Pasos para exfoliar

La piel es un órgano que como otro cualquiera tiene sus necesidades, entre ellas y la más importante de todas es, mantenerla en buen estado mediante la limpieza y el cuidado diario, por lo que el proceso de exfoliación se convierte así en un paso de lo más fundamental.

La única diferencia de la dermis con el resto de órganos de nuestro cuerpo es que ésta se ve y está en contacto con los factores externos, por lo que se ve mucho más amenazada, necesitando una protección adecuada para que pueda funcionar de manera satisfactoria.

Además hay otra diferencia dentro de la piel, que debemos tener en cuenta y es que la zona del rostro es mucho más sensible y fina que la del resto del cuerpo, por lo que tendremos que tener mucho más cuidado a la hora de tratarla.

Sin embargo el proceso del que hablamos hoy no será un problema para la dermis de esta zona, ya que es un proceso completamente respetuoso, ahora bien, el grano utilizado no debe ser agresivo y el producto en sí debe ser de buena calidad.

En este artículo encontrarás los mejores exfoliantes del mercado, con ellos te aseguras de utilizar un cosmético con buenas valoraciones y de buena calidad: Los 5 mejores exfoliantes faciales

Dicho esto, lo que vamos a abordar hoy en este artículo es la manera de utilizarlo, los pasos correctos para que todo el proceso sea satisfactorio, así que ¡prestad mucha atención y tomad nota!

Exfoliar la piel, una función con cientos de beneficios

Antes de hablar sobre los pasos que debemos seguir (que los veremos justo después de este apartado), me gustaría hablaros un poco sobre los beneficios que tiene esta técnica para que comprendáis que no debemos saltarnos nunca este paso.

Para conocer más de cerca a este producto, os recomiendo que le echéis un vistazo a este artículo de aquí: El exfoliante, ¿qué es y para que sirve?

  • Eliminar las células muertas de la piel

Nuestra piel lleva a cabo un proceso de regeneración cada 20 o 30 días aproximadamente, en este momento elimina las células muertas y da lugar a otras nuevas. En este caso el exfoliante ayudará a retirar todas esas células muertas que se quedan atrapadas en el rostro, de manera que potenciará esta acción.

  • Textura de la piel más lisa y uniforme

Este cosmético ayudará a disminuir o eliminar algunas manchas que se encuentran en el rostro, así como cicatrices u otras marcas, por lo que conseguirá un tono mucho más uniforme y un tacto de la piel más suave.

  • Evita la presencia de puntos negros 

Los poros se obstruyen constantemente debido a los diferentes factores externos como son el aire, el polvo, la contaminación, etc. El exfoliante en este caso será ideal porque incidirá sobre estos orificios de manera que los limpiará en profundidad y eliminará de ellos toda esa obstrucción, la principal causa de la presencia de puntos negros, por lo que nos ayudará a prevenirlos.

Si quieres saber más sobre como prevenir o eliminar puntos negros, aquí encontrarás toda la información: Puntos negros y espinillas, ¿cómo prevenirlos?

  • Beneficiará a una mejor penetración de otros cosméticos

Al utilizarlo estamos dejando a la piel completamente preparada para que absorba con mucha más facilidad todos los tratamientos posteriores, por lo que conseguiremos mejoras muy notables gracias a la penetración profunda de estos.

  • Mejorará la circulación sanguínea

El exfoliante trabaja sobre la dermis mientras está en movimiento, es decir, para utilizarlo debemos estar constantemente masajeando el rostro durante algunos minutos, por este motivo esta acción mejorará la circulación sanguínea del cutis, consiguiendo así un aspecto mucho más saludable y bonito.

¿Sois amantes de la cosmética casera y queréis aprender a hacer este cosmético en casa?, en este post os explico como conseguirlo de forma muy sencilla: Exfoliante facial casero, aprende a hacerlo con simples recetas.

Pasos para exfoliar

Pasos a seguir a la hora de exfoliar el rostro

Ahora que ya conocemos todo lo que este proceso nos va a beneficiar, es el momento de empezar a hablar sobre los pasos a seguir a la hora de realizar esta función.

Es más sencillo de lo que imagináis pero es cierto que debemos seguir unas pautas sin alterarlas ni saltárnosla, por lo tanto ¡tomad nota!

  • Eliminar el maquillaje (opcional)

He puesto opcional no porque es un paso que podemos hacer si nos apetece, sino porque la realidad es que no siempre vamos maquillados, por lo tanto si un día no llevamos nada de pintura en la dermis este paso no será necesario. Sin embargo, si estamos maquillados es muy importante que lo retiremos.

  • Limpiar el rostro

Lo primero es limpiar la piel, para ello utilizaremos un buen limpiador que retire del cutis toda la suciedad que se acumula en la superficie de éste, de esta forma será mucho más sencillo luego llegar hasta las impurezas más profundas.

  • Exfoliar el cutis

Cuando ya hemos retirado toda la suciedad visible y superficial de la piel, es el momento de nuestro cosmético estrella, el exfoliante. Al utilizarlo es importante que seamos conscientes de que no es necesario ejercer presión en el rostro, ya que esto solo causará enrojecimiento de la piel sin conseguir mejores resultados.

Debemos seguir movimientos suaves y circulares para beneficiar a la eliminación de impurezas. Recordad que solo será eficaz esta acción cuando el producto esté en movimiento, por lo que es importante mantener un buen ritmo de masaje durante al menos 1 minuto.

  • Aclarar el rostro

En este momento debemos utilizar abundante agua tibia para conseguir retirar los restos del cosmético anterior y todas las células muertas que ha ido retirando. Es aquí cuando los poros se cerrarán quedando limpios y preparados.

  • Tonificar la dermis

Este paso es imprescindible, ya que el exfoliante a pesar de que no tiene porque ser agresivo, si que es cierto que es un poco más rígido que los demás y por lo tanto el tónico se encargará en este caso de calmar la piel, terminar de retirar lo que haya quedado en el rostro y equilibrar el pH de la piel a la misma vez que potencia el cierre de los poros.

  • Hidratar la cara

Por último debemos hidratar la piel, este proceso ofrecerá un estado de confort muy agradable, es necesario para nutrirla y que ésta adopte un estado saludable y jugoso.

Además de estos pasos también podemos utilizar un sérum o una mascarilla facial, pero estos dos si son más opcionales, por lo que ya cada uno podrá ir personalizando su rutina conforme vaya conociendo las necesidades de su piel.

Pasos para exfoliar

Consejos a la hora de exfoliar la piel

Ya hemos visto cuales son los pasos a seguir, como habréis podido comprobar son muy sencillos y llevarlos a cabo no nos llevará más de 5 minutos, por lo que ya no hay excusas para cuidar de la piel, pero si todavía necesitas un poco más de información, os traigo aquí una lista de consejos que harán que los resultados sean mejores y que el proceso de uso sea mucho más satisfactorio, cómodo y sencillo.

  • A la hora de realizar esta función es importante tener en cuenta que debemos comenzar desde dentro hacia fuera, es decir desde la nariz hasta el contorno de la cara. Esto lo iremos haciendo mediante masajes circulares.
  • No debemos apretar a la hora de aplicar el cosmético, es cierto que debemos hacerlo de forma consciente y firme para conseguir que los gránulos eliminen toda la suciedad pero no caer en el error de ejercer mucha fuerza, ya que lo único que conseguiremos será dañar la dermis.
  • Es imprescindible que elijamos siempre un cosmético adecuado para nuestro tipo de dermis, ya que esta elección será crucial para determinar los resultados obtenidos y el trato hacia la piel, no es lo mismo un exfoliante para pieles sensible que uno para pieles grasas. Para ello debemos conocer nuestras necesidades previamente y así elegir aquello que mejor nos venga.
  • Como consejo lo ideal es humedecer la piel con agua calentita (no que queme) para dilatar los poros antes de exfoliar, así será más sencillo que este consiga retirar toda la suciedad. Y para aclarar la piel después de este proceso, lo ideal es utilizar agua fría para conseguir que los poros se cierren.
  • Es importante que tengamos en cuenta que la zona del contorno de los ojos no debemos exfoliarla, ya que esta dermis es mucho más fina y sensible y podemos causar daños en ella. Aquí tan solo debemos utilizar cosméticos destinados exclusivamente para ella.
  • Para unos mejores resultados, puede ser buena idea utilizar un cepillo limpiador a la hora de llevar a cabo esta función, ya que puede hacer que el proceso sea más satisfactorio, evitando además ejercer mucha presión. Esta información es completamente opcional.
  • No olvidar nunca la hidratación después de este proceso, ya que ésta se encargará de acondicionar la dermis y aliviarla después de un proceso un poco más agresivo.

¿Cada cuánto tiempo hay que exfoliar el rostro?

Aunque es cierto que siempre se ha dicho que lo ideal es llevarlo a cabo en la dermis de una a dos veces por semana, lo cierto es que esto es muy general y dependerá del tipo de piel que tengamos y del producto en sí, para que podáis verlo de forma más clara os voy a hablar de los diferentes tipos de de dermis la frecuencia más común.

  • Pieles sensibles o secas

Estas dermis son mucho más delicadas y es por ello que este proceso debe ser con un grano fino y con principios activos muy suaves de manera que no cause en ningún caso daños innecesarios en el rostro.

En este caso lo ideal es llevar a cabo la exfoliación una o dos veces a la semana tal y como dice la regla más general, ya que de esta forma evitaremos tratar a estas pieles con productos fuertes y profundos de forma diaria.

  • Pieles grasas

Estas pieles suelen ser bastante más gruesas y son propensas al exceso de sebo, por lo que esta función es un proceso que les beneficiará enormemente para intentar controlar este factor.

En estas dermis se puede llevar a cabo una exfoliación hasta de 5 veces a la semana, aunque se recomienda que se lleve a cabo un día sí y otro no, una frecuencia que puede cambiar dependiendo del cosmético ya que hay algunos que son adecuados para utilizarlos todos los días.

  • Pieles normales y mixtas

Son dermis más intermedias, por lo que no tendrán excepciones ni cuidados especiales, y por lo tanto suelen tener una frecuencia ideal de unas 3 veces por semana. 

Pasos para exfoliar

Como podéis ver, los pasos para exfoliar la piel son muy sencillos, tan solo hay que seguir al pie de la letra una rutina diaria de cuidado facial y en el momento de exfoliar tener en cuenta algunos aspectos de los que hemos visto más arriba.

Además espero que los consejos que he dejamos plasmados en este post os hayan servido para afianzar mucho más el uso de este cosmético tan maravilloso y necesario para nuestra dermis, ahora solo queda que elijáis uno y empecéis cuanto antes a aprovechar al máximo todo lo que os ofrece, así que ¡manos a la obra!