Mujer con piel exfoliada

En cuanto termines de leer este post, sabrás de sobra todo lo necesario sobre el exfoliante y la importancia que tiene en nuestra vida, por lo tanto presta mucha atención y conoce a fondo al nuevo gran aliado de tu piel.

Aunque no me creáis en un primer momento, el aspecto bonito de la piel no está ligado a la cantidad de dinero que tenemos, porque ¿cuántas veces habéis pensado en que esa actriz o ese actor tiene una piel radiante porque tiene mucho dinero y se pueden permitir cientos de tratamientos caros?, seguro que muchas veces… pero dejadme deciros que hay aspectos más importantes que esos costosos tratamientos y están al alcance de todos.

¿Sabíais que la necesidad más básica de la piel es la limpieza?, si no realizamos bien esta función, ni el tratamiento más caro del mundo podría ofrecernos una piel saludable y bonita. Y sí, la limpieza es algo que cualquier personas puede llevar a cabo en casa sin gastar mucho dinero.

Una piel limpia se encuentra libre de impurezas, con los poros desobstruidos y cerrados, sin brillos, sin untuosidad o sin sequedad, sin impurezas y sin acné severo (algún granito siempre es normal, aunque mantengamos la tez impoluta)

Ahora bien, la limpieza diaria a base de limpiadores es necesaria pero a veces necesita un buen empujón que nos ofrezca una limpieza más a fondo y en este momento es donde entra nuestro querido exfoliante.

Antes de comenzar os voy a dejar por aquí un enlace con las mejores opciones de exfoliantes del mercado: Los 5 mejores exfoliantes faciales.

¡Quédate conmigo para descubrir todo lo relacionado con este esencial cosmético!

Una piel radiante, lo que todos buscamos…

La piel es un órgano aunque  la mayoría de las veces se nos olvide, se trata además del más extenso de nuestro cuerpo y el más expuesto a los radicales libres de todos los que nos conforman, por lo que necesita sin duda un extra de protección, esa que a veces dejamos pasar por alto…

El estrés, el humo, la contaminación, la negatividad, las partículas de polvo, los cientos de cosméticos que utilizamos a diario, el sudor, la grasa, las bacterias, etc, no es poco todo lo que entra en contacto con nuestra dermis de forma constante, todo ello incide sobre la piel haciendo que esta se debilite cada vez más, ensuciándola y obstuyéndola.

Evitar esos radicales libres es imposible pero proteger a la piel frente a ellos está en nuestras manos y eso es justo lo que debemos hacer para mantener un aspecto saludable y bonito.

El uso de un buen limpiador en la mañana y en la noche, un desmaquillante que elimine la pintura que hemos puesto en el rostro, un tónico que equilibre nuestra dermis y una crema hidratante que le devuelva el estado jugoso que la piel necesita, son funciones que cada día debemos llevar a cabo y que no nos llevarán más de 5 minutos.

Ahora bien, hay otro cosmético que si bien no se utiliza todos los días, si que es necesario 1 o 2 veces a la semana, el exfoliante, él se encargará de realizar una limpieza más a fondo, por lo que arrancará del rostro todo aquello que se haya podido quedar atrapado en las capas más profundas de la piel.

Realizando todo esto, podremos conseguir esa piel con la que soñamos y con la que nos empeñamos en olvidar por diferentes excusas que no entran dentro de la realidad, así que ¡basta de excusas y manos a la obra para conseguir ese rostro de ensueño que todos queremos!

Para todos aquellos que seáis de cosmética casera, os voy a dejar por aquí una serie de recetas que seguro que os van a resultar de lo más maravillosas, así que ¡no hay tiempo que perder con vuestro exfoliante casero!: Exfoliante facial casero, aprende a hacerlo con simples recetas.

La función del exfoliante facial

Recuerda que:

Cuidar tu piel todos los días, es como enviarle pequeñas notitas de amor a tu cuerpo…♥

El exfoliante, ¿qué es exactamente?

Lo primero que veremos sobre este producto es una definición de lo más acertada posible para que podáis imaginarlo en vuestra mente y así comprenderlo todo mucho mejor.

Normalmente el exfoliante se trata de un producto con una textura de tipo gel repleta de gránulos que se convertirán en los grandes aliados del rostro, ya que son los que se encargarán de incidir sobre la piel y tratarla de forma que retirará todas las impurezas que se encuentren más adheridas a la piel.

Dependiendo del cosmético los granos pueden ser más gruesos o más finos, siendo los primeros más agresivos con la piel y las  eficaces a la hora de retirar la suciedad, pero su elección tan solo dependerá de nuestro tipo de piel.

Una dermis grasa necesita un grano más grande para conseguir retirar toda la suciedad del rostro, por el simple hecho de que se trata de una piel más dura y gruesa, sin embargo una dermis sensible y delicada necesita un grano muy fino, suficiente para que retire la suciedad del rostro sin llegar a causar daños en el cutis.

Por lo tanto, es muy importante que tengamos claro cual es nuestro tipo de piel y así poder elegir el producto dependiendo de nuestras necesidades. Recuerda que cada piel es un mundo y no todo el mundo necesita lo mismo.

Dicho esto, seguro que ahora comprendéis un poco más la importancia que tiene este cosmético en nuestra vida diaria, aunque si todavía tiene algunas dudas de las funciones que desempeña el exfoliante, no te preocupes que a continuación te cuento más detalladamente para qué podemos utilizarlo.

¿No sabes como exfoliar tu piel de forma correcta? ¡en este artículo te lo explico con todo detalle!: ¿Cómo exfoliar la piel del rostro de forma correcta?

Un cosmético esencial, pero ¿para qué sirve?

Ya hemos visto que se trata de un producto con gránulos dispuestos a retirar de nuestra piel toda esa suciedad acumulada en el rostro, sin embargo ¿sabemos si sirve para algo más?, esto es justo lo que vamos a conocer en este apartado, ¡todas sus funciones!

Para que comprendáis mejor su función, os voy a hablar un poco de la regeneración de la dermis, ya que son procesos similares.

La regeneración de la piel tiene lugar en la noche, cuando dormimos nuestro cuerpo entra en un estado de relajación, en este momento es cuando la dermis se pone manos a la obra para conseguir eliminar las células muertas, todas las impurezas que se han acumulado en la piel durante el día y en definitiva, todo aquello que la obstruye para dar lugar a células nuevas.

Esto lo hace de forma diaria, pero sin embargo una vez cada 28 o 30 días, la piel se regenera de forma más profunda y es cuando ésta consigue su máxima renovación.

El exfoliante actúa de forma similar, ya que de manera frecuente y diaria llevamos a cabo una limpieza básica en la que utilizamos un desmaquillante para eliminar la pintura que hayamos puesto en la dermis, un limpiador que se encargará de eliminar la suciedad acumulada en nuestra piel, un tónico que equilibrar el pH de la dermis y cerrará los poros de ésta y por último una crema hidratante que ofrecerá la nutrición necesaria para la piel.

Y una vez a la semana (aunque dependiendo de la piel puede ser dos o tres veces) realizamos una limpieza más profunda con nuestro querido exfoliante, éste se encargará de arrastrar todas las impurezas que se encuentran más profundas, aquellas que se han ido acumulando en capas más recónditas de la piel, por lo que el resultado será un rostro completamente impoluto.

Pero además de eso, el uso de este cosmético sirve para mucho más, es decir, que con su uso nos beneficiaremos de otras funciones, como por ejemplo de la oxigenación de las células del cutis, así como de una mejora en la circulación sanguínea del rostro.

Todo esto es ideal para conseguir una piel más suave, lisa, iluminada y con un aspecto más joven, así que ¡fijaros todo lo que es capaz de ofrecernos este cosmético!

Seguro que a partir de hoy ya nunca más dudaréis sobre si utilizarlo o no, porque la respuesta será un sí rotundo.

Si eres propenso o propensa a tener puntos negros y no sabes cómo prevenirlos o eliminarlo, tenéis que echarle un vistazo a esta información: Puntos negros y espinillas, ¿cómo prevenirlos?

Resumen de funciones del exfoliante

  • Elimina las células muertas de la piel 
  • Desobstruye los poros 
  • Elimina las impurezas más profundas y adheridas
  • Oxigena las células
  • Mejora la circulación sanguínea 
  • Ilumina el rostro
  • Ofrece un tono más iluminado
  • Consigue que se vea con un aspecto más joven

Funciones del exfoliante facial

Consejos para tener en cuenta al utilizar un exfoliante

Sí, hay algunas recomendaciones que se pueden tener en cuenta a la hora de utilizar un exfoliante, así que ¿por qué no compartirlas y beneficiarnos todos de ellas?

  • Humedece tu piel antes de exfoliarla

Mantener la dermis húmeda ayudará a que podamos aplicar el cosmético de forma mucho más sencilla, ya que fluirá de forma más satisfactoria y por otro lado evitaremos sufrir rojeces o irritaciones después de su uso.

De esta manera conseguiremos que el trato hacia la piel será más respetuoso y suave.

  • No incidas sobre la piel más de 2 o 3 minutos

Para aplicarlo lo ideal es mantener una duración de unos pocos minutos no más de 3, masajeando el rostro ejerciendo la presión adecuada sin pasarnos.

De lo contrario, si mantenemos una duración mayor, no conseguiremos mejores resultados, sino que obtendremos un cutis enrojecido e irritado y esto es justo lo que debemos evitar.

  • Exfoliar con una frecuencia de 1 o 2 veces a la semana

Ya hemos visto que efectivamente no podemos exfoliar la dermis de forma diaria, por el simple hecho de que es un proceso más duro con la piel.

Por este motivo se ha estudiado que realizar este proceso una o dos veces a la semana es la frecuencia más ideal de todas, de manera que no dañará la piel y conseguiremos grandes resultados en cuanto a las funciones que hemos nombrado anteriormente.

A pesar de esto, cabe destacar que cada piel es un mundo, por lo que no siempre debe ser esta frecuencia la ideal, por ejemplo se conoce que dependiendo de la piel y del producto un exfoliante se puede utilizar hasta 4 veces a la semana.

Por lo tanto es imprescindible conocer las indicaciones del fabricante y por supuesto tener en cuenta el tipo de piel.

  • No debemos olvidar hidratar la piel

Es completamente normal que después de utilizar un exfoliante la dermis se quede con una sensación de sequedad y enrojecimiento que no son muy agradable, pero no te preocupes porque es algo habitual con estos productos.

Ahora bien, para conseguir revertir esa sensación es esencial utilizar una crema hidratante, con ella nutriremos la dermis y conseguiremos que obtenga un estado mucho más jugoso y elástico.

  • Utiliza un exfoliante adecuado para tu tipo de piel

Esto es sumamente importante, ya que cada piel cuenta con distintas características, una piel sensibles necesitará un exfoliante mucho más suave y con un grano mucho más fino, mientras que una piel mixta o grasa necesitará un grano algo más grueso (como ya hemos visto más arriba).

Para conocer vuestra piel tan solo debéis observar las características principales y compararlas con las diferentes pieles que existen. Si aún así no tenéis muy claro el tipo de vuestra piel, lo ideal es consultar con un dermatólogo.

Todo esto debemos tenerlo en cuenta para que los resultados obtenidos sean adecuados, óptimos y respetuosos con la piel, así que ¡elegid siempre los cosméticos acordes a vuestra propia piel!

Mujer con piel exfoliada

Con todo esto ya podéis decir que conocéis de sobra lo que es y para lo que sirve un exfoliante, ese cosmético que solemos pasar por alto y que sin duda es esencial para nuestra piel.

Ahora sí, ¡elegid vuestro exfoliante ideal y a cuidar de vuestro cutis como nunca antes!