Nos pasamos la vida buscando productos que nos permitan lucir un rostro de ensueño, libre de todas esas imperfecciones que tanto tememos y lleno de vida, tanta que irradie luz por todos lados.

Probamos unos y otros y otros y otros productos, incansablemente porque pensamos que el siguiente será el ideal para nosotros y sin embargo en ninguno vemos resultados buenos, pero ¿no os habéis parado a pensar el por qué?

La respuesta es muy clara, estamos tan ocupados pensando en los productos que vamos a poner y solo poner en la piel, que se nos olvida la gran importancia que tiene el quitar, es decir, el lavar la cara de forma adecuada y correcta para que todos esos productos que pongamos puedan trabajar libremente.

Si no paramos de poner cosméticos pero no los eliminamos bien, ni a ellos ni a la suciedad que se acumula en nuestro cutis, los resultados nunca pueden ser positivos, y es por esto por lo que en este artículo vamos a hablar sobre la importancia que tiene limpiar nuestro rostro al menos dos veces al día.

Pero antes de empezar os voy a dejar por aquí un artículo donde podréis encontrar los mejores limpiadores del mercado: Mejores limpiadores faciales. 

Importancia de lavar la cara dos veces al día

La olvidada limpieza facial

Como os he dicho, en este artículo vamos a hablar de la importancia que tiene mantener nuestro rostro impoluto, porque aunque penséis que lo hacéis, la realidad es que muchas veces se nos escapan muchas cosas.

Siempre estamos pensando en comprar productos, el que vemos anunciado en la tele, el que arrasa en las redes sociales o el que nuestra amiga a empezado a usar, pero siempre estamos deseando comprar uno nuevo, para ponerlo en nuestro rostro y notar todos esos cambios que promete y que tanto ansiamos.

Y es lo que ocurre, lo compramos y lo ponemos en nuestra cara, al día siguiente igual y al otro también y así sucesivamente, pero pasan las semanas y no notamos ningún cambio, volvemos a pensar que el producto no funciona y que como tantos otros que hemos probado es una mentira.

Pero sin embargo, nunca pensamos en que a lo mejor estamos haciendo algo mal, por ejemplo el hecho de no lavar nuestro rostro de forma adecuada o no hacerlo con la frecuencia correcta.

Estoy segura que esto os ha pasado cientos de veces, pero no os preocupéis que nos ha pasado a todos y tiene remedio, pero debemos ponerlo cuanto antes.

¿Cuántas veces ha llegado la noche y por pereza hemos pospuesto la rutina de limpieza facial?, seguro que cientos de veces.

Todos hemos sufrido esa pereza que entra cuando ya estamos con el pijama después de un día agotador y nos sentamos en el sofá y es cuando se nos ilumina la mente y recordamos que debemos limpiar nuestro rostro, pero estamos tan cansados que pensamos «bueno ya mañana por la mañana me limpio la cara», así día tras día.

Pero permitidme deciros que no es lo correcto, no debemos dejar pasar ni un día más sin lavar nuestro rostro, porque aunque es cierto que a veces da pereza, el un acto fundamental que debemos realizar por la salud de nuestra dermis y por la nuestra propia.

Seguro que todos hemos cometido o cometemos errores al lavar nuestro rostro, si tenéis dudad de si lo hacéis bien en este artículo encontraréis la respuesta: 15 errores que estás cometiendo al lavarte la cara.

El momento de cambiar

Como sabréis la salud de nuestra piel sufre toda esa falta de cuidados y sobre todo de limpieza, la dermis es un órgano que necesita regenerarse para poder seguir funcionando de forma correcta, pero si la mantenemos obstruida con toda la suciedad, productos cosméticos y maquillajes, el proceso de regeneración es prácticamente imposible y con ellos cientos de problemas aparecen.

Por esto mismo, ahora que ya lo sabemos es imprescindible que nos dispongamos a mantener nuestro rostro impoluto, y para ello vamos a hablar de la frecuencia con la que debemos limpiar nuestro rostro, los momentos del día y las mejores formas de hacerlo.

Dicho esto es muy importante que justo en este paso os comprometáis a cambiar vuestra actitud y empecéis a ver el mundo con otros ojos, sobre todo a vuestra piel, empezad a verla como lo que es, y empezad a cuidarla y a mimarla porque solo vamos a tener una durante todo el resto de nuestras vidas.

Os dejo por aquí un artículo donde os hablo de las necesidades básicas que debemos cubrir de nuestra piel, si os interesa aquí tenéis toda la información: Necesidades básicas del cuidado de la piel.

El momento de cambiar

Lavar la cara dos veces al día

Seguro que habéis oído cientos de veces eso de que no solo sirve con lavar nuestro rostro una sola vez al día, que no es suficiente para mantenerlo a raya. Pero que tampoco podemos pasarnos con la limpieza, ya que podemos causar daños en la dermis y desequilibrar el pH natural de esta. Pero entonces nos surgen las siguientes dudas ¿cómo sabemos cuantas son las veces ideales para lavar nuestro rostro?

Es muy sencillo, lo ideal es lavar el rostro dos veces al día, tres como mucho, pero más ya sería contraindicado y menos de dos tampoco se aconseja.

Yo os recomiendo que la lavéis dos veces al día, con esta rutina vais a conseguir que vuestro rostro esté siempre sano y limpio.

Cuando lavamos nuestro rostro estamos eliminando de él cientos de partículas contaminantes, impurezas, arenilla, maquillajes, restos de productos cosméticos, grasas, células muertas, etc. Como veis muchos factores son los que inciden en nuestra piel y se adhieren a ella, taponando y obstruyendo los poros, dejándola sin respiración y por supuesto sin poder renovarse y dar lugar a células nuevas.

Para mantener nuestra dermis lejos de todo eso, lo ideal es realizar la rutina completa de limpieza dos veces al día, aunque podemos elegir los momentos que queramos, donde más cómodos nos sintamos y el que más se adecue a nuestro ritmo de vida, la realidad es que se aconseja realizar estas limpiezas tanto por la mañana al despertarnos como por la noche antes de irnos a la cama.

¿Debemos lavar nuestro rostro por la mañana, aunque no tengamos maquillaje?

La realidad es que aunque no tengamos maquillaje en nuestro rostro por las mañanas, porque se supone que lo hemos eliminado con la limpieza de la noche anterior, se recomienda encarecidamente que llevemos a acabo una limpieza matutina de nuestra piel.

Durante la noche se acumulan cientos de impurezas como la grasa, partículas de sebo y aceites de creamos nosotros mismos, así como células muertas que se quedan atrapadas en la dermis, por lo tanto debemos realizar una limpieza siempre que nos despertemos y nos dispongamos a maquillarnos para irnos al trabajo o a cualquier otro lugar.

De esta manera estaremos dejando el rostro completamente limpio y preparado para que el maquillaje se agarre mejor a la piel y favoreceremos la transpiración de nuestro cutis, dándole un mejor aspecto.

Luchar contra la pereza en la rutina de limpieza facial antes de irnos a dormir

Igual que es importante lavar nuestro rostro por las mañanas aunque no tengamos maquillaje, para poder eliminar todas aquellas impurezas, células y demás partículas que se acumulan en la piel, por la noche es igual de esencial hacerlo.

Aunque lo más seguro es que en el momento de la limpieza facial durante la noche nuestro rostro tenga el extra del maquillaje, pero sin problemas, usamos un desmaquillante previamente y luego seguimos el cauce de nuestra limpieza facial.

Aunque la pereza o el cansancio nos tiente, no debemos dejar que nos pueda, para ello debéis pensar siempre que la rutina os llevará aproximadamente cinco minutos, no os llevará más tiempo, por lo tanto es completamente viable el «perder» cinco minutos de nuestro tiempo en limpiar el rostro para luego poder disfrutar de un cutis de ensueño.

¿Y si hacemos deporte durante el día?

Esta pregunta es muy frecuente, ya que es cierto que hemos dicho que lo ideal es lavar el cutis dos veces al día, en la mañana y en la noche, pero sin embargo si durante el día, sin importar la hora realizamos deporte ya sea en el gimnasio, en casa o en la calle, es completamente necesario realizar una tercera limpieza del rostro.

Cuando hacemos deporte, sudamos y el sudor al igual que las demás impurezas se queda atascado en los poros de nuestra piel, y por lo tanto debemos eliminarlo rápidamente. En cuanto terminemos de hacer deporte debemos lavar nuestra cara tal y como lo hacemos en la mañana y en la noche.

No pasa absolutamente nada si lavamos nuestro rostro tres veces al día, aunque realmente lo aconsejable son dos veces, si hacemos deporte es inevitable hacerlo tres, y no hay ningún problema, eso sí los productos deben ser de calidad y acorde a nuestro tipo de piel.

Recordad que lavar nuestro rostro más de tres veces al día ya se considera una amenaza para la salud de nuestra piel, así que es muy importante no caer en la obsesión de la limpieza facial, porque si es malo no lavar nuestro rostro también lo es lavarlo en exceso.

Después de hacer deporte

La famosa doble limpieza facial

En cuanto a la limpieza, cada vez que la vamos a realizar nos surge la duda de como hacerlo, así que os hablaré de una técnica maravillosa que nos ofrecerá muchos beneficios con su uso.

Hace algunos años se puso de moda la famosa técnica de la doble limpieza, con su nombre ya podemos imaginar de lo que se trata. Cuando hablamos de ella nos estamos refiriendo a una limpieza del rostro mucho más profunda y profesional.

Es decir no solo a lavar nuestra cara con agua y jabón como se hacía antiguamente y lo hemos estados haciendo hasta hace muy poquito, sino que vamos a usar productos limpiadores, como geles, leches (os dejo pro aquí un artículo con las mejores: Mejores leches limpiadoras), aguas micelares, aceites, etc.

Todo ello nos va a facilitar la limpieza, ya que serán mucho más efectivos y nos darán mejores resultados que una limpieza simple a la que estamos acostumbrados.

Esta limpieza consiste en usar al menos dos productos diferentes a la hora de limpiar el cutis, el primer paso debe ser un limpiador de base oleosa para retirar el maquillaje más difícil y el segundo paso debe ser un limpiador de base acuosa para terminar de retirar todos los restos que queden.

Solo así culminaremos con una limpieza profesional que nos dejará un rostro impoluto y lleno de vida, completamente preparado para seguir con otro tratamiento o irnos a la cama.

Aunque más o menos sabemos como va esta técnica, os recomiendo que le echéis un vistazo a este artículo donde os informaréis de todo lo necesario para pode realizarla: Todo sobre la doble limpieza facial.

¿Podemos hacer un limpiador casero?

Otra de las grandes preguntas, las personas más amantes de la cosmética casera siempre tienen esta duda en mente, es genial que tengamos que lavar el rostro dos veces al día y que lo hagamos con productos específicos y de buena calidad, afines a nuestras pieles, pero ¿es posible que los podamos hacer en casa?

En el mercado existen cientos de limpiadores, cada uno de ellos con sus propias características, ingredientes, formas de uso, etc. Pero también podemos hacerlos en casa, es más, es una opción maravillosa y una experiencia muy divertida.

Hoy en día tenemos a nuestra disposición y alcance cientos de ingredientes (os dejo por aquí algunas formas naturales con las que podéis lavar vuestra cara: 5 formas naturales de limpiarte la cara) con los que podemos hacer todos los limpiadores que queramos, con una gran facilidad a la hora de encontrarlos y adquirirlos y a precios muy asequibles.

Así que si tenéis dudas sobre si podéis hacer un limpiador facial casero para usarlo las dos veces recomendadas en vuestro día a día la respuesta es , y además no solo eso sino que os voy a dejar por aquí un artículo donde encontraréis más información sobre ello y unas maravillosas recetas que podréis realizar en casa: Pasos para hacer un limpiador facial casero.

¿Debe importar nuestro género a la hora de lavar nuestra cara?

Desde luego en el mundo de la cosmética aún hay mucha desinformación con respecto a los productos para hombres y mujeres. Lo primero que os diré es que las diferencias de pieles entre géneros son mínimas, es cierto que el hombre tiene más vello que la mujer y por ello la piel es un poco más gruesa, pero ninguna que sean relevantes a la hora de usar productos cosméticos.

Aún así es cierto que encontramos productos específicos para hombres y para mujeres, la publicidad ya se encarga de diferenciarlos enormemente y aunque la mayoría de las veces sea más que nada tema de marketing y ventas, en algunas ocasiones es cierto que hay productos más recomendados para pieles con vellos (barba) o un poco más fuertes que incidan con más facilidad en una dermis más gruesa como es la del hombre.

Por todo esto os voy a dejar por aquí un artículo donde se explica y se habla de los mejores productos limpiadores para hombres: Mejores limpiadores faciales para hombres.

Pero recordad siempre que tanto hombres como mujeres, sin haber ni una sola diferencia necesitan lavar su rostro dos veces al día.

Limpiadores para hombres

En definitiva

En definitiva y para terminar con este artículo os recordaré la gran importancia que tiene el lavar nuestro rostro dos veces al día, (tres si hacemos deporte), y que en ningún caso debemos dejarlas pasar, ya que nuestra piel lo sufre y aunque a corto plazo no parezca importante, a largo plazo es devastador.

Por lo tanto, ha llegado el momento de realizar las limpiezas diarias recomendadas, si no os saltáis ninguna y las realizáis de forma correcta, vais a notar como poco a poco vuestro rostro va adquiriendo una luz maravillosa y única.

¡empezad cuanto antes a cuidar de vuestra piel!