Guante exfoliante qué es, cómo utilizarlo y cómo elegir uno

Cuando queremos cuidarnos bien, en este caso exfoliando la piel, es conveniente conocer los recursos disponibles para llevar a cabo tan necesaria tarea. Es posible hacer el procedimiento de muchas maneras, es posible utilizar muchos productos, pero lo cierto es que hay herramientas que nos permite hacer una exfoliación de calidad. A continuación, veremos lo que es un guante para exfoliar y sabremos lo necesario para sacarle el máximo provecho.

Guante exfoliante qué es, cómo utilizarlo y cómo elegir uno

Cuidado de la piel

Es importante saber que el tejido dérmico compone el órgano de más peso y tamaño del cuerpo humano. Es básico como escudo y para que el cuerpo cumpla con sus funciones adecuadamente, y de allí su importancia en lo que respecta a su cuidado. Incluso, una manera de hacerlo es eliminando células muertas, lo que implica permitir regular la temperatura interior.

Parte de lo que se debe hacer para cuidar la piel es implementar una rutina adecuada, donde además de limpiar con menor o mayor profundidad, también debemos incluir el uso de sérum, crema hidratante, crema humectante y por supuesto es importante señalar el uso de productos exfoliantes.

Si quieres saber más de los exfoliadores visita el siguiente link Exfoliante natural: los mejores y cómo hacer uno casero

No hay discusión respecto al papel que juega la exfoliación periódica en el cuidado de la piel, ya que nos ofrece múltiples y buenos beneficios. Con ella podemos retirar el manto de células muertas que se forma con el tiempo, eliminamos impurezas, el sucio producido por el ambiente y la grasa excesiva.

Previo a referirnos a la exfoliación de la piel manualmente, es importante tener presente que, hay una media aritmética de treinta mil a cuarenta mil células de la dermis que suelen caerse de la piel en una hora. De esta forma, durante todo un día, nuestro tejido dérmico se libera de aproximadamente 1.000.000 de dichas células.

Factor edad

Factor edad

Cada vez que vamos avanzando en edad y va llegando la inevitable vejez, la facultad natural de la piel de hacer por sí misma la exfoliación se va disminuyendo. Deja de ser eficaz y efectiva. De forma parecida ocurre con el ácido hialurónico, el colágeno o la elastina, que ya no se producen como en la juventud.

Como ejemplo podemos decir que, desde los veinte años, el organismo normalmente disminuye el nivel de colágeno a una tasa de 1% por año. Es por eso que, al tener una edad promedio de 37 años, no es de extrañar observar la aparición de algunas líneas de expresión en ciertas partes de la cara, además de que algunas arrugas se hacen presente.

Debido a esto, es normal que la piel tenga la tendencia de disminuir algo de eficacia para sustituir las células más viejas, tanto que, terminan formando depósitos en la zona externa. Claro, que debemos tener presente que el transcurrir del tiempo o de los años, no son los únicos en producir esa disminución.

Efectos del sol

Efectos del sol

Los efectos del sol o de los rayos ultravioleta en exceso, más cambios en las hormonas, contribuyen a que el proceso natural del organismo se vea desacelerado. De esa forma las células viejas se ven acumuladas en depósitos porque ya la piel no se ve en capacidad de rejuvenecerse por sí misma.

Los efectos resultantes son indudables. En efecto, la piel al estar llena de células muertas y suciedad (señal clave de que es necesario exfoliar con más frecuencia), lo más común es que el tejido dérmico se vea rasposo y de tacto rugoso. Y eso es lo que no queremos para nuestra apariencia.

Si te interesa saber como hacer un exfoliante, visita este link Cómo hacer un exfoliante corporal casero

Por otra parte, es común que se vea desigual, sin color, más riesgoso a que se manche por el sol y por los años. Y, por si fuera poco, es común que la piel tienda a descamarse y secarse, llegando además a ser sensible a irritación con menor dificultad. Todo fácilmente tratable con la exfoliación.

El procedimiento de la exfoliación nos permite asegurarnos de mantener la piel libre del manto de células muertas, de impurezas y otros agentes dañinos. Al vernos libres de todos aquellos factores adversos, podemos hacer que las actividades cotidianas para cuidar la piel se vean aumentadas en efectividad, ya que se absorben más fácilmente por la piel. Adicionalmente, ayuda en la prevención de las líneas y arrugas en el rostro.

 

Exfoliación

Exfoliación

Los beneficios de hacernos la exfoliación son muchos más. Podemos mencionar que hace más fácil para la piel que absorba humedad del ambiente, así como la de productos que le ponemos, haciendo que dichos productos puedan actuar por más tiempo y así sacarles el mayor provecho posible.

Se añade en este apartado, que la exfoliación funciona muy bien en la prevención de que se produzcan vellos encarnados, lo que ayuda mucho cuando usamos el exfoliante para el cuerpo, ya que dichos vellos suelen aparecer en las piernas o los pies, áreas que se depilan o afeitan y también sirve de tratamiento para eliminarlos.

Asimismo, al retirar el manto grueso de células muertas también logramos la eliminación de bacterias que están en la piel, ayudando así a disminuir la aparición de afecciones, tales como el acné. Como se puede apreciar, solo palabras de elogios podemos dedicar a la exfoliación dentro del cuidado de la piel.

 

Clases de exfoliación

Clases de exfoliación

En cuanto al proceso de exfoliar como tal, hay que señalar que existen varios instrumentos para hacerlo. Podemos decir que las formas más usuales que normalmente usamos en nuestra vida diaria son: los exfoliantes del tipo físico y los exfoliantes del tipo químico. Los primeros hacen su trabajo de manera totalmente manual y los químicos ayudan bastante cuando necesitamos la disolución de la conexión que hay entre las células.

Entonces, el exfoliante físico, es generalmente cuando presenta una textura granular como lo son los de azúcar, café en polvo o sal marina, por ejemplo. Mientras los del orden químico a menudo están compuestos por ácidos, que pueden ser líquidos o estar integrados en la composición de alguna crema.

Sea el exfoliante que elijas, debe estar ajustado a un criterio basado según tu tipo de piel. El del tipo físico es más recomendado para pieles sensibles ya que es posible medir la fuerza con la que se va a exfoliar; al masajear el producto de manera suave o hacerlo de forma más firme. Sin embargo, si el caso es que la piel es de tipo propenso al acné, entonces el exfoliante químico funcionará mejor.

Ahora, contamos también con otras alternativas que pueden resultar muy positivas al momento de hacernos una exfoliación en la piel. En esta oportunidad nos referiremos al guante exfoliante, un instrumento para el hogar que proporciona grandes beneficios que además de ser altamente efectivo también es muy fácil de usar.

El guante exfoliante

El guante exfoliante

El guante exfoliante es un instrumento que puede transformarse en algo imprescindible al momento de cuidar la piel además del cutis. Esto se debe a que su rugosidad y sensación áspera pueden hacer el trabajo de exfoliar cuando se hace con cuidado. Es una alternativa sugerida para aquellas personas que no pueden darse una exfoliación de más intensidad.

La exfoliación está compuesta por el uso de sustancias granulosas para retirar células muertas que han ido quedando depositadas en la piel, a través de diferentes instrumentos mecánicamente. El uso del guante exfoliante es una alternativa idónea para usar en el hogar debido a su sencillez de uso y porque le muestras respeto a tu piel.

Si quieres saber otro uso del café, te sugerimos el siguiente link Exfoliante de café: beneficios y cómo hacerlo

En efecto, el tratamiento de exfoliación, sin importar el medio que utilicemos, se reconoce por lo fácil que resulta aplicarlo. Y si bien hay muchas maneras de hacer el tratamiento, muchos especialistas sugieren usar el guante exfoliante, ya que es considerado una de las alternativas más efectivas que hay.

Aquí podemos conceptuar lo que es un guante exfoliante: es una herramienta especial, similar a un guante, caracterizada por su textura áspera que sirve para exfoliar la piel y retirar las células muertas que se encuentran en la superficie de la dermis, claro está, si se usa cuidadosamente con masajes en forma circular.

Hay un tratamiento que se hace con un cepillo y que debe hacerse lo más delicadamente posible, sin presionar mucho ni hacerlo en dirección ascendente y descendente, ya que nos arriesgamos a irritar la piel de forma considerable. La idea es evitar lastimar la piel cuando lo que deseamos es lo contrario.

Como hacer uso del guante exfoliante

Como hacer uso del guante exfoliante

La forma de proceder al momento de hacer la exfoliación con un guante exfoliante es resueltamente fácil, y por eso cualquier persona está en capacidad de hacerlo en casa sin ningún problema. Solo hay que estar pendiente de tomar una serie de medidas necesarias para poder hacerlo de forma efectiva.

Si quieres conocer otra herramienta de exfoliación, visita este link Esponja exfoliante: qué es, cómo utilizarla y cómo elegir una

Se debe comenzar mojando la piel, bien sea en la ducha o en el baño, con la idea de humectar las células de la piel buscando ablandarlas, así haremos que el retiro de las células viejas o muertas resulte más fácil de ejecutar. Sin embargo, no olvides que es primordial el uso en todo caso del agua templada.

Luego, nos vamos a poner el guante en la mano, y lo mojaremos en el agua templada. Nos ponemos un poco de gel humectante de baño en la mano enguantada. Cuidadosamente, y sin hacer mucha presión, empezamos a masajear el cuerpo con el guante, en todo momento haciendo círculos, desde los pies hasta los hombros. Hazlo varias veces.

Es también conveniente frotar con especial atención en áreas clave de la piel que a menudo tienen más tendencia a volverse duras, tales como los codos, los talones y las rodillas. Al igual, procurar hacer presión leve en zonas más delicadas como el cuello, la parte interna de los muslos y el vientre. Como último punto, se debe enjuagar tanto el guante como el cuerpo, usando agua templada al terminar la exfoliación.

Luego de tener la piel seca ayudándote con una toalla, secándote sin frotar sino con suaves presiones, es imperioso que te coloques de inmediato una crema humectante o un aceite que tenga las mismas propiedades, para que la hidratación perdure lo más posible. Si no sabes que aceite utilizar, tienes las opciones de aceite de coco, aceite de almendras o aceite de oliva.

Ventajas del guante exfoliador

Ventajas del guante exfoliador

Puede que todavía tengas dudas de la razón de usar el guante exfoliante en tu actividad de cuidado corporal, claro está que, no todos los días, sino al menos dos veces semanal. Te vamos a mostrar algunas virtudes del porque incluir el guante en tu rutina de cuidado de la piel para que te convenzas.

Fácil de usar

Sin duda alguna, una de las ventajas más resaltantes que podemos mencionar es que, un guante exfoliante es sencillo de usar. Es suficiente con calarse el guante y usarlo en la piel con suavidad, dando masajes de forma circular (no olvides descartar los movimientos ascendentes-descendentes, ya que así lograremos irritar la piel).

Si quieres conocer otro tipo de exfoliante, visita este link Exfoliante enzimático: qué es y las mejores opciones

Algo debes tener claro, aunque se sencillo usarlo, no quiere decir que la piel no necesite previa preparación para aplicarle el guante. Es recomendable usar agua templada para mojar, aunque sea un poco la piel, y puedes aplicar antes de exfoliar algún limpiador para el rostro o el cuerpo según el área. Así lograremos los objetivos planteados con la exfoliación.

Exfoliación completa

Al igual que otros exfoliantes caseros, como lo son de ingredientes granulares (azúcar terciada, sal en grano, café molido, etc.), el guante exfoliante es perfectamente capaz de retirar totalmente el manto de células muertas depositadas con el tiempo, siempre que se haga correctamente. Para eso solo es necesario completar algunos pasos fáciles.

Útil para cualquier tipo de piel

A pesar de que elegir entre una gran amplitud de guantes exfoliantes existentes en el mercado comercial variará según la clase de piel a exfoliar, la verdad es que sin importar qué piel tengamos, es posible beneficiarse de todas las virtudes que ofrece un utensilio manual de esta naturaleza.

Sin embargo, debemos tener presente que si usamos un guante muy grueso o abrasivo en una piel delicada podríamos terminar lastimándola. Es por eso que, cuando vayas a adquirir una esponja, es importante identificar el tipo de piel que será exfoliada. Esto es primordial para evitar los efectos adversos de no tomar las medidas adecuadas.

¿Cómo elegir el guante más apropiado

¿Cómo elegir el guante más apropiado?

Algo indudable es que se sugiere invertir algo de tiempo para elegir sin apuro el guante exfoliante que se vaya a usar en nuestra dermis. De hecho, se recomienda escoger un par en lo que tus posibilidades lo permitan; uno más áspero para el cuerpo, y el otro con más suavidad para destinarlo a la cara, que como ya hemos señalado, se compone de una piel sensible.

Otra alternativa es adquirir una esponja doble cara, la cual tiene un lado más suave que el otro, de tal manera que incluso se considera más fácil de usar, porque no haría falta vernos en la necesidad de estar sustituyendo los guantes constantemente (adicionalmente vamos a hacer un ahorro de dinero).

Si quieres saber de otro tipo de exfoliante, visita el siguiente link Exfoliante químico: qué es y las mejores opciones

Procura descartar los guantes exfoliantes muy abrasivos, ya que podrían lastimar tu piel. Para esos casos cuando nos encontramos en la tienda física, y no comprando en línea, se recomienda previo a llevarlo es hacer una prueba para saber como nos sienta, y que sea de un tamaño apropiado.

Con qué frecuencia usar el guante exfoliante en una seman

¿Con qué frecuencia usar el guante exfoliante en una semana?

Es importante recordar que no conviene hacer una exfoliación muy frecuente, así como no debemos hacer mucha presión en la piel cuando lo hacemos, también hay que darle el uso sugerido por semana. Numerosos expertos sugieren usar el guante solo una o dos veces a la semana según la piel. Sin embargo, debido a que se hará acorde al tipo de piel, al principio haz una prueba con la frecuencia señalada como máximo, sin exagerar.

Insistimos en que el uso del guante exfoliante de manera exagerada, o frotando con fuerza durante la exfoliación, lo único que conseguiríamos es irritar o maltratar la piel. Incluso, es posible empeorar cualquier afección dérmica que se pudiese tener en el momento, tal es el caso del acné o alguna herida.

Importancia de mojar la piel antes del uso del guante

Importancia de mojar la piel antes del uso del guante

El momento más apropiado para realizar una exfoliación en el cuerpo, con o sin guante, es mientras estamos en la ducha, ya que así ahorramos tiempo, y a la vez podemos enjuagarnos de una vez. Al igual que al hacernos la exfoliación física, química o de cualquier tipo, sea con productos caseros o cosméticos comerciales, es importante hacerlo con la piel húmeda.

Los guantes exfoliantes están confeccionados para ser usados con agua más un producto exfoliante. A veces sin el producto exfoliante, el guante cumple su función con agua y jabón. Sea como sea, es imprescindible humedecer la piel antes de comenzar a masajear el cuerpo. Otro factor de importancia es usar agua tibia para retirar el exfoliante.

Conoce otro utensilio para exfoliar visitando el siguiente link Cepillo exfoliante: qué es, cómo utilizarlo y cómo elegir uno

Poner a secar el guante

Poner a secar el guante

Luego de terminar la exfoliación, y la piel está ya libre de células muertas e impurezas, es menester tomar medidas para el cuidado y protección del guante. Debes retirarle la suciedad y lo que absorbió durante el proceso. Luego hay que buscarle un sitio especial para él, que esté limpio, para luego colgarlo y dejarlo secar apropiadamente.

Ideas finales

Ideas finales

¿Qué mejor que consentir tu piel y mostrarle respeto por medio de una buena exfoliación? Pues, más allá de tener una buena alimentación, mantenerla limpia, y hacerla lucir viva usando métodos de belleza, es necesario hacerle un tratamiento más profundo. La exfoliación es el complemento perfecto de una piel hermosa, y para que sea lo más efectiva posible, contamos con la ayuda del guante exfoliador. Rescata y mantén tu piel bella, así que, ¡ponte el guante!