Todos estamos de acuerdo con que la limpieza facial es lo más importante a la hora de cuidar nuestro rostro. Es cierto que existen cientos de productos que nos prometen conseguir un cutis de ensueño, pero ¿de qué sirven si nuestro rostro no está limpio de forma correcta?

Esto es lo que verdaderamente debe importarnos, la limpieza de la cara es primordial para que los demás producto funcionen y sean efectivos, ofreciéndonos buenos resultados.

Pero, ¿qué pasa si a la hora de adquirir nuestro limpiador no nos convence ninguno?, no os preocupéis que os traigo la gran solución.

Hoy vamos a hablar en este artículo sobre como hacer un buen limpiador facial casero, así que además de ver como funcionan y todos los beneficios que tiene este proceso, también os daré algunas recetas que nos permitirán hacerlo en casa en unos sencillos pasos.

Si por el contrario queréis comprarlo, os aconsejo que le echéis un vistazo a este artículo, en él he plasmado una lista completa con los mejores limpiadores faciales del mercado, para que así os sea mucho más fácil la búsqueda: Mejores limpiadores faciales.

Ahora sí, vamos a empezar con nuestros limpiadores caseros, si estáis preparados no debéis esperar ni un segundo más, ¡empezamos!

Limpiador facial casero

Desmaquilla tu piel con productos naturales

Como sabréis la importancia de desmaquillar la piel cada día antes de irnos a la cama es enorme, prácticamente se ha convertido en un ritual fundamental que no debemos saltarnos bajo ningún concepto.

Antiguamente lo realizaban así, con productos todos naturales y aunque parezca mentira (en los tiempos de hoy en día que estamos acostumbrados a lo industrial) los resultados eran maravillosos, así que ¿por qué no volver a intentarlo y recabar los procesos de limpiezas naturales y sanos?

Para los que aún no tengáis muy claro cual es la importancia de desmaquillar el rostro cada día, os lo explicaré muy brevemente. Al maquillarnos estamos taponando los poros de la dermis, por lo tanto la transpiración de ésta es prácticamente nula y esta es la razón por la cual debemos desmaquillar el rostro de forma correcta y profunda antes de irnos a la cama, para que así pueda realizar en la noche su momento de regeneración de manera óptima.

Sabiendo que tenemos que realizar ese proceso de una manera o de otra, ¿por qué no hacerlo de la forma más saludable y respetuosa posible?

Los productos naturales y caseros serán la solución para que el proceso de desmaquillar el rostro sea de lo más liviano y sano posible, así que si estáis de acuerdo con mimar de esa manera a vuestra piel, estáis en el artículo y en el momento adecuado.

Por aquí os dejaré un artículo donde he querido plasmar las mejores cinco formas naturales para poder lavar nuestra cara y para que así podáis tener más a mano siempre esta guía tan maravillosa: 5 formas naturales de limpiarte la cara.

Sabiendo esto y si seguís leyendo es porque vais a apostarlo todo por los maravillosos productos naturales, que como su propio nombre indica son mucho más afines con nuestra propia naturales, porque al fin y al cabo todo el naturaleza y todo lo que venga de ella funciona a la perfección.

Si tenéis alguna duda sobre lo que necesita vuestra piel, os recomiendo que antes de seguir leyendo os informéis bien en este artículo: Necesidades básicas del cuidado de la piel.

Proceso de limpieza con productos caseros

Antes de hablar especialmente en los limpiadores caseros (que lo haremos justo después de este maravilloso apartado) me gustaría hablaros un poco sobre los pasos que tiene una limpieza facial a base de productos caseros, para que os deis cuenta que es posible y que además es muy efectiva.

Muchas personas caen en el error de pensar que en una limpieza facial completa más tarde o más temprano tendremos que usar algún producto industrial, así que para que veáis que realmente no es necesario, os voy a plasmar como sería una limpieza completa a base de productos naturales.

Justo después de ver esto, nos centraremos en las recetas de limpiadores faciales caseros, pero para ello debemos saber como y cuando usarlos y ahora es el momento de conocerlo.

Existen muchos factores externos e internos que contaminan nuestra piel, como por ejemplo nuestro propio sudor, los humos, la contaminación, las partículas del aire, la grasa producida por nuestro cuerpo, etc. Todo ello debemos combatirlo cada día y como hemos visto que la mejor manera de hacerlo es mediante limpiezas caseras, vamos a hablar un poco más de cada paso.

El primer paso: Desmaquillar la piel

Lo primero que tenemos que hacer sin lugar a dudas es retirar todo el maquillaje, para así poder seguir trabajando sobre una piel impoluta y que nada estropee la limpieza facial.

Para desmaquillar la piel también podemos usar un producto casero, pero este no es caso ahora mismo. Debemos empezar por los ojos y retirar toda la máscara de pestañas y eyeliner si lo hay, acto seguido pasamos al resto del rostro y hacemos lo mismo, con movimientos suaves vamos retirando todo el maquillaje que haya.

Una vez que no quede ningún resto (visible) de maquillaje en el cutis es momento de pasar al siguiente paso, la limpieza facial, aunque cabe destacar que si no estabais maquillados (por ejemplo, por la mañana) el primer paso sería la limpieza facial y nos ahorramos el desmaquillar.

El segundo paso: Limpieza facial

Este es el paso que más nos interesa en el artículo, como sabéis vamos a hablar a continuación más detalladamente de como hacer un limpiador facial casero, pero para que conozcáis todo sobre él, debéis saber que el momento de usarlo es este. Si estamos maquillados, sería el segundo paso (después de haber retirado el maquillaje) y si por el contrario no estamos maquillados sería el primer paso.

Con su uso vamos a conseguir retirar los restos de maquillajes que haya quedado (si es que había) y además limpiar toda la suciedad acumulada en la piel, por lo que nos ofrecerá un rostro increíblemente limpio.

Más abajo veremos que en casa podemos hacerlo con cientos de productos naturales, incluso con mezcla de algunos de ellos conseguimos potenciar aún más todas las propiedades.

Os dejo por aquí la importancia que tiene el limpiar nuestro rostro dos veces al día, si tenéis alguna duda en este artículo os lo explico todo al respecto: La importancia de lavar la cara dos veces al día.

El tercer paso: Vapor de agua

Esto es opcional, si no queréis hacerlo o no tenéis tiempo para realizarlo no pasa nada, pero la realidad es que es un punto extra que va a favorecer la limpieza y nos va a ofrecer más beneficios aún.

Lo único que debemos hacer es poner a hervir una olla con agua, cuando esté burbujeando la retiramos y acercamos con cuidado la cara a la olla (no muy cerca tampoco, que podemos quemar la piel). Esto permitirá que los poros que se abran y se dilaten, por lo que la suciedad que hubiera acumulada en ellos se expulsaría y la limpieza sería mucho más profunda.

Se recomienda estar frente al vapor de agua por al menos 10 minutos, y este proceso lo podéis realizar una vez a la semana o simplemente cuando tengáis tiempo.

El cuarto paso: Exfoliar la piel

Este paso después de usar el vapor de agua es maravilloso, ya que con los poros abiertos y dilatados es el mejor momento para realizar esta profunda limpieza. Eso sí los exfoliantes que vamos a ver aquí son todos de origen natural, par favorecer entre otras cosas la salud de nuestra piel, ya que las sustancias naturales son mucho más respetuosas con nuestra dermis.

Al igual que el vapor de agua se recomienda su uso una vez a la semana aproximadamente, y nos permitirán eliminar las células muertas y potenciar la circulación de nuestro cutis.

Os voy a poner un ejemplo de exfoliante natural casero, veréis que sencillo y rápido es hacer uno.

Ejemplo de exfoliante casero

Tan solo vamos a necesitar:

  • Dos cucharadas de avena
  • Una cucharada de miel
  • Dos cucharadas de yogur natural

Se mezcla todo y se aplica con los dedos o cualquier aplicador que tengamos en casa y vamos masajeando, es importante que sepáis que el exfoliante solo funciona en movimiento, así que estaremos al menos 5 minutos masajeando el rostro con toda esa mezcla.

El quinto paso: Mascarilla facial casera

Una vez que hayamos terminado de exfoliar el rostro, vamos a proceder a poner una mascarilla facial casera en nuestra piel, en este caso y terminando ya nuestro rutina lo ideal es que sea hidratante para así devolver al cutis su equilibrio después de una limpieza tan profunda.

Podéis hacerla en casa de forma natural, existen cientos de recetas muy sencillas y fáciles, como por ejemplo la mascarilla facial de clara de huevo y miel, tan solo debemos mezclarlos y ponerlo sobre el rostro unos 15 minutos y listo. Esto nos dará la vitalidad y la luz que le falta a nuestro rostro.

El sexto paso: Un tónico

Por último, porque sí es el último paso, vamos a usar el tónico, este será el producto que cierre el proceso y el que nos ofrezca la función de cerrar los poros y conseguir equilibrar el pH natural de nuestra piel, por lo tanto nunca debemos olvidarnos de él.

Para ello también podemos usar remedios caseros, como por ejemplo bolsitas de té verde, aunque hay mucho más, tan solo debemos colocarlo sobre el rostro e ir masajeando con suavidad hasta que se absorba por completo.

Además de todo esto para conseguir una limpieza mucho más profunda se descubrió una técnica de limpieza más efectiva y profesional, la doble limpieza facial, si todavía no la habéis probado os recomiendo que le echéis un vistazo a esto y lo hagáis cuanto antes: Todo sobre la doble limpieza facial.

Pasos para una limpieza facial

Receta de limpiador facial casero

Como habéis visto en los pasos anteriores el limpiador facial se encuentra en el segundo puesto o en ocasiones donde no vayamos maquillados (y no necesitemos un desmaquillante) en el primer paso, su uso es fundamental para que los siguientes pasos funcionen correctamente, ya que es el encargado de eliminar todas las partículas, sustancias o impurezas que se acumulan en la piel.

En este artículo vamos a hablar de ellos desde el punto de vista casero y natural, es decir, obviamente en el mercado podemos encontrar cientos de limpiadores, pero en este caso nos vamos a quedar con los más cercanos a nosotros.

Para ello os voy a dar dos recetas muy completas para que en casa podáis hacer el limpiador, aunque es cierto que vamos a usar bastantes ingredientes, tenéis que saber que son todos muy sencillos de encontrar y muy económicos, algunos incluso los tendréis diariamente por casa.

Aunque todos sabemos realmente como usarlos porque llevamos mucho tiempo usando los limpiadores faciales, a veces todavía cometemos algunos errores, si es vuestro caso o si tenéis dudas de si lo hacéis realmente bien, os dejo por aquí esta información: 15 errores que estás cometiendo al lavarte la cara.

Dicho esto es hora de empezar con las maravillosas recetas, así que si estáis preparados para descubrir este tesoro de la belleza, ¡seguid leyendo!

Primera receta de limpiador facial

Lo más imprescindible es (sea esta receta o sea cualquier otra que os apetezca hacer) conocer al cien por cien todos los ingredientes y asegurarnos que en ningún caso contengan alcoholes, perfumes, o cualquier ingrediente dañino para la dermis. Os adelanto que en esta receta no hay ninguno de los que debáis preocuparos, al contrario, todos ellos son maravillosos para el trato con nuestra piel.

Ingredientes

  • Un cuarto de taza de avena, si lo pesas son unos 26 gramos
  • Un cuarto de taza de arcilla blanca, si lo pesas son unos 50 gramos
  • Dos cucharadas grandes de almendras, si las pesas son unos 15 gramos
  • Una cucharada grande de flores secas, pueden ser lavanda, caléndula o rosas, si la pesas son unos 10 gramos
  • Unas diez gotas de aceite esencial de lavanda

Como veis son todos muy fáciles de encontrar, en cualquier herboristería podéis adquirirlos a un precio muy bajo, incluso algunos de ellos como la avena y las almendras seguro que las tenéis por casa.

Proceso de preparación

  • Lo primero que haremos será batir la avena, las almendras y las flores, basta con que se queden en forma de polvo.
  • Es importante que no quede ningún trozo grande, si vemos que hay algunos que son imposibles de batir, los separamos, si tenemos nos ayudamos de un colador.
  • En el recipiente que vayamos a usar (previamente desinfectado) vamos a ir mezclando el aceite esencial de lavanda con la arcilla blanca, los movemos hasta conseguir una pasta.
  • Acto seguido lo vertemos todo en el mismo recipiente y lo mezclamos a mano, poco a poco veremos que se van formando como grumos o una especie de polvo espeso.
  • Por último lo ponemos en el envase definitivo y ¡ya lo tenemos!

No nos llevará fabricarlo ni dos minutos, además son pasos muy sencillos y rápidos. Obtendremos como resultado un limpiador facial natural y casero acto para cualquier tipo de piel y lleno de propiedades de todos los ingredientes tan maravillosos que hemos usado.

Al no contener conservantes es importante que no lo dejemos mucho tiempo sin usar, ya que se puede estropear y lo tendremos que tirar, desaprovechando todas esas increíbles sustancias.

Segunda receta de limpiador facial

Esta receta de la que os voy a hablar como segunda después de la anterior, es semejante a la primera pero con algunos ingredientes diferentes, igualmente todos ellos son muy fáciles de encontrar y muy económicos, como podréis ver algunos se repiten, así que si queréis hacer las dos y probarlas, algunas sustancias no tendréis que volverlas a comprar.

Ingredientes

  • Media taza de avena en polvo
  • Media taza de flores de lavanda en polvo o cáscara de naranja ecológica en polvo (lo que prefiráis)
  • Media taza de semillas de girasol en polvo o de almendras en polvo (lo que prefiráis)
  • Media taza de caolín
  • Treinta gotas de aceite esencial de lavanda o de naranja dulce (lo que prefiráis)
  • Dos cucharadas de agua destilada o leches vegetales o infusiones de alguna planta aromática

Como veis os he dado elecciones en algunos de los ingredientes, en cualquier caso el que elijáis va a ser maravilloso, así que aquí ya todo dependerá de los gustos de cada uno. También podéis probar un día uno y otro día otro, así que no os agobiéis que tenéis muchos días para hacer cientos de limpiadores diferentes.

Proceso de preparación 

  • Lo primero que vamos a hacer es coger un recipiente limpio y poner en él todos los ingredientes que sean secos, acto seguido vamos a ir añadiendo muy poco a poco el aceite esencial, a la misma vez que vamos mezclándolo todo.
  • Con eso ya tendremos todo hecho, tan solo nos queda, justo en el momento que vayamos a usarlo añadir las dos cucharadas de agua, leche vegetal o infusión (el que hayamos elegido), para que así se forme una especie de pasta más manejable y con más facilidad de absorción.

Con estos dos sencillos pasos ya tenemos nuestro segundo limpiador casero preparado y listo para usarlo cuando queramos, de nuevo debéis tener en cuenta que al no llevar conservantes hay que usarlo con rapidez para evitar que se estropee.

Recetas de limpiadores faciales

Masajea tu rostro al usar el limpiador

Para finalizar me gustaría deciros que en el momento de usar un limpiador facial lo ideal es hacerlo masajeando nuestro rostro, porque si vamos a hacerlo, ¿por qué no disfrutando de la aplicación al máximo?

El masaje facial no solo va a beneficiar al hecho de que los productos se absorban con más rapidez, ya que estamos incidiendo y facilitando la entrada de los nutrientes de cada producto, sino que también nos va a beneficiar en el hecho de potenciar la circulación sanguínea de nuestro cutis y por lo tanto lo llenará de color y vida.

Para masajear el rostro lo único que debe importarnos es la salud de nuestra piel, todas las dermis sin importar tipos ni géneros se merecen cuidados y se merecen gozar de momentos placenteros como este, os voy a dejar por aquí algunos limpiadores especialmente diseñados para hombres, por si os interesan: Mejores limpiadores faciales para hombres.

El masaje es fundamental para que la limpieza sea más efectiva y además os aconsejo que lo disfrutéis desde el comienzo para así beneficiarnos tanto exterior como interiormente.