Cómo eliminar las ojeras con ácido hialurónico

Existen algunas alteraciones de la piel como órgano superficial que, a diferencia de otras como las arrugas, manchas de pigmentación o líneas de expresión, no aparecen por la acción de factores externos, los cambios del tejido debido al movimiento muscular o las llamadas marcas de la edad, esas imperfecciones que llegan con el paso del tiempo, a causa de la oxidación de las células y la pérdida de los niveles óptimos de colágeno y elastina.

Cómo eliminar las ojeras con ácido hialurónico

En este caso hablamos de las ojeras, esas marcas oscuras, con venitas marcadas en forma de araña o inflamaciones de la piel del párpado, que ocurren siempre como consecuencia de, explícita y únicamente, cambios fisiológicos internos. Es por ello que muchos desconocen sus causas y consecuencias, así como el modo más óptimo de tratarlas, en caso de considerarlas antiestéticas, como es en algunas culturas, buscando eliminarlas con diferentes métodos.

La ciencia y sus avances, en el campo de la medicina cosmética, tienen una solución excelente para este problema, originada directamente de la naturaleza, pero procesara y refinada por la mano del hombre, especialmente para ser utilizada en el combate de estas imperfecciones. Hablamos del poderoso ácido hialurónico, un componente muy conocido por sus beneficios estéticos, del cual conoceremos aquí sus propiedades, así como la acción de estas contra las ojeras.

Si las ojeras son tu razón para buscar soluciones cosméticas, aprende sobre un gran ingrediente para combatirlas leyendo Cómo quitar las ojeras

Qué son las ojeras

¿Qué son las ojeras?

Antes de comenzar a hablar sobre la eliminación de las ojeras, con cualquier método conocido o, en este caso, con el uso y aplicación del conocido ácido hialurónico, primero debemos conocer a fondo este problema y sus detalles, con el fin no solo de entender a qué nos referimos, o si podemos estar confundiendo esta imperfección con algún otro síntoma, sino para saber si realmente es efectivo este tratamiento, reduciendo así su volumen y aparición.

Cuando se habla de ojeras o, de acuerdo al término científico utilizado en el vocabulario médico, el problema de hipercromía idiopática del anillo orbitario, nos referimos a una alteración relacionada con la colaboración de la estructura de la piel ubicada en el parpado inferior, justo debajo de los ojos. Ocurre debido a un exceso en la producción de melanina en el organismo, al igual que por la dilatación de las venas y capilares de las capas más superficiales del tejido de la piel.

Se les suele describir como un oscurecimiento en el tono, forma y firmeza de la piel de esta zona, pues no solo son visibles por ser más oscuras que el resto del rostro, sino que se les puede reconocer al tacto. Además de alterar el tono, debido a la delgadez de este tejido, muchas veces el factor visible de las ojeras va acompañado con el aumento de la intensidad de las marcas de las venas, así como, de forma casi imperceptible, el agrandamiento de los capilares superficiales.

En cuanto al tacto, quienes palpan la piel afectada con los dedos, puedes asegurar que se siente un poco más suave y blanda, con una textura seca y un poco áspera a causa de la falta de tonicidad y firmeza. Sin embargo, no se deben confundir las ojeras con las bolsas bajo los ojos, ya que, aunque muchas veces ambas imperfecciones pueden aparecer juntas, esta última posee otros factores de identificación, así como diferentes sensaciones al tacto.

Estas alteraciones en la piel del parpado inferior, usualmente se producen por el aumento de la melanina y los cambios de las pequeñas venas, llamadas venas de araña, por su forma y extensión, aunque es bien sabido que pueden aparecer como síntoma de cansancio o por la exposición al sol. Además, debido a las características de la piel donde aparecen, suelen seguir por completo la anatomía del músculo orbicular, que rodea la órbita de los globos, la zona del contorno de ojos.

Sin embargo, poco más se puede hablar de las ojeras, a excepción de su descripción básica y las causas de su aparición, pues la patogénesis, es decir, el origen orgánico y la evolución de estas, es desconocida para la comunidad médica. Por ello, existen debates entre quienes, por ejemplo, las consideran de manera fisiológica, por su fluctuación diaria, mientras otros las postulan como trastornos, llámese melanocitosis, hiperpigmentación o post-inflamación dérmica.

Tipos de ojeras

Tipos de ojeras

Otro factor importante de la naturaleza de estas marcas en los ojos, es el hecho de que, por su origen, causa y consecuencias fisiológicas visibles, no hay un solo tipo de ojeras, sino 3 de ellas. Es importante conocer este detalle, ya que cada una presenta diferencias y similitudes con el resto, lo que hace que los tratamientos más positivos para eliminar una clase de problema, quizá no sean los más propicios para otro, por lo que es adecuado saber diferenciar entre ellas.

Ojeras pigmentadas

Ocasionadas debido a un aumento plausible de los niveles de melanina, exactamente sobre la piel de los párpados, es el tipo más común en cuanto a su tiempo afectando a la persona que lo padece, ya que se encuentra en los genes, por lo que es un problema de herencia genética. También puede aparecer como síntoma de la dermatitis atópica u otra clase de eccema en el rostro, por lo que es el más difícil de tratar.

Ojeras vasculares

Aquí es posible hacer un paréntesis, pues muchos especialistas consideran que este tipo de marcas no son ojeras, debido a su permanencia sobre el tejido. Se refiere a la aparición de un color violáceo en el párpado inferior, por tener la piel muy fina en esa zona, por lo que es posible vislumbrar los vasos sanguíneos. Es muy común en personas cuyo tono de piel es muy claro, así como en quienes padecen de descensos en los niveles de colágeno y elastina.

Valle de lágrimas

Las ojeras conocidas por todos, que pueden llegar por un día muy agitado, una noche larga o la falta de sueño, es decir, por el cansancio y las alteraciones fisiológicas que causa esta condición de fluctuación diaria. Se trata de un surco muy marcado, ubicado entre el canto interno del ojo hasta la mejilla; además es típico de factores como el envejecimiento o la disminución de la concentración de grasa en la zona, lo que propicia el hecho de que sean más visibles.

Causas de su aparición

Causas de su aparición

Como todo trastorno, patógeno, síntoma o alteración fisiológica de nuestro cuerpo, las ojeras han sido estudiadas por un sin número de especialistas, que han recopilado, con el paso de los años y la investigación, una lista con los distintos factores que pueden ocasionar su aparición, describiendo la inter relación de estos con nuestro organismo o, por decirlo de alguna manera, la forma en que actúan sobre la piel, haciendo propicia la llegada de estas marcas oscurecidas.

Aunque en este punto no hablamos de soluciones, recetas ni métodos para eliminar las ojeras, el conocer qué elementos y acciones causan su aparición es muy importante, pues con ello podemos estar preparados para, conocimiento previo, tomar las medidas necesarias y mejorar nuestro estilo de vida, con el fin de evitar estos mismos factores, tanto como sea posible, para así alejar las ojeras de nuestros parpados. Como dicen, no hay mejor cura que la prevención.

Si te interesa aprender sobre otros materiales pata este tipo de cuidados, te recomendamos leer Los mejores aceites para el contorno de ojos

El estilo de vida (cansancio, estrés, sueño, etc.)

Este es, al menos de manera popular, el factor más conocido de la aparición de las bolsas en los ojos y ojeras en su contorno, pues incluye aquellos elementos que, de forma diaria, puedes afectarnos a todos, aun si sufrir de problemas de salud o hereditarios. Se trata de esos factores que desgastan el cuerpo, alterando en gran medida muchas de las acciones del organismo, como la producción de proteínas, moléculas, agua y nutrientes esenciales.

El cansancio puede deberse a muchos factores, ya sea por un día demasiado agitado, en el que tuvimos que correr, ejercitarnos, permanecer demasiado tiempo de pie o, en fin, evitar descansar por un tiempo óptimo, lo cual puede ocasionar fatiga. Así mismo, permanecer demasiado tiempo despierto, durmiendo muy pocas horas al día, o por el contrario, dormir demasiadas horas, a destiempo y en posiciones incómodas, pueden ocasionar estas ojeras.

Estas rutinas desorganizadas no son el único estilo de vida que puede ocasionar ojeras, pues el estrés de diferentes situaciones negativas, el exceso de trabajo, así como el ocasionado por la misma fatiga del cansancio, puede ser un factor que, de igual manera, altere algunos elementos del organismo, como la producción excesiva de melanina que, como mencionamos anteriormente, es la medida por la cual aparecen estas marcas y bolsas bajo los ojos.

La edad

El envejecimiento es natural, de eso se habla mucho y todos lo sabemos; de igual forma, son muy conocidas la mayoría de las consecuencias ocasionadas por este paso del tiempo, ya que muchas de estas se cuentan entre las imperfecciones que intentamos evitar, reducir o eliminar. Las ojeras, en nuestro caso, no son tan diferentes, pues aunque mencionamos al principio que no son una consecuencia directa, las alteraciones que ocasionan pueden llevarnos a padecerlas.

Cuando hablamos de estos cambios en el organismo, nos referimos a la disminución de los niveles de colágeno, así como la deficiencia en la calidad de la producción de esta fibra proteica, lo que a su vez, causa el desmejoramiento de la elastina de la piel. Con este factor dejando desprotegido el tejido, las causas más directas de la aparición de las ojeras pueden actuar de manera más propicia, facilitando de esta manera la pigmentación de los párpados y la formación de bolsas.

Herencia genética

Algo que, de nuevo, ya mencionamos anteriormente, pero debe ser enfatizado como una de las causas más importantes de este problema, ya que el mismo se cuenta como parte de la información que puede estar plasmada en nuestro código genético. Esto, en pocas palabras, quiere decir que de manera hereditaria, podemos ser más o menos propensos a sufrir de cualquiera de los tres tipos de ojeras, en especial de la clase de pigmentación.

Tensión ocular

Para quienes piensan que la vista no se cansa, tanto los ojos, como órgano individual, como los músculos, fibras, piel y tejido que lo recubren, protegen y activan, pueden sufrir de agotamiento, fatiga y cansancio, lo que se llama tensión ocular. Este elemento, tratado por muchos especialistas como un trastorno por sí mismo, puede traer consecuencias mucho peores que las ojeras y bolsas, como pérdida gradual de la calidad de la visión y resequedad en la vista.

Las causas más comunes de la tensión ocular son la falta de descanso, dormir pocas horas durante un prolongado tiempo, la intervención de los rayos ultravioleta y la radiación de baja frecuencia, emitidas por las pantallas de televisión, ordenadores y algunos celulares. La sobre tensión de los tejidos del contorno de los ojos puede hacer que los vasos sanguíneos se agranden y dilaten, oscureciendo así la piel que cubre esa zona.

Alergia, patógenos y trastornos

Como la mayoría de las alteraciones fisiológicas, estas puedes originarse como parte de otros males y problemas más graves y generales, que traen consigo, a modo de síntoma secundario, o como principal influyente, dicho cambio, como sería la dilatación de los capilares y la pigmentación que conocemos como ojeras. Existen diferentes enfermedades que puedes causarlas, aunque cada una lo hace mediante distintas acciones sobre la piel.

En el caso de las alergias, afectan directamente la producción de los antioxidantes y ácidos grasos de la epidermis, causando los efectos que mencionamos anteriormente. También es conocida su aparición debido a enfermedades que alteran nuestro peso, eliminando la grasa bajo los párpados y causando el hundimiento de la piel hacia las cuentas oculares. Por último, sufrir de dermatitis o distintos eccemas en el rostro, de igual forma, altera la piel y produce ojeras.

La causa farmacológica

Este es un caso específico, pues como muchos medicamentos, que poseen cierta contramedida directa y conocida, nos encontramos con los colirios hipotensores recetados para reducir la presión intraocular. Utilizados, por ejemplo, en el tratamiento para el glaucoma, así como para eliminar muchas otras patogenias, este medicamento de laboratorio ocasiona una pigmentación irregular alrededor de los ojos, considerado por la medicina como una clase de ojeras.

Lo más importante de un producto es su aplicación, aprende en el siguiente artículo Cómo aplicar el contorno de ojos

Ácido hialurónico

Ácido hialurónico

Ahora que ya poseemos toda la información acerca del problema que vamos a tratar, sus orígenes, causas y efectos sobre la piel, es momento de presentar al, para llamarlo de alguna forma, medicamento estrella del campo de la medicina estética, un compuesto muy popular, recomendado y utilizado por expertos, no solo en aplicaciones de la sustancia de manera individual, sino como ingrediente en la elaboración de productos de belleza.

Es común encontrar inyecciones, sérum, lociones, cremas y tratamientos diversos, así como presentaciones puras, de este ácido hialurónico, pues contiene componentes esenciales que, gracias a sus propiedades, es capaz de devolver y mantener la salud parcial de la piel, humectando, regenerando, nutriendo y tonificando, devolviendo así la belleza, tonicidad, firmeza y suavidad; desinflamando y aclarando, para eliminar con eso las imperfecciones.

En principio, debemos desambiguar el término, porque aunque aquí estamos hablando de un producto cosmético, que podemos encontrar en diversos establecimientos, como salones de belleza, clínicas estéticas y empresas de producción, no debemos olvidar que el origen del compuesto está dentro de nuestro organismo, pues el ácido hialurónico comercial, es un sintetizado artificial que suple al que poseemos dentro de nuestro cuerpo.

Científicamente, se trata de un polisacárido del tipo de los glucosaminoglunacos, compuesto por cadenas de disacáridos poliméricos. Aunque cuesta mucho entender todo esto, simplemente se trata de una molécula sintetizada a partir de fluidos de diversos orígenes dentro del cuerpo humano, que son identificados, separados y diversificados, para así obtener un producto que pueda ser introducido de nuevo en el cuerpo, aportando todos sus beneficios y propiedades.

El ácido hialurónico dentro de nuestro organismo

Este compuesto posee ciertas similitudes con el colágeno pues, aunque en menor medida, se encuentra dentro de diversos tejidos de nuestro cuerpo, incluyendo la capa interior de la epidermis, donde cumple ciertas tareas específicas. Su otra similitud, es que este ácido también tiende a desaparecer con el paso del tiempo, ocasionando cierto nivel en la pérdida de la salud, elasticidad y firmeza de la piel, faltas que culminan en arrugas profundas si no se resuelven.

La tarea del ácido hialurónico, en el caso que nos atañe como factor en la piel, es el almacenar grandes cantidades de agua (en relación con el tejido donde se encuentra), lo que facilita la debida hidratación. Esta agua, reservada en las moléculas de ácido, al igual que en plantas suculentas como la sábila, se encarga de humectar y atraer los nutrientes esenciales, que mantienen el tejido terso, con lo que combate de forma directa la aparición de marcas y líneas no deseadas.

Al igual que el colágeno, su función y pronta desaparición causada por la edad, ha llevado a los investigadores a crear un proceso de síntesis de ácido hialurónico, ya sea para inyectar directamente en las capas de la piel, como para utilizarlo de ingrediente añadido en tratamientos específicos, como por ejemplo, diversas cremas y suplementos para combatir las arrugas y marcas de la edad, lo que lo convierten en una pieza esencial como compuesto contra este problema.

Por qué utilizar este compuesto

¿Por qué utilizar este compuesto?

En cuanto a los beneficios del ácido hialurónico se refiere, puede que este sea uno de los más famosos, y que causa que miles de personas alrededor del mundo decidan comenzar a utilizarlo. Y es que el mismo juega un papel muy importante en cuanto al fortalecimiento de la piel se refiere, razón por la que, cuando comienzan a disminuir sus niveles, uno de los signos más notorios es la rápida perdida de elasticidad y de hidratación.

Esta pérdida es, en consecuencia, lo que termina por promover la aparición de las primeras arrugas, líneas de expresión y ojeras, así como la resequedad general de la piel, especialmente en las zonas del rostro y escote, donde suele ser más notorio el deterioro. Es por esto que cuando decides comenzar a utilizar suplemento para este ácido, o el mismo de manera independiente,  el cambio se comienza a observar muy rápidamente.

En tan solo un par de meses puedes comenzar a notar como la salud general de tu piel mejora, teniendo menos resequedad, aumentando de forma muy significativa la elasticidad y logrando mantener una mejor hidratación cuando aplicas cremas humectantes el todo tu cuerpo. Por otro lado, su aplicación directa en distintas zonas específicas afectadas por imperfecciones, como en el caso del contorno de los ojos, deja resultados de manera aún más rápida y notoria.

Sin embargo, lo más importante de este sintetizado de la medicina estética es que, al igual que en el caso del colágeno, por ejemplo, no estas llevando a tu piel o a tu organismo un componente externo y desconocido, al que tu cuerpo se debe adaptar por su presencia, sino que simplemente estas supliendo y aumentando los niveles de un elemento que ya se encuentra dentro, por lo que es sano y natural para todo el cuerpo, así como aceptado por cada órgano donde tiene acción.

Propiedades de este producto

Propiedades de este producto

La función del ácido hialurónico dentro del organismo es, básicamente la retención de grandes cantidades de agua, que cumple un papel fundamental en la unión de distintas redes de tejido conjuntivo y elástico. Sin embargo, dicho papel se lleva a cabo mediante la implementación de cada una de sus propiedades, por lo que, para entender qué efecto tiene sobre el cuerpo, es menester conocerlas todas.

Cabe destacar que, como hablamos de este material orgánico sintetizado, como un posible método en la eliminación de las ojeras, lo más óptimo es enfocar dichos beneficios a su acción como solución para este problema, por lo que es la forma en la que se plasmará a continuación. Sin embargo, son estos mismos elementos los que actúan en cualquier aplicación de la sustancia, por lo que no debemos subestimar su utilidad.

Si te interesa aprender sobre otros ingredientes pata este tipo de cuidados, te recomendamos leer Manteca de karité para contorno de ojos

Hidratación y control de la humedad interna

Esto ya lo hemos mencionado, pues es el principal fin del ácido hialurónico, sin embargo, su importancia radica en la intensidad de esta propiedad, lo que le ha ganado su gran popularidad, ya que cada molécula de este es capaz de almacenar hasta mil veces su peso en agua, convirtiéndolo en uno de los mejores hidratantes del mercado. Además, al mantener este líquido almacenado, controla la humedad del tejido de forma permanente, permitiendo una mejor humectación.

Tonificación de la piel

A medida que las moléculas se llenan de agua, aumentan el espacio consecuente entre los tejidos, rellenando así lo vacíos entre las capas de tejidos, por ejemplo, entre la dermis y la epidermis, lo que estira y tersa la tonificando y dando forma a este órgano. De forma más generalizada, cada célula ocupa su espacio correspondiente de manera más amplia, por lo que la piel flácida, propicia para las ojeras, bolsas y arrugas, recupera su estructura y belleza.

Mejora de la barrera de los lípidos

A pesar de que, con la aplicación de la sustancia, se obtiene una humectación prolongada de manera interna, aun somos susceptibles a los elementos externos que pueden penetrar los lípidos de la piel. Sin embargo, esta organización estructural que otorga la tonificación, forma una protección que fortalece la barrera de estos lípidos, cubriendo y protegiendo el tejido de dichos agentes como impurezas.

Aumento de la resiliencia

Esto es una consecuencia directa, más que de la acción propia del ácido hialurónico, del fortalecimiento de la barrera de los lípidos, pues con dicha resistencia, la piel es más propensa a defenderse de contaminantes externos, aumentando así su salud y recibiendo de forma apropiada los nutrientes esenciales y humectantes no solo del interior del organismo, sino aquellos que añadimos con el uso de cremas y lociones.

Reafirmante y suavizante del tejido

De nuevo, esta propiedad ocurre como consecuencia de la anterior tonificación tópica, que añade a la piel la firmeza adecuada, dejando actuar a las fibras de colágeno para reafirmar y la elastina para agregar la elasticidad apropiada. Esto da como resultado no solo una piel visiblemente más linda, sino tersa y suave al tacto, que agradecerás al tocar las zonas donde se ha aplicado la sustancia.

Regeneración celular

Las células, como bien sabemos, puedes sufrir de envejecimiento al igual que nuestro cuerpo, incluso es conocido que esta característica se acentúa más en ellas de forma individual. La humectación, protección y nutrición del ácido hialurónico, así como la mejora en la absorción de los antioxidantes y aminoácidos que podemos añadir con otros tratamientos, regeneran las células dañadas y las rejuveneces, devolviéndoles la salud, fuerza y capacidad de acción.

Aclarado de pigmentación

Este es quizá el factor más importante a tener en cuenta, al menos sobre el uso de este producto en el combate contra las arrugas más permanentes, aquellas causadas por herencia genética o las de tipo vascular. Por sus características, suelen ser las más difíciles de tratar, por lo que aclarar los pigmentos de los poros suele ser de gran ayuda, si no para eliminar las ojeras, al menos para reducirlas y disimularlas mientras el tratamiento actúa más profundamente.

Astringente y descongestionante

Al igual que en el punto anterior, la propiedad astringente es de las más importantes en la lucha contra el problema en cuestión, pues ayuda a descongestionar y eliminar la dilatación de los capilares y los vasos sanguíneos, permitiendo así un flujo de sangre constante y apropiado, reduciendo la inflamación y las venas de araña. Sin embargo, el mayor aporte de esta propiedad suele verse en el combate de marcas y barros, como en los casos de acné y espinillas.

El uso del ácido hialurónico para las ojeras

El uso del ácido hialurónico para las ojeras

Muy bien, ya conocemos cada una de las propiedades beneficiosas del ácido hialurónico o, al menos, aquellas que juegan un papel fundamental en el uso de este compuesto como suplemento cosmético, sin embargo debemos saber cómo actúan estas propiedades, interactuando entre ellas y con nuestra piel para, en este caso, reducir y eliminar las arrugas, junto a las marcas y la pigmentación que aparecen como consecuencia de su paso por nuestro rostro.

Lo más importante aquí es entender que cada propiedad tiene su propia función, delimitando a su manera, mediante u utilidad y su acción, alguno de los elementos de las ojeras y su interacción. Por ejemplo, en el caso de la función más importante, la hidratación, entendemos que evitar la resequedad de la piel puede mejorar de manera inmediata su nutrición, propiciando de esta forma la absorción del resto de los beneficios que puedes eliminar el problema.

Sin embargo, esto es solo la punta del iceberg, como dicen popularmente, pues la hidratación hace más que eso, permitiendo la pronta regeneración de cada célula del tejido, las cuales comienzan con la producción de las ya mencionadas (por su papel fundamental en la salud de la piel), fibras proteicas de colágeno y elastina. Una vez que podemos alcanzar los niveles óptimos de estas dos moléculas, podemos confiar en poseer una piel más firme, tersa y elástica en el contorno de ojos.

Es aquí donde comienzan a ejercer el resto de las propiedades, regulando los niveles de melanina producidos por las distintas células del tejido conjuntivo que rodea la cuenta del globo ocular, descongestionando para eliminar la dilatación de los capilares y los vasos sanguíneos en la zona, eliminando la pigmentación y reduciendo la inflamación propia de las ojeras; de igual forma, funciona para tonificar la piel, eliminando los excesos de líquido de las bolsas y reduciendo el hundimiento.

Sin embargo, la intensidad de algunos de estos beneficios puede no poseer la suficiente potencia como para ver un efecto completo inmediato, por lo que es recomendable combinar la aplicación del ácido hialurónico, mediante cualquiera de los métodos recomendados, con el uso de otros tratamientos para eliminar las ojeras. Es lo mismo en el caso de otras marcas, en especial las que aparecen con el paso del tiempo, como las arrugas y las líneas de expresión.

Para saber cómo utilizar este y otros métodos contra las bolsas, re invitamos a leer Como quitar las bolsas de los ojos

Formas de aplicar en el contorno de los ojos

Formas de aplicar en el contorno de los ojos

Como una de las áreas con la piel más delicada, por no decir la que más, la zona de los párpados, donde podemos encontrar las ojeras, es decir, el contorno de los ojos, merece un tratamiento apropiado y suave. Es por ello que los investigadores, tras años de pruebas y estudios, recomiendan algunos métodos de aplicación de productos como el ácido hialurónico, propicios y especiales, con dosis reguladas para cada punto a tratar.

Lo más importante de una aplicación correcta, es la cantidad y forma en la que se lleva el producto a la piel, para conseguir la máxima cantidad de beneficios, una absorción rápida y balanceada, así como una acción que no afecte de manera negativa ni deje resultados adversos. Por ello, para quienes quieren probar esta sustancia como medio para eliminar las ojeras, les recomendamos primero visitar a un especialista, antes de elegir cualquiera de estas formas de aplicar.

Mediante inyección

Aunque a muchos les pueda sonar un poco extraño, el hecho de llevar una aguja a una zona tan delicada del cuerpo, lo cierto es que debajo del canto de la cuenta ocular, donde comienza el contorno, se encuentran una gran cantidad de espacios con tejidos elásticos conjuntivos, así como los que tenemos entre las diferentes capas de la piel, a pesar de que esta, en la zona del párpado inferior, donde aparecen las ojeras, sea tan delgada y fina.

Es por ello que, como método de aplicación, a pesar de ser el más óptimo a la hora de presentar resultados, no debemos escoger las inyecciones de esta sustancia para realizarlas en el hogar, por manos inexpertas y mucho menos para hacerlo nosotros mismos. Existen muchos establecimientos, como salones de belleza especializados, donde se llevan a cabo tratamientos con inyecciones en estas zonas tan complicadas.

Lo más interesante de esta estrategia, es que una inyección del producto puede presentar resultados prácticamente inmediatos, sin requerir esfuerzos ni aplicaciones previas, o una rutina específica. Puedes realizar el tratamiento un día, para ver desaparecer las ojeras al siguiente, manteniendo el tono y la forma correcta de la piel de entre 6 a 9 meses, cuando si tendremos que recurrir de nuevo a un retoque en el contorno de los ojos.

Como ingrediente en cremas y sérum

Para aquellas personas que padecen de ojeras más leves, menos intensas y poco marcadas, no es necesaria una aplicación intensiva como ampollas o inyecciones, por lo que pueden recurrir a una crema especial para el contorno de ojos. Sin embargo, debemos tener en cuenta que no todas funcionan para tratar este problema en específico, por lo que es importante elegir una apropiada para eliminar las ojeras, aunque también las hay para prevenirlas.

En el caso del sérum, ocurre de la misma forma, aunque este producto suele ser más intenso y potente que las cremas. Podemos encontrar, de manera comercial, mezclas de sérum específicas para el problema de las ojeras. Lo que hay que tener en cuenta, es que este método requiere una aplicación constante y disciplina, por lo que, si no queremos volver a padecer de este problema, debemos mantener una rutina, de acuerdo a las recomendaciones e instrucciones del producto.

Ampollas de ácido hialurónico

Aquí encontramos un escalón intermedio, pues las ampollas de este producto, aunque no son tan concentradas como las inyecciones, por lo que no dejan efectos tan prolongados, si son más potentes que las presentaciones en crema y sérum, por lo que no se deben aplicar de forma tan recurrente, ya que aunque es posible que no dejen efectos secundarios, si estaremos desperdiciando el producto, que no penetrará en la piel.

Esta presentación es parecida a la anterior, ya que las ampollas contienen un líquido de ácido hialurónico, más concentrado e hidrolizado, que se absorbe de manera más rápida y efectiva, otorgando una mayor cantidad de sustancia. La recomendación es aplicarla después de tomar un baño, cuando los poros están abiertos, utilizar solo una ampolla para cada lado o, en este caso, para cada ojo, no más de una vez a la semana.

Pastillas para el consumo

Por último, aunque este método no es el más apropiado para combatir directamente las ojeras, suele ser el escogido por los nutricionistas, al igual que por aquellos consumidores que, aunque no sufren de ojeras, saben que su estilo de vida, herencia genética o patogenia reciente, pueden causar este problema, por lo que desean evitarlo de manera más indirecta, mientras refuerzan, al mismo tiempo, otras zonas del sistema inmunológico, aprovechando los beneficios del producto.

Al igual que en el caso de suplementos como colágeno, keratina y otros variados, es posible encontrar presentaciones de pastillas, cápsulas y emulsiones ricas en esta sustancia, refinada y procesada para ser consumida. Estos suplementos aportan una cantidad específica del ácido, que se segmenta dentro del cuerpo al ser digerido, aportando sus beneficios ya no solo a la piel, sino a los tejidos de todo el organismo, humectando, regenerando y protegiendo.

En el caso de la medicina estética, los especialistas ofrecen productos para el consumo, procesados y combinados con ingredientes e intensificadores específicos, que permiten que, una vez digerido y absorbido por el organismo, el sintetizado de ácido hidrolizado viaje por el torrente sanguíneo, directo hasta los vasos y venas de la piel, donde comienza a actuar directamente, aportando así todos sus beneficios a este órgano superficial desde adentro.

Si has llegado hasta aquí y buscas otros productos para esto, puedes encontrarlos en Cómo solucionar los problemas del contorno de ojos

Aunque en este punto, lo más importante es decir que, si quieres un resultado inmediato y progresivo, ya sea en la eliminación de las ojeras o cualquier otra imperfección, no es apropiado combinar distintos métodos de aplicación del mismo producto, sino buscar alternativas que potencien la acción de este. Sin embargo, una de las recomendaciones más apropiadas, si ya llevas a cabo otro tratamiento con otras sustancias, es recurrir a estos suplementos comestibles, para no perderte los beneficios del ácido hialurónico.