Cómo reafirmar el pecho

Como sabemos, el cuerpo humano posee una incontable cantidad de características, de las cuales muchas difieren entre la anatomía femenina y masculina, haciendo que algunas de las preocupaciones físicas de hombres y mujeres sean muy distintas. Esto no solo en cuanto al cuidado y la salud se refiere, así como a las consecuencias del paso de los años, que van dejando tras nosotros el peso de aquello que llamamos edad.

Cómo reafirmar el pecho

Este efecto, el envejecimiento natural, se combina con diversos factores capaces de alterar nuestro organismo, como elementos externos, contaminación, impurezas, cambios ambientales, enfermedades y patógenos variados; de esto, solo pueden resultar consecuencias negativas para nuestra salud y belleza, desmejorado así la calidad de vida y ocasionando, ya sea en el interior o el exterior del organismo, la pérdida de las facultades más sencillas.

Cuando estos factores nos atacan y no nos cuidamos, podemos sufrir el llamado envejecimiento prematuro, que no es más que comenzar a notar los cambios de la edad desde muy jóvenes. Una de sus consecuencias más notables, en el caso de las mujeres, que tienen a sufrir además de la molesta menopausia, es la caída y pérdida de firmeza del busto o pecho, lo que requiere de una multitud de métodos y estrategias para solucionar.

No solo el pecho puede sufrir este problema, si sufres con la flacidez del abdomen, no olvides leer Cómo eliminar la flacidez del abdomen

Prevenir los factores que causan la pérdida de firmeza

Prevenir los factores que causan la pérdida de firmeza

Como hemos mencionado al comienzo, la edad es el factor que más protagonismo toma en cuanto a la flacidez de los pecho, pero esto se debe realmente a que ocasiona ciertos cambios en el organismo que alteran la estructura de los mismos, como la perdida de colágeno y elastina. Sin embargo, dada su anatomía y peso, así como al estar constituidos tan solo de tejido graso y ligamentos, debemos evitar ciertos factores que aceleran la flacidez.

  • Entre ellos, podemos encontrar:
  • Pérdida de estrógenos.
  • Exposición a los rayos ultravioleta, ya sea por el sol o de manera artificial.
  • Alteraciones durante la menopausia.
  • Alteraciones debido al embarazo y lactancia.
  • Falta de apoyo o estabilidad por no utilizar sostén.
  • Deficiencias nutricionales y mala alimentación.
  • El uso de sostenes incorrectos, ya sea en talla o copa.
  • Cambios bruscos o fluctuaciones en el peso.
  • Consumo de tabaco y nicotina.

Reafirmar mediante ejercicios y masajes

Reafirmar mediante ejercicios y masajes

Uno de los métodos más efectivos, que no requiere de rutinas diarias, recetas o elaboraciones en crema, inyecciones o intervenciones quirúrgicas, además de ser de los preferidos por quienes gustan de la actividad física. No se trata sólo de practicar algún deporte o ir al gimnasio, sino de realizar movimientos, ejercicios y masajes específicos y controlados, diseñados específicamente para ayudar a recuperar y mantener firme el busto.

Levantando pesas ligeras

Para este ejercicio, se requiere el uso de pesas de práctica ligeras, de entre 2 y 5 kilogramos, de acuerdo a tus posibilidades, además en necesario sentarse de forma cómoda, en una postura recta, por lo que puedes utilizar una silla con respaldo en la espalda. Los brazos nunca deben se deben flexionar ni estirar por completo, para que la presión en el pecho sea mayor t ejercite los ligamentos mediante la tensión.

Una vez nos encontramos en posición, estiramos los brazos hacia adelante, en un ángulo de 90° con respecto al torso, luego flexionamos los codos hacia arriba otros 90° hasta que queden en posición vertical, delante de la cabeza; por último, se estiran los brazos hacia arriba, manteniendo las pesas sobre la cabeza antes de bajar a la posición original. La idea es poder realizar 3 series de 10 levantamientos, mínimo 3 veces a la semana.

Flexiones de pecho

Este temido ejercicio puede resultar agotador para algunas personas, porque requiere de fortaleza y resistencia física para levantar el propio peso, pero es también uno de los que otorga mayores resultados. Requiere algo de práctica para perfeccionar, además de una serie de estiramientos y calentamientos antes de realizarla, para evitar agotamiento y lesiones musculares.

Para ello, nos colocamos boca abajo en posición horizontal, con las palmas de las manos sobre el suelo, al nivel de los hombros y de forma perpendicular a estos, luego, elevamos el cuerpo utilizando solo la fuerza de los brazos, hasta estirarlo lo máximo posible, aguantamos 3 segundos y bajamos, flexionando lo máximo sin que el cuerpo toque el suelo. Lo ideal es realizar 3 series de 7 repeticiones, un mínimo de 3 veces por semana.

Mariposas de plana blanca

De nuevo, en esta ocasión requerimos del uso de las pesas livianas. La posición debe ser acostada boca arriba, con los brazos estirados hacia los lados y en toda su envergadura, paralelos en 180° respecto a los hombros. Simplemente debemos llevar los brazos hacia adelante, completamente estirados, subiendo poco a poco hasta que queden frente al pecho, tocándose entre sí, para luego bajar sin llegar a volver a tocar el suelo.

Mariposa de pie

Una versión alternativa de la anterior, mucho más sencilla para practicar y comenzar a entrenar, por lo que se puede utilizar como introducción a la rutina tras el calentamiento. La posición es de pie, con las piernas un poco separadas y los brazos estirados hacia adelante en paralelo con los hombros y en una postura de 90° respecto al torso; flexionadas los hombros, subiendo los brazos perpendicularmente hasta dejarlos arriba de la cabeza y volvemos a bajar.

Presión de palmas

Un ejercicio muy simple pero bastante efectivo que se puede realizar a diario en cualquier momento, simplemente colocando las manos frente al pecho, con los codos flexionados, ambas palmas tocándose entre sí y la punta de los dedos debajo del mentón. Una vez en posición, hacemos presión hacia adentro con fuerza, como si estuviésemos aplaudiendo pero sin soltar las manos, intentamos mantener esta presión durante 20 segundos y luego descansamos.

Masaje de pecho

Utilizando un aceite para masajes como lubricante, aunque podemos sustituir con aceites vegetales, por ejemplo de coco o aguacate, procedemos a untar los senos para permitir que las manos se deslicen. Hacemos un círculo con ambas manos alrededor de uno de los senos, con nuestros dedos pulgar e índice tocándose entre ellos respectivamente; mientras aplicamos un poco de presión, vamos cerrando el círculo, presionando así el pecho hacia afuera.

De esta manera, mejoramos la circulación sanguínea y tengamos los ligamentos y el tejido del pecho, lo que aumenta la firmeza y ayuda a elevar el busto. Una vez realizadas 5 repeticiones en cada uno, de alternamos para realizar otras 5 más y procedemos a realizar, con una mano en cada pecho, movimientos circulares alrededor, aplicando especial presión en la zona baja, como si quisiéramos alzar el busto para sostener su peso y dar descanso a la tensión.

Algunos de estos ejercicios funcionan de maravilla con los brazos, pero si lo que necesitas es métodos más específicos, te invitamos a leer Ejercicios para la flacidez brazos

Cremas y tratamientos e intervenciones

Cremas y tratamientos e intervenciones

Para quienes buscan una solución más inmediata, que no requiera demasiado esfuerzo, siempre pueden optar por operaciones como cirugía plástica, con implantes que reforman la estructura del busto. Si esa no es una opción, ya sea por falta de dinero o de un médico de confianza, los especialistas en la medicina cosmética has creado, a lo largo de los años, algunas cremas y tratamientos que se pueden utilizar para ir dando firmeza de forma progresiva.

Cirugía plástica

Los implantes de senos son una opción muy popular y tentadora, no solo para recuperar la firmeza perdida, sino para darle al busto un mayor volumen y tamaño, por lo que muchas mujeres optan por realizar la intervención. Se trata de una cirugía que permite la colocación de implantes artificiales, que rellenan los espacios blandos del pecho, agrandando y elevando los senos; sin embargo, puede resultar un tanto costosa.

Cremas reafirmantes para el busto

El comercio cosmético nos brinda todo tipo de opciones y soluciones, ya que el amplio campo de la medicina estética cuenta con especialistas, capacitados y dedicados, alrededor del mundo, enfocados en la búsqueda de soluciones para todo tipo de problemas. En cuanto a la flacidez del pecho, se cuenta como uno de los grandes inconvenientes que se pueden tratar con cremas y ungüentos especializados.

Estos cuentan con una diversidad de ingredientes reafirmantes, emolientes o humectantes, regenerativos y reparadores, que sanan el daño celular para rejuvenecer y aumentar la salud de las células, así como estimuladores de la producción de colágeno y elastina. Una de las empresas pioneras en la producción de estas cremas en Nivea, que ya cuenta con una amplia gama de opciones pensadas para cada tipo de cliente.

Ampollas de efecto inmediato

Las ampollas o inyecciones reafirmantes, funcionan siguiendo una idea parecida a la del botón, pero de una manera distinta, especializada para realzar y dar firmeza a la zona del busto, no solo la piel, sino también el tejido interno en general. Estas ayudan también a mantener la estructura del tejido graso, evitando así la pérdida de este, lo que puede ocasionar una mayor flacidez que causa los senos caídos y sin resistencia.

Como todo método cosmético, tiene ciertas ventajas y desventajas, aunque se encuentra entre los que poseen un margen mucho más amplio de separación entre estas. De manera positiva, no solo ayudan a que el busto se vea más firme de manera inmediata, sino que ayudan a liberar parte de la tensión ocasionada por su propio peso, lo negativo, es que es una solución temporal, por lo que se debe repetir su aplicación para mantener los resultados.

Tratamientos de tensión

Aunque para muchos suena surrealista, los grandes avances en medicina terapéutica y tecnología electrónica, así como la investigación cosmética, nunca dejan de sorprendernos con nuevos y revolucionarios métodos para tratar, de forma cada vez más rápida y definitiva, todo tipo de problemas e imperfecciones. Algunos de estos métodos no llegan al mercado, por fallar en las pruebas de efectividad, mientras que otros triunfan como opciones muy populares.

Este estos podemos encontrar algunos tratamientos que utilizan la tecnología láser, que aplica un haz de luz pulsada, por lo que el tratamiento se presenta como una alternativa segura, indolora y no invasiva. Se trata de la aplicación de una pulsación de luz, que viaja a través de la piel, añadiendo calor y estimulando así la producción de proteínas como colágeno y elastina, además de aumentar la actividad celular, lo que refuerza la piel que cubre el pecho.

Otro tratamiento, quizá menos popular, por que hace poco tiempo que ha salido de la fase de pruebas de eficacia, utiliza la electricidad para crear ondas magnéticas, que inducen movimientos en los ligamentos del busto para ayudar a tensarlos. Estos métodos están basados en las terapias de stock eléctrico para la estimulación muscular, pero utilizando voltajes mucho menores, controlados para modificar solo el tejido y los ligamentos de esta zona.

Si la flacidez está localizada en la zona de los glúteos, es probable que quieras leer Cómo reafirmar los glúteos

Cupping o terapia de ventosas

Quienes conocen la metodología del cupping, quizá no se imaginaron que podría ser propuesto para tratar este tipo de flacidez, ya que se trata de la aplicación de ventosas de cristal o polímero, celebradas para crear un vacío en su interior, lo que causa un efecto de succión en la piel donde son colocadas. Se utiliza sobre todo para acelerar la circulación, aunque también crea tensión controlada y alivia dolores musculares.

En el caso de su uso en los senos, se utiliza una presión de vacío mucho menor, para no crear lesiones o tensar de manera incorrecta la piel, ya que esta no se encuentra sujeta a masa muscular ni tejido fibroso. La idea es que la tensión y el aumento de la circulación ayuden a tonificar la piel y el tejido blando, mientras que los ligamentos que soportan el peso de esta masa son ejercitados a través del movimiento.

Trucos populares para ayudar con la firmeza

Trucos populares para ayudar con la firmeza

Por último, no podemos olvidar a las personas que gustan hacer las cosas por sí mismas, así como a los naturistas y tradicionalistas, que ven en el uso de ingredientes y métodos naturales, así como en ciertos trucos fáciles y que pueden realizar en cualquier lugar, cuya efectividad ha sido verificada de manera popular, la respuesta a la búsqueda de soluciones reafirmantes; ya sea como uso individual o para apoyar ejercicios y tratamientos, estos trucos son muy recomendados.

Masaje con hielo

Más una creencia popular que un hecho confirmado, muchas mujeres aseguran la eficacia de masajear con bolas o cubos de hielo el pecho, lo que contrae los ligamentos y tejidos blandos, causando que el busto se torne más firme de manera progresiva. Otros aseguran que es solo una solución temporal, ya que este truco no agrega ninguna propiedad reafirmante ni es capaz de adaptar la piel que cubre esta zona.

El masaje se debe realizar mientras nos encontramos boca arriba, al acostarnos en una cama cómoda y en posición adecuada. Se debe utilizar un cubo o bola de hielo en cada mano, para frotar los pechos con movimientos circulares, desde el interior hacia en exterior, aplicando especial presión en la zona interior y dejando reposar suavemente en la parte superior; además, no debemos dejar los hielos sobre la piel mucho tiempo porque puede detener el flujo sanguíneo.

Aplicar Aloe vera

La maravillosa planta milagrosa, posee una gran cantidad de propiedades, entre las que podemos encontrar las reafirmantes, que han sido estudiadas y probadas durante muchos años, lo que le ha ganado un puesto como ingrediente base de muchas cremas, ungüentos, jarabes y demás productos, pensados no solo para el cuidado de la salud, sino también de la belleza estética, gracias a sus beneficios cosméticos.

Muchas mujeres recomiendan aplicar el gel de sábila o aloe vera de manera independiente, cubriendo la totalidad de la superficie del pecho y dejando actuar unos 20 minutos, para luego realizar masajes circulatorios antes de retirar. Sin embargo, se habla de la combinación del gel de esta planta con otros ingredientes, como aceite de coco o manteca de cacao, que refuerzan el aloe y aportan sus propios beneficios al tejido.

Cuidar de la dieta y nutrición

Lo más importante, es que la anatomía de nuestro cuerpo sea acorde al peso corporal, por lo que los senos, al estar constituidos de tejido graso, no son la excepción, ya que pueden aumentar en volumen cuando ganamos peso y aumentamos nuestro colesterol. Por ello, es necesario seguir una dieta balanceada, evitando el consumo de grasas saturadas y reduciendo la ingesta de azúcares e hidratos de carbono.

Utilizar el sostén más óptimo y apropiado

El sostenedor femenino es un invento antiguo, diseñado para mantener el busto en la forma y posición apropiada, manteniendo su estructura y equilibrio, lo que evita la tensión natural creada por la gravedad y su propio peso. Lo que queremos dar a entender es que, si lleva tantas décadas en uso, siendo popular en todo el mundo, se debe a la efectividad de su acción en la prevención de la pérdida de firmeza.

Estamos de acuerdo en que se debe utilizar de forma correcta, con la talla y medidas adecuadas, como método preventivo; sin embargo, algunos estudios demuestran que, si nos sometemos a otros métodos para reafirmar el pecho, como ejercicios, tratamientos o cremas, se vuelve indispensable el utilizar el sostén adecuado, ya que permitirá descansar el tejido mientras recupera su forma y tonicidad.

En muchas ocasiones, el problema de flacidez reside en la piel, por lo que te recomendamos leer Cómo reafirma la piel tras adelgazar

Además de eso, los especialistas trabajan en el diseño de un sostén especial, con tecnología y metodología más avanzada que el que se lleva usando durante generaciones, que ayude de manera más visible a dispersar la tensión y mantener la firmeza. Es posible encontrar algunos de estos productos en el mercado, como el conocido y popular NightBra, una idea revolucionaria en el cuidado de la apariencia del pecho.