Categories
Default

¿Cómo hacer una mascarilla facial casera?

Este artículo va dedicado a todas esas personas que les gusta lo BIO y hacer sus propios productos en casa, sin necesidad de comprarlo todo industrializado.

Además también va para los fans de las mascarillas, después de todo este tiempo siendo fiel a vuestra rutina facial ¿no sabíais que podíais hacerlas caseras?

No os preocupéis que estoy dispuesta a explicaros todos los aspectos positivos que nos va a traer empezar a fabricar nuestras propias mascarillas.

Estoy segura, que conforme vayáis leyendo, ¡más ganas tendréis de poneros manos a la obra!

Y para los que preferís ir a comprarla voy a aprovechar para dejaros por aquí este enlace donde aparecen las mejores mascarillas del mercado: Mejores mascarillas faciales.

Mascarillas caseras

La mascarilla, un regalo para la piel

Si sois de los que todavía no conocéis la famosa mascarilla o la conocéis pero no la habéis probado nunca, aquí os traigo toda la información sobre ella, sigue leyendo y notarás como te ¡mueres de las ganas de tenerla en tu mano!

¿Qué es una mascarilla?

Antes de empezar, os aconsejo que miréis este artículo, donde vais a poder resolver todas las dudas que os surjan sobre el uso de la mascarilla: Mascarilla: guía de uso.

Lo primero es lo primero, vamos a ver de qué trata el producto del que os estoy hablando como si fuera un milagro.

La mascarilla es un tratamiento de cuidado del rostro (y a veces del cuello también), que se puede presentar en diferentes formatos, pero en general siempre es una mezcla de ingredientes con altas propiedades cada uno de ellos que nos van a ofrecer multitud de nutrientes para mejorar la salud y apariencia de nuestra cara.

¿Pensabas que esto nunca lo podrías tener a tu alcance? ¡Te equivocabas!

Para cada imperfección que quieras corregir hay unos ingredientes que te van a ayudar con todos sus beneficios a reducirlas o incluso eliminarlas.

Todo esto es posible, con el simple hecho de hacer el producto en casa, sin necesidad de ningún gasto, solamente el de los ingredientes que vamos a usar.

Y ahora estaréis pensando «claro, esos ingredientes en los que nos vamos a dejar un dineral…». Pues no, ¡os volvéis a equivocar!

Si todavía no me creéis, ¡tranquilos!, vais a poder comprobar vosotros mismo como todos los ingredientes que vamos a necesitar los tenemos diariamente en la nevera.

Ingredientes mascarillas

¿Qué nos puede aportar la mascarilla?

Los que ya la usáis lo sabréis y los que todavía no, ¡os vais a quedar con la boca abierta!

Nuestra piel necesita unos determinado cuidados que no se limitan a usar una crema al día para hidratarla, sino que necesita un poco más de atención.

Hoy en día perdemos más tiempo preocupándonos por cosas insignificantes (tecnologías, ropa, trabajo, etc) pero ¿y nosotros mismos?, ¿quién nos cuida a nosotros y a nuestra piel?

Por esto mismo os animo a que aprendáis a escuchar lo que os dice vuestra dermis y por lo tanto empezar a cuidarla y a prestarle la atención que se merece.

Y qué mejor manera de cuidarla que con productos caseros e ingredientes naturales.

La mascarilla nos aporta todos los nutrientes de cada sustancia que usemos, y vamos a usar unos ingredientes u otros dependiendo de las necesidades de nuestra piel.

Por ejemplo la dermis grasa necesita una serie de cuidados muy diferentes a los que necesita una dermis seca.

Y de esto va a depender nuestras recetas, porque sí, ¡os voy a dar algunas recetas!

Cuidar nuestra piel

Tenemos que escuchar a nuestra piel

Hoy día todavía no somos muy conscientes de la importancia de oír lo que quiere decirnos nuestra dermis y lo que realmente necesita para estar sana.

¿Cuántas veces has ido a comprar una crema para hidratar la piel y has cogido la primera que has visto o la que más fama tiene por su publicidad, pero sin embargo, ni siquiera leemos sus ingredientes para ver si nos va a hacer daño o si por el contrario es maravillosa?.

Por esto mismo, me gustaría que cada uno de vosotros que estáis leyendo este artículo, empecéis a cuidar y a saber entender a vuestra piel, os daréis cuenta como con esté mínimo esfuerzo, vais a notar cambios y mejorías muy rápido.

Cada tipo de piel es un mundo 

Para escuchar a vuestra dermis y empezar a cuidarla, lo primero que debéis saber es como es vuestra piel, si es normal, seca, grasa o mixta.

¿Cómo podemos saber cómo es nuestra dermis? Os voy a poner las características principales de cada una de ellas.

  • Piel normal
  1. Es la más equilibrada de todas
  2. No tiene poros visibles
  3. Color rosáceo
  • Piel seca

Para la piel seca, lo ideal es usar mascarillas hidratantes, por aquí os dejo un enlace para que podáis saber más sobre ellas: ¿Cómo hacer una mascarilla facial hidratante?

  1. Falta de hidratación
  2. Descamación
  3. Picor
  4. Grietas
  5. Irritaciones
  6. Rojeces
  • Piel grasa
  1. Exceso de sebo
  2. Poros dilatados por obstrucción
  3. Acné
  4. Brillos
  5. Puntos negros
  • Piel mixta

Para la piel mixta lo ideal es usar la técnica del multimasking, para ofrecerle a cada zona de nuestro rostro lo que necesita, os dejo por aquí toda la información: Multimasking.

  1. Exceso de sebo en la zona T (frente, nariz y barbilla)
  2. Puntos negros y poros dilatados en esta zona
  3. Falta de hidratación y escasez de grasa en el resto del rostro

Ahora que ya sabéis las principales características de cada tipo de dermis, os aconsejo que cojáis un espejo y observéis detenidamente vuestra piel. Estoy segura que en apenas unos minutos ya tendréis claro que tipo de piel tenéis.

Por aquí os dejo este enlace donde podéis encontrar toda la información sobre mascarillas para cada dermis en concreto: ¿Qué mascarilla facial necesito según mi tipo de piel?

Tipo de piel

¿Por qué mi piel tiene este aspecto?, ¿qué factores la dañan?

Si habéis llegado hasta aquí, buscando un tratamiento para mejorar vuestro rostro, puede ser que tengáis alguna imperfección o simplemente se trate de que queráis empezar a cuidar la dermis, pero en todo caso siempre se trata de lo mismo, mejorar el aspecto de nuestro cutis.

Los motivos por los que nuestra piel se ve castigada o estropeada son muchos, la mayoría los podríamos evitar pero hay otros que a consecuencia del ritmo de vida de estos últimos tiempos es imposible. Os lo voy a explicar todos, seguro que hay algunos aspectos que ni siquiera tendríais ni idea que os están haciendo daño.

  • La contaminación: Hoy día estamos expuestos a multitud de humos, gases y contaminación de todo tipo, que nuestra piel es la primera que sufre, ya que es la primera que entra en contacto con este ambiente. Lo ideal para luchar contra esto, es conseguir un mundo mucho menos contaminado y seguro para nuestra salud.
  • El sol: Los rayos del sol es uno de los factores más dañinos para la dermis, le da un aspecto castigado y quemado, además de la posibilidad de causar problemas más graves en nuestra salud. Para esto lo ideal es evitar las horas de más fuerza del sol y usar un protector solar SPF 50+ cada vez que salgamos a la calle.
  • La alimentación: Este es uno de los motivos más importantes, todo lo que comemos se refleja en el aspecto de nuestra piel, si tenemos una alimentación solo a base de azucares, carnes procesadas, y en definitiva comida basura, nuestra piel estará con una apariencia mucho más triste, seca, castigada, etc. Si por el contrario, nuestra alimentación es sana y equilibrada, con abundantes frutas y vegetales, nuestra piel tendrá un color lleno de vida y una apariencia mucho más sana.
  • Productos de cuidado y belleza: Cada vez que ponemos algo sobre nuestra piel, esta lo absorbe en su totalidad, llenándose de todas las sustancias que contenga, es decir, si tiene sustancias naturales y buenas, estas penetrarán en la dermis y  nos ofrecerán resultados positivos y favorables, mientras que si contiene sustancias tóxicas, estas también penetrarán en nuestra dermis, pero por el contrario, obtendremos irritaciones, brotes aún peores, etc. Para paliar esto, lo único que debemos hacer es informarnos al cien por cien de todos los ingredientes que contenga el producto y por supuesto optar por la cosmética natural.

Hay otros más, pero estos son los principales y más dañinos. Con esto la única solución es que a partir de ahora, todos empecéis a pensar en vuestra piel como un órgano más del cuerpo (el más grande) y por lo tanto lo cuidéis tanto como lo hacéis con los demás.

Cuidar la piel

¿Puedo encontrar recetas de mascarillas faciales según mi tipo de piel?, ¿O vale cualquiera?

No, no vale cualquier tipo de mascarilla para un tipo de piel específico, como hemos visto antes, las características de una dermis y las de otra no tienen nada que ver y por lo tanto, cada una necesita propiedades diferentes.

Para esto os voy a dar recetas que podéis hacer en casa, y os voy a especificar en cada una de ella, para que piel son más recomendadas, de este modo no tendréis dudas y no arriesgaréis.

Importancia y beneficios de los ingredientes naturales

Ahora vamos con lo que hablamos al principio, no aguanto más el deciros que, los ingredientes que vamos a usar para fabricar nuestras propias mascarillas, van a ser todos ¡frutas, aceites y vegetales!

Ahora ya me creéis cuando os dije al principio que son ingredientes que tenemos en casa siempre, ¿no es maravilloso? Imagina, una mascarilla de plátano, o de fresas, o de limón, o de huevo, etc. Con esta lista podría estar infinitamente.

Ahora ya os podréis imaginar la de beneficios que esto nos va a traer, ya que si resultan sanos ingerirlos, ¿porque iba a ser menos, aplicarlo en la piel?

Todos los procesos de mascarillas son muy sencillos y te llevaran poco más de 5 minutos, es decir, en tan solo 5 minutos tienes tu ansiada mascarilla, totalmente sana y sostenible. Y como ya no puedo aguantarme más, ¡atentos! que empezamos con las recetas.

Pero antes os dejo por aquí este artículo donde podéis ver los beneficios que nos ofrecerá la mascarilla casera: Mascarilla casera para la cara.

Cosmética natural

Recetas de mascarillas caseras

Ya ha llegado el gran momento en el que debéis prestar toda vuestra atención en las súper recetas que os traigo. Podéis ir haciéndola mientras vais leyendo los pasos que os voy a dar o podéis coger nota de las que más os gusten y hacerlas luego, como queráis, ¡pero no os saltéis ningún paso!

Y no os preocupéis con el tema de vuestro tipo de piel, que os iré poniendo en cada una de las recetas, cuál es la más recomendada para cada dermis.

Lo único que tenéis que tener en cuenta es que si sois alérgicos a cualquier ingredientes de la mascarilla no debéis usarla, por este motivo os voy a poner varias para que podáis elegir otra si se da el caso.

Y por último os voy a aconsejar que, antes de aplicar la mascarilla en todo el rostro, podéis probarla echando un poco de cantidad en la mano, el brazo o en las zonas exactas que quieras cambiar, pero recuerda, con poca cantidad. Normalmente no suelen dar problemas, ya que solo contienen ingredientes naturales, pero si no quieres arriesgar, hacer esto es lo ideal.

¿Cómo hacer una mascarilla casera?

Si vuestra preocupación es la dificultad o la eficacia del producto que vais a hacer, o si no os fiáis de hacerlo bien y que no sirva de nada, no os preocupéis que eso no va a pasar.

Las recetas son muy sencillas y llevan poquísimo tiempo en su preparación, aún así, os lo voy a especificar todo para que no os surja ninguna duda.

Lo primero que debéis saber, es que prácticamente todas tienen el mismo proceso, es decir, una vez que tengas los ingredientes de cada una, el proceso va a ser igual o muy parecido, ya que el objetivo es conseguir una especie de pasta con todas las sustancias mezcladas.

Si la que queréis hacer es una peel off, el proceso será el mismo pero la aplicación tendrá algunas diferencias, debido a la técnica, para estas os aconsejo informaros antes en estos artículos: ¿Qué es una mascarilla peel off? y ¿cómo aplicar una mascarilla peel off?

Y por la aplicación de la mascarilla, solo os pido paciencia que cuando termine de contaros todas las recetas, os lo explicaré para que tampoco dudéis en el último y definitivo paso.

Ahora que ya sabéis lo principal sobre todo el proceso, para pasar a las recetas y preparar vuestra querida mascarilla, ¡vamos a ello sin pender ni un segundo más!

Mascarilla de miel para rostros cansados

Esta mascarilla se puede aplicar en cualquier tipo de piel, y se recomienda para aquellas personas que por lo general o por el nivel de vida, tienen una apariencia de cansancio en el rostro. Les va a ayudar a verse con una piel más renovada y con energía.

Ingredientes

  • Una clara de huevo
  • Una cucharada de miel
  • Media cucharada de jugo de limón
  • Una cucharada de yogur

Preparación

  1. Lo primero que vamos a hacer es separar la clara de la yema del huevo y quedarnos con la clara.
  2. Ahora vamos a remover muy bien la clara y le vamos a añadir la miel y el limón.
  3. Por último le añadimos el yogur y removemos todo muy bien hasta conseguir la pasta que queremos.

¡Y ya está lista para aplicarla!

Tiempo de actuación: De 15 a 20 minutos.

Mascarilla de miel

Mascarilla de pepino que te dará luminosidad a la cara

Esta mascarilla también la pueden usar todo tipo de pieles y es recomendada para las personas que quieran ofrecerle iluminación al rostro y darle una sensación más alegre.

Ingredientes

  • Medio pepino
  • Un yogur

Preparación

  1. Pelar el pepino (si es ecológico no hace falta), es para eliminar los químicos que puedan tener.
  2. Triturarlo, si te resulta más fácil puedes cortarlo en trozos más pequeños antes.
  3. Cuando esté triturado, lo vamos a mezclar con el yogur y vamos a remover, hasta conseguir la consistencia que queremos.

Tiempo de actuación: De 15 a 20 minutos.

Si lo que te interesa es iluminar tu rostro, no te puedes perder este artículo, te lo recomiendo al cien por cien: ¿Cómo hacer una mascarilla facial iluminadora?

Mascarilla pepino

Mascarilla de aguacate y plátano

Con esta mascarilla, vamos a poder conseguir un rostro nutrido, gracias a las propiedades de estos dos grandes ingredientes.

Normalmente son recomendadas para pieles secas, ya que son las que más lo necesitan, debido a que son las más propensas a las irritaciones y las zonas enrojecidas.

Ingredientes

  • Medio aguacate, debe estar maduro, para que tenga una textura más untuosa y por lo tanto que sea más fácil de mezclar y conseguir la pasta.
  • Un plátano, también debe estar maduro.
  • Una cucharada de miel.

Preparación

  1. El primer paso va a ser triturar el plátano y el aguacate, hasta que adopten los dos un aspecto de papilla.
  2. Ahora vamos a remover hasta que estén completamente mezclados.
  3. Por último vamos a aplicar a la mezcla, la cucharada de miel y volvemos a remover.

Tiempo de actuación: De 10 a 15 minutos.

Mascarilla aguacate

Mascarilla de yogur y avena

Esta mascarilla al igual que la de pepino lo que nos va a ofrecer es luminosidad al rostro.

De este modo es ideal para pieles con poca luz y con falta de vida.

Además el yogur nos va a ayudar a exfoliar la piel mientras que la avena tiene efectos calmantes y revitalizantes.

Ingredientes

  • Media taza de agua caliente
  • Un tercio de una taza de copos de avena
  • Dos cucharadas de miel
  • Dos cucharadas de yogur blanco natural
  • Una clara de huevo (para un extra de luminosidad)

Preparación

  1. Lo primero que vamos a hacer es calentar el agua y una vez que ya este, vamos a verter los copos de avena.
  2. Esperamos un poco y vamos a ir viendo cómo los copos de avena se van a ir hinchando de todo el agua.
  3. Cuando ya estén totalmente inflados del agua, vertemos las dos cucharadas de yogur y la clara del huevo, que antes habremos separado de la yema.
  4. Por último añadimos la miel y removemos, hasta que tengamos la pasta lista.

Tiempo de actuación: De 15 a 20 minutos.

Mascarilla de avena

Mascarilla de huevo

esta es una de las más deseadas por todos, ya que es ideal para combatir las temidas arrugas.

Normalmente está recomendada para personas en edad de madurez que quieren cuidar su rostro y evitar la aparición de las arrugas.

Estos es gracias a que el huevo cuando entra en contacto con nuestra piel la va a dejar tensa y estirada como con un efecto lifting.

Ingredientes

  • El jugo de medio limón
  • Una clara de huevo
  • Dos cucharadas de aceite de Argán (si no tienes, también vale aceite de oliva)

Preparación

  1. Lo primero va a ser separar la clara de la yema del huevo.
  2. Una vez que ya tengamos la clara, vamos a remover hasta que esta consiga una textura cremosa.
  3. Ahora vamos a añadir el limón y vamos a seguir removiendo.
  4. Y por último vamos a añadir el aceite y removemos por última vez hasta conseguir que esté todo mezclado.

Tiempo de actuación: De 15 a 20 minutos.

Mascarilla de huevo

Mascarilla de avena y limón

Esta está totalmente recomendada para personas con la piel grasa y con muchos brillos, ya que se trata de una mascarilla matificante que va a eliminar el exceso de sebo y las zonas con más brillos.

Ingredientes

  • Dos cucharadas de copos de avena
  • Dos cucharadas de yogur
  •  Dos cucharadas pequeñas de zumo de limón

Preparación

  1. El primer paso va a ser mezclar los copos de avena con el yogur y vamos a remover hasta que estén completamente mezclados.
  2. Y por último añadimos el limón y volvemos a mezclar todo hasta que consigamos una pasta.

Tiempo de actuación: De 15 a 20 minutos.

Mascarilla de limón

Mascarilla de chocolate

Esta la va a poder usar cualquier persona independientemente del tipo de piel que tenga, ya que simplemente se trata de una mascarilla antioxidante. El cacao puro es muy rico en esta sustancia.

Ingredientes

  • Dos cucharadas de cacao puro o dos onzas de chocolate negro al 70% como mínimo (no deben contener azúcar)
  • Una cucharada de aceite vegetal, puede ser de oliva o cualquier otro
  • Una cucharada de crema (la que uses a diario)

Preparación

  1. Lo primero es fundir el chocolate. Si no lo has usado solido no tienes que hacer este paso.
  2. Mezclar todos los ingredientes hasta conseguir que sea una pasta.

Tiempo de actuación: De 15 a 20 minutos.

Mascarilla de chocolate

Mascarilla de arcilla blanca

Este tipo de mascarilla esta aconsejada para las personas con la piel grasa o mixta, y por lo tanto tienen sus poros obstruidos, ya que la arcilla es una sustancia purificante y va a ayudar a eliminar todo el sebo que obstruye los poros y por lo tanto va a ofrecer un rostro mucho más cuidado.

Ingredientes

  • Dos cucharadas de arcilla blanca o caolín
  • Una cucharada de aceite de avellana
  • Dos cucharadas de agua

Preparación

  1. La arcilla debe estar en formato polvo, de este modo el primero paso va a ser, verter los tres ingredientes en un recipiente.
  2. Una vez que ya estén todos, vamos a remover muy bien, hasta que consigamos una pasta con todos ellos.
  3. Debes saber que esta mascarilla va a tener una textura muy pastosa y casi solida.

Tiempo de actuación: De 10 a 15 minutos. Una vez que se seque, retirar con abundante agua.

Esta mascarilla es muy habitual encontrarla en muchos lugares o escucharla en conversaciones de belleza, ya que es genial para purificar el rostro por completo. Si te interesa y quieres tener más información sobre ella, aquí te dejo este enlace: ¿Para qué sirve la mascarilla de arcilla blanca?, además también estaría guay que vierais la lista con las mejores mascarilla de arcilla del mercado, para que podáis comparar: Mejores mascarilla con arcilla blanca.

Mascarilla de arcilla

Todas llevan el mismo proceso de aplicación

Una vez que ya tenemos la mascarilla hecha, viene el momento de aplicarla, y aunque os lo voy a resumir, porque como bien os he dicho el proceso es muy parecido, os dejo por aquí este artículo donde se explica detalle a detalle, os aconsejo echarle un vistazo antes de empezar: ¿Cómo aplicar correctamente una mascarilla facial?

No obstante, os diré que tan solo hay que seguir unos sencillos pasos, para todas y cada una de ellas:

  • Cuando esté lista, con una brocha o con los dedos vamos a aplicarla sobre el rostro, hasta cubrirlo todo (menos los ojos y los labios)
  • Esperar el tiempo de actuación de cada mascarilla.
  • Retirar con abundante agua.

Una vez que sabes esto, tienes los pasos principales, ahora como os he dicho antes, lo recomendable es que miréis el enlace anterior antes de poneros a ello.

¡Espero que disfrutéis de vuestra querida mascarilla!