Remedios caseros para hidratar el pelo

Cuando nuestro cabello luce maltratado, sin brillo y con una textura áspera, es hora de hacer una pausa y ver qué podemos hacer para mejorar la salud de nuestra cabellera. El cabello es el marco de nuestro rostro  y tiene una tremenda incidencia en nuestra apariencia. Por lo tanto, es menester cuidarlo. En este artículo exploraremos las razones por las cuales nuestro cabello pierde vida y remedios caseros para mejorar esta situación. Así que sigue leyendo.

Remedios caseros para hidratar el pelo

¿Por qué nuestro cabello pierde vitalidad?

Son muchos los factores que indicen en la falta de vigor del pelo y es importante entender cuáles son para luego pasar a un tratamiento, sea de la naturaleza que sea porque así podemos saber la causa del problema y si hay la posibilidad de hacer algo para atajarlo, hacerlo. Las causas suelen ir desde el empleo excesivo del secador hasta problemas hormonales.

Aire seco gracias al clima

Vivir en un lugar que posee un clima árido ocasiona una falta de humedad en el ambiente, lo cual afecta directamente la textura del cabello, dejándolo seco y opaco poco a poco. Además, el aire acondicionado puede resecar la cabellera de igual forma. ¿Qué hacer ante esta situación? Si vas a estar mucho tiempo al aire libre, asegúrate de llevar pañuelos y sombreros para proteger el pelo y aplicar alguno de los remedios que te presentaremos en breve.

Mala alimentación

Aquí no nos estamos refiriendo a los casos graves de desnutrición, sino de que esta puede tener varios grados y verse reflejada en nuestro cabello. Hay que entender que la cabellera es parte un sistema vivo llamado folículo piloso, el cual necesita de vitaminas y minerales para crecer fuerte y sano. Por ende, debes incluir en tu dieta alimentos que contengan hierro, calcio, zinc, cobre, proteínas y vitaminas del grupo B.

En este mismo orden de ideas, debes de comer cereales integrales, carne, pescado, espinacas, huevos, leche, almejas y frutas en su gran mayoría. Asimismo, si tu cabello está demasiado opaco y si se está cayendo, es importante que le comentes esto a tu médico, a ver si te hace falta algún suplemento o vitaminas que puedas adquirir.

 Utilización desmedida del secador

Este es el factor más común que daña nuestro cabello. Artículos que actúan con calor directo como el secador, la plancha o la buclera, debilitan el cuero cabelludo. Este es muy sensible y al ser tratado con calor con mucha frecuencia, se ocasiona un detrimento poco a poco. Lo que debes hacer ante esto es simplemente dejar que tu pelo se seque solo. Si debes usar el secador, hazlo en baja potencia y trata de emplearlo pocas veces a la semana.

Empleo de productos de belleza con alcohol

Debes de tratar en lo posible de no usar spray o gel para el cabello con alcohol. Sin embargo, resulta complicado conseguir este tipo de artículos. Entonces la recomendación más viable es utilizarlos con baja frecuencia solo si es verdaderamente necesario. Por ejemplo, si debes hacerte un peinado que requiera de spray. De esta forma, el cabello no perderá los aceites naturales que lo caracterizan.

Estrés excesivo

El estrés es una reacción natural de nuestro cuerpo ante una situación que puede resultar amenazante o peligrosa. Es adaptiva en pequeñas dosis pero cuando ya se convierte en un estado habitual, empieza a deprimir nuestro sistema inmune gracias a una hormona llamada cortisol. Esta puede causar que el pelo se reseque y se caía con solo lavártelo o peinarlo. Por lo que es importante practicar técnicas de relajación si estamos muy estresadas.

Afecciones hormonales

La menopausia, el hipotiroidismo y el hipertiroidismo son tres causas orgánicas que provocan un cabello sin vitalidad y fortaleza. Si sufres de un cambio brusco en el aspecto de tu cabello y aparte de esto se cae, es hora de que converses esto con tu médico y te hagan ciertas pruebas de sangre. De ser necesario, te referirán a un endocrino, para tratar la dolencia hormonal que presentes. Tu cabello recuperará vitalidad con el tratamiento adecuado.

Tratamientos químicos por mucho tiempo

Emplear de manera discriminada  los reflejos, tintes, cirugías capilares y tratamientos con queratina hará que tengamos una cabellera a la moda y brillante, pero con el transcurso del tiempo, el pelo irá perdiendo brillo. Todos esos tratamiento resultan ser muy agresivos y solo mantienen bello nuestro pelo de manera artificial. Es por ello que a continuación te presentamos una variopinta selección de remedios caseros para hidratar el pelo.

Remedios caseros para el cabello

Remedios caseros para el cabello

El mejor regalo que le puedes brindar a tu cabello es un tratamiento de índole natural porque las cremas y demás cosas que promocionan en las peluquerías y farmacias tienen químicos que terminan siendo perjudiciales para tu melena. Por añadidura, este tipo de productos suelen tener elevados costos. Así que toma nota de estos efectivos y baratos bálsamos para revitalizar tu pelo.

Mayonesa

Este es uno de los remedios más sencillos que tenemos. Aunque no lo creas, la mayonesa no solo sirve para preparar deliciosas ensaladas. Esta posee vitaminas y aceites naturales que hidratan y fortalecen el pelo. Esto quiere decir que lo reparan de cualquier daño que haya sufrido. Lo que debes hacer es aplicar la mayonesa en tu pelo húmedo y deja reposar por 30 minutos. Después quítala con agua y lava tu cabello como siempre.

 Cerveza, aloe vera y aceite de oliva

Esta peculiar mascarilla tiene múltiples beneficios pues la cerveza aporta ácido fólico, biotina y vitamina B, componentes que incrementan la producción de queratina, una proteína inherente a la composición de nuestro cabello. Asimismo, el aloe vera posee vitaminas que vigorizan el cuero cabelludo; y el aceite de oliva tiene vitamina E que nutre cada fibra del cabello.

Para emplear la mascarilla, mezcla en un recipiente la pulpa de dos tallos de aloe vera, una cucharada de aceite de oliva y medio vaso de cerveza. Obtendrás una especie de masa uniforme. A continuación ponla sobre el pelo desde la raíz hasta las puntas y déjala por 30 minutos. Si puedes usar un gorro, mucho mejor pues el calor potenciará los beneficios. Luego enjuaga con agua y lava tu pelo normalmente.

Miel y aceite de oliva

Este tratamiento se caracteriza por mezclar 2 cucharadas de aceite de oliva y una cucharada de miel. Luego coloca esta mezcla desde la mitad del cabello hasta la puntas para evitar sobrecargar de grasa a nuestro cuero cabelludo. Deja actuar por 20 minutos, enjuaga y lava tu cabello con el champú que usas regularmente.

Esta alternativa es muy beneficiosa para tu pelo pues la miel alimenta nuestro cabello, le brinda luminosidad, potencia su crecimiento y el desarrollo de la queratina. Por su parte, otra de las bondades del aceite de oliva es que se encargará de humectar y regenerar tu cabello, gracias a sus dosis de vitamina C y A. El aceite de oliva es infaltable en el cuidado del cabello; se ha usado desde los tiempos de Antiguo Egipto para embellecerlo.

Plátano y aguacate

Como te ha podido dar cuenta, el aguacate y el plátano no solo tienen usos culinarios, sino cosméticos. El aguacate es una fruta que tiene proteínas vegetales y grasas que hidratan tu pelo. En lo que respecta al plátano, brinda vitaminas y proteínas que ayudan a revitalizar el cabello, haciéndolo lucir suave y brillante.

Para usar este remedio, saca la pulpa de un aguacate y machácala con un tenedor en un envase hasta que tengas una pasta. Próximamente, añade el plátano y mezcla ambos ingredientes. Ahora suma dos cucharadas de aceite de germen de trigo (este añadido es un acondicionador natural) y sobre tu cabello humedecido previamente, aplica la preparación. Deja actuar por 40 minutos y asea tu cabello como siempre lo haces.

Vinagre de manzana

El vinagre de manzana es un producto que facilita lograr el equilibrio del PH del cabello, lo cual da brillo y previene la caspa. Por otro lado, limpia tu cuero cabelludo, quitando el exceso de grasa y retardando su envejecimiento. Para este remedio solo requieres mezclar agua con vinagre de manzana en un pulverizador. Rocías esta mezcla desde la raíz hasta las puntas y con el paso de los días, verás resultados.

Aguacate, miel y yema de huevo

La combinación de estos tres ingredientes te dará un  tratamiento súper poderoso compuesto de vitaminas D, E, B, A y C. Igualmente, posee minerales como el hierro y el zinc, favoreciendo a una buena salud capilar. Eso sí, no olvides incluirlos en tu dieta regular. Para preparar este remedio, coge un aguacate y sácale la pulpa. Luego ponla en un recipiente y agrega 3 cucharadas de miel y la yema de huevo.

En este mismo orden de ideas, mezcla hasta conseguir una consistencia homogénea. Para colocarte el tratamiento debes separar tu cabello en varios mechones y aplica la mezcla desde la raíz hasta las puntas, frotándola en tu cuero cabelludo. Después cubre tu pelo con un gorro y deja reposar por 30 minutos. Para finalizar, enjuaga y limpia tu cabello. Te recomendamos emplear este remedio 3 veces por semana.

Leche, huevo y aceite de almendras

Todos sabemos que la leche tiene grandes beneficios para la salud pero muchos ni nos imaginamos que sea una aliada para la belleza capilar. Ante todo, la leche ostenta un alto grade calcio, yodo, proteínas, magnesio, selenio, vitaminas D, A y otras que pertenecen al grupo B. Esto quiere decir que es perfecta para hidratar un cabello reseco y quebradizo.

El huevo es excelente para tratar el cabello seco porque su yema contiene proteínas y grasas, hidratándolo naturalmente. La clara es también beneficiosa pues sus enzimas eliminan las bacterias y regulan el exceso de grasa, por lo que los cabellos grasos no son dejados de lado. Hablando del aceite de almendras, contiene vitamina B7, lo cual repara las puntas dañadas del cabello y lo humecta.

Para obtener esta mascarilla, requieres de ½ taza  de leche, 1 huevo y 2 cucharadas de aceite de almendras. Para prepararla, mezcla la leche con el huevo en un recipiente. Luego suma el aceite de almendras y sigue mezclando hasta integrar todos los ingredientes bien. A la hora de aplicarlo, humedece tu cabello y coloca el remedio de manera uniforme. Deja actuar por 40 minutos y lava tu cabello. Sugerimos emplearlo 2 veces por semana.

Aguacate y yogurt natural

Como te has podido dar cuenta, el aguacate es un elemento inseparable en cuanto a belleza capilar se trata. Esto es muy bueno pues lo hace un ingrediente muy versátil, capaz de ser empleado en múltiples mascarillas. El yogurt natural es perfecto para combinarlo con el aguacate, pues el primero contiene vitaminas del complejo B, calcio, zinc, ácido láctico y magnesio, por lo que resulta ser muy hidratante y nutritivo para el cabello.

Para obtener este preparado, necesitas un aguacate maduro y ¼ de taza de yogurt natural. Como en anteriores tratamiento, extrae la pulpa del aguacate y tritúrala hasta que consigas una pasta. Ahora combina muy bien con el yogurt natural. A diferencia de otros remedios, debes mantener tu cabello seco y frotar la preparación sobre él, hasta haberlo cubierto por completo. Relájate y deja actuar por 40 minutos.  Usa unos 2 o 3 veces a la semana.

Calabaza y miel

Seguro no habías escuchado de los beneficios de la calabaza para la belleza del cabello. Este fruto es capaz de tonificar e hidratar el cabello gracias a la vitamina A, el hierro, calcio, zinc y potasio. Debido a esto, regenera la fibra capilar y detiene la caída del cabello. La miel, por su parte, alisa e hidrata el cabello al instante de ser aplicada, por sus aminoácidos, enzimas y vitaminas.

Para disfrutar de los regalos de esta mascarilla, necesitas de 2 rodajas de calabaza y 3 cucharadas de miel. Primeramente, debes cocinar las rodajas de calabaza para hacer que se blandeen. Después, deja que se enfríen un poco y tritúralas. Ahora añade la miel. Para dar inicio, moja un poco tu cabello y aplica el preparado en todo tu cabello, frotándolo. Deja que actué por media hora. Finalmente, enjuaga y lava tu melena.

Manteca de cacao y aceite de coco

La manteca de cacao es un producto que siempre se ha utilizado para hidratar los labios resecos pero puede ser empleada de la misma forma para humectar nuestro cabello. Se sabe que la manteca de cacao posee antioxidantes y polifenoles, los cuales alivian los estragos que causan los rayos ultravioletas, entre los cuales está la resequedad capilar. En lo que respecta al aceite de coco, tiene grasas y vitamina E que hidratan a profundidad la melena.

Para disfrutar de sus propiedades, necesitas de dos cucharadas de manteca de cacao y una cucharada de aceite de coco. Ante todo, calienta la manteca de cacao en baño de María. Cuando ya esté derretida, añade aceite de coco y mezcla los ingredientes. Ahora, apaga el fuego y deja reposar. Para aplicar esto en tu pelo, debes hacerlo antes de que adquiera una consistencia dura. Frota en tu cabello y deja reposar por 30 minutos. Enjuaga y lava tu cabello.

 Yogurt y miel

Como ocurre con el aguacate, el yogurt y la miel de abejas pueden ser empleados en múltiples remedios caseros para hidratar el cabello. Aquí trataremos de explicarte todas las alternativas posibles, para que elijas la que mejor se adapta a tu bolsillo y despensa. Algo a resaltar de la miel es que hidrata nuestra melena sin engrasarla pues no tiene aceites. Esto quiere decir que funciona para todo tipo de cabello.

Lo que debes hacer es mezclar una cucharada de miel con algo de yogurt. Coloca esta mezcla sobre el cabello seco, desde la raíz hasta la punta, masajeando un poco. Deja actuar por 30 minutos mientras te relajas. Después lava tu pelo con tu champú regular y déjalo secar de forma natural, sin usar secador. Como dato extra, consumir yogurt con regularidad complementa este remedio.

Aceite de coco y aloe vera

Entre otros beneficios que podemos resaltar, el aceite de coco contiene algo llamado ácido láurico, el cual es muy parecido a la proteína que compone el cabello y hace que pueda actuar fácilmente sobre la fibra capilar. En este proceso, la regenera y compone una barrera natural contra agentes externos que dañan la cabellera. El aloe vera potencia todas estas propiedades con sus grandes cantidades de agua, las cuales humectan a profundidad.

Asimismo, el aloe vera contiene enzimas, antioxidantes y aminoácidos que salvaguardan tu cabello de los rayos solares. Y por si no lo sabías, es la sugerencia natural a los geles para peinar, los cuales tiene alcohol y dañan tu pelo. Para emplear este remedio, combina ambos elementos en partes iguales hasta que estén bien mezclados. Coloca sobre tu cabello y deja actuar toda la noche; para esto usa un gorro. Al día siguiente, lavas tu melena.

Otra vertiente es mezclar el aceite de coco con 3 cucharaditas de jugo de limón. Este último está lleno de vitaminas B  y C; estas extraen el exceso de grasa, brinda brillo y suavidad al cabello seco y maltratado.  Luego de haber mezclado todos los ingredientes, coloca en tu cabello desde el cuero cabelludo hasta las puntas, masajeando un poco. Deja reposar por una hora y lava tu cabello. Haz este remedio 2 veces a la semana.

Ensalada de frutas y yogurt

Para elaborar este remedio casero vamos a necesitar plátano, papaya, aceite de coco, yogurt y miel de abejas. Con respecto a los ingredientes que componen este tratamiento, hemos hablado de todos menos de la papaya. Esta última tiene altas dosis de beta-caroteno, un elemento que repara el cabello seco y que le aporta humedad, brillo y fuerza.

Además, posee vitaminas A y C, minerales y antioxidantes que nutren la fibra capilar. Para hacer uso de este tratamiento, vas a mezclar todos los ingredientes en la licuadora hasta que tengas un preparado homogéneo. Luego coloca esta mezcla desde la raíz hasta las puntas. Ponte un gorro de baño y deja reposar por 40 minutos. Enjuaga y lava como siempre.

Un vaso de cerveza

Este es uno de los remedios más simples para devolver la vitalidad y brillo a un cabello seco. Requerirás de un vaso de cerveza para verter su contenido sobre tu cabello. Haz un delicado masaje en tu cabeza por unos minutos y deja actuar por 30 minutos. Enjuaga con agua fría y lava tu cabellera como siempre lo haces.

Té verde

El té verde posee vitaminas C, B, E y A, las cuales nutren e hidratan el cabello. Además, le aportan volumen y la existencia de carotenoides favorece un crecimiento hermoso y saludable de tu cabellera. Si ésta se ha estado cayendo últimamente, el té verde ayuda a revertir esta situación gracias a su acción rejuvenecedora.

Para utilizar este milagroso té en tu cabellera, añade dos bolsas de té en una taza con agua caliente y deja reposar por unos minutos. Cuando la infusión esté un poco fría, vierte su contenido en un rociador y pulveriza el té por todo tu cabello húmedo. Deja que el té haga efecto por 10 minutos y seca tu cabello al natural.

Aceite de jojoba

Para empezar, la jojoba es una plata oriunda de América del Norte. Produce un grano que se presiona, para sacar su aceite. Los aborígenes que habitaban la zona hace muchos siglos hacían uso de este aceite para curar heridas e hidratar la piel y el cabello. Es un aceite que se emplea actualmente en la industria cosmética porque se compone de un 96% de ceramidas y ácido mirístico; además de vitaminas A, B y E.

Para reparar e hidratar nuestra cabellera sin engrasarla, aplicamos un poco de este aceite en nuestras manos y realizamos un masaje en todo el pelo, incluido el cuero cabelludo. Deja reposar por una hora y luego enjuaga con agua fría. Por último, lava tu cabello con tu champú regular y deja secar al aire libre.

Aceite de árbol de té

El árbol de té es capaz de producir un aceite que es empleado para el cuidado personal, en muchas áreas. En lo que respecta al cabello, tiene bondades antisépticas y antibacterianas que tratan los folículos capilares, fortaleciendo así el pelo. Esto lo hace lucir más brillante e hidratado. Para disfrutar de estos beneficios, puedes aplicarlo directamente con tus manos en tu pelo o agregar unas gotas en tu champú.

Aceite de ricino y soja

El aceite de ricino se extrae de un arbusto que se puede encontrar en la zona tropical de África y en la India. Su propiedad más reconocida es que hidrata y potencia el crecimiento del pelo ya que brinda al cuero cabelludo los ácidos grasos que requiere. Entonces tu pelo lucirá más brillante y flexible, listo para lucir cualquier peinado.

En lo que respecta al aceite de soja, se obtiene de una legumbre que es rica en ácidos grasos, proteínas, vitaminas B y E, fósforo, calcio, hierro e isoflavonas, un gran antioxidante. Todo esto quiere decir que hidrata a profundidad nuestro cabello, arregla las puntas abiertas, promueve su crecimiento gracias los minerales y vitaminas que posee y estimula el cuero cabelludo, revitalizando cada fibra capilar.

Para consentir tu cabello con este elixir, debes mezclar el aceite de ricino en igual cantidad con el de soya. Esto se hace porque el aceite de ricino es muy espeso y así adquiere una mejor consistencia. Masajea el cuero cabelludo con esta combinación y deja actuar por una hora. Después lava tu cabello. Si quieres celeridad en los resultados, repite este procedimiento 3 veces a la semana.

Tratamiento con mantequilla

Este remedio no es muy popular pero se ha comprobado que tiene grandes beneficios para el cabello. La ventaja de atrevernos a emplear mantequilla como producto de belleza es que la grasa que contiene le sirve de alimento a la queratina del pelo, algo esencial para ostentar un cabello hidratado. Por añadidura, la cutícula del cabello es alisada, dando como consecuencia un cabello reluciente.

Así que es hora de sacar la mantequilla de la despensa y darle otro uso. La única acotación es que debes usar mantequilla sin sal, ya que la sal reseca el pelo. Por otro lado, no deja el cabello grasoso ya que la mantequilla es sencilla de sacar; con lavar tu cabello una vez con champú será suficiente. Para hacer uso de esta mascarilla, nos peinaremos y rociamos nuestro pelo con agua caliente para ir preparando la cutícula.

Seguidamente, calienta una media taza de mantequilla en el microondas y cuando esté lista, esparces por toda tu cabellera húmeda, enfocándote en las puntas. Luego envolvemos nuestra cabeza con una toalla húmeda caliente y nos colocamos un gorro de baño. Dejamos reposar por 30 minutos y nos lava el cabello. Si tu cabello está muy reseco, haz esto 2 o 3 veces a la semana.

Remedios caseros con aceite de oliva

Remedios caseros con aceite de oliva

Hemos decido crear un apartado dedicado a remedios caseros para hidratar el cabello con aceite de oliva porque es un elemento muy popular en esta materia y muchas marcas de cosméticos lo emplean para fabricar sus productos. Si tu cabello está seco y maltratado, el aceite de oliva reestructura tu cabello desde la raíz hasta las puntas, favoreciendo un saludable crecimiento. Por añadidura, repara las puntas secas y abiertas.

Nutrición profunda

Si tu cabello se encuentra seco y maltratado por el secador o el tinte, rocía aceite de oliva por todo tu cabello. Luego hazte un masaje capilar por unos minutos. Recoge tu cabello con las manos y cúbrelo con una toalla caliente durante 5 minutos. Después lava tu cabello y hazte este tratamiento cada 15 días para ver mejores resultados.

Aceite de oliva y huevo batido

Bate un huevo y luego añade cuatro cucharadas de aceite de oliva. Al aplicar esta mezcla, espárcela desde la raíz hasta las puntas  y masajea un poco. Deja actuar por 15 minutos usando un gorro, enjuaga con agua y lava tu cabello. Si quieres obtener un mayor efecto, realiza este tratamiento una vez a la semana.

Remedio casero profundo para puntas secas

Si ya no sabes qué hacer con las puntas quebradizas, abiertas y resecas de tu cabello, esta puede ser tu solución. Aplica aceite de oliva sobre las puntas de tu cabello, frotando un poco. Hay que resaltar que tu cabello ha de estar seco. Recoge tu cabello en un gorro y deja actuar toda la noche. Lávalo a la mañana siguiente. Te invitamos a hacer esta rutina de belleza cada dos días para ver cambios en corto tiempo.

Aceite de coco y oliva

Combinar el aceite de oliva y coco es posible para obtener una mascarilla que humecte tu cabello. Para elaborarla, debes combinar en una misma proporción el aceite de oliva y el de coco. Mezcla hasta conseguir una mezcla homogénea. Frota en todo tu cabello y deja hacer efecto por 30 minutos. Próximamente, enjuaga con agua fría y lava tu cabellera con tu champú habitual.

Aceite de oliva caliente

Para esta variante, calienta un poco de aceite de oliva  en el microondas hasta que adquiera una temperatura que sea adecuada para nuestro cabello. Luego, separa tu pelo en mechones y coloca en aceite sobre el cuero cabelludo y el resto del cabello. Si tu cabello es grasoso, solo hazlo desde la mitad hasta las puntas. Ahora cubre con un gorro y deja actuar por 15 minutos. Enjuaga, lava y hazlo dos veces por semana.

Aceite de oliva, mayonesa y cerveza

Este remedio es parecido a uno que explicamos al comienzo pero en vez de usar aloe vera, emplearemos mayonesa. Para hacerlo, necesitamos 2 cucharadas de aceite de oliva, ½ vaso de cerveza y 2 cucharadas de mayonesa o mostaza amarilla también funciona. Lo que hay que hacer es combinar todos los ingredientes y luego pon la mezcla por todo tu cabello. Deja actuar por 30 minutos, enjuaga y lava como usualmente lo haces.

Aceite de oliva, miel  y fresas

Ya conocemos las propiedades cosméticas del aceite de oliva y de la miel pero no de las fresas. Esta fruta contiene antioxidantes, los cuales salvaguardan la membrana celular del cabello, evitando así que se seque. La presencia de vitaminas B6, B5 y el ácido fólico hidratan el cabello, previniendo su caída. Como resultado, tendrás una melena dócil y brillante.

Para obtener este remedio, necesitas 8  fresas maduras, 4 cucharadas de aceite de oliva y 2 cucharadas de miel. Ahora debes triturar las fresas, añade miel y el aceite. Mezcla hasta que consigas un preparado homogéneo. Aplica esta mezcla luego de haber lavado tu pelo y deja reposar por 15 minutos. Finalmente, retira con agua tibia.

Tomate y aceite de maíz

El tomate y el aceite de maíz no solo sirven para preparar ensaladas. El tomate es una fuente directa de vitamina C, B1, B2, B3 y minerales, lo cual beneficia la salud capilar. Esto se traduce en una cabellera más hidratada, dócil y manejable, gracias a la acción de las vitaminas y minerales. Por su parte, el aceite de maíz posee vitamina E, la cual penetra nuestro cabello y lo hidrata a profundidad.

Para tener este remedio, vas a triturar un tomate y añade 2 cucharadas de aceite de maíz. Integra los dos ingredientes hasta que tengas una buena consistencia. Ahora sobre tu pelo húmedo coloca este preparado y deja hacer efecto por 30 minutos. Después puedes lavar tu cabello como siempre lo haces. De igual forma, puedes hacer el mismo proceso licuando un tomate y el zumo de un limón.

Agua de rosas, huevo y leche

Ya tenemos claras las propiedades hidratantes de la leche y del huevo para la cabellera pero el agua de rosas es nueva para nosotras. El agua de rosas se obtiene de la destilación de los pétalos de rosas y tiene la capacidad de hidratar tu cabello de raíz a punta. Para esta mascarilla, necesitarás la yema de un huevo, una ½  cucharada de agua de rosas y una taza de leche.

Para su preparación, bate el huevo. Agrega la leche y sigue batiendo. Luego suma el agua de rosas y continua integrando todo.  Coloca por todo tu cabello, centrándote en las puntas pues es una de las zonas más afectadas. Deja que haga efecto por 20 minutos y lava tu cabello enseguida. Es recomendable aplicar este remedio 2 veces por semana.

Remedios caseros con tu champú

Remedios caseros con tu champú

Aparte de las múltiples mascarillas que podemos emplear en nuestro cabello, podemos mezclar nuestro champú con varios ingredientes naturales para potenciar su hidratación, fortalecimiento y crecimiento. Desde capsulas de vitamina E hasta el café, tu despensa nunca se había visto tan necesaria para mantener tu belleza como ahora.

Sábila

Ya hemos hablado de los beneficios del aloe vera o sábila para el cabello pero algo que no hemos mencionado es que es capaz de incrementar la circulación de sangre por el cuero cabelludo, potenciando su saludable crecimiento. Además, es un genial acondicionador natural. Para usarlo como complemento del champú, extrae la pulpa de una rama de aloe vera y licua para obtener una textura líquida.

Ahora mezcla esto último con tu champú. Después de mezclar bien, deja reposar por 24 horas. Al día siguiente, puedes usar tu champú como siempre. Por añadidura, otra manera de usar la sábila es mezclándola con una cucharadita de miel. Lava tu cabello y sécalo un poquito con la toalla. Ahora aplica la mascarilla, masajeando. Deja actuar por 30 minutos y quítala con agua. Haz este proceso 3 veces a la semana.

Café

Se sabe que la cafeína es un estimulante, la cual incrementa la circulación sanguínea en el cuero cabelludo. Esto es muy importante porque mientras más sangre haya en los folículos capilares, más nutrientes recibe el pelo para mantenerse hidratado. Para intentar este remedio, necesitas pulverizar 2 cucharadas de café y luego añades el contenido a tu champú. Combina bien estos dos ingredientes y deja reposar por 24 horas. Después, está lista para ser usado.

Cebolla

Aunque no lo creas, la cebolla es capaz de mejorar la salud de tu cabello ya que lo refuerza gracias a su contenido de azufre. Además, aumenta la producción de colágeno, hidratando tu cabello. Para añadirla a tu champú, debes añadir a la licuadora una cebolla cortada en pedacitos. Ahora suma 2 cucharadas de agua y licua hasta tener una pasta. Entonces cuela la cebolla para quedarte con el jugo y agrégalo al champú. Deja reposar por un día.

Azúcar

El azúcar tiene amplios usos cosméticos pues es un exfoliante e hidratante para el cuero cabelludo. Por ende, retira las células muertas, dejando un cabello más limpio y humectado. A la hora de usar este tratamiento, combina una cucharadita de azúcar con tu champú. Integra bien ambos componentes y deja actuar por 24 horas. Usa al día siguiente sin problemas.

Vitamina E

Entre las muchas vitaminas que existen, la vitamina E se encarga de nutrir nuestro pelo, favoreciendo su hidratación y desarrollo. Para mejorar tu champú con este complemento, adquiere cápsulas de vitamina E y luego cogerás 2. Las abrirás con una aguja y su aceite lo verterás en tu champú. Asegúrate de mezclar bien y deja hacer efecto por 24 horas.

Miel de abejas

Ya hemos hablado sobre las bondades de la miel para nuestro cabello pero es menester mencionar que esta también  contiene antioxidantes, los cuales arreglan el cabello. El resultado es una cabellera más sedosa e hidratada. Igualmente, sostiene su humedad natural, funcionando como un acondicionador. Solo tiene que sumar dos cucharaditas de miel a tu champú regula, mezclar y dejar reposar por un día completo.

Otros consejos para mantener tu cabello hidratado

Otros consejos para mantener tu cabello hidratado

Sea cual sea el remedio casero que elijas, debes seguir ciertas pautas de cuidado para mantener tu cabello en buena forma. Entre ellas, cabe destacar que no es recomendable lavar el cabello todos los días ya que esta práctica va eliminando la humedad y aceites naturales inherentes al cabello. Es bueno hacerlo cada dos o 3 días. Esperamos que nuestra vasta selección de remedios caseros te sea útil para tener un cabello de película: reluciente, suave e hidratado.