pasos-desmaquillar

El maquillaje se ha convertido en un paso previo a la hora de salir de casa, la gran mayoría de las veces que salimos no lo hacemos sin maquillar.

El maquillaje no es más que pinturas y pigmentos que hacen que no sintamos mejor al vernos más guapos y con más color o luz en el rostro.

El maquillaje no debe ser algo malo o ni siquiera debería causar problemas si el proceso final lo cumpliésemos a la perfección, el desmaquillar.

Todos tenemos muy claros que nos tenemos que maquillar, ¿pero todos sabemos desmaquillarnos bien?, ¿o todo el mundo lo hace?

En este artículo vamos a ver los pasos esenciales que hay que seguir para poder desmaquillar el rostro de forma correcta.

Pero antes os voy a dejar por aquí un artículo donde podéis encontrar los mejores desmaquillantes del mercado: Mejores desmaquillantes.

Desmaquillar el rostro correctamente

El deseo de maquillarnos

Antes de ponernos a hablar del tema del desmaquillante y sus pasos correctos me gustaría hablaros un poco sobre el maquillaje y el porqué hoy en día se ha convertido en algo sin lo que no podríamos vivir.

El maquillaje tiene cientos de años, la diferencia es que en su origen, las mujeres (sobre todo) y los hombres usaban sustancias y materiales que tenían en su entorno, como por ejemplo pigmentos de piedras o rocas, flores, extractos de plantas o aceites, etc. Todo ello, descubrieron que si lo mezclaban y pintaban de forma bonita las zonas de su rostro, se veían más atractivos y llamativos.

Poco a poco eso se fue expandiendo tanto y cada vez las personas se sentían mejor que podemos decir que esa misma sensación es la que sentimos hoy en día, después de cientos de años y el maquillaje sigue siendo algo adherido a nosotros como (a veces) una necesidad antes de salir de casa.

La razón solo es una, el deseo por vernos guapos y atractivos, algo bueno y normal, el maquillaje (siempre y cuando su INCI sea bueno) nunca tiene porque ser un problema para nuestra piel.

El problema viene luego, cuando no tenemos muy claro toda la información sobre la importancia de desmaquillarlo todo.

La elección del maquillaje

Muchas personas ponen sus maquillajes en el rostro como si no hubiera un mañana, sin pararse siquiera un momento a analizar si ese maquillaje es el adecuado para su piel o si por el contrario va a causar más daños que beneficios.

¿Cuántas veces habéis ido a comprar un maquillaje y os habéis fijado en si sus ingredientes son buenos y saludables para nuestra piel?

La realidad es que, a la hora de ir a comprar cualquier producto de maquillaje, lo único que nos importa es que el color sea afín a nuestro tono de piel, que tenga muchas valoraciones positivas y que sea de marca. Cuando lo realmente importante es si ese cosmético es apto para nuestra piel y si además cuenta con ingredientes satisfactorios.

Todo esto si es una razón por la que recibir problemas en la piel a lo largo del tiempo, por ejemplo, imagina que compramos un maquillaje porque nuestra amiga nos lo ha recomendado porque a su piel le va genial, pero sin embargo no sabemos que tipo de piel tiene ella y que tipo tenemos nosotros, por lo que los resultados lo más seguro es que no sean los mismos.

Podemos obtener unos resultados igual de buenos o incluso mejores, porque nuestra piel se afín a la de ella o por el contrario podemos obtener unos resultados nefastos y estropear nuestra piel, porque nuestra dermis no tenga nada que ver con la de ella. Entonces pensaremos «ese maquillaje es de mala calidad» y quizás no sea así, simplemente que no es adecuado para nuestra piel.

Esta es la importancia que tiene el fijarnos muy bien en todos los aspectos a la hora de elegir un maquillaje, y por supuesto conocer antes cual es nuestro tipo de dermis para saber cuales son nuestras necesidades.

La elección del maquillaje

El cuidado de la dermis

Como hemos visto, siempre que vamos a elegir un nuevo cosmético debemos tener mucho cuidado a la hora de la elección, para respetar al máximo posible el equilibrio de esta, vamos a ver el porqué.

La piel es el órgano más grande que tenemos en nuestro cuerpo, y además cumple una función esencial para que tengamos una buena salud.

Es la encargada de proteger nuestro organismo, actúa como barrera protectora frente a los diferentes factores ambientales y cosméticos, como por ejemplo, los rayos del sol, la contaminación, los humos o incluso aquellos cosmético que como hemos hablado antes, no son los adecuados para nosotros y causan daños en la piel.

Como todo órgano, la dermis debe regenerarse cada día, para que siempre funcione a la perfección y así poder desintoxicarse de todo lo acumulado en el día.

Este proceso lo lleva a cabo en la noche, mientras nosotros descansamos física e interiormente, ella aprovecha y elimina mediante los poros de la piel todas las células muertas a la misma vez que va dando lugar a otras nuevas.

¿Qué pasa si no nos desmaquillamos antes de ir a la cama?

Como os he dicho justo hace un momento, es en la noche cuando la piel se regenera y para ello debe tener los poros completamente libres, solo así podrá realizarse de manera correcta.

El problema es que si no nos desmaquillamos antes de irnos a la cama a descansar o si nos pasa eso que algunas veces llegamos tan cansados a casa que por pereza lo dejamos para el día siguiente, los poros esa noche se quedan completamente obstruidos, no solo con el maquillaje, también con la suciedad e impurezas que se hayan acumulando en él durante todo el día.

Imaginad por un momento que pasará cuando nuestra piel empiece el proceso de regeneración, y se tope con todos sus poros obstruidos. Sería imposible realizar la función, es aquí donde vienen los problemas. Cada día que pasa nuestra dermis irá empeorando, aunque de manera lenta y sin darnos cuenta poco a poco iremos obteniendo un aspecto apagado, castigado, poco cuidado y además una piel completamente enferma.

Por todo esto es imprescindible que desmaquillemos nuestra piel y que la limpiemos antes de irnos a la cama, porque sí, desmaquillar y limpiar son dos procesos diferentes, aunque muchas personas crean que son lo mismo, os dejo por aquí un artículo donde podéis salir de dudas con respecto a este tema: ¿Limpiar y desmaquillar es lo mismo?

Pasos para cuidar de nuestra piel

Aquí vamos a ver que es lo principal que debemos tener en cuenta a la hora de conseguir un dermis sana y cuidada, como sabéis el desmaquillar es rostro es esencial, pero para poder hacerlo de manera correcta y con los cosméticos adecuados primero debemos conocer cual es nuestro tipo de piel.

Conocer el tipo de dermis es fundamental, por lo que podríamos decir que es el paso numero uno, no solo a la hora de desmaquillar el rostro, sino que para cualquier otro aspecto es esencial. Por este motivo os voy a hablar un poco sobre los diferentes tipos de pieles que hay.

Primer paso: Conocer tu tipo de piel

Como os he dicho la base de cualquier proceso es conocer nuestra piel, así que vamos a ver cuales son las características de todas ellas y acto seguido os sentáis frente a un espejo para analizar detenidamente vuestro rostro. Si cumplís eso, conoceréis vuestro tipo de dermis en unos cuantos segundos.

  • Piel grasa

La piel grasa es una dermis que se caracteriza por su exceso de sebo, es decir, la piel produce más del que necesita debido a un desequilibrio y eso a su vez causa otras imperfecciones como son los temidos puntos negros, espinillas, acné, exceso de brillos, textura untuosa, etc.

  • Piel seca

La piel seca es justo la opuesta a la anterior, tiene el mismo extremo pero opuesto, es decir, se trata de una dermis con falta de hidratación, por lo que podemos decir que no produce el suficiente sebo y que además no retiene bien la humedad en la piel, por lo que da lugar a sensaciones de tirantez, descamaciones, picores, rojeces, irritaciones, etc.

  • Piel mixta

La piel mixta es sin duda la más peculiar de todas, y además podemos decir que es la más común entre la población, se trata de una piel que mezcla o fusiona en un solo rostro las características de las dos pieles anteriores. Se suele dividir por zonas, las más habituales son: la zona T (frente, nariz y barbilla) con peculiaridades de la piel grasa y el resto del rostro con peculiaridades de la piel seca. Aunque puede haber otras divisiones y zonas diferentes, esas son las más habituales.

  • Piel normal

La piel normal es la que todo el mundo desea tener, debido a que se trata de una dermis completamente equilibrada y sin imperfecciones, cuenta con un color rosado y una textura jugosa y sedosa que la hace única. El problema que tiene esta dermis es que las personas que la tienen piensa que porque no tiene imperfecciones no necesita cuidados, y es un error enorme pensar eso, ya que si no la cuidamos puede empeorar.

  • Piel sensible

La piel sensible es la más delicada de todas, sufre reacciones, alergias, irritaciones, rojeces, picores, etc, con gran facilidad, tan solo con los cambios bruscos de tiempo o con los diferentes cosméticos que pone en su piel, por lo que debe tener especial cuidado a la hora de la elección de un producto.

Estos son los cinco tipos de pieles que existen, ahora es el momento de sentaros frente a un espejo y analizar detenidamente cada zona de vuestro rostro, así podréis averiguar rápidamente que tipo de piel tenéis.

Tipos de piel

Segundo paso: Desmaquillar la piel

El segundo paso para conseguir una piel completamente cuidada no puede ser otro que el hecho de desmaquillar la piel, como sabéis es algo fundamental para el buen funcionamiento de nuestra dermis.

Tipos de desmaquillantes existen muchos en el mercado, pero siempre debemos buscar el que sea más afín a nosotros, a nuestra piel, nuestras necesidades, nuestra comodidad y gustos.

Para que podáis ver todos los productos que podéis encontrar para desmaquillar vuestro rostro os voy a dejar por aquí un artículo donde los encontraréis todos, además de conocerlos un poco más: Todos los productos con los que te puedes desmaquillar.

La acción de desmaquillar podemos hacerla en el momento del día que necesitemos o queramos, no tiene porque ser en la noche, aunque por regla general es cuando la mayoría de las personas deciden realizar la rutina de limpieza facial y así irse a la cama con el rostro impoluto.

Pero imaginad que vosotros llegáis a casa por la tarde, si decidís que ese es el momento ideal para desmaquillar vuestro rostro podéis hacerlo sin problemas, y así os quedáis cómodos todo el resto del día.

Con esto quiero deciros que el momento ideal para desmaquillar vuestro cutis lo vais a elegir vosotros, ya que no existen un momento específico en el día en el que sea más satisfactorio para el cuidado de la piel.

Lo único que os debe preocupar es la forma en la que hacéis, que es justo de lo que vamos a hablar ahora, los pasos fundamentales para desmaquillar correctamente el rostro.

Pasos para desmaquillar el cutis correctamente

Por fin hemos llegado a lo que más nos interesa, en este apartado vamos a hablar de los pasos que debemos seguir para desmaquillar el rostro correctamente, es importante que no os saltéis ningún paso, por muy obvios que os parezca, ya que los errores suelen ser los más inesperados y tontos.

Os voy a detallar cada uno de ellos, y vamos a intentar que sea lo más respetuoso con la piel posible:

  1. Primer paso: Lavar nuestro rostro con agua y jabón neutro, así estaremos reblandeciendo un poco el maquillaje, para que la eliminación de éste sea más sencilla y rápida.
  2. Segundo paso: Lo primero son los ojos, si os habéis decidido por un desmaquillante especial para esta zona genial, sino con el mismo desmaquillante que nos sirve para el rostro, vamos a impregnar un disco de algodón y lo vamos a posar sobre los ojos, dejándolo actuar al menos un minuto. Acto seguido lo retiramos pero con pequeños movimientos, para terminar de eliminar todo el maquillaje.
  3. Tercer paso: Cuando nuestros ojos ya estén impolutos, es el turno del resto del rostro, para ello vamos a hacer lo mismo, pero esta vez con el desmaquillante normal. Impregnamos los discos de algodón y con movimientos circulares y suaves vamos a ir eliminando toda la pintura. Debemos usar tantos discos de algodones como necesitemos hasta que estos salgan sin suciedad. Si queréis podéis humedecer un poco el rostro antes de hacer este paso.
  4. Cuarto paso: Cuando ya hayamos eliminado todo el maquillaje y que a simple vista no veamos ningún resto de pintura en nuestra piel, es el momento de aclarar la piel con abundante agua tibia y jabón, es decir, realizamos el mismo paso que hicimos al principio, pero esta vez con más incidencia en todas las zonas del rostro. Es aconsejable, finalizar este lavado con unos segundos de agua fría, así estaremos beneficiando la circulación del rostro.
  5. Quinto paso: En el momento de secar la dermis, debemos usar una toalla suave, que no nos raspe la piel y por supuesto limpia, para así no volver a contaminar el rostro. Para secar el cutis vamos a ir dando especie de toques con la toalla, para evitar lo máximo posible el frotar, ya que así solo conseguimos hacer daño en la dermis.
  6. Sexto paso: Nunca podemos terminar una limpieza de la piel sin el querido tónico, ya que es el encargado de equilibrar el pH de la piel, después de todo el proceso de maquillaje y desmaquillaje este puede verse afectado. Además cierra los poros, y deja la piel completamente preparada para los posteriores tratamientos.

Estos son todos los pasos que debemos seguir para desmaquillar el rostro correctamente, si los seguimos sin saltarnos ninguno el proceso será satisfactorio y podremos obtener una dermis impoluta, además de sana y cuidada.

Es importante que sepáis que todos los movimientos con el algodón serán de abajo hacía arriba, así estaremos estimulando el rostro y la circulación sanguínea se verá beneficiada, además de eliminar de manera más satisfactoria todo el maquillaje.

El cuello es una zona que siempre olvidamos desmaquillar y que por ser cercana a la cara también se encuentra contaminado de maquillaje que se desprende, sudor, impurezas, etc, además de que algunas veces también lo maquillamos.

Pasos para desmaquillar

¿Podemos usar un desmaquillante casero?

No podía terminar el artículo sin haberos hablado de este tema, ya que he escuchado cientos de veces la pregunta de «¿puedo hacer con equis (cosmético) casero?», ya que como sabéis ahora está de «moda» la cosmética casera.

Hace unos años no había ni la mitad de las personas que hoy en día hacen cosmética casera, y como todo tiene una razón, en este caso es el despertar de la población, las personas se han dado cuenta de todos los beneficios que tiene la cosmética casera y han decidido apostar por ella.

En la antigüedad las personas ya practicaban esta técnica (no tenían otra manera de hacerlo), incluso nos acordaremos en nuestra infancia, cuando las mujeres hacían sus propios jabones para el cuerpo y sus apropias cremas, incluso habremos visto a nuestras abuelas usar sustancias naturales para desmaquillar el rostro.

Algunas de esas sustancias todavía siguen con nosotros, como por ejemplo el aceite de coco, que aunque no hace mucho que se descubrió todos sus beneficios, ahora que lo sabemos debemos aprovecharlo al máximo. Os dejo por aquí un artículo con toda la información sobre él: Aceite de coco como desmaquillante.

Pero además podéis hacerlo con cualquiera de las cientos de sustancias naturales que son maravillosas para desmaquillar nuestro rostro, por lo que ya os imaginaréis que mi respuesta a la pregunta anterior es muy obvia, por supuesto que podéis usar un desmaquillante casero, además lo pasos son los mismos que los anteriores y seguramente obtengáis unos resultados más notables con el tiempo.

Si queréis ver alguna receta os dejo por aquí este artículo donde además de las recetas, os cuento todo lo que debéis saber para hacer un producto en casa de manera segura y efectiva: Pasos para hacer un desmaquillante casero.

Aspectos a tener en cuenta a la hora de desmaquillar

Para finalizar con este artículo voy a hablaros un poco sobre los errores que solemos cometer cuando desmaquillamos el rostro, que por muy pequeños que sean, todos suman y cada vez se hacen más grandes, por este motivo os voy a hablar de ellos y veréis que sencillo es evitarlo.

  • Cosméticos no aptos para nuestra dermis

Esto ya lo hemos hablado, es el fallo más grande que podemos cometer, cuando no conocemos muy bien nuestra piel, nos dejamos llevar por la opiniones y las experiencias de los demás y después resulta que en nosotros no es tan maravilloso. Por este motivo debemos tener muy claro que el producto que vamos a usar es afín a nuestra piel y así siempre obtendremos resultados favorables.

  • Ser brutos con nuestros ojos

Os he hablado antes de tratar la zona del contorno de ojos con suavidad, sin movimientos bruscos y además con productos más específicos para ella. Todo esto porque se trata de una zona muy delicada, con una piel muy fina y sensible. Por todo esto debemos ser especialmente cuidadosos con esa zona del rostro. Solo así podremos cuidarla bien y evitar el aspecto apagado y castigado tan frecuente.

  • Olvidarnos del cuello

Esto también lo hemos hablado antes, el cuello es algo que siempre se nos pasa, y olvidamos desmaquillarlo y limpiarlo. Pero al ser una zona tan próxima al rostro, es el lugar donde cae toda la suciedad, impurezas y maquillaje desprendido después de todo el largo día. Por todo esto es muy importante que siempre le demos una pasada a nuestro cuello y así nos aseguramos de la limpieza completa.

  • Frotar con la toalla

A la piel hay que tratarla con cariño y mimos, ya que es imprescindible que se encuentre en buen estado y así pueda seguir realizando su función de protección frente a los diferentes factores externos. Es esta la razón por la que no debemos frotar o dañar la piel cuando vayamos a secarla, ya que así podemos descamarla y levantarla, produciendo daños en ella y llegando hasta la irritación.

  • Lavarnos la cara con agua muy caliente

En invierno es lo único que se nos apetece, lavar nuestra cara con agua caliente y quitarnos el frío, pero es muy importante que no lo hagamos, ya que el agua muy caliente elimina la grasa natural de nuestra piel y llega a irritarla.  Por esto debemos hacerlo o bien con agua frío, o si en invierno somos incapaces, lo ideal es hacerlo con agua tibia.

Estos son algunos de los fallos que cometemos cuando realizamos el proceso de desmaquillar el rostro, como veis son fallos muy insignificantes y podemos evitarlos con gran facilidad.

Aspectos a tener en cuenta

Con todo esto finalizamos el artículo, espero que os haya servido de ayuda y ahora tengáis claro cuales son los pasos correctos de desmaquillar el rostro.