Propiedades del Aloe Vera

Teniendo en el mundo la medicina, muchos no ven necesario tener en cuenta propiedades y beneficios de plantas que, aunque los investigadores y farmacéuticos utilizan, tanto como ingrediente de los medicamentos, como para simular de forma química los mismos, muchos otros prefieren utilizar de forma más natural, consumiendo o frotando por el cuerpo, para heridas, deficiencias e imperfecciones, así como para la prevención de tantos problemas.

Además, no se trata solo de lo que puede hacer el consumo de dichas plantas, sino que algunas traen gran beneficio al utilizarlas como implementos en el hogar y el jardín, ya sea solo por utilizarlas o por el simple hecho de cultivarlas. Esto se debe a que, son tantas sus propiedades, como las que encontramos en el Aloe Vera, que las razones para obtenerlas y sembrarlas se dan en variadas opciones y procesos, que pueden llevar a cabo cualquier tipo de persona.

Siendo así, es necesario hablar de las propiedades del aloe vera, así como los maravillosos beneficios que ocasionan que la misma sea considerada una de las mejores plantas milagrosas, cultivada y utilizada en casi todo el mundo, pues se puede sembrar en toda clase de terrenos fácilmente, sin demasiado conocimiento sobre el campo, lo que la hace ideal para cualquier jardín y plantación, sea industrial u hogareña.

Qué es Aloe Vera

Aloe Vera es el nombre científico, utilizado no solo por especialistas, como investigadores, botánicos y farmacéuticos, sino que, debido a la gran fama de esta planta, así como la facilidad de su mención comparada con los de otras especies, se conoce por el mismo nombre en todo el mundo, ya sea que solo la reconozcan como medio comercial, o la siembren y cultiven en su hábitat. Sin embargo, aunque es muy popular, debemos conocer todas sus características.

La sábila (nombre más común por el que se conoce la Aloe Vera), es una planta tipo suculenta, lo que significa que sus hojas poseen un órgano específico, encargado de la acumulación de agua para su alimentación. En muchos casos, como en el de esta planta, mediante diferentes procesos interiores de dicho órgano, las hojas son capaces de crear diferentes propiedades y nutrientes en sí mismas, que son aquellos que se utilizan en cualquier ámbito de la vida humana.

Características del aloe Vera

Se reconoce por el tamaño de sus hojas, que pueden ser bastante largos, de hasta más de un metro de longitud, así como algunos centímetros de grosor. En las mismas, se puede apreciar en ambas vertientes exteriores, una serie de espinas cortas y gruesas, parecidas a dientes de tiburón por su forma la distancia entre una y otra, lo que supone una defensa contra muchos animales que la consumen, de igual forma que puede ser una molestia al momento de su cultivo.

Prácticamente no posee tallo, debido al reducido tamaño de este, que se estira tan solo unos centímetros después de las raíces, dando nacimiento directamente a las hojas sobre el suelo; por ello, se considera una planta pequeña, que en pocos casos suele sobrepasar la cintura de un hombre. Al final de dicho tallo, las hojas crecen de forma oblicua en espiral, siendo más largas entre más al exterior se encuentran las mismas respecto al centro del tallo.

Para algunos, son una especie de arbusto, creciendo en un solo tallo sin ningún tipo de ramas, por lo que se considera una planta aislada; esto quiere decir que nunca se verán conectados dos tallos de un mismo origen de raíces, al igual que no es posible encontrar dos especímenes juntos por sus ramas. Aunque esto último se debe más a la casi inexistencia de las mismas, ya que por la poca longitud del tallo, es difícil encontrar brotes de aloe con ramas salientes del mismo.

Por último, una característica importante a tener en cuenta de esta especie son sus raíces, al igual que la forma y la función de las mismas. Como en todas las plantas, las raíces sustentas todo el organismo, pero las del aloe son relativamente cortas y resistentes, por lo que no ocupan demasiado espacio debajo de la tierra, mientras absorben los pocos nutrientes que necesitan para sobrevivir, sin alterar demasiado el pH del suelo ni secarlo en demasía.

La planta milagrosa

Entre los muchos sobrenombres culturales que se le dan al aloe, el más importante es el de la planta milagrosa, adjetivo por el que se puede reconocer en muchos lugares, siempre que los habitantes reconozcan lo que ofrece y significa esta planta. Esta forma de nombre se debe a su inmensa cantidad de componentes, que ocasionan diversas propiedades de usos, entre medicinales, cosméticos y de limpieza del hogar.

Aunque este apelativo se puede aplicar a muchas plantas que tengan características similares entre sus componentes, son pocas las que, mediante estudios y conocimiento cultural, han demostrado poseer tal cantidad de beneficios. Por ello, si quieres conocer una de las mejores creaciones de la madre naturaleza, así como los diversos usos que se pueden obtener de ella, te invitamos a leer acerca de todas las propiedades que puedes encontrar en la sábila.

Propiedades en el cultivo

Existen diversas razones para plantar gran multitud de flora, aunque muchas de ellas no se deban a su uso tras el cultivo, sino a las bondades de poseerlas, ya sea en los jardines, directamente sembradas en el suelo, o en macetas interiores y exteriores. Por ello, lo más importante a tener en cuenta sobre el aloe vera y sus beneficios, son las propiedades de las mismas en su cuidado y cultivo, así como las interacciones de las mismas en su espacio.

Sencillez de su cuidado

Esta es, para muchos, la propiedad más importante a la hora de cultivar aloe, ya que, por ser una planta suculenta, no solo no necesita de riegos demasiado constantes, sino que los mismos no deben se regulares. Por ende, en diversos lugares con precipitación común, no es siquiera necesario regar un brote de aloe, ya que este vivirá del agua de lluvia.

Además, no es una planta por que se deba planear demasiado antes de sembrarla, ya que la misma exige tan poco del terreno, que lo mismo puede sobrevivir en tierra fértil procesada, como en suelo rocoso y árido, siempre y cuando tenga espacio para las raíces. Lo mismo consta al cuidarla dentro de una maceta, donde la misma crecerá de un tamaño específico de acuerdo al largo de las raíces.

Composición perenne

El aloe contiene componentes que le dan una propiedad regenerativa, de la que hablaremos en más detalle luego; sin embargo, estos componentes cumplen la misma función directamente en la planta, otorgando a la misma su capacidad perenne. Esto no solo significa que la planta de aloe pueda sobrevivir en ambientes complicados, sino que de la misma se pueden desprender hojas enteras o parte de estas, sin el riesgo de matar el brote.

La gran ventaja en su consumo no es solo que, en caso de daño y desperfecto, la sábila sobrevivirá sin problemas, sino que da la posibilidad de que, como consumidores, podamos arrancar una o dos hojas de nuestra planta sin temor. Además, el aloe sobrevivirá siempre que tenga raíces y hojas para acumular agua, por lo que se considera perenne al constatar el hecho de que podemos obtener mucho material de un mismo brote sin dañarlo, mientras el mismo sobrevive.

Interacción con el ambiente

Tras tener en cuenta todo el conocimiento necesario, para cuidar y cultivar los bulbos de aloe vera y sus hojas, falta por aprender un poco sobre los cambios que pueden ocasionar sus diversas propiedades en el ambiente donde se las ha sembrado. De esta manera, no solo podremos atender la planta de forma correcta, sino que es posible utilizar las mismas como ventajas en el terreno, así como para el cuidado de nuestro jardín.

Lo primero, es que la savia dentro de las hojas, de color marrón a diferencia de la transparencia de la pulpa, es capaz de funcionar como repelente para algunos insectos, que no soportan en olor de los diversos ácidos que contiene. Por esto, realizando pequeños cortes poco profundos en las hojas, para que brote sólo una gota de dicha savia, podremos aprovechar esta propiedad para mantener alejadas algunas plagas no solo del aloe, sino de otros brotes alrededor.

De igual forma, muchos jardineros expertos utilizan la sábila para controlar el pH del suelo de tierra, o simplemente rellenar espacios en el sembradío donde no se pueden ubicar otras plantas más exigentes. Para explicar esto, simplemente se debe a que las propiedades de resistencia y supervivencia de esta planta como organismo, no sujetan la tierra a su alrededor a la tensión de cambios de pH, sino que lo reducen y controlar mediante la absorción de nutrientes sin abonar.

Propiedades para la salud

Este apartado puede ser quizá el más importante, por lo que también el más numeroso a la hora de mencionar las propiedades de la sábila, debido no solo a su gran cantidad, sino a que, como bien es sabido, la salud es un tema crucial en cualquier discusión. Por ello, si buscas razones para cultivar esta planta, o quieres conocer por qué consumir aloe vera, busca entre el listado de sus beneficios para la salud las respuestas y opciones que te ofrece este ingrediente.

Astringente

Una vez machacada la pulpa de Aloe, es posible untarla en partes del cuerpo, por sí misma o junto a otros ingredientes con la misma medida, para combatir y reducir marcas en la piel y así aprovechar este beneficio de la planta para reducir las marcas de cicatrices, combatir y la inflamación de golpes o marcas en la piel. Como astringente, esta medicina natural es capaz de ayudar a mejorar la uniformidad de la piel, lo que iguala el tono de dichos desperfectos.

De igual manera, si se usa como cataplasma, con mentol y otros ingredientes refrescantes, esta propiedad astringente ayuda a combatir lesiones por quemaduras, regenerando el tejido para acelerar la aparición de la costra que protege la piel quemada, lo que permite una curación más rápida y la aparición de tejido cicatrizante, que no será tan marcado y más homogéneo con el tono original de la piel.

Antihemorrágico

Otro beneficio de la sábila, si se utiliza en forma de cataplasma, con vendajes apretados sobre heridas profundas, permite controlar hemorragias que podrían ocasionar problemas de salud por pérdida de sangre. De la misma forma, detener este sangrado ayuda a comenzar el proceso de coagulación de la sangre alrededor de las lesiones, lo que mejora el proceso de sanación y permite la aparición de tejido cicatrizante uniforme.

Descongestionante

Un beneficio aprovechado para combatir la gripe y la tos, es posible aprovechar este bien utilizando esta planta como ingrediente, junto a otros como la miel, jengibre, cebolla morada y aceite de oliva, para producir jarabes caseros que mejoran la salud en caso de sufrir estos males, reduciendo la congestión producida por los mismos, con el fin de mejorar la respiración al permitir la recuperación del sistema respiratorio congestionado.

Laxante

Los expertos dicen que, los problemas de estreñimiento y el dolor estomacal, fueron los primeros para los que se dio uso en el pasado a la planta de Aloe Vera, que comenzaron las investigaciones posteriores para encontrar los beneficios de la misma. Como laxante, el consumo prolongado de esta, ya sea en jarabe o jugos naturales, con otros ingredientes con la misma propiedad, permite al organismo un tránsito correcto del sistema excretor.

Esto gracias a la propiedad laxante de la sábila, que estimula los sistemas del organismo encargados de la acción excretora, causando un mejor control en los momentos del día para acudir al baño. Para lograr un efecto más potente, se suele combinar con alimentos o frutar ricas en fibra, así como depurativos estomacales que ayudan a eliminar obstáculos de este sistema, causantes de problemas estomacales, estreñimiento y enfermedades intestinales.

Antibacterial

Otra de las propiedades más estudiadas por los investigadores, gracias al conocimiento de nuestros antepasados, que utilizaron el Aloe en cataplasmas y ungüentos esenciales, ya sea puros o combinados con otros ingredientes, para combatir infecciones. Sin embargo, aunque se ha comprobado que la pulpa suculenta de esta no es capaz de eliminar infecciones, si puede combatir las bacterias superficiales que provocan las mismas, reduciendo el riesgo de padecerlas.

De igual forma, el beneficio antibacterial de esta hoja se suele aplicar como enjuague bucal, ya que se sabe que la boca es la zona del cuerpo donde más bacterias se concentran, por lo que se puede utilizar en la higiene de esta forma. Así mismo, es posible realizar mezclas antibacteriales no solo para las heridas, sino que, junto con alcohol hiso propílico, podemos producir ungüentos preventivos para las manos, reduciendo el contagio de virus y enfermedades bacterianas.

Como una de las propiedades más multitudinarias de la sábila, se tiene en cuenta también en el consumo de la misma, por lo que se conoce bien que tomar jugos o jarabes de este ingrediente, preferiblemente en tratamientos contra enfermedades internas, ayuda a eliminar bacterias dentro del organismo. Por ello, es una de las razones de más peso en la recomendación de consumir productos ricos en sábila, que combaten bacterias estomacales y del sistema exocrino.

Digestivo

Aquellos que se baten con problemas de digestión, estomacales o incongruencias metabólicas, por lo que son capaces de digerir correctamente los alimentos, con lo que el cuerpo no aprovecha en su totalidad los nutrientes esenciales de los mismos, suelen recomendar el consumo de sábila, preferiblemente puro y sin machacar, en cristales que se pueden tragar, cortados muy pequeños en jugos, o en ensaladas a pesar de su sabor no muy delicioso.

De esta forma, el consumo de sábila ayuda a controlar los diferentes procesos digestivos, incentivando al organismo a absorber correctamente las diferentes proteínas, minerales, vitaminas y nutrientes de los alimentos. Esto es gracias a sus compuestos regenerativos, que estimulan el sistema digestivo a realizar su trabajo, combinando la propiedad laxante que acelera la excreción de los restos de los que ya el cuerpo aprovecho sus nutrientes anteriormente.

Multivitamínico

Los estudios más exhaustivos realizados a la pulpa suculenta de esta hoja, demuestran que tras los procesos nutritivos que realiza la misma en su interior, consumiendo el agua y los nutrientes de la tierra, liberan en sus restos una gran cantidad de distintas vitaminas, que se mantienen en la misma pulpa del interior de las hojas, y pueden ser aprovechadas por el ser humano al consumirlas de forma regular.

Entre estas, se encuentran sobre todo diferentes presentaciones moleculares pertenecientes a la familia de la vitamina B, con las especies B2, B3, B9 y B12 como sus principales; igualmente, podemos encontrar vitaminas A y C. Sin embargo, en mayor concentración es posible encontrar la vitamina E, que se puede aprovechar, al igual que las otras, es una gran cantidad de formas que ofrecen diversos beneficios al cuerpo humano y sus sistemas.

Por ello, se recomienda abiertamente el consumo de sábila pura como un multivitamínico de baja concentración, aunque las investigaciones demuestran que no es suficiente por sí misma, por lo que es común encontrar esta planta como ingrediente base de muchos agentes vitamínicos comerciales. Así mismo, los beneficios amplios de estas vitaminas suelen ser aprovechadas en la piel, combinadas con las propiedades regenerativas y humectantes para mantenerla sana y tersa.

Depurativo

Al igual que la profunda propiedad digestiva, el depurativo del aloe es para muchos la razón principal de su consumo, no por la importancia e impacto de su acción en el organismo, sino que, como ingrediente puro, es capaz de depurar sistemas específicos del cuerpo de manera increíblemente efectiva. Su ejercicio principal se encuentra en la limpieza y depuración del hígado y el sistema endocrino, permitiendo la liberación de impurezas del organismo.

Sin embargo, se ha demostrado que el consumo prolongado del jugo de esta pulpa, es capaz de actuar como depurativo de la sangre, por lo que ayuda bastante para combatir el colesterol alto, así como otros problemas sanguíneos de bajas proporciones. A largo plazo, la depuración de la sangre es una medida realmente efectiva en la prevención de problemas cardíacos, así como la reducción de los diversos síntomas que pueden causar estas dolencias ya existentes.

Antinflamatorio

Por último, aunque se puede considerar una propiedad incluida en los beneficios astringentes, debemos mencionar la capacidad antinflamatoria por aparte, debido a su excelente efectividad en los casos en los que se requiere. Aunque ya dijimos que es capaz de reducir inflamaciones, nos quedamos cortos con ello, pues se ha demostrado que esta capacidad es bastante potente, por lo que se puede utilizar de manera preventiva sobre lesiones.

Esto no significa que solo sea capaz de desinflamar golpes o heridas, sino que, tras sufrir una lesión externa, es posible eliminar por completo la posibilidad de inflamación si se utiliza un cataplasma de sábila. De igual forma, esta puede reducir por completo las inflamaciones ya aparecidas, de lesiones bastante profundas como fisuras óseas, torceduras y tendones desligados.

Propiedades cosméticas

Casi cualquier mujer, así como muchos hombres, suelen buscar opciones cosméticas naturales, ya sea para prevenir imperfecciones estéticas, como para mejorar su imagen corporal; para ello es interesante conocer si una solución a tu problema se puede solventar con el aloe vera. Tal como en el caso de sus beneficios para la salud, las diversas propiedades de esta planta otorgan un excelso abanico de opciones para quienes buscan una ayuda cosmética natural.

Regenerador celular

Uno de los principios activos de nuestra planta milagrosa más importantes en su uso cosmético, es sin duda la propiedad de regeneración celular, que permite combatir diversos defectos y deficiencias estéticas sobre la piel. Además, se ha comprobado que sin dicho componente, muchos de los otros beneficios propios de esta tendrían una potencia tan limitada, que por sí solos serían prácticamente incapaces de actuar sobre el tejido.

Para entenderlo mejor, un regenerador celular es capaz de reactivar las células que dan forma a la piel, permitiendo que otros principios actúen de forma efectiva. Por ejemplo, las propiedades hidratante, rejuvenecedora, antioxidante y blaqueadora, actúan sobre los pigmentos y tejidos celulares previamente recuperados por el regenerador, por lo que son capaces de afectar los mismos de forma beneficiosa, otorgando sus propios bienes naturales a la piel.

Sin embargo, la regeneración celular por sí misma es realmente útil, sobre todo al momento de otorgar a los tejidos superficiales belleza y salud, así como elasticidad y movimiento, lo que permite la reubicación microscópica del mismo, siendo efectiva no solo al momento de eliminar arrugas y tersar la piel, sino contra defectos como la celulitis y las marcas tópicas, así como en tejidos más grandes como las piernas, glúteos y el escote.

Hidratante

Como todo ingrediente rico en agua y líquidos esenciales, la capacidad hidratante de la sábila es una de las más conocidas de esta especie, entre su gran variedad de beneficios. Tan simple como suena, el frotar esta pulpa sobre la piel puede ayudar a aumentar y retener la humedad en el tejido, hidratando y humectando el mismo, lo que otorga no solo belleza y suavidad, sino una sensación de limpieza que quienes la utilizan suelen agradecer.

Potenciada y combinada con otras de las propiedades de la planta, la capacidad hidratante es capaz de limpiar los poros de la piel, sobre todo en zonas como el rostro, donde estos suelen ser un poco más grandes sobre el tejido. Por ello, una buena mascarilla de aloe, que se deje actuar cierto tiempo sobre la piel, es realmente útil para eliminar impurezas mediante la humectación.

Rejuvenecedor orgánico

Aunque va de la mano con el ya mencionado principio de la regeneración celular, el rejuvenecedor es capaz de dar a los tejidos una apariencia más joven, eliminando la tensión a nivel celular, lo que les otorga a las células, literalmente, la capacidad de retrasar la acción de la edad del tejido y recuperar su forma y suavidad de manera efectiva, lo que permite que la piel se sienta mucho más suave, joven y elástica.

Cicatrizante

Dentro de los ya mencionados astringentes que encontramos en la mezcla interna de esta pulpa, nos topamos con su increíble capacidad cicatrizante, la cual puede llegar a confundir con su nombre. La cicatrización del tejido no significa solo la aceleración de la recuperación de lesiones, heridas y desperfectos, sino que mejora la uniformidad del tejido recuperado, evitando así la aparición de marcas desagradables una vez terminado el proceso curativo.

Esto no solo incurre en las heridas, quemaduras y lesiones, sino que en problemas como acné, marcas de presión y tensión tópica, el principio cicatrizante de la sábila puede actuar como un acelerador celular, que tersa el tejido al otorgarle movimiento, lo que significa que devuelve al mismo la forma antes de la lesión, lo que va eliminando de forma gradual las consecuencias de la misma sobre la piel, así como las diferencias palpables entre el tejido nuevo y el antiguo.

Antioxidante

Igual que otras propiedades, su acción principal se ve sobre la piel, a un nivel microscópico al ejercer sus beneficios sobre las células del tejido. Estas, tienden a envejecer mediante la oxidación de los ácidos y proteínas que las confirman, por lo que, como si nombre lo indica, un antioxidante, como el contenido en el aloe, se encarga de retrasar la oxidación celular, recuperando las moléculas de los ácidos proteínicos, lo que retrasa aún más su envejecimiento.

Blanqueadora y exfoliante

Aunque en principio son dos beneficios diferentes, su acción sobre la piel se debe a las propiedades de un mismo componente encontrado en la mezcla natural de esta pulpa, por lo que es posible mencionar su acción en conjunto. Simplemente hablamos de pequeños elementos microscópicos capaces de ingresar no solo en los folículos de la piel, sino en los diminutos pigmentos encontrados en toda la superficie de la misma.

La acción de estos, libera obstrucciones encontradas en el interior, que causan por un ladi las manchas tópicas tan molestas del tejido, así como los obstáculos foliculares, que reducen la capacidad de absorción de humedad en la piel, retienen grasa, impureza y suciedad, con lo que causan no solo las mismas manchas, sino granos y brotes desagradables como el acné, las espinillas y los puntos negros, sobre todo en el área del rostro.

Antiséptico limpiador

Como mencionamos en el principio exfoliante, el aloe es capaz de limpiar los poros, eliminando las impurezas que causan el acné y las imperfecciones, sin embargo, no es el único beneficio que tiene esta planta sobre dichos problemas tópicos. Actuando junto a la exfoliación que elimina suciedad y limpia los poros, encontramos un potente antiséptico llamado saponina, que es capaz de eliminar otras obstrucciones más profundas.

Como las espinillas y barros, el acné suele ser la acumulación de impurezas liberadas por el tejido mismo, que se quedan atrapadas en los poros de la dermis debido a las obstrucciones, por lo que solo limpiar los poros a veces no es suficiente. Allí es donde entra la mencionada saponina, que como antiséptico, es capaz de eliminar el contenido de los granos y espinillas, reduciendo las impurezas y permitiendo la liberación de esta grasa de nuestro tejido superficial.

Descongestionante superficial

La propiedad descongestionante de la sábila, ya mencionada en los jarabes contra la tos y las gripes causadas por virus, puede tener una acción en la piel, que por sí misma no causa grandes beneficios. Sin embargo, en conjunto con el antiséptico y el exfoliante propios de la pulpa, ayuda de manera progresiva en la liberación de impurezas de la que hablamos hace poco, descongestionando los folículos de los poros para ayudar a eliminar las obstrucciones.

Fortalecedor capilar

Por último, aunque no es una propiedad en sí, ya que en este beneficio se toman en cuenta la acción de varias de estas, es imposible hablar de las bondades del aloe sin mencionar sus poderes sobre el fortalecimiento de nuestro cabello. Primero, los folículos capilares y las raíces de cada cabello, se ven beneficiados por la limpieza y la eliminación de impurezas que otorgan los exfoliantes y antisépticos contenidos en la planta.

El cuero cabelludo, al estar conformado por células de tejido iguales a la piel del rostro, se ve beneficiado con todos los activos que mencionamos anteriormente, por lo que la sábila ayuda en el mantenimiento y la salud cosmética de esta zona en gran medida. Del mismo modo, las vitaminas contenidas junto al resto de componentes, penetran en la piel y el cabello, dando vida y fuerza a cada pelo de manera individual, lo que mejora se adhesión e impide la caída.

Por último, todos estos principios se combinan en la regeneración capilar, dando un color sano y fortaleza a nuestro cabello, lo que impide las molestas puntas abiertas. Tras mencionar todo lo que nos ofrece este ingrediente en el cuidado capilar, no es de extrañar que las empresas fabricantes suelan utilizarlo como base en la producción de champú, acondicionador y cremas para peinar, además de jabones y mascarillas.

Propiedades para el hogar

Por último, el aloe no solo tiene grandes propiedades que benefician nuestro cuerpo, ya sea por dentro o por fuera, sino otros que pueden ser utilizados en la limpieza y mantenimiento de nuestro hogar y diversos objetos de valor. Por ello, si no quieres recurrir siempre a los productos químicos, así como al gasto de diferentes artículos comerciales, te invitamos a conocer los usos que puedes dar a nuestra planta milagrosa dentro y fuera de la superficie de tu casa.

Quitamanchas y abrillantador ideal

Aunque no funciona en todas las superficies, es posible utilizar los mismos componentes que reducen las manchas en la piel, en conjunto con otros ingredientes diferentes, a la hora de realizar efectivos quitamanchas y abrillantadores para el hogar. Los mismos, de deben utilizar preferiblemente en superficies no absorbentes, ya que en realidad no son tan potentes como los diferentes químicos especializados para dichos propósitos.

Principalmente, el abrillantador con aloe vera es útil en superficies de madera, combinado con aceite de oliva y alcohol de baja concentración; aunque también se puede usar sobre superficies pulidas y cerámica. Lo mismo con el quitamanchas, que es excelente con bicarbonato y limón o vinagre blanco. Esta propiedad se puede mezclar también con un poco de detergente para la ropa, o con lejía en la elaboración de jabones de tocador caseros.

Desinfectante y limpiador multiusos

Otro beneficio aplicable sobre la piel, que también es muy útil en nuestro hogar, es el del antibacterial natural y limpiador de toxinas, que en conjunto con las propiedades de aseo del aloe, demuestra su potencia como desinfectante del hogar y limpiador multiusos. Sin embargo, la sábila funciona mejor como aditivo potenciador, por lo que es muy eficaz si se combina con otros ingredientes o insumos químicos destinados a la limpieza.

Aun así, es maravilloso por si solo mezclar jugo de sábila con agua natural hervida y agua oxigenada a partes iguales, con aromatizantes artificiales o aceites esenciales. Esta mezcla general, a la que se puede añadir jabón de aseo o cloro en bajas concentraciones, funciona perfectamente para limpiar las distintas superficies de cocinas y baños, así como el suelo y las paredes de materiales sin poros, como madera lacada o cerámica.

Absorción de calor y radiación

Aunque algunos no tienen en cuenta estas propiedades, ya que los estudios realizados no han arrojado un 100% de efectividad, para muchos el simple hecho de mantener una planta sana de aloe vera, dentro de una macera de interior, representa una forma de mantener el hogar fresco. Esto cumple en muchas especies de flora interior, que refrescan el ambiente por sus componentes, sin embargo, se dice que el aloe es capaz de absorber calor del aire.

Dentro de las mismas investigaciones, la NASA, luego de muchos estudios y pruebas más recientes, afirma que esta planta milagrosa tiene la capacidad de absorber hasta un 90% de las toxinas radioactivas liberadas por la acción de los computadores y otros aparatos electrónicos. Esto significa que aparte de refrescar el ambiente, es posible liberarse de las consecuencias de estas ondas radioactivas sobre el cuerpo al tener cerca una maceta de aloe.

Esta multitud de propiedades se unen para finalizar con, tras conocer todo lo relacionado sobre el aloe vera, la conclusión de que, aun si no tienes una razón específica para poseer alguna muestra de esta planta, es ampliamente recomendable obtener y sembrar alguna, ya que siempre serás capaz de darle algún tipo de uso, además de aprender a cuidar de la misma, lo que puede ser, por su facilidad de cuidado, una increíble introducción al conocimiento de jardinería.