Como hacer una mascarilla facial iluminadora

Quién no ha soñado con tener un rostro de ensueños, un rostro como el de tu actriz favorita. Seguramente piensas que eso es solo para ese tipo de mujer, porque muchas veces ni siquiera sabemos por dónde empezar. ¿Cuál será el secreto de un rostro iluminado? Hoy vengo a revelarte que puede ayudarte a conseguir ese rostro que tanto quieres. Y lo interesante es que no es nada complicado y está a tu alcance de la mano y es la mascarilla facial iluminadora.

Como hacer una mascarilla facial iluminadora

 

Vengo no solo a explicarte como hacer una mascarilla facial iluminadora en casa sino que también te explicare las necesidades de cada tipo de piel y que debemos hacer para alcanzar ese rostro que tanto anhelamos. Y también les enseñare porque es tan recomendable utilizar productos naturales en nuestras mascarillas. Te invito a que continúes leyendo el artículo hasta el final.

¿Por qué deseamos tanto tener un rostro iluminado

¿Por qué deseamos tanto tener un rostro iluminado?

Cuidar nuestra piel es una constante en nuestra vida, queremos cuidar y proteger nuestra piel por eso leemos artículos relacionados con el  tema, compramos cremas hidratantes, mascarillas, gel, sérums y todo lo que podamos pensar que nos ayudará a alcanzar ese rostro soñado. Pero ¿Por cuánto tiempo duras haciendo el ritual de belleza? Y si ni siquiera hemos comenzado ¿Para cuando tienes preparado comenzar?

Puedes leer también Mascarilla de pepino casera

El deseo de tener un rostro de ensueño es enorme, pero muchas veces la pereza de ser constantes en el cuidado facial diario le gana a este deseo y finalmente nunca conseguimos tener el rostro que queremos. El deseo de querer tener un rostro hermoso e iluminado no es nada nuevo anteriormente solo se tenían de aliados productos naturales hoy día la industria de la cosmética presenta una gran variedad para escoger a  la hora de optar por un tratamiento para tu rostro.

Uno de los aspectos que siempre ha sido un propósito en el mundo de la cosmética es la hidratación, ya que es algo imprescindible para el buen funcionamiento de nuestro organismo y por lo tanto de nuestra piel. Y el otro aspecto, es la iluminación. En estos últimos tiempos en lo que vivimos, hay muchos más factores que dañan a nuestra piel que los que había hace años. Y como consecuencia tenemos un rostro apagado y opaco, sin color.

Y quien quiere un rostro sin vida, sin luz la respuesta no se hace esperar nadie lo quiere. Y esa es una de las razones por la que estás leyendo este post. Y por eso te voy a presentar un gran aliado para que obtengas ese rostro soñado la mascarilla facial iluminadora. A continuación te voy a presentar los beneficios de tener un rostro radiante y tendrás una razón más para querer aprender a cómo hacer una mascarilla facial iluminadora con ingredientes naturales.

Beneficios que te proporcionan tener un rostro iluminado

Beneficios que te proporcionan tener un rostro iluminado

Tener un rostro que irradia, alegría, brillo y vida es algo que se puede alcanzar y es que cuando comprendemos los beneficios que reporta eso nos animará a continuar cuando el cansancio o la flojera se interpongan entre nosotras y nuestra rutina diaria de belleza. Lo primero que debes tener presente es que el rostro apagado es sinónimo de cansancio, falta de hidratación o falta de cuidados.

Al empezar a tratarlo y a iluminarlo vemos como nuestro rostro cambia de apariencia a un cutis nutrido, con un color rosado y con muchas menos imperfecciones. La piel recupera el equilibrio que había perdido. La piel nuevamente esta revitalizada. El iluminar el rostro no solo le dará brillo y vida a nuestro rostro sino también ayudará a rejuvenecer las células de nuestro cutis. Por esa y otras razones la mascarilla facial iluminadora es excelente a la hora de tratar tu rostro.

Por qué utilizar una mascarilla facial iluminadora

¿Por qué utilizar una mascarilla facial iluminadora?

La mascarilla facial iluminadora puede convertirse en tu gran aliado para devolverle a tu rostro el brillo y la luminosidad que puede haber perdido, y lo interesante del asunto es que no es costoso ni está fuera de tu alcance, todo lo contrario no nos va a costar  nada ya que muchos de los productos que utilicemos para su elaboración los tenemos en casa. Y nos sorprenderá con la  capacidad que posee de mejorar la piel hasta el punto de conseguir un rostro lleno de vida.

Seguramente te va a interesar Cómo hacer una mascarilla para eliminar los puntos negros

 

La mascarilla y la utilización de productos naturales

La mascarilla y la utilización de productos naturales

Las mascarillas faciales no son productos nuevos fueron descubiertos hace  cientos de años, ya que como sabemos el interés por cuidar de nuestra apariencia no es algo que hayamos inventado en estos tiempos, sino que tiene una larga historia a lo largo del tiempo. Antiguamente para fabricar las mascarillas faciales, se usaron ingredientes naturales, como plantas, aceites y frutas. Estos productos se mezclaban y se creaban una especie de pasta que ponían sobre su rostro.

No nos resulta desconocido, hoy día seguimos utilizando estas mismas técnicas, claro contamos con otras técnicas y formas de elaborarlas. La mascarilla se trata de un cosmético que se aplica en el rostro y se deja actuar durante un tiempo para que todas las propiedades de los ingredientes que la forman, penetren hasta el interior de nuestra dermis y de esta forma conseguir mejorar el estado de nuestra piel.

¿Por qué utilizar productos naturales?

El origen de la mascarilla era completamente natural, se mezclaban ingredientes que podemos encontrar en la naturaleza y solo con eso ya tenían su producto ideal, que les ayudaba a mantener sana y con un aspecto reluciente su piel. Con el transcurrir del tiempo las mascarillas perdieron mucho de lo natural y sus ingredientes fueron reemplazados por componentes químicos. Pero afortunadamente, hoy en día cada vez son más las personas que optan por pasarse a la cosmética natural.

Las personas se han dado cuenta que estos ingredientes son más amables con nuestra piel y con el medio ambiente y que además dan mejores resultados, ya que actúan en sintonía con nosotros mismos y por lo tanto ofrece mejores resultados. Por eso a la hora de elaborar una mascarilla facial natural es bueno preguntarse ¿Qué ingredientes naturales utilizar? Y así conocer cuáles son los beneficios y propiedades que proporcionan. A continuación detallamos los más utilizados.

Papaya

La papaya madura es especialmente rica en papaína, una enzima útil para exfoliar la piel y ayudar, de manera total y completamente natural. Elimina la capa superior de células muertas de la cara, permitiendo que los poros dejen de estar obstruidos y de esa manera pueda penetrar el tratamiento que coloquemos en nuestro rostro.

La exfoliación con papaya, se ha convertido en un excelente aliado de tu belleza. La exfoliación se ha convertido en uno de los pasos esenciales en el tratamiento para iluminar y aclarar la piel, puesto que ayuda a dejar al descubierto la piel renovada que tenemos bajo las células muertas. De ahí que sea siempre esencial deshacerse primero de esa capa, para luego obtener una piel perfectamente brillante y clara.

Te invito a que leas este artículo  Cómo hacer una mascarilla de carbón activo

Miel

Hablar de productos naturales y no hablar de la miel no es concebible y es que la miel se convierte en otro ingrediente esencial para ayudar a iluminar y aclarar la tez de la piel, gracias a que proporciona propiedades hidratantes, calmantes, anti irritantes y antienvejecimiento. Este ingrediente orgánico no sólo aporta una gran hidratación a la piel, sino que también la mantiene en el tiempo necesario.

La miel tiene propiedades limpiadoras y antibacterianas, así que es fantástica para pieles grasas. La miel contiene antioxidantes, así que combate el envejecimiento prematuro y aporta firmeza. Previene la aparición de granitos y alivia las quemaduras de sol. Por todas las razones mencionadas la miel es uno de los ingredientes naturales que no pueden faltar en tu mascarilla facial iluminadora.

Arroz

Así como lo está leyendo el arroz no solo sirve para elaborar deliciosos platos sino que también es un excelente ingrediente a la hora de elaborar una mascarilla facial iluminadora. Gracias a que está repleto de vitaminas y otros nutrientes útiles para ayudar a eliminar las imperfecciones de la piel, la decoración y el acné. Además, es un alimento tan versátil que puede aplicarse de muy diferentes maneras.

Por ejemplo, con la cocción del arroz podemos utilizar el agua resultante de su preparación, que es especialmente útil para ayudar a cerrar los poros. Mientras que, los granos de arroz, se pueden triturar y moler hasta obtener una maravillosa harina de arroz, perfecta para ser utilizada en nuestras recetas de mascarillas iluminadoras. De diferentes maneras de aprovecharlo pero el resultado es el mismo.

Aloe Vera

Y quién no ha visto el gel de áloe vera en los ingredientes de alguna mascarilla facial y es gracias a que  está repleto de vitaminas, entre las que destacan las vitaminas del complejo B, A, C y E. Las cuales pueden rejuvenecer la piel, sanar e hidratarla, dejándola perfectamente radiante, hidratada y suave. Además es especialmente útil para calmar y refrescar la piel quemada y dañada por el sol.

Café

La cafeína presente naturalmente en el café es excelente para energizar y despertar la piel opaca y dormida, proporcionándole brillo e iluminación. Pero no solo eso: debido a su textura granulosa, es un ingrediente ideal para la preparación de alguna mascarilla con cualidades exfoliantes. También es interesante mencionar que la cafeína favorece la circulación lo que permite tener una piel saludable.

Este es un tema similar puede interesarte ¿Qué mascarilla facial necesito según mi tipo de piel?

¿Quien no se ha colocado 2 rodajas de pepino para aminorar sus ojeras o refrescar su mirada? Y es que el pepino se le conoce por excelencia como un excelente ayudante a la hora de restaurar la piel opaca, proporcionándole su brillo más juvenil, y además es útil para nivelar el tono natural de la piel ya que permite cerrar los poros abiertos.

Cúrcuma

En la cúrcuma encontramos curcumina, la cual posee una serie de propiedades antiinflamatorias sumamente útiles e interesantes, puesto que ayudan a eliminar los radicales libres presentes en la piel, y que a la larga tienden a ser bastante dañinos. Proporcionando a la piel un aspecto fresco y juvenil. Pero eso no es lo único que le proporciona a la piel también le permite estimular la producción de colágeno lo que logra que nuevamente tu piel pueda tener suavidad y elasticidad.

Leche de cabra

La leche de cabra es, por lo general, un ingrediente excelente cuando deseamos refrescar la piel. Por este motivo, se convierte en una opción interesante cuando queremos calmar el dolor y la inflamación asociados a una quemadura solar. Y es ideal a la hora de cuidar la piel. Ayuda a dejar la piel suave y flexible. Convirtiéndolo en un ingrediente natural útil para cualquier receta de mascarilla facial iluminadora.

Por qué la piel pierde su brillo

¿Por qué la piel pierde su brillo? Posibles causas

Seguramente estas bastante preocupada porque tu piel últimamente se ha tornado opaca sin ningún tipo de brillo. Es cierto que en algunas temporadas del año la piel presenta esas características y puede decirse que es normal, sin embargo es necesario indagar acerca de las causas que podrían provocarlo, como forma de prevención o incluso de tratamiento. A continuación te mostrare algunos factores que pueden incidir en el aspecto de tu piel.

Falta de una hidratación adecuada

En la mayoría de las ocasiones, una tez apagada suele pedir a gritos algo de humedad. Los factores estresantes propios de la vida diaria, unido a determinados contaminantes presentes en el medio ambiente, pueden influir en la formación de grietas en la superficie de la piel, lo que le proporciona una apariencia más bien opaca.

Por eso es fundamental mantenerse adecuadamente hidratado, tratando de tomar cada día entre 6 a 8 vasos de agua. Y es que la hidratación de la piel, como probablemente sepas, comienza desde el interior. Y lo complementas con una buena rutina diaria de belleza que contenga una buena hidratación de la piel con cremas y tónicos.

Estrés y más estrés

El estrés ocasiona un aumento en la conocida como hormona del estrés, el cortisol, que puede terminar afectando negativamente el flujo sanguíneo hacia la piel, y afectar por tanto a la reparación de ésta. Y esa es la razón porque el estrés tiene que ver directamente con el brillo de nuestra piel.

Por eso es urgente que aprendas a  manejar el estrés, sobre todo para evitar que se convierta en un problema crónico. Lo más aconsejable es intentar tomarnos el tiempo suficiente en casa como para poder desestresarnos, practicando algún tipo de actividad física que nos ayude a relajarnos  y aprender distintas estrategias que ayuden a controlar el estrés y calmar la mente. Por otro lado, se ha demostrado que adoptar una actitud muy positiva también tiende a ayudar muchísimo.

Dormir poco o no dormir bien

El sueño se convierte en el tiempo de restauración natural de nuestro organismo, permitiendo a su vez que las diferentes células presentes en nuestra piel pueden repararse y regenerarse. Sin embargo, si ese período se acorta o se altera, las células de la piel simplemente pueden no rendir como debería. Y el resultado se mostrará en la piel al día siguiente y te darás cuenta a l verte al espejo. Seguro tienes ojeras, y también la sensación de tener la piel opaca y fatigada.

Por eso lo más recomendable es dormir y descansar debidamente, así como el tiempo suficiente y necesario Lo recomendable en este sentido es descansar entre 7 a 9 horas. Por otro lado, las mascarillas faciales de noche, y las cremas hidratantes nocturnas, pueden ser de mucha ayuda, puesto que abordan los problemas más difícil de la piel mientras descansas, proporcionando hidratación y humedad.

El medio ambiente

Toda la interacción que diariamente tiene nuestra piel con el medio ambiente como por ejemplo el clima, los contaminantes que se encuentran en el aire, la carencia de humedad, los vientos fuertes, la exposición excesiva a los rayos solares pueden causar deterioro en nuestra piel. No es necesario mudarse para volver al campo, y vivir en plena naturaleza, aunque quien lo pueda y quiera hacer es una bonita experiencia.

En la mayoría de las ocasiones basta únicamente con lavarse bien la cara antes de irnos a la cama, evitando y retirando el maquillaje, puesto que tanto los productos cosméticos como las partículas contaminantes pueden acabar obstruyendo los poros mientras duermes. La clave está en seguir con la rutina de cuidado de la piel nocturna, y a la mañana siguiente, optar por aplicar un buen producto antioxidante, útil para eliminar los radicales libres.

No te olvides de proteger la piel del sol y de los contaminantes, utilizando regularmente un protector solar adecuado, también aprovechando la sombra y utilizando ropa que te proteja. Practicar ejercicio físico también puede ser de muchísima ayuda, dado que la actividad aeróbica se ha relacionado con una mejora de la circulación sanguínea en la piel, ayudando en el proceso de eliminación de toxinas de las células de nuestra piel, por ende un mejor intercambio de nutrientes.

Aprende a escuchar a tu piel

Aprende a escuchar a tu piel

Por todo lo que ya hemos aprendido la piel diariamente es sometida a una serie de factores que la desgastan la debilitan y la envejecen. Y necesita que la cuidemos adecuadamente. Pero para cuidarla de la manera correcta es necesario que la conozcamos primero que sepamos reconocer lo que nos dice, cuáles necesidades tiene y recordemos que estas variarán en gran manera de acuerdo al tipo de piel.

Tipos de piel y sus necesidades

Tipos de piel y sus necesidades

Todos sabemos que ninguna piel es igual a otra, cada una de las personas tienen una piel única, pero dentro de esto, hay grupos donde por peculiaridades generales podemos agruparlas, vamos a ver cuáles son y qué características presenta cada una de ellas. Por eso te invito a que te sientes delante de un espejo y analiza detalladamente cada zona de tu piel. Eso te ayudara primero a conocerte y te permitirá saber que piel tienes y cuáles son sus necesidades.

¿Cómo sé que mi piel es seca?

Este tipo de dermis es el más afectado por la falta de luz, esto es debido a la escasez de hidratación y a la incapacidad de dicha piel de atraer y retener el agua necesaria para su buen funcionamiento. Un rostro deshidratado es sinónimo de un rostro apagado y con falta de luminosidad. ¿Cómo se si mi piel es seca?

Una forma de determinarlo es si después de observarte en frente del espejo puedes detectar alguna de estas características picores, descamación, enrojecimientos, falta de brillo entre otros. La piel seca es una piel que sufre mucho con los factores externos como la contaminación, el frío excesivo y los cambios muy bruscos de temperatura. Por lo tanto las personas que la tengan deben mantenerla hidratada e iluminada, para que puedan lucir el rostro que estamos buscando.

¿Cómo puedo determinar si mi piel es grasa?

Este tipo de piel hace que muchas personas caigan en el error de pensar que todo el exceso de sebo es equivalente a hidratación y luminosidad excesiva. Pero realmente es todo lo contrario, el exceso de sebo es un factor rebote de nuestra piel debido muchas veces a la falta de agua en la dermis y el exceso de brillo no es iluminación, es simplemente exceso de grasa visible en el rostro.

Es fácil determinar si tenemos este tipo de piel, basta con solo observar las siguientes peculiaridades como espinillas, puntos negros, exceso de sebo y de brillo, poros dilatados. Para tratar este tipo de piel existen mascarillas ideales como las de carbón activo y de arcillas. Y la pieles grasas también necesitan recuperar su luminosidad por eso en este artículo te enseñaremos como hacer una mascarilla facial iluminadora que le quede bien a este tipo de piel.

¿Mi piel será mixta?

Este tipo tiende a confundir porque en el mismo rostro presenta características de una piel seca y al mismo tiempo una piel grasa. Se trata de una piel que tiene peculiaridades diferentes por cada zona del rostro, es decir, en la famosa zona T  que la conforma la frente, nariz y barbilla podemos ver como la piel es más grasa que en el resto del rostro, que por regla general es muy seco.

Si quieres saber si tu piel es mixta es bueno que determine si los siguientes síntomas los presentas en tu rostro, en la famosa zona T encontraras espinillas, puntos negros, exceso de brillo, piel untuosa y el resto de la cara descamaciones, irritaciones y picores. Debido a las zonas secas del rostro esta piel también es propensa a sufrir falta de luminosidad, por esto mismo se recomienda usar a menudo mascarillas que iluminan el cutis.

Pero además a causa de sus zonas tan diferentes, lo más conveniente es usar una mascarilla específica para cada una de estas zonas, así el tratamiento será mucho más personalizado y el rostro se verá mucho mejor. Por eso recomendamos utilizar una mascarilla para cada parte del rostro de acuerdo a las necesidades que presenta.

¿Cómo saber si mi piel es normal?

La piel normal se caracteriza principalmente por no tener predisposición a ninguna imperfección destacada, es decir, es la piel más equilibrada de todas, pero sin embargo hay que tener cuidado con confiar y no cuidarla adecuadamente, ya que el tipo de dermis podría cambiar rápidamente. Puede ser que la piel normal por falta de cuidado se vuelva mixta en el mayor de los casos o incluso en cualquiera de las otras.

El cuidado que más debemos ofrecerle a esta piel es la hidratación, no podemos dejar que esté deshidratada nunca, por esto mismo las mascarillas hidratantes serán las grandes aliadas, y al mismo tiempo se recomienda el uso de una mascarilla facial iluminadora, para que nunca deje de estar resplandeciente. Si quieres saber si tu piel encaja en esta clasificación solo observa si tienes estas características, rostro uniforme, sin poros visibles, sin exceso de brillo, textura suave y lisa.

Es recomendable hacer una mascarilla facial iluminadora hecha en casa

¿Es recomendable usar una mascarilla facial iluminadora hecha en casa?

Hay muchas personas que tienden a pensar que las mascarillas que compramos ya hechas y que solo tenemos que utilizarlas sin ningún tipo de preparación previa,  suelen funcionar mejor que si las hacemos nosotros mismos en casa. Pero esto no es cierto, sobre todo con la mascarilla que es un cosmético especialmente fácil de hacer y con un proceso de fabricación muy rápido.

Hay muchas razones por las que podemos concluir que es recomendable hacer una mascarilla facial iluminadora podemos mencionar como una primera razón el hecho de que cuando elegimos los ingredientes que vamos a usar, estamos asegurándonos que la mascarilla no va a contener ninguna sustancia tóxica para nuestra piel y por lo tanto podemos estar tranquilos.

Nos permite ahorra dinero, ya que la mayoría de las recetas de mascarillas caseras iluminadoras son elaboradas  con ingredientes que tenemos en casa. Y por última razón pero no menos importante es la satisfacción de logro de elaborar tus propios cosméticos. Ahora si paso a enseñarles cómo hacer una mascarilla facial iluminadora.

Mascarilla facial iluminadora con cacao, áloe vera y papaya

Los ingredientes que vas a utilizar para realizar esta mascarilla facial iluminadora son 1 cucharada de cacao en polvo, 1 cucharada de papaya fresca triturada, y 1 cucharada de jugo de aloe fresco o una 1 cucharada de gel de áloe vera. La elaboración no es nada complicada lo primero que debes hacer pelar la papaya y triturar algunos trozos, para obtener la cantidad equivalente a 1 cucharada.

Tomas una hoja de aloe vera y abres la hoja y con una cuchara sacas el gel y se lo añades a la papaya. Para terminar, colócale el cacao en polvo. Mezcla bien ingredientes y hasta que se integren y se forme una pasta homogénea. Aplícate sobre la piel del rostro, y deja actuar durante 10-15 minutos. Una vez pasado este tiempo, enjuágate la cara con agua tibia. Se recomienda aplicarla al menos dos veces por semana, lo que te ayudará conseguir mejores resultados.

Mascarilla de cúrcuma y limón

La cúrcuma proporciona cualidades antioxidantes que, combinadas con las propiedades para aclarar la piel de la vitamina C contenida en el limón, se convierte en una mascarilla facial ideal para dejar el rostro perfectamente suave, saludable y brillante. Para la preparación de esta mascarilla facial iluminadora vas a requerir los siguientes ingredientes 1 cucharada de cúrcuma, 2 cucharaditas de jugo de limón recién exprimido.

La elaboración es sumamente fácil partes el limón por la mitad y exprímelo para obtener su jugo. En un recipiente pequeño pon 1 cucharada de jugo de limón y la cúrcuma, y mezcla bien hasta que se forme una pasta homogénea. Una vez que ya tengas la mezcla lista la vas a colocar sobre tu rostro que esté limpio y la vas a dejar que actué por unos 15 minutos aproximadamente, te la retiras con suficiente agua templada. Puedes utilizarla 2 veces por semana.

Mascarilla de café y miel

El café y la miel hacen un excelente equipo a la hora de devolverle a la piel su brillo y su suavidad. El café, por un lado, posee cualidades antienvejecimiento capaces de minimizar las líneas finas de expresión, bloqueando la humedad naturalmente presente en la piel, y además puede actuar como un exfoliante suave. El resultado es una piel brillante, clara e impecable.

Mientras que la miel por su lado actúa como un exfoliante natural, gracias a que en su composición contiene algunos alfa-hidroxiácidos, como por ejemplo es el caso del ácido glucónico. Estos alfa-hidroxiácidos ayudan a eliminar suavemente las células muertas de la piel, aclarando el cutis. Para preparar esta mascarilla facial iluminadora  tienes que tener a la mano 1 cucharadita de café en polvo, 1 cucharada de miel y 1 cucharada de yogur natural.

En un recipiente pequeño pon todos los ingredientes en las cantidades indicadas. Remueve y revuelve bien. Aplícate esta mascarilla sobre la piel seca, y deja actuar entre 15 a 20 minutos. Pasado el tiempo enjuágate la cara con la ayuda de agua tibia. Puedes aplicarla entre 2 a 3 veces por semana.

Mascarilla de plátano y yogur

Esta mascarilla facial iluminadora contiene plátanos los cuales son ricos en vitaminas E y C, además de potasio. Combinar estas cualidades nutritivas con las bacterias buenas naturalmente presentes en el yogur, lograremos estar delante de una excelente mascarilla iluminadora que, además, es útil para reducir las líneas finas de expresión, disfrutando con ello de un cutis mucho más joven y brillante. Los ingredientes son ½ plátano y 2 cucharadas de yogur natural.

Para la elaboración debemos seguir los siguientes pasos: pelar el plátano y triturarlo bien. En un recipiente pequeño, añadir el plátano triturado y el yogur, y mezclarlo bien hasta que ambos ingredientes se combinen. Luego procedemos a colocarlo extendiendo la mascarilla facial iluminadora de una manera uniforme sobre la piel de la cara, y deja actuar entre 15 a 20 minutos, o hasta que se seque bien. Luego, enjuágate con agua tibia.

Cómo pudiste aprender a lo largo del artículo la piel constantemente es bombardeada lo que origina su desgaste y muchas veces un envejecimiento prematuro. Para contrarrestar esos efectos dañinos es recomendable que seamos observadores y diligentes para tomar los correctivos necesarios. Recuerden que debemos amarnos y que una forma de hacerlo es cuidando nuestra piel. ¡Así que comienza lo más pronto que puedas!