Cómo hacer una mascarilla hidratante para el pelo casera

Ya sea si se trata de métodos para conservar la imagen del cabello, el cutis, la piel, o el cuerpo en general, muchas veces el secreto de la belleza radica en mantener los niveles de salud apropiados, con tratamientos muy sencillos enfocados en principios básicos como la resistencia, la fuerza, la suavidad o, en el caso que venimos a tratar hoy, la hidratación de la zona en cuestión y toda la estructura orgánica que está en contacto e interactúa con esta de manera directa.

Cómo hacer una mascarilla hidratante para el pelo casera

Por ejemplo, si hablamos del cabello, sabremos que las mejores mascarillas, ya sean hidratantes o de cualquier otra finalidad, cumplen su función de manera más óptima y correcta al aplicarse, no solo directamente sobre el pelo, sino en el cuero cabelludo, donde son absorbidas por los folículos pilosos de la superficie, en los que podemos encontrar la raíz o nacimiento de cada pelo, por lo que estos recibirán de manera más completa todos los nutrientes, emolientes y propiedades.

Para aumentar las posibilidades de otorgar los efectos deseados, las cremas y tratamientos comerciales contienen una gran cantidad de ingredientes especializados, encargados de aumentar los niveles de absorción y retención de la humedad. Sin embargo, por el motivo que sea, en muchas ocasiones no podemos o no queremos optar por estas fórmulas, sino más bien sustituirlas con preparaciones caseras, más naturales y cuya elaboración podemos realizar y controlar nosotros.

Para este y otros métodos que humecten y ayuden a cuidarte, te invitamos a leer Cómo hidratar el pelo

Hidratación capilar

Hidratación capilar

La hidratación de la piel está ligada con características y cualidades básicas de esta, como serían la firmeza, elasticidad, tonicidad y suavidad, sin embargo, hablamos de un tejido complejo, con capas diferentes que poseen diversas funciones, entre ellas la producción de moléculas esenciales, como serían el colágeno, el ácido hialurónico y la elastina, muy conocidos por ser también elementos sintéticos utilizados en una multitud bastante amplia de productos de belleza.

En todo el cuerpo, poseemos piel que debemos cuidar, para mantener sana y estructurada, por lo que, aunque el cabello es un tipo de estructura aparte, está ligado de manera consistente a esta, ya que ve su nacimiento en raíces desde lo que llamamos cuero cabelludo, o bien, la piel que cubre la cabeza. Por esta razón, se dice que este tejido es el más complejo y difícil de cuidar de todo el organismo, al menos en cuanto al órgano superficial se refiere.

El cuidado del cabello está implícitamente ligado al del cuero cabelludo, por lo que la hidratación, humectación y absorción del agua vital no solo será agradecida por este tejido, sino que podremos notar la mejoría visible de cada pelo, gracias a la gran cantidad de beneficios que podemos obtener al mantener toda la superficie de ambas estructuras, piel y pelo, debidamente hidratadas, no solo mediante el baño en la ducha, sino con diversos tratamientos suplementarios.

La humectación aporta una mayor cantidad de elementos positivos que cualquier otro cuidado capilar, por ejemplo, el deceso de los niveles de impurezas, suciedad y grasa, retenidos por los folículos capilares y por la red del cabello. También aumenta en gran medida la cantidad y calidad de moléculas esenciales de estos, como el colágeno, la queratina y todo pequeño fragmento molecular que conforma y refuerza toda la estructura capilar, como podríamos llamarle.

De manera interna, podemos asegurar que un cabello hidratado será capaz de absorber, retener y dar uso de manera apropiada a todo tipo de nutrientes que reciba, los cuales son como el alimento para los seres humanos, manteniendo la salud y forma de cada pelo. Lo mismo ocurre en el caso de otras cremas o tratamientos que utilicemos, los cuales verán sus resultados acelerados y aumentados al ser recibidos por un cuero cabelludo humectado.

En cuanto a su imagen, es posible encontrarnos con cambios positivos al observar el pelo hidratado, como puede ser un aumento sustancial en el brillo y luminosidad de este, así como la uniformidad del tono o, para decirlo de una manera más simple, la capacidad de mantener no solo su color natural, sino los tintes aplicados para cambiarlo, de manera más luminosa, sin opacidad. Además, aunque no está comprobado, se dice que la hidratación desacelera la aparición de las canas.

Si hablamos del tacto y la manejabilidad, podemos toparnos con algunos de los beneficios preferidos por quienes practican el mantener el pelo hidratado; por ejemplo, la sedosidad y maleabilidad aumenta en gran medida, por lo que no solo será más fácil de peinar, sino que mantendrá de forma más óptima un estado liso y suave, sin encresparse ni retorcerse en bucles informes y poco estéticos.

Esto último no quiere decir que, en caso de poseer un pelo rizado o crespo, hidratarlo va a hacer que se vea liso y completamente recto, incluso en contra de nuestra voluntad, ya que aunque el agua absorbida aumenta el volumen y densidad capilar, esto es más bien una ayuda en la retención de la forma natural del cabello, así como en el estilo del peinado que nosotros le damos. Por ende, un pelo humectado es capaz de mantener los rizos, bucles y estilos más fácilmente.

Mejores ingredientes hidratantes

Mejores ingredientes hidratantes

Toda buena crema o mascarilla está pensada o ideada, aunque a veces solo descubierta por accidente, tras la experimentación, con los mejores componentes, capaces de armonizar no solo para hidratar, sino que para aportar otras excelentes propiedades. Antes de realizar cualquier preparación, lo más importante es conocer los ingredientes a utilizar, los que en este caso pueden ser aplicados incluso de manera independiente e individual, ya que por sí mismos con capaces de humectar en gran medida.

Aloe Vera o sábila

Cuando se trata de mascarillas capilares, o tratamientos caseros para la piel, es muy común comenzar hablando por la planta milagrosa, una hoja suculenta que es capaz de absorber una inmensa cantidad de agua, propiedad que, al aplicar su gen acuoso sobre el cabello, comparte con este al convertirse en uno de los hidratantes más potentes que nos otorga la naturaleza, por no decir el más versátil y fácil de obtener, ya que existe una variedad de especies de esta planta.

Pepino

Aún más sencillo de conseguir que el aloe, el pepino es un vegetal utilizado en la gastronomía de prácticamente todo el mundo, por lo que es difícil llegar a un lugar donde no sea posible obtenerlo. Se trata de un elemento cuya estructura está conformada por casi un 80% de agua, acumulado gracias a la capacidad suculenta de la planta de la que proviene, por lo que su funcionamiento es muy parecido al de la sábila, sea como ingrediente o en uso individual.

Miel sin procesar

La textura cremosa y pegajosa de este producto hace que sea un poco difícil de esparcir por el pelo, y aún más complicado de retirar después; sin embargo, utilizarlo vale la pena no solo por su capacidad de hidratar profundamente, sino por la gran cantidad de nutrientes, vitaminas y niveles de glucosa que nutren y alimentan las intensamente las células del cuero cabelludo, aportando, como ya mencionamos, otra buena porción de propiedades a cualquier mascarilla.

Leche vegetal o animal

Utilizada, al igual que la miel, para aportar nutrición, proteínas, estimulación molecular y, por supuesto, una hidratación profunda, a niveles que algunos ingredientes fuera de esta lista no pueden alcanzar, la leche se debe aplicar preferiblemente en pequeñas cantidades y durante un tiempo corto para evitar pigmentación capilar. Se recomienda sobre todas sus clases, la leche de almendras, por la calidad de sus antioxidantes y ácidos grasos.

Huevo

Pasando un poco de las plantas y vegetales a los animales, muchos pensarán que ponerse huevo en la cabeza debe resultar desagradable, por su textura, lo difícil de retirar luego y el olor del producto. Sin embargo, es esta misma textura la que permite un manejo ideal, capaz de esparcirse y penetrar profundamente en los folículos pilosos, por lo que nutre e hidrata a gran profundidad, aportando amplios beneficios en las raíces de cada pelo.

Si la hidratación no es tu único problema, puedes aprender a utilizar estos ingredientes para otras recetas en Cómo hacer una mascarilla casera para el pelo

Aceites esenciales y portadores

Si conocemos un poco sobre el tema del cuidado cosmético, nos habremos encontrado muchas veces con este tipo de aceites vegetales, concentraciones oleosas de diversas especies de plantas, semillas, tallos y frutos, ya sea frescos o secos, obtenidas mediante el refinamiento, natural, sin químicos ni aditivos, de las materias antes mencionadas, aunque por ello existe una variedad increíble de estos óleos.

Los esenciales, como los de semilla de uva, incienso y geranio, son los de mayor concentración, por lo que se utilizan en pocas cantidades para aportar diversas propiedades esenciales. Por aparte, los portadores son mucho más livianos, por lo que se utilizan para disolver los anteriores antes de aplicar, aunque pueden utilizarse por sí mismos; los más recomendados para la humectación capilar son el de coco, oliva, jojoba y aguacate.

Manteca de karité

Cuando el proceso de refinado de un aceite se realiza en una materia más densa, como el árbol de karité o el cacao, el resultado es una sustancia mucho más sólida, parecida a una pasta dura, casi tan espesa como la cera de abejas o la vaselina. En este caso, la manteca de karité es excelente para nuestros fines, además de que posee otra inmensa cantidad de propiedades, otro plus de su uso es su textura, que ayuda a espesar las mascarillas hechas de ingredientes más líquidos.

Aguacate

Si ya mencionamos el aceite de este fruto, no es impensable que por sí mismo, sin refinar ni concentrar, se pueda utilizar con resultados que, aunque se verán un poco reducidos, se complementan con otros factores, como la textura pastosa y cremosa del fruto, capaz de esparcirse y untarse de manera uniforme, aportando cuerpo y densidad a la mascarilla, además de beneficios astringentes e hidratantes en niveles bastante eficaces.

Cerveza de malta

Por último, un ingrediente quizá menos conocido, la malta es un grano, como el trigo o la cebada, que se utiliza para hacer bebidas alcohólicas, en este caso la cerveza. De todas las elaboraciones que se pueden hacer con estos granos, la de malta es la que mayor concentración de emolientes aporta, siendo estos los encargados de hidratar de forma profunda. La aplicación de esta bebida en el pelo data de tiempos muy antiguos, por lo que su efectividad está garantizada.

Recetas de mascarillas hidratantes caseras

Recetas de mascarillas hidratantes caseras

Una vez presentados los protagonistas, no debemos olvidar que algunas preparaciones llevan ingredientes no mencionados en la lista anterior, que aunque no son tan potentes como para utilizarlos de manera individual, se agregan en algunas mezclas para potenciar no solo sus capacidades hidratantes, sino también el resto de las propiedades beneficiosas de estas. Es hora de conocer algunas recetas y elaboraciones muy eficaces para este fin.

Antes de ello, es necesario dar algunas recomendaciones y consejos, por ejemplo, el no utilizar estas con la idea de que son sustancias milagrosas, cuya aplicación dejará sanado y humectado nuestro cabello, de inmediato. Requiere de una rutina disciplinada de práctica para mantener el pelo sano y fuerte; además, es necesario lavar bien el cabello antes de aplicar, para que la grasa e impurezas no impidan la absorción de sus componentes.

Debemos recordar además, que no solo la aplicación de estas recetas nos van a ayudar con el problema de la falta de hidratación, pues muchos especialistas recomiendan trucos como masajear el cuero cabelludo, calentar el cabello con una toalla caliente, desenredar constantemente y antes de utilizar cualquier producto, así como no realizar peinados muy tensos, con el fin de mejorar de forma natural la capacidad de la estructura capilar para retener el agua.

La mascarilla de pura hidratación

Quizá el nombre te indica que esta es la mejor mezcla para esta tarea en específico, sin embargo, aunque su potencia no se puede negar, se utiliza cuando el cabello es demasiado seco y necesitamos humectar con urgencia, ya que, a diferencia de otras de esta lista, las demás propiedades que aportan se ven opacadas por la poca efectividad que tienen, por lo que su principal aportación viene a ser prácticamente la única importancia de esta.

La preparación es sencilla, tomamos una hoja o penca de sábila y retiramos unos 125g de gel de sábila que combinamos con medio pepino mediano, 10ml de agua de rosas y 25ml de agua destilada. Como vez, todos los ingredientes tienen como base la retención de agua, con el aloe vera como potenciador, que ayudará al cuero cabelludo a absorber y aplicar los componentes.

Aguacate para regenerar

Este fruto delicioso es uno de los principales implementos utilizados en este tipo de recetas, por lo que es común que ocupe un puesto protagonista en varias de ellas, como veremos a lo largo de esta corta lista, donde será combinado con otros ingredientes, con el fin de aprovechar el gran beneficio de su propiedad astringente, que ayudará a que los folículos pilosos absorban las propiedades y la humectación.

Para esta receta, debemos machacar medio aguacate, lo mezclamos con una cucharada de aceite de oliva, unas 5 gotas de aceite esencial de geranio, y una cucharada grande de miel de abeja pura. Batimos bien para incorporar y aplicamos sobre el cuero cabelludo y toda la superficie del pelo, estirando y masajeando para que actúe por 20 minutos antes de retirar.

Otra maravilla de aguacate

En esta ocasión, mezclaremos nuestro medio aguacate con 75g de yogurt natural sin conservante, preferiblemente del sólido o llamado en algunos lugares yogurt griego, añadimos el jugo licuado de media zanahoria y 50g de aloe vera, que se lleva de maravillas con el pasteurizado de leche y la fruta, aumentando las capacidades de ambos y aportando sus propias propiedades, entre hidratantes, rejuvenecedoras y descongestionantes, para eliminar la obstrucción de los folículos.

Si queremos reforzar justo esta última tarea, con el fin de que todo el producto sea capaz de penetrar en el cuero cabelludo, actuando de manera correcta durante los 20 minutos que debe permanecer, podemos añadir dos cucharadas de azúcar morena, que funcionarán de forma eficaz como elemento exfoliante, al masajear muy bien la cabeza con las yemas de los dedos, aplicando presión y realizando movimientos circulares, como cuando utilizamos el champú.

Nutrición e hidratación

Para conseguir una buena base de ambos beneficios, mezcla en un bol dos cucharadas de miel, una de aceite de oliva, una más de aceite de jojoba, 25ml de leche vegetal, si es de almendras mejor y mezcla bien antes de aplicar y dejar reposar 30 minutos antes de retirar. Aunque quizá es hacer trampa, puedes agregar el contenido de media capsula de vitamina E, una pizca de polvo de ácido ascórbico (vit C) o media ampolla de Avorit (vitamina A) para complementar la escala nutritiva.

Mascarilla de proteínas humectante

Aquí, son los ingredientes del reino animal quienes se llevan la gloria, pues son aquellos que poseen la mayor cantidad de proteínas para nutrir el cabello, las cuales serán absorbidas de forma más óptima gracias a la humectación prolongada de la misma receta. La finalidad de suplementar con proteínas, es estimular la producción de colágeno en el cuero cabelludo, así como reforzar la protección de la queratina en el pelo.

Si no han sido suficientes ejemplos y deseas conocer otras recetas para realizar, te recomendamos leer estos Remedios caseros para hidratar el pelo

La combinación es muy sencilla, toma 2 huevos y bátelos hasta que tengas un poco de espuma, agrega una cucharada grande de miel, una cucharada de manteca de karité (único producto vegetal de la receta) y 25ml de leche de vaca. Para incorporar bien, puedes derretir antes la manteca, que se solidificará de nuevo en la mezcla, lo que le dará cuerpo, textura y espesará la sustancia, ayudando así a esparcirla por el pelo.