Categories
Belleza

Mascarilla casera para la cara

Si has llegado hasta aquí, es porque estas pensando en añadir las mascarillas a tu vida.

Y es que el cuidado de la piel no entiende de edades ni épocas del año, siempre necesita atención.

En este articulo vamos a ver la importancia de aprender a escuchar a nuestra piel y ofrecerle lo que necesita, para que podamos lucir una dermis sana y resplandeciente.

Y aunque este post lo vamos a dedicar a las mascarillas caseras, para ver todos sus beneficios y propiedades. Por aquí os dejo este enlace sobre cómo hacerlas para que le podáis echar un vistazo a este artículo: ¿Cómo hacer una mascarilla facial casera?), es cierto que hay personas que prefieren comprarlas.

Y para estas personas, antes de empezar me gustaría dejaros por aquí este enlace, donde podréis encontrar las mejores mascarillas del mercado,, sin necesidad de tenerlas que hacer en casa: Mejores mascarillas faciales.

Mascarillas para la cara

La cosmética casera

Cada vez son más las personas que buscan un hueco en sus vidas para hacer sus propios productos en casa, y realmente es una buena noticia.

La cosmética casera tiene una historia muy larga, ya que antiguamente, antes de la existencia de las grandes industrias, las personas fabricaban sus propios productos de belleza, como por ejemplo los jabones o las cremas.

¿Cuántas veces has visto a tu abuela haciendo jabón natural en casa?

Pero luego llegaron las grandes fabricas, produciendo en cantidades enormes y esa costumbre se perdió.

Aunque afortunadamente, parece que otra vez las personas se están interesando por la cosmética casera y sobre todo natural.

Un claro ejemplo de la alta necesidad del cambio, es la cantidad enorme de casos de alergias en la piel de muchas personas, en estos últimos tiempos.

Así que vamos a ver diferencias entre la cosmética industrial a base que químicos y la cosmética natural casera.

Diferencia entre cosmética industrial y casera

Como ya hemos dicho antes, es obvio que la cosmética natural se está abriendo paso en la sociedad de hoy en día, por multitud de factores pero todos relacionados, con el cuidado de la piel o del medio ambiente.

En este apartado vamos a ver las grandes diferencias entre la cosmética a base de químicos y la natural, las ventajas y desventajas.

  • La primera gran diferencia es la composición. Los cosméticos naturales cuentan con ingredientes extraídos originariamente de plantas, animales (miel, leche, etc) o minerales, mientras que los cosméticos industriales están hechos de ingredientes sintéticos y químicos, incluso la mayoría de las veces irritantes.
  • La cosmética natural apenas cuenta con conservantes o con un nivel muy bajo de estos, por lo que los productos no suelen durar mucho sin estropearse y normalmente se presentan con una fecha de caducidad cerrada. Mientras que la cosmética química cuenta con numerosos conservantes sintéticos con la finalidad de que el producto dure sin estropearse el mayor tiempo posible, llegando a veces a dañar la dermis.
  • Otro factor que la mayoría de las personas desconocen pero que seguro habéis visto, es que la cosmética natural tampoco lleva colorantes, por lo que el color de los productos es mucho más claro y no son tan llamativos como lo son los otros.
  • Un punto muy importante es que las empresas de productos naturales usan ingredientes biodegradables e inofensivos para el medio ambiente, cosa que no tienen en cuenta las grandes industrias de cosméticos a base de químicos.

Estas son las principales diferencias entre un tipo de cosmética y otro, por todos estos puntos, en este artículo nos vamos a decantar por la natural y no solo nos vamos a quedar ahí sino que también vamos a elegir la cosmética natural casera, la que podemos hacer en casa nosotros mismos.

Diferencia entre cosmética natural e industrial

Motivos para pasarse al mundo natural

Antes hemos visto las diferencias entre los dos tipos de productos, pero ahora vengo a daros los motivos suficientes para que os decidáis a pasaros al mundo verde y empezar a cuidar vuestra piel como se merece.

Y os aseguro que cuando los veáis no tendréis dudas, es más seguramente pensareis porque no lo habéis hecho antes, pero ¡tranquilos!, nunca es tarde para empezar a escuchar y cuidar a nuestro cuerpo.

  1. La piel absorbe mejor los ingredientes naturales

Si lo piensas, es algo lógico. Nuestro cuerpo funciona en sintonía con la naturaleza, de este modo si usamos ingredientes de origen natural, penetrarán de una forma mucho más favorable que un ingrediente químico (que además puede llegar hasta a irritar).

  1. No produce alergias ni irritaciones

Como seguro sabéis, los problemas de piel están a la orden del día, sobre todo en estos últimos tiempos, todo es debido a los múltiples factores a los que estamos expuestos desde que nacemos, como la contaminación, el estrés, los productos químicos vertidos sobre nuestra dermis, etc.

Por esto mismo, usar cosméticos naturales es la mejor opción, principalmente si ya cuentas con problemas dérmicos. Ya que los ingredientes de origen natural son totalmente favorables para nuestra piel, actúan sin hacer daño en ella.

Sobre todo, debemos tener especial cuidado con la piel de los bebes y de las personas mayores, que por regla general sin mucho más débiles y propensas a las irritaciones.

  1. La piel absorbe mejor los ingredientes naturales

Ni que decir tiene que nuestro organismo aceptaría de una manera mucho más satisfactoria a ingredientes como aceites y frutas que a derivados de petróleos o siliconas.

Este paso es fundamental, porque además de no causar daños, al ser mejor absorbidos, los resultados serán mucho más notables y en un periodo de tiempo mucho más corto.

Seguro que esto no lo sabíais, pero los cosméticos a base de ingredientes naturales, suelen dar unos resultados mucho más notables y en mucho menos tiempo, gracias a su magnifica absorción.

  1. Cuidar el medio ambiente

Si nos salimos un poco del tema de nuestra piel y miramos un poco al rededor, vemos que el principal factor que daña nuestra piel es un ambiente contaminado, lleno de humos que están constantemente en contacto con nuestra piel.

Por esto mismo, os aseguro que no podremos tener nunca una dermis sana si nuestro planeta está enfermo.

Afortunadamente cada vez son más las personas que son conscientes de esto, pero aún así todavía en el mundo de la cosmética, te encuentras productos muy amenazantes para el medio ambiente.

Lo bueno de los productos naturales es que, normalmente usan envases biodegradables o incluso reutilizables, siendo un factor esencial para luchar contra la contaminación.

En resumen, estas empresas o particulares (cosmética casera), respetan a la naturaleza, porque entienden que si esta está bien, es la única forma de que nosotros y nuestra piel, estemos bien.

  1. No testan en animales

Lo primero que debéis saber es que esto es algo que está prohibido dentro de la unión europea, es decir que debería ser algo obvio.

La cosmética natural te asegura que no lo hace (porque realmente no hace falta, a nadie le va a hacer daño un aceite vegetal o la sustancia de una fruta), si es necesario testar algo, normalmente lo hacen con voluntarios.

También puedes encontrar cosmética vegana, es decir que además de no testar en ellos, tampoco usan derivados de origen animal.

  1. Mayor cantidad de principios activos

Un producto que solo contenga ingredientes naturales contiene en su composición un gran número de principios activos, lo que resulta ideal para el cuidado de la piel, ya que incidirá más en ella y por lo tanto los resultados serán mucho más rápidos y favorables.

Afortunadamente, como os decía antes, cada vez son más las personas que están retomando la cosmética tradicional a base de plantas y aceites esenciales.

Estos son los principales motivos, aunque seguro que hay muchos más, para que des el gran paso hacía el mundo de la cosmética natural, sana y sostenible.

Y aprovecho para deciros que el principal factor a la hora de elegir un producto, en este caso una mascarilla, es fijarnos muy bien en su INCI, ya que es donde podremos informarnos sobre su verdadera composición y asegurarnos de lo que vertemos sobre nuestra dermis.

Cosmética natural

Un cosmético de toda la vida

La mascarilla es eso, un producto de cuidado facial de toda la vida, seguro que incluso vuestras abuelas las han usado alguna vez, ya que el cuidado del aspecto de la piel no es algo nuevo, ya existía desde hace cientos de años.

Con una única diferencia, antes solo se usaban ingredientes naturales y ahora solo químicos.

La mascarilla es un claro ejemplo de cosmético bastante antiguo y eficiente, el origen de estas tiene lugar desde hace mucho tiempo, y ahora parece que se están empezando a usar de nuevo.

¿Qué es una mascarilla?

Para empezar os voy a dejar este artículo donde podréis informaros sobre todos los usos de la mascarilla: Mascarilla: guía de uso.

Se trata de un producto imprescindible para el cuidado de la piel del rostro, gracias a sus cientos de propiedades.

Cada día que nos levantamos ha nacido un nuevo cosmético para el cuidado de nuestra dermis, por lo que contamos ya con una cantidad innumerable de productos diferentes y cada uno con sus cientos de beneficios. Pero hay algo que siempre está y siempre ha estado: la mascarilla.

Esta se trata de un especie de pasta donde se mezclan ingredientes como frutas, plantas o aceites principalmente y que luego se aplica cubriendo todo el rostro como una especie de mascara, y después de un tiempo de espera, finalmente se retira, limpiando en profundidad.

Después de este simple paso estoy segura que tu rostro adoptará un aspecto mucho más nutrido y lleno de vida.

Normalmente cuando hablamos de ellas, las personas lo confunden con un producto de uso diario pero no es así, se recomienda su uso una vez a la semana, ya que con el gran número de propiedades y su función exfoliante no se aconseja hacerlo con una frecuencia diaria.

¿Qué es una mascarilla?

¿Cuándo debo usar una mascarilla?

Después de todo lo que hemos visto, lo más importante es tener claro cuándo vamos a poder usar la querida mascarilla.

Lo primero que tenemos que saber es que la mascarilla se trata de un producto con unos principios activos muy concentrados, mucho más que cualquier otro cosmético de uso diario, por lo tanto, es mucho más eficiente en una sola aplicación.

Por este motivo, se recomienda su uso una o dos veces a la semana, según tu tipo de piel, ya que de la otra manera, como con todo, el exceso puede dar lugar al efecto rebote.

El momento ideal de empezar a usar la mascarilla no existe, es decir, el uso de este cosmético no tiene edad. Al tratarse de ingrediente totalmente naturales, no tiene ningún efecto secundario, por lo que no debe preocuparte tu edad, ¡puedes usarlo desde la adolescencia hasta la vejez sin problemas!

Lo único a lo que debes prestar atención es a tu tipo de piel, pues esto si es realmente importante para usar unos ingrediente u otros. En este artículo se explica de forma muy detallada: ¿Qué mascarilla facial necesito según mi tipo de piel?

Ahora, como consejo personal, os recomiendo que transforméis este rato en un momento de relax y paz interior, ya que la aplicación de la mascarilla con sus ingredientes naturales y sus aromas van a ser de gran ayuda para esto.

¿Cuándo usar una mascarilla?

Tipo de mascarillas

Y no creas que al hablar de mascarilla siempre nos estamos refiriendo a lo mismo, tipos de mascarillas hay muchos, cada uno con sus texturas, sus formatos y sus objetivos.

El mundo de este cosmético es enorme, debido a sus cientos de años de existencia, realmente es un producto que nunca ha pasado de moda y que seguramente nunca lo haga, esto es gracias a su demostración durante años de la efectividad de esta.

Vamos a ver que tipos de mascarillas son las más usadas:

  • Hidratantes

Este tipo de mascarilla lo pueden usar todas las personas independientemente de su tipo de piel, ya que todos necesitamos hidratación, pero especialmente las personas con la dermis seca la deberían usar con más frecuencia, ya que le va a ofrecer un rostro mucho más suave al tacto y más nutrido, gracias a la presencia de aceites en ellas.

  • Purificantes

Estas mascarillas son muy recomendadas para todos, ya que son geniales para ofrecernos luz a la cara, y así poder combatir la tez apagada y con falta de vida.

Normalmente se usan una vez a la semana y se encarga de eliminar impurezas, como el exceso de grasa y en poco tiempo nos aporta una luminosidad única y un rostro lleno de vida.

  • Calmantes

Estas están recomendadas especialmente para las personas con la piel sensible, que sufren brotes de acné o irritaciones descontroladas con mucha frecuencia.

Ayudará a relajar la dermis, atenuando las rojeces e irritaciones causadas.

  • Efecto flash

Estas suelen llevar en su composición ácido hialurónico, colágeno y otros como vitaminas o extractos de plantas, además de microfibras que influyen en una absorción más rápida de la piel.

Estos son los tipos de mascarillas más comunes que podrás encontrar, aunque hay muchos más, pero cada uno con sus propiedades y sus funciones específicas. Tendrás que elegirla dependiendo de lo que quieras conseguir con su uso.

Más mascarillas

Otra de las más usadas son las iluminadoras, ideales para devolver el brillo y la luz al rostro, por aquí os dejo un enlace donde podéis informaros sobre ella: ¿Cómo hacer una mascarilla facial iluminadora?

Las mascarillas de caolín son geniales para todo tipo de pieles, pero sobre todo se recomiendan para las dermis grasas, por aquí os dejo estos enlaces donde podéis encontrar toda la información: Propiedades de la arcilla blanca y arcilla blanca beneficios para la piel.

Por último también os voy a dejar información sobre las mascarillas peel off, ya que están arrasando en el mundo de la belleza y están muy recomendadas para las pieles grasas y mixtas, ya que ayudarán a eliminar todo el exceso de grasa del rostro, por aquí podéis echarles un vistazo: ¿Qué es una mascarilla peel off? y ¿cómo aplicar una mascarilla peel off?

Tipos de mascarillas

La mascarilla casera

Ahora sí, vamos a hablar de la técnica de hacer un producto en casa y de todos sus beneficios y cuidados.

Sois muchos los que pensáis en hacer vuestra propia mascarilla pero no habéis dado el paso aún, por miedo a que no funcione o a poder hacernos daño al no conocer bien los procesos.

Pero no os preocupéis que os voy a explicar detalladamente como lo podemos hacer en casa y además veremos los beneficios y las precauciones que debemos tener para que todo salga perfecto.

¿Es buena idea, hacerlo en casa?

Hacerlo en casa con ingredientes naturales, como hemos visto antes, es mucho más sostenible para el medio ambiente y por lo tanto también lo es para nuestra piel.

Hacer una mascarilla es muy sencillo, ya que es un cosmético que podemos hacerlo con ingredientes que tenemos en casa todos los días, es decir, que no hace falta que vayas a comprar nada para su fabricación, a no ser que la quieras especialmente de algunos aceites o extractos que normalmente no se encuentran en casa.

La respuesta es sí, hacer una mascarilla casera es una opción maravillosa, ya que además de asegurarnos de la calidad y proporción de sus ingredientes, vamos a pasar un rato agradable y tenemos la posibilidad de convertir la rutina desde el minuto cero en un momento de relajación personal.

Os voy a poner un ejemplo muy breve, para que entendáis la gran ventaja de hacerlo en casa.

  • Ejemplo para entender las ventajas de la cosmética casera

Si nos movemos a otro ámbito, a uno muy importante y en el que afortunadamente las personas son mucho más conscientes, la alimentación.

Imagina un plato (cualquiera), que podamos comprarlo ya hecho para solo calentarlo y por otro lado que podamos hacerlo en casa nosotros mismos.

¿Te das cuenta de todas las diferencias que le podríamos sacar a los dos platos?, como el sabor, textura, calidad de ingredientes, proporción de dichos ingredientes, etc.

Pues exactamente lo mismo ocurre con los productos cosméticos, no solo debemos cuidar nuestro organismo internamente, sino que nuestra piel es otro órgano de nuestro cuerpo, el más grande y por lo tanto también necesita de cuidados.

En resumen, no tiene nada que ver una mascarilla que compremos industrial, con ingredientes que seguramente algunos ni conozcamos y con conservantes para que aguante sin estropearse. A una mascarilla que hacemos en casa, con ingredientes que conocemos a la perfección, con las proporciones que nosotros mismo deseemos y por supuesto, sin conservantes, ya que solo tendremos que hacer la cantidad necesaria que vayamos a usar en este momento.

Así que sí, la cosmética casera es maravillosa y muy recomendada.

Hacer mascarillas en casa

Receta de mascarilla casera

No podía hablaros de las mascarillas caseras y no daros alguna receta para que podáis empezar con ella.

Las dos recetas que os voy a ofrecer son muy sencillas y no necesitan mucho tiempo en su preparación, además de que no hará falta que salgáis a comprar nada, porque seguro que estos ingredientes los tenéis por casa.

En estas recetas os voy a contar de forma muy resumida la aplicación de dicha mascarilla, pero antes de hacerlo os aconsejo que le echéis un vistazo a este artículo: Cómo aplicar correctamente una mascarilla facial.

Receta exfoliante de limón y aceite de oliva

Ya sabéis que el limón se usa para prácticamente todo, para cualquier cosa que quieras mejorar, seguramente que el limón pueda ser tu gran aliado, como por ejemplo: eliminar manchas, blanquear dientes, eliminar acné o puntos negros, etc.

Así que imagina la cantidad de beneficios y propiedades que tendrá nuestra querida mascarilla con limón y aceite vegetal de oliva.

Ingredientes

  • Zumo de un limón
  • Un cuarto de taza de aceite de oliva

Como habéis visto ¿quién no tiene limón y aceite en casa?, los ingredientes son muy conocidos y seguro que todos tenéis en casa, de lo contrario igualmente son muy fáciles de obtener.

Pasos para la preparación

  • Lo primero que vamos a hacer es exprimir un zumo y reservar el jugo en un recipiente.
  • Acto seguido vamos a llevar un cuarto de taza de aceite de oliva y lo vertemos junto al zumo de limón.
  • Removemos todo muy bien, hasta que se mezclen, no esperes conseguir una pasta, ya que estos dos ingredientes son líquidos, pero no son difíciles de aplicar en la piel.

Lo ideal es preparar la mascarilla justo cuando la vayas a usar, ya que como te habrás dado cuenta no hemos usado ningún tipo de conservante y aunque sean dos ingredientes que normalmente no se estropean, pero si pueden perder todas sus propiedades, por ejemplo el limón.

Aplicación

  • Os aconsejo que esta mascarilla, por su textura tan líquida la apliquéis con un brochita especial, que puedes encontrarla en cualquier tienda por un precio muy reducido.
  • El primer paso será, una vez con el rostro completamente limpio, la vas a aplicar en el rostro hasta cubrirlo por completo (excepto contorno de ojos y labios)
  • Dejas reposar durante al menos unos 15-20 minutos, vas a notar como el rostro adopta un estado de tirantez, pero eso es completamente normal por lo jugo del limón, en cuando retires la mascarilla, desaparecerá.
  • Para retirarla bastará con abundante agua sin necesidad de usar ningún otro limpiador.

Y ya tendrías la mascarilla hecha y la rutina de belleza también, como habéis podido comprobar, en hacer esa mascarilla no tardamos ni tres minutos, por lo que el proceso no es nada tedioso.

Ahora si, ¡disfruta de tu querida mascarilla!

Receta de limón

Mascarilla hidratante de aguacate y miel

El aguacate es un alimento maravilloso, que además de estar riquísimo tiene muchas propiedades, como por ejemplo la vitamina C y la vitamina E, que en esta mascarilla nos va a ayudar a mejorar el tono de nuestra piel además de disminuir los signos del envejecimiento y ofrecernos un aspecto mucho más rejuvenecido en el rostro.

Además de esta, si te interesan las mascarillas hidratantes, no te puedes perder las recetas de que aparecen en este artículo: ¿Cómo hacer una mascarilla facial hidratante?

Ingredientes

  • Medio aguacate maduro
  • Dos cucharadas de miel

Al igual que la receta anterior, los ingredientes que vamos a usar son solo dos y seguro que también podemos encontrarlos por casa.

Pasos para la preparación

  • El primer paso será dividir un aguacate (¡ojo! debe estar maduro) y quedarnos solo con una mitad, ya que vamos a hacer poca cantidad, la suficiente para cubrir el rostro en un solo uso.
  • Lo vamos a triturar y le añadiremos las dos cucharadas de miel.
  • Removemos todo, hasta que esté completamente mezclado y hayamos conseguido una especie de pasta.

Aplicación

  • Esta mascarilla si va a adoptar un aspecto de pasta, por lo que podremos aplicarla con los dedos si lo preferís.
  • Con el rostro limpio, vamos a cubrirlo todo (excepto contorno de ojos y labios).
  • Dejaremos reposar al menos 20 minutos y ya podremos retirarla, con abundante agua es suficiente.

Como habéis visto, igual que en la receta anterior, hacer esta mascarilla no te llevará mucho tiempo y te aseguro que te deja la cara con una textura muy suave y agradable.

Sobre todo se aconseja su uso en pieles secas o irritadas, ya que mejora su aspecto notablemente.

Receta de aguacate