Cómo eliminar la celulitis

La celulitis, sin duda es uno de los problemas más comunes que alteran la apariencia de la piel, es curioso que siendo un aspecto tan común nos cause tanta inseguridad tenerla. En la actualidad debido al auge de las redes sociales se ha creado una especie de cultura de “la piel perfecta” todas las aplicaciones poseen filtros que alteran la apariencia de nuestra piel, haciéndola ver más lozana, tersa y suave, en pocas palabras, una piel perfecta. Pero, ¿esto es así en la vida real?

Tranquila, aunque el mundo digital te quiera hacer pensar lo contrario, tú no eres la única mujer con celulitis en el mundo, todas la tenemos sea en menor o mayor grado. La buena noticia es que si hay muchas alternativas para disminuir y eliminar la celulitis, sigue leyendo y descúbrelas.

Cómo eliminar la celulitis

¿Qué es la celulitis?

La celulitis o piel de naranja, es un trastorno del tejido subcutáneo que se presenta esencialmente en el tejido adiposo. Es causada por la acumulación y almacenamiento de grasa, acompañada de retención de líquidos y diversas toxinas.

En casos graves se puede presentar como una infección bacteriana situada en el tejido subcutáneo de la piel, afectando desde la capa media de la dermis hasta la capa más profunda, afectando al tejido celular subcutáneo, es decir, en algunas ocasiones podría ser potencialmente seria. Etimológicamente la celulitis es en sí la inflamación de las células, causada por la acumulación de grasa que puede ser producida por diversos factores tanto internos como externos, por lo general se caracteriza por el enrojecimiento, inflamación y otorgarle a la piel una apariencia que nos recuerda la textura de una cascada de naranja.

Las áreas afectadas presentan la clásica flogosis, que en términos comunes, es la hinchazón y como resultado la zona se puede sentir adolorida o más caliente. Cabe destacar que la celulitis tiene varios tipos y grados, siendo necesario conocerlas para así llegar a un diagnostico apropiado y poder emplear el tratamiento más conveniente.

Cómo luce la celulitis

Lo normal es que la celulitis tenga una apariencia similar a la cáscara de una naranja, que la superficie de la piel se torne irregular y se presente una especie de “hoyuelos” sobre todo, si presionamos la zona. En primera instancia, este sería un aspecto inofensivo ya que su principal consecuencia es desmejorar la estética de la piel. Pero debemos estar alerta, ya que hay tipos de celulitis que pueden ser mucho más agresivas y su apariencia puede tornarse roja o amoratada e inflamar mucho la piel.

Tipos de celulitis

Tipos de celulitis

No debemos tomarnos a la ligera la aparición de la celulitis, porque a pesar de que todas las mujeres la tenemos o por lo menos el 90% la padecemos, es importante señalar que nos referimos a la celulitis estética, esa que se presenta cuando apretamos alguna zona de nuestros muslos o brazos. Sin embargo, debemos aclarar que hay varios tipos de celulitis y que son muy diferentes entre sí, algunas hasta pueden acarreas cuadros clínicos delicados y puede llegar a ser necesario una intervención quirúrgica, así que toma nota, estos son los tipos de celulitis:

Celulitis blanda:

Esta es la típica piel de naranja que tanto nos disgusta, pero que siempre está presente en menor o mayor grado. Puede ser bastante visible y se caracteriza por una textura gelatinosa o flácida, se puede notar más cuando nos sentamos o al andar. Se presenta como una alteración en la estructura en la capa media de la dermis, y suele agravarse con el transcurso de los años.

Las zonas de nuestro cuerpo más propenso a sufrir este tipo de celulitis son los muslos, los glúteos, el abdomen y los brazos. Básicamente en cualquier parte del cuerpo donde haya depósito de grasa se puede presentar la celulitis. Puede aparecer desde la adolescencia, pero se agrava después de los 30 años de edad.

Si, las mujeres mayores de 30 años empezarán a notar cómo la cantidad de celulitis aumenta y esto se debe principalmente a que es a partir de esta edad cuando nuestra piel empieza a perder su tono muscular, lo cual la vuelve propensa a mayor flacidez, y si hay flacidez definitivamente puede haber celulitis.

Celulitis dura:

La celulitis dura o fibrosa, como su nombre lo indica se caracteriza por una apariencia y un tacto más endurecido o compacto. Esto se debe a que la acumulación de grasas y de toxinas atoradas en los vasos sanguíneos, se entrelazan con el tejido conectivo fibroso. A diferencia de la anterior, este tipo de celulitis no está directamente relacionado con el aumento de peso o la edad, ya que se puede presentar en personas con estructuras corporales delgadas y definidas.

Puede surgir desde la adolescencia y las mujeres entre 20 y 30 años son las más propensas a padecerlas. Esta celulitis resulta más complicada de combatir y eliminar, ya que no se localiza en la superficialidad de la dermis.

Celulitis edematosa:

Entre los tipos de celulitis de intensidad leve o media, esta sería sin duda la más molesta ya que está acompañada por síntomas más puntuales como la pesadez en las piernas o inclusive, puede afectar la movilidad normal de las extremidades. Su tacto suele ser esponjoso e inflamado, esto se debe a la retención de líquidos en las zonas afectas, comúnmente en brazos y piernas. Puede aparecer tanto en jóvenes al inicio de la pubertad, como en personas entre los 20 y 40 años. Es muy importante que se trate correctamente este tipo de celulitis ya que el aumento del tamaño puede deformar el aspecto de las piernas.

Celulitis infecciosa

Acá ya entramos en terreno un poco delicado, la celulitis infecciosa es una enfermedad patológica que ataca al tejido subcutáneo y es causada por la proliferación de estafilococos o estreptococos. Puede llegar a ser una infección con complicaciones médicas que ameriten la hospitalización del paciente.

La presencia de los estreptococos causa una infección difusa que puede extenderse con gran velocidad, por lo que varias zonas pueden verse comprometidas en cortos períodos de tiempo. Su apariencia puede ser más impactante que las anteriores ya que se presenta como heridas o abscesos cutáneos y presenta una serie de síntomas como: Fiebre alta, Cefalea, temblores, hipotensión, taquicardia y ampollas.

Por qué surge la celulitis

Por qué surge la celulitis

En este caso también es necesario dividirlas en sus tipos, ya que cada una responde a diversas causas y es necesario tomarlas en cuenta para un  diagnóstico más acertado.

Blanda o flácida

La celulitis que posee una apariencia flácida se forma, principalmente, por una sobreproducción hormonal que a su vez afecta a las células adiposas de nuestro cuerpo. Estas células adiposas son las encargadas de almacenar los lípidos, es decir, los triglicéridos y el colesterol, que son nuestras reservas de energía.

El cuerpo no tiene otra manera de almacenar energía que a través de la grasa, por mucho que nos disguste, la grasa es fundamental para el buen funcionamiento de nuestro organismo, las mujeres necesitamos como mínimo un índice de grasa de 15%. Pero hay que ser bastante objetivos, hay grasas buenas y grasas malas, son estas últimas las principales causantes de la obesidad y de la celulitis.
Por consiguiente, la celulitis blanda o superficial surge debido a una mala alimentación y un exceso de sedentarismo. Nuestro cuerpo en estado de reposo es capaz de usar hasta 500 calorías, pero si consumimos más calorías de las que utilizamos en nuestras actividades diarias es necesario incluir una actividad física extra que permita eliminar el exceso de grasa.

Dura o fibrosa

Nuestra piel está conformada por fibras de elastina y colágeno, estas son las responsables de su fuerza y elasticidad. En la capa media de la piel, llamada dermis se forman compartimientos donde se alojan la grasa y los tejidos celulares, estos aportan la estructura de la piel y nos protegen, en conjunto de la epidermis, de los radicales externos.

Entonces, cuando esa capa de la piel sufre alteraciones por cambios hormonales como el aumento de estrógenos normalmente a lo largo de la pubertad. La matriz extracelular sufre considerables alteraciones, pues pierde su elasticidad y se vuelve más densa, esto ocurre porque los tejidos se obstruyen de células grasas y esta obstrucción conlleva al endurecimiento del tejido, ya que las fibras de elastina y colágeno de la dermis no pueden detener la formación de nódulos que se establecen y se solidifican en la capa media de la piel.

Al instalarse profundamente en los tejidos y transformarse en depósitos de grasa duros, la vuelven muy difícil de eliminar, no solo basta la actividad física porque esa grasa no es fácil de quemar, como te lo comentamos anteriormente hasta los cuerpos más delgados pueden padecerla.

Edematosa o circulatoria

Este tipo de celulitis surge como consecuencia de una mala circulación y una excesiva retención de líquidos. Esta no solo afecta la estética de la piel, sino que presenta incomodidades para la salud que incluso pueden dificultar las actividades de nuestro día a día.

El sistema linfático es una red de órganos y tejidos conformados por linfa, ganglios linfáticos y vasos linfáticos. Su función radica en eliminar las infecciones y preservar el equilibrio de los líquidos en nuestro cuerpo; cuando este no funciona adecuadamente los líquidos se acumulan, ocasionando entre otros problemas, la celulitis edematosa.

Infecciosa o estreptocócica

Este tipo de celulitis se produce cuando la barrera cutánea se ve comprometida por una batería llamada estreptococos, esta vive normalmente en nuestro intestino y no suele causar mayores complicaciones en adultos sanos. Pero cuando esta bacteria se aloja en los tejidos subcutáneos pueden causar una infección que se extiende con mucha rapidez, a consecuencia de la acción de las enzimas producidas por la propia bacteria, estas enzimas degradan los elementos celulares, que en otras circunstancias, contendrían la inflamación.

Este tipo de celulitis se presenta mayormente en personas mayores de 60 años y pacientes con diabetes, se puede presentar en cualquier parte de nuestro cuerpo, inclusive en el rostro.

Al ser un tipo de celulitis tan delicado e inusual, es importante que no exista el autodiagnóstico y mucho menos la automedicación. Si presentas los síntomas que te hemos comentado, como: enrojecimiento de la zona, inflamación, irritación, fiebre o erupciones, es importante que asistas a un centro de salud, para que un dermatólogo evalúe tu caso.

¿Por qué es importante acudir a un doctor en este caso? Bueno, este tipo de celulitis suele confundirse con la dermatitis de estasis, que es una inflamación de la piel causada por una insuficiencia venosa crónica, y el tratamiento pertinente es completamente diferente al de la celulitis infecciosa. Es por este motivo que resulta necesario que su diagnóstico derive de un examen de hemocultivo o cultivo de tejido.

Tratamiento para la celulitis infecciosa

Por ser un caso tan especial y delicada, queremos dejar en claro, que si sospechas que padeces de celulitis infecciosa, no intentes ninguno de los tratamientos que indicaremos más adelante, tu caso es especial y requiere de atención médica especializada. Este tipo de celulitis solo se puede combatir mediante antibióticos que controlen la infección y en casos muy extremos una intervención quirúrgica, así que asiste a tu médico de confianza.

Factores de riego

Factores de riego

A pesar de los diferentes tipos de celulitis hay una serie de factores de riesgo que aplican para todos ellos, recordemos que al hablar de la celulitis estamos hablando de un problema de la salud de la piel y de la composición corporal, así que toma en consideración estos puntos y trata de prevenirlos:

Hormonales

Las hormonas son esenciales para nuestro organismo, pero cuando se produce un desajuste como los altos niveles de estrógenos y andrógenos nuestro cuerpo responde de forma negativa, ocasionando entre otras complicaciones la aparición de la celulitis.

Si, como lo leíste, los desniveles en los estrógenos pueden causar la celulitis, así que este sería una de los principales motivos por lo que alrededor del 90% de las mujeres suframos de piel de naranja. Esta hormona es de tipo femenino y puede alterarse en diversos puntos de nuestra vida, como: La adolescencia, el embarazo y la menopausia (sí, en pocas palabras en todas las etapas de nuestra vida).

También cabe resaltar que el uso de las pastillas anticonceptivas puede descontrolar bastante el ambiente hormonal de nuestro cuerpo, así que hay que añadirlas como posibles causas para la aparición de la celulitis.

Genético

Por mucho que nos desagrade, era de esperarse, de nuestro árbol genealógico no solo heredamos rasgos físicos, como el tamaño de la nariz o el color del cabello. Todo está relacionado con nuestra genética y los aspectos que heredamos de nuestros progenitores y la salud (buena o mala), de nuestra piel esta incluida en el paquete. Si observas que tu abuela, madre, tías, hermanas o primas tienen problemas de celulitis, lo más seguro es que tú también la vayas a padecer. Pero no te desanimes, esto es solo una señal de alarma para que tomes mejores acciones preventivas.

Abuso de sustancias

El exceso de alcohol y el tabaco, literalmente enferman tu piel. Existe pocas cosas tan nocivas para la apariencia de nuestra piel que la nicotina y en el caso puntual de la celulitis sus consecuencias son evidentes. Esto se debe a que los altos niveles de nicotina en nuestro flujo sanguíneo producen obstrucciones en los vasos sanguíneos, ocasionando vasocontrictores, este estrechamiento conlleva a un deficiente flujo sanguíneo.

La nicotina es tan perjudicial para los vasos sanguíneos, porque aumenta la producción de tromboxano, un componente que activa la agregación plaquetaria y aumenta las posibilidades de obstrucciones, volviendo a la sangre más densa y viscosa, cosa que también perjudicará la buena circulación.

Sedentarismo

Esta sin duda podría ser la causa principal del desarrollo de la celulitis, diversos estudios afirman que 3 de cada 5 mujeres sufren de la piel de naranja debido a un mayor grado de sedentarismo. Esto se debe a que pasar muchas horas sentadas o acostada perjudica la buena circulación sanguínea. Cabe destacar que, si tienes un trabajo donde pases muchas horas sentada y además no realizas ningún tipo de ejercicio o actividad física, esto perjudicará el tono muscular de tu piel y tendrás mayor posibilidad de padecer de celulitis.

Malos hábitos alimenticios

Seamos realistas, indudablemente somos lo que comemos. No hay forma de tener una apariencia saludable sin tener un interior saludable y equilibrado, por lo que nuestros hábitos alimenticios tienen un papel fundamental. La mala alimentación es uno de los mayores problemas de nuestra época, tenemos una vida muy agitada y esto nos conduce a no cuidar como deberíamos lo que comemos.

En la actualidad, si vamos a un supermercado nos sentiremos bombardeados con muchos productos nocivos para nuestra salud, alimentos procesados con altos niveles de azúcares y carbohidratos. Estos alimentos sin duda perjudicarán tu salud y te llenará de celulitis. Esto se debe a que todo ese exceso de grasa te hará aumentar de peso y desarrollarás mayores depósitos de grasa y desechos en forma de toxinas, que inevitablemente se convertirán en esa molesta celulitis.

La grasa proveniente de estos productos es mucho más difícil de quemar con ejercicios y será más propensa a endurecerse. Los alimentos que debes evitar lo más que puedas son: El azúcar, el exceso de sal, las grasas saturadas, las frituras, el café y las bebidas gaseosas.

Cómo eliminar la celulitis

Cómo eliminar la celulitis

Ahora bien, vamos a lo que más nos interesa, ¿es posible eliminar la celulitis? Bueno, no vamos a mentirnos, eliminar totalmente la celulitis es muy complicado, por no decir imposible. Pero no entres en pánico, si existen muchos remedios, tratamientos y alternativas para disminuir y mejorar la apariencia de la piel, tanto, que ya no supondría un problema. Así que continúa leyendo, que te mostraremos como ganar esta batalla.

Alimentación

Mientras la mala alimentación perjudica y conduce a un mayor desarrollo de la celulitis, como ya te lo hemos comentado con los alimentos que debes evitar. La buena alimentación tiene el efecto contrario, hay alimentos que ayudan a combatir y a reducir la celulitis y estos son los principales:

  • Las lentejas: es una forma mucho más saludable de ingerir una buena cantidad de proteínas sin incluir las grasas que se encuentran en la proteína animal. Si tienes una buena ingesta de proteínas tu cuerpo desarrollará mayor masa muscular, mientras reduces el índice de grasa. Las legumbres son la opción más saludable, así que inclúyelas a tu dieta.
  • La cebolla: bueno, pocas comidas pueden llegar a tener una buena sazón sin esta hortaliza. Además, genera efectos desintoxicantes en tu organismo, perfecto para combatir las toxinas dañinas que aumentan el desarrollo de celulitis.
  • El plátano: una fruta con alto contenido en potasio, esta fruta tropical no solo elevará tus niveles de energía, también mejorará tu circulación sanguínea. Come una porción al día, pero no abuses, al igual que todas las frutas contiene azúcar y a pesar de no ser tan nociva como la azúcar refinada, es mejor tener un consumo moderado.
  • Los espárragos: este alimento contiene bioflavonoide, que ayudará a fortalecer los capilares, su alto contenido en potasio beneficiará la apariencia de tu piel.
  • Pescado: es uno de esos alimentos que sin duda no puede faltar en tu dieta, son innumerables las propiedades que aportará a tu cuerpo, entre ellos vitaminas, aminoácidos, yodo y una fuente muy saludable de proteína.
  • La gelatina: incluir una porción de gelatina tendrá muchos beneficios. Esta puede ser tu merienda del día para mitigar las ganas de comer algo dulce que nos da a media tarde. Su alto contenido en aminoácidos hará temblar a la celulitis. La gelatina ayudará a la formación de tejido sano y elevará tu producción de colágeno haciendo tu piel más elástica, fuerte, tersa y lo mejor de todo, libre de celulitis.
  • Las infusiones: sabemos que te recomendamos evitar el consumo de café y ahora te preguntas qué vas a tomar para mantener calentito tu corazón. Bueno la respuesta es el té o infusiones, son maravillosas y nunca te aburrirás, hay demasiadas opciones. Una de las mejores es preparar una buena infusión a base de limón, miel y jengibre, esta combinación poderosa para acelerar tu metabolismo y quemar grasa.
  • Agua: puede sonar bastante obvio, pero te sorprendería saber la cantidad personas que no toman la suficiente agua a lo largo del día. Recordemos que la mayor parte de nuestro cuerpo está compuesto por agua, así que la piel resiente mucho la falta de ella, como resultado de la deshidratación la formación de celulitis es casi un hecho. Toma por lo menos dos litros de agua al día, no solo cuando sientas sed, te recomendamos tomarte un vaso a penas despiertes, en ayunas, tu cuerpo y tu piel te lo agradecerá.

Ejercicios

Es momento de ponernos en forma, debes incluir el ejercicio a tu rutina regular. El ejercicio tonificará tu piel y aumentará tu masa muscular, con ello la celulitis será prácticamente imperceptible. Puede ser en el gimnasio, con un deporte o ¡hasta en tu propia casa! No tienes excusa, actualmente hay diversas plataformas donde puedes encontrar rutinas completas que puedes hacer en la comodidad de tu sala. Ponte las pilas y mueve el cuerpo, estos ejercicios te ayudarán especialmente con la celulitis:

  • El cardio: cualquier ejercicio que te haga mover y te ponga a sudar será perfecto para eliminar la grasa localizada, así que camina, corre o baila, lo importante es moverte.
  • Las sentadillas: este ejercicio beneficiará sobre todo tus muslos y glúteos, que es justo donde se puede localizar la mayor cantidad de celulitis. Realiza por lo menos 10 series de 4 repeticiones.
  • Las pesas: no, no le tengas miedo a las pesas del gimnasio. Por incluir unas series a la semana tu cuerpo no desarrollará músculos de hombre. Créenos cuando decimos que a las mujeres nos cuesta mucho más que a los caballeros el desarrollar masa muscular, pero incluir algo de peso en nuestro ejercicio hará maravillas por tu tono muscular, lo que mejorará la apariencia de la celulitis.
  • Las zancadas: esto es perfecto para tus piernas y glúteos, ya que irá tensando dichas zonas y le aportará mayor firmeza, a su vez, se eliminará grasa y con ella la celulitis.
  • Planchas: las temidas planchas, un minuto en esta posición se siente como una pequeña eternidad. Las odiamos, pero son realmente maravillosas, aumentará la fuerza de tus brazos, tu cuerpo entrará en tensión lo que ayudará a eliminar calorías mientras le aportas firmeza a todo el cuerpo al mismo tiempo y con un solo ejercicio.
  • Los abdominales: estos tampoco nos hacen muy felices, pero vaya que son muy efectivos. El abdomen suele ser un fijo depósito de grasa y una de las zonas donde mayormente se presenta la celulitis, así que a darle duro con esos abdominales. Esta es la mejor manera de fortalecer y tonificar la zona, si los músculos de tu abdomen se endurecen también bajará la grasa y tendrás un abdomen envidiable, plano y libre de celulitis.
  • La natación: si eres de los afortunados que cuentan con una piscina o un centro de natación cercano, sácale el mayor provecho. Es sin duda una de las actividades más divertidas y desestresantes que puedes encontrar. Puede que no lo notes, pero cuando nadamos todos los músculos de nuestro cuerpo entran en funcionamiento, es un ejercicio realmente completo, sin duda hará retroceder a la celulitis.

Cremas de uso tópico

Digamos que esta es una vieja confiable, hay muchísimas marcas en el mercado unas prometen más y otras menos, pero no te puede faltar entre tus productos de belleza una buena crema para la celulitis. No solo te fijes en el empaque, presta atención a sus ingredientes, las que son a base de componentes naturales son las mejores. Usa tu crema todos los días y realiza firmes movimientos circulares por unos minutos en las áreas más problemáticas, esto no solo le aportará mayor hidratación a tu piel, sino además mejorará tu circulación, solo te tomará 5 minutos y logarás disminuir esa molesta piel de naranja.

Tratamientos cosméticos

Si quieres ver resultados más rápidos, siempre podrás recurrir a algunos tratamientos cosméticos, pero cabe destacar que son los más costosos y agresivos, pero son ideales para los casos de celulitis más severa, estas son algunas opciones:

Terapia de ondas acústicas

También conocida como Terapia de ondas de choques, es un tratamiento a base de energía localizada en tejidos musculoesqueléticos, para combatir afecciones subagudas o crónicas. Esta técnica promueve la regeneración de tejidos blandos y músculos, entre sus beneficios se encuentra el alivio del dolor moderado y crónico causado por diversas afecciones de la piel, entre ellas la celulitis.

Es recomendable emplearse en pacientes que padezcan de celulitis en un II o III grado, ya que mejorará la microcirculación activando la circulación linfática, mejorará tu metabolismo y disminuirá el tejido graso, también aumentará tu producción de colágeno lo que mejorará la apariencia de la piel. Para unos resultados óptimos y evidentes, necesitarás entre 5 a 10 sesiones, con una frecuencia hasta de 2 sesiones por semana. Cada sesión tendrá una duración entre veinte y treinta minutos y se caracteriza por ser un procedimiento poco invasivo. Sin duda es una increíble opción.

Criolopólisis

Esta es una técnica utilizada especialmente para eliminar la celulitis en zonas localizadas, ya que elimina la grasa del tejido adiposo sin necesidad de recurrir a cirugías abrasivas. Se emplea frío concentrado en las zonas más problemáticas durante breves momentos, congelando de esta manera a los ácidos grasos ya que son muy sensibles a las temperaturas bajas. Una de las principales ventajas de esta técnica es que se logra eliminar el adipocito, pero sin maltratar el resto de la estructura del tejido.

Junto la liposucción y el láser esta es la mejor manera de eliminar los adipocitos y lo mejor es que es la menos abrasiva. En cada sesión de aproximadamente una hora se eliminará hasta una cuarta parte de la grasa de la zona y podrás ver los resultados de dos a tres semanas después. Para que los resultados sean duraderos se recomienda combinar con una buena alimentación y ejercicio recurrente.

Tratamientos con radio frecuencia

Este procedimiento actúa generando un calentamiento profundo que afecta directamente al tejido graso subcutáneo. Exponer a los tejidos a esta alta temperatura permitirá el drenaje linfático, eliminando los líquidos y toxinas que se encuentren atascados, disminuyendo a su vez la grasa acumulada, esto tendrá como consecuencia el mejoramiento de los tejidos recuperando la salud de la piel, eliminando así la indeseada celulitis.

Con esta técnica también se presentarán mejoras en la producción de colágeno, elemento esencial para la elasticidad y buen tono muscular. Previo a las sesiones de radio frecuencia tu doctor marcará las zonas a tratar con cuadros usando un marcador quirúrgico, el tratamiento de cada zona puede durar entre 20 a 45 minutos, dependiendo de qué tan extensa sea. Una vez culminado el procedimiento debes tomar algunas medidas como evitar exponerte al sol y aplicar un gel de aloe vera para refrescar las zonas.

Cardoxiterapia

Este tratamiento estético favorecerá la oxigenación de las células en tu tejido dérmico a través de la infiltración de dióxido de carbono, sí, es el mismo elemento que expulsamos cuando exhalamos. Este dióxido de carbono contribuye a que tu cuerpo segregue histaminas, serotoninas y catecolamina estos son neurotransmisores esenciales para la correcta circulación sanguínea, conduce a que los tejidos cutáneos tengan una mayor dilatación vascular.

El procedimiento es bastante sencillo, pues se introduce una pequeña aguja por vía subcutánea o intradérmica, mientras una máquina controla la cantidad de gas que entra a tu cuerpo, posteriormente se realiza un masaje para repartir uniformemente el gas. Una vez el gas entra al cuerpo una parte se adhiere a la grasa, mientras otra penetrará al torrente sanguíneo generando una mayor oxigenación.

Se puede necesitar hasta 10 sesiones, dependiendo del grado de celulitis y cada sesión puede durar entre 30 y 60 minutos. No tiene efectos secundarios relevantes, aunque algunos pacientes pueden presentar hematomas, inflamación o algo de molestia en la zona tratada.

Mesoterapia

Es una técnica médica que consiste en la aplicación de microinyecciones que contienen diversos medicamentos como minerales, vitaminas y aminoácidos. Es empleada para tratar diversos padecimientos como el dolor crónico causado por algunas enfermedades, también es usado para tratamientos estéticos tanto faciales como corporales. La celulitis es uno de los problemas estéticos que puede combatir, al suministrar pequeñas dosis de los medicamentos mencionados, en el caso de la celulitis actuarán disolviendo la grasa localizada y aportarán mayores nutrientes que mejoren la salud de la piel.

Normalmente se necesita entre 5 a 10 sesiones para observar resultados favorables, esto también dependerá del grado de celulitis que presente el paciente. Cada una de las sesiones puede tener una duración entre diez y quince minutos.

Cirugía

Esta sería la opción reservada para los casos más graves, ya que no cualquiera está dispuesto a pasar por el quirófano y todos los riesgos que esto conlleva solo para atenuar la apariencia de la celulitis. En casos muy graves, incluso donde la salud del paciente se ve comprometida, se debe realizar operaciones. La liposucción elimina la grasa sub-dérmica mediante la introducción de un instrumento en forma de tubo que succiona la grasa localizada. Requiere del empleo de anestesia y se necesita atravesar por un post-operatorio.

Definitivamente son muchas las opciones disponibles para prevenir, disminuir y eliminar la celulitis, así que lo mejor que puedes hacer es evaluar tu caso y preferiblemente consultar con tu dermatólogo de confianza cuál es la mejor opción para ti. Así que respira, no te agobies demasiado por algo que tiene solución, mientras te encuentras en el proceso recuerda tener algo de paciencia y sobre todo amor propio, ama, cuida y respeta tu cuerpo, que esos pequeños detalles puedes solucionarlos. Esperamos que te haya gustado este artículo y haya despejado todas tus dudas, gracias por leernos.