Agua micelar La Roche Posay

¿Cuántas veces habéis estado buscando un producto que os aportara cientos de propiedades a la misma vez que os iba limpiando la piel y cumpliendo otras tantas funciones?

Eso es justo con lo que yo he estado soñando toda mi vida y aunque hace años lo veía imposible, en cuando conocí y descubrí las aguas micelares todo mi sueño se vio mucho más real y por primera vez tuve esperanzas de que un cosmético me ayudara a conseguir todo eso que siempre quise.

Eso sí, en cuanto me interesé por las aguas micelares me encontré con un gran dilema, había cientos de este cosmético de marcas y formatos diferentes, cada una de ellas con sus propias características y objetivos, fue entonces cuando me decidí a probar aquellas que más me llamaban la atención con la esperanza de encontrar de esa forma la ideal para mi y mi tipo de piel.

Así fue como probé el agua micelar de La Roche Posay, como tantas otras, aunque la que nos interesa hoy y de la que os voy a hablar y dar mi opinión es de la nombrada anteriormente, para así poder compartir con vosotros cual fue mi propia experiencia y que me pareció este agua micelar que tanta ilusión me hacía probar.

Para mi, hoy en día el agua micelar se ha convertido es un producto realmente imprescindible, sin el que no podría conseguir una rutina de belleza diaria completa. Los que la hayáis usado alguna vez o la uséis con frecuencia entenderéis bien lo que os quiero decir. Por otro lado, los que la estéis descubriendo en estos momentos os adelanto ya que se convertirá en algo fundamental para el cuidado de vuestra piel, porque realmente es un producto comodín que nunca debe faltarnos.

Dicho esto es momento de empezar, así que ¡preparaos y estad atentos!

Agua micelar La Roche Posay

Agua micelar La Roche Posay

Todos sabemos más o menos lo que un agua micelar suele ofrecernos, limpieza en la piel como base y ya luego dependiendo del tipo de agua micelar y la marca, nos aportaran más o menos cosas. Yo siempre soy fan de conocer y escuchar con atención lo que la marca suele prometer sobre un cosmético, para así cuando la pruebo comprobar si efectivamente es real todo aquello que nos dicen.

En este caso la marca de La Roche Posay nos promete que este agua micelar limpiará de formaa efectiva el rostro, eliminando todas aquellas impurezas y basurilla que se queda atrapada en la piel después de todo el día, pero además también nos asegura que desmaquillará el rostro de manera excelente, sin importar el tipo de maquillaje, es decir, que también es efectivo con el waterproof. Todo ello lo conseguirá de forma saludable y suave, sin provocar irritaciones ni picores en la piel.

Según la propia firma, todo ello lo conseguiremos gracias a su pH tan similar al de nuestra propia piel y a los grandes tensioactivos que podemos ver en su lista de INCI, que poco a poco irán limpiando hasta dejar la piel impoluta y además también aportarán en nuestra dermis propiedades calmantes y aliviadoras que irán mejorando la salud de nuestra piel. Es tan respetuosa con la piel que podemos ver que está especialmente diseñada para aquellas pieles más sensibles, por lo que de esta manera nos aseguramos de primeras que no será dañina para nadie.

Seguro que muchos de vosotros habéis oído hablar de este cosmético, ya que es muy famoso, al menos yo antes de decidirme a probarla había oído cientos de reseñas y opiniones diferentes, quizás fue eso lo que me impulsó a probarla y ver si realmente podía hacer algún cambio en mi dermis.

Ahora que ya sabemos todo lo que la marca nos dice sobre el producto, ha llegado el momento de que lo conozcamos más a fondo y lo analicemos para ver si de verdad vale la pena probarlo en nuestra dermis. Por último os hablaré sobre mi propia experiencia así que ¡no os lo perdáis!

Diferentes tipos de agua micelares de la marca La Roche Posay

Aunque hoy solo venga a hablaros sobre el agua micelar de La Roche Posay que veis en la imagen, la marca tiene más productos de la misma línea, que como podemos ver cada una de ellas cubre un tipo de piel, una de ellas para pieles grasas y otra para pieles reactivas, además de la que hoy estamos analizando aquí, para pieles sensibles.

Aunque es cierto que solo puedo hablar con autoridad sobre una de ellas, ya que las otra no las he probado, puedo decir convencida que no creo que las diferencias sean muy grandes entre ellas como parra que consigan ofrecernos resultados muy distintos.

Aún así cada una de las personas que hoy estáis leyendo aquí mi opinión sobre este producto debéis saber que es imprescindible elegir aquella que más se adecue a vuestro tipo de piel y la que penséis que os viene mejor o que os ofrecerán resultados más notables y verdaderos.

Yo en este caso he elegido la recomendada para pieles sensibles porque la verdad es que tuve una época en esos momentos donde mi piel se encontraba más delicada de la cuenta y pensé que justo en ese momento era lo que necesitaba, así que me animé y la probé.

Aunque nuestra piel no sea sensible, ¿podemos usarla?

He leído sobre este agua micelar cientos de reseñas de personas que la han usado y no tienen la piel sensible, por lo que es algo que me llamó muchísimo la atención desde el minuto uno, ya que normalmente las personas suelen elegir siempre aquella agua micelar que más se adapte a su tipo de piel y el que mejor le venga, pero en este caso parecía una excepción.

He leído experiencias sobre personas con la dermis grasa coincidiendo en opiniones buenas y otras no tan buenas, personas con la piel seca exactamente igual y con la sensible también, por lo que no saqué ninguna conclusión de primeras, todo apuntaba a que lo descubriría cuando la probara.

Ahora que ya sé perfectamente como funciona este producto y he de decir que ya sé porque lo usan tantas personas con pieles tan diferentes a pesar de ser recomendado para las más delicadas, y es que se trata de un producto respetuoso con todas las dermis, sin dañar o perjudicar ninguna de ellas, es decir, no aumentara el exceso de sebo en las más grasas ni resecará el rostro de aquellas más secas.

En definitiva, sí, aunque vuestra piel no sea sensible, podéis usarla sin ningún tipo de problema.

Momento de conocer el producto

Como os he dicho, ahora ha llegado el momento de que lo analicemos todo sobre este agua micelar, iremos conociendo sus ingredientes, su envase y precio, su textura y aroma, etc. Todo ello nos llevará a una posible conclusión, el hecho de saber si será bueno para nosotros o si por el contrario será un producto que no nos ayudará mucho, aunque realmente no lo sabremos con claridad hasta que lo probemos y lo veamos desde nuestra propia experiencia y así es como yo os lo cuento, bajo mi opinión y mi punto de vista.

La formulación

Conocer los ingredientes de un producto que estamos a punto de comprar y probar, es lo más importante de todo, porque es donde realmente reside lo bueno o malo que será nuestro cosmético, si tiene un INCI maravilloso y repleto de buenas sustancias, los resultados serán mejores que un INCI lleno de sustancias nocivas o sin apenas activos que nos aporten algo. Así que para saber como será el agua micelar de La Roche Posay os voy a dejar por aquí la lista de ingredientes y los iremos analizando poco a poco.

Pero antes de nada he de deciros que no se trata de un INCI malo para nada, no vemos en el apenas ingredientes nocivos, aunque es cierto que hay algunas sustancias que a mi personalmente no me parecen adecuadas, como por ejemplo el perfume, un ingredientes completamente prescindible y que no le va a aportar a nuestra piel absolutamente nada. para que lo entendáis mejor, os dejo por aquí la lista.

INCI:

Aqua / Water, Peg-7 Caprylic/Capric Glycerides, Poloxamer 124, Poloxamer 184, Peg-6 Caprylic/Capric Glycerides, Glycerin, Polysorbate 80, Disodium Edta, Bht, Myrtrimonium Bromide, Parfum / Fragrance.

Tal y como la marca nos promete, podemos ver como la lista de los ingredientes está cargada de tensioactivos, sustancias que nos beneficiarán enormemente a la hora de limpiar la piel, dejándola libre de impurezas y suciedad que se van acumulando en la piel.

Si seguimos leyendo nos topamos con el perfume, una sustancia que como ya he dicho, no es absolutamente nada relevante en un producto, yo que soy más fan de aquellos cosméticos que para darle al producto un poco de aroma, introducen extractos naturales o aceites esenciales, no me gusta nada encontrar con perfume en un INCI, aunque es cierto que se encuentra en el último puesto de todas las sustancias y por lo tanto su proporción es bastante baja.

Como veis no son muchos los ingredientes que son nocivos, por lo que decidí darle una oportunidad al cosmético y seguir analizando más aspectos de él.

El envase y el precio

El modo en que se presenta un ser o un objeto siempre es algo importante para nosotros, ya que es la primera impresión que nos llevamos de él, para mi siempre que voy a usar un nuevo agua micelar, siempre tengo mucha curiosidad e impaciencia (por todos los aspectos) por tenerlo en mis  manos y poder ver su envase a la perfección, a la misma vez que pruebo el dosificador y compruebo que sea cómodo y fácil de usar.

En este caso el envase es muy similar al de todas las aguas micelares, se trata de un bote de plástico transparente donde podemos ver el interior, con un tapón de plástico y de color blanco. En cuanto al dosificador afortunadamente tenemos como elegirlo y ¡que suerte! porque a mi personalmente me encanta tener esa libertad de elegir lo que a mi me me gusta y en este caso he podido hacerlo. Podemos encontrar un dosificador en forma de abertura donde girando el bote y apretando podemos conseguir sacar el producto (para mí, un poco arriesgado por el simple hecho de estar la posibilidad de desperdiciar producto) y por otro lado lo encontramos también en forma de pulsador (el que yo elegí, por parecerme un poco más cómodo y práctico)

En cuanto al tamaño del bote podemos encontrarlo de diferentes tamaños, por lo que también tenemos la libertad de elegir cual preferimos, yo le recomiendo a aquellas personas que viajen frecuentemente y quieran llevar el agua micelar con ellos que elijan el tamaño más pequeño, ya que les resultará mucho más práctico y cómodo de transportar, sin embargo para aquellas personas que lo quieran tener siempre en casa o prefieran ir rellenando botecitos pequeños, les aconsejo el tamaño más grande, ya que sale más rentable y cunde más.

Podemos encontrarlo desde 100 ml, 200 ml, 400 ml y hasta 750 ml, por lo que como podéis comprobar, tenemos libertad máxima de elección, yo en mi caso elegí el de 100 ml porque quería comprobar si funcionaria en mi dermis, por lo que no quería arriesgarme y comprar uno más grande.

El precio también va variando dependiendo del tamaño del producto, el más pequeño ronda los 3 euros y el más grande los 16/18 euros, como podéis ver un precio muy asequible para todo el mundo, por lo que no me supuso un gran desembolso de dinero cuando me decidí a probarla y pensé que valdría la pena.

Envase y precio del agua micelar La Roche Posay

 Textura en la piel

La textura es para mi uno de los aspectos que más me deben llenar de un producto, porque sí, es cierto que los resultados lo son todo, pero ¿y si un producto es muy bueno, pero te deja la piel con una sensación horrible, pegajosa y con brillos por todos lados?, en mi caso sería difícil que yo me decidiera a usar un cosmético así, por lo que reitero que la textura es muy importante a la hora de elegir un producto nuevo.

En este caso, la textura del agua micelar de La Roche Posay me pareció maravillosa desde el primer momento que la puse en mi rostro, aunque he de decir que en la gran mayoría de las reseñas que leí siempre destacaban lo fantástica que era la textura y las buenas sensaciones que dejaba en la piel, por lo que no iba muy asustada con ella cuando la usé, más bien me esperaba que fuera así. Pero igualmente me sorprendió para bien y por lo tanto me encantó.

Es una sensación muy agradable, por el simple hecho de que al ponerla sobre mi rostro noté como iba penetrando hasta el interior con gran rapidez, por lo que al instante ya parecía que no había puesto absolutamente nada, deja el rostro muy aliviado y calmado y da la sensación de que no hayamos puesto nada. En definitiva podemos decir que es una textura muy suave y ligera, con rápida absorción y que apenas se nota que hayamos aplicado agua micelar al segundo de haberlo hecho.

Olor en cada aplicación

Que un producto tenga un buen olor es otro de los factores más importantes, porque ¿quién usaría un cosmético con un olor horrible o demasiado fuerte?

El olor demasiado fuerte puede llegar a ser completamente molesto, porque se vuelve empalagoso y pesado, por lo que para mi gusto mi cosmético ideal no debe tener un olor extremadamente llamativo, pero por otro lado hay personas que no les gusta que el producto no tenga olor, por lo que en realidad este aspecto es uno de los más relativos y como cada gusto es diferente y cada persona es un mundo, lo más normal es que nunca estemos todos contentos.

No obstante, bajo mi punto de vista La Roche Posay ha conseguido darle a este agua micelar el olor que debía tener, no cuenta con un olor fuerte ni mucho menos, pero tampoco huele a nada. Tiene exactamente el aroma preciso para poder notarlo pero sin llegar a ser molesto en ningún caso, muy suave y sutil.

Yo siempre que iba poniéndolo en mi rostro en cada una de las aplicaciones, me ofrecía un estado tan agradable y de relajación que sinceramente he disfrutado mucho usando este agua micelar.

Aunque he de decir que no comparto el hecho de que tenga entre su INCI perfume, aunque siendo sincera, para el aroma tan sutil que tiene podrían haber prescindido de su uso perfectamente y haber usado cualquier otra sustancia más saludable.

Mi experiencia con el agua micelar de La Roche Posay

Seguro que teníais tantas ganas como yo de llegar a este punto, porque sin lugar a dudas es una de las aguas micelares más queridas por las personas que usan este cosmético, al principio me dio tanta curiosidad de que fuese un producto tan famoso sin apenas destacar mucho en ningún aspecto que me decidí a probarlo y es por ello que hoy estoy aquí dispuesta a contaros todo lo que me pareció este producto de principio a fin, porque sí, aunque era el bote pequeño, lo terminé entero.

Por supuesto debemos partir de una base y esa base siempre debe ser conocer la piel sobre la que estamos poniendo o vamos a poner el cosmético y conocer si es adecuado para ella. En mi caso cuento con una piel tirando a mixta, por lo que tengo zonas secas y zonas más bien grasas, pero no solo queda ahí, sino que dependiendo de la época también se vuelve un poco sensible, por lo que no solo debo usar un cosmético que me ayude a unificar mi piel sino que también necesito que me la calme y me la alivie. Viendo este agua micelar supuse que me iba a venir bien y que tendría mucho por ofrecerme, por lo que eso y su gran fama fue lo que me hizo decidirme a usarla.

Como primer aspecto os diré que en cuanto la puse en mi piel supe que iba a ser un cosmético bueno para mi y efectivamente ha día de hoy (que ya he terminado el bote) sigo manteniéndolo, me aportó mucho en muy poco tiempo y es cierto que me sorprendió muchísimo y estoy muy contenta de haberme animado a probarla.

Voy a empezar hablándoos sobre los ingredientes, como sabéis no son lo que más me gusta de este producto, porque como podéis ver tiene muchos ingredientes químicos y pocos que se acerquen a lo natural, que es lo que realmente hoy día voy buscando para mi piel, por lo que a mi personalmente me encantaría que su INCI fuese un poco diferente.

Su envase es idéntico al de la gran mayoría de aguas micelares, por lo que este factor no nos sorprende mucho, pero si que agradezco enormemente el hecho de que podamos elegir el dosificador que más nos guste, yo elegí el de pulsador porque me parece que era más cómodo y práctico y efectivamente hay muchas personas que coinciden en ello. A mi me fue genial con el pulsador, no se quedó atascado en ningún momento al contrario, me ha parecido realmente cómodo. Por otro lado, los tamaños también son geniales porque tenemos libertad de elegir la cantidad que deseemos en cada momento.

El precio es muy asequible, yo que elegí el tamaño pequeño (el de 100 ml) creo recordar que el precio rondó los 3 euros, por lo que apenas supone un desembolso de dinero.

La textura ya sabéis lo que me parece, es completamente el mejor aspecto de este producto, para mi que es tan importante ha sido genial, muy suave y ligera, en ningún momento me dejo la piel pegajosa ni untuosa (mi mayor miedo), sin embargo si que la dejó super fresca y aliviada, pero sin apenas notar que había puesto nada en ella.

El olor también me pareció maravilloso, porque es muy sutil y suave, apenas se nota cuando lo estamos usando, pero es suficiente para hacer que el proceso de aplicación sea agradable y relajante, sin llegar a ser pesado ni empalagoso. Sin lugar a dudas, disfruté mucho del producto cada vez que lo ponía en mi piel, gracias a estos dos aspectos.

Los resultados era lo que estuve esperando desde el minuto uno y por fin puedo hablaros de ellos. Voy a empezar diciéndoos que en cuanto empecé a usarlo pude ver como mi piel me lo iba agradeciendo, es cierto que notaba mi rostro con una sensación de limpieza y alivia que no he encontrado en otras aguas micelares y me emocioné tanto que la felicidad me desbordaba, pero claro llegó el momento de desmaquillar mi cara (yo, que uso siempre maquillaje waterproof desde hace años) y me di cuenta que no era tan efectiva con esta función, es decir que no era capaz de retirar todo el maquillaje waterproof de mi cara, dejaba muchos restos y residuos por lo que siempre terminaba usando un desmaquillante.

Por lo tanto, los resultados no fueron malos, para nada, es más me alegro de haberla probado y usado pero aún así no es mi agua micelar favorita porque, yo que buscaba un producto que me cubriera todas las funciones propias de un agua micelar más completa. Aún así se la recomiendo a todas aquellas personas que busquen un cosmético más básico.

La que uso hoy en día

No quería terminar el artículo sin contaros que sí, he encontrado mi agua micelar favorita y os aseguro que me aporta tanto que nunca dejo que se acabe un bote sin ya tener otro preparado (sí, así de ansiosa e intensa puedo llegar a ser a veces), se trata como ya podréis imaginar de un producto natural, sin apenas conservantes y repleta de sustancias maravillosas con muchas propiedades por ofrecernos.

He visto que muchas personas la recomendaban en muchas reviews que he visto en internet y además también me la habían recomendado personalmente, por lo que me decidí a usarla y ya os digo yo que ha sido para mi un total descubrimiento. Me estoy refiriendo al agua micelar de la marca Nezeni Cosmetics (estoy segura que habréis oído hablar de ella alguna vez)

A todo aquellos que os guste cuidar de vuestro rostro con cosmética natural y sostenible, os animo a que la probéis, nadie saldrá indiferente de su uso.

Mi experiencia

Aquí le ponemos el broche final a este artículo donde me he abierto a vosotros y os he contado en primera persona mi experiencia con un agua micelar tan famosa como es la de la marca La Roche Posay. Espero que os haya gustado y os sirva de ayuda si alguna vez os decidís a usarla.

Ahora solo queda que sigáis caminando para encontrar vuestra agua micelar favorita, yo que ahora he encontrado la mis, os digo que es posible y que llega cuando menos lo esperamos así que ¡no dejéis de buscar ese elixir de agua micelar que vuestra piel necesita!