Ejercicios para la flacidez en los brazos

La flacidez en los brazos en un problema que aqueja a una gran cantidad de personas tanto hombres como mujeres, y es que desde que alcanzamos cierta edad prácticamente no importa lo que se haga, la flacidez terminará llegando a esta zona del cuerpo, la cual es una de las primeras en verse afectada por el paso del tiempo.

Ejercicios para la flacidez en los brazos

Sumado a eso, el área de los brazos es un espacio que engorda con bastante facilidad, pero al adelgazar suele encontrarse con la desventaja de dejar la incómoda secuela de la flacidez o falta de firmeza. Algo que genera bastante inquietud y en algunos casos hasta pena en muchas personas, al punto de llegar incluso a influir en el tipo de ropa que se permiten o no utilizar para salir a la calle, prefiriendo siempre mantener los brazos lo más cubiertos posible.

Por esta razón muchos deciden comenzar realmente a tomar cartas es en asunto, acudiendo en muchos casos a la ayuda de medicina estética, la cual ofrece una lista bastante amplia de tratamientos con los cuales, a cambio de un precio en algunos casos bastante elevado, logren disimular por uno o dos años la apariencia flácida de sus brazos.

Antes de continuar con la lectura de este artículo, te aconsejamos consultar el tema sobre Cómo eliminar la flacidez de los brazos

Pero, como lo habrás notado al mencionarte el tiempo de duración, esta nunca es una solución realmente permanente, sino que requiere que condenes a tu cuerpo a someterse de forma más o menos constante a alteraciones que lo hagan lucir bien. Así que quienes no ven en esta una solución real optan por acudir a la ayuda de las siempre confiables rutinas de ejercicio.

Y es que en realidad, aunque a algunos no les guste para nada la idea de tener que admitirlo, solo existe un camino realmente valido ye efectivo para alcanzar la meta de eliminar del todo y prácticamente para siempre la flacidez en los brazos, siempre y cuando esta no sea demasiado excesiva, ya que en casos extremos la solución ideas es una combinación de ejercicios con el bisturí.

Sobre este camino, hay que mencionar que si bien es la alternativa ideal, no resulta para nada una opción fácil, y es que cuando comienzas a padecer de flacidez en los brazos es momento de comprender que la misma es bastante complicada de erradicar del todo, pero complicada no es sinónimo de imposible, ya que si aplicas los ejercicios adecuados podrás observar mejoría en cuestión de pocas semanas.

En este punto es donde muchas personas se suelen perder un poco, ya que la dificultad de la labor también implica que no toda clase de actividad física ni ejercicio que genere movimiento de los brazos va a traer resultados reales en cuanto a erradicar la flacidez de la zona, por esto hemos preparado para ti una lista con los mejores ejercicios para que añadas a tu rutina y logres conseguir los resultados que has estado esperando.

Los mejores ejercicios para tratar la flacidez en los brazos

Los mejores ejercicios para tratar la flacidez en los brazos

Debes recordar que si bien es posible realizar desde casa cualquier clase de ejercicios y aplicar tú mismo una rutina, esta nunca será la mejor alternativa. Lo más ideal es que mientras te sea posible optes por acudir a un gimnasio donde cuentes con la debida asistencia de un experto en el acondicionamiento físico o un entrenador personal, ya que estos están realmente especializados en ayudarte a cumplir tus metas en cuanto a la apariencia y salud del cuerpo se refiere.

Si no eres muy partidario de la idea de inscribirte en un gimnasio, igual podrías solicitar el servicio de un experto, el cual te ayude a idear una rutina personalizada que puedas aplicar en tu casa utilizando los recursos con los que ya cuentas, o indicándote que implementos deberás adquirir para alcanzar tus objetivos y eliminar de forma efectiva la flacidez en los brazos.

En el caso de que esta no te parezca aún una buena idea o no cuentes con los recursos económicos necesarios para lograr pagar un entrenador personal que te instruya no debes rendirte, ya que de igual manera puedes idear tu propia rutina de ejercicios en la cual incluyas los más ideales para centrar los resultados en el área de mayor interés, siendo en este caso los brazos. Entre esos ejercicios que puedes realizar en la comodidad de tu casa y sin asistencia de expertos resaltan los siguientes:

Círculos en el aire

Los círculos en el aire son una manera muy práctica de ir poco a poco ejercitando tus brazos, principalmente en el caso de que no poseas demasiado tiempo para dedicar a actividades que requieran más dedicación, ya que los círculos en el aire es algo que puedes hacer en cualquier rato libre, y en cualquier zona donde te encentres siempre y cuando cuentes con el espacio necesario para extender de lado a lado tus brazos.

Para realizarla debes estar de manera obligatoria de pie, ya que la posición tiene gran influencia en el resultado efectivo de la actividad. Simplemente debes extender tus brazos hacia ambos lados en un ángulo de 90 grados en relación con tu torso, en esta posición y manteniendo todo tu brazo recto comenzar a realizar pequeños movimientos circulares hacia adelante en los que tendrás como eje centrar a tus hombros.

Es importante que estos movimientos sean dibujando un circulo bastante pequeño para poder efectuarlo de forma más o menos acelerada, esta velocidad será el truco para conseguir ejercitar el área que te interesa, la zona inferior del brazo. Pasados unos cuantos minutos será turno de tomar un pequeño descanso de 30 segundos para luego comenzar nuevamente el movimiento, con la diferencia de que tendrás que dibujar los círculos en el sentido contrario que como habías hecho antes.

Si te está gustando este tema pero buscas ampliarlo un poco más, te sugerimos Cómo reafirmar los glúteos

Flexiones de rodillas

Las flexiones son bastante conocidas como una de las formas más eficientes de ejercitar y aumentar la masa muscular de los brazos, ya que al realizarlas es en ellos donde se ve ejercida la mayor presión. Pero este conocido ejercicio no solo nos puede ayudar cuando pretendemos aumentar el tamaño de los músculos del brazo, sino que también resulta perfecto para contrarrestar la flacidez de forma específica.

Según la posición que ubiques tus manos al realizas las flexiones puedes enfocar el trabajo de las mismas en diversas áreas, siendo la posición ideal para combatir la flacidez el colocarlas a la altura aproximada lo los hombros, ya que al extenderlas un poco más se estaría trabajando en mayor medida a los pectorales, haciendo que las zonas de tus brazos que requieres ayuda para reafirmarse queden por fuera.

La realización es muy sencilla y probablemente ya la conozcas, simplemente coloca tu cuerpo acostado en el piso, luego sostente con tus rodillas y con las palmas manteniendo los brazos estirados  de tus manos a la altura de los hombros, procurando mantener la espalda recta en todo momento, luego flexiona tus brazos hasta casi tocar el piso, repite al menos 20 veces o hasta que tu cuerpo te lo permita.

Flexiones de plancha

Las flexiones de plancha son una alternativa a las flexiones convencionales o flexiones de rodilla, con la principal diferencia que a través de esta requiere más esfuerzo y por ende genera mucha más tensión por lo que el resultado es más favorecedor cuando piensas contrarrestar o eliminar la flacidez de tus brazos.

El consejo, al igual que con la versión de rodillas, es que cuando realices tus flexiones de plancha procures colocar los brazos a la altura de tus hombros, nunca más alejado de estos, así estarás trabajando la zona que te interesa reafirmar y no ejercitando otras áreas de tu cuerpo.

Para hacer de manera efectivas las denominadas flexiones de plancha debes ubicar tus brazos en la misma posición que en las flexiones de rodillas, pero en este caso la zona inferior de tu cuerpo no estará sostenida por tus rodillas sino por la punta de tus pies. Debes mantener en todo momento tu cuerpo en línea recta para evitar lesiones o malformaciones, y solo mantener en contacto con el suelo las palmas de tus manos y las puntas de tus pies como te hemos mencionado.

En este ejercicio lo aconsejable es que realices  dos o tres sesiones de 20 repeticiones, con descansos de 30 segundos entre cada una de ellas, pero si apenas estás iniciando en el mundo de la actividad física y consideras que tu cuerpo no está preparado para aguantar tanto, puedes iniciar son sesiones de 5 repeticiones e ir aumentando poco a poco la cantidad, lo importante es que no fuerces demasiado tu cuerpo pero que tampoco sea una actividad que no implique esfuerzo alguno.

Ejercicios de mancuernas

Las mancuernas son una herramienta bastante útil para ejercitar los brazos, pero especialmente para eliminar la flacidez que puedan estar presentando, sin importar las causas de la misma y siempre y cuando sea de nivel leve o moderado. Con ellas se puede realizar una serie más o menos amplia de ejercicios para trabajar no solo los brazos sino que otras zonas, así que si no has adquirido unas, te invitamos a hacerlo, ya que son un gasto del que no vas a arrepentir.

El ejercicio que más te aconsejamos poner en practica con estas pequeñas pesas para eliminar la flacidez es muy simple, basta con sostener con cada mano una mancuerna, estirar lis brazos hacia el frente y de allí hacia los lados repetidas veces, o flexionando los brazos hacia tu rostro, teniendo cuidado de no golpearte con la mancuerna. Ambos ejercicios funcionan muy bien para la flacidez de los brazos, por lo que puedes alternarlos o incluirlos a ambos en tu rutina, ya que así sin duda tendrás mejores resultados.

Boxeo

El boxeo no solo es un deporte bastante exigente, sino que una gran alternativa para conseguir uno brazos fuertes, tersos y firmes. Si cuentas con un saco de boxeo en tu hogar este se convertirá en un aliado perfecto para ayudarte a generar movimiento en los músculos de tus brazos, lo que motiva a la piel a retomar la forma esperada y a demás agranda el musculo haciendo que el mismo se encargue de rellenar la piel flácida.

Además, poder practicar de forma frecuente esta actividad sirve como una alternativa para reducir los niveles de estrés y energía cumulada, principalmente si posees un trabajo que te exige niveles altos de presión de forma constante o mantenerte en movimiento.

Por otro lado, si no cuentas con un saco de boxeo, puedes practicar tus movimientos golpeando en el aire, algo que no tiene el mismo efecto que cuando lo realizas contra una superficie que te genere resistencia, pero que igual funciona para estimular la zona interna del brazo, lugar donde se forma la flacidez.

Salto de cuerda o salto de comba

Si estamos buscando una alternativa entre los ejercicios más provechosos para todo el cuerpo encontramos la cuerda o comba como uno que es sumamente indispensable destacar e incluir en nuestra lista de recomendaciones de ejercicios para la flacidez en los brazos y en general la falta de firmeza en cualquier zona de nuestra piel.

El salto de cuerda es una actividad que muchos asocian con los niños, debido a que entre los pequeños esto suele ser un simple juego. La realidad es que saltar a la comba es realmente una actividad física bastante demandante, en la cual se trabajan varios grupos de músculos, con ella podemos reafirmar los glúteos, piernas, abdomen e indudablemente los brazos ya que estos son los que general el movimiento de la cuerda.

Es aconsejable que realices el salto de cuerda como una de las primeras partes de la rutina, ya que también funciona a modo de calentamiento, siendo ideal que si no vas a realizar demasiada actividad extra dediques al menos 15 minutos a el salto de comba, de preferencia dos veces al día entre 4 y 6 días a la semana, y si realizas esta actividad con suficiente frecuencia notarás cambios bastante grandes en la firmeza de todo tu cuerpo.

¿Quieres ampliar esta información o buscas reafirmar otras zonas de tu cuerpo? Puedes pasar por el artículo dedicado a Cómo eliminar la flacidez del abdomen

Chorros de agua templada para ayudar en tus rutinas

Chorros de agua templada para ayudar en tus rutinas

Cuando has comenzado a realizar de forma bastante frecuente actividad física y tu cuerpo no se encontraba muy bien adaptado a ello, es común sufrir de algunos dolores musculares, los cuales en algunos casos llevan a la gente a querer dejar atrás la actividad que han estado realizando y volver a mantener la vida sedentaria a la que estaban acostumbrados.

En estos casos, puedes acudir a la ayuda del agua, ya que está comprobado que este líquido y más importante la temperatura que posee son una manera de mantener controlados ciertos aspectos de nuestro cuerpo, entre los que encontramos los dolores musculares. Para estos casos recurrir a un baño con agua templada ayuda a relajar los músculos, haciendo que el dolor presente disminuya poco a poco.

A demás de este, existe otro truco que te puede ayudar cuando estás realizando de forma frecuente ejercicios para la flacidez de los brazos, en este caso te hablamos del agua fría, ya que la misma se ha comprobado que es un estupendo tonificante muscular, por lo que si quieres obtener mejores resultados a largo plazo en tus actividades físicas puedes ir pensando en la posibilidad de decirle adiós por un tiempo a tu calentador, y comenzar a tomar duchas de agua fría.

También puedes aplicar durante el día algunas compresas con agua fría en la zona de tus brazos, pero siempre en un horario alejado del que hayas tomado para ejercitar, ya que en muchas personas, el bajar la temperatura de los músculos después de haberlos expuesto a ejercicios les produce calambres o torceduras, algo bastante desagradable de sentir.

No te olvides del consumo de agua

No te olvides del consumo de agua

Como último punto en nuestra guía sobre ejercicios para la flacidez de los brazos no podemos dejar de recordarte la importancia que tiene el beber agua tanto durante el tiempo en el que realizas actividad física como a lo largo del resto del día, ya que la presencia o escases de este líquido en tu cuerpo también influye en los resultados que obtengas con las rutinas que elabores.

La hidratación del cuerpo es una pieza clave que muchos dejan de lado, considerando poco relevante a esta práctica, cuando la realidad es que mantener la piel hidratada ayuda a que esta se vaya amoldando a su nueva forma, haciendo que sea mucho más fácil el conseguir disminuir la flacidez de los brazos, pero también evitando que esta empeore poco a poco.

Pero debemos siempre tener en claro, que cuando hablamos de consumir agua no nos referimos a suplementos, bebidas hidratantes, jugos, sodas ni gaseosas. Todos estos productos envasados están fuera de nuestra recomendación, ya que suelen contener niveles de azúcar demasiado elevados, los cuales no solo retrasan la acción del ejercicio sino que empeoran la flacidez si esta es causada por sobrepeso.

Si te gustó nuestro artículo, te invitamos a continuar con tu lectura en el siguiente link: crema reafirmante para el abdomen casera

Para cerrar, no importa tanto si decides comenzar a realizar una rutina de ejercicios en casa o en un gimnasio, o si optas por la alternativa de costearte un entrenador personal, lo relevante será que en realidad sí dediques el tiempo, esfuerzo y dedicación que los ejercicios para la flacidez de los brazos requieren, ya que es probable que no consigas resultado visibles en poco tiempo. Si es así no te desanimes, sigue trabajando que tarde o temprano lo notarás e indudablemente no te arrepentirás de los resultados.