Modelos piel exfoliada o peeling

La piel es el órgano más extenso de nuestro cuerpo, por lo tanto ya podéis imaginar la enorme importancia que tiene mantenerla limpia y sana. Si ésta se encuentra enferma o con cuidados deficientes su estado será el reflejo de esa condición y lo mismo a la inversa.

Que todos queremos tener una piel preciosa ya lo sabemos, con una textura sedosa, un aspecto jugoso, un tono uniforme y un aspecto radiante, libre de impurezas y llena de vida. Pero ¿sabemos como cuidar la piel de forma correcta para conseguir eso?

Seguro que alguna vez habéis oído hablar del peeling facial y del exfoliante, quizás hayáis podido confundirlos y pensar que al fin y al cabo es lo mismo, sin embargo aunque se parecen mucho tienen algunas diferencias que los hacen completamente distintos.

Los dos realizan la misma función, es decir, eliminan del rostro las impurezas que se acumulan en la dermis. Esta función es extremadamente importante, ya que toda la suciedad del ambiente se va acumulando en nuestro cutis y finalmente consigue obstruir los poros y dar lugar a imperfecciones propias de una piel mal cuidada.

En este artículo vamos a hablar de las principales diferencias que hay entre el peeling y el exfoliante, así que ¡nunca más vais a confundir un proceso con otro!

Antes de comenzar con esta interesante información, os voy a dejar por aquí un enlace donde podéis echarle un vistazo a los mejores exfoliantes faciales del mercado: Los 5 mejores exfoliantes faciales.

Peeling facial, todo lo que necesitas conocer

Lo primero que vamos a hacer es conocer todo lo que rodea a esta función,  de esta manera podremos identificarlos con solo oír su nombre, así que si estáis listos ¡comencemos con los famosos peelings!

Como primera definición os diré que este proceso no es más que una exfoliación más profunda y fuerte. La principal función de este proceso es estimular la producción natural de colágeno, a la misma vez que lo hará con la regeneración de las células, por lo que está claro que llega hasta lo más hondo de la dermis.

Esta técnica no solo nos ofrecerá una limpieza profesional de la piel, sino que al incidir en las capas más recónditas de nuestra dermis también será ideal para tratar y eliminar las posibles manchas del cutis y hasta las arrugas o líneas de expresión.

¿Cómo se realiza un peeling facial?

Ya sabemos que es un proceso mediante el cual podemos limpiar nuestro cutis de forma profunda y conseguir que éste se vea mucho más saludable y bonito, pero ¿cuál es el proceso que hay que seguir?

Esta técnica se lleva a cabo mediante una actuación química, es decir, que no se utilizan las manos ni los masajes como en el caso de la exfoliación como veremos más abajo.

Para realizar un peeling se utilizan normalmente sustancias como los alfa-hidroxiácidos, estos no pueden ser menores del 25% de la formulación, deben ser exactos o superiores a ese porcentaje, ya que de la otra forma no conseguiríamos buenos resultados.

  • Los alfa-hidroxiácidos son normalmente el ácido glicólico, pirúvico, mandélico, ferúlico, cítrico, láctico, retinol o salicílico.

Estas sustancias suelen comportarse de forma un poco fuerte con la piel, ya que deben incidir en ella hasta las capas más profundas y retirar toda la suciedad que estaba acumulada de mucho tiempo, por lo tanto esto lo convierte en un proceso bastante agresivo para las pieles sensibles o delicadas.

Pero entonces, ¿si tengo la piel sensible no puedo beneficiarme de un peeling facial?, la respuesta es sí, pero no de uno cualquiera sino de un enzimático. Se trata del más suave y calmado de todos y del más recomendado para este tipo de dermis.

Los químicos son ideales para tratar las pieles más gruesas, esas que cuentan con predisposición a la grasa o aquellas que tienen un aspecto más envejecido y castigado.

¿Cuántas veces podemos realizarnos un peeling?

Al tratarse de un proceso tan invasivo, no podemos realizar esta técnica de forma frecuente, por lo que normalmente se recomienda someterse a ella dos veces al año si tu piel es adulta y lo único que necesitas es un mantenimiento de limpieza.

Pero si tu dermis está muy castigada o envejecida y lo que quieres es que adopte un estado más joven y bonito, además de saludable, puedes realizar este proceso hasta tres veces al año.

Ahora bien, si la piel se encuentra joven y con un estado saludable, lo ideal es someterse a este tratamiento una única vez al año, recomendando los expertos que sea cuando pase el verano, ya que el sol y el calor puede dañar a la piel cuando se encuentra tan fina y expuesta después de un proceso tan importante.

Modelo con peeling facial

¿Qué conseguimos con el peeling?

Como ya sabéis, este tratamiento tiene la finalidad de conseguir un rostro limpio, con un tono uniforme y bonito, un aspecto más joven y con mucha más iluminación, además lo más asombroso es que es capaz de eliminar las manchas de la piel en una sola sesión.

Así como también conseguirá eliminar de nuestro rostro las imperfecciones propias de las que todos deseamos prescindir, como son los puntos negros, los granitos, etc.

Es completamente normal sentir que nos quema un la dermis mientras nos están realizando este proceso, además podemos sentir calor y sofoco de forma usual, pero estas sensaciones irán desapareciendo conforme el profesional vaya utilizando lociones refrescantes y aliviadoras, así como paños de mascarillas faciales, etc.

Además es completamente habitual que al terminar el procedimiento notemos como nuestra cara se encuentra enrojecida, ya que ha tenido un trato bastante invasivo. Así como también es un acto natural de esta técnica el hecho de tener descamaciones pasadas algunas horas, ya que es el proceso de eliminación celular para dar lugar a otras nuevas.

¿Quieres saber como prevenir o eliminar los puntos negros de tu rostro?, aquí tienes todos los consejos: Puntos negros y espinillas, ¿cómo prevenirlos?

¿Qué debemos tener en cuenta antes de realizar un peeling facial?

Ya casi lo conocemos todo sobre esta técnica pero, hay unos aspecto sumamente importantes que debemos tener claro antes de pasar por un proceso de este tipo.

  • Debe ser realizado por un profesional: Es muy importante que tengamos claro que este proceso debe ser realizado por expertos de la piel, ya que es un proceso que no podemos llevar a cabo en casa debido al uso de sustancias invasivas para la dermis.
  • Se debe utilizar cremas de protección solar: Siempre que salimos de un tratamiento de este tipo nuestra piel se encuentra mucho más fina y expuesta a los rayos de sol, por lo que es mucho más probable que sufra quemaduras, rojeces u otros problemas mayores. Para evitar esto es fundamental que utilicemos un SPF 50+. Recordad que cualquier nivel más bajo de 30 no estaría protegiendo a la dermis de forma correcta.
  • Se recomienda hacer una prueba antes del proceso: Con este tratamiento tan fuerte, los expertos siempre nos aconsejan que antes de someternos a él, realicemos una prueba en alguna zona de nuestra piel. De esta forma podremos comprobar que es adecuada para nosotros y que no nos hará ningún tipo de daño. Deben pasar al menos 24 horas para que sea real.

Diferentes tipos de peeling

Como habéis podido ver antes, os he hablado de dos tipos de peeling diferentes, hemos estado viendo todo sobre el químico y además hemos nombrado el enzimático que hemos dicho que es ideal para tratar las pieles sensibles.

Pero ahora vamos a abordar desde más cerca a cada uno de ellos, para que así conozcáis todos los tratamientos de los que podéis disfrutar. Eso sí, siempre debemos elegir aquel que se adecue más a nuestro tipo de piel, si es necesario podemos pedir ayuda a un profesional.

  • PEELING ENZIMÁTICO

Estos son los tratamientos son los más suaves de todos, como ya sabéis son los más ideales para tratar las pieles más sensibles y delicadas.

La piel sensible es sin lugar a dudas la que más cuidado debe tener con todo lo que utiliza para cuidar de su dermis, ya que suelen sufrir intolerancias, reacciones, irritaciones y otros problemas que pueden dañar el estado del rostro.

Este tipo de proceso se parece mucho a las mascarillas faciales, ya que suelen contener sustancias naturales (combinadas con otras efectivas a la hora de limpiar a fondo el cutis), se aplica con una pequeña espátula y se deja actuar en la dermis el tiempo que indique el profesional y luego se retira con abundante agua.

El punto más a favor de este tipo de proceso es que es tan suave que se puede realizar en casa también, por lo que encontramos cosméticos con estas funciones en las tiendas.

Modelos mujeres peeling exfoliación facial

  • PEELING QUÍMICO

Este proceso debe realizarse siempre bajo supervisión de un experto, ya que tal y como su propio nombre indica cuenta con sustancias químicas que resultan más abrasivas para la dermis.

Su utilización es muy similar al anterior, ya que se aplica del mismo modo que una mascarilla y se deja actuar, con la diferencia de que debido a los ácidos que pueda contener (los que hemos nombrado más arriba) podemos sentir calor, picazón u otros síntomas en la piel, pero esto es normal siempre y cuando estemos supervisados por un profesional.

Una vez que haya transcurrido el tiempo indicado por el experto, debemos retirar de forma inmediata la «mascarilla», eliminar todo lo que haya quedado en la piel y secarla con mucho cuidado.

Según el tipo de dermis de la persona se elegirá un tipo de ácido u otro, con una función distinta y por lo tanto con un objetivo personalizado.

  • PEELING FÍSICO

Este proceso es quizás el más invasivo por el simple hecho de que mezcla las características del anterior (con las sustancias químicas) pero además utiliza gránulos en su composición.

Estos gránulos que pueden ser de sílice, de cáscaras de frutos secos o de aluminio, irán incidiendo sobre la dermis a modo de masaje, retirando todas las células muertas.

Debido a la fricción que esto causa es muy normal que el rostro quede completamente rojo, es por este motivo por el cual esta técnica no la puede utilizar todo el mundo y es fundamental al igual que la anterior que esté supervisada por un profesional.

La exfoliación facial, todo lo que necesitas conocer

Este proceso se trata de un paso mucho más simple que un peeling, es cierto que tienen la misma función, eliminar las impurezas acumuladas, las células muertas que se encuentran en la superficie del rostro y desobstruir los poros.

Como os dije al principio del artículo, la piel necesita unos cuidados que no se basan solo en utilizar lociones anti-edad, iluminadoras, etc, sino que necesita una limpieza profunda en la que el exfoliante debe tener cabida.

¿No sabes lo qué es un exfoliante?, en este post te lo explico detalladamente: El exfoliante, ¿qué es y para que sirve?

¿Cómo se realiza una exfoliación facial?

Para realizar este proceso tan solo debemos tener en cuenta que a pesar de que la suciedad se vaya acumulando durante todos los días en la dermis, no podemos realizar esta función en el rostro con esta frecuencia, ya que podríamos causar daños en el cutis.

Si bien es cierto que esta técnica no es tan agresiva como el peeling, sigue siendo bastante fuerte para la piel, de manera que los expertos han determinado como frecuencia general utilizarlo una vez a la semana (aunque esto puede variar dependiendo del tipo de piel y de producto).

Este cosmético suele venir en formato gel o crema y puede contener gránulos de diferentes tamaños (más gruesos o más finos) que irán tratando la piel mediante fricciones masajeando el rostro de forma circular.

Modelos con exfoliación facial

¿Cuántas veces puedo exfoliar mi piel?

Como ya hemos dicho, la frecuencia general es de una vez a la semana, pero esto va a variar mucho de una persona a otra, así que si conoces tu tipo de piel (un aspecto imprescindible) y quieres saber cuantas veces puedes utilizar este cosmético, ¡sigue leyendo!:

  • Pieles grasas: Si tu dermis cuenta con esta predisposición, podrás llevarlo a cabo en tu piel de una a tres veces a la semana, es importante que elijas un producto adecuado para tu tipo de dermis, ya que estos llevarán un grano algo más grande para que incida bien sobre el grosor de este tipo de pieles.
  • Pieles secas: Si al contrario, tu rostro es más bien seco y cuenta con descamaciones de forma frecuente, lo ideal será que exfolies la dermis una sola vez a la semana o incluso una vez cada dos semanas, esto dependerá de las necesidades de cada uno, ya que hay pieles más secas que otras. Además el grano de estas lociones suele ser mucho más fino, para que no haga daño en la dermis.
  • Pieles sensibles: Estas son las pieles más delicadas, en este caso lo ideal es realizarlo en el rostro una vez cada dos semanas con cuidado y alargando la frecuencia si vemos que es necesario. Lo ideal en este caso es consultar con un profesional, ya que quizás en algunos casos más severos la exfoliación no es ni siquiera una buena opción.

En este artículo os explico paso a paso las pautas a seguir para realizar una exfoliación correcta: ¿Cómo exfoliar la piel del rostro de forma correcta?

¿Qué obtendremos con la exfoliación?

Ya hemos visto que efectivamente, la piel necesita estar limpia para poder funcionar de forma correcta, por lo tanto la limpieza diaria es fundamental pero a veces es necesario un tratamiento más profundo y es aquí cuando este proceso se convierte en el gran aliado.

Con este proceso conseguiremos que nuestra dermis se vea más lisa, suave, con un tono más uniforme, además conseguiremos eliminar ciertas imperfecciones como son los puntos negros y nos ayudará a atenuar poco a poco la presencia de manchas.

Diferentes tipos de exfoliantes

Al igual que hay diferentes tipos de peeling, también podemos determinar algunos tipo a la hora de exfoliar la piel, aunque son mucho menos relevantes.

  • EXFOLIANTES DE GRANO FINO: Recomendado para pieles secas y sensibles
  • EXFOLIANTES DE GRANO GRUESO: Recomendados para pieles grasas y mixtas

Además de estos tipos que ya los conocíamos, también hay otra distinción de la que me gustaría hablaros, porque están muy en auge, en este sentido podemos encontrar los siguientes:

  • EXFOLIANTES QUE COMPRAMOS: Estos son los que encontramos en las tiendas y los que debemos elegir teniendo en cuenta nuestra piel y nuestras necesidades, además de fijarnos muy bien en los ingredientes que contiene.
  • EXFOLIANTES CASEROS: En este caso son aquellas lociones que hacemos en casa mezclando varios ingredientes y obteniendo un producto natural, efectivo y respetuoso. Hoy en día existen multitud de recetas que nos pueden servir de guía para nuestras aventuras.

Si queréis conocer más sobre estos productos caseros y obtener algunas recetas que ¡estoy segura os van a encantar! os aconsejo que le echéis un vistazo a este post: Exfoliante facial casero, aprende a hacerlo con simples recetas.

Mujeres jóvenes con exfoliación facial

Como habéis visto, un peeling y una exfoliación no son lo mismo, tienen muchas diferencias aunque con su uso consigamos la misma función, sin embargo el primero es mucho mas profundo e invasivo y el segundo es más suave y de uso más frecuente.

Ahora que ya conocéis de buena mano todo lo relacionado con estas técnicas, es el momento de que vayáis buscando el momento de llevarlas a cabo y de ofrecerle a vuestra piel todo lo que se merece, así que ¡manos a la obra!