Cómo hacer una mascarilla casera para el pelo

Muchos consideran que hay tres factores que definen la belleza de una persona, como lo serían la salud e imagen del rostro, que debe resaltar libre de imperfecciones, limpio y suave, a ser el punto en el que fijamos nuestra primera impresión; el estado o forma física, que delata el cuidado que damos a nuestra propia salud, ya que un cuerpo en forma es el reflejo de una vida sana. Por último, pero no menos importante, se trata de la imagen de nuestro cabello.

Cómo hacer una mascarilla casera para el pelo

Es importante resaltar el papel de este en las consideraciones de belleza y estilo, ya que se trata de una zona bastante complicada de cuidar, que requiere diversos tratamientos de limpieza, nutrición, fortalecimiento y aumento de la resistencia. Además, el pelo puede verse afectado por una gran cantidad de factores que causan su desmejora, como la caída o pérdida capilar, la caspa, y los nudos que aparecen cuando no lo cuidamos y peinamos de forma correcta.

Para contrarrestar la gran cantidad de elementos, como la falta de nutrición, los efectos de las impurezas, la contaminación, la grasa y la suciedad, así como los decesos de queratina y otras moléculas y proteínas, al igual que los efectos de los rayos UV del sol y las inclemencias del clima, existen una gran cantidad de métodos y tratamientos, como las mascarillas capilares, que podemos utilizar de manera muy simple, con recetas y preparaciones caseras bastante eficaces.

Muchas veces la solución más sencilla es la humectación, por lo que te invitamos a aprender aquí Cómo hidratar el pelo

Para qué sirven las mascarillas capilares

¿Para qué sirven las mascarillas capilares?

A diferencia de otras partes de nuestro cuerpo, el cabello requiere una serie de tratamientos que se pueden clasificar en dos partes, aquellos que se realizan para cuidar del cuero cabelludo, que integra la piel de la cabeza, los folículos pilosos desde donde nacen los cabellos y las raíces de estos. El otro tipo de tratamiento, está dirigido directamente a cuidar, proteger, embellecer y fortalecer cada pelo de manera individual, aunque se tratan de manera más general.

Dependiendo de la clase de mascarilla que utilizamos, según el cuidado específico que queremos obtener, podemos elegir escoger entre aquellas elaboradas para actuar en el cuero cabelludo, o las que, aunque se pueden aplicar de la misma forma, tienen como finalidad aportar diversas propiedades y beneficios a la red de queratina que conforma la longitud del cabello, aportando salud y belleza.

Muchas se utilizan para contrarrestar diversas imperfecciones, como fragilidad, caspa, dilatación de los folículos, pérdida o caída del cabello, así como desperfectos en el tono y la suavidad; otras, en cambio, están diseñadas con ingredientes considerados más bien cosmético, cuya finalidad es aumentar el brillo, la sedosidad, y la imagen, así como aportar suavidad para mantener la forma, sea en caso de poseer una cabellera lisa, lacia, rizada, crespa u ondulada.

Sin embargo, entre las más populares se encuentran, en el caso de las propicias para el cuero cabelludo, las que protegen y limpian la zona, retirando la contaminación, suciedad e impurezas que pueden obstruir los folículos pilosos, causando la pérdida de nutrición. De igual manera, se suelen utilizar mascarillas hidratantes, con componentes emolientes para aumentar la humectación y la retención de humedad, así como las nutritivas.

Entre estas últimas, podemos encontrar una gran cantidad de variantes, que conllevan el uso y aportación de vitaminas, minerales, ácidos grasos y otros nutrientes, así como elementos dedicados a aumentar la producción y calidad de los componentes naturales de la piel del cuero cabelludo y el pelo, como serían el colágeno, el ácido hialurónico, los antioxidantes y la queratina, apoyando estos con suplementos y estimulantes de origen natural.

Los mejores ingredientes para el cabello

Los mejores ingredientes para el cabello

Como es de imaginarse, dependiendo del cuidado que necesitamos darle, sea por medio de la hidratación, la regeneración celular, el fortalecimiento, el aumento de la resistencia, la eliminación de la caspa, la descongestión de los folículos o cualquier otro que se nos ocurra, la naturaleza nos otorga una gran cantidad de ingredientes con diferentes componentes y propiedades, que aportan beneficios maravillosos para nuestro pelo, al igual que para el resto del cuerpo.

Hay que tener en cuenta, además, que aunque la mayoría de elementos a utilizar en la elaboración de estas mascarillas, son de origen cien por ciento natural, muchos otros necesitan de diversos procesos de refinado y conservación, en los que debe intervenir la mano del ser humano, para mejorar su eficacia. Sin embargo, siempre debemos estar al pendiente de los ingredientes que utilizamos, para escoger aquellos que no contienen químicos o alérgenos negativos.

Proteínas naturales

Debido a la necesidad de nutrición tan profunda que exige nuestro pelo, una de las mejores maneras de cuidarlo es aportando los diversos estimulantes y nutrientes que podemos obtener de diversas fuentes proteicas, todas muy populares y de uso culinario, por lo que fácilmente podemos conseguirlas en supermercados y abastos de casi cualquier región, para utilizarlas en las recetas que necesitamos.

Entre estas proteínas, destaca el uso del huevo, ya sea la parte de la clara o la yema, dependiendo de las necesidades de nuestro cabello, ya que esta última contiene una menor concentración de activos, pero su aplicación es más segura. Otros ingredientes igual de utilizados son la leche de origen animal y vegetal (aunque la primera contiene la mayor cantidad de nutrientes), productos derivados de estas y el yogurt natural sin conservantes.

Frutas frescas

Aunque era de esperarse que, gracias a la casi incontable cantidad de especies que podemos integrar en el reino de las frutas, alguna que otra cumpliese con las características propicias para su uso en el cuidado capilar. Sin embargo, por esta misma razón, cada una de las posibles candidatas se utiliza con un propósito individual, ya que suele aportar propiedades y beneficios únicos de dicha especie.

Las más utilizadas son el aguacate, por sus capacidades regenerativas, las deliciosas fresas, que aportan aminoácidos y antioxidantes de gran potencia, el limón y la toronja, por su inmensa cantidad de vitaminas de clasificación cítrica, además del cambur y el plátano, cuyo contenido de potasio y otros minerales ayudan a dar belleza, brillo y suavidad al cabello de forma general. Tampoco podemos olvidarnos de vegetales como el pepino, que aportan la mejor hidratación natural.

Miel de abeja sin procesar

Considerado el mejor endulzante que ofrece la naturaleza, el consumo de miel es recomendado por una multitud de razones, aunque su alto contenido de azúcar hace que sea riesgoso en cantidades muy elevadas. Sin embargo, cuando se trata de elaborar mascarillas para el cuidado corporal, ya sea del cabello, el cutis o la piel en general, tiene un papel protagonista por todo lo que es capaz de aportar.

Aunque se trata de un material pegajoso y difícil de retirar, es justo esta característica la que hace que sea fantástico para eliminar impurezas, grasa y suciedad, así como para proteger el cabello gracias a su textura densa. Contiene emolientes que aportan una increíble humectación, astringentes y antioxidantes que le dan una buena capacidad para combatir la caspa, nutrientes esenciales y otra buena cantidad de propiedades benéficas para el cuero cabelludo.

Aceites esenciales y mantecas vegetales

Otro de los elementos más largos de esta lista, ambos resultan del proceso de purificación y extracción de la materia de frutas, semillas, plantas y hojas verdes, como por ejemplo laurel, sándalo, oliva, geranio, coco, aguacate, cacao, karité y un montón de ejemplos más, cada uno con su combinación de propiedades elementales. Lo más increíble del uso de estos materiales, es su alta concentración de activos, que los convierte en protagonistas cosméticos.

Productos de uso común en el hogar

Hay muchos, muchísimos, pero en este caso, solo son tres los que vamos a tener en cuenta para utilizar sobre nuestro cabello, al realizar estas mascarillas especiales para su cuidado. La mayonesa aporta una gran cantidad de vitaminas y diversos nutrientes, mientras que el vinagre es ideal para la limpieza y la descongestión de los folículos. Por último, el bicarbonato de sodio y su reacción al interactuar con otros elementos activa las diversas funciones de las moléculas capilares.

Plantas y hojas

Vamos con otra lista incontable, de la cual solo tomaremos algunos pocos elementos o especies que, gracias a sus características, compuestos y propiedades, hacen maravillas a la hora de cuidar, proteger y fortalecer nuestro cabello. Debemos destacar que, el uso de estas plantas puede llevarse a cabo de manera directa, machacando el material y colocando sobre el pelo, aunque también se pueden adquirir aceites, macerados y gel refinado de las mismas.

En este punto, destaca la hoja milagrosa del aloe vera, también llamada sábila de manera popular, muy conocida por la gran cantidad de propiedades y componentes que podemos encontrar en sus horas suculentas. Son tantas que tendríamos que escribir un artículo completo para describir esta maravilla natural, así que diremos que debemos aprovechar sus componentes regenerativos, nutritivos, descongestionantes, astringentes, limpiadores y desinfectantes para todo tipo de cuidados.

Otras tres hojas que debemos tener en cuenta se utilizan ya para propósitos más específicos, por lo que solo las tendremos presentes para un tipo de mascarilla en concreto. La manzanilla se aplica para dar tono y embellecer gracias al brillo natural del cabello, la menta, posee compuestos antioxidantes y desinfectantes ideales para potenciar la regeneración capilar, mientras la caléndula ayuda a proteger del sol y la contaminación externa.

Suplementos para el cabello

Aunque para muchos quizá es hacer trampa, no vamos a decir que debemos simplemente comprar productos de cuidado comerciales y aplicarlos, pues no sería la idea. Sin embargo, estos productos contienen suplementos orgánicos que podemos conseguir de forma independiente, con los que podemos potenciar nuestras recetas. El mejor ejemplo de este caso sería la queratina, principal compuesto natural del cabello y que puede aumentar la fortaleza y resistencia de este.

¿Cabello seco? Soluciones en casa y métodos para combatirlo leyendo sobre Remedios caseros para hidratar el pelo

Recetas de mascarillas para este cuidado

Recetas de mascarillas para este cuidado

Ya que conocemos qué hace exactamente cada uno de los ingredientes, podemos proceder a explicar de forma detallada la formulación de las recetas caseras que veremos a continuación, así como una base más general de su finalidad. La efectividad dependerá del tipo de cabello y la profundidad del daño que buscamos reparar, por lo que debemos concentrarnos en escoger, de acuerdo al conocimiento de los ingredientes, la mejor combinación para nuestro pelo.

Exfoliante de fresas

Una de las aplicaciones más simples que vamos a encontrar en esta lista, se trata de la combinación de dos ingredientes para exfoliar el cuero cabelludo y darle vitalidad. Para elaborarla, tomamos 12 fresas medianas y las machacamos, sin licuar para no obtener una textura demasiado líquida; añade dos cucharadas de mayonesa, revuelve y aplica sobre el cuero cabelludo, masajeando con las yemas de los dedos con movimientos circulares, como si fuese champú.

Mascarilla revitalizante

Continuando con la mezcla de solo dos ingredientes, procedemos a machacar hasta formar una pasta con medio aguacate y medio cambur, plátano o banano, nombrado según en el lugar donde nos encontramos. La textura espera hace que sea un poco complicado de aplicar, pero debemos esparcirla por todo el pelo y el cuero cabelludo; aunque podemos incorporar una cucharada o dos de aceite de oliva para suavizarla y facilitar el manejo.

Nutrición e hidratación

Vamos aumentando un poco más ña cantidad de ingredientes, pues en esta ocasión requerimos de algunos con el fin de aportar diversos nutrientes a la estructura capilar, los cuales se verán potenciados por la capacidad hidratante que pueden aportar, lo que conseguirá que el tejido sea capaz de absorber todos los componentes de manera más eficiente y apropiada.

Para realizarla necesitaremos un cuarto de aguacate, una cucharada grande de miel, una cucharada de gel de aloe vera y 5 gotas de aceite esencial de geranio. Es posible potenciar aún más esta receta si conseguimos en comercios de belleza un poco de vitamina C, preferiblemente ácido ascórbico (un polvo que se debe diluir en agua destilada) o una cápsula de vitamina E, lo que aportará aún más nutrientes y un poder de absorción y estimulación mayor.

Para recuperar el cabello maltratado

Si el problema es la resequedad, las puntas abiertas, el quiebre del cabello debido a la fragilidad o las quemaduras por el uso excesivo del secador, la plancha o herramientas alisadoras, así como por la acción de los rayos ultra violeta del sol, necesitaremos una receta capaz de regenerar el pelo y sanas estos daños, mientras protege el cuero cabelludo y ayuda a recuperar las células y moléculas proteicas como la queratina.

Para elaborar esta mezcla de manera sencilla, necesitamos medio banano, cambur o plátano, de nuevo, según el lugar donde vivimos, una cucharada de miel de abeja, una de aceite de oliva y una más de gel de aloe vera. Se puede reforzar la preparación añadiendo un poco de bicarbonato de sodio o azúcar morena, que funcionará de maravilla como exfoliante, actuando al masajear la cabeza con las yemas de los dedos, aplicando presión con movimientos circulares.

Ideal para cabello seco

Muchas veces, el cabello seco no se debe a la falta de hidratación, sino a las alteraciones en la estructura de este, debido a los daños ocasionados por los factores antes mencionados. Por ello, si utilizamos la mascarilla reparadora y vemos una mejoría en la resistencia y fortaleza, pero aun sentimos esa resequedad tan molesta, probablemente necesitamos apoyarnos en una receta especial para combatirla.

En este caso, lo mejor es el uso de aceites, por lo que elaboraremos un concentrado con una cucharada de aceite de oliva, una cucharada de aceite de jojoba, media de manteca de karité para aportar cuerpo y textura, además de 5 gotas de aceite esencial de rosa mosqueta. Estos ingredientes aportan una amplia gama de propiedades regenerativas y de absorción de agua, capaces de mantener el pelo humectado de manera prolongada.

Mascarilla para el cabello graso

Por el contrario de la anterior, en ocasiones la hidratación capilar se encuentra de manera muy excesiva, lo que causa que se retengan las grasas y las impurezas que no logramos retirar con los lavados y el uso del champú. En otras ocasiones, la misma estructura natural de nuestro pelo hace que se mantenga graso, por lo que requerimos de una fórmula diferente para mantener los cuidados y la belleza de este.

Para solucionarlo de manera sencilla, simplemente mezclaremos dos cucharadas de yogurt, dos de gel de aloe vera, una cucharadita de vinagre y 5 gotas de aceite esencial de semilla de uva, que aportará los nutrientes necesarios para activar los principios beneficiosos del resto de los ingredientes, que tienen la potencia necesaria para limpiar y ser absorbidos a pesar de la rebeldía característica de este tipo de cabello.

Para regenerar el daño capilar

Tras recuperarnos del daño con el uso de las mascarillas anteriores, debemos regenerar las fibras del cabello con una mascarilla simple, que utiliza solo dos cucharadas de yogurt natural, una cucharada de mayonesa y la clara de un huevo. Esta última no se debe batir antes, pues la idea es que no se forme la espuma característica del huevo, sino que mantenga la consistencia y textura oleosas para ayudar en la aplicación.

Si deseas enfocar tus preparaciones en la humectación capilar, te recomendamos leer Cómo hacer una mascarilla hidratante para el pelo casera

Contra los efectos del sol

Finalizamos los cuidados con un excelente protector, que ayudará a combatir los efectos sufridos por la acción directa del sol, gracias a la combinación de dos cucharadas de aloe vera, una cucharada de jugo de limón y el contenido de media cápsula de vitamina E. Si es posible, se puede añadir 8 gotas de extracto de caléndula o 4 gotas de aceite esencial de la misma planta, que es reconocida como un protector solar maravilloso, efectivo y natural.