La guía definitiva para prevenir y eliminar las patas de gallo

Entre los posibles problemas que puedes padecer en la zona del contorno de los ojos existe uno que sin duda alguna destaca enormemente, las patas de gallo, y es que este suele ser tan evadido tanto por hombres como mujeres que incluso algunas personas dedican horas de su tiempo diariamente a buscar la mejor alternativa para solucionarlo o prevenirlo, sea cual sea el caso individual de cada quien.

La guía definitiva para prevenir y eliminar las patas de gallo

Y es que las patas de gallo a pesar de ser un problema realmente bastante común no han dejado de ser mal vistas, al punto de ser consideradas como uno de los más indiscutibles y notorios signos del envejecimiento, llegando a causar que sea una cantidad bastante grande de personas las que consideren que al momento de que comienzan a surgir patas de gallo en su mirada es cuando realmente se marca el inicio de su vejez, algo que no está para nada comprobado.

Y al ser causante de tanta preocupación, es normal que exista una enorme cantidad de opciones y una lista mucho más amplia de supuestos secretos tanto para prevenirlas como para tratarlas, por lo que cuando estás iniciando en este camino resulta sumamente complicado definir cuales alternativas son eficientes y cuales son simples mitos. Por esto hemos optado por crear una lista definitiva, en la que te daremos los mejores secretos para que puedas conseguir la mirada de impacto que tanto has querido.

Si sumado a las patas de gallo te preocupan otros problemas que puedan surgir en esta zona, te puede interesar Como quitar las bolsas de los ojos

Qué son realmente las patas de gallo

Qué son realmente las patas de gallo

El primer paso en este tema es aprender realmente a identificar cuando el contorno de tus ojos comienza a presentar patas de gallo, ya que estas comunes líneas para algunas personas son un poco complicadas de identificar, haciendo que puedan considerar a cualquier clase de arrugas en el área que rodea su mirada como si fueran estas famosas marcas, una confusión muy común pero que puede generar que no des el enfoque adecuado a tu tratamiento y por ende consigas resultados mucho menos favorables.

Las patas de gallo son un tipo de líneas de expresión o pliegues de piel que se generan en la zona exterior del parpado, estas suelen ser entre 2 y 5 líneas, que nacen junto al ojo y se extienden uno o dos centímetros hacia afuera, dando la forma de la pata de un ave, lo que inspira su nombre de “patas de gallo” el cual les resulta bastante ideal.

Suelen ser confundidas con las arrugas comunes en el área, pero la diferencia principal radica en la profundidad de las marcas, y es que los demás tipos de arruga que surgen allí comúnmente son un poco más superficiales, en cambio las patas de gallo con el paso del tiempo se van tornando cada vez más profundas, hasta el punto de convertirse en unas líneas imposibles de disimular y realmente difíciles de tratar.

Por qué surge este problema

Como lo hemos mencionado líneas más arriba, las patas de gallo son un problema realmente bastante común, al punto de que casi todas las personas en algún momento de su vida comienzan a padecer de estas conocidas arrugas en el área del contorno de sus ojos, siendo muy cierto que la edad es la principal causa de su surgimiento, algo que por más que busquemos prevenir, tarde o temprano terminará llegando a nosotros.

Pero si bien, el paso de los años es la razón principal por la que comienzan a aparecer patas de gallo, ni cerca es el único motivo que lleva a esto, y es que esta clase de líneas de expresión pueden surgir incluso de forma prematura por diversas razones. Entre estas posibles causas destaca el mal cuidado de la zona del contorno de los ojos, ya que la piel de esta área es especialmente delicada, al punto de ser considerada la más frágil de todo el cuerpo.

Por ende, cuando comienzas a descuidar tu piel, exponerte demasiado tiempo al sol, dejar de utilizar cremas humectantes o incluso cuando consumes poca agua, suele ser en esta zona donde surgen los primeros signos de daño, el cual aunque no necesariamente implica como primer paso la aparición de patas de gallo, si es importante destacar la posibilidad de que tarde o temprano se terminen generando, algo que te aconsejamos evitar a toda costa.

Junto a esto encontramos otra clase de causas, como el exceso de tensión ocular, esto se refiere a la cantidad de movimiento a la que expones la zona de tus ojos. Ya debes saber que esta piel está especialmente expuesta a movimiento, y es que con cada parpadeo generas algo de tensión, pero si eres de las personas que entrecierra sus parpados muy a menudo, ríe en exceso o llora muy frecuentemente, es probable que tengas mayor posibilidad de desarrollar patas de gallo.

El mejor camino para prevenirlas

El mejor camino para prevenirlas

Muchas veces las personas suelen desconocer o simplemente dejar pasar el poder que tiene la prevención en el tratamiento de cualquier signo del envejecimiento o de diversos problemas en la piel, cuando la realidad es que esta puede muy fácilmente ser la clave del éxito. Y es que como dice el dicho “prevenir es mejor que curar” algo que cae como anillo al dedo cuando hablamos de nuestra piel.

De manera general, lograr prevenir la aparición de las arrugas y marcas es más fácil y requiere mucho menos esfuerzo que tratarlas, pero cuando hablamos de las patas de gallo la importancia de la prevención frente al tratamiento se vuelve mucho más relevante, ya que como lo indicamos anteriormente, eliminar totalmente este problema de tu piel es una labor un tanto tediosa, la cual requiere bastante tratamiento y ser abordada lo antes posible.

Por eso es que resulta tan importante lograr elegir entre tantas opciones a las que realmente ofrezcan resultados favorables a tu piel, y sirvan como camino ideal para prevenir la aparición de patas de gallo a temprana edad y también lograr retrasar lo más posible su casi inminente llegada a causa del paso del tiempo. Es por eso que hemos decidido nombrarte las mejores opciones, para que busques entre ellas la que más se adapte a ti y te ayude a alcanzar los objetivos que te has planteado respecto a las patas de gallo.

Utiliza productos específicos

El primer punto que resulta también el más importante como camino ideal en cuanto a la prevención de las patas de gallo es el utilizar productos especiales para el cuidado del área del contorno de los ojos, de preferencia que estén destinados a la hidratación de la zona, ya que esta es uno de los pasos más importantes para mantener tersa y firme esta delicada piel.

Entre estos productos específicos resaltan enormemente las cremas para el contorno de los ojos, pudiendo en la actualidad encontrar en el mercado una variedad bastante amplia de ellas, tanto de marcas reconocidas a nivel internacional como de otras no tan populares, las cuales en la mayoría casos han sido formuladas por expertos en el área y utilizando ingredientes de alta calidad.

Aunque en este punto te aconsejamos tener sumo cuidado y no optar siempre de primera opción por la economía, ya que también puedes encontrarte con algunas alternativas sumamente económicas, las cuales  puede ser que no cuenten con la calidad necesaria y no ofrezcan resultados reales, haciendo que el tiempo y dinero invertido en el tratamiento sea totalmente en vano.

Aplica frecuentemente crema humectante

Sumado a los productos especiales para el cuidado de la zona del contorno de los ojos es muy importante que apliques con bastante frecuencia crema humectante en la zona, ya que por sí sola la crema para contorno no brindará a tu piel la totalidad del cuidado preventivo que requiere, por lo que cualquier clase de ayuda es muy bien recibida por tu cuerpo.

Tanto está crema como el producto especializado debes aplicarlo dos veces al día, de preferencia en la mañana y en la noche, para ello la mejor opción es comenzar a realizar de forma frecuente una rutina de cuidado de la piel, en la que comiences por lavar muy bien tu rostro, humectar y aplicar los diversos productos que hayas optado para cuidar algunas zonas, incluyendo sin duda el cuidado de la zona que rodea a tu mirada, la cual debe ser tratada de manera bastante especial.

Utiliza protector solar

Ya en este punto ha quedado claro que el contorno de los ojos merece un cuidado especial, y algo que seguramente habrás escuchado es que el sol es el principal enemigo de tu piel, por lo que cuidar al contorno de tus ojos de los daños causados por los rayos UV es una manera bastante útil de evitar que se formen patas de gallo en la zona exterior de tu párpado.

El protector solar es un producto que suele ser menospreciado por algunas personas, considerando que su uso es exclusivo para los días de playa, el verano o cuando tenemos planeado exponer a nuestra piel a una cantidad bastante excesiva de luz solar directa, pero la realidad es bastante diferente, y es que el uso diario de bloqueadores solares es algo bastante necesario y a lo que debemos comenzar a dar la importancia que merece.

Aplicar todos los días protector solar sobre nuestra piel, incluyendo a la zona del contorno de los ojos previene que esta se vea afectada por los dañinos rayos ultravioleta, siempre y cuando se utilice un producto que ofrezca un nivel de protección adecuado, siendo como mínimo necesario un factor de protección de 30 en zonas sin demasiado sol y al menos de 50 durante el verano o en países tropicales, dónde el sol está fuertemente presente cada día.

Cuida tu alimentación

Un hecho bien conocido es que la alimentación define muchas cosas en nuestro cuerpo, y la salud general de nuestra piel es indudablemente una de ellas, por lo que mantener una alimentación balanceada es un paso que resulta indispensable para que esta se conserve lo mejor posible.

Una dieta rica en grasa, carbohidratos y muy baja en nutrientes resulta en una piel reseca y delicada, haciendo que algunos de los primeros signos de este daño se observen en el área que rodea nuestros ojos, esto trae como consecuencia a corto plazo el surgimiento de ojeras, así como la aparición prematura de manchas, arrugas y algunas líneas de expresión entre las que resaltan las patas de gallo.

Bebe suficiente agua y has ejercicio

Sí efectivamente, este consejo parece sacado de una abuelita, pero no por eso deja de ser un hecho cierto y su efectividad no deja de estar bastante comprobada por expertos de todo el mundo, quienes han sabido identificar la relación directa entre la cantidad de agua ingerida y la actividad física con la apariencia de la piel y el estado de la zona que rodea la mirada.

Beber muy poca agua aumenta enormemente las posibilidades de padecer resequedad cutánea, esto debido a que el cuerpo dedica el líquido ingerido a sostener las funciones más importantes, dejando a la piel prácticamente en último lugar de prioridad. Esto trae como consecuencia que sea mucho más sencillo comenzar a desarrollar líneas de expresión y arrugas, lo que sumado a los movimientos que realizas comúnmente en tus párpados cause la aparición temprana de patas de gallo.

Por esto es sumamente importante que comiences a prestar más atención a tu ingesta de líquidos, siendo necesarios al menos 8 vasos de agua al día para mantener las funciones del cuerpo lo más óptimas posibles. Sumado a esto es aconsejable realizar actividad física moderada, lo que estimula la circulación sanguínea y previene a aparición temprana de muchos signos del envejecimiento.

Antes de continuar, puedes consultar más sobre el cuidado de esta delicada piel en: Cómo eliminar las ojeras con ácido hialurónico

Las mejores soluciones para las patas de gallo

Las mejores soluciones para las patas de gallo

Cómo te habrás imaginado, en este punto existe una variedad mucho más amplia de alternativas que cuando hablamos de prevención, y es que muchas personas prestan más atención al tratamiento y a las posibles soluciones, ya que es común que la preocupación por cualquier problema estético, incluyendo las patas de gallo, no comience a surgir sino hasta que ya este se encuentra presente en la piel.

Esto ha terminado haciendo que durante muchos años se hayan ideado demasiadas alternativas para intentar eliminar o al menos disimular un poco el tamaño y apariencia de estas marcas, las cuales si bien son en su mayoría efectivas, ofrecen resultados bastante variados y en periodos de tiempo muy distintos, razón por la cual no podemos incluirlas todas en nuestra guía definitiva para las patas de gallo, sino optar por explicar un poco las más efectivas, ya que así podrás tomar la mejor decisión que se adapte a ti.

Tratamiento de lifting facial

El lifting es un tratamiento estético que es utilizado con cada vez más frecuencia para combatir y solucionar diversos problemas a lo largo de todo el rostro, entre los cuales encontramos también a las conocidas patas de gallo. Con este procedimiento se busca eliminar las arrugas y pliegues del rostro y del cuello a través de un proceso de estiramiento en el que se termina retirando la piel sobrante de toda tu cara a través de una cirugía.

Como te imaginas, este tratamiento es un tanto complejo, por lo que no es para nada aconsejable si tu piel presenta exclusivamente patas de gallo, sino que puede ser la solución ideal cuando tu cutis en general se torna desgastado y las arrugas comienzan a cobrar mayor protagonismo a lo largo de todo tu rostro.

Para hacerlo simplemente debes acudir en consulta con un médico especialista, el cual tendrá la labor de instruirte durante todo el proceso o incluso ofrecerte otra clase de alternativas que se puedan adaptar mucho mejor a tu caso en específico y los problemas que hayan sido generados en tu piel a través de los años.

Aplicación de botox o de ácido hialurónico

Estos dos tratamientos son bastantes distintos entre sí, pero ambos ofrecen muy buenos resultados para eliminar arrugas y líneas de expresión de una forma mucho más específica que en la opción anterior, y es que ambos se aplican mediante inyecciones, por lo que con utilizados únicamente en el lugar donde el paciente desee aplicarlo, dejando el resto de la piel libre de cualquier alteración.

Este detalle vuelve tanto al botox como al ácido hialurónico, alternativas ideales si simplemente queremos combatir los signos de envejecimiento en áreas reducidas de nuestra piel, como es el caso de cuando el contorno de la mirada comienza a presentar patas de gallo, sin importar la profundidad y extensión de las mismas.

Entre estos existen algunas diferencias, en primer lugar el botox es un tratamiento bastante popular, el cual ha sido aplicado durante una gran cantidad de tiempo por toda clase de mujeres y de hombres, quienes ven en él el aliado ideal para retrasar la llegada de las arrugas. En este procedimiento se inyecta en la piel un producto que sirve para paralizar los músculos, evitando las expresiones excesivas y manteniendo la piel lo más tersa posible en el proceso.

Por su parte el ácido hialurónico es un tratamiento que también se aplica mediante inyección, pero en este caso lo que se logra es rellenar poco a poco las arrugas ya presentes, devolviendo así a la piel la textura que poseía antes de la aparición de estas marcas, pero sin alterar la capacidad de movimiento de tu rostro.

Ambos tratamientos tienen sus pros y sus contras, por lo que lo aconsejable es que antes de tomar la decisión de comenzar a aplicar cualquiera de ellos, busques la asistencia de un especialista, quien te brindará la debida asesoría para ayudarte a definir cuál de ambos es el que mejor se aplica para el estilo de vida e intereses que posees.

Tratamiento de reducción muscular

Este tratamiento es una manera bastante rápida y sumamente efectiva de deshacerte de las patas de callo casi para siempre, con la única desventaja de que puedes llegar a presentar resultados variables según la profundidad que posean las patas de gallo que se encuentran en tu piel, siendo que mientras más profundas sean las mismas menos probable es eliminarlas en su totalidad.

Pero que esto no te quite el ánimo respecto a la efectividad del tratamiento, y es que este al ser un procedimiento pensado especialmente para tratar las patas de gallo, sus resultados son bastante favorecedores y mucho más permanentes en comparación con otras opciones disponibles, las cuales aseguran resultados sin importar la profundidad de tus marcas.

El procedimiento es algo simple, pero aun así requiere ser abordado por un especialista, todo consiste en eliminar una pequeña porción del musculo y piel del área afectada, específicamente de la parte inferior de las patas de gallo, el cual suele tener un tamaño bastante milimétrico. Con la eliminación de esta porción se busca que la piel genere menos estiramiento y por ende se disminuya notoriamente el tamaño de las arrugas y patas de gallo.

Cremas para contorno de ojos con ácido hialurónico o colágeno

Por ultimo pero no menos importante debemos mencionar las cremas para contorno de ojo. Anteriormente te contamos que esta clase de productos es ideal cuando estás pensando en prevenir la aparición de cualquier clase de signo de envejecimiento en el área que rodea tu mirada, pero su función no se detiene allí, y es que la variedad de cremas para contorno de ojos que se encuentran en el mercado es tan amplia que prácticamente existe una para cada quien.

Y eso incluye a las personas que están buscando alternativas eficientes para eliminar poco a poco las patas de gallo de su rostro, siendo ideales en este caso las cremas antiedad, las que contienen colágeno y vitamina C o las que incluyen ácido hialurónico entre sus ingredientes principales, ya que estos fomentan la regeneración de la piel y retrasan los signos visibles del paso del tiempo, algo sumamente útil cuando estás tratando patas de gallo de profundidad media.

¿Tienes dudas respecto al cuidado del área que rodea tu mirada? No te pierdas nuestro apartado llamado Cómo quitar las ojeras

Remedios caseros para contrarrestar el problema de patas de gallo

Remedios caseros para contrarrestar el problema de patas de gallo

A demás de los tan efectivos tratamientos para combatir las patas de gallo, no podemos dejar de lado las alternativas caseras, y es que estas han ido año tras año ganando una popularidad sumamente elevada, al punto de ser la primera opción a la una inmensa cantidad de personas recurre para lograr prevenir o combatir cualquier clase de imperfección en su piel, siendo posible conseguir resultados excelentes cuando te armas de la suficiente paciencia y aplicas los ingredientes adecuados.

Ya que algo que resalta en este método de tratamiento mucho más que en cualquier otro, es la variedad, esto debido a que la lista de posibles ingredientes a utilizar es tan amplia que incluso parece infinita, pero con la desventaja d que la enorme mayoría de ellos no brinda resultados reales a tu piel, o si bien lo hace no es totalmente el producto ideal para ser aplicado en la delicada zona del contorno de los ojos.

Por esto la mejor alternativa a la que puedes recurrir en el caso de preparados naturales o caseros será siempre optar por las recetas que incluyan entre sus ingredientes principales a aquellos ya probados, los cuales han sido demostrados por una gran cantidad de personas y sus efectos son bien reconocidos, al punto de existir una amplia variedad de estudios que los respaldan o incluso ser frecuentemente aplicados por marcas comerciales para la elaboración de sus recetas.

Mascarillas caseras para las patas de gallo

Entre las opciones para preparar en tu casa, encontramos las mascarillas, las cuales resaltan entre diversas alternativas por ser fáciles de preparar y de aplicar, y por brindar a la piel de una carga extra de beneficios a los que puedes recurrir cada vez que lo desees. La desventaja que poseen es que en su mayoría son productos que no poseen un tiempo de vida útil muy largo, lo que hace que sea necesario volver a preparar la mezcla cada vez que pretendas aplicarla sobre tu rostro.

Entre tantas recetas de mascarillas que encontramos, las más efectivas y que por ende merecen ser incluidas en nuestra guía definitiva para prevenir y eliminar las patas de gallo son las siguientes:

Mascarilla de yogur, pepino y aloe vera

Esta mascarilla es sumamente rápida de preparar, y brinda a la piel de una gran dosis de frescura e hidratación, algo que te ayudará a combatir poco a poco las patas de gallo en el contorno de tus ojos, descansados tu mirada y ayudando también a disminuir la aparición de nuevas marcas en esta delicada zona de tu piel.

Solo vas a requerir 1 rebanada gruesa de pepino, el cual puede estar a temperatura ambiente o frío de la nevera, sumado a eso será necesario 1 cucharada de gel de aloe vera y una de yogurt natural, del que no posee ninguna clase de sabor añadido ni azúcar en su interior. Estos ingredientes debes colocarlos en una licuadora y triturarlos hasta que estén completamente integrados y el pepino se haya disuelto en su totalidad.

Cuando esté lista la preparación será momento de aplicarla sobre la piel del contorno de tus ojos, esto con ayuda de las yemas de tus dedos o si lo prefieres con una pequeña brocha de maquillaje que ya no utilices más. Unta con mucho cuidado toda el área, especialmente la zona lateral, donde se forman las patas de gallo, pero teniendo cuidado de que el producto no caiga en el interior de tu parpado.

Pasada media hora desde la aplicación será momento de retirar la mascarilla, para ello será suficiente con aplicar un poco de agua tibia, sin necesidad de utilizar productos adicionales. En cuanto a la frecuencia, lo más aconsejable es utilizar esta mascarilla al menos 3 veces por semana, para que en poco tiempo comiences a notar como las patas de gallo se van tornando más leves, hasta el punto, después de un uso constante, de no parecer un problema real en tu mirada.

Mascarilla de aguacate y huevo

Tanto el huevo como el aguacate son dos ingredientes bastante deliciosos para nuestras comidas, pero que también están cargados de vitaminas y diversos nutrientes que traen beneficios bastante positivos a tu piel, no es por menos que ambos sean ingredientes muy frecuentemente utilizados por expertos para crear tratamientos estéticos de alta calidad.

Para preparar la mascarilla de aguacate y huevo para eliminar las patas de gallo solo vas a requerir una porción mediana de aguacate y la clara de un huevo, ambos ingredientes debes mezclarlos con fuerza, pero teniendo cuidado de no batir demasiado rápido, ya que no estamos buscando hacer crecer la clara, sino que se mantenga lo más posible en su estado natural.

Cuando tengas listo el preparado será momento de aplicarlo sobre tus ojos, teniendo cuidado de que la mezcla puede haber quedado un tanto líquida, para untarlo tendrás que aplicar pequeños masajes en el área, los cuales también tendrán el objetivo de estimular la circulación sanguínea y mejorar la absorción de los nutrientes por la piel.

Pasados 20 o 25 minutos será turno de retirar la mescla de la zona del contorno de tu ojos, para ello te aconsejamos aplicar un poco de agua fría, y secar muy bien con una toalla limpia. En cuanto a la frecuencia, lo mejor será utilizar esta mascarilla dos veces por semana, teniendo en cuenta que no podrás guardar el sobrante para la próxima vez, por lo que será necesario volver a preparar todo.

Desde que edad hay que comenzar a prevenirlas

Desde que edad hay que comenzar a prevenirlas

Ya quedó bastante claro que las patas de gallo son un problema realmente común a cierta edad, siendo uno de los signos del paso del tiempo más característicos de todos, pero eso no hace que sean más agradables a la vista de quienes no aceptan ver su piel poco a poco convertirse en la de una persona mayor. Por lo que si estás en este grupo y aún no has comenzado a notar la aparición de patas de gallo, te interesará saber desde que edad es conveniente comenzar a prevenirlas.

Si eres aún una persona joven lo más seguro es que consideres que la aparición de arrugas y patas de gallo es un tema que no debe causarte mayor preocupación, ya que la edad en la cual comienzan a surgir está aún muy lejana, pero permítenos informarte la realidad es un poco diferente a lo nos han pintado, ya que este aspecto si bien está aún lejos de tu vida, es muy probable que ya te encuentres en el momento exacto para comenzar a cuidar tu piel y lograr retrasar lo más posible su llegada.

Algo que muchos desconocen es que desde la llegada de los 25 años nuestro cuerpo comienza poco a poco a disminuir su producción natural de colágeno, una proteína que se encuentra presente en nuestro organismo y entre tantas funciones cumple la labor de mantener la piel tersa, suave y flexible. Por lo que desde esta edad poco a poco nuestro cuerpo comienza a deteriorarse, haciendo que sea necesario brindarle ayuda externa para lograr conservarlo lo mejor posible.

Por esto los 25 años es el punto ideal de partida para todas las personas, pero no necesariamente el obligatorio para comenzar a preocuparte por la apariencia futura de tu piel, y es que algo que debemos recordar siempre es que nunca se es muy joven ni muy viejo para empezar a prestar atención a nuestra salud y apariencia, teniendo obviamente en claro que no puedes aplicar ninguna crema o producto especial sobre la piel de un niño.

Debes tener siempre en claro que aunque la piel del área que rodea tu mirada no haya presentado nunca ojeras, enrojecimiento, bolsas o cualquier otro inconveniente de forma visible, eso no significa necesariamente que no exista ninguna clase de daño interno, por lo que mientras antes comiences a aplicar métodos preventivos después de haber alcanzado tu mayoría de edad será mucho más simple lograr retrasar lo más posible la llegada de los problemas.

Recordando también que si bien es posible engañar al paso del tiempo, este tarde o temprano terminará por alcanzarnos haciendo que en algún momento de la vida se vuelva totalmente inevitable el padecer de patas de gallo o alguna otra clase de arrugas en el contorno de los ojos, pudiendo comenzar a formarse desde que cumplimos 40 años hasta incluso tras haber superado los 55 años, todo dependiendo del estilo de vida y los diversos cuidados que hayamos llevado durante todo el tiempo anterior.

¿Te ha gustado este artículo? Puedes consultar también Los mejores aceites para el contorno de ojos

Ahora sí, ya sabes cuales son las mejores opciones tanto para prevenir como para tratar las incomodas y antiestéticas patas de gallo, las cuales han logrado durante muchos años quitar el sueño a más de una persona, a partir de este momento solo te podemos aconsejar que estudies muy bien tu caso particular y de ser necesario acudas en consulta con un especialista, todo esto para que tomes la decisión correcta y elijas el producto, tratamiento o método preventivo que más se adapte a ti , ya que tu piel lo agradecerá indudablemente.