Cómo eliminar las estrías del pecho

Desde siempre nos han dicho que las estrías son algo realmente común, y sí, eso es completamente cierto. Las hemos visto en nuestro cuerpo desde la pubertad, no solo por los cambios físicos y hormonales que empezamos a sufrir durante esta etapa de nuestra vida, sino porque además, es el momento donde tomamos más conciencia de nuestro cuerpo y nuestra apariencia, queremos vernos bien por diversos motivos, aceptación social, autoestima, etc.

Durante la adolescencia nuestra voz cambia, nuestros gustos, nuestra perspectiva de la vida, pero una de las cosas que más cambia es nuestra piel. Aparecen diferentes afecciones de las que antes no debíamos preocuparnos, como el acné, la celulitis y las muy temidas estrías. Pensar en las estrías es casi imaginarse una película de terror, y ¿Cómo no? Si parecieran invadir cada espacio de nuestro cuerpo, ya que aparecen casi en cualquier zona: glúteos, cadera, muslos, pantorrillas, brazos, espalada, abdomen y, una de las peores, ¡nuestros senos!

Ok, debemos decirles a las estrías que esto ya es demasiado, invadir nuestro pecho es ponernos en Jaque Mate, porque a la mayoría de las mujeres nos gusta usar un buen escote, nos hace sentir femeninas y bonitas. Definitivamente no nos resignaremos a solo usar camisas cuello tortuga para ocultarlas, así que manos a la obra, veamos cuáles son las mejores opciones para prevenir y eliminar las estrías del pecho.

Cómo eliminar las estrías del pecho

¿Qué son las estrías?

Las estrías, o como empiezan a llamarlas Rayas de tigre, son un tipo de atrofia cutánea presentadas en la dermis, a pesar de que tienen lugar en la capa media de la dermis, se observan debido a la transparencia de la epidermis. Tienen una forma similar a las de una cicatriz, es decir, líneas sinuosas y pueden presentar varias tonalidades, desde rojizas, púrpuras y blanquecinas.

Estás responden a un estado patológico del tejido dérmico ocasionado por una excesiva fibrosis en determinadas zonas de la piel, que surgen por una mala calidad de las fibras o por la ruptura parcial o completa de las fibras de colágeno y elastina. Esto dicho de una forma bastante elegante, pero que se traduce esencialmente en que debido a que el tejido de nuestra piel se rompe surge una cicatriz.

Esta ruptura de tejidos dérmicos ocurre por muchos motivos, desde una perspectiva fisiológica ocurre por bruscos estiramientos de las capas medias e internas de nuestra piel, ya sea por la pubertad, el embarazo o descontrolados aumentos de peso. Cuando ocurren estos cambios repentinos en la forma habitual de la piel, esta se debilita, pierde su grosor natural y finalmente se rompe.

La opinión experta de diversos dermatólogos señala que las hormonas también tienen un importante papel en la aparición de estrías (eso también explicaría por qué nosotras somos tan susceptibles a ellas), y que los desniveles hormonales pueden afectar la capacidad de nuestra piel para responder efectivamente a los repentinos procesos de estiramiento.

La única noticia alentadora es que las estrías no suponen un riesgo significativo para nuestra salud, no conducen a patologías graves, ni tampoco son el reflejo de alguna enfermedad pre-exteniente. Su punto desfavorable es que agravia a la estética de nuestro cuerpo, vulnerando nuestra autoestima y nuestra confianza, razón suficiente para querer evitarlas.

Tipos de estrías

No existen muchos tipos de estrías, esencialmente solo hay dos, que a su vez responden a las dos etapas por las que traviesa la apariencia de dichas estrías.

Al primer tipo se les denominan como estrías púrpuras y amoratadas, tienen esta apariencia porque son recientes y la zona se encuentran inflamada debido a exceso de flujo sanguíneo. Recordemos que a pesar de que no se consideran médicamente graves, no dejan de ser una lesión en el tejido cutáneo, por lo que durante esta etapa puedes presentar un poco de molestia, como picor o quemazón sobre todo si la inflamación es significativa.

Al segundo tipo se les conoce como estrías de distensión o Trioques, suelen ser de un color rosa pálido o blancas. Esta responde a la última etapa de la estría, cuando el proceso de inflamación y cicatrización por fin ha terminado, quedan de ese color blanquecino porque esa zona de la piel pierde su pigmentación. Estas estrías suelen ser las más difíciles de erradicar, pero si las más fáciles de disimular porque al perder el relieve se ven y sienten más suaves, muchas mujeres optan por broncear la zona o aplicar bases de maquillaje para emparejar el tono.

Las estrías en el pecho

Las estrías en el pecho

Nuestros pechos o senos, son sin duda una de las partes de nuestro cuerpo más importante y requieren de diversos cuidados y atenciones, así que no lo descuides. Su principal función es proveer de alimento y nutrientes a nuestros bebés en su primera etapa de vida. Sin embargo, los pechos se han vuelto un atributo estrechamente relacionado con la feminidad y sexualidad, y siempre han tendido gran importancia en nuestra estética.

Los senos, junto la piel del rostro, son de las zonas más sensibles y propensas a sufrir cambios en su aspecto. Esto se debe a que los senos no son un músculo, sino depósitos de grasa que no se encuentran sujetos más que por el recubrimiento cutáneo de la piel, en otras palabras, se encuentran suspendidos.

Este hecho los hace más propensos a que al pasar los años los efectos de la gravedad tengan un mayor impacto. Todos los pechos tienen tamaños distintos y cabe destacar que mientras mayor sean su tamaño más susceptible serán de desarrollar estrías.

La apariencia de nuestros pechos puede impactar mucho en nuestra autoestima, a la mayoría puede llegar a disgustarnos usar un escote y que se vean estrías en la zona. Por eso lo mejor que podemos hacer es cuidar mucho nuestros pechos, es necesario evitar sostenes con materiales que puedan irritarlos, también debes evitar dormir con sujetador para que el pecho mantenga su firmeza. Incluye baños con agua fría, y exfólialos por lo menos una vez a la semana.

Podemos afirmar entonces que la buena apariencia de nuestros pechos depende mucho del cuidado que le dediquemos, pero también hay que tomar en cuenta otros factores que pueden repercutir en la aparición de estrías en los pechos, y de los que tienes que estar alerta para tomar las mejores acciones preventivas, acá te comentamos las más comunes.

Por genética

Sí, lamentablemente nuestra genética presenta un papel fundamental en nuestro aspecto corporal; si tu mamá, tías o abuelas tienen problemas con la salud de la piel, es algo que tienes que tomar en consideración para los cuidados preventivos, y mientras más joven mejor. Nunca es demasiado pronto para iniciar una rutina de cuidado adecuada para tu edad. Por lo que es necesario que les pidas a tus padres que te asesoren un especialista en el área como un dermatólogo.

En el caso de los pechos, esto también se encuentra fuertemente vinculado con nuestra genética, si observas que las mujeres de tu familia tienden a tener pechos grandes, lo más probable es que tú también los tengas. Así que inicia la hidratación de tu pecho con aceites naturales desde tu adolescencia, esto preparará la piel para el proceso de estiramiento.

En la adolescencia

La adolescencia, una etapa bastante complicada, pero ni modo, todos debemos pasar por ella. Es normal que te sientas algo confundida por los múltiples cambios que empiezas a notar, uno de ellos será el aumento de tus pechos y te llevará a realizarte mil preguntas. Te empezará a importar tu apariencia y empezarás a mortificarte por cualquier aspecto que consideres inusual, en entre ellos la aparición de estrías.

Mantén la calma, es solo una de las diversas etapas de tu vida por la que atravesarás, si tienes un poco de cuidado los cambios producidos en este momento no tienen por qué ser permanentes. Al verte en el espejo notarás que las estrías en el área de tus glúteos, muslos y pecho son más visibles y esto se debe a que tu piel se está estirando, las hormonas y el volumen en diversas áreas pueden tener este resultado.

Platica con tus padres sobre tus inquietudes, e inicia algunas rutinas acordes a tu edad, como aplicar cremas hidratantes en tu cuerpo, sobre todo en el área del pecho, cuida tu alimentación y realizar actividades físicas que te mantengan activa.

Aumento de peso

Este sería uno de los principales causantes de la aparición de las estrías, y ciertamente aplica tanto para los hombres como para las mujeres. Nuestro cuerpo no está diseñado para adaptarse a bruscos cambios debidos al aumento de peso, mucho menos la piel.

Cuando no tenemos una dieta balanceada y sana el exceso de grasa se establece en nuestro tejido adiposo, y recordemos que los pechos son en sí depósitos de grasa, por lo que si aumentas considerablemente de peso, tus pechos también aumentarán de tamaño.

Si bien la piel tiene la capacidad de adaptarse a estos cambios, sufre en el proceso, ya que mientras se estira los tejidos se adelgazan (piénsalo como si fuera una banda elástica, mientras más se estire, más posibilidades tendrá de romperse), finalmente las fibras de colágeno y elastina ceden ante la tensión y se rompen, produciendo como consecuencia las estrías.

En el embarazo

Hay pocas cosas tan naturales en el cuerpo de las mujeres como esa milagrosa capacidad de dar vida, poder traer al mundo a un nuevo bebé es una bendición, pero al ser un proceso tan complejo nuestro cuerpo atraviesa una serie de cambios, algunos no tan agradables.

El embarazo es, tal vez, el principal motivo por el cual aparecen las estrías en las mujeres. No solo porque aumentan considerablemente, sino porque suelen ser las más profundas. La gran mayoría de las embarazadas notará un aumento considerable de estrías, sobre todo en el vientre y en los pechos, y esto se debe es que estás dos zonas son las que sufrirán un marcado aumento. El vientre, porque ahí se alojará el bebé, y los pechos, porque para prepararse para el período de lactancia aumentarán su tamaño.

En estos momentos lo más importante es intentar prevenir su aparición con buenas rutinas de hidratación y una buena base de suplementos. Pero lo más importante, si sientes picazón en el vientre o pechos, bajo ningún motivo te rasques. Es en serio, esto sería lo peor que le puedes hacer a tu piel, puesto que la ruptura de los tejidos será más factible.

¿Las estrías es solo cosa de mujeres?

Las estrías son una de las afecciones de la piel más comunes y recurrentes del cuerpo, suelen afectar tanto a los hombres como a las mujeres, pero seamos sinceras, nosotras somos las más propensas a sufrirlas en mayor cantidad. Diversos estudios especializados en el área señalan que hasta el 75% de las mujeres tenemos estrías y que el 35% empezarán a notarlas durante las primeras etapas de la pubertad.

Estos estudios también determinan que el período de nuestra vida donde estamos más expuesta a la aparición de estrías es durante el embarazo y la lactancia, afirmando que hasta el 95% de las embarazadas desarrollarán estrías en diversas zonas del cuerpo.

Como contra parte, los estudios indican que los hombres más propensos a la aparición de las estrías son los que atraviesan cambios bruscos en su composición corporal, entre los más comunes están:  aumentar de peso o disminuir de peso en períodos cortos e tiempo y, sobre todo, los que practican fisiculturismo o deportes que promuevan el desarrollo de masa muscular.

Los hombres que realizan rutinas de levantamiento de pesas muy agresivas son los más afectados, de por sí, este tipo de entrenamiento tiene como propósito la ruptura de los músculos para así desarrollar un mayor volumen muscular. Pero en este proceso los tejidos de la piel se estiran drásticamente ocasionando múltiples rupturas de las fibras de elastina, y como consecuencia se manifestarán las estrías en diversas zonas como la espalda y hombros.

En fin, nosotras más y ellos tal vez un poco menos, lo importante es reconocer que nos afecta a todos y que, sin importar nuestro sexo, siempre debemos buscar las mejores opciones para prevenirlas y combatirlas, así que mostremos un poco de solidaridad, compartiendo todos los trucos y opciones que te mostraremos con tus amigas y amigos.

Los mejores tratamientos

Los mejores tratamientos

Si bien no hay estudios que afirmen que la eliminación completa de las estrías del pecho sea posible, si hay diversas opciones para prevenirlas y para mejorar la apariencia de las mismas, acá te señalaremos una serie de consejos que puedes poner en práctica.

La alimentación

Nunca será un cliché ni estará de más recordar que la buena alimentación es la clave para todo lo relacionado con la salud de nuestro cuerpo, especialmente de nuestra piel. Toma suficiente agua todos los días, aumenta tu ingesta de alimentos frescos, especialmente los verdes que contienen altos niveles de antioxidante y vitaminas. Mantente alejada de los alimentos procesados y los que contengan altos niveles de azúcar.

Los mejores alimentos para la salud y buena apariencia de nuestros pechos, que nos ayudará a evitar las estrías, son los siguientes:

  • Alimentos con alto contenido de potasio: Lo puedes encontrar en frutas como el cambur, papaya, mango y melón; y verduras como la espinaca y el brócoli.
  • Alimentos con Yodo: Los que poseen mayor concentración de yodo es el pescado, los lácteos y cereales como la avena. La falta de yodo en nuestro organismo tiene como consecuencia que los tejidos adiposos se inflamen y disminuya el correcto flujo sanguíneo.
  • Alimentos altos en vitaminas A, C y E: En este caso la mayoría de las frutas serán tus amigas, también puedes incluir tu a tu dieta una porción de frutos secos, ya que contienen grasas saludables.

Ejercicio físico

Para mantener la buena apariencia del pecho es recomendable realizar una serie de ejercicios físicos que fortalezcan los músculos pectorales y dorsales, si estos músculos se encuentran en buena forma ayudarán al sostén de tus senos aportándoles mayor firmeza. El ejercicio por excelencia para la salud del pecho es la natación, así que inclúyela en tu rutina.

No olvides usar un buen sostén deportivo que le aporte un soporte adecuado, preferiblemente que sea de algodón para permitir la transpiración. Pero lo más importante, que sea de una talla adecuada, la mayoría de las mujeres usamos sostenes demasiado grandes o muy pequeños, si te queda muy ajustado eso entorpecerá la buena circulación sanguínea de la zona.

Algunos suplementos

Los suplementos son una buena opción, sobre todo si estás embarazada. Los desajustes hormonales durante la gestación pueden incrementar la aparición de estrías, si bien puedes encontrar todos los minerales y vitaminas en alimentos naturales, no está demás darle ese plus que tu cuerpo tanto necesita en estos momentos.

Puedes tomar suplementos de colágeno para aportar mayor elasticidad a tu piel, también puedes incluir suplementos de ácido hialurónico y de centella asiática. Estas son opciones estupendas ya que le aportarán a la dermis todas las propiedades necesarias para amentar la queratinización epidérmica y la elasticidad.

Cremas

Actualmente en el mercado podemos encontrar diferentes marcas y opciones. Las cremas siempre serán una alternativa segura para aportarle mayor hidratación a tu piel, hay algunas que incluso son especiales para el área del pecho. Solo asegúrate de elegir alguna a base de ingredientes naturales, como el aloe vera, coco, ricino o rosa de moqueta. Y úsalas por lo menos dos veces al día para mejores resultados.

Tratamientos cosméticos

Si sientes que las estrías de la zona de tu pecho están fuera de control y empiezas a desesperarte, puedes recurrir a los tratamientos cosméticos especializados. Pueden ser agresivos y es recomendable que los dejes como última opción, ya que estarías sometiendo a una zona tan delicada como la del pecho a rayos laser, entre otros.

También debes tomar en consideración que si estás en período de lactancia tienes que esperar hasta que esta concluya, ya que estos tratamientos pueden ser perjudiciales para tu bebé. Consulta con tu pediatra para mayor información al respecto.

Tratamientos naturales

Finalmente, siempre abogaremos a que en la naturaleza está la clave, ella es sabia y siempre nos aportará las mejores alternativas para la salud de nuestros cuerpos. Podemos encontrar muchos aceites que incluso podemos hacer desde nuestra casa. Aplicar aceites naturales en las zonas más afectadas ayudarán a hidratar, además de aportarle muchas propiedades, puedes usarlos solos o emplearlos como mascarillas, estás son las mejores opciones:

  • Aceite de coco y aguacate: Puedes usarlos juntos o separados, ambos son una excelente fuente de hidratación.
  • Aceite de rosa mosqueta: Este sin duda es una verdadera maravilla de la naturaleza, los beneficios que tienen para nuestra piel parecen innumerables; ayuda para la elasticidad, la cicatrización y el emparejamiento del tono de la piel. También puedes tomarlo en infusión, es deliciosa.
  • Aloe vera, azúcar y miel: Esta sin duda es una combinación poderosa, cada uno de los ingredientes aportará beneficios al cuidado de tus pechos. El aloe vera posee un poder regenerador increíble, la miel es uno de los antioxidantes naturales más poderosos de la naturaleza, mientras que el azúcar contiene ácido glicólico y es un excelente exfoliante. Utiliza está mascarilla en tu pecho por lo menos una vez a la semana.

Es importante recordar que mientras te encuentres en la búsqueda de las mejores alternativas para prevenir o mejorar la apariencia de las estrías de tu pecho, no debes descuidar tu salud mental. A pesar de ser tan comunes, esto no evita que nos sintamos avergonzadas por estas cicatrices, pero ten presente que tu valor y tu belleza no están sujetos a este tipo de situaciones. Cultivar y fortalecer tu autoestima es mucho más importante que estas marcas.

En la actualidad son más las mujeres, que deciden amarse y aceptarse tal y como son. Los medios publicitarios y las actrices más reconocidas están fomentando una nueva cultura, en donde la aceptación de las diversas formas y aspectos corporales son la norma. Así que cuídate, cuida tu cuerpo porque es tu templo, pero también ámate y no permitas que nada se interponga entre tú y el bikini que deseas usar. Gracias por leernos y esperamos que lo hayas disfrutado.