Esponja exfoliante qué es, cómo utilizarla y cómo elegir una

Entre las diversas herramientas existentes en el mercado para el cuidado de la piel, podemos señalar que la esponja exfoliante es idónea para aquellas pieles delicadas, y si tu piel es considerada regular, igualmente funciona de maravilla. En el proceso de exfoliación es necesario saber los alcances de un utensilio que a primera vista pudiese parecer sin mucha importancia, pero que posee grandes beneficios. Te invitamos a conocerlos leyendo las siguientes líneas.

Esponja exfoliante qué es, cómo utilizarla y cómo elegir una

El proceso de exfoliación y las células muertas

En nuestra piel poseemos células que facilitan su mantenimiento en un estado de hidratación y bienestar. Dichas células se desplazan a través de los cinco mantos de la piel, y al alcanzar la zona externa, dejan de cumplir su función y pasan a denominarse como células muertas. Su ciclo de vida llega al final completando su trabajo en el cuerpo y luego se desprenden solas, pero hay veces que no y se depositan en la dermis. Ahora se llaman impurezas.

Una vez que estas células quedan retenidas en la piel, despojarán al tejido dérmico del brillo natural y lucirá apagado. Adicionalmente, la piel quedará reseca. Es por ello que, el proceso de exfoliación toma mayor importancia para eliminar las células muertas y rescatar la apariencia agradable. Aquí es donde la esponja exfoliante te ayuda con sus múltiples beneficios para darle a tu piel el cuidado que merece.

Si te interesa este tema, no puedes perderte este artículo Exfoliante natural: los mejores y cómo hacer uno casero

En caso de que pertenezcas al grupo de personas que creen que hidratando la piel con cierta frecuencia es lo que hace falta para cuidarla, lamentamos decirte que no. Este gran órgano requiere de otros mecanismos que se deben considerar. Existen 3 puntos clave que componen a un cuidado correcto de la piel: hidratación, limpieza y exfoliación. De no cumplir cualquiera de ellos, no lograrás concretar el cuidado que tu piel necesita.

Se pueden encontrar numerosos productos en el mercado para exfoliar, al igual que formas de hacerla que te pueden servir. Uno de los productos debería ser la esponja ya que sus propiedades la convierten en especial y, de hecho, se te hará indispensable. Es por eso que podemos decir que una exfoliación correcta en casa es perfectamente posible. Luego reflexionaras el por qué no la habías descubierto antes.

La esponja exfoliante

La esponja exfoliante

Así como referimos anteriormente, consiste en un utensilio que funciona igual que un guante exfoliante. Trabaja para retirar las células muertas acumuladas en tu piel. Está elaborada con materiales naturales o sintéticos. Su forma no concuerda con la del guante común, es más abrasiva y al tacto se siente más rigidez.

De poseer una piel delicada, no te preocupes, la esponja exfoliante es lo tuyo. Debido a su efectividad al usarla en la piel, será posible retirar las células muertas, tanto como la grasa excedente. Si se usa adecuadamente, lograremos obtener una piel con apariencia luminosa y con vida. Podrás sentir la diferencia inmediatamente después de usarla.

Esponjas disponibles

Esponjas disponibles

Es necesario que estés al tanto de saber cuáles son las esponjas disponibles, y así saber cuál elegir según tu necesidad. Asimismo, según sus propiedades, tendrás la seguridad de que la esponja elegida será la que te aportará mayor cuidado. Las esponjas existentes variarán según la propiedad abrasiva y de lo que están hechas. Es posible adquirir diferentes tipos como: de malla, sintéticas y naturales.

Con ella se extenderá el producto exfoliador de tu preferencia por el cuerpo, lo que no quiere decir que tan solo con eso ya harás una limpieza. Se te sugiere usarla en todo momento mientras estás en la ducha y aplicarlo adecuadamente. Debido a su efecto abrasivo es ideal para piel grasosa o normal, sin embargo, las pieles delicadas también pueden ser tratadas, tomando en cuenta algunas medidas de precaución.

Sea cual sea la esponja que elijas, puedes usar un exfoliante de café. Aquí todos los detalles Exfoliante de café: beneficios y cómo hacerlo

En cualquier caso, obtendrás exfoliar naturalmente el área de la dermis que necesitaba tratamiento. Por otro lado, hay esponjas que poseen dos texturas diferentes, una de ellas tiene más suavidad y la otra es más abrasiva, usualmente elaborada de crin, para así poder elegir la parte de la esponja que se ajuste al sitio a exfoliar.

Obtener una esponja natural

Antes de existir las actuales esponjas, las personas usaban la esponja vegetal de Luffa. Es una planta de un tipo de calabaza. Su uso era muy común en China por el año 600 antes de cristo y que puede crecer fácilmente en zonas calurosas de suelo elevado. Este tipo de planta no necesita de cuidados especiales y te puede ofrecer muchas esponjas.

Es posible que quieras tener esta planta en tu casa y para ello puedes conseguir las semillas en cualquier tienda del ramo, donde con seguridad también encontrarás la esponja de este tipo. Si la tienes en casa, debes esperar que alcance su madurez para cosechar la fruta. Recógelas y deja que sequen, despójalas de la concha y de las semillas (puedes sembrarlas para más plantas), al estar seca hay que apretar con las manos suavemente para lograr ablandarla.

Posteriormente a este paso, ya puedes hacer uso de tu esponja natural como lo harías con esponjas similares. Eso sí, debes recordar tomar en consideración lo áspera que sea para saber a que tipo de piel la vas a aplicar. También se debe tomar en cuenta la frecuencia y el exfoliante a utilizar.

Piel sensible

Piel sensible

Anteriormente te adelantamos que la piel sensible puede ser tratada con las esponjas exfoliantes, aunque se debe hacer con cuidado para no lastimar o irritar la piel. Si el tejido dérmico es muy delicado o si hay alguna herida en la piel, es preferibles que suspendas la exfoliación y te pongas en contacto con un especialista para confirmar la posibilidad de ejecutar este procedimiento. Él te puede orientar al respecto.

Sencillamente, existen personas que no soportan la exfoliación y que además la piel queda seca y luciendo peor que antes. En función de esto, si eres una de esas personas, tendrás que discutirlo con tu dermatólogo antes de llevar a cabo una exfoliación. Por otro lado, las esponjas son menos abrasivas que otros utensilios, pero igual debes ser cuidadoso. No olvides que tu piel no es cualquier cosa.

Pero si tu piel es delicada y la vas a exfoliar, tendrás que pasar por alto algunas áreas irritables como el escote, las axilas y el cuello. Es imperioso insistir en que, al momento de usar la esponja exfoliadora, no lo hagas haciendo mucha presión contra la piel. Hazlo masajeando en círculos, suave y ligeramente, pero sin aplicar más fuerza de lo necesario. Se trata de consentir tu piel y no de limarla.

Si tu piel es sensible, quizá aquí consigas una solución Cómo hacer un exfoliante corporal casero

No la sobre utilices

No la sobre utilices

No olvides que debes usarla todo el tiempo mientras estés en la ducha y en ningún momento a diario. Según tu tipo de piel, tendrás que utilizarla con una frecuencia apropiada. Hay que tomar en cuenta el esquema a continuación según el tipo de piel: normal: dos veces a la semana. Mixta: dos a la semana. Grasosa: dos a la semana. Seca: una en tres semanas. Sensible: una al mes. Muy sensible: consulta tu dermatólogo.

Esta información es de gran importancia, ya que, si utilizas la esponja a diario, te podrías lastimar la piel seriamente. Se estaría eliminando el manto protector del tejido dérmico y eso puede resultar ser altamente dañino. Es por ello que es fundamental que al hacer la exfoliación usando una esponja, lo hagas tomando en cuenta tu tipo de piel y en la frecuencia apropiada.

Claro está, cada vez que uses la esponja es importante que agregues a tu rutina una crema humectante para tu tipo de piel que sirva de nutriente. Hay que usarla luego de tomar una ducha. Si te parece que así resulta muy abrasivo, debes pues consultar al dermatólogo para que te oriente en cuanto a que método usar para tus necesidades. Afortunadamente es posible encontrar variados productos comerciales en el mercado para pieles delicadas.

Pasos para usarla

Pasos para usarla

Si terminaste por elegir utilizar la esponja exfoliante, te felicitamos. Es lo primero que hay que hacer para consentir tu piel. Por supuesto, que haciéndolo correctamente. A pesar de haberte dado algunos consejos de cómo vas a utilizarla adecuadamente, estos pasos que preparamos, te facilitarán el proceso. Presta atención a las siguientes líneas.

Utiliza la esponja en todo momento cuando estés en la ducha (de no hacerlo, podrías lastimar tu piel). Coloca un gel de baño de preferencia exfoliante. Al hacerlo, debes masajear el cuerpo suavemente, enfatizando las áreas en tratamiento. Dicho masaje debe ser de forma circular y en dirección ascendente. Evita movimientos laterales innecesarios.

Debes hacer el masaje en el abdomen, la espalda, las piernas, los glúteos, los brazos y otros. Debe sentirse agradable, de sentir lo contrario, detente y aplica otra alternativa de mayor suavidad para tu piel. Al terminar de utilizar la esponja, tienes que enjuagar con mucha agua para retirar el remanente del producto usado.

Si la esponja exfoliante te parece buena opción, te invitamos a leer este artículo Guante exfoliante: qué es, cómo utilizarlo y cómo elegir uno

Al momento de terminar, usa una toalla para secar tu piel, sin frotarla sobre ella. Es recomendable hacerlo haciendo suaves presiones, evitando así una posible irritación ya que la piel presentará mayor sensibilidad. Luego de secar, aplica una crema nutritiva y humectante que sea para tu tipo de piel. Así aliviarás la piel y la hidratarás para que no se torne rojiza.

Hay que enjuagar la esponja inmediatamente después de usarla para retirar los componentes de la exfoliación, lo que, de no hacerlo, producirá olores desagradables. Es recomendable que cada cierto tiempo se ponga la esponja en remojo en agua con vinagre; si es sintética, se puede lavar en la lavadora.

Asimismo, al decidir que ya hay que cambiar la esponja y adquirir otra, no deseches la anterior. No servirá para la piel, pero ya que se desgastó, entonces puedes usarla para el lavado de tus platos sucios, debido a que aun tiene su textura áspera. Como ves, la esponja exfoliante brinda otro beneficio adicional.

Ventajas a considerar

Ventajas a considerar

Al alcanzar este nivel, puede que todavía tengas dudas de las posibles ventajas de utilizar la esponja exfoliante, que como hemos comprobado, no deja de ofrecer ventajas. De persistir la incertidumbre de si utilizar o no la esponja para cuidar tu piel, te sugerimos que continúes el seguimiento de la siguiente información.

El uso de la esponja exfoliadora retira las impurezas y células muertas de tu piel y permitirá que se suavice y luzca más luminosa. Se puede usar de inmediato luego de la depilación en la ducha para que el vello no se enquiste (menos en las áreas más sensibles como las partes íntimas o las axilas).

De tener celulitis, te va a ayudar a reducirla o evitar su aparición al usarla en conjunto con productos apropiados para su tratamiento. Si ya tienes la piel en buenas condiciones, entonces se podrán retrasar las huellas del tiempo. Al usar tratamientos para la piel después del baño, la dermis presentará mayor disponibilidad de recibir dichos tratamientos de forma efectiva.

¿Es seguro usar la esponja exfoliante

¿Es seguro usar la esponja exfoliante?

Posiblemente querrías saber (en caso de tener la piel delicada) si es seguro usarla o si existe algún problema que pueda producir. De usarla apropiadamente siguiendo los consejos mencionados con anterioridad, no debería haber ningún inconveniente al respecto. Por otro lado, si te excedes sin tomar en cuentas las medidas necesarias, podrías lastimar tu piel.

Usando adecuadamente la esponja, puedes obtener grandes beneficios si usas un exfoliante enzimático. Conoce más sobre él aquí Exfoliante enzimático: qué es y las mejores opciones

Los inconvenientes ocasionados se pueden manifestar en forma de piel seca, irritación y posibles problemas más complicados, como inflamación persistente. Así que, es importante seguir las indicaciones y ajustar la frecuencia según tu tipo de piel. En adición, si sientes algo fuera de lo común durante la exfoliación, suspende el tratamiento y consulta a tu dermatólogo.

¿Dónde adquirir la esponja exfoliante

¿Dónde adquirir la esponja exfoliante?

Obtenerla es muy fácil debido a que se encuentra en cualquier centro cosmético o salón de belleza, supermercados, farmacias o internet. Lo fundamental es que antes de comprarla, te asegures de que es la más apropiada para la exfoliación que tu piel requiere y además sea de buena calidad.

Después de tener algún tiempo utilizándola y darte cuenta de que su propiedad abrasiva ya deja de ofrecer lo mejor de sí, es conveniente sustituirla por una esponja nueva. Es lo normal, ya que con el uso ella va ir presentando desgaste gradual. Con el tiempo aprenderás cuál es el mejor momento de hacer el cambio.

¿Es lo único para exfoliar la piel

¿Es lo único para exfoliar la piel?

Así como mencionamos anteriormente, existen otros utensilios que permitirán hacer una exfoliación a tu tejido dérmico; por ejemplo, el guante exfoliante. Aunque también hay otras maneras de exfoliar la piel que sería conveniente conocer y tomar en cuenta. Presta atención a las siguientes líneas.

Loción exfoliante

Hay numerosas alternativas a nivel comercial para poder conseguir un exfoliante para el cuerpo adaptado a tu piel. Tendrás que elegir el que mejor te sienta. Hay 2 clases de exfoliantes que se pueden usar en este tratamiento: exfoliante físico y exfoliante químico. Al referirnos al tipo físico, lo hacemos con aquellos que están hechos con componentes granulados de distinto espesor para que cumplan con la eliminación de las células muertas.

Por ejemplo, la sal y el azúcar son reconocidas para este fin ya que lo cumplen con efectividad. Por otro lado, tenemos los exfoliantes químicos. Aquí nos referimos a componentes con propiedades más suaves que se activan de forma directa a través de ácidos que tienen en su formación. Recomendables especialmente para tratar las áreas delicadas de la cara.

Te sugerimos leer el siguiente link si quieres saber más sobre los exfoliantes químicos Exfoliante químico: qué es y las mejores opciones

Cepillado al seco

Se sabe que este método está más familiarizado con la celulitis, pero, aun así, se puede emplear antes de tomar el baño para exfoliar el cuerpo. Es beneficioso porque así le das preparación a la piel al momento de recibir la exfoliación, buscando así mayor efectividad. Por otro lado, también proporcionara firmeza.

Guante exfoliador

Estos utensilios comparten la función de la esponja. Se pueden conseguir los guantes en forma de manopla y puedes elegir el que te sea más cómodo. Lo más ventajoso de los guantes es que hay numerosas formas, tamaños y texturas para elegir, adaptado al tipo de piel y a la frecuencia apropiada. Es muy similar a la esponja en cuanto a uso, solo que se adapta a tu mano.

Líneas finales

Líneas finales

Como hemos visto, existen productos o utensilios que son imprescindibles a la hora de hacer algún tratamiento de belleza en casa. El cuidado de la piel merece especial atención y la piel es una, por lo que mantenerla en buenas condiciones es fundamental. No dudes al preguntarte si es necesario hacer algo por ella.

Para sumar a la rutina saludable cotidiana podemos incluir una alimentación balanceada, evitar el tabaco, las bebidas alcohólicas, etc. Implementar el ejercicio físico es también muy importante. El uso de la esponja exfoliante es sin duda un aliado para el bienestar de tu piel, claro está (insistimos), en que debe hacerse apropiadamente, y en la frecuencia ideal para evitar que consigas resultados negativos.

Si te interesa saber más sobre utensilios para exfoliar, revisa este link Cepillo exfoliante: qué es, cómo utilizarlo y cómo elegir uno

No olvides que previamente al adquirir tu esponja, tienes que identificar tu tipo de piel, si es normal, delicada, seca o grasosa. Podemos decir que estás listo o lista para que busques tu esponja exfoliante. Ya tienes nociones de como usarla y como elegirla. Consigue tu producto exfoliante, aplícalo con tu nuevo guante y disfruta los resultados para que puedas lucir tu nueva piel.