Cómo reafirmar la piel tras adelgazar

Si durante un tiempo has sufrido un cuerpo que te resulte fuera de los estándares ideales, con unos cuantos kilos de más y has luchado contra este problema obteniendo resultados favorables, es muy probable que ahora te encuentres afrontando una batalla un poco diferente pero igual de importante, la flacidez general en la piel. Y es que si durante tu época de sobrepeso contabas no solo con 3 o 4 kilos extra sino que tu cuerpo ha afrontado grandes cambios en poco tiempo es muy posible que este no haya asimilado muy bien el cambio.

Cómo reafirmar la piel tras adelgazar

Esta flacidez en la piel que se produce tras haber adelgazado es algo realmente muy frecuente, que aqueja a un sinfín de personas alrededor del mundo, quienes tras conseguir llegar a su peso ideal y pensar que ya todo el trabajo habría terminado se consiguen con la decepción de que no es así, sino que ahora deben de forma casi obligatoria enfrentarse a una nueva lucha, algo que lleva a muchos a rendirse pensando que el proceso será mucho más complicado y tardío de lo que podrían esperar.

Pero para alegría y dicha de todos, la realidad es muy distinta, y es que no es necesario resignarse a padecer una piel flácida por el resto de tu vida ni acudir de forma obligatoria a la costosa y dolosa asistencia del bisturí, sino que a través de métodos mucho menos invasivos y algo de esfuerzo de tu parte puedes lograr reafirmar tu piel de forma efectiva. Así que si quieres saber cómo lograrlo, te invitamos a que no dejes de leer nuestro artículo, ya que te lo explicamos lo mejor posible.

Antes de continuar leyendo este artículo, te invitamos a consultar nuestro apartado especial sobre Cómo eliminar la flacidez de los brazos

A qué se debe la flacidez en la piel tras adelgazar

A qué se debe la flacidez en la piel tras adelgazar

Como mencionamos más arriba, es común que las personas que han adelgazado algunos kilos se encuentren con que su cuerpo no logró reflejar de forma efectiva esta pérdida de peso, algo que suele sorprender a lo menos informados, ya que se tiene la creencia de que al adelgazar, la elasticidad propia de la piel irá haciendo que esta reduzca su tamaño a la misma medida que disminuye el nivel de grasa corporal presente en el cuerpo.

Pero aunque esto algunas veces se aplica y realmente el adelgazar es un proceso sencillo, en la mayoría de los casos esto no es así, pudiendo notar como la piel se torna más o menos flácida, en una proporción que puede cambiar mucho entre un individuo y otro. Esta flacidez no es cosa de asar, sino que tiene diversas causas que generan que pueda ser incluso predecible o evitable llegar a padecerla.

En primer lugar, debes saber que si la reducción de grasa corporal es demasiada y tu cuerpo sufre un cambio realmente drástico en su apariencia, será imposible evitar que la piel se vuelva flácida, esto porque la elasticidad de nuestra piel tiene ciertas limitaciones, y llegado a un punto esta se vuelve mucho más frágil, si este es tu caso y notas una excesiva flacidez es necesario que tengas en cuenta que será realmente muy complicado conseguir resultados ideales sin la asistencia de métodos invasivos.

Si este no es tu caso y no has disminuido cantidades sumamente altas de grasa, la flacidez en tu cuerpo no debe ser muy elevada, en este sentido, las causas más comunes pueden ser la velocidad en la que has perdido peso. Si has logrado eliminar esos kilitos de más en poco tiempo con la ayuda de una dieta muy drástica, la flacidez se puede deber a que tu cuerpo no tuvo el tiempo suficiente para irse adaptando poco a poco a su nueva forma, lo que deja tu piel colgando.

Sumado a ello, si no has realizado actividad física suficiente durante el proceso de pérdida de peso sino que simplemente recurriste a cambios en tu dieta también es bastante probable que presentes flacidez, debido a que tus músculos no han trabajado en alcanzar esta meta, y no se ha visto debidamente estimulada la elasticidad general de tu piel.

Es por esto que siempre se recomienda que cuando tomas la decisión de comenzar a perder peso no optes por el camino más rápido, sino que niveles tus esfuerzos tanto en cambios en tu dieta como en la actividad física, siempre apuntando a metas a mediano plazo, ya que el conjunto de estos tres factores es el que brinda realmente a tu piel la capacidad de irse adaptando a los cambios en tu cuerpo, disminuyendo enormemente las probabilidades de que requieras acudir a ayuda para reafirmar la piel.

Si quieres conocer un poco más sobre como reafirmar diversas zonas de tu cuerpo, puedes consultar Cómo eliminar la flacidez del abdomen

Reafirma la piel con cambios en tu dieta

Reafirma la piel con cambios en tu dieta

Ahora bien, si ya es muy tarde para arrepentimientos y tu piel presenta niveles leves o moderados de flacidez, de seguro estarás pensando en que puedes requerir grandes esfuerzos para remediarlo, en este sentido no estás del todo equivocado, y es que para lograr reafirmar tu piel de manera efectiva requieres abordar el problema desde diferentes ángulos, con los cuales logres conseguir en el menor tiempo posible el objetivo de disminuir la flacidez sin importar la zona del cuerpo donde se presente.

Entre estos esfuerzos hay uno que no puedes dejar de lado, siendo el más utilizado por muchas personas, el cambio en la dieta. Un dicho mu popular y bastante repetido en todo el mundo es que somos lo que comemos, esta frase con el paso del tiempo ha demostrado que no es un simple mito, sino una realidad que es más que evidente, realmente si podríamos decir que somos lo que comemos, ya que este punto tiene gran influencia en diversos aspectos de nuestra vida diaria.

Lo que comemos afecta enormemente la salud interna de nuestro cuerpo, su funcionamiento e inclusive la apariencia del mismo. Está comprobado que la dieta tiene gran impacto en la condición de la piel, así que el consumo de una alimentación balanceada puede ser un gran aliado cuando pretendes mejorar la elasticidad de tu piel, uno de los principales objetivos en el camino para lograr que esta se reafirme.

Pero, sumado a la ingesta balanceada de alimentos, un punto importante para reafirmar la piel tras adelgazar es dar mayor prioridad a la ingesta de proteínas, sin importar si optamos por la proteína animal o si por preferencias personales optamos por dar mucho mayor énfasis a la proteína vegetal, teniendo en cuenta que lo más conveniente es favorecer la llamada “proteína magra”.

El aumento en la prioridad de la ingesta de alimentos ricos en proteína se debe a que estos son el camino más práctico y eficiente por no decir el único existente para lograr nutrir los tejidos de tu piel y de tus músculos, nutrición que es sumamente indispensable a la hora de reafirmar la piel, sin tener en cuenta el lugar donde esté concentrada la mayor cantidad de piel flácida.

Ejercicio, la solución más práctica

Ejercicio, la solución más práctica

Junto a la alimentación encontramos otro punto extremadamente fundamental, el cual podría ser considerado como la única manera realmente efectiva de alcanzar la meta de reafirmar la piel tras haber disminuido los niveles de grasa en el cuerpo. Debes siempre recordar que si bien el ejercicio por si solo tiene el mayor de los impactos en esta meta, este jamás actúa de forma independiente, sino que va muy de la mano con el punto anterior.

Mantener una alimentación balanceada sumado a una rutina de ejercicios adecuada son el pilar de un cuerpo saludable, entonces, si a la hora de adelgazar te guiaste por el camino de simplemente hacer dieta generándote una mayor flacidez, cuando pienses en reafirmar tu piel debes ser muy consciente que en este paso no habrá una solución tan simple, ya que de manera obligatoria será momento de dejar la vida sedentaria para emprender en el mundo de la actividad física.

En este punto es importante mencionar que el objetivo principal de tu nueva rutina de ejercicios con la cual podrás conseguir reafirmar la piel tras haber adelgazado será lograr tonificar de forma eficiente los músculos que se encuentran ubicados en la zona inferior de tu tejido cutáneo, esta firmeza logrará hacer que tu piel se note mucho más firme y además servirá como un gran estimulante a la elasticidad que la caracteriza.

Esto se puede lograr con rutinas en casa de forma bastante eficiente a través de diversos tutoriales disponibles en internet, pero si lo que estás buscando  es un resultado mucho más personalizado y que tenga en cuenta tu caso en especial lo que más te podemos aconsejar es que acudas a la asistencia de un experto en el acondicionamiento físico, para ello basta con apuntarte en el gimnasio de tu preferencia o el más cercano a tu domicilio.

Si no eres muy fanático de la idea de asistir a un gimnasio para realizar actividad física con otras personas, también existe la posibilidad de contratar los servicios de un entrenador personal, al cual deberás indicar la disponibilidad de tiempo, espacio y equipos con los que cuentas dentro y fuera de tu casa, así te ayudará a crear una rutina personalizada e inspirada en las posibilidades con las que cuentas.

Mientras tanto consigues el entrenador ideal y los equipos que consideres necesarios, puedes realizar rutinas en casa, en las cuales será necesario incluir ejercicios específicos para el área que buscas reafirmar, siendo perfectos los abdominales de toda clase para lograr reafirmar e abdomen, ejercicios de pesas con mancuernas para reafirmar los brazos y sentadillas para las piernas y glúteos.

Junto a estos puedes agregar otro estupendo ejercicio, el salto de comba o salto de cuerda, una actividad muy sencilla que no requiere de gran equipamiento pero trae importantes beneficios al cuerpo, principalmente cuando buscamos reafirmar la piel tras adelgazar, ya que al realizar esta clase de saltos logras ejercitar los músculos de todo tu cuerpo, algo perfecto si presentas flacidez y buscas reafirmar diversas zonas y no simplemente un área en particular.

Para saltar a la comba puedes comenzar con sesiones de 10 minutos al día o la cantidad de tiempo que tu nivel de resistencia te lo permita, sin llegar a forzar demasiado a tu cuerpo, este tiempo debe ir poco a poco aumentando hasta que alcances a realizas sesiones de 15 minutos dos veces al día, entre 4 y 6 veces cada semana.

Realizando este ejercicio tan simple y efectivo  de forma muy frecuente podrás comenzar en pocas semanas a notar la diferencia en la apariencia de tu cuerpo, ya que tus músculos habrás logrado ejercitar y poco a poco lograrás que tu piel se reafirme, teniendo en cuenta que debes acompañar los saltos con otra clase de ejercicios y una dieta equilibrada como te lo hemos mencionado en líneas anteriores.

Para ampliar esta información sobre los diversos ejercicios que puedes aplicar, te aconsejamos consultar el siguiente link: Ejercicios para la flacidez brazos

No te olvides del agua

No te olvides del agua

El consumo de agua es un punto que solemos escuchar cada vez que se menciona algo sobre salud y cuidado de la piel, y es que es un hecho bastante conocido y muy certero que la ingesta de agua es fundamental para el estado de nuestro cuerpo, al punto de que también tiene gran influencia en la flacidez de la piel y en el proceso de reafirmar la misma después de haber adelgazado.

Lo ideal que siempre se ha aconsejado es ingerir al menos 2 litros de agua pura al día, teniendo en cuenta que como agua pura nos referimos directamente a eso y no simplemente a líquido, en este aspecto no se incluye bebidas gaseosas, jugos envasados, energizantes ni ningún otro producto con sabores artificiales ni azúcar añadida ya que causan daño a la salud, promueven el sobrepeso e incluso pueden ayudar a aumentar la flacidez en la piel.

Colágeno y elastina, tus mejores aliados para reafirmar la piel

Colágeno y elastina, tus mejores aliados para reafirmar la piel

Por ultimo no debemos dejar de lado el poder e influencia que tienen tanto el colágeno como la elastina en la apariencia, siendo  que los niveles que presentamos de ellas en el cuerpo son directamente responsables de procesos como el envejecimiento, las arrugas o incluso la firmeza general de nuestra piel. Estas proteínas con el tiempo disminuyen de manera natural, pero si buscamos reafirmar la piel, mantenerlas lo más elevadas posibles es un punto crucial.

Para conseguir elevar tus niveles tanto de colágeno como de elastina puedes recurrir a varias alternativas que dependerán de tanto de tus intereses personales como de tu presupuesto y lo apurado que te encuentres en conseguir que tu piel se reafirme de manera eficiente y lograr apreciar resultados favorables en la apariencia general de toda tu piel.

Como primera opción encontramos la alternativa más natural y económica, simplemente basta con añadir a tu dieta algunos alimentos que posean altos niveles de colágeno y de elastina, así como algunos otros que sirvan como estimulante para que tu cuerpo comience a producir por sí mismo y de manera natural estas importantes sustancias.

Entre algunos de los alimentos que te aconsejamos comenzar a consumir más frecuentemente en tu día a día podemos mencionar las nueces, zanahorias, frutos rojos, salmón, yogurt y col. Además cualquier fruta o verdura rica en vitamina C será muy bien recibida, ya que esta va muy de la mano con el colágeno, teniendo la estupenda capacidad de mejorar la capacidad que tiene el cuerpo para absorber el colágeno que se consume.

Otra opción para aumentar la cantidad de colágeno y de elastina en tu cuerpo y así lograr ayudar a tu piel a reafirmarse es adquiriendo y consumiendo suplementos de colágeno o colágeno hidrolizado. Esta sustancia no es más que la misma proteína del colágeno modificada para que el cuerpo logre absorberla de una manera mucho más rápida y eficiente.

Este colágeno hidrolizado se puede adquirir muy fácilmente es tiendas especializadas en cuidado personal o de la piel y viene en varias presentaciones, siendo las patillas y el polvo las más comunes de adquirir por quienes buscan resultados rápidos sin la necesidad de prestar demasiada atención a los horarios y dosis indicadas.

Esta alternativa es por obvias razones más costosa y menos natural que la opción de añadir alimentos ricos en colágeno a tu dieta, pero tiene una importante ventaja, y es que al lograr una mayor absorción del colágeno hace que notes los cambios en tu cuerpo en un periodo de tiempo bastante menor, lo que significa que el ejercicio y dieta con la que estarás ayudante a tu cuerpo a recuperar su firmeza harán efecto mucho más rápido.

Algo que es importante que tengas en cuenta es que no es algo obligatorio que elijas una de estas alternativas, muy fácilmente puedes comenzar a introducir suplementos de colágeno a tu día a día y a la vez aumentar la ingesta de alimentos que lo contengan, en ambos casos lo más importante será que logres ayudar a tu cuerpo a mejorar tus niveles tanto de colágeno como de elastina, dando mucha importancia a la ya mencionada ingesta de vitamina C, algo que en la mayoría de suplementos ya está incluido.

¿Te ha gustado nuestro artículo? No te pierdas nuestro tema titulado Cómo reafirmar los glúteos

A estas alturas ya habrás logrado notar que una vez que has adelgazado es bastante común que la piel se vuelva un tanto flácida, pero si bien este es un problema que puede generarte angustia no requiere ser llevado a un nivel más alto de preocupación, ya que existe un camino bastante posible para lograr revertirlo. Simplemente debes enfocarte en él, plantearte realmente la meta y comenzar a ejercitar con bastante paciencia, ya que los resultados si bien no serán inmediatos si son algo que te traerá bastante satisfacción.