desmaquillante-casero

Seguro que habéis notado el reciente auge de la cosmética casera, sobre todo en las redes sociales.

Hoy en día es muy fácil encontrar en instagram o facebook personas enseñando sus recetas sobre un cosmético, cuando hace unos años esta técnica de hacer los productos en casa estaba en pleno declive.

Quiero dedicar este artículo a hablaros sobre los beneficios de la cosmética casera, así como también a la necesidad que tenemos de mantener nuestra piel cuidada y sana, empezando por un buen desmaquillante.

Además os daré algunas recetas sencillas para que podáis hacerlo en casa con pasos rápidos y muy fáciles.

Pero antes me gustaría dejaros por aquí un artículo donde encontraréis los mejores desmaquillantes del mercado: Mejores desmaquillantes.

Pasos para hacer un desmaquillante casero

El auge de la cosmética casera

Hoy en día podemos decir que la cosmética casera tiene de nuevo una gran relevancia en nuestra vida, ya que son muchas las ocasiones en las que escuchamos que algún conocido o simplemente vemos en nuestras redes sociales personas que se atreven y hacen sus propios productos en casa.

Lo que más sorprende es que la gran mayoría de todas esas personas que se atreven a vivir esa experiencia salen encantados y solo con comentarios positivos de todo el proceso, tanto de hacer el producto como de los resultados obtenidos de este.

Estoy segura que hace unos años ni siquiera escuchabais la palabra cosmética casera, ya que igual que ahora está en auge, este maravilloso proceso también tuvo su declive.

Hace unos años

Hace unos años la cosmética casera sufrió un gran declive debido a las nuevas tecnologías y las grandes industrias que empezaron a producir cosméticos en masa.

En este momento las personas preferían obtener un producto ya hecho, con un precio no muy elevado, ahorrándose así todo el tiempo que le llevaba realizar un solo producto.

El tiempo que tanto valor tiene hoy en día, ¿quién no prefiere comprar algo, antes de hacerlo en casa y así no perder ese tiempo para poder invertirlo en hacer otra cosa?

El estrés de los tiempos modernos, también tuvo que ver con el declive de este maravilloso proceso que tanto beneficios tenía y tiene para nosotros.

Algo parecido pasa con la alimentación, aunque no a tan gran escala, hace unos años la comida prefabricada en los supermercados no existía, nadie concebía comerse una tortilla de patatas descongelada comprada en su súper. Sin embargo poco después pasó y todos la hemos comprado alguna vez por la falta de tiempo a la hora de cocinar.

Esto mismo ocurrió con la cosmética, aunque antes de esto era lo único que había y como tal se beneficiaban de ella enormemente.

Origen de la cosmética casera

Todo este proceso tuvo un origen, y aunque no se conoce exactamente en el tiempo y el lugar, se sabe que ya hace cientos de años las personas descubrieron que mezclando ciertas sustancias de la naturaleza (no había otra cosa), como por ejemplo, frutas, flores, aceites, pigmentos, barro, esencias, etc, podía conseguir productos que luego ponían en su piel y esta reaccionaba de manera positiva.

Podemos verlo entre otras cosas en los pigmentos y pinturas que hacían hace cientos de años en las paredes, si observamos las personas dibujadas, estaban maquilladas, además con colores muy llamativos, destacando especialmente el de sus ojos.

Y no solo eso sino que también se conoce algo más posterior, la famosa Cleopatra fue una de las principales mujeres que más usaban la cosmética para el cuidado de su piel y para verse bien. Por ejemplo, sabemos que se daba baños en leche para rejuvenecer su piel y que esta se volviera tersa y suave, además de ir siempre con su rostro maquillado de colore vivos y llamativos.

Pero además, no hace falta que nos vayamos tan lejos, quizás recordéis a vuestras abuelas, cuando eráis pequeños y la veíais hacer sus propios jabones y cremas para el cuerpo.

Los botes siempre eran los mismos, sin etiquetas ni nada, simplemente nuestra abuela pasaba toda una mañana haciendo, por ejemplo, jabón. Ollas y ollas para hacer jabón y si tan solo lo imaginamos un momento el olor inunda nuestros sentidos, pareciera que fuese ayer cuando eso pasaba.

Es decir, que no hace mucho tiempo de ese declive de la cosmética casera, pero supongo que ha sido tiempo suficiente para que nos demos cuenta de la ausencia que dejó y los problemas que nos causa usar productos llenos de alcoholes, parabenos y sustancias que no son las más adecuadas para cuidar de nuestra piel.

Y es por todo esto, por lo que de nuevo somos conscientes de la gran importancia de la cosmética casera y de todos sus beneficios.

Cosmética casera

Beneficios de la cosmética casera

Como os he dicho la cosmética casera cuenta con cientos de beneficios que tiene para ofrecernos.

Porque estar sanos no solo implica estarlo por dentro, en el sentido de cuidar nuestra alimentación, o nuestra ingesta de agua, sino que por fuera también debemos cuidarnos y la manera de hacerlo es ofreciéndole a nuestra piel todos aquellos beneficios que necesita, como por ejemplo un cuidado a base de cosméticos naturales y llenos de propiedades.

Para ello os voy a hablar sobre los principales beneficios que tiene para ofrecer la cosmética casera:

  • Respeta el planeta

Hacer un cosmético natural casero no genera desechos llenos de químicos y sustancias dañinas para el medio ambiente. Todo lo contrario, respeta y ayuda en la sostenibilidad del planeta, gracias a sus ingredientes naturales y satisfactorios.

  • Mejores resultados

Esto aunque a veces no nos lo creamos, si nos paramos a pensarlo un solo momento nos damos cuenta de que es real. Imagina usar un producto a base de petróleo y otro a base de aceites esenciales, a lo mejor a primera impresión gana el del petróleo, ya que dejará la piel con más rapidez «mejor«, sin embargo, con el paso del tiempo, lo único que obtendremos serán problemas y enfermedades. Mientras que con el de aceites esenciales, quizás el proceso de ver los resultados es más lento, pero cuando los vemos son reales y es entonces cuando podemos decir que nuestra piel está bonita y sana.

  • No causa problemas en la piel

¿Cuántas veces hemos usado un cosmético de cosmética convencional y hemos notado irritaciones en alguna zona de nuestro rostro?, todo ello es debido a los ingredientes con los que cuenta, como por ejemplo aquellos que son alcoholes, parabenos, derivados del petróleo, siliconas, etc. Sin embargo, al usar un producto de cosmética casera natural, nunca veremos ningún problema en nuestra piel, al contrario, todo serán beneficios.

  • No obstruye los poros 

Esto es algo muy importante, los poros es el único medio que tiene nuestra piel de poder transpirar y regenerarse, si los estamos taponando u obstruyendo todo ese proceso se ve mermado. La cosmética casera natural al ser mucho más afín a nuestra piel, es mucho más sencillo que penetre hasta el interior de la piel y no se quede en la superficie obstruyendo los poros, por lo que la piel nos lo agradecerá enormemente.

  • Adiós a los altos niveles de conservantes

Para que un producto industrial dure en el tiempo, debe estar lleno de conservantes que no permitan que este se estropee, por lo que todos ellos después van a nuestra piel causando sus respectivos daños en ella. Por el contrario un producto que nosotros hacemos en casa no lleva conservantes, ya que lo vamos a usar en el día o días siguientes y no dará lugar a que se estropee, por lo que ya estamos ofreciendo aquí cientos de beneficios a la piel, evitándole a toda costa el efecto combinado.

Estos son los principales beneficios de usar la cosmética casera, aunque hay muchos más, pero simplemente con que os cuente esto, ya vais entendiendo la importancia de cuidar la piel con productos naturales, ya que definitivamente no hay mejor forma de hacerlo.

Beneficios de la cosmética casera

El esencial cuidado de nuestra piel

Hemos hablado de la cosmética casera natural y de todos los beneficios que tiene, seguro que después de todo lo que hemos visto nos ha quedado claro que es la mejor opción a la hora de cuidar nuestra piel, pero sin embargo no hemos hablado de la importancia y lo fundamental que es mantener a nuestra piel cuidada cada día.

La piel, como todos sabemos es el órgano más grande de nuestro cuerpo y el que desarrolla una de las funciones más importantes para nuestro perfecto desarrollo.

Es la encargada de protegernos en general, actúa como una barrera protectora que no deja que interfiera y dañen nuestra piel aquellos factores externos como son los rayos del sol, la contaminación, los humos del ambiente, los ingredientes poco adecuados que aquellas veces en las que hemos puesto cosméticos convencionales sin fijarnos en su INCI, etc.

Como todo órgano, necesita regenerarse y eliminar todas aquellas células muertas y sustituirlas por nuevas, este proceso normalmente lo realiza en la noche, ya que es el momento del día en el que estamos descansando tanto interior como exteriormente.

El problema de todo esto viene cuando la piel no puede llevar a cabo el proceso de regeneración o no puede hacerlo del todo bien, debido a que la dermis está obstruida y con ello los poros no tienen la capacidad para sacar hacía afuera todo aquello que le sobra.

Desmaquillar es imprescindible

Antes de deciros nada, os dejo por aquí este artículo al que podéis recurrir siempre que tengáis dudas sobre los productos desmaquillantes: Todos los productos con los que te puedes desmaquillar. 

¿Cuántas veces salimos hoy en día a la calle sin nada de maquillaje?, la realidad es que el maquillaje se ha convertido en algo fijo de nuestro día a día y no concebimos una vida sin él, ya que cuando lo ponemos en nuestro rostro nos vemos más guapos y atractivos.

Esto no es algo nuevo de nosotros, sino que desde hace cientos de años el maquillaje ha movido al ser humano, por el simple hecho de que nos sentimos mejor con nosotros mismos.

y aunque es genial y no tiene nada de malo (siempre y cuando su INCI sea bueno), el problema vuelve a venir cuando después no lo quitamos de nuestra piel, es decir, en la actualidad estoy segura que alguna vez os ha pasado eso de llegar a casa, muy cansados y el solo hecho de pensar en tener que poneros a desmaquillar el rostro ya os ha dado pereza, y la frase tranquilizadora «por un día no pasa nada» nos ronda la cabeza frecuentemente.

Todo ello debido a la falta de tiempo y la falta de información sobre el cuidado de la piel y la importancia que tiene. Los días agotadores, el cansancio, la falta de tiempo, y la falta de concienciación sobre la salud de nuestra piel nos juegan malas pasadas y más de una vez nos hemos ido a la cama con el rostro maquillado.

Imaginad por un momento que pasa eso, nos vamos a la cama con el maquillaje de todo el día, cuando llega el momento de la regeneración, la piel se encuentra con todos los poros tapados debido al maquillaje y la suciedad de todo el día, por lo que es imposible que puede llevarla a cabo, entonces es aquí cuando empiezan los problemas.

Por todo esto, es imprescindible que nos concienciemos de la enorme importancia que tiene mantener a nuestro rostro siempre limpio y desmaquillado, que aunque parezcan dos cosas iguales, en realidad no lo son y muchas personas lo confunden. Si tenéis dudas sobre ello os dejo este artículo explicativo por aquí: ¿Limpiar y desmaquillar es lo mismo?

Desmaquillar la piel

Tipos de pieles y el desmaquillaje

Muchas personas piensan que todas las pieles son iguales y todas tienen las mismas necesidades, siendo este el principal error a la hora de cuidar de nuestra piel.

¿Cuántas veces nos ha dicho una amiga o un familiar que un cosmético es genial y que ha ellos le ha ido muy bien en cuanto a los resultados, entonces hemos ido nosotros y lo hemos comprado?

Todo ello sin ni siquiera preocuparnos por el tipo de piel de esa persona ni el nuestro, sin ver si tenemos el mismo tipo de dermis o si por lo menos el INCI es bueno y adecuado para nosotros.

Por todo esto es muy importante que tengamos claro que todos los productos no son buenos para todo el mundo, sino que cada persona tiene un tipo de piel y por lo tanto unas necesidades diferentes.

Tipos de pieles hay cinco, entre las que se encuentra la nuestra, si todavía no conocéis cual es la vuestra o que necesidades tenéis, voy a hablaros un poco sobre cada una de ellas.

Conocer nuestro tipo de piel es muy necesario y prácticamente la base de todo proceso cosmético, ya que si no conocemos nuestras necesidades y predisposiciones no sabremos que ofrecerle a nuestra dermis y por lo tanto nunca tendremos claro que productos serán los adecuados para nosotros.

Os aconsejo que después de informaros sobre todas las pieles de las que os voy a hablar, elijáis un momento tranquilo y donde estéis relajados, y sin prisas os sentéis frente a un espejo para que podáis analizar cada centímetro de vuestro rostro, así estoy segura que en unos pocos minutos llegaréis a la conclusión sobre vuestro tipo de dermis.

Ahora sí, os voy a hablar de los diferentes tipos de pieles que hay:

  • Piel grasa

La piel grasa es la más temida de todas las pieles, ya que seguro que sabes lo que supone tener una dermis grasa. Su excesiva producción de sebo produce otros problemas mayores como son por ejemplo el acné, los puntos negros, espinillas, textura untuosa, exceso de brillos, etc.

  • Piel seca

La piel seca al igual que la grasa es otra de las menos deseadas por todos, ya que es igual a la anterior pero en el sentido completamente opuesto, es decir, se caracteriza por su falta de hidratación, su textura áspera y descamada, picores, rojeces, irritaciones, etc.

  • Piel mixta

La piel mixta es la más complicada de averiguar, por el simple hecho de que cuenta con las características de las dos pieles anteriores, es decir, el rostro se suele dividir en varias zonas, las más habituales son la famosa zona T (frente, nariz y barbilla) con las peculiaridades de la piel grasa y el resto del rostro con la de la piel seca. Aunque pueden haber otras zonas diferentes, estas son las más comunes.

  • Piel normal

La piel normal es la más deseada por todos, y curiosamente la menos común, es así porque se caracteriza como una piel perfecta, sin imperfecciones ni peculiaridades desagradables. Tiene un equilibrio perfecto, un color rosado y sano, lleno de luz y una textura jugosa y sedosa. Aunque esta piel parece perfecta, necesita sus cuidados como todas las demás.

  • Piel sensible

La piel sensible es la más delicada de todas, es la que sufre con más frecuencia de irritaciones, alergias, reacciones, rojeces, picores o incluso enfermedades más graves. Estas personas deben tener especial cuidado a la hora de elegir los productos que pondrá en su piel, ya que la mínima cosa puede sentarle mal. Aunque la realidad es que hoy en día existen cientos de productos maravillosos y seguros para estas pieles.

Estos son los cinco tipos de pieles y sus características, como veis cada uno de ellas tienen sus propias necesidades y sus grande diferencias, pero lo que todas tienen en común es que necesitan cuidados diarios y no hay nada mejor para cuidar de una piel que ingredientes naturales y productos caseros.

Tipo de pieles

¿Qué saber antes de hacer cosmética en casa?

Antes de ponernos a hablar de las recetas (que sé que es lo que estáis deseando) me gustaría advertiros que es fundamental que antes de ponernos a hacer cosmética casera sepamos algunas cosas, para que todo el proceso sea satisfactorio y no cometamos ningunos errores.

Entiendo que a estas alturas y si habéis llegado hasta aquí es que estáis dispuestos a poneros manos a la obra con un buen desmaquillante casero, para usarlo cada día y además de eliminar el maquillaje de nuestra piel, ofrecernos cientos de propiedades y beneficios, así que estad atentos a estos puntos previos al proceso:

  1. Ingredientes naturales: Todos estamos de acuerdo que si hacemos cosmética casera es para llenar nuestra piel de principios activos naturales, que nos ofrecerán una cantidad enorme de beneficios, así nos aseguramos de que será ideal para el tratado con nuestra dermis.
  2. Evitar conservantes o que estos sean naturales: Los conservantes artificiales son increíblemente dañinos para nuestra piel, con el tiempo nos producen problemas graves por lo que debemos evitarlo a toda costa, y si por el contrario vamos a usarlo de origen natural, debemos hacerlo en la menor cantidad posible, así nos estamos asegurando nuevamente de que nuestra piel siempre estará sana.
  3. Producir lo que vamos a usar: Es decir, ya que en el paso anterior hemos dicho que vamos a evitar los conservantes, lo ideal es hacer  de ese producto solamente la cantidad que necesitemos en ese momento, así evitamos que se nos estropee el producto y que lo tengamos que tirar.
  4. Guardarlo en un lugar frío y seco: Siempre que terminemos de hacer nuestro cosmético debemos guardarlo en un lugar donde no se pueda contaminar o perder propiedades, y ese lugar debe ser frío y seco.
  5. No saltarnos pasos de las recetas: Un error muy común es saltarnos algún paso de la receta, por lo que con esto debemos tener mucho cuidado, ya que podemos provocar daños en el producto y posteriormente en nuestra piel. Lo ideal es seguir siempre los pasos al pie de la letra.
  6. Probar antes en otra zona: Antes de aplicar todo el producto en el rostro directamente, os aconsejo que hagáis una prueba unos segundos antes, por ejemplo en la zona de la muñeca, para que podamos ver las reacciones en una dermis fina, sensible y visible.
  7. Utensilios de acero inoxidable: Una de las cosas más importantes es mantener el producto siempre a salvo de posibles contaminaciones y para ello lo ideal es usar herramientas de acero inoxidable, además si vamos a usar las manos, éstas deben estar limpiar y desinfectadas, así evitamos que el producto se estropee y todo nuestro proceso lo haga también.

Todo esto es lo que debemos tener en cuentas antes de hacer un producto en casa, como veis son aspectos intuitivos y que en cuanto lo hagamos una vez, ya nos saldrá solo hacerlo siempre. Ya veréis como es muy sencillo acostumbrarse.

Ahora sí, vamos a ver algunas recetas de desmaquillantes caseros y os daré los pasos principales para que sean sencillos, rápidos y sobre todo que podáis disfrutar de ello desde el principio hasta el final.

Recetas de desmaquillantes caseros

Ha llegado el momento que todos estabais esperando ansiosamente, vamos a meternos de lleno con las maravillosas recetas de los deseados desmaquillantes caseros, lo único que debéis hacer es tener muy claro todos los pasos anteriores y disfrutar de ellas.

Os adelanto que son recetas que apenas necesitan proceso de preparación, y que además no vamos a usar ningún ingrediente que no tengamos en casa.

Además os hablaré sobre como debéis aplicarlo, aunque para eso os aconsejo que le echéis un vistazo a este artículo antes: Pasos para desmaquillar el rostro correctamente.

Receta desmaquillante de yogurt natural

Para esta receta tan solo vamos a necesitar un yogurt natural, tal y como se indica en el título, además vamos a usar discos de algodón y agua tibia.

Ingredientes

  • Un yogurt natural
  • Discos de algodón
  • Agua tibia

Proceso de aplicación

  • Lo primero que vamos a hacer es remover un poco el yogurt y con la cara limpia vamos a aplicar una capa considerable de yogurt por toda la cara.
  • Después lo dejamos actuar por unos minutos, 10 aproximadamente y lo retiramos con un disco de algodón, vamos haciendo movimientos circulares y retirando todo el maquillaje.
  • Por último lavamos nuestra cara con agua tibia y veremos como todo el maquillaje a desaparecido de nuestra piel.

Receta desmaquillante de aceite de avellanas

Al igual que la anterior, para esta receta tan solo vamos a necesitar el aceite de avellana, agua tibia y si quieres un poco de jabón neutro.

Ingredientes

  • Aceite de avellanas
  • Agua y jabón

Proceso de aplicación

  • El primer paso es con la cara siempre limpia, vamos a ir aplicando el aceite de almendras con nuestros dedos por todo el rostro, haciendo movimientos circulares e incidiendo en aquellas zonas más maquilladas.
  • Acto seguido, cuando hayamos acabado de remover todo el maquillaje, lavamos nuestra cara con agua y un jabón neutro.

Para las personas con la piel más seca, pueden cambiar el aceite de almendras por el de oliva.

Además también podéis usar el aceite de coco, uno de los mejores para eliminar el maquillaje, os dejo por aquí toda la información: Aceite de coco como desmaquillante. 

Receta desmaquillante de vaselina natural

La vaselina es un producto muy denso y espeso, por lo que siempre que la pongamos en la piel, retirará efectivamente el maquillaje, pero necesitará que luego lavemos muy bien el rostro.

Ingredientes

  • Vaselina
  • Disco de algodón
  • Agua tibia y jabón

Proceso de aplicación

  • El primer paso es poner la vaselina en el disco de algodón e ir haciendo movimientos circulares por todo el rostro, eliminando de forma satisfactoria todo el maquillaje.
  • Una vez que lo hayamos removido y eliminado todo (usaremos tantos discos de algodón, como necesitemos) vamos a lavar nuestro rostro con abundante agua y un jabón neutro.

Estas son las recetas de desmaquillantes naturales y caseros, que podemos hacer de forma rápida y sencilla en casa, todos ellos son respetuosos con la piel y muy efectivos a la hora de desmaquillar.

Recetas desmaquillantes