Agua micelar Garnier

El agua micelar llegó a mi vida para quedarse hace algunos años y hoy día puedo decir que se ha convertido en un cosmético sin el que no podría vivir, la sensación y el efecto que consigue hacer en mi rostro es tan placentero y reconfortante que no me imaginaria volver a mis rutinas donde el agua micelar aún no estaba presente.

Pero una cosa está clara, no todas las aguas micelares son mi debilidad, he probado muchas a lo largo de los años desde que las descubrí y por lo tanto he encontrado algunas que me han encantado y otras que me han decepcionado, pero no por ello tienen que ser malos productos, aunque también las hay.

Por este motivo hoy os traigo aquí mi opinión y mi propia experiencia con una de las aguas micelares que probé no hace mucho tiempo, para que así a todos aquellos que estéis interesados en este producto podáis conocer más a fondo todo lo que tiene que ver con su efectividad y los demás aspectos importantes.

Me estoy refiriendo al agua micelar de Garnier, seguro que habéis escuchado hablar de esta marca cientos de veces, ya que tiene una gran fama gracias a cientos de productos de cuidado facial y otros ámbitos, entre ellos destaco el agua micelar que como podéis imaginar es mi cosmético favorito y es del que os voy a hablar hoy aquí.

Empezamos hablando de los aspectos más importantes que la constituyen y acto seguido pasaré a mi experiencia personal, os contaré todo lo que me aporto y lo que finalmente me pareció. Así que si estáis listos, ¡es momento de empezar!

Agua micelar Garnier

 

Aguas micelares Garnier, ¿cuántos tipos hay?

Aunque yo personalmente solo he probado una y es precisamente de la que os voy a hablar hoy aquí, Garnier cuenta con una línea más extensa de aguas micelares, cada una de ellas indicada para pieles diferentes o para conseguir ciertos resultados. Un claro ejemplo de que la marca ha querido cuidar de todas las pieles sin dejar a nadie fuera, por lo tanto todo el mundo podrá disfrutar del uso de un agua micelar de esta firma. Ahora os voy a hablar un poco sobre ellas para que las conozcáis.

Tipos de aguas micelares Garnier

Como veis estos son solo tres tipos de los que podemos encontrar dentro de la marca de Garnier, pero la realidad es que nos ofrece al menos cinco aguas micelares, cada una de ellas con sus propios objetivos, para saber cual debemos elegir, lo que yo siempre hago es analizar previamente mi tipo de piel y acto seguido los ingredientes de cada una de las aguas micelares para así comparar y comprobar cual es la que más se adapta a mi.

En este caso yo me decanté con la Agua micelar clásica, apta para todo tipo de pieles, ya que era la más usada por las personas y la que más auge ha tenido siempre dentro de la firma de Garnier, por lo tanto es de la única que os puedo dar mi experiencia, aún así os hablare un poco de las demás que podéis encontrar.

  • Agua micelar clásica todo en uno: Como podéis ver en la primer imagen del artículo este agua micelar cuenta con un efecto todo en uno que además de limpiar la piel también la desmaquillará y la hidratará, dejándola completa e impoluta. Es apta para todo tipo de pieles.
  • Agua micelar pure active: Esta es ideal para todas aquellas personas que cuenten con una piel grasa o mixta, lo que la diferencia del resto y lo que la hace perfecta para esas dermis es su efecto matificador, por lo que además de limpiar la piel la dejará mate, sin la presencia de esos temidos brillos que tanto pavor nos produce.
  • Agua micelar sensitive: Ideal para pieles sensibles que ya sabemos que suelen ser las más delicadas en cuanto a probar cosméticos, a diferentes factores ambientales y otros. Nos va a ofrecer un trato mucho más suave y ligero, con propiedades calmantes y frescas. Por otro lado también será perfecta para tratar la zona de los ojos y labios.
  • Agua micelar leche hidratante: Sin lugar a dudas, ideal para aquellas pieles más secas y que necesitan ese extra de hidratación. Este agua micelar irá limpiando el rostro a la misma vez que va hidratándolo por lo que el trato será más suave que otras. Es la última en subirse al carro de las aguas micelares de Garnier.
  • Agua micelar en aceite: ¿Cuántas veces habéis deseado tener un producto que os limpie el rostro y que os desmaquillara el maquillaje waterproof a la primera pasada?, pues aquí lo tenéis, el agua micelar en aceite de Garnier es ideal para desmaquillar aquellos maquillajes más resistentes sin tener que pasar cientos de veces el algodón por la misma zona. Esta se trata quizás de la más común junto con la que yo he usado (la primera), por lo que es mucho más fácil encontrar reseñas de ellas.

Como podéis ver, estos son los cinco tipos de aguas micelares con las que cuenta Garnier, a primera impresión dan ganas de usarlas todas, pero eso sí debemos tener presente siempre cual es nuestro tipo de piel y cual es por lo tanto la que más efectiva resultará en nuestro rostro y nos aportará más.

Yo en mi caso he de decir que elegí la clásica por el simple hecho de que es apta para todo tipo de pieles y además por que es quizás la más famosa de todas ellas y quería tener mi propia experiencia para ver si realmente podía aportarme más, pero no descarto para nada el probar cualquiera de las otras ( que me vengan bien, claro).

Agua micelar clásica todo en uno

Ahora que ya sabéis cual es por la que me decanté a probar, la más clásica y la más común, apta para todo tipo de dermis y con un efecto todo en uno que prometía ofrecerme mucho.

Ahora os hablaré un poco sobre los diferentes aspectos con los que cuenta, entre ellos su formulación, su envase y su precio, su textura, su olor y por último os hablaré de mi gran experiencia con este agua micelar tan famosa.

Aunque os lo diré de nuevo en el apartado de mi experiencia, quiero que sepáis desde ya que mi piel es mixta, a veces un poco sensible, para que así sepáis que todo lo que os iré contando está dicho desde mi punto de vista y mi propia opinión con respecto a mi piel y circunstancias.

Dicho esto, voy a empezar hablándoos sobre la formulación de este producto, el aspecto más importante de todos.

La lista de ingredientes

Lo más importante bajo mi punto de vista siempre que vamos a comprar un nuevo cosmético es fijarnos con anterioridad en su lista de ingredientes o INCI, ver que sustancias contiene y analizarlas para asegurarnos de que son realmente adecuadas para nuestra piel, para que sepáis cual es la composición de este producto os voy a poner justo aquí su INCI y os hablaré un poco sobre lo que nos vamos encontrando.

Os adelanto que curiosamente la formulación de este agua micelar es muy corta y escueta, por lo que he de decir que cuando la vi me sorprendió, cuenta con siete ingredientes exactamente y son ellos los responsables de la efectividad del producto.

INCI:

Aqua / water. hexylene glycol. glycerin. poloxamer 184. disodium cocoamphodiacetate. disodium edta. myrtrimonium bromide. 

A primera vista parece que se trata de una formulación buena, pero muy corta, es decir que hará su función de limpiar a la perfección pero sin embargo no nos aportará absolutamente nada más, ya que como podemos ver no encontramos apenas activos. Eso sí, tampoco es un INCI agresivo o dañino para nada, por lo que me pareció que podía ayudarme al menos a limpiar mi piel.

Para que lo entendáis mejor os iré describiendo por orden de lista todo lo que podemos encontrar en este producto, como veis el primer ingrediente es el agua, el ingrediente base de la gran mayoría de cosméticos, acto seguido nos encontramos con un emulsionante y un reparador de la barrera lipídica de nuestra piel, tensioactivos, agente espumante, una sustancia que permitirá que el producto sea más ligero y que no resulte desagradable en la piel y un conservante.

En definitiva se trata de una formulación normal pero sin mucho más, para todas aquellas personas que solo busquen un agua micelar básica es genial, para aquellos que busquen más, es preferible que elijan otra opción. Aún así yo me decanté por ella y quise conocerla desde más cerca, así que sigo con los demás aspectos.

Envase y precio

Aunque para algunas personas el envase no sea realmente importante he de decir que para mi si lo es, aunque obviamente no es lo más importante de todo, pero si que tiene su relevancia siempre que voy a adquirir un nuevo producto. ¿A quién no le importa un poco la primera impresión de alguien o algo?, es cierto que luego el contenido es lo verdaderamente importante, pero lo de fuera cuenta un poco.

En este caso el envase es como el de todas las aguas micelares del mercado, se trata de un bote de plástico con un color transparente para que podemos ver el interior, también tiene un tapón de plástico y de color rosa guardando un dosificador en forma de agujero por el que volcando el bote y apretando suavemente sale el contenido.

Para mi punto de vista es un poco arriesgado ese formato de dosificador, ya que yo con lo bruta que suelo ser a veces, me ha pasado que he apretado más de la cuenta y ha salido el agua micelar disparada en grandes cantidades, desaprovechando así bastante producto, por lo tanto aunque no me parece un aspecto negativo yo si que he echado en falta el hecho de poder elegir otro tipo de dosificador un poco más práctico y cómodo.

En cuanto al tamaño, podemos decir que es un bote grandote, de unos 400 ml, genial para aquellas personas que no sean de ir transportando el bote a todos lados como si de aire se tratara (como yo), pero en el caso de querer llevarlo a todos lados, tanto de viaje como si algún día vas a dormir a casa de alguien y no quieres perder tu rutina, al ser tan grande es un poco tedioso, por lo tanto lo ideal es lo que siempre se ha aconsejado, tener en casa botecitos pequeños para cuando queramos irnos y verter un poco del agua micelar. Aún así os diré que la marca también ha pensado en eso y por lo tanto ha lanzado al mercado dos tamaños más, uno mucho más pequeño, de tan solo 100 ml (ideal para viajar) y otro mucho más grande aún, de 700 ml (ideal para tenerlo siempre ene casa e ir rellenando los botecitos pequeños). La elección ya dependerá de vuestros gustos y comodidades. Por lo que esto del tamaño no es que sea un problemón que no se pueda solucionar fácilmente.

El precio de un producto también es importante, en este caso el agua micelar clásica de Garnier ronda los 4 euros el de 400 ml, 1,55 euros el de 100 ml y 6,75 el de 700 ml. El precio puede variar un poco dependiendo de la tienda donde lo compréis, pero se diferenciará mucho.

Como podéis comprobar se trata de un precio muy económico y completamente asequible a todo el mundo, ya que el de 700 ml dura muchísimo y sale muy rentable por el precio que tiene.

Tamaños del agua micelar Garnier

La textura al ponerla en nuestro rostro

La textura es algo muy importante supongo que para todo el mundo, ya que ¿a quién le gustaría poner en su rostro un cosmético y que le deje una sensación horrible y desagradable?, seguro que a nadie.

Yo personalmente soy muy insistente a la hora de la textura de un cosmético, sobre todo de un agua micelar, por el simple hecho de que la finalidad de este producto es no aclarar la piel y por lo tanto debemos dejarlo todo el día en nuestro rostro y yo no soportaría tener la piel pegajosa o con sensaciones desagradables durante todo el día.

Ya me ha pasado en más de una ocasión con otras aguas micelares el hecho de tener que aclarar mi piel siempre que la he usado, por ese mismo motivo y por lo tanto me informé bien de que este agua micelar de Garnier no fuera así.

He de decir que en cuanto puse este agua micelar en rostro me sorprendió enormemente para bien, pues mis mayores temores que eran recibir un tacto pegajoso no se cumplió y por el contrario recibí un tacto fabuloso, suave y ligero, prácticamente como si no pusiera nada en mi piel, se absorbe con gran rapidez y la sensación que deja es maravillosa. Eso sí, los primeros segundos cuando la estamos poniendo hasta que va penetrando en la piel, hace espume,, no en grandes cantidades pero si lo suficiente para notarla y verla. A mi personalmente no me resulta para nada desagradable, pero aquellas personas que no les guste nada la espuma, puede que vean aquí un aspecto negativo.

En definitiva, salí muy contenta de la primer aplicación por el simple hecho de que su textura fuera tan buena y suave con mi piel.

Olor del cosmético

Junto con la textura, es otro aspecto muy importante sobre el producto aunque quizás este sea mucho más difícil de satisfacer para todo el mundo, ya que gustos con respecto a los olores hay muchos y muy diferentes. En mi caso prefiero que el cosmético no contenga perfume, pero si que al abrir el bote notemos un aroma sutil y suave para que la aplicación sea más agradable.

Aunque seguro que hay personas que prefieren que el cosmético cuente con un olor fuerte y otras que directamente no huela a nada, en cualquier de los casos no siempre podemos estar contentos todos, pero he de decir que este agua micelar de nuevo me pareció acertada, optando por el camino del no olor. No contiene ningún olor por lo que en ningún caso va a resultar empalagosa o pesada. Es verdad que quizás yo (bajo mi gusto personal) he echado en falta un sutil aroma que me hiciese agradable el momento de uso, pero lo prefiero mil veces así (que no huela a nada) a que tenga un olor muy fuerte, por lo tanto no estoy descontenta con este aspecto.

En definitiva, tanto la textura como el olor me han parecido dos aspectos muy positivos de este agua micelar, por lo que no tengo nada malo que decir de ello. Ahora tan solo queda esperara a ver los resultados y todo lo que consigue hacer en mi tez, que os lo cuento en el apartado sobre mi experiencia.

Frecuencia de uso recomendada

Como sabéis esto es extremadamente importante, ya que muchas personas tienen dudas sobre cuantas veces pueden usar un agua micelar o cualquier otro producto, siendo fundamental conocer muy bien la frecuencia de uso ideal de cada cosmético.

En este caso Garnier nos asegura que su agua micelar cumple perfectamente con la frecuencia estipulada por los profesionales del uso de las aguas micelares, es decir, que es perfecta para usarla dos veces al día, todos los días.

Yo suelo recomendaros que la uséis en la mañana y en la noche, así siempre tendréis el rostro limpio y con una sensación maravillosa.

Con un disco de algodón bien empapado lo vamos pasando por todo el rostro, incluidos los ojos y los labios, ya que Garnier nos asegura que está testada dermatológica y oftalmológicamente, siendo respetuosa en cualquiera de las zonas de nuestra cara.

Mi experiencia con el agua micelar clásica de Garnier

Ahora es el turno de que yo os cuente que me ha parecido este producto y si realmente hizo algo por mi piel o si por el contrario no hizo nada.

Lo primero que tengo que deciros, para que partamos de una base, es que como os he nombrado anteriormente mi piel es mixta, incluso un poco sensible dependiendo de la época y mi entorno, aunque generalmente solo es mixta. Por lo tanto yo necesitaba un producto que además de limpiar mi rostro, también me aportara más, entre otras cosas para que me ayudara a equilibrar mi piel y unificarla un poco.

De primera, en cuanto vi el INCI supe que iba a limpiarla muy bien pero que no iba a aportarme mucho más, aún así decidí seguir con ella y ver si por casualidad me resultaba agradable.

En cuanto a su composición, aunque corta como ya os he dicho no es mala, por lo que me pareció de primeras un buen producto y el hecho de ser apto para todo tipo de pieles es cierto, porque como os digo a mi piel mixta la trató muy bien, en ningún momento me irritó ni me resultó desagradable o no apta para mi dermis.

Su envase es normal, no me sorprendió en ningún aspecto y su dosificador si que lo cambiaría por otro un poco más práctico y cómodo que no fuera tan fácil el hecho de desperdiciar contenido.

La textura es maravillosa, ya lo habréis podido notar en el apartado que os hablo de ella, apenas parece que estemos poniendo nada en la piel, se absorbe muy rápido y deja una sensación muy reconfortante.

En cuanto al olor, no tiene ningún tipo de aroma por lo que no se me hizo pesado en ningún momento, cosa que agradezco enormemente.

Ahora bien, en cuanto al efecto y los resultados he de decir varias cosas, la primera que para un rostro sin maquillaje me parece efectivo y bueno, pero que sin embargo, le cuesta mucho eliminar el maquillaje del todo, más aún si se trata de waterproof (los que yo suelo usar), por lo que he de decir que no es la mejor para desmaquillar la piel. Aún así también os digo que como producto básico de limpieza me parece muy acertado, pero algo flojo.

En definitiva, espere a terminar el bote pero no la he vuelto a usar, también es cierto que Garnier ha sacado otra agua micelar (la de aceite) especial para desmaquillar mejor y quizás esa la pruebe pronto.

Alternativa para aquellos más amantes de lo natural

Como sé de sobra que muchas personas prefieren la cosmética natural, os voy a dejar por aquí la recomendación que siempre le doy a todo el mundo, ya que os aseguro que cuando la descubrí robo mi corazón para siempre y desde entonces (hace ya casi un año) soy fiel a ella, me estoy refiriendo al agua micelar de Nezeni, un cosmético que además de limpiar me ha aportado infinidad de propiedades y además es natural. Os aseguro que no puedo pedir más.

Así que si buscáis algo más natural os la recomiendo enormemente, ha sido hasta día de hoy la que mejor ha tratado a mi piel y la que mejores resultados me ha ofrecido.

Mi experiencia

Ponemos fin a este artículo, espero que os haya gustado y sirva para futuras elecciones y experiencias vuestras, ahora solo espero que cuidéis vuestra piel con mucho mucho amor y cariño (y siempre con el cosmético adecuado).