limpieza-facial

A estas alturas ya todos tenemos muy claro que desmaquillar y limpiar nuestra piel por la mañana y por la noche es algo que no debemos saltarnos nunca y que es fundamental para poder lucir un rostro espléndido.

Pero hoy os traigo algo más, un paso extra que se convertirá en vuestro talismán para conseguir todo aquello que siempre habéis deseado, la doble limpieza facial.

Una técnica que tiene origen en corea (como la gran mayoría de tendencias de belleza), ya sabéis que las personas de los países asiáticos son los mayores creadores y descubridores de técnicas y productos maravillosos para vernos cada vez mejor.

Esta vez nos traen algo que no debemos dejar pasar y que al menos tenemos que probar (os adelanto que una vez que lo probéis no lo dejaréis de hacer nunca, y esa es la cuestión)

Después de esta introducción seguro que estáis deseosos de saber mucho más sobre este proceso de limpieza, así que no vamos a esperar más y vamos a empezar cuento antes.

Eso sí, primero os dejaré por aquí un artículo donde podréis encontrar los mejores limpiadores faciales para así poder incorporarlos a vuestra doble limpieza facial: Mejores limpiadores faciales.

Ahora sí, ¡vamos allá!

Doble limpieza facial

Una técnica coreana

Como seguramente sabréis, los países asiáticos son pioneros en el mundo de la belleza, y por lo tanto son desde sus manos donde aparecen todas las técnicas más revolucionarias y que se ponen en el top de las tendencias.

Entre ellas nuestra reciente querida doble limpieza facial, si acabáis de escuchar hablar de ella os vais a quedar con la boca abierta y si por el contrario ya sabéis de su existencia igualmente os vais a sorprender.

¿Os habéis fijado en la piel tan lisa, libre de imperfecciones y con una luz radiante que desprenden los rostros de las personas coreanas?

No tiene nada que ver con milagros ni genéticas, la razón de su piel tan radiante tan solo es debido a su alta persistencia a la hora de mantener el rostro desmaquillado y limpio, porque adoptar ese proceso como una rutina diaria y fundamental es la base de conseguir una piel espléndida.

Es como una regla de oro que va de la mano de todo aquel que quiere conseguir el estado óptimo de su dermis. Pero no solo estaban satisfechos con las rutinas de limpiezas normales que descubrieron la maravillosa técnica de la doble limpieza y esto ha sido la guinda del pastel, ya que ahora se trata de una limpieza mucho más profunda y profesional.

Porque la piel tiene necesidades y hay que satisfacerlas, os dejo por aquí un artículo donde se explica todo al respecto: Necesidades básicas de cuidado de la piel.

¿Qué es la doble limpieza facial?

Ahora que ya sabemos que su origen se encuentra en los países asiáticos y que se convirtió en toda una revolución en el mundo de la belleza, vamos a ver en que consiste realmente.

Lo que si tenemos claro sobre ella es que es un proceso mediante el que realizamos la rutina de limpieza facial diaria para así poder conseguir un rostro radiante y lleno de luz, pero con la diferencia de no conformarse con ser normal, sino que es doble, pero ¿qué quiere decir eso?

Se trata principalmente de usar dos productos diferentes en la rutina de limpieza (en vez de uno como estamos acostumbrados), pero no es cuestión de usar los que queramos, sino que hay unas reglas:

  • El primer producto que usemos debe ser de base oleosa, como un aceite desmaquillante, una leche limpiadora (os dejo por aquí las mejores del mercado: Mejores leches limpiadoras), es decir que sea más untuoso y pesado para que así pueda arrastrar toda la suciedad y sobre todo remover más facialmente el maquillaje. No os preocupéis si vuestra piel es grasa, porque en el segundo producto vamos a retirar todo este primero, aún así es preferible que uséis siempre cosméticos no-comedogénicos.
  • El segundo producto debe ser de base acuosa, es decir como un agua micelar, un gel o cualquier otro que sea capaz mediante agua de eliminar tanto los restos que queden en el rostro de maquillaje e impurezas como todo los residuos del limpiador anterior. De esta manera estaremos dejando la piel impoluta.

Así deben ser los dos productos que necesitamos para desmaquillar, es muy importante que os aseguréis que el primero sea de base oleosa y el segundo de base acuosa, ya que si nos confundimos y usamos los dos con la misma base no estaremos consiguiendo nada, en todo caso empeorar el rostro.

En esto consiste la técnica de la doble limpieza, como podéis observar efectivamente se trata de un proceso mucho más completo y profundo, ya que estamos usando dos productos que se complementan y que son cruciales para una buena limpieza.

Aspectos positivos de la doble limpieza facial

Seguro que solo con ver el rostro de las personas que la realizan en las redes sociales ya sabemos cual es el mayor aspecto positivo, los resultados son sorprendentes.

Partiendo de la base de que limpiar la dermis nunca puede ser malo, tenemos claro que esta técnica solo nos traerá beneficios para la salud de nuestra piel.

Dejar el cutis maquillado por la noche antes de irnos a la cama, es como retroceder mil pasos hacía atrás en el cuidado de la piel, ya que para un buen funcionamiento de la dermis ésta debe estar completamente limpia para así poder regenerarse con libertad y renovarse, dando lugar a células nuevas que darán a nuestro rostro un aspecto radiante.

Por esto mismo uno de los aspectos más positivos de esta doble limpieza es el conseguir un rostro lleno de luz y espléndido, muy lejos de ese rostro tan temido apagado y castigado por la falta de cuidados.

Además, en aquellas personas con la piel más grasa, nuestra doble limpieza ayudará a controlar la producción de sebo y por lo tanto acabaremos con esas imperfecciones tan temidas, como el acné, los puntos negros, espinillas, etc. Le aportará a la misma vez los niveles ideales de hidratación para que su aspecto físico y su salud sean maravillosos.

Con la práctica de esta técnica también hay otro aspecto muy importante, el hecho de dejar el rostro completamente listo para su mejor absorción de los tratamientos posteriores, es decir, imaginad que vais a usar un sérum facial o cualquier otro cosmético, para que éste pueda penetrar bien y realizar adecuadamente sus funciones, la piel debe estar completamente limpia, si por el contrario no lo esta, las impurezas y la suciedad no dejarán que la piel absorba de forma correcta y los resultados no serán los mismos.

Estos son los aspectos positivos principales de realizar una doble limpieza facial, podemos resumirlo en un limpieza profunda que nos dejará el rostro completamente impoluto y libre de cualquier suciedad.

Aspectos positivos

¿Es una buena opción para todo el mundo?

Cuando escuchamos «una limpieza mucho más profunda» directamente pensamos o suponemos que va a ser más agresiva con nuestra piel por el mero hecho de que va a incidir mucho más en ella para poder arrastrar las impurezas en su totalidad, pero la realidad es que no es así.

Sobre todo las personas con la dermis más seca o sensible se asustan pensando que les va a causar rojeces o irritaciones el insistir tanto o «machacar» la piel para que la limpieza sea más óptima, pero sin embargo nada de esto es así. La agresividad de la limpieza dependerá exclusivamente de los cosméticos que elijamos y de la presión que nosotros pongamos al realizar los pasos.

Los expertos en este campo recomiendan a todo el mundo sin importar su tipo de piel el uso de esta técnica, ya que además de ser beneficiosa para todas ellas, es respetuosa y no altera en ningún caso el equilibrio natural de la dermis (siempre y cuando nos productos que usemos sean los adecuados)

Por otro lado, con respecto al género de la persona no hay ninguna diferencia, esto no interfiere en absoluto en nada que tenga que ver con limpiar la piel y mucho menos con esta maravillosa técnica. Las pieles tanto de hombres como de mujeres necesitan una limpieza diaria y la doble limpieza facial va a ser la solución para ambos géneros.

De todas formas es cierto que si vais a adquirir productos para hombres en el mercado os vais a encontrar cientos especialmente diseñados para el género masculino. Por este motivo os voy a dejar aquí un artículo donde podréis encontrar los mejores del mercado: Mejores limpiadores faciales para hombres. 

Por lo demás, las personas con la piel grasa tampoco tienen de que preocuparse a la hora de usar el limpiador de base oleosa, porque como ya os he dicho, acto seguido se usará uno de base acuosa que eliminará por completo al anterior, esta simplemente servirá para retirar de forma más efectiva el maquillaje y la suciedad, aún así se aconseja el uso de desmaquillantes de base oleosa no-comedogénicos, para evitar cualquier posible problema.

En definitiva, todo el mundo puede y debe realizar la doble limpieza facial para conseguir ese rostro tan deseado y soñado.

¿Cuándo realizar esta técnica?

Muchas personas tienen esta duda, porque es cierto que la limpieza normal que hemos estados realizando todos hasta ahora la hacíamos tanto por la mañana como por la noche (de manera general, de forma particular cada uno podía realizarla cuando quisiera), entonces ahora caemos en la gran duda de no saber cuando posicionar la doble limpieza o ni siquiera sabemos si podemos realizarla más de una vez al día.

Lo primero que os diré con respecto a este tema es que al igual que con la limpieza normal no existe ningún momento en el día en el que realizar este proceso sea más o menos satisfactorio, por lo tanto ahí entra vuestra completa elección, aunque si es cierto que como antes, los momentos más recomendados son en la mañana y en la noche.

Sí, podemos realizar dos veces al día sin problema, no hay nada en lo que se diferencie de una limpieza normal, por lo tanto no debemos porque cambiar las horas en las que realizábamos la limpieza habitual.

Se recomienda en la mañana para así limpiar el rostro de todas aquellas células muertas que se han acumulando durante la noche en nuestra piel, así como el sudor y otras sustancias, de esta manera podremos disfrutar durante el día de un rostro impoluto. Y además también se recomienda en la noche para así poder eliminar todo el maquillaje y la suciedad que se han cumulando en el cutis durante el día, de esta manera nos iremos a la cama con el rostro de nuevo impoluto y así favoreceremos una buena regeneración de la piel.

Realizar una doble limpieza no es un proceso que nos lleve mucho tiempo, por lo que no se convertirá en un proceso pesado ni mucho menos, tan solo nos llevará al rededor de cinco minutos, unos minutos cruciales para volver a mirar hacia el espejo una vez que acabemos y poder estar tranquilos de disfrutar con un estado óptimo de nuestro cutis.

Si todavía tenéis dudas de la razón por la que es tan importante mantener el rostro limpio y lavar la cara al menos dos veces al día, en este artículo os lo explico todo paso a paso: La importancia de lavar la cara dos veces al día.

Recordad, la doble limpieza facial nos permite y nos recomienda realizarla dos veces al día con total tranquilidad, para así notar los efectos con más intensidad.

El mejor momento

¿Podemos usar aceites naturales en el primer paso?

Muchas personas amantes de lo natural y lo casero siempre buscan las alternativas donde puedan usar productos más afín a sus gustos y preferencias y en este caso son muchas las preguntas con respecto al uso de aceites naturales o productos caseros.

Con respecto a esto os diré que no hay ningún problema en usar como primer producto un aceite de coco, al contrario, el aceite de coco tiene cientos de propiedades y por lo tanto usarlo siempre será beneficioso para nuestra piel.

Además estos aceite suelen ser realmente efectivos a la hora de retirar el maquillaje, incluido aquellos que son más resistentes, por lo que podéis usarlos sin problemas, ¡a lo mejor incluso obtenéis mejores resultados gracias a ellos!

Para que os quedéis más tranquilos y os llenéis de seguridad al hacerlo os aconsejo que le echéis un vistazo a esta información sonde se explican formas naturales de limpiar nuestro cutis: 5 formas naturales de limpiarte la cara.

Por otro lado está la cosmética casera, hay otras muchas personas que realizan los productos en su casa siendo esto una opción maravillosa, ya que tiene muchos beneficios, empezando por el respeto de estos hacía nuestra piel.

Así que en respuesta a vuestra enorme duda, por supuesto que podéis usar productos caseros para realizar vuestra doble limpieza facial, siempre y cuando el primero sea de base oleosa y el segundo de base acuosa. Lo único que debe importarnos en este caso es que los cosméticos sean de buena calidad y que sean acordes a nuestra piel y necesidades.

Os dejo por aquí un artículo sobre como hacer un limpiador casero, podréis encontrar recetas y muchas cosas más al respecto: Pasos para hacer un limpiador facial casero.

Pasos para realizar la doble limpieza facial

El momento que todos estabais esperando que después de no parar de hablar de lo genial que es, seguro que estabais deseando empezar cuanto antes a hablar de como debemos realizarla de forma correcta.

Vamos a hablar de los pasos que debemos seguir detalladamente, para que no tengamos ninguna duda en el momento que estemos en plena acción.

Os adelanto que la rutina la vamos a fraccionar en dos partes, primero hablaremos del producto de base oleosa y después del producto de base acuosa, así todo será mucho más sencillo de entender y más profesional, ya que como su propio nombre indica es una doble limpieza.

Vamos a empezar, no os perdáis ningún detalle y es muy importante que no os saltéis ningún paso. Son dos pasos muy sencillos y seguro que lo entendéis a la perfección, ¡empezamos!

Primer paso: Producto de base oleosa

El primer paso, como bien indica el título del apartado, es empezar usando nuestro querido producto de base oleosa, bien sea uno comprado, uno natural o uno casero, pero imprescindible su oleaginosidad.

Con este paso vamos a ir retirando de forma muy efectiva el maquillaje si lo hay, y todas las impurezas y suciedad que se han acumulado en la piel durante todo el día o si es por la mañana, las células muertas que se quedan atrapadas en nuestros poros.

Es importante que el aceite (u otro producto por el estilo) que uséis sea de calidad y libre de producir daños en la dermis, si tenéis la piel grasa, buscar uno no-comedogénico.

Este limpiador es maravilloso como primer paso porque tiene una alta capacidad para penetrar hasta lo más internos de nuestra piel y por lo tanto lo va a ir arrastrando todo hasta finalmente eliminarlo.

Segundo paso: Producto de base acuosa

Una vez que ya hemos terminado de usar el primer producto y ya tenemos todo el rostro «aparentemente limpio» es momento de usar nuestro segundo producto, el de base acuosa.

Con esto conseguiremos terminar de eliminar todo lo que quede atrapado en el rostro y cualquier resto de impurezas que pueda haber escondidos en zonas más difíciles de llegar, así como además también eliminará cualquier resto del producto anterior, retirando la untuosidad y la sensación pegajosa que haya podido dejar el desmaquillante de base oleosa.

Hay un aspecto que quiero aclarar y es que las personas siempre que adquieren un producto del segundo paso, están esperando que hagan espuma (porque se piensan que limpiar de manera más efectiva), pero la realidad es que no necesariamente tienen porque producir espuma para que la limpieza sea igual de fabulosa.

Los limpiadores eléctricos también tienen mucho auge pero es importante que tengáis presente que si lo usáis por más de tres minutos pueden llegar a ser agresivos con la piel.

Para terminar aclaramos el rostro con abundante agua y terminamos de retirar todos los restos que hayan quedado en él.

Tercer paso: Voluntario

Seguro que si habéis buscado información sobre esta técnica habéis encontrado en muchos lugares el optativo tercer paso, y es que poco a poco se está implantando en este maravilloso proceso.

Aunque este paso incluye un producto muy conocido y que seguro tenemos por casa, es cierto que ahora se está poniendo mucho más de moda incluirlo en la doble limpieza para terminar con él y así hacerla todavía más completa.

Se trata del tónico, como sabéis es un producto que para terminar cualquier proceso es genial, ya que ayuda a equilibrar el pH de la piel y además cierra los poros del rostro.

No necesita aclarados con agua, tan solo debemos ponerlo en la piel y listo.

Por último, como muchas veces cometemos errores y no nos damos ni cuenta, he decidido que sería buena idea que le echarais un vistazo a este artículo antes de comenzar: 15 errores que estas cometiendo al lavarte la cara.

Pasos para realizar la doble limpieza

Para terminar, un consejo

Los pasos anteriores son los fundamentales para realizar una doble limpieza facial de forma correcta, si lo hacemos paso a paso y no nos saltamos nada (que como veis es muy sencillo) los resultados serán maravillosos.

Pero antes de terminar me gustaría daros un consejo y es que para que todo funcione a la perfección nuestra mente debe estar sana y para ello lo ideal es que no veáis a la doble limpieza como algo obligatorio y lo hagamos de malas ganas.

Si por el contrario, decidimos disfrutarlo y gozar de cada aplicación de los productos como pequeños masajes que nos merecemos, los resultados serán mucho más extraordinarios.

Así que por lo tanto, ¡disfrutad al máximo de vuestra nueva rutina y a la misma vez de vuestro nuevo rostro!