La mejor rutina de cuidado de la piel a los 40 años

Llegan los 40 años, e indudablemente tu cuerpo y tu piel lo saben, en este punto de tu vida sabes que han quedado atrás los años en los que no prestabas ninguna atención al cuidado general de tu piel, ni pensabas en las posibles consecuencias de utilizar cierto tipo de productos o llevar un estilo de vida poco saludable ya que no podías notar ninguna consecuencia de los malos hábitos que podrías haber tenido durante tu época de juventud.

La mejor rutina de cuidado de la piel a los 40 años

A los 40 comienzas poco a poco a notar como va cambiando la apariencia general de tu piel, las leves líneas de expresión a las que ya te habías acostumbrado al punto de tomarles cierto cariño y verlas como parte de ti comienzan a profundizarse de un día para otro, y si no tienes el suficiente cuidado ni prestas la debida atención, corres el riesgo de que casi sin que puedas darte cuenta tu rostro cambie por completo, haciéndote lucir mucho mayor de lo que realmente eres.

Debido a esta repentina aparición de marcas que puede llegar a ocurrir es que a esta edad muchas mujeres comienzan a prestar más atención a su piel, al punto de que el no saber qué hacer ni qué productos utilizar se vuelve una especie de dolor de cabeza y un constante pensamiento presente cada vez que se asoman al espejo, pero la verdad es que no hay demasiado de qué preocuparse, porque seguir una rutina de cuidado puede ser la solución que has estado buscando.

Si ya estás cerca de tu cumpleaños número 50, puede que estés más interesada en conocer La mejor rutina de cuidado de la piel a los 50 años

Por qué es importante tener una rutina distinta después de que has cumplido 40 años

Por qué es importante tener una rutina distinta después de que has cumplido 40 años

Muchas personas pensarán que si han estado llevando cierta rutina de cuidado de la piel desde hace 10 o 15 años esta misma puede seguir cumpliendo la misma función alcanzados los 40, pero la realidad es muy distinta a lo que parece, ya que aunque estés bastante acostumbrada a aplicar ciertos productos desde tu juventud en este punto de tu vida puede que requieran de una ayuda extra para seguir cumpliendo las funciones para las que han sido diseñados.

Esto se debe a que, después de que cumplimos cierta edad la piel cambia mucho, y esto es algo que ocurre varias veces en la vida. A los 40 las hormonas, la falta de colágeno que ya se ha vuelto evidente y la disminución de la elastina en tu piel juegan un papel muy importante que lleva a la mencionada aparición de más signos del envejecimiento de los que habías presenciado en tu piel en los años anteriores.

Aquí en este punto la producción natural de colágeno en tu cuerpo se ha disminuido casi hasta la mitad, esto se debe a un proceso natural, que no puedes evitar por más que desees y que comienza aproximadamente a los 25 o 30 años años, pero es en la década de tus 40 que comenzarás realmente a notar las consecuencias de ello, tanto en la apariencia de tu piel como en tus uñas, tu cabello, tus articulaciones, huesos y arterias.

También puede que comiences a notar los signos de la llegada de la menopausia, la cual tampoco sirve de gran ayuda en la apariencia general de tu piel, esto debido a que con los conocidos cambios hormonales de esta etapa de tu vida se ven afectados muy comúnmente tus niveles de estrógeno, los cuales tienden a disminuir en un nivel bastante variado entre una mujer y otra.

Esta disminución del estrógeno no hace sino acelerar el proceso de perdida de colágeno, y provocar a su vez la disminución tanto de la elastina que se encarga de, como su nombre lo sugiere, la elasticidad de tu piel, como también de los menanocitos, los cuales tienen un papel muy importante al ayudar a tu piel a mantenerse firme y tersa.

Por todo esto que hemos mencionado, queda bastante claro que a los 40 años ya una simple crema humectante, una exfoliación y limpieza facial diaria no serán para nada suficientes, y que atrás quedaron aquellos años en los que podías exponerte a horas de sol intenso y constante falta de sueño sin observar las consecuencias en tu rosto y tu piel en general.

Es importante que este momento de tu vida cambies un poco la rutina a la cual has estado acostumbrada por tantos años, para lograr ayudar a tu piel a atrasar lo más posible la aparición de nuevas marcas y arrugas y también disminuir lo más posible el empeoramiento de las leves líneas de expresión que ya tengas presentes en tu rostro, esto es algo que sin duda tu piel te agradecerá a corto plazo, pero especialmente cuando alcances la siguiente etapa de tu vida.

Zonas específicas a las que debes prestar especial atención

Zonas específicas a las que debes prestar especial atención

Alcanzada esta edad, es bastante probable que ya conozcas un poco de los tratamientos y rutinas que puedes seguir para mantener tu piel hidratada, suave y saludable, principalmente si eres de las personas que se han preocupado por la aparición de los signos de la edad desde mucho antes. Pero debes tener en cuenta que, aunque estés acostumbrada a cuidar tu piel desde tu juventud, en este punto de tu vida vas a requerir sumar algo de ayuda que antes no habías considerado.

Pero, aunque es importante que dediques en tiempo, esfuerzo y recursos requeridos para el cuidado general de tu piel, después de los 40 existen algunas zonas más específicas a las cuales deberás prestar mayor atención para logar tener el cutis de celebridad que estás esperando, esto ya que es en estas áreas es donde suele aparecer primero las marcas y arrugas que estás pensando en atrasar a toda costa.

Contorno de ojos

Entre la piel de todo tu cuerpo, es la del contorno de tus ojos la que resulta ser la más sensible de todas y la primera en donde se suele observar la aparición de signos de envejecimiento, esto porque en esta área la piel es mucho más delgada que el resto, haciendo que los factores externos que producen daños irreparables penetren mucho más rápido y que el daño interno se concentre primero en esta área.

Para solventarlo es sumamente importante que prestes atención a esta zona y que después que alcances los 40 años incluyas de forma obligatoria en tu rutina de cuidado de la piel algún producto específico para esta área, el cual puede ser una crema especial para contorno de ojos que contenga retinol entre sus ingredientes principales, ya que este ayuda a lograr la firmeza y elasticidad que de forma natural tu cuerpo ya no produce.

Cuello

Cuando planeamos una rutina de cuidado de la piel solemos dar principal atención a la zona del rostro, pero después de los 40 años es sumamente importante voltear la mirada un poco más abajo e incluir el cuello en nuestro cuidado especial, ya que en este se suelen notar una gran cantidad de arrugas si no recibe la atención necesaria, las cuales terminan por resaltar mucho más si has logrado retrasar la aparición de las líneas en tu cara.

Para logar mantener tu cuello lo más terso y suave posible debes adquirir un producto especial para esta zona, ya que la misma al ser un área que conlleva tanto movimiento no suele bastar con el mismo humectante que utilizas en el resto de tu cuerpo, ni con las cremas que aplicas a las zonas de tu rostro a las cuales prestas principal atención.

Zona del escote

Al igual que el cuello, el escote es un área que solemos dejar de lado a la hora de plantearnos cuidar nuestra piel, pero que puede ser indispensable después de cumplidos los 40 años, ya que allí suele producirse por efecto de la falta de elastina cierta flacidez y arrugas que con el tiempo terminan generando la apariencia de piel descolgada, algo que indudablemente vas a querer evitar, principalmente si eres fanática de utilizar ropa que muestre esta área.

Para mantener la zona del escote lo más cuidada posible es importante aplicar en ella protector solar, así como una crema humectante y algún producto que cuente con la cualidad de servir como reafirmante de la piel. Puedes optar por adquirir productos especializados en el mercado, donde puedes encontrar algunos pensados para cuello y escote o solo para el escote, pero sin importar cual decidas adquirir, lo indispensable es comenzar a cuidar esta área.

Manos y pies

Aunque como lo hemos mencionado, las rutinas de cuidado de la piel suelen estar principalmente centradas en el rostro, después de los 40 te conviene adquirir alguna crema especial para el cuidado de tus manos y otra para tus pies, esto ya que estas áreas, las cuales están expuestas a tanto trabajo y movimiento, suelen verse afectadas por el paso del tiempo generando en estas arrugas e incluso perdida del tono natural de tu piel.

La mejor rutina para cuidar tu piel durante el día después de los 40 años

La mejor rutina para cuidar tu piel durante el día después de los 40 años

Durante las horas del día es necesario seguir una rutina que incluya ciertos pasos desinados a cuidar tu piel de los daños ocasionados por factores externos, principalmente cuando planeas salir de casa o si llevas un estilo de vida bastante activo, que te obligue a someterte al sol y la contaminación constante de las grandes ciudades.

Durante estas horas, la piel de tu rostro se ve especialmente expuesta a los daños, lo que acelera el proceso de envejecimiento, la aparición de arrugas, de manchas, la flacidez y la perdida de tonalidad, por esto te aconsejamos seguir una rutina de cuidado bastante especial, que cuente con los siguientes pasos, que aunque parezcan bastantes son el camino ideal para lograr que tu piel se mantenga suave y saludable durante todo el día.

Paso 1. Limpiar la piel

Aunque este es un paso que aplica para rutinas de cuidado de la piel desde cualquier edad y que siempre se le ha considerado el primer punto para mantener un cutis juvenil y radiante, después de los 40 no pierde para nada su vigencia. El limpiar la piel sin lugar a dudas es un paso indispensable en cualquier rutina, ya que no hacerlo trae consigo la acumulación de la suciedad en el rostro que termina ocasionando más problemas.

Pero no solo eso, el no limpiar adecuadamente el cutis antes de comenzar el resto de los pasos de tu rutina de cuidado de la piel trae como consecuencia que el resto de los productos que apliques en tu cara no te brinden la totalidad de los beneficios que ofrecen, esto debido a la acumulación de suciedad que impide que la piel logre absorber de forma eficiente los nutrientes que se le han aplicado, generando que no logres disminuir la aparición de arrugas ni nutrir tu rostro.

Para lograr limpiar tu piel de forma correcta existen varias opciones, las más naturales aunque igual de eficientes incluyen aplicar un jabón natural de avena o de coco y frotar tu piel con un pequeño cepillo especial para la limpieza del rostro. Pero, si lo prefieres y buscas resultados más específicos puedes comenzar por utilizar un aceite limpiador, seguido de un producto limpiador a base de agua, espuma o leche.

Paso 2. Aplicar un tónico facial

EL tónico facial también es un paso que aplica casi desde cualquier edad, con la principal diferencia de que al cumplir los 40 años es muy probable que prefieras optar por tónicos que sean capaces tanto de hidratar como de tonificar y reequilibrar la piel de tu rostro, por lo que deberás prestar mayor atención a los ingredientes y usos del producto que hayas adquirido, para ello te aconsejamos prestar mucha atención a la etiqueta del mismo.

Paso 3. Exfoliar

El tercer paso de tu rutina para cuidar la piel de tu rostro durante el día es la exfoliación de la misma, la cual no deberás realizar cada día, sino unas 2 o 3 veces por semana dependiendo de tu tipo de piel y de si llevas un estilo de vida que requiera prestar más atención a este proceso que tiene como objetivo eliminar las impurezas del rostro que serían imposibles con el proceso diario de limpieza que aplicas con normalidad.

Este paso es sumamente importante, ya que aplicar una correcta exfoliación en la piel al menos 2 veces por semana ayuda a aumentar poco a poco el proceso de renovación celular, lo que brinda a la piel de brillo y suavidad y previene la formación de nuevas arrugas, uno de los principales objetivos cuando has alcanzado los 40 años.

Paso 4. Aplicar un sérum

En el mercado existe una gran variedad de opciones de sérum que son perfectos para añadir en tu rutina de cuidado de la piel, especialmente si ya posees una piel madura propia de esta nueva etapa de tu vida. Existen opciones antiarrugas, anti manchas o algunos que son especialmente diseñados para hidratar la piel, por lo que deberás buscar el que más se adapte a tu caso en específico y te ayude a alcanzar los objetivos que te has planteado.

Pero, es este aspecto, sin importar cual pienses elegir, te aconsejamos procurar que entre sus ingredientes principales se encuentre la vitamina C, vitamina E o colágeno hidrolizado, ya que estos son los que brindan mayor efectividad para la piel de las mujeres que ya han alcanzado los 40 años de vida y, al ser un producto diseñado para absorberse por la piel rápidamente, no durarás demasiado tiempo en observar resultados satisfactorios.

Paso 5. Usar crema hidratante

El siguiente paso será aplicar sobre tu piel alguna crema hidratante, la cual de preferencia debe ser una crema hidratante e iluminadora que te ayude a prevenir y eliminar las manchas oscuras en la piel que se pueden llegar a producir por la hiperpigmentación que viene con la llegada de la menopausia.

En este punto es indispensable mencionar que es muy importante que tu crema humectante posee además de cualidades iluminadoras, también un porcentaje de protección solar y que de no poseerlo puedes proceder a aplicarte algún producto bloqueador que posea como mínimo un factor de protección solar FPS de 30, el cual te servirá para proteger tu rostro de los dañinos rayos UV, principal causa de la aparición de arrugas prematuras.

Paso 6. Crema para el contorno de ojos

Más arriba en este artículo te mencionamos la importancia que debes tener en este punto de tu vida en cuidar la piel alrededor de tus ojos, ya que esta es más delgada que la del resto de tu cuerpo y por ende es la primera en recibir cualquier tipo de daños y verse afectada por el paso del tiempo o por marcas prematuras, por lo que debes tratarla con mucho cuidado.

Aquí deberás utilizar un producto especializado para el contorno de los ojos, el cual de preferencia deberá contener colágeno o vitamina C, los cuales podrán serte de gran ayuda no solo para tratar los signos del envejecimiento sino para disminuir las ojeras y prevenir tanto la hinchazón como la flacidez y la aparición de los llamados parpados caídos que suele ir apareciendo poco a poco en esta área durante la década de los 40 años.

Paso 7. Aplicar el maquillaje

Para terminar, y solo de manera opcional en este punto es cuando al fin será el momento de aplicar todo el maquillaje que desees sobre tu rostro, teniendo en cuenta aspectos clave para evitar que todos los pasos anteriores hayan sido en vano. Para comenzar debes procurar utilizar siempre productos de calidad, incluso mejores de los que habías estado aplicando por costumbre en tu piel.

Esto se debe a que muchas mujeres al alcanzar los 40 comienzan a adquirir cierto grado de sensibilidad, haciendo que los productos económicos y de baja calidad generen alergias o irritación en zonas donde jamás las habías padecido con anterioridad, incluso siendo productos que anteriormente utilizabas con bastante frecuencia.

La mejor rutina para cuidar tu piel durante la noche después de los 40 años

La mejor rutina para cuidar tu piel durante la noche después de los 40 años

Ahora que ya conoces la mejor manera de cuidar tu piel durante las horas del día podrás creer que con eso es suficiente y que al aplicarlo te asegurarás mantener tu rostro muy bien humectado, prevenir el empeoramiento de los signos de envejecimiento ya presentes y lograr atrasar lo más posible la aparición de marcas más profundas que hagan mucho más notorio el hecho de que ya no estás en tus 20.

Pero en realidad, ese pensamiento no puede estar más alejado de la realidad, ya que es muy importante que sepas que no solo basta con este proceso, sino que el cuidado de la piel es un trabajo de tiempo completo, y debes de preferencia complementar tu rutina matutina con una que puedes aplicar en las horas de la noche, justo antes de ir a dormir ya que es allí donde tu piel está más dispuesta a recibir productos que ayuden a prevenir y reparar.

Aunque este paso sea importante y de ser posible no debas saltártelo, también existe la posibilidad, si tu bolsillo no te lo permite, de no aplicarlo diariamente, o de simplemente utilizar el horario nocturno como una oportunidad para complementar la limpieza que hiciste durante el día, aplicando en tu piel los mismos productos. Pero, si lo que buscas es mejores resultados, te mostramos la mejor opción de cómo seguir una rutina de cuidado de la piel del cutis durante la noche:

Paso 1. Aplicar desmaquillante y limpiador nocturno

El primer paso de tu rutina ideal para las horas de la noche parece un poco obvio si le preguntas a algunos, pero la verdad es que son muchas las mujeres que por cansancio o cualquier otra razón deciden de vez en cuando saltarse el paso de eliminar de su piel todos los rastros del maquillaje que se aplicaron durante el día.

Pero después de los 40 años esto es algo que por nada del mundo te debes saltar ni durante una sola noche, ya que en esta etapa, donde tu piel es mucho más sensible y con tendencia a la resequedad que en todos los años anteriores, el saltarse el proceso de desmaquillarse trae graves consecuencias las cuales podrás observar muy pronto en tu piel.

Y es que es bien sabido que no eliminar en su totalidad esta capa de maquillaje impide que la piel respire de manera correcta durante la noche, lo que genera la aparición de barros y espinillas, pero también de arrugas y líneas de expresión, principalmente en las pieles más maduras donde los efectos se notan con mucha mayor rapidez.

Paso 2. Exfoliante

Como te lo indicamos anteriormente, el exfoliante es un paso indispensable pero que no debes aplicar cada día ya que se vuelve contraproducente, este puede ser aplicado ya sea en la mañana o en la noche, teniendo en cuenta que a esta edad tu piel será mucho más sensible que antes, por lo que es recomendable que cambies el exfoliante que solías utilizar por uno que sea menos abrasivo, ya que estos pueden terminar causando mucha más sensibilidad.

Paso 3. Utilizar un sérum antienvejecimiento

Durante la noche, es el momento ideal para aplicar un sérum que contenga entre sus ingredientes principales el retinol, ya que este es de los mejores aliados que podemos encontrar cuando pensamos en productos destinados a retrasar la aparición de los notorios signos del envejecimiento que pueden comenzar a surgir en esta etapa de la vida, como lo son las arrugas y las manchas en la piel.

Pero, es importante mencionar, que si jamás has utilizado productos con retinol debes comenzar con mucho cuidado, ya que la piel suele ser sensible a este y debes permitirle desarrollar cierto nivel de tolerancia al retinol antes de darle el uso diario que se aconseja a esta edad. Te aconsejamos comenzar aplicándolo tan solo un par de veces por semana e ir aumentando el nivel de frecuencia poco a poco, así te evitarás padecer cualquier alergia o reacción adversa.

Con el uso de este producto las primeras semanas podrás comenzar a notar como si tu piel se tornara un poco más seca que lo acostumbrado, por lo que te aconsejamos que durante este tiempo des más importancia a los productos humectantes, tomes suficiente agua y busques exponerte lo menos posible al sol, ya que la resequedad puede dar cabida a la aparición de nuevas arrugas, haciéndote creer que el sérum jamás te dará el resultado que esperas.

Paso 4. Aplicar una crema de noche

El siguiente paso de tu rutina nocturna de cuidado de la piel después de los 40 años es untar sobre tu rostro alguna crema especial para uso nocturno, la cual debe contener una cantidad de nutrientes bastante elevada, y brindar entre sus beneficios un nivel alto de hidratación a la piel, así como estimular la regeneración y reparación de las células de tu rostro, ya que estos puntos son sumamente esenciales cuando buscas retrasar la aparición de arrugas.

Otro punto importante que debe tener tu crema de uso nocturno es la presencia entre sus ingredientes tanto de colágeno como de elastina para impedir la flacidez en la piel de todo tu rostro, así como también la perdida de brillo y la apariencia de tener una piel bastante opaca, que juntos dan la impresión de parecer que están enferma o descuidada.

Paso 5. Realizar un masaje anti edad

Como ya lo hemos mencionado, al alcanzar los 40 años el cuerpo sufre varios cambios, uno de ellos es que el sistema linfático comienza poco a poco a desacelerarse, lo que trae como consecuencia que la piel de las mejillas y al redor de tus ojos comience a hincharse, dando la impresión de poseer unas grandes ojeras o bolsas bajo de ellos, algo que indudablemente querrás evitar.

Para lograrlo deberás como último paso de tu rutina diaria de cuidado de la piel, aplicar en toda tu cara un suave masaje relajante, que también ayude a mejorar la circulación sanguínea y estimular la regeneración de las células. Este masaje es muy sencillo de hacer, simplemente debes utilizar las yemas de tus dedos y con movimientos circulare recorrer tu rostro desde la zona central hacia afuera, por un tiempo aproximado de 5 minutos.

Al comienzo puede que sientas que no surge ningún efecto más allá de sentir tu rostro relajado, pero con el paso de los días observarás como esas bolsas que pueden haber ya comenzado a aparecer van poco a poco perdiendo volumen. Lo importante es que apliques el procedimiento a diario, y que tengas bastante paciencia para así lograr resultados mucho más notorios y que tu piel vuelva a lucir tan radiante como años atrás.

Como cuidar la piel del resto de tu cuerpo después de los 40 años

Como cuidar la piel del resto de tu cuerpo después de los 40 años

Ya te contamos la mejor forma de mantener sano y bello tu rostro, pero como seguramente ya lo sabes, el rostro no es la única zona donde debes cuidar tu piel, porque de nada sirve mantener un rostro, cuello y manos radiantes mientras ves deteriorar el resto de tu cuerpo, por ello también es importante que al cumplir 40 tomes nota de los cuidados que debes seguir en el resto de tu cuerpo, para mantener tu piel tersa y saludable.

La ventaja con la piel del resto del cuerpo es que esta no se ven tan expuesta a los daños externos como la luz solar y la polución, además de que la piel en estas zonas es mucho más gruesa y resistente, lo que hace que sea más fácil de mantener saludable, pero debes tener en cuenta que más fácil no es lo mismo que menos frecuente, ya que el cuidado del resto de tu piel también es algo que debes aplicar cada día para asegurarte los mejores resultados posibles.

Simplemente debes procurar aplicar diariamente, de preferencia dos veces al día cualquier crema humectante, la cual puedes procurar que se especial para tu tipo de piel, este proceso es sumamente importante en especial después de bañarte, cuando la piel queda más expuesta a la resequedad, principalmente si durante tu baño has optado por realizarte una exfoliación o si recientemente has rasurado alguna zona de tu cuerpo.

Otro punto a tener en cuenta es el uso de protector solar, que si bien seguramente te han mencionado más de una vez la importancia que tiene el aplicarlo diariamente, después de los 40 esto se vuelve indispensable. A esta edad debes adquirir cualquier protector solar para la piel que no estará directamente expuesta al sol que posea un factor de protección solar FPS de por lo menos 15, siendo necesario uno de 30 para las zonas más expuestas.

Un tercer factor a considerar es tu estilo de vida, ya que este afecta de forma muy directa a la salud y apariencia de tu piel, es sumamente importante que lleves una alimentación balanceada, donde incluyas comidas que brinden las suficientes nutrientes para cuidar todo tu cuerpo, así como que bebas la cantidad mínima necesaria de agua, que son al menos 8 vasos diarios, y realices actividad física moderada al menos 3 veces por semana.

De esta manera, y siguiendo las instrucciones que te hemos indicado estarás asegurándote que la piel de tu cuerpo se mantiene tanto protegida de los dañinos rayos UV como bien humectada durante todo el día, lo que logrará atrasar su desgaste, mantenerla suave, brillante y perfectamente nutrida para lograr adentrarte de la mejor forma posible a esta nueva etapa de tu vida, que son los hermosos 40 años.

Otros tratamientos a tener en cuenta

Otros tratamientos a tener en cuenta

Si bien con los cuidados y tratamientos caseros se pueden conseguir excelentes resultados para prevenir la aparición de arrugas profundas y para disminuir lo más posible la presencia de las que ya se encuentran en tu piel, muchas veces se requiere de un poco de ayuda extra, principalmente cuando no has dedicado el tiempo y recursos necesarios para prevenirlas desde años anteriores.

Para esta ayuda existen varias opciones, algunas más conocidas que otras como el famoso botox, el cual ha sido utilizado por celebridades y personas del común por muchos años como un gran aliado en la lucha contra el paso del tiempo, el cual actualmente se encuentra compitiendo con una gran cantidad de tratamientos innovadores que son mucho menos invasivos y en algunos casos incluso más económicos que esta conocida sustancia.

Entre estos tratamientos encontramos los que están pensados en ser una vía para estimular las producción de colágeno, y así prevenir el deterioro de la piel y la formación de arrugas profundas, pero también para de esta manera cubrir las ya presentes desde el interior. En esta lista encontramos el láser fraccional no ablativo, la terapia de Radiofrecuencia facial Thermage, el uso de Hilos tensores y la aplicación de Luz LED (Terapia de Fotomodulación y Fotodinámica).

Si lo que estás buscando es una forma eficaz de mejorar la calidad general de la piel, también existen tratamientos que han sido diseñados para abarcar este fin, con los cuales lograrás aumentar la luminosidad, brillo, suavidad e hidratación de tu rostro. Entre ellos encontramos la microexfoliación a través de peeling químico, las inyecciones de ácido hialurónico, la mesoterapia facial que consiste en introducción de complejos con vitaminas, la terapia regenerativa, entre otros.

Otra alternativa mucho más directa es aplicar un tratamiento que se encuentre diseñado como opción para combatir las arrugas profundas, el cual brinda efectos prácticamente inmediatos que se logran tersando la piel y rellenando los tejidos afectados para desaparecer casi por completo las marcas de la piel. En esta opción encontramos el mencionado botox, que es el más popular de todos, pero también la mesoplastia, donde se aplican materiales de relleno infiltrables.

Junto a los que hemos mencionado existen muchos más tratamientos alternativos que puedes utilizar como excelente complemento a tus rutinas de belleza de día y de noche, así que si estás buscando otras alternativas o si cuentas con un problema más específico que requiera tratamiento especial te aconsejamos ir en busca de la ayuda de un especialista, que te puede instruir en el mejor camino para conseguir la piel que deseas.

Posibles contraindicaciones

Posibles contraindicaciones

Como último punto en nuestro artículo, debemos mencionar que, aunque la mayoría de las marcas que ofrecen los productos que hemos mencionado cuentan con sus respectivas pruebas de salubridad, puede existir la posibilidad de que una persona resulte alérgica a cualquiera de sus componentes, lo que le termine generando más problemas que beneficios, por esta razón siempre que añadas un producto nuevo debes realizar una pequeña prueba en tu piel.

Para hacerlo, simplemente debes colocar una cantidad muy pequeña del producto sobre alguna zona poco visible de tu rostro o cuello, esto siguiendo las instrucciones normales de aplicación que posea, seguido esperar un lapso no menor de 24 horas donde estarás atento a si logras notar cualquier tipo de reacción adversa como picazón, enrojecimiento, sarpullido o irritación sea leve o moderada.

En el caso que logres observar algún cambio, deberás por tu seguridad suspender la aplicación de este nuevo producto y de ser necesario acudir a consulta con un dermatólogo que te ayude a conseguir una alternativa ideal. Si por el contrario, tras las 24 horas no notas cambio desfavorable alguno podrás añadir sin problemas tu nueva adquisición a tu rutina diaria de belleza, para así hacerte lo más pronto posible con sus beneficios para tu piel.

Si te gustó este artículo, puede que quieras leer nuestro tema destinado a Consejos para cuidar la piel a los 60

Para finalizar, ya sea que decidas o no realizar todos estos tratamientos que hemos mencionado, o si prefieras optar por opciones alternativas más naturales, lo importante es que recibas tus 40 años cargada de amor propio y que poco a poco vayas aceptando las marcas que irán surgiendo en tu piel producto del paso de los años, ya que a fin de cuentas su aparición será inevitable y más que un problema son el reflejo de tus experiencias vividas, así que ¡Animo! Porque no en vano dicen que los 40 son los nuevos 30.