Mujer con puntos negros

Lo primero que debemos tener en cuenta es que la presencia de puntos negros y espinillas no está relacionada con la falta de higiene en el rostro, esto es algo que solemos confundir y que se ha descubierto que hay muchos otros factores responsables de la presencia de estos temidos invitados.

Hoy en día la presencia de puntos negros y granitos en el rostro está muy ligada a factores como los cambios de tiempos, en verano sobre todo debido al sudor podemos ver como empiezan a aparecer por las zonas donde más se acumula la suciedad y por ende donde menos transpiración hay.

Pero además también hay otros factores como son los cambios hormonales, sin importar la edad, dan lugar a la presencia de estas imperfecciones. Aunque es cierto que cuando más ligada están a este factor es en la adolescencia cuando tenemos las hormonas revueltas todo el día.

También influye en éstos la alimentación, si ingerimos muchas grasas o mucha azúcar enseguida podemos comprobar cómo nuestro rostro empieza a llenarse de estos granitos, sin embargo aquí la solución sería comer saludable.

Es cierto que después de comprobar todo esto, la frase de «los puntos negros no siempre van ligado a la falta de higiene» cobra todo el sentido, pero, ¿lleváis a cabo una buena rutina de exfoliación?

La exfoliación es una de las mejores aliadas de la piel a la hora de luchar contra estas imperfecciones que tan molestas resultan cuando aparecen en nuestro rostro.

Para poneros un poco más sencillo este proceso, os dejo por aquí una lista con los mejores exfoliantes del mercado, los que cuentan con valoraciones de los usuarios más exitosas: Los 5 mejores exfoliantes faciales.

Dicho esto, cabe destacar que lo ideal siempre que tenemos estas afecciones es consultar con un especialista de la piel, un dermatólogo que nos guíe y nos diagnostique el estado de nuestra dermis, de esta manera el profesional determinará que es lo mejor para nuestro caso.

Aún así, hay algunos cuidados básicos que podemos seguir de forma exitosa y esos son justos los que vamos a ver en este artículo, así que ¡manos a la obra!

¿Qué son los puntos negros y las espinillas?

Todos sabemos identificar de forma rápida qué es un punto negro, pero ¿sabemos qué son exactamente? o ¿por qué aparecen?, sobre esto siempre solemos tener muchas dudas.

Está claro que éstos están presentes en todos los tipos de pieles, aunque con mayor predisposición en las dermis grasas. Aún así aparecen sin importar la edad de la persona, siendo mucho menos frecuente en personas mayores o ancianas.

Estas afecciones son el desenlace de una gran acumulación de grasa y una continúa oxidación de ésta en la piel. Como sabéis la dermis está formada por multitud de poros y son estos los que se obstruyen con el exceso de sebo y otras muchas partículas e impurezas ambientales, llegando a oxidarse con el paso del tiempo y la exposición a la luz y el aire.

Es por ello que la oxidación causa ese tono negro u oscuro que llamamos puntos negros.

Sin embargo cuando el poro está obstruido pero cerrado esa grasa adopta un color blanquecino y es ahí donde da lugar a los granitos o al también conocido acné.

Ambas afecciones son, sin lugar a dudas muy tediosas, ya que nadie quiere en su rostro la presencia de estas marcas tan características, por lo que siempre buscamos algunas soluciones que nos ayuden a eliminarlo de nuestro rostro o en la mayoría de ocasiones a evitar su presencia.

Si quieres conocer más información sobre los comedones, te dejo esta interesante información por aquí: Comedones, ¿qué son y cómo eliminarlos?

El exfoliante, un gran aliado para prevenir los puntos negros

El exfoliante, un gran aliado

Antes de pasar a hablar sobre las claves para prevenirlos, me gustaría contaros de forma breve el por qué es el exfoliante una opción maravillosa para tratar estas imperfecciones, así que ¡atentos!

Este cosmético es uno de los pasos fundamentales en una rutina de limpieza facial profunda. Es cierto que en la mayoría de los casos no se recomienda  su uso diario ya que suelen tratarse de cosméticos para limpiezas más avanzadas (aunque esto dependerá del tipo de piel).

Su función principal es, a través de los gránulos, retirar todas las impurezas que se encuentran acumuladas en los poros de nuestra piel, las arrastrará hasta expulsarlas del cutis y finalmente ofrecer una piel impoluta y libre de todo aquello que la obstruía, por lo que de esta manera evitaremos la presencia de los puntos negros.

Además también es una opción ideal para eliminarlos si tenemos algunos, ya que conseguirá romper esa oxidación y retirar la suciedad de ese poro, siendo también muy beneficioso a la hora de cerrar los poros a su paso.

En definitiva, no puede faltar un exfoliante en casa si queremos conseguir un rostro libe de estas imperfecciones, así que ¡ya podéis echarle un vistazo al enlace que os he dejado al principio del todo y elegir el mejor para vuestra piel!

Si tenéis dudas sobre el exfoliante, este artículo es para vosotros: El exfoliante, ¿qué es y para que sirve?

Los mejores consejos para prevenirlos

Ahora que ya sabemos qué son los puntos negros y las espinillas, es el momento de comenzar a hablar de las diferentes recomendaciones que debemos tener en cuenta a la hora de prevenir la aparición de éstos.

Así que si estáis intranquilos por la presencia de estas tediosas imperfecciones, no os preocupéis que con estos consejos conseguiremos eliminarlas de nuestra piel y por supuesto, prevenirlas.

1. Utiliza ácido salicílico

Esta sustancia es esencial a la hora de tratar los puntos negros, de hecho es el principal componente en los tratamientos contra el acné recetados por profesionales, bajo prescripción médica (sin sobrepasar un porcentaje establecido).

Pero además también podemos encontrarlo presente en cremas de venta libre pensadas principalmente para este problema, por lo que definitivamente es una opción esencial si queremos eliminar o prevenir los puntos negros.

La función principal de esta sustancia es trabajar como un exfoliante, de manera que conseguirá desobstruir los poros de todas las impurezas acumuladas en el cutis y por ende conseguir unos resultados muy buenos.

Ahora bien, es muy importante que nos fijemos en la concentración de esta sustancia en las cremas que vamos a utilizar, ya que desafortunadamente no siempre podemos encontrarla en los porcentajes óptimos.

Para que nos ofrezca la efectividad necesaria debe encontrarse entre un 2% y un 5%, si cuenta con menos sería insuficiente y si cuenta con más estaríamos poniendo en peligro la salud de nuestra dermis, por lo que debe encontrarse entre los parámetros anteriores.

2. No te olvides de la importancia que tiene la limpieza facial

Ya hemos visto que la falta de limpieza en la piel no es el factor determinante en todos los casos de la presencia de estas imperfecciones, pero sin lugar a dudas si que es un factor muy importante, ya que no llevar a cabo una buena limpieza puede traer muchos problemas con el paso del tiempo.

Realmente es la función más básica que le podemos ofrecer a nuestra piel y es quizás la única necesidad que tiene de manera general, por lo que no podemos dejar pasar por alto limpiar la piel cada día.

Hay dos momentos en el día que son esenciales para llevar a cabo esta práctica, uno de ellos es en la mañana justo al despertarnos, limpieza en la que eliminaremos el sudor de la noche, las células muertas que se han acumulado en la superficie del rostro, partículas que se han adherido, etc.

Y el otro momento clave es la noche justo antes de irnos a dormir, en esta limpieza eliminaremos el maquillaje (si lo hemos utilizado), la suciedad de todo el día, las impurezas y los cientos de factores a los que nuestra piel está expuesta en cuanto salimos de casa.

Es importante que no caigamos en el exceso de limpieza, ya que podríamos conseguir el efecto contrario, todo proceso tiene una frecuencia y unas pautas que debemos cumplir para que los resultados sean satisfactorios.

Aquí podrás encontrar más información sobre la famosa y eficaz doble limpieza facial: Todo sobre la doble limpieza facial

Consejos para prevenir los puntos negros

3. Incluye en tus cuidados cremas con retinoides

Otra de las sustancias que al igual que el ácido salicílico también es una gran opción a la hora de evitar que los puntos negros aparezcan por nuestro cutis, son los retinoides y por ende los cosméticos ricos en estos.

Todo esto es debido a que las cremas con retinoides ayudarán a potenciar la regeneración celular, por lo que este tipo de cosméticos ayudarán a descongestionar los poros de la dermis, consiguiendo expulsar toda la suciedad y las impurezas que se acumulan en ellos.

De nuevo vemos con este ingrediente que muchos profesionales de la piel (dermatólogos) recetan cremas de tratamientos ricas en retinoides para tratar el problemas del acné y los puntos negros, por lo que debe ser de lo más eficaz.

Además esta sustancia también cuenta con multitud de propiedades anti-edad, estando presente en numerosas cremas destinadas a este factor, por lo que conseguirá ofrecer una función dos en uno, rejuvenecer nuestra dermis y eliminar o prevenir estas temidas imperfecciones.

4. No te olvides de utilizar un buen hidratante

Nada tiene que ver la hidratación con la presencia de puntos negros, aunque se crea que sí. Siempre tendemos a pensar que hidratar la piel dará lugar a imperfecciones de este tipo pero lo cierto es que nada de eso es cierto y que la hidratación no tiene nada que ver con el exceso de grasa.

Normalmente todos los tratamientos médicos para tratar el acné suelen estar repletos de sustancias que secarán nuestro rostro, ya que son necesarios para acabar con ellos, pero no por esta razón debemos abandonar el uso de nuestra crema hidratante, sino que todo lo contrario, aquí es cuando más la necesitaremos, así que ¡vuelve a sacarla del cajón!

Si es cierto que para que la dermis (independientemente del tipo que sea) no adquiera sebo, grasa o untuosidad, es completamente necesario que contenga una formulación no-comedogénica, es decir, que cuente con ingredientes que aporten hidratación pero sin llegar a causar un aumento del sebo en la dermis.

Un punto muy importante que debemos tener en cuenta es que siempre tenemos que fijarnos en los componentes y destacar de forma inmediata todas las cremas nutritivas que contengan petroleo o derivado de éste, ya que estas sustancias si que son oclusivas y pueden empeorar el estado del rostro.

5. Otros consejos

Además de todo lo que ya hemos visto que es esencial para conseguir eliminar los puntos negros, debemos tener en cuenta otros factores que pueden acompañarnos a la hora de eliminar éstas afecciones.

Entre ellos tenemos las tiras anti-poros de las que seguramente hayáis oído hablar, que se suelen colocar en las zonas donde se acumulan los puntos negros que suele ser la zona de la nariz, la frente y la barbilla (lo que conocemos como zona T).

Además también están las famosas mascarillas peel oof que actúan como una especie de peeling en la piel, ya que se adhieren a ésta y al retirarlas se llevan consigo toda la suciedad de los poros, dejándolos completamente limpios.

¿Quieres conocer las diferencias entre peeling y exfoliación?, aquí te las explico detalladamente: Peeling y exfoliante, principales diferencias

Eso sí, debemos saber que estas mascarillas no deben de causar dolor alguno, en caso de que sí lo hagan será por la presencia de pegamento o derivados en su formulación, en este caso debemos evitarlas a toda costa.

Por otro lado tenemos los exfoliantes caseros, que a diferencia de los que podemos comprar, estos son mucho más suaves con la piel, ya que están fabricados con sustancias completamente naturales pero efectivas.

Si quieres obtener más información sobre como hacer un exfoliante en casa, te recomiendo que le eches un vistazo a este artículo: Exfoliante facial casero, aprende a hacerlo con simples recetas.

Peeling facial para puntos negros

Después de todos estos consejos espero que os haya podido ayudar a conseguir atenuar o prevenir esas imperfecciones que resultan tan tediosas como son los puntos negros y las espinillas. 

Ya sabéis que es esencial cuidar de la piel como se merece, al fin y al cabo se trata de un órgano que tiene sus necesidades básicas que deben ser cubiertas para que su aspecto sea maravilloso.

Dicho esto, ¡ahora ya tenéis todas las herramientas necesarias para lucir un rostro de escándalo!