Manteca de karité para el contorno de ojos

Con el paso del tiempo y algunos factores adversos, como los elementos externos, el clima y la suciedad, así como debido a las alteraciones físicas a consecuencia de la mala nutrición o síntomas de enfermedades, comienzan a aparecer en la piel diversas imperfecciones llamadas marcas de la edad, como manchas, arrugas y líneas de expresión, que muchas personas desean evitar o reducir, mediante el uso y aplicación de fórmulas especiales del área cosmética.

Estas marcas suelen aparecer en diversas zonas del cuerpo, siendo el rostro donde, de manera más común, nos enfocamos en los cuidados y métodos que existen para solucionarlas. En esta parte, nos encontramos con el contorno de ojos, ese espacio alrededor de los globos que, por la delicadeza de la piel y las contracciones musculares, se presenta como uno de los más vulnerables ante la aparición de imperfecciones, así como de los más complicados de tratar.

Sin embargo, existen muchos productos de origen natural que, pese a no estar procesados, con añadidos formulados o especializados para el combate de estos problemas, bien son capaces de convertirse en aliados grandiosos para reducirlos. Tal es el caso de un artículo muy popular, llamado manteca de karité, una sustancia obtenida de la naturaleza, con diferentes propiedades capaces de beneficiarnos de manera cosmética, ayudando a cuidar la salud de nuestra piel.

Si te interesa aprender sobre otros materiales pata este tipo de cuidados, te recomendamos leer Los mejores aceites para el contorno de ojos

Manteca de karité

Manteca de karité

Antes de entrar de lleno al tema, sobre la aplicación de este producto y su aporte increíble a nuestra salud y belleza, no solo en la zona del contorno de los ojos, sino en otras muchas afectadas por las imperfecciones, debemos conocer en detalle la procedencia y el proceso mediante el cual se obtiene el mismo, con el fin de garantizar su naturalidad y pureza, al igual que la manera exacta en la que se obtiene, sin añadidos ni químicos distintos.

Se llama manteca de karité a una pasta sólida que se obtiene, tras cierto método de cocción, de los frutos secos de un árbol africano del que obtiene su nombre, unos tipos de nueces o almendras propias de este espécimen. La misma tiene una textura bastante espesa, parecida a la mantequilla de uso culinario, es de color blanco marfil al final de su procesamiento y contiene un gran número de componentes, como látex natural y diversas clases de vitaminas.

Sin embargo, no es correcto pensar que, gracias a sus propiedades y beneficios, otorgados a nuestra piel al aplicar esta manteca, su único uso sea como material cosmético, pues en principio, se trata de un elemento comestible, consumido sin procesar, cuando es aun la carne frutal de la dropa o nuez que la conforma, o tras el proceso que lo convierte en la pasta más conocida, con la que se pueden realizar algunas recetas o hacer chocolate, sustituyendo la manteca de cacao.

¿Qué es el karité?

Como mencionamos antes, es un árbol de origen africano que, por las características del suelo y clima, crece casi únicamente en ese continente, salvo por algunas excepciones, en lugares preparados y ambientados para su sustento. Su tronco puede alcanzar los 15 metros de largo, con un diámetro de anta un metro de longitud, de color marrón, con hojas grandes y frutos secos comestibles, parecidos a nueces pero con una cáscara más fina y blanda.

Proceso para esta presentación

El método tradicional de elaboración del este producto, en su presentación de manteca, es bastante simple en realidad, pues solo requiere de, en principio, lavar, triturar y tostar los frutos, luego de retirada la cáscara que los cubre. Con este procedimiento, se obtiene unos trozos pequeños más duros, ya listos para ser molidos a presión, dando como resultado una pasta viscosa y marrón, muy líquida debido a todos los componentes que contiene.

Para separar todos estos compuestos, se cocina la materia prima a fuego alto, hasta llevarla a ebullición, lo que consigue separar la mantequilla más pura del resto de los elementos que, aunque no son negativos, se consideran impurezas para la preparación. Estos flotan en forma de aceite sobre la mantequilla, por lo que se los puede retirar con una cuchara durante la cocción, manteniendo esta pauta hasta que resulte una pasta más espesa y pura.

De esta forma, la preparación tradicional se utiliza para el consumo del producto, sin embargo, si su fin es como material cosmético, aún debe limpiarse un poco más mediante un proceso adicional. Se trata la presión en frío de la pasta, reduciendo con la fuerza del método los cotiledones de la almendra, ricos en grasas beneficiosas; el resultado es la ya conocida manteca de karité, de color blanco, textura cremosa y alto nivel de pureza

Propiedades de este producto

Propiedades de este producto

Como todo artículo multipropósito, ya sea para utilizarlo de manera cosmética o como producto de consumo, esta mantequilla popular contiene un gran número de poderosas propiedades que, sea cual sea el fin para el que se la utilice, otorgan al cuerpo salud y belleza, así como vitalidad y demás beneficios, gracias a la acción de sus componentes y la interacción con nuestro organismo. Entre estas propiedades, encontramos algunas que son las más importantes para su aplicación.

Hidratación

Para muchos especialistas, es la propiedad hidratante la más importante, por la que se utiliza este artículo dentro del campo cosmético, pues es su punto más fuerte, gracias a la potencia de los emolientes y componentes que contiene. La aplicación de esta, refinada o sin refinar, es capaz de aumentar en gran medida la humectación de la piel, evitando así la resequedad y nutriendo desde el interior, reduciendo con ello arrugas en el contorno de ojos y otras partes.

Como es bien sabido, este factor de nuestra piel es de los que más debemos cuidar, pues un tejido seco es más susceptible a las imperfecciones y marcas de la edad, por ello, los expertos se apersonan de este gran beneficio, por lo que no es extraño encontrar productos especializados, dentro del mercado de la medicina estética, como cremas y lociones, que contengan esta manteca como ingrediente principal, para humectar y proteger con sus emolientes.

Protección superficial

Hablando de proteger, estos mismos factores que ayudan al tejido, también pueden cubrirlo de las interacciones externas, como las impurezas, la suciedad, los rayos ultravioleta del sol, el polvo y el viento. Esto es gracias a los contenidos de látex natural y aceites esenciales que encontramos en el karité y su refinado que, en conjunto al resto de sus ingredientes propios, ofrecen la debida protección tras la aplicación.

Esto se debe a que dichos compuestos, beneficiosos para el tejido, no se absorben de manera inmediata, sino que se quedan sobre la superficie, formando una película protectora que impide el paso de agentes externos hacia los poros. Además, estos componentes no contienen otros potentes como irritantes o ácidos, por lo que se puede aprovechar esta propiedad en cualquier lugar, como en la delicada zona del contorno de los ojos y los labios.

Si las ojeras son tu razón para buscar soluciones cosméticas, aprende sobre un gran ingrediente para combatirlas leyendo Cómo quitar las ojeras

Reparación y cicatrización

No hablamos de un producto médico, utilizado para sanar y ayudar a cicatrizar heridas, pues este no es su punto fuerte, aun así, el contenido de astringentes de este material es capaz de acelerar el proceso de cicatrización de la piel. Este no solo se aprovecha en la ayuda de las lesiones, sino que sus cicatrizantes, en combinación con el resto de las propiedades, se utilizan para reducir la intensidad de las marcas que aparecen sobre el cuerpo al sanar estas heridas.

Aunque la mejor forma de aprovechar esta propiedad es, como acabamos de mencionar, sobre cicatrices recientes, para reducirlas, los agentes reparadores de los astringentes, junto a todos los nutrientes añadidos, pueden reparar la piel de los efectos del paso del tiempo, ayudando así a reducir arrugas, manchas y líneas de expresión, devolviendo la firmeza, elasticidad y suavidad del tejido superficial.

Nutrición del tejido

Ya que mencionamos los nutrientes, debemos conocer con cuales podemos beneficiarnos al utilizar la manteca de karité, ya no solo en su aplicación sobre la piel, sino también durante su consumo o como ingrediente culinario. Lo principal es el gran contenido de ácidos grasos de la pulpa de la fruta, que no se pierden tras ser procesada, que contienen componentes que nutren y refuerzan el organismo.

Aun así, como bien sabemos, estos ácidos grasos, que contienen niveles decentes de colesterol bueno, no se pueden aprovechar sin otros elementos, capaces de apoyar la nutrición aportada. Hablamos de las vitaminas, de las que podemos encontrar muchas, como las A, B, D, E y F, que complementan la absorción del resto de las propiedades, manteniendo así no solo el tejido, sino el organismo en general más sano.

Regeneración celular

Aunque ya hemos mencionado que la propiedad hidratante, por su potencia y presencia en el producto, es la más importante de acuerdo a muchos especialistas, otros, sobre todo el en campo estético, la consideran quizá secundaria, no porque los altos contenidos de emolientes no sean suficientes, sino que son los beneficios de la regeneración celular que, contenidos en el mismo material, aportan la mayor cantidad de beneficios en el combate de las imperfecciones.

Es que, para quienes conocen sobre el tema de, por ejemplo, la lucha contra las arrugas, saben que regenerar las células dañadas, por el paso del tiempo y la edad, la falta de nutrientes o la alteración orgánica, es uno de los pasos más importantes para recuperar la elasticidad, firmeza y tonicidad de la piel, reduciendo así las arrugas y las líneas de expresión.

En una zona del cuerpo tan delicada como el contorno de ojos, expuesta siempre al sol, el tacto, las impurezas y las líneas causadas por el movimiento de os globos oculares, los antioxidantes y demás elementos regeneradores de la manteca de karité, actúan como rejuvenecedores de las células de la piel, devolviendo a la mismas su forma, fuerza y acción elemental, como la producción de colágeno y elastina, al igual que la retención de la hidratación apropiada.

Antinflamatorio

Aunque no es tan conocida como antinflamatorio, la manteca de karité puede reducir las inflamaciones causadas por lesiones, heridas, golpes o quemaduras, así como desinflamar la piel afectada por patógenos o enfermedades, como en el caso de algunos tipos de dermatitis. Esta propiedad se suele aprovechar de manera cosmética, al aplicar el material en el contorno de los ojos, para ayudar a reducir ojeras y bolsas causadas por el agotamiento.

Frescura y relajación

Por último, algo que muchos olvidan, es que una piel sana merece una sensación igual de relajante, que nos haga sentir la suavidad y firmeza como algo diario y propio de este tejido. La manteca de karité se conoce por otorgar una sensación de frescura al tacto, que muchos describen como relajante y profunda, no solo al roce con otras texturas, sino mediante la acción del viento y la brisa sobre la piel.

Todos sus beneficios conocidos

Todos sus beneficios conocidos

Aunque es menester hablar del uso de la manteca de karité en el contorno de ojos, se nos presenta un producto natural, tan positivo y amigable con la piel, que posee un gran número de propiedades, que aportan diversos beneficios al ser consumido o, como es el caso que nos interesa, aplicado sobre cualquier tipo de piel, en especial una tan delgada y delicada como la que cubre los tejidos alrededor de la mirada, el contorno de ojos.

Por ello, para ayudar a quienes estén interesados en aprender sobre este producto, a decidirse por utilizarlo de alguna manera, como apoyo para los tratamientos cosméticos o ingrediente único para prevenir las imperfecciones, presentamos ahora una pequeña lista de los muchos beneficios que podemos obtener al utilizar esta manteca, como alimento, sobre la piel o sobre el cabello.

  • Otorga un gran nivel de hidratación, sobre la piel, el cabello y el cuero cabelludo, gracias a su composición rica en emolientes, elementos humectantes y concentración de agua.
  • Sus astringentes sirven para ablandar callos y ayudar a sanar ampollas, reduciendo las marcas que estas pueden dejar sobre la piel, al igual que en el caso de las cicatrices.
  • Sus elementos blanqueadores otorgan brillo y suavizan el tono de la piel mientras eliminan manchas. De igual forma, da brillo y lozanía al cabello.
  • La combinación de sus propiedades, junto a los ya mencionados astringentes, ayudan en la curación de eccemas o dermatitis, reducen las inflamaciones y sirven para tratar el acné.
  • Alivia y calma molestias y lesiones leves, como quemaduras solares y dermatitis de pañal.
  • Otorga flexibilidad y firmeza a la piel, apoyando con sus regeneradores en la producción de colágeno y elastina, combatiendo así arrugas y estrías.
  • Al igual que la manteca de cacao, se puede utilizar sobre los labios y la piel como protector, para cubrir de los efectos del ambiente y las impurezas externas.
  • Nutre en gran medida la piel y el cabello, haciendo que estos puntos del organismo, resecos y quebradizos, tengan más fuerza y resistencia.
  • Gracias a la sensación de frescura que deja sobre la piel, puede ser utilizada como lubricante para masajes o protector solar para los días de playa, donde la brisa del mar contribuye a refrescar el cuerpo.
  • Su composición permite combinarla con otros ingredientes o utilizarla pura, de manera individual, así que no temas realizar una receta para el cuidado capilar que contenga manteca de karité.

Lo más importante de un producto es su aplicación, aprende en el siguiente artículo Cómo aplicar el contorno de ojos

Cuidado especial del contorno de los ojos

Cuidado especial del contorno de los ojos

Algunas personas consideran que al realizar frecuentemente una rutina de cuidado de la piel del cutis, que incluya aplicar cada día una crema humectante sobre el rostro, es más que suficiente para lograr cuidar cada punto de esta área, o que los productos que son pensados para zonas específicas se vuelven un gasto innecesario que pueden evitar, los cuales solo busca hacerles gastar mucho más dinero que el que realmente requieren para cuidarse.

Pero la realidad es sumamente distinta a esta creencia común, especialmente cuando hablamos de la zona que rodea la mirada, el contorno de tus ojos. Ya es que aunque muchos lo desconozcan, la capa de piel de al redor de los ojos es la más delicada de todo el cuerpo; esto se debe a que es mucho más delgada, lo que la hace más susceptible a recibir cualquier tipo de daño externo, sin importar la forma en que cuidemos del cutis como método generalizado,

Por este detalle, el contorno de los ojos es el área donde sueles observar la llegada de los primeros signos de envejecimiento, antes que en cualquier otra parte de tu cuerpo, siendo muy común que incluso antes de cumplir los 30 años observes patas de gallo, líneas de expresión o las tan temidas arrugas prematuras. Esta es la razón que hace que el uso de productos especiales para el cuidado del contorno de ojos sea tan importante.

Y es que esta clase de productos, especializados o naturales como la manteca de karité, han sido estudiados o diseñados por expertos que sabiendo de la delicadeza y las necesidades especiales de la zona, buscan fórmulas que sean más fáciles de absorber por la piel, más suaves con la misma y que logren conseguir proteger lo más posible el área, tanto de daños externos como internos, previniendo así la formación de marcas, o suavizando las ya presentes.

Por qué se usa la manteca de karité en esta zona

¿Por qué se usa la manteca de karité en esta zona?

Quizá sea obvio para muchos, tras leer las propiedades y beneficios de este artículo de la naturaleza, procesado y refinado por la mano del hombre, entender por qué sea elegido por los consumidores y recomendado por los expertos, para ayudar en gran medida al cuidado de esta zona de la piel. Esto se debe a que, por general, todas las capacidades de la mezcla son la carta de presentación por la que es conocida para el cuidado de la piel.

Sin embargo, si buscamos información sobre materias o ingredientes para este tipo de cuidados, podemos encontrar que hay muchos que, por distintas razones, aparte de su composición pueden formar parte de cualquier rutina de embellecimiento y salud de la piel. Aun así, la verdadera razón por la que es conveniente elegir la manteca de karité, se debe más bien a la intensidad y concentración de cada parte de sus componentes.

Con esto, lo que se trata de explicar es que, de entre todos los posibles candidatos para el cuidado del contorno de los ojos, este producto se presenta como el más regulado, ya que sus componentes contienen las concentraciones específicas, de manera natural, para cuidarnos de manera agradable, sin causar efectos negativos adversos, consecuencias secundarias como irritación, molestia o contraindicaciones.

Por ello, tras años de ser utilizado por muchas personas en el mundo, además de otro tanto tiempo y esfuerzo utilizado en el estudio y la investigación de este artículo como ingrediente propicio de la salud estética, nos encontramos con uno de los pocos, de origen cien por ciento natural, capaz de aportar todo lo que la piel necesita, para mantener su belleza y eliminar las imperfecciones, como arrugas, manchas y líneas de expresión.

Es muy seguro de utilizar, ya que no posee componente negativo alguno, como elementos químicos irritantes, impurezas, componentes ásperos o corrosivos. Sin embargo, si hay una posibilidad de sufrir efectos adversos, en este caso, alergia a sus compuestos, como por ejemplo, el látex natural, un tipo de alergénico poco común, por lo que se debe tener cuidado de conocer muy bien su composición, al igual que nuestra predisposición a sufrir este tipo de reacciones.

Por último, es importante destacar que los métodos de refinado y procesamiento, así como el tipo de almendra de karité o, como es llamada en su lugar de origen, almendra de mantequilla, esta puede ser de diferentes grados. Este conocimiento es vital para su uso, ya que del grado de la misma, dentro de su clasificación, nos daremos cuenta de su función para el cuidado del contorno de los ojos, por esto, se debe elegir el grado A para este tipo de aplicación.

Cómo aplicar la manteca en el contorno de los ojos

Cómo aplicar la manteca en el contorno de los ojos

Aplicar un producto sobre el contorno de los ojos es algo que muchas personas aún no saben hacer de forma correcta aunque el proceso es sumamente simple y no implica mayor labor que la que podrías haber estado realizando de costumbre, solo se debe tener en cuenta algunos pequeños puntos clave que te diremos a continuación, los cuales terminan haciendo una gran diferencia en cuanto a la absorción y resultados.

Antes de aprender a aplicar, te invitamos a leer el siguiente artículo: Aprende a hacer un contorno de ojos casero

La zona de aplicación

Lo realmente aconsejable es aplicar la manteca de karité, o cualquier otro producto para el contorno de los ojos, desde un poco más abajo del párpado, donde realmente comienza esta área del rostro, específicamente desde la zona superior del pómulo hasta el punto donde se ubica la cuenca del globo ocular. Estos son aproximadamente dos dedos de ancho, desde que comienza hasta que termina el lugar, marcando la parte inferior del contorno.

En cuanto a los laterales, debemos estar seguros que siempre aplicamos el producto en la zona externa, donde se forman las patas de gallo, aunque aún no hayamos comenzado a presentar este problema, ya que allí la piel es especialmente delicada, por lo que la prevención puede ser la mejor arma para evitar la formación temprana de arrugas. Aquí puedes aplicar el producto por completo, casi llegando al área donde nace el cuero cabelludo, conocida como patillas.

En cuanto al párpado, superior y el espacio desde el globo hasta la ceja, no es muy recomendable la utilización de este o ningún producto, ya que la estructura orgánica de este punto es mucho más delicada, por lo que solo los artículos más especializados se pueden poner en esa zona sin causar molestia o irritación. Sin embargo, por sus características, es poco común presentar imperfecciones aquí, por lo que no es necesaria la aplicación de algún artículo

Forma óptima de aplicación

Después de saber el lugar exacto donde debes y no debes usar el producto, lo siguiente es conocer la forma más adecuada de lograr que tu piel absorba los nutrientes que la manteca de karité ofrece, con el fin de obtener la mayor cantidad de beneficios que estos brindan a esta importante parte de tu piel, la cual merece un trato sumamente especial y delicado, así como un método de aplicación exacto.

Para comenzar, el punto más importante tenemos que recordar es que debemos utilizar siempre el dedo anular, el del anillo de bodas o compromiso,  debido a que es el más débil y menos rígido de toda la mano, y con el cual ejercerás menos presión en el área, por lo que evitaremos lesiones por presión en la  delicada piel, durante el proceso de aplicación de este o cualquier artículo o crema para el contorno de los ojos.

Para comenzar hay que colocar con este dedo la cantidad suficiente de manteca de karité en el lugar; puedes hacerlo realizando pequeños puntos o una línea curva muy delgada, esta parte dependerá de tus gustos y como te sientas más cómodo. Una vez lo tengas, es momento de comenzar a extender con el mismo dedo, sin ejercer mayor presión que la necesaria para que tu dedo anular logre correr la mezcla.

Esto debes hacerlo con pequeños movimientos circulares estilo masaje, siempre desde la zona del centro de tu  rostro hacia afuera. Una vez hayas cubierto por completo la parte inferior será turno de la zona externa del ojo, en donde se suelen formar las patas de gallo y aparecer las primeras arrugas. Aquí lo aconsejable es realizar movimientos circulares, dirigidos hacia la zona exterior de tu ojo, siendo en el lado derecho movimientos hacia la derecha y en el izquierdo hacia ese lado.

Consideraciones a tomar si tenemos arrugas profundas

Otra cosa que debemos mencionar y que hará gran diferencia si estás utilizando la crema para contorno de ojos con el objetivo de eliminar o reducir las arrugas es que si buscas conseguir resultados favorables deberás prestar mayor atención al momento del masaje que con cualquiera de las otras posibles razones, siendo obligatorio que dediques un poco más de tiempo a este paso, haciéndolo con mucha suavidad.

Esto lo harás siempre que apliques productos para el contorno de ojos con este fin, y se debe a que el masaje constante estimula a la piel a absorber nutrientes y suaviza la zona, haciendo que el producto penetre a mayor profundidad y logre los resultados esperados, los cuales para ser favorables y duraderos requieren que la crema alcance las capas más profundas de la piel, a diferencia de otros tratamientos.

Otros ingredientes naturales para combinar

Otros ingredientes naturales para combinar

Aunque este producto, por sí mismo, es realmente increíble para el cuidado de esta zona del cutis, siempre es posible potenciar sus propiedades, combinándolo con otros ingredientes que, si buscas una receta sin químicos y controlada, pueden ser todos de origen natural. También cabe destacar, que algunos de estos poseen sus propios beneficios y propiedades que, en casos específicos, pueden ser más útiles que la manteca de karité, por lo que serán los protagonistas de la fórmula.

Aceites naturales

Los aceites son extractos concentrados de diferentes medios, como semillas, hojas, frutas y plantas en general, que se obtienen mediante ciertos procesos, resultando en un líquido viscoso que contiene, en su estructura, todas las propiedades beneficiosas de la materia en si, intensificadas y concentradas. Los hay de dos tipos, los esenciales, que presentan un mayor poder en cuanto a sus beneficios, como los de mirra, lavanda y sándalo, así como los portadores, menos intensos que ayudan a diluir los primeros.

Sábila

La famosa planta multi propósito, llamada originalmente Aloe vera, contiene en su estructura decenas de compuestos diferentes, concentrados en el agua que acumula al ser del tipo suculenta, lo que la convierte en uno de los ingredientes más completos de la naturaleza. Al combinarse con nuestra manteca de karité, así como en conjunto a otros ingredientes de esta lista, es posible crear una mascarilla anti arrugas ideal para pieles delicadas, como la del contorno de los ojos.

Aprende con más detalle sobre otro ingrediente para esta zona leyendo Vaselina pura para el contorno de ojos ¿Funciona?

Vegetales y frutos frescos

Otra combinación más que completa, capaz de ser utilizada en múltiples propósitos, según el tipo de materia vegetal escogida, ya que cada ejemplar puede cumplir una función muy distinta, por lo que debemos saber para qué planeamos utilizarla. Un ejemplo perfecto es con el tomate, que se utiliza cuando los niveles de colágeno se ven afectados, ya que proporciona la vitamina C necesaria para estimular su producción, también se puede aplicar zanahoria o manzana verde como antioxidante y hasta pepino para hidratar.

Miel de abeja

Este no es solo el endulzante idea, añadido a los alimentos para favorecer la producción óptima de glucosa y azúcares compuestos, capaces de acompañar estos nutrientes con sus muchas otras propiedades beneficiosas. Se utiliza como crema, combinada con bases como , en este caso, la manteca de la que hablamos, resultando en una sustancia capaz de rellenar arrugas y apoyar a los diferentes tratamientos para combatir las «patas de gallo».

Elementos exfoliantes

Aquí se hace bastante obvia la finalidad de la combinación, ya que la capacidad de esta manteca para hidratar y reparar, mientras estimula la elastina y el colágeno de la piel, se pueden combinar con ingredientes como bicarbonato de sodio, azúcar, avena o arcilla verde, capaces de exfoliar la piel y liberar los folículos de las obstrucciones que causan la pérdida de la salud del tejido superficial, que profundiza las manchas y marcas no deseadas.

Sin embargo, esta combinación no es muy recomendable para su aplicación, en este caso, en la zona del contorno de los ojos, ya que puede ser un poco áspera y rugosa. De hecho, se recomienda no exfoliar con demasiada frecuencia esta delicada piel o, en caso de hacerlo, utilizar cremas exfoliantes especiales o tratamientos suaves, dedicados a este tipo de tejidos en específico.

Recetas caseras con manteca de karité para el contorno de ojos

Recetas caseras con manteca de karité para el contorno de ojos

Si ya hemos hablado de los diferentes ingredientes que, debido a sus composiciones, o la concentración de una u otra propiedad, vienen de maravilla al combinarlos con nuestra estrella de hoy, es importante dejar algunas indicaciones sobre diversas recetas, preparados caseros y cremas especiales, para el uso sobre el contorno de los ojos, que pueden ayudarnos a prevenir y reducir las imperfecciones que estamos intentando alejar o tratar sobre la piel.

Para evitar confusiones, además, cabe destacar que los diversos productos utilizados en esta parte del cuerpo, alrededor de los globos oculares, tienen el mismo nombre que esta zona, por lo que es importante no confundirnos al hablar de recetas caseras para contornos de ojos, pues no estamos hablando sino de la elaboración de cremas y preparaciones, fáciles, útiles y sencillas, que utilizaremos en momentos específicos para nutrir, hidratar y cuidar la piel.

Hidratante simple pero eficiente

Vamos por lo más fácil, pues combinando la manteca de karité con dos ingredientes de los ya hemos mencionado, podemos hacer una mascarilla para la zona alrededor de los ojos, que se puede aplicar y dejar actuar durante un tiempo prolongado. Esta no solo hidrata en gran medida, siendo esta su principal finalidad, sino que se utiliza para relajar y descansar la vista, por lo que es popular en algunos spa y establecimiento de relajación.

Simplemente corta y mezcla el jugo de medio pepino, una cucharada de gel de aloe vera o cristales de sábila, con una cucharada de manteca de karité, que puedes calentar un poco para presentar en forma de aceite. Bate todos los ingredientes juntos hasta formar un líquido viscoso homogéneo, que tendrá una textura de loción, luego corta dos rodajas de la otra mitad del pepino; puedes guardar lo que sobre, al igual que con la mezcla.

Para utilizar, pon un poco de la loción sobre el contorno de los ojos, aplicando solo una mínima cantidad en el párpado superior, más para refrescar que por los beneficios de la hidratación y el resto de las propiedades. Acuéstate boca arriba, en una posición cómoda. Ahora coloca las rodajas de pepino sobre los ojos, cubriendo toda la superficie del contorno y reposa para relajarte, mientras descansas la vista y humectas esta área del cutis.

Dos recetas de contorno de ojos casero

Estas dos requieren simplemente de mezclar los ingredientes, previamente preparados y medidos, hasta formar una pasta homogénea, que podrás aplicar sobre esta zona delicada del cuerpo, dejando actuar durante un tiempo prolongado, antes de retirar lavando con agua limpia. Cabe destacar que ninguna receta tiene contraindicaciones, por lo que no pasa nada si dejas las cremas durante la noche, siempre y cuando no entren en los globos oculares y causen irritación a la vista.

La primera solo requiere de calentar a baño maría, cuidando de que no llegue a hervir, 10g de manteca de karité, 10g de cera de abejas, 10g de aceite de coco y 10g de manteca de cacao. Una vez derretido e incorporado, apaga y añade 15ml de aceite de aguacate, 5 gotas de aceite esencial de lavanda y 5 más de aceite esencial de pachuli. Bate hasta incorporar y almacena en un frasco de vidrio previamente esterilizado, donde enfriará y tomará la consistencia correcta.

Si has llegado hasta aquí y buscas otros productos para esto, puedes encontrarlos en Remedios caseros para cuidar el contorno de ojos

La segunda receta es muy parecida, pues se hierve a baño maría una cucharada sopera de manteca de karité y otra de manteca (no aceite) de cacao, hasta que se derritan e incorporen. Una vez frío, llevamos a un envase de vidrio y agregamos una cucharada de aceite de almendras dulces, una cucharadita de aceite de coco y otra de rosa mosqueta. En este caso, el contorno de ojos será más líquido y suave, por lo que es propicio para aplicar en pocas cantidad.