Categories
Belleza

Mascarilla: guía de uso

El mundo de las mascarillas cada vez tienes más auge en nuestra vida diaria, a pesar de haber existido siempre.

Aquella persona que la prueba seguramente ya nunca más deje de usarla, por su efectividad y sus grandes resultados. Pero para llegar a usarla ha tenido que solventar algunas dudas, como por ejemplo, ¿cuál es la más adecuada para mi?, ¿cuándo empiezo a usarla?, ¿cómo se usa correctamente?, etc.

Un millón de preguntas nos vienen a la cabeza cada vez que pensamos en hacerle un hueco a la mascarilla en nuestra vida.

Si te encuentras en este estado, ¡enhorabuena!, porque voy a aclarar algunas dudas sobre el mundo de la maravillosa mascarilla.

Os recomiendo que veis este enlace donde aparecen las mejores opciones de mascarilla del mercado: Mejores mascarilla faciales.

Mascarilla: guía de uso

¿Qué es una mascarilla?

Lo primero es tener claro de lo que vamos a hablar, ya que hay muchas personas que confunden la mascarilla con una crema convencional, no teniendo nada que ver un producto con otro.

La mascarilla es una mezcla, a veces con forma de pasta o a veces más líquida (depende de los ingredientes), hecho normalmente a base de sustancias naturales y que se aplica en el rostro con los dedos o con un brocha, se deja reposar durante un tiempo determinado (15, 20, 30 minutos), hasta que finalmente se retira.

Su uso ofrece a nuestra dermis cientos de propiedades, gracias a sus maravillosos ingredientes, y a la facilidad de penetración de estos debido a su alta concentración de activos en la composición, mejorando y ofreciendo un aspecto mucho más sano y cuidado de esta.

No solo existe este tipo de mascarilla en forma de pasta, sino que existen muchos más en diferentes formatos, aunque la primera sea la más tradicional y la más usada.

Podemos encontrar mascarillas peel off, de burbujas, a base de arcilla, de luz, etc. Más abajo os hablaré un poco sobre ellas.

Además dentro de cada formato, también podemos encontrar otros cientos de tipos de mascarillas, cada una con un objetivo. Por ejemplo, para cada tipo de piel o para cualquier imperfección que quieras mejorar.

Por esto mismo, os habréis dado cuenta ya, que el mundo de las mascarillas es enorme, no solo se limita a la típica que vemos en las pelis, sino que hay mucho más.

¿Qué es una mascarilla?

¿Cuántos tipos de mascarillas existen?

Como os he dicho antes, el mundo de las mascarillas es muy grande, por lo que tipos de mascarillas hay muchas, os voy a hablar de las más habituales, tanto en formatos como en objetivos.

Tipos de mascarillas según el objetivo

Con el objetivo me refiero a las imperfecciones o aspectos que queráis mejorar, como por ejemplo, si tenéis la piel muy deshidratada, necesitareis una mascarilla hidratante y así con otros aspectos.

  • Mascarilla hidratante

Estas suelen estar hechas a base de aceites y extractos que ofrezcan hidratación a la piel. Lo que favorece a calmar la tirantez de la cara, los picores, rojeces, etc, propios de una piel seca.

Por aquí os dejo este enlace, donde se habla más extensamente sobre estas: Como hacer una mascarilla facial hidratante.

  • Mascarilla calmante

Estas son ideales paras las personas con la piel sensible, que son propensas a las irritaciones o anomalías cutáneas, ya que cuentas con ingredientes que relajan la piel y por lo tanto son geniales para controlar los brotes.

  • Mascarilla purificante

¿Nunca te ha pasado, que al levantarte y mirarte al espejo te has visto la piel del rostro apagada, sin luz? Pues este tipo de mascarilla, se recomienda para las personas que normalmente tienen la cara con un tono apagado o para aquellas que simplemente están pasando por una época de más estrés y que este le ocasiona la falta de brillo en la piel. Con su uso, conseguiremos ofrecerle a nuestra dermis esa luz que le hace falta, para que vuelva a ser un rostro lleno de luminosidad y vida. Si os interesa iluminar vuestro rostro, os aconsejo que le echéis un vistazo a este artículo: ¿Cómo hacer una mascarilla facial iluminadora?

Estos son los tipos más buscados por las personas, hay mucho otros, tu elección dependerá de lo que quieras conseguir y por supuesto de tu tipo de piel.

Si queréis saber cuales son las ideales para cada tipo de dermis, no os podéis perder este artículo: ¿Qué mascarilla facial necesito según mi tipo de piel?

Tipos de mascarillas según el objetivo

Tipos de mascarilla según su formato

Con diferentes formato vamos a poder encontrar muchos tipos de mascarillas, ya que aunque la más tradicional y la más conocida sea la mezcla en forma de pasta de algunos ingredientes, hoy en día ya hay muchas más que también se han convertido en mascarillas muy famosas en el mundo de la belleza.

  • Mascarilla de arcilla

Antes de nada os dejo por aquí este enlace donde vais a poder encontrar las mejores opciones de mercado: Mejores mascarillas con arcilla blanca.

El ingrediente principal de esta mascarilla es la arcilla, hay muchos tipos de arcilla, como por ejemplo, la arcilla blanca o caolín, la arcilla roja, etc.

Para hacer esta mascarilla tan solo vas a necesitar la cantidad necesaria de la arcilla que elijas y agua para diluirla.

Además puedes añadir otros ingredientes si lo deseas, como por ejemplo sales que sirven para dar un masaje a la piel y estimular la circulación del rostro.

Normalmente están recomendadas para las personas con la piel grasa, ya que la arcilla va a ayudar a retirar todas las impurezas del exceso de sebo en la piel, como los puntos negros, brillos exagerados, acné, etc.

Aún así este tipo de mascarilla lo pueden usar todas las personas independientemente de su tipo de piel, con una única objeción, las personas con la piel seca deberán ofrecer una crema hidratante después de su aplicación.

Si queréis tener más información sobre este tipo, os recomiendo que leáis estos artículos: ¿Para que sirve la mascarilla de arcilla blanca? y Arcilla blanca beneficios para la piel.

Mascarilla de arcilla

  • Mascarillas peel off

Os dejo por aquí, el artículo donde vais a poder encontrar las mejores: Mejores mascarillas peel off.

Estoy segura que las has visto, ya que se hicieron muy populares por su función de eliminar puntos negros o espinillas y ofrecer un rostro completamente suave y liso.

Su aplicación es sencilla, se aplica en el rostro como una especie de crema o pasta y se deja secar, pasado un tiempo se retira como si se tratase de una segunda piel, tirando hasta despegarla del todo.

El único inconveniente es que debemos tener cuidado a la hora de aplicarla, y hacerlo correctamente ya que, si lo hacemos mal, luego al retirarla puede haber zonas donde sintamos bastante dolor.

Si quieres más información sobre estas mascarillas, seguro que te interesa estos artículos: ¿Qué es una mascarilla peel off? y ¿Cómo aplicar una mascarilla peel off?.

Mascarilla peel off

  • Mascarilla velo

Este tipo de mascarillas está muy bien valorado por todas las personas que lo han usado, ya que su formato se trata de una capa de celulosa empapada en ingredientes y llena de principios activos que nos van a ofrecer cientos de propiedades.

Su aplicación es una de las más fáciles, ya que tan solo tenemos que ponerla sobre el rostro, respetando los huecos de los ojos y los labios, esperar el tiempo de actuación y retirarla tal y como la hemos puesto. Es decir, que no se queda pegada a la piel, tan solo está sobre puesta.

No creáis que por no estar impregnada en la piel no va a hacer el mismo efecto, porque no es así, al contrario, es suficiente con estar sobre el rostro y esperar el tiempo estimado en el que nuestra dermis absorbe todas las propiedades que esta le ofrece.

Estas suelen llevar en su composición sustancias, como por ejemplo el ácido hialurónico, colágeno, vitaminas, etc. Depende para que la quieras, llevarán unos ingrediente u otros.

Mascarilla de velo

  • Mascarilla de burbuja

Esta mascarilla es una de las más modernas, y es que su textura es muy peculiar, ya que al aplicarla en el rostro adopta una forma como de «nube», con especie de burbujitas.

La razón por lo que es así, es porque se trata de un producto carbonatado y en cuanto entra en contacto con el aire (en el momento de su aplicación), adopta esta textura.

Lo más habitual en este tipo de mascarillas es que sus ingredientes principales sean la arcilla y el carbón, y ya luego cada una tenga otros ingredientes más específicos para determinados aspectos que se quieran conseguir.

El porque del burbujeo, es sencillo, al estar los ingredientes en constante movimiento gracias a las burbujas, nuestra piel se va estimulando y por lo tanto van penetrando con mayor facilidad.

El tiempo de actuación de esta mascarilla, nos lo va a decir ella misma, en cuanto cesen las burbujas será sinónimo de que nuestra mascarilla ha terminado su función y es hora de retirarla.

Este producto no se endurece ni se queda echo una pieza, por lo que su limpieza es muy sencilla, con abundante agua es suficiente.

Mascarilla de burbujas

  • Mascarillas exfoliantes

Estas mascarillas están recomendadas sobre todo para personas con muchas impurezas en la piel, aunque no obstante la pueden usar todas las personas.

Se trata de una pasta, normalmente con granulitos que serán los que exfolien a la hora de aplicarlos.

Esta mascarilla no necesita estar un tiempo de reposo en nuestra piel, puesto que solo exfoliará cuando la estemos aplicando. Para asegurarnos de hacerlo bien, lo ideal es aplicarla mediante masajes circulares, poco a poco, al menos debemos estar unos 5-7 minutos masajeando el rostro con la mascarilla.

Una vez que hayamos acabado, podemos retirarla, con agua es suficiente. Es normal ver que la piel se haya quedado un poco roja, es debido a la exfoliación de las partículas.

Debes tener cuidado si tu piel es sensible.

Mascarillas exfoliantes

  • Mascarillas efecto lifting

Este tipo de mascarillas, son las más parecidas a la técnica del multimasking, es decir, dar a cada zona de tu rostro lo que verdaderamente necesita.

Si tenemos la piel mixta, podemos ofrecer un tipo de mascarilla para la zona T, que nos ayude a eliminar impurezas, y otro tipo de mascarilla para las mejillas que nos ayude a hidratarlas.

Además también podemos usar al mismo tiempo otra especifica para el contorno de los ojos, y de este modo tendremos en el rostro tres tipo de mascarillas, cada una con sus propiedades.

Estas son las que mejores resultados suelen dar, ya que ofrecemos a la dermis exactamente lo que necesita en cada zona de nuestra cara.

Por aquí os dejo toda la información sobre esta técnica: Multimasking.

Mascarilla efecto lifting

Curiosidades

Aquí os voy a poner dos tipos más de mascarillas, que he querido separar de las demás, porque a lo mejor no has oído hablar sobre ellas, o simplemente porque no se encuentran en la misma gama, ya que el precio de estas dos es muy elevado con respecto a las demás.

  • Mascarilla de oro

En esta mascarilla, podemos encontrar oro en su composición, han resultado ser muy beneficiosas para combatir los signos de la edad ya que reducen las arrugas y ayuda a que nuestra células se regeneren.

Además del oro, llevan otros muchos ingredientes conocidos, como ácido hialurónico, coenzima Q10, colágeno, etc.

Lo que os decía antes es que, el precio de esta mascarilla ronda los 300 euros, por contener oro.

Mascarilla de oro

  • Mascarilla magnética

Esta mascarilla a simple vista parece exactamente igual que las otras, con la única diferencia de que a la hora de retirarla se emplea un imán.

Es decir, se trata de una pasta que se aplica con una espátula especial (normalmente viene con la mascarilla), se deja reposar y se retira, envolviendo un imán en un trapo y acercando este al rostro.

Al igual que el anterior su uso es sobre todo para combatir el envejecimiento y ofrecer al rostro un aspecto mucho más rejuvenecido.

Su precio no es tan alto como la de oro, pero sigue siendo elevado, ronda los 75 euros.

Mascarilla magnética

¿Puedo usar cualquier tipo de mascarilla?

Este es el gran error más común en el mundo de las mascarillas, obviamente no puedes usar todas las mascarillas, ya que tu tipo de piel puede que no sea compatible con todas ellas.

A la hora de elegir una mascarilla, lo primero que tienes que plantearte es tu tipo de piel y después de eso, los ingredientes que esta contiene, para saber si son los que realmente necesita tu dermis.

Si por el contrario, eliges un producto con ingredientes que no necesitas, como por ejemplo, si tienes acné y la mascarilla que has comprado es rica en aceites o ingredientes untuosos, el acné se te agravará más aún, empeorando en vez de mejorando.

Por esto mismo, voy a ofreceros una lista con algunas de las mascarillas más recomendadas según el tipo de piel que tengáis.

  • Piel seca: Las hidratantes son las que más se recomiendan, ya que van a ofrecer esa humedad que le falta a tu rostro. Así como también las mascarillas de noche, que normalmente son aceitosas para aportar hidratación durante toda la noche.
  • Piel normal: Para este tipo de dermis suele haber una gama más extensa, ya que al no tener predisposición a ninguna textura en concreto, pueden usar muchos más productos. Lo ideal serían mascarillas completas, es decir, una multi-acción, que exfolie, hidrate y suavice.
  • Piel grasa: Las mejores son las de arcilla y azufre, que son las mejores para eliminar la grasa y desobstruir todos los poros.
  • Piel sensible: Lo ideal son mascarillas calmantes, que son las que no llevan en sus componentes, ingredientes irritantes o demasiado fuertes.

Es muy importante tener en cuenta este aspecto, es más es lo más importante, si partimos de la base de tener claro nuestro tipo de piel y saber qué mascarillas son ideales para cada tipo, ya tenemos prácticamente casi todo hecho.

Mascarilla según tipo de piel

Guía de uso de la mascarilla

Ahora vamos a resolver las dudas más comunes a la hora de aplicar la mascarilla. Pero antes os dejo este artículo donde se explica cómo hacer paso a paso: ¿Cómo aplicar correctamente una mascarilla facial?

Seguro que alguna vez os han surgido alguna de estas preguntas cuando os habéis puesto manos a la obra con vuestra mascarilla, y al final habéis decidido no hacerlo o posponer la aplicación para otro día, sin que ese día llegue nunca. Así que sigue leyendo y veréis que fácil y rápido es.

¿Es obligatorio tener el rostro limpio para aplicar la mascarilla?

Sin duda, . Nunca debemos aplicar la mascarilla con el rostro sucio, ya que si dejamos residuos y restos de otros productos (maquillaje, cremas, sueros, etc), al poner la mascarilla estamos haciendo que todos estos restos penetren en el interior de nuestra piel, haciendo que esta empeore, debido a los granitos, puntos negros, piel irritada, etc.

Además de que si nuestra cara no está completamente limpia, las propiedades de la mascarilla no van a poder entrar bien en la dermis y por lo tanto los resultados no serán los deseados.

Así que recuerda, ¡limpia muy bien el rostro antes de la mascarilla!

¿Debemos secar la cara o es mejor si la dejamos húmeda?

Todo esto va a depender del tipo de mascarilla que sea, ya que como hemos visto antes hay muchos y cada una con sus necesidades específicas.

Generalmente se aconseja tener la cara un poco húmeda, pero ¡cuidado!, mojada NO, húmeda.

Es decir, al lavar nuestro rostro, vamos coger una toalla suave y limpia y vamos a dar especie de toques en la piel para que esta absorba el agua, pero que quede un poco de humedad.

Esto es así, porque se ha comprobado que muchos ingredientes se adhieren mejor a la piel si esta cuenta con un poco de humedad, facilitando la absorción.

¿Si aplico más producto, mejores resultados?

Definitivamente no, este es un fallo muy común que seguramente todos hayamos cometido alguna vez, por ejemplo, te compras una crema y empiezas a aplicar cantidades exageradas, solo porque piensas que así el resultado se verá antes. Pero esto no es así.

Es más, es todo lo contrario, cuando decides usar un nuevo producto, que no has usado antes, se aconseja empezar aplicando de menos a más cantidad, para que la piel se adapte de forma segura al nuevo hábito.

Normalmente con todos los cosméticos es bastante con aplicar una capa que sea suficiente para cubrir el rostro, con la mascarilla pasa exactamente igual, nunca debes poner una capa gruesa que aparte de desperdiciar el producto, puedes obstruir los poros y desestabilizar el equilibrio de la dermis.

Solo debes usar lo necesario, siempre recuerda que, menos es más.

¿Cuánto más tiempo de actuación de la mascarilla, mejores resultados?

Otro fallo parecido al anterior, cada mascarilla tiene su tiempo de actuación en el rostro, lo vas a poder comprobar en el envase de esta o si es casera, en el lugar de donde sacaste la receta. ( Si os interesan, por aquí os dejo este enlace donde podéis encontrar recetas de mascarillas caseras: Como hacer una mascarilla facial casera.)

Es cierto que en determinadas mascarillas esto es demasiado relativo, sobre todo en las caseras con ingredientes cien por cien naturales (Aquí tenéis todos los beneficios de la cosmética casera: Mascarillas caseras para la cara.), pero en la gran mayoría (peel off, arcilla, efecto lifting, burbuja, etc) es muy necesario ser exactos con el tiempo que se indique y no excedernos, ya que podemos llegar a empeorar la piel.

Imagina que estas son para combatir la grasa de la cara, si la dejamos más tiempo del necesario, podemos conseguir que nuestro rostro se seque demasiado, y por lo tanto se irrite, escame, adopte un estado de tirantez y picor, etc.

Por esto mismo, siempre se recomienda seguir las instrucciones y no dejarla más tiempo de la cuenta.

¿Es verdad que las mascarillas faciales, podemos aplicarla también en el cuello y escote?

, esto es completamente cierto, es más se recomienda hacerlo, ya que en principio no va a tener ninguna repercusión, al contrario, vamos a mejorar también estas zonas tan próximas a nuestro rostro.

El inconveniente solo lo tienen aquellas personas que tengan la piel sensible, ya que tenemos que tener en cuenta que estas zonas tienen muchas menos glándulas sebáceas por lo que se trata de dermis mucho más fina y delicada, que puede irritarse o enrojecerse con más facilidad.

No obstante, si no tienes problemas, ¡te aconsejo, que te animes a cuidar también tu cuello y escote!

¿Qué pasa con las cejas al aplicar la mascarilla, debo evitar cubrirlas?

Esto es muy relativo, con las mascarillas de pasta hechas de ingredientes naturales no hay ningún problema, ya que no afectan al vello, pero con determinadas máscaras como por ejemplo, las de peel off, que se pegan a la piel y para quitarlas hay que tirar demasiado, para desobstruir bien los poros, si que podemos tener problemas, ya que al tirar podemos traernos algunos pelos.

Y si esta mascarilla la usamos muy a menudo, nuestras cejas se pueden ver amenazadas y perjudicadas.

Por esto mismo, debes saber muy bien qué tipo de mascarilla estás usando y si esta es agresiva para tus cejas.

Guía de uso de la mascarilla

Cosméticos de antes y después de la mascarilla

Obviamente nuestra mascarilla no es el único producto de cuidado en el mundo, y a parte de ella, debemos usar otros más para que nuestro rostro tenga una rutina de cuidado facial completa y equilibrada. Pero ¿cuáles van antes y cuáles después?

Cosméticos antes de la mascarilla

Como con todo, esto va a depender de la mascarilla que estemos usando. Aún así vamos a ver que productos son ideales aplicarlos antes.

  • Limpieza 

Esto no es un cosmético, pero debe ser el primer paso. Nunca te olvides de limpiar muy bien el rostro.

  • Tónico

Este producto es ideal para dejar la piel más limpia aún de los restos de maquillaje o residuos que se han podido pasar en la limpieza anterior, además de ayudar a equilibrar el pH de la piel.

  • Exfoliante

A este producto me refería, cuando os he dicho que va a depender de la mascarilla, ya que, si la mascarilla es exfoliante o peel off, no hará falta que lo hagamos antes.

En todos los demás casos, sí, lo ideal es exfoliar el rostro para hacer una limpieza más a fondo y desobstruir los poros, para que así los demás cosméticos penetren más fácilmente.

Cosméticos después de la mascarilla

  • Sérum

El suero es un cosmético que nunca debe faltar en nuestra rutina de belleza, ya que dependiendo de para que lo uses, es uno de los productos fundamentales para el cuidado del rostro.

  • Crema hidratante

Si has usado una mascarilla que te va a dejar la piel seca, lo ideal es que uses un hidratante para ofrecer la humedad que necesita la dermis para su buen funcionamiento.

  • Protector solar SPF 50+

Si la rutina la llevamos a cabo en la mañana y durante el día vamos a salir a la calle, el último paso siempre debe ser un protector solar SPF 50+, para asegurarnos de que nuestra piel está totalmente protegida de los rayos del sol.

Existen muchos más productos que puedes ir añadiendo a tu rutina de belleza, pero yo solo os he puesto aquí los principales y necesarios para que la rutina totalmente completa.

Si vais a añadir algún otro cosméticos, fijaos muy bien antes en la función que desempeña, para saber si se posiciona antes o después de la mascarilla.

¡Ya sabes como usar tu mascarilla a la perfección, disfrútala!

Productos antes y después de la mascarilla