Cómo evitar las estrías en el embarazo

¡Enhorabuena! Si te han dado la noticia de que estás en la dulce espera de un bebé, esta es una información que definitivamente necesitas. Estás por iniciar una de las etapas más maravillosas de tu vida, a lo largo de nueve meses te encontrarás en un período lleno de emociones, expectativas, esperanza y mucha felicidad. El milagro de la vida se forma en tu vientre y un sin número de posibilidades se aproximan.

En estos momentos posiblemente estás llena de muchas preguntas, dudas y miedos, sabes que tu cuerpo está a punto de atravesar por una serie cambios y es imposible no preocuparnos, tanto por el bebé como por nuestra apariencia, entre las preocupaciones más comunes se encuentra la aparición de las terribles estrías.

Quisiéramos decirte que no hay nada de qué preocuparte, que posiblemente no será tu caso, pero lo cierto es que la aparición de las estrías durante el embarazo parece inevitable. Estudios determinan que es en ésta etapa donde la mayoría de las mujeres presentan una mayor cantidad de estrías durante su vida y que hasta un 95% de las embarazadas notarán un aumento considerable de estrías nuevas en todo su cuerpo. Pero no te preocupes, te mostraremos todas las herramientas que tienes a tu disposición para combatirlas.

Cómo evitar las estrías en el embarazo

¿Qué son las estrías?

Iniciemos por conocer al enemigo, las estrías son una de las afecciones cutáneas más comunes, empiezan a aparecer desde la adolescencia y es un mal que sufrimos tanto mujeres como hombres. Aunque es un hecho que somos las mujeres las más propensas a padecerlas, más del 45% de todas nosotras empezamos a notar la aparición de estrías entre los 13 y 16 años, es decir, al inicio de la pubertad.

Las estrías son cicatrices producidas por los cambios bruscos en nuestra piel y estos pueden producirse por diversas causas. La piel es el órgano más grande de nuestro cuerpo y está naturalmente diseñado para sufrir muchos cambios a lo largo de los años, su principal función es proteger a todos los órganos del medio externo, es nuestra gran barra protectora.

A pesar de que efectivamente la piel está diseñada para constantes transformaciones y estirarse durante nuestra fase de crecimiento, no responde de la misma manera cuando estos cambios surgen en cortos períodos de tiempo. Si se estira muy rápido por un aumento brusco de peso o por el embarazo, el tejido de la epidermis pierde considerablemente su grosor y las fibras de colágeno y elastina se rompen, ocasionando esas molestas marcas en forma de cicatriz.

Tipos de estrías

Las estrían tienden a tener una apariencia rojiza-amoratada o blancas. Mientras más recientes sean más rojas pueden verse, ya que la ruptura del tejido produce inflamación, y puede llegar lucir como un hematoma. Esta primera etapa puede durar un par de semanas y es en este momento donde no solo son más molestas, sino que también son más difíciles de combatir, porque la piel, en pocas palabras, se encuentra sensible y dañada.

En el caso de las estrías blancas, son las correspondientes a la última etapa y son las más longevas, éstas ya han pasado su período de inflamación y de cicatrización. Es normal que en las pieles trigueñas sean más notorias debido al contraste, pero son este tipo de pieles las menos propensas a padecerlas.

¿Por qué las estrías son tan comunes durante el embarazo

¿Por qué las estrías son tan comunes durante el embarazo?

Efectivamente las mujeres embarazadas son las más propensas a desarrollar mayor cantidad de estrías, sobre todo en áreas más localizadas, algunos estudios afirman que las mujeres en estado de gestación observarán un aumento entre el 70% a 90% en la aparición de nuevas estrías.

Como ya hemos comentado las estrías son producto de la ruptura de las fibras epidérmicas debido a estiramientos bruscos de la epidermis, y a pesar de que nos puede parecer que nueve meses de gestación es un período largo, realmente no es así, más si tomamos en consideración que es a partir del segundo trimestre donde el vientre aumentará considerablemente su tamaño.

El embarazo se divide esencialmente en tres etapas y cada una está regida por diversos cambios, los cuales te señalaremos a continuación:

Primer Trimestre

Esta es la primera etapa, durante el primer o segundo mes del embarazo en donde la gran noticia tendrá lugar. Una vez las nuevas mamás se enteran que esperan un bebé, un sinfín de emociones se apoderarán de ellas, muchos miedos e interrogantes tendrán lugar en este momento, la salud y el bienestar del nuevo bebé se volverá el aspecto primordial en tu vida, pero no olvides que cuidarte a ti es cuidar también al bebé.

Durante este primer trimestre no se observará grandes cambios físicos, ya que tu bebé aún es muy pequeño, pero si se presentarán los mayores cambios hormonales. Notarás mayor sensibilidad en tus senos, como también fatiga, estreñimiento y nauseas. Liberarás una enorme cantidad de hormonas, como la Progesterona y los Estrógenos, estas dos serán las responsables de las mayores alteraciones.

Este es el mejor momento para iniciar, si aún no la tienes, una buena rutina preventiva en contra de las estrías, tu cuerpo está preparándose para el crecimiento del bebé y tú debes prepararte con él. El aumento de estrógenos en tu organismo no solo aumentará tu nivel de estrés, sino además aumentará la retención de líquidos en los tejidos, lo que te hará sentir más hinchada y fatigada.

Para iniciar la prevención de las estrías debes controlar también la retención de líquidos, aumenta tu ingesta de agua, de frutas y alimentos verdes (como la espinaca, el espárrago, la lechuga, etc.), y sobre todo evita el exceso de azúcares y de cafeína. Cuidar tu peso desde esta primera etapa es primordial para tanto para la salud de tu bebé como la tuya.

Empieza a hidratar tu piel desde ya, sobre todo en zonas problemáticas como la parte baja del abdomen, las caderas, los muslos y los pechos. Puedes aplicar dos o tres veces al día aceites naturales o cremas hidratantes, mientras más constantes seas mayor hidratación tendrá tu piel y podrá adaptarse mejor a los próximos cambios.

Segundo Trimestre

Mientras empiezan a disminuir los primeros síntomas tan molestos como las náuseas y los vómitos, a partir del cuarto mes de gestación serán más notorios los cambios físicos. Tu útero incrementará su tamaño para darle mayor espacio al bebé, por consiguiente, tu vientre también amentará, debido a esto se encontrará más sensible y propenso a desarrollar las primeras estrías, también en el área del pecho, pues tus pechos se empezarán a hinchar, preparándose para la lactancia. Las estrías durante esta etapa suelen ser muy delgadas y pueden variar de color, desde rosadas hasta moradas.

Como tu cuerpo ya está bastante cargado de hormonas, empezarás a notar otros cambios en tu piel, uno de ellos será la aparición de manchas tanto en tu cara como el resto de tu cuerpo, esto se debe al incremento de melanina. También se puede presentar una línea marrón en el medio de tu abdomen llamada “línea nigra”.

En este momento empezarás a notar tu piel especialmente reseca y esto se debe a los desniveles hormonales, así que continúa aportándole la mayor hidratación que sea posible. Como ya se empiezan a aparecer las pequeñas estrías en tu abdomen, también es importante que te cuides del sol, tanto las estrías como las manchas en el rostro se ven muy perjudicadas por los rayos UV.

Entonces, si bien evitar que aparezcan es casi imposible, sí puedes evitar que permanezcan luego del embarazo. Utiliza un buen protector solar de amplio espectro, no solo cuando vayas a salir a la calle, sino incluso cuando te quedes en casa, recuerda que la luz artificial también emite rayos UV dañinos para tu piel.

Tercer Trimestre

La última etapa ha iniciado, y con ella las ansias de conocer a tu pequeño bebé crecen exponencialmente. Durante estos últimos tres meses las cosas se pondrán un poco más difíciles, ya que tus niveles de energía disminuirán considerablemente, y el peso adicional se hará notar.

Durante este período tu vientre crecerá de una manera estrepitosa, en ningún momento durante el embarazo aumentará tanto de tamaño como en este, y no es para menos, ya tienes un bebé completamente formado en tu interior. La retención de líquidos, la hinchazón, el dolor de espalda, las constantes ganas de ir al baño parecen estar descontroladas.

Lo primero que debes hacer es conservar la calma, la mayoría de los cambios son temporales, es parte del proceso natural de dar vida a un nuevo ser humano. Así que trata enfocarte en tres cosas: 1- Prepara todo para la llegada del bebé, ya sabes, cuarto, ropa, biberones y pañales.

2- Sigue consintiendo a tu cuerpo, toma mucha agua y duplica las sesiones de hidratación, coloca hasta cuatro veces al día cremas y aceites tanto en tu vientre como en tus senos.

3- Disfruta al máximo estos últimos momentos de tu pancita, te ha acompañado durante nueve largos meses. El vínculo que se ha desarrollado con tu bebé será inquebrantable, ya que son uno solo y nunca lo tendrás tan cerca de tu corazón como ahora.

Post-natal

¡Felicidades! Para este momento ya estarás disfrutando de tu bebé en tus brazos, el amor que experimentarás llenará tu corazón y tu alma como nunca antes. Inicia una nueva etapa y con ella un sinfín de aventuras y retos.

Si bien es uno de los momentos más hermosos de tu vida, que no cambiarías por nada en el mundo, es normal que inicie un proceso de duelo. Sí, tu cuerpo ha cambiado, y ese hecho puede desarrollar sentimientos de angustia y falta de autoestima, pero no seas tan dura contigo misma. Todo esto es un proceso y con algo de esfuerzo las cosas volverán a su lugar.

Tu vientre ya no aumentará de tamaño, todo lo contrario, será evidente que, a causa del estiramiento producido durante el embarazo, tu vientre se sentirá y observará bastante flácido.  Este es un momento muy importante para tomar cartas en el asunto, ya que adicional a esto tu cuerpo dejará la masiva producción de hormonas, perjudicando la obtención de colágeno, esencial para que evitar la flacidez y la permanencia de las estrías. Te indicaremos algunas recomendaciones para optimizar el proceso.

Algunos suplementos indispensables

Algunos suplementos indispensables

Hay muchas opciones naturales que te mencionaremos más adelante, pero no está demás compensar algunos elementos con la ayuda de suplementos, ya que estos tienen mayor concentración de sus principios activos. Actualmente existen diversas marcas y opciones en el mercado, y tú puedes elegir la de tu preferencia, solo ten en cuenta que los suplementes que elijas contengan los siguientes ingredientes:

  • Vitaminas A, B, C, D y E: Sí, necesitarán una buena fuente de diversas vitaminas, estas actuarán como una barrera protectora, especialmente la vitamina E, que es tan necesaria para el cuidado de nuestra piel.
  • Centella Asiática: Una excelente opción para fortalecer a la dermis, sus propiedades destacan porque ayuda a incrementar la queratinización epidérmica, además de que mejora significativamente el proceso de cicatrización.
  • Ácido hialurónico: Esto acentuará la hidratación de tu piel, y una piel bien hidratada es menos propensa a la aparición de las estrías.
  • Aminoácidos: Estos formarán las proteínas en tejido sano, y mejora la absorción de nutrientes en el cuerpo, perfecto para la reparación de las zonas lesionadas a causa de las estrías.

Algunas recetas caseras

Algunas recetas caseras

Sí, nunca será una mala opción recurrir a los ingredientes naturales que podemos usar en la comodidad de tu hogar, sea por economía o porque no estás dispuestas dispuesta a exponerte a agresivos procedimientos como el láser, o los diversos químicos que contienen las cremas comerciales. Por este motivo, te indicaremos las mejores opciones con ingredientes naturales:

En cuanto a la alimentación

Siempre, de verdad ¡siempre!, la buena alimentación será la mejor opción, tanto para prevenir como para combatir cualquier inconveniente relacionado con la salud. Porque nuestro aspecto exterior siempre será un reflejo de nuestra salud interior, un cuerpo equilibrado, con una buena alimentación y el ejercicio recomendado es menos propenso a desarrollar afecciones como las estrías. Estos son los mejores alimentos para incluir a tu dieta:

  • Pescados: Por lo menos deberías consumir dos porciones a la semana, te aportarán muchas vitaminas, proteínas y aminoácidos. Los mejores para prevenir las estrías son la sardina, el salmón y la angui
  • Alimentos verdes: Evita los alimentos con altos contenido de harina refinada, como la pasta y el pan, y sustitúyelo por vegetales verdes, el brócoli, la espinaca, la lechuga, los espárragos, el pepino, etc. Todos ellos tienen gran porcentaje de agua y son excelentes diuréticos.
  • Frutos secos: Para evitar caer en la tentación causado por los antojos, sustituye los dulces procesados y altos en azúcares por nueces, almendras y avellanas. Estas contienen grasas saludables y controlarán tu apetito, además contienen un alto nivel de Vitamina E.

El aceite de coco

El aceite de coco es uno de esos productos que debemos incluir sin pensarlo en nuestra rutina de belleza, sirve para el cabello, para masajes y por supuesto, para combatir la aparición de estrías. Es uno de los mayores regalos de la naturaleza y lo mejor de todo es que puedes hacerlo tú misma, así que anímate y realiza tu propio aceite de coco y disfrutas de sus múltiples beneficios mientras te relajas gracias a su fascinante aroma.

El aceite de aguacate

El aguacate es una fruta maravillosa y muy popular por sus diversos usos en los tratamientos de belleza y ¿cómo no?, si es una de las mayores fuentes de grasas saludables que podemos encontrar en la naturaleza. Actualmente ha obtenido gran popularidad en el mundo Fitness, gracias a sus propiedades, pero es usado como ingrediente principal en diversas mascarillas desde los tiempos de nuestras abuelas. Puedes usar una nutritiva mascarilla a base de aguacate, huevo y miel, aplicándola dos veces a la semana. Definitivamente es una opción que no pasa de moda

El aceite de rosa de mosqueta

Otro regalo de la naturaleza es el aceite de rosa de Mosqueta, es realmente impresionante los increíbles beneficios que nuestro cuerpo puede obtener de esta planta, de verdad parece creada para combatir todos los problemas que pueda tener nuestra piel y más. Sus propiedades antioxidantes y su alto contenido de vitamina A, C y E hacen de su aceite un poderoso regenerador de tejido dérmico.

Sus propiedades son asombrosas y harán maravillas por tu piel. Puedes hacerte masajes dos veces al día en las zonas más afectadas o propensas a sufrir las estrías, realiza sutiles movimientos circulares para estimular el flujo sanguíneo que de esta manera el aceite penetre hasta las capas más profundas de tu piel. Complementa la rutina tomando por lo menos una vez al día una infusión de semillas de rosa mosqueta, es una combinación poderosa.

Miel, azúcar y un poco de limón

Para que tu piel esté libre de impurezas y que su capacidad de absorción sea más efectiva, es necesario eliminar todas las células muertas que obstruyen los poros de nuestra piel, la mejor manera de hacerlo es exfoliándola por lo menos una vez a la semana. Una buena alternativa para realizar una exfoliación natural y a su vez aprovechar los minerales y antioxidantes de la miel, es realizar tu propio exfoliante a base de miel, azúcar y limón.

Estos tres ingredientes trabajan muy bien unidos y cada uno aportará maravillosos beneficios. La miel es un antioxidante natural, y otorga mayor lozanía y suavidad a la piel. El azúcar contiene ácido glicólico, beneficioso para la regeneración de tejidos dañados. Y el limón que gracias a su alto contenido de vitamina C mejora la apariencia de las manchas.

En fin, hay varias opciones que puedes intentar para prevenir, combatir y mejorar la presencia de las estrías de tu cuerpo durante el embarazo. Es normal que desees hacer todo lo que este en tus manos para mantener los cambios bajo control. Pero no olvides mantener tu mente en lo más importante, disfrutar a tu hermoso bebé, solo ten un poco de paciencia y disciplina, todo saldrá bien. Gracias por leernos y esperamos que le saques el mejor provecho a cada uno de los consejos.