, la piel de tu cara se ve muy expuesta a daños, los cuales no hacen sino acelerar la aparición y acentuar la presencia de signos propios del envejecimiento, como las arrugas, manchas y líneas de expresión, pero también de la flacidez, perdida de tonalidad y de brillo, por lo que si buscas minimizar todo esto te aconsejamos seguir una rutina bastante estricta, que aunque parezca un poco larga sin duda será lo mejor para tu piel.

Primer punto, lavar tu rostro

Este paso aplica para todo tipo de rutinas de cuidado de la piel, sin importar tu edad ni si es la primera vez que realizas este tipo de procesos de belleza. Siempre, sin importar el día el primer paso para lograr mantener un cutis radiante es limpiar tu piel, y esto después de los 50 no deja de ser así. El lavar tu rostro es sin duda un paso indispensable ya que es el punto donde eliminas la suciedad e impurezas acumuladas

No cumplirlo o hacerlo de manera incorrecta puede traer serias consecuencias, entre las que destaca que comiencen a surgir problemas como acné, pero no solo eso, sino que puede hacer que el resto de los productos que vas a aplicar no penetren de manera satisfactoria a las capas más profundad, lo que evita que estos brinden a tu piel la totalidad de beneficios que esperas obtener.

Esta absorción ineficiente se da debido a la acumulación de la impureza, que forma una especie de barrera en tu piel, haciendo que por más que apliques de forma correcta los demás pasos sientas que estos no surten ningún efecto en ti, las arrugas no desaparezcan y la piel no recupere el tono y brillo que han perdido, logrando que todo el trabajo y dinero que hayas invertido haya siendo en vano.

Para lograr limpiar tu piel de forma adecuada cuentas con varias opciones, que van desde utilizar jabón natural de avena o de coco y frotar tu piel. Pero, si lo prefieres y lo que realmente estás buscando son resultados más específicos te aconsejamos optar por aplicar aceite limpiador, para luego seguir con la utilización de un limpiador a base de aceite, ya que después de los 50 años la piel es más reseca, por lo que puedes comenzar a hidratarla desde el primer paso.

Segundo punto, utilizar tónico facial

Al igual que el punto anterior, el tónico es un paso importante en la rutina de cuidado de la piel de cualquier edad, seas o no mayor de 50 años, con ciertas pequeñas diferencias en cuanto a su importancia. Después de que has cumplido 50 años es más aconsejable que optes para este paso por productos más específicos, los cuales deben no solo tonificar tu piel sino que también reequilibrarla y brindarle un nivel de hidratación bastante mayor a lo acostumbrado.

En cuanto a los tónicos se refiere, lo aconsejable es que prestes mayor atención que antes a los ingredientes que contiene, ya que algunos disponibles en el mercado solo cuentan con la capacidad de hidratar levemente, lo que los hace poco indicados cuando ya tu es bastante madura y no cuenta con la misma capacidad de absorción que tenía hace 20 o 30 años.

Tercer punto, exfoliar tu rostro (no diariamente)

El siguiente punto de tu nueva rutina para cuidar la piel después de los 50 es, al igual que como lo hacías anteriormente, exfoliar tu cutis, este punto no debes realizarlo cada día sino solo una o dos veces a la semana. Este cambio en la frecuencia se debe a que después de esta edad tu rosto seguramente va a poseer la piel más delgada y delicada, por lo que aplicar exfoliantes de forma frecuente solo traerá irritación a tu rostro en vez de brindar el cuidado que este procedimiento promete.

Pero, aunque debas hacerlo con menos frecuencia, no debes olvidar que este paso es muy importante, ya que el proceso de exfoliación elimina las impurezas que el simple lavado no logra retirar, lo que ayuda a aumentar de manera gradual la capacidad de renovación celular, haciendo que la piel recupere el brillo y la suavidad que ha ido perdiendo, y además estimulando la prevención de nuevas arrugas.

Cuarto punto, usar el sérum antiedad

Actualmente puedes encontrar en el mercado una gran cantidad de opciones de sérum que puedes utilizar para añadir en tu rutina de cuidado de la piel después de los 50 años, ya que muchos se han especializado en la labor de tratar los problemas del paso del tiempo ya presentes en la piel, el cual es el principal punto a tratar cuando ya has alcanzado esta etapa de tu vida, donde la prevención pasa a ocupar un lugar menos privilegiado.

Las marcas reconocidas brindan alternativas que van destinadas a problemas específicos, como los sérum que combaten las manchas, las líneas de expresión, las arrugas o la resequedad, por lo que si cuentas con uno de estos problemas de forma más resaltante puedes añadir uno de ellos a tu rutina diaria. Pero, si no necesitas cuidados tan específicos la mejor alternativa para ti será un sérum que cuente con un abanico más extenso, como los propios para mayores de 50 años.

En este aspecto lo más importante del producto que buscas aplicar es que cuente entre sus ingredientes principales con algunos que te brindarán mejores resultados para tu piel, es importante que el producto que vayas a aplicar tenga de forma casi obligatoria colágeno hidrolizado, porque como ya hemos mencionado anteriormente, a los 50 la producción de esta proteína en tu cuerpo ha disminuido a menos de la mitad.

Otro punto importante es que cuente con vitamina E y retinol, los cuales ayudarán al cuidado de tu piel con sus cualidades que ayudan a acelerar el proceso de renovación celular y de recuperación de la piel, muy necesaria si pretendes disminuir la apariencia o incluso lograr eliminar por completo las arrugas que tengas ya presentes en tu piel.

Quinto paso, aplicar la crema hidratante

Una vez que hayas dejado que tu piel absorba totalmente el sérum que aplicaste es momento de añadir un poco de la crema humectante de tu preferencia, la cual puede ser para pieles delicadas si eres muy propensa a sufrir irritaciones. Esta crema humectante debe ser un producto delicado para la piel, ya que a esta edad eres un poco más sensible y algunos productos más invasivos pueden causarte reacciones alérgicas que antes no habrías sufrido.

Un punto importante en cuanto a la crema hidratante que elijas es que puede ser una opción iluminadora, que te ayude a contrarrestar y prevenir las posibles manchas oscuras que van surgiendo en el cutis a causa de la hiperpigmentación que viene como resultado de la llegada de la menopausia, en el caso que estés atravesando por este proceso natural.

Otro factor a considerar es que la crema que apliques sobre tu rostro posea un porcentaje adecuado de protección solar, y que en caso de no poseerlo te asegures utilizar después de la crema humectante un producto bloqueador que cuente con un factor de protección solar de por lo menos 30, ya que ese es el mínimo necesario que recomiendan para lograr bloquear los daños causados por los rayos UV, producto de la excesiva exposición al sol.

Sexto punto, usar una crema especial para el contorno de los ojos

Ya te hemos mencionado la importancia que tiene para la salud y apariencia de tu piel que dediques algo de tiempo y dinero a adquirir un producto especial para el cuidado de la zona al redor de tus ojos, ya que esta zona es mucho más delgada y delicada que el resto de la piel de tu cuerpo, haciendo que sea la primera en recibir los efectos de cualquier daño externo, pero también en resaltar los problemas internos de tu cuerpo.

Pero, aunque cuidar el contorno de tus ojos sea un punto indispensable a cualquier edad, a los 50 resalta mucho más que antes, porque al daño general se le suma la aparición de sacos o bolsas en este lugar. Por esto aquí deberás tener cuidado de utilizar un producto especial que cuente con la calidad necesaria para cumplir realmente su función y no ser un simple engaño para la piel de esta área.

En el contorno de tus ojos, después de los 50 años va a ser necesario que utilices una crema rica en colágeno, vitamina C y vitamina E, o incluso que incluya aloe vera si se trata de un producto más natural. Utilizar una crema específica para el contorno de los ojos te ayudará a prevenir y tratar las ojeras, la hinchazón, la flacidez generada por la misma, los parpados caídos e incluso a disimular un poco las marcas que suelen aparecer a los costados de los mismos.

Séptimo punto, Maquillarte como de costumbre

Para finalizar tu rutina de cuidado de la piel será momento de aplicar el maquillaje que desees utilizar, teniendo especial cuidado de que el mismo sea un producto de buena calidad, esto debido a la sensibilidad a algunos productos que puedes haber desarrollado en el rostro. Recuerda que atrás han quedado los años en los que podías experimentar sin ninguna preocupación con marcas económicas y de dudosa calidad, ahora tu piel te exige que inviertas en productos mucho más seguros.

La mejor rutina nocturna después de los 50 años

La mejor rutina nocturna después de los 50 años

Con los pasos anteriores ya conoces la mejor forma de ayudar a mantener tu piel lo más sana y nutrida posible durante las horas del día cuando ya has alcanzado la edad de 50 años, pero así como en ese aspecto no ha cambiado demasiado el procedimiento pero sí los productos a utilizar, en la noche ocurre algo similar, si bien has destinado más productos a cuidarte durante el día, eso no significa que el cuidado nocturno deba ser eliminado.

Debes recordar siempre que es durante las horas de la noche, mientras duermes que tu rostro aumenta su capacidad de absorber los nutrientes de los productos que utilizas, por esta razón la rutina nocturna toma cada vez más importancia mientras pasan los años y tu piel se torna más madura, sensible pero resistente a recibir sustancias externas como las cremas, sérum y demás productos de belleza.

Aunque anteriormente existía la posibilidad de excluir este paso de vez en cuando durante la semana y aun así obtener suficiente cuidado para tu piel, en la actualidad ya es no será del todo posible, ya que si no cumples  con el proceso de ayudar a tu piel a absorber los nutrientes curativos durante las mejores horas y solo dedicas el día a prevenir y contrarrestar algunos efectos el resultado no será del todo favorable.

Si tu bolsillo no te permite costearte dos veces al día del todo los pasos que te indicamos con productos comerciales lo ideal es que no te des por vencida ni consideres que estás condenada a padecer la aparición de arrugas sin ningún tipo de ayuda, sino que busques entre la gran cantidad de opciones naturales que nos ofrece la madre tierra para que logres hacerte para tu piel aunque sea con una parte de los objetivos de este cuidado.

Pero si por el contrario, puedes contar con la posibilidad de adquirir y añadir a tu rutina diaria los productos de mejor calidad diseñados por expertos para acelerar lo más posible los resultados favorables, te indicamos la mejor manera de aplicarlos cada noche en tu rostro, para que logres en poco tiempo la hermosa piel que deseas.

Primer punto, desmaquillante

El primer paso será, al igual que en tu rutina diurna lavar tu rostro, para hacerlo debes comenzar por eliminar cualquier rastro de maquillaje puedas tener en tu piel, este punto años atrás podías de vez en cuando saltarlo, los días que te encontrabas demasiado cansada o simplemente lo olvidabas, pero una vez tu piel ha alcanzado la madurez, aproximadamente a los 40 años, se vuelve un punto obligatorio que no puede evitar por ningún motivo.

Y es que en las pieles maduras el maquillaje representa un enorme problema, ya que impide que la piel respire de forma natural, causando el empeoramiento de las arrugas ya presentes y la aparición de otras mucho más pronto de lo que tardaría en el proceso natural de desarrollo de tu piel.

Segundo punto, limpiador nocturno

Una vez hayas eliminado totalmente el maquillaje es momento de aplicar un producto limpiador especial para la noche, que te ayude a extraer la mayor cantidad posible de impurezas que hayan caído en tu piel en el trascurso del día, estas impurezas que son producto del polvo, suciedad, contaminación y polución propia de las ciudades, también al igual que el maquillaje, representa un grave enemigo para las pieles de 50 años.

Tercer punto, exfoliar tu rostro (no diariamente)

Exfoliar tu piel en la noche también es algo necesario, que debes incluir en tu rutina de belleza incluso si ya posees más de 50 años, pero como lo explicamos en el punto sobre la exfoliación diurna, este proceso no debe ser realizado más de una vez por semana debido a la mayor sensibilidad que posee la piel en esta edad, ya que puedes generar irritación, enrojecimiento, sensibilidad o incluso acelerar la aparición de nuevas arrugas.

En este punto de tu vida, es aconsejable que planees un día donde realizarás tu exfoliación diurna y otro para hacer la nocturna, teniendo en cuenta que ambos no deben ser seguidos sino de preferencia con 3 días de diferencia. Y que debido a ello deberás poner mayor atención a que los productos que vas a utilizar para limpiar tu cara el resto de la semana sean efectivos y no generen que la suciedad se vaya acumulando en exceso.

Cuarto punto, aplicar el sérum antiedad

Después de utilizar el limpiador nocturno o haber exfoliado tu piel si ya era momento de realizar el proceso, será turno de aplicar tu sérum antiedad, el cual puede ser el mismo que has estado utilizando durante el día, siempre y cuando este brinde a tu piel de todos los beneficios que se requieren para mantenerla lo más bella posible y reparar poco a poco las arrugas y líneas de expresión que poseas en tu rostro.

Si por el contrario, durante el día has utilizado un sérum especial para combatir un problema en específico, en la noche será turno de uno destinado a funciones más generales, que ayuden a tu piel a repararse de los posibles daños que haya recibido durante el día, así como prevenir las marcas del paso del tiempo. Es muy importante que el producto que apliques en este horario cuente siempre con una gran cantidad de nutrientes, para que tu piel logre absorberlos de manera efectiva.

Quinto punto, untar un poco de crema de noche

Después de que el sérum haya sido absorbido por tu piel será turno de la crema especial para uso nocturno, este producto que años atrás podías evitar y así ahorrar un poco de dinero se vuelve sumamente importante cuando posees la piel más madura, es por esto que puedes encontrar en el mercado una gran variedad de cremas nocturnas diseñadas para mujeres de distintas edades, las cuales buscan centrarse en los problemas específicos de ese periodo de vida.

Puedes adquirir cualquier crema de noche que desees, pero si puedes encontrar una que sea destinada para mayores de 50 años será sin duda tu mejor elección, ya que posee una cantidad de nutrientes bastante elevada y brinda a la piel un nivel bastante alto de hidratación, así como la capacidad de estimular la regeneración de las células de tu rostro que termina generando que poco a poco las arrugas vayan disminuyendo su profundidad.

Sexto punto, usar tu crema para contorno de ojos

Antes de los 50 era suficiente con aplicar este producto solo una vez cada día, durante las horas de la mañana a modo principalmente preventivo, pero cuando alcanzas esta nueva década la crema para contorno de ojos pasa a ser una de tus mejores amigas, esto debido a los problemas que surgen a esta edad, los cuales ya te hemos descrito con anterioridad pero que representan uno de los mayores puntos a tratar en esta nueva década de tu vida.

Séptimo punto, hacer un masaje facial

Después de la crema para contorno de ojos, el último paso de tu nueva rutina para cuidar y mantener saludable y hermosa tu piel después de los 50 años será realizar en tu rostro un cómodo y relajante masaje facial, el cual no solo cumple la función de ayudarte a terminar el día de la mejor forma aliviando un poco los posibles niveles de estrés que tengas, sino que añadido a eso representa una gran forma de ayudar a tu piel.

Este masaje, que puedes realizar en pocos minutos frotando tu cara con las yemas de los dedos de manera circular y siempre de la zona centras hacia el exterior, cumple la importante labor de estimular la circulación sanguínea, lo que tiene un gran impacto a corto plazo en la apariencia de tu piel, haciendo que la misma se torne más brillante y promoviendo la correcta absorción de los productos que has utilizado.

Este masaje, si lo acompañas con movimientos faciales un poco exagerados también funciona como una forma de ejercitar tu rostro, ayudando a evitar la flacidez, la formación de la papada e inclusive los mencionados problemas de bolsas en los ojos, por lo que después de los 50, pasa a representar un punto muy importante en tu rutina.

Si quieres adentrarte más en este tema pero aún no sabes cómo hacerlo, puede que te interese leer La mejor rutina de cuidado de la piel a los 40 años

En conclusión, ya sea que decidas realizar todos los tratamientos que hemos descrito, que prefieras las alternativas no comerciales, o simplemente decidas no recurrir a ningún tipo de ayuda lo que realmente debe importar es que llegues a los 50 años muy orgullosa de los logros que has ido obteniendo y agradecida por las experiencias vividas, feliz porque cada arruga que comenzará a surgir es un reflejo de tu madurez emocional y los obstáculos que has superado.

Por ello no te preocupes en exceso por tu apariencia y la llegada de las temidas arrugas, relájate ahora que tienes más tiempo para ti, disfruta tu nueva etapa, acepta y ama los cambios que ha traído la edad y si así lo prefieres recibe sin miedo a ser juzgada todos beneficios que te ofrece la naturaleza y la ciencia para cuidar lo mejor posible tu piel, ya que es algo que sin duda te ayudará a mantener tu autoestima bien en alto.