Cupping ventosas para eliminar la celulitis ¿Funcionan

Hay imperfecciones en la piel que aparecen en cualquier parte del cuerpo, por lo que, si deseamos cuidar nuestra imagen, no solo debemos estar al pendiente de nuestro rostro, sino que la falta de salud de la piel puede traer consecuencias anti estéticas en cualquier otra zona. Por ello, los especialistas en el área de la medicina cosmética, siempre realizan diversas investigaciones que aporten soluciones a cualquiera de estos problemas, de manera específica y efectiva.

Cupping ventosas para eliminar la celulitis ¿Funcionan

Este es el caso de la celulitis, muy común en personas con un poco de sobre peso, aunque pueden afectar, de igual manera, a cualquiera de manera general, siempre que se cumplan los distintos factores capaces de ocasionar esta imperfección. Es más usual encontrarnos con este problema cutáneo, en los tejidos que se encuentran sobre la grasa y los músculos más grandes y blandos, en zonas como las piernas (específicamente en los muslos) y los glúteos.

Para solucionarlo, entre los tratamientos que algunos terapeutas recomienda, nos encontramos con la terapia de cupping, un arte práctico que, aunque milenario, se ha puesto muy de moda en las últimas décadas, tras ser utilizado por muchos famosos. Lo que nos corresponde es preguntarnos si realmente esta técnica ancestral es efectiva para eliminar la celulitis, así como su rango de acción en nuestro cuerpo y las contraindicaciones de su puesta en práctica.

Antes de leer este artículo, te recomendamos conocer de forma general Cómo eliminar la celulitis

Qué es la celulitis

¿Qué es la celulitis?

Antes de abordar el tema directamente, primero debemos entender mejor cuál es el problema al que nos enfrentamos, pues es muy común que muchas personas, al ver imperfecciones y marcas sobre la piel, tome, de manera inconsciente o bajo recomendaciones de dudosa procedencia, el camino de llevar a cabo terapias incorrectas, que no solo no van a ayudarnos con nuestra imagen, sino que pueden traer consecuencias indeseadas a la salud de los tejidos del organismo.

Para no caer en este dilema de confundir algunas marcas con la celulitis, diremos que esta se caracteriza por dejar unas marcas un tanto atípicas sobre la piel, que en algunos países se conoce como “piel de naranja”, por el parecido que tiene a la cáscara de esta fruta. Se presenta como pequeños surcos y depresiones en el tejido, como piel hundida en pequeñas ondulaciones muy cercanas una de la otra, con una textura áspera debido a la resequedad.

Para profundizar más en el tema, llamamos celulitis a lo que científicamente se conoce como PEFE, lipoesclerosis o dermopaniculosis; una alteración cosmética producto de la distorsión y alteración de la estructura de los tejidos conjuntivos bajo la piel afectada, que a su vez alteran, hasta cierto punto, ciertas capas del mismo órgano superficial, específicamente de la dermis, con anormalidades circulatorias, inflamación y un conjunto de síntoma cosméticos.

Este problema es, aunque parezca mentira, realmente común entre las mujeres, ya que de acuerdo a las estadísticas, hasta un 90% de las féminas sufre de alguno de los tipos de celulitis, en mayor o menor medida, pasando por algunas de sus fases, aumentando su apariencia debido a acumulaciones en el tejido adiposo de la zona afectada. En los hombres, por el contrario, es más bien un problema extraño, que afecta a tan solo al 10% de la población masculina.

Tipos de celulitis estética

Tipos de celulitis estética

Aquí, aunque puede que sea innecesario, vamos a llamar a este trastorno como celulitis estética, pues nunca se debe confundir con la celulitis infecciosa o dérmica, una patología cutánea de origen bacteriana, mucho más grave que la que tratamos en este caso. Aunque esta confusión no es típica, al menos entre quienes conocen un poco del tema, el hecho de que ambos problemas tengan el mismo nombre puede ocasionar alguna distensión.

Sin embargo, hablando ya de este problema que, aunque es causado por trastornos en la salud, es tratado de forma cosmética, no solo por sus consecuencias, que afectan casi únicamente nuestra imagen, sino porque los tratamientos suelen no requerir de la mano de la medicina hospitalaria; nos encontramos con que existen diferentes tipos de lipoesclerosis, aunque tratadas de forma casi idéntica, puedes dejar distintas huellas en nuestra piel.

Celulitis blanda

Presenta, como su nombre lo indica, una textura blanda al tacto, con movimientos un poco gelatinosos que son visibles sobre todo al correr o caminar, además de una imagen que hace ver la piel como escurridiza. Se relaciona directamente con una escasa circulación sanguínea, flacidez tegumentaria, aumento del tamaño de los adipocitos en los tejidos adiposos y trastornos con diferentes síntomas como la hipotonía muscular.

Suele verse acompañada de otros factores estéticos negativos, como las venas várices, hinchazón cutánea y las llamadas arañas vasculares, cuya intensidad depende de la fase del trastorno y su combinación con otros problemas en la piel. Sin embargo, se puede sufrir de este tipo sin ser consciente de ello directamente, pues a veces no presenta la típica “piel de naranja”, con ondulaciones, surcos y depresiones superficiales.

Celulitis Dura

Esta clase es mucho menos común que la anterior, además de que no solo en el nombre, sino que en sus características físicas, es realmente contraria a esta, presentando un tejido duro, rugoso y un poco áspero al tacto, aunque no como una callosidad o una llaga. Se relaciona con la carga genética y los cambios hormonales, lo que la hace más común en mujeres jóvenes, que notan a simple vista las típicas depresiones o pozos en la piel como principal síntoma.

Celulitis Edematosa o Esponjosa

Esta clase no suele aparecer en personas sanas ni de forma espontánea, siendo más común encontrarla desde el comienzo de la pubertad hasta los 30 años de edad. Su nombre viene de la imagen que forma, dando a la piel un aspecto de hinchazón parecido a un edema, que suele presentarse en personas obesas, sobre todo si han sufrido de fracturas óseas o algunos trastornos vasculares.

Celulitis Esclerótica o Profunda

La más grave y crítica de todas estas clases o tipos, se denomina consecuentemente como lipodistrofia edematosa; a diferencia de las anteriores, es considerada como un trastorno de la medicina hospitalaria y, por tanto, tratada como una patología. Se da como consecuencia a un problema crónico de retención de líquidos y suele estar acompañada de hematomas, por lo que, aunque es la más infrecuente de todas, resulta bastante molesta y dolorosa.

Para conocer más sobre estos tipos de problemas, profundiza en el tema leyendo sobre los Tipos de celulitis

Fases y síntomas de este problema

Fases y síntomas de este problema

Como en la mayoría de los trastornos, ya sean médicos o estéticos, los especialistas han desarrollado una clasificación de sus distintas fases, así como los síntomas que suelen aparecer en cada una, para diferenciar la progresión y comprender la evolución de la enfermedad. Esto no es sólo por el hecho de clasificar una sintomatología de otra, sino que sus diferencias reconocibles ayudan en la selección de los tratamientos adecuados para la pronta solución.

En el caso de los males estéticos, que traen consecuencias directas y visibles sobre la piel, estas distensiones en sus diferentes fases se pueden encontrar con gran facilidad, por lo que, con solo aprender un poco sobre el tema, es posible distinguir a qué fase de la celulitis nos enfrentamos. Sin embargo, aunque tengamos dicho conocimiento, siempre es recomendable una consulta especializada, con el fin de obtener los tratamientos más óptimos.

Primera fase, Ectasia circulatoria

Se presenta como una pesadez en las piernas, donde las zonas afectadas se pueden palpar como espesas, ásperas, menos elásticas y más frías, debido a la falta de circulación sanguínea óptima. Como a penas se podrá notar la presión de la conocida imagen de “piel de naranja”, se relaciona esta fase de forma venosa y linfática, con síntomas como la dilatación de los vasos dérmicos y los casi invisibles edemas intersticiales. Es usual en mujeres que entran en la menopausia.

Segunda fase, Exudativa

En este punto aumenta la dilatación vascular, con la presencia de suero linfático que sale desde los capilares hacia el tenido de las capas subcutáneas, por lo que es común, junto a los síntomas de la fase anterior, presentar dolor al palpar la zona afectada. Sumado a esto, comienza no solo a ser más visible las depresiones y el tejido ondulado, sino que pueden aparecer estrías, várices y una tendencia del área a aumentar de tamaño y acumular grasa (parecida a la obesidad).

Esta parte de la clasificación se caracteriza por el empuje de los edemas hacia las fibras conjuntivas y los filetes nerviosos, haciendo posible la presencia de hipertrofia de las fibras reticulares de la dermis, así como la hiperplasia de las mismas. Esto puede empeorar, lo que causa no solo la entrada en la siguiente fase, sino otros problemas como la lipodistrofia localizada, aunque esto suele ocurrir solo en personas con sobrepeso.

Tercera fase, Proliferación fibrosa

Si no se trata la celulitis hasta ahora, nos toparemos con que las fibras de la dermis y la hipodermis (capa del tejido superficial donde se almacena la grasa) sufren una crítica degeneración de los niveles de colágeno, causando una deficiencia progresiva de esta proteína. Esto forma bloques amorfos en las redes de la piel, que aprisionan los adipocitos rellenos de ácidos grasos y triglicéridos, alterando así el metabolismo de las células y causando los micro-óndulos.

Entre los síntomas que aparecen en esta fase, nos encontramos cambios en la piel, que se notará flácida, seca y con los posos y depresiones típicos que hacen comparar este trastorno con la cáscara de una naranja. Si el problema se agrava, se puede sufrir de artropatías y lipodistrofia dolorosa, difíciles de tratar en la época pre menopaúsica a menos que se realice un tratamiento sostenido y muy potente.

Última fase, Fibrosis cicatrizal

Llegados a esta parte de la clasificación, la celulitis ya no es reversible, por lo que se tratará sólo para controlar los síntomas causados por la compresión de los nervios y vasos sanguíneos del área afectada, las alteraciones nutricionales del tejido adiposo y su constitución química. Aquí es posible sufrir de piel acolchonada, acompañada de nódulos duros que se podrán ver a simple vista, sin necesitar de la presión de los movimientos musculares al momento de, por ejemplo, caminar.

Causas de la aparición de la celulitis

Causas de la aparición de la celulitis

Por último, con el fin de evitar una proliferación de las alteraciones ocasionadas por este trastorno, debemos conocer todos esos factores que pueden causar la celulitis o, en caso de ya sufrirla, aumentar su efecto sobre el tejido afectado, causando a su vez una evolución gradual del problema, patente en los diferentes niveles de sintomatología que podemos apreciar en las fases mencionadas justo antes.

Sin embargo, debemos entender que, como síndrome común del área estética, la celulitis tiende a aparecer de manera natural en las mujeres, sobre todo cuando son afectadas por los diversos problemas acusados con el paso del tiempo, esas llamadas marcas de la edad. Esto no quiere decir que debamos rendirnos ante sus síntomas, pues, siempre que llevemos a cabo las acciones apropiadas para prevenirla, esta enfermedad no tendrá grandes consecuencias en la piel.

Factores internos del cuerpo

Las causas son más bien elementos comunes del organismo, como pueden ser factores genéticos y hereditarios, como antecedentes de obesidad y celulitis en los progenitores, el declive del colágeno y la elastina, el estrés y los trastornos circulatorios, así como diversos cambios a nivel hormonal, como en el caso de los estrógenos, que pueden ser típicos de procesos como el período menstrual, el embarazo, la menopausia y la pubertad.

Elementos externos que causan este trastorno

Otros factores que, al igual que los anteriores, no solo causan la celulitis, sino que la empeoran, son más bien de origen externo, como una dieta desbalanceada, con muchas calorías y exceso de sodio, el sedentarismo, la falta de ejercicio, el consumo de alcohol o tabaco, así como la ropa ajustada y los tacones muy altos, sobre todo si pasamos demasiado tiempo de pie o caminando con estos.

La terapia de Cupping

La terapia de Cupping

Ya que conocemos en detalle la celulitis, esta enemiga de la salud de la piel, vamos a hablar del tema que nos interesa, la práctica del cupping como posible solución para reducir y eliminar este problema, así como sus diferentes síntomas o los factores de riesgo que pueden conllevar, no solo la evolución de esta como trastorno, sino la aparición de nuevos males estéticos y de salud, como estrías, venas várices y otros.

Sin embargo, muchas personas ni siquiera han escuchado hablar de esta técnica ancestral, por lo que, en consecuencia, lo primero que debemos hacer es conocer qué es. La ventosaterapia, terapia de ventosas o cupping, es una estrategia de regulación cardiovascular, utilizada como masaje desde hace milenios en varios países asiáticos, continente del que es originaria la práctica de este.

Se trata de un masaje corporal que utiliza unas ventosas, elaboradas en épocas modernas de vidrio, plástico o polímeros (aunque anteriormente se realizaban con arcilla y barro), que se colocan sobre zonas específicas de la piel, absorbiendo mediante la creación de un vacío de aire, con el fin de tensar de forma artificial las diferentes capas del tejido superficial, utilizando la succión ocasionada de manera física al llenar el vacío.

Estas ventosas, del tamaño y forma de una copa, crean un espacio en la piel, mediante la succión, donde el flujo sanguíneo es alterado y ralentizado, con el fin de que las células del tejido puedan absorber los nutrientes de la sangre, mientras regula su flujo por el área alrededor de donde se practica esta succión. Según los especialistas en este arte, esto es efectivo para tratar distintos trastornos como las venas várices, celulitis, inflamación, hinchazón y dolores musculares.

Aunque se trata de un arte que lleva milenios siendo practicado en Oriente, su popularidad ha tenido una gran evolución en las últimas décadas, siendo utilizado por deportistas, atletas y famosos para tratar diversos problemas. Sin embargo, esta misma fama ha llevado a los investigadores científicos a experimentar con dicha técnica, con el fin de evaluar su efectividad y resultados, a fin de dejar de considerarla una pseudo-ciencia o charlatanería.

Tipos de cupping

Tipos de cupping

Como muchas terapias naturales que se aplican directamente sobre el cuerpo, el cupping puede ser realizado de diversas maneras, por lo que se pueden catalogar como tipos de ventosaterapia, asociados con la zona que se quiere tratar y el problema que se busca solucionar. Estos tipos de terapia van de la mano con los especialistas y los establecimientos donde se realizan, utilizando algunos como masajes y otros como herramientas fisioterapéuticas y quiroprácticas.

Tipo masaje

Esta técnica consiste en adherir la ventosa a la piel, previamente untada con aceite especial para mejorar la movilidad, mientras se desliza esta por toda la superficie del área afectada, consiguiendo así un efecto de masaje de movimiento. Esto estimula la circulación sanguínea, favoreciendo a su vez, según los especialistas que lo llevan a cabo, la eliminación de toxinas e impurezas que causas problemas de salud.

Puedes combinar estos deliciosos masajes con una de soluciones que te enseñamos en Remedios Caseros para la Celulitis

Ventosa fija

En esta práctica, se adhiere la ventosa en un punto específico, sin moverla del sitio durante varios minutos, lo que aumenta la succión del vacío y retiene el flujo de la sangre, con el fin de tratar ciertas áreas a través de sus puntos de reflejo. Siendo uno de los más utilizados, este método provoca círculos colorados sobre la piel, debido a la prolongada succión que se aplica, parecidos a pequeños moretones superficiales o chupetones circulares.

Aplicación y extracción de ventosa

Utilizada solo en la espalda, debido a que la tensión de colocar y retirar luego de unos segundos de succión, la ventosa de la piel, para después cambiarla a otro punto y proceder con el tratamiento, puede causar lesiones en tejidos más blandos de otras áreas. Se realiza, sobre todo, según los practicantes del cupping, para desprender el exceso de mucosidad que causa la congestión pulmonar, así como para sanar contracturas musculares leves.

Wet cupping (sangrado con ventosa)

Por último, nos encontramos con el más controvertido de los métodos o tipos de terapia con ventosa, pues consiste en colocar la misma en una zona congestionada o inflamada, donde la sangre puede presentar coágulos, para después retirar y realizar una pequeña incisión en la zona tras la succión; esto permite descongestionar el área tras liberar una pequeña porción de sangre, lo que redice las inflamaciones, los coágulos y la retención de líquidos.

El más utilizado para combatir la celulitis

Como podrás imaginar, el primer tipo, el masaje con ventosas, es la categoría que se utiliza para combatir el trastorno de la celulitis, pues son estos masajes, sin necesidad de retener el flujo de sangre mediante la succión prolongada, los que, de acuerdo a los practicantes, son capaces de aliviar los síntomas, mientras aceleran la recuperación de la firmeza, elasticidad y tonifican la piel, nutriéndola para mejorar su salud.

Funciona esta terapia como método para eliminar la celulitis

Función de esta terapia como método para eliminar la celulitis

Aquí ya nos encontramos, después de conocer a nuestros dos protagonistas en la lucha, la celulitis como trastorno y el cupping como medio para solucionar este problema, con la pregunta de si realmente es efectivo utilizar esta técnica para este fin. Sin embargo, la respuesta es más complicada de lo que podríamos esperar, pues la reciente popularidad del cupping ha causado que las investigaciones sobre su eficacia sean más bien poco frecuentes.

Esto significa que no existen, según los científicos más objetivos, evidencias óptimas de la eficiencia de este arte milenario para tratar la celulitis. Aunque, siendo sinceros, si se ha utilizado durante miles de años, por algo será, ya que al menos quienes utilizan el cupping aseguran que es muy efectivo no solo para tratar los trastornos de la piel, sino como solución a otros problemas cardiovasculares, musculares y del tejido conjuntivo.

Esto significa que se pueden encontrar muchas recomendaciones en el uso del cupping, así como evidencias populares sobre su utilidad, por lo que deportistas, modelos, atletas, cantantes y demás celebridades, así como el público en general, sostienen que, si bien no es recomendable aplicar esta técnica como solución única para la celulitis, si es aconsejable acompañarla con otros tratamientos para mejorar su eficacia.

Si buscamos una explicación para esta funcionalidad, nos encontramos con que, de manera natural, combinado con las diferentes causas de la celulitis de las que hablamos anteriormente, lo que ocasiona la celulitis y su evolución son los tejidos adiposos que aparecen y aumentan en la zona afectada, los cuales pueden ser combatidos, si aumentamos a su vez los niveles de colágeno y elastina de los tejidos conjuntivos.

¿Cómo se relaciona esto con el cupping? Pues nos encontramos con que los masajes con esta técnica, al controlar y mejorar el flujo sanguíneo, liberando la sangre de impurezas y mejorando la nutrición celular de la dermis, proporcionan el ambiente propicio para que las células del tejido conjuntivo produzcan mayor cantidad de colágeno, así como un aumento en la calidad de esta proteína, lo que refuerza la elastina y reduce los efectos del tejido adiposo.

Otros beneficios del cupping sobre nuestro cuerpo

Otros beneficios del cupping sobre nuestro cuerpo

Por supuesto, esta técnica no solo se utiliza para reducir y eliminar la celulitis, ya que como mencionamos, en realidad no es la más efectiva, aunque sí parece funcional, por lo que se debe combinar con otros tratamientos. La práctica del cupping está más asociada en la búsqueda de otros beneficios, mucho más estudiados y por los que se conoce con anterioridad el método, utilizado desde hace milenios para conseguir dichas ventajas.

Beneficios para la salud

Aunque muchos de estos no han sido probados, quienes practican esta terapia de ventosas aseguran que son muchas las razones para llevarla a cabo, entre las que podemos encontrar sus efectos revulsivos, analgésicos y relajantes musculares. Son estos los principales por los que los deportistas, atletas y maratonistas recurren al milenario cupping, con el fin de acelerar y mejorar su recuperación física lo más posible.

Además de estos efectos, nos encontramos con que el uso de la ventosaterapia, o terapia de ventosas, es capaz de eliminar excesos de grasa y retención de líquidos en distintas capas de la piel, mientras mejora la activación de la circulación, regula el sistema nervioso y estimula el metabolismo celular, lo que conlleva un supuesto aumento en las defensas, mientras reafirma y tonifica la piel gracias a la producción de colágeno y el aumento en la elastina.

Según los practicantes, el cupping fortalece los tendones, alivia el estreñimiento y el estrés, mientras ayuda con el insomnio, las migrañas y dolores de cabeza, además de reducir edemas y funcionar como drenaje linfático. Sin embargo, son estos últimos beneficios los que no han sido catalogados como cien por ciento verídicos, lo que no solo crea las dudas sobre el masaje con cupping para eliminar la celulitis, sino que presenta la técnica como una pseudo-ciencia.

Otros beneficios cosméticos

Aparte de nuestro tema específico, sobre la efectividad de esta técnica para eliminar la celulitis, existen otras razones estéticas, tratadas siempre dentro del área de la medicina cosmética, por las cuales es bien conocido el cupping o la terapia de ventosas. Son estas razones, además, las que han causado el incremento en la popularidad reciente de este tratamiento, pues muchas celebridades recurren a él como método de belleza alternativo.

Entre estos beneficios, podemos encontrar que, al suministrar sangre a la piel, estimula la oxigenación y la producción de colágeno, limpiando toxinas y reduciendo la oxidación celular, lo que resulta en la regeneración o rejuvenecimiento de las células, que causa a su vez una mayor firmeza, tonicidad, suavidad, elasticidad y belleza en la piel, no solo donde se aplica la ventosa, sino alrededor, donde el aumento del flujo sanguíneo tiene también un rango de acción.

Como estamos hablando de un masaje reafirmante, que controla y elimina el exceso de grasa y la flacidez, ayuda a moldear la figura mientras retrasa el proceso de envejecimiento, reduciendo algunas marcas de la edad como ojeras, hinchazón y arrugas. Su efecto lifting define el contorno facial y evita la formación de papada, aunque el beneficio más conocido es su aplicación sobre cualquier tipo de piel, aunque se encuentre falta de vitalidad y con arrugas.

Para saber cómo aumentar las ventajas de estos beneficios, te invitamos a leer el siguiente artículo: Masajeadores para la celulitis ¿Funcionan?

Contraindicaciones de la aplicación de las ventosas

Contraindicaciones de la aplicación de las ventosas

En principio, nos encontramos con una técnica que requiere del contacto de un medio, ya sea de cristal, vidrio, polímero o plástico, calentado levemente para crear el vacío, por lo que no debe ser aplicado en personas que sufran de lesiones, heridas o infecciones en la piel, así como fracturas o inflamaciones musculares severas. Tampoco es recomendado en pacientes con trastornos cutáneos, abscesos o reacciones alérgicas o espasmos musculares.

De igual manera, se debe evitar su aplicación en mujeres embarazadas o durante el período menstrual, cuando es contraproducente alterar el flujo sanguíneo. Además, puede ocurrir que el contacto con las ventosas causa hinchazón, comezón o enrojecimiento, al igual que es posible sufrir lesiones si se prolonga demasiado la succión, razones por las que sólo se debe acudir a especialistas certificados en el uso y puesta en práctica del cupping.

Si deseas llevar a cabo esta técnica, asegúrate de presentarte ante un especialista, con la aceptación del público y que cuente con otros pacientes de confianza que puedan dar fe de su capacidad, ya que un mal uso de las ventosas, el calor y su aplicación, puede dejar como consecuencia ampollas o quemaduras, entre otras lesiones graves, que podrían dejar cicatrices en tu piel y efectos negativos en tu salud.

Conoce cómo realizan el cupping los expertos

Conoce cómo realizan el cupping los expertos

Aunque es posible tener consecuencias negativas por una mala práctica de esta terapia, la verdad es que consta de un procedimiento bastante sencillo, que es recomendable conocer en caso de buscar esta técnica para eliminar la celulitis o algún otro problema, sobre todo para aquellos que solo han escuchado sobre la terapia de ventosas, que no han vivido una experiencia en la funcionalidad de la aplicación de las mismas.

Lo primero, antes de colocar la ventosa, es preparar la zona que se va a tratar, así como los materiales y las herramientas, entre las que se cuentas las ventosas. El paciente, para llamarlo de alguna manera, se debe acostar boca arriba, boca abajo o de lado, dependiendo de la zona donde se deban colocar estas pequeñas copas, mientras el terapeuta, tras lavase las manos, realiza un ligero masaje para relajar el punto de aplicación.

Lo mejor es que el área donde se va a colocar debe contener mucha masa muscular y presentar una piel tensa, por ejemplo en la espalda, las piernas, los muslos y glúteos en caso de tratar problemas como la celulitis, los pectorales y otras que cumplan estas características. Se debe limpiar muy bien la piel y aplicar aceite en caso de utilizar el método de masaje; en este punto, si se presenta dolor en el área, será imposible realizar el procedimiento.

Para aplicar, el terapeuta toma un trozo de algodón, previamente humedecido en alcohol y lo enciende, provocando una “llama fría” o que no quema, cuya temperatura no es muy elevada. Este se sostiene con unas pinzas y se coloca dentro de la ventosa, provocando la quema del oxígeno dentro del recipiente y absorbiendo el aire, lo que crea el vacío necesario para el proceso de succión, tras lo que se coloca rápidamente sobre la piel, para que no entre aire.

El efecto de esta técnica, como ya mencionamos, es el aumento de la circulación sanguínea en la pequeña zona donde está la ventosa creando la succión, lo que puede ser beneficioso al poner en marcha, a modo de respuesta por parte del organismo, un estímulo en el metabolismo del organismo, que aumenta la producción de colágeno, ayuda en la cicatrización de lesiones y mejora el dolor asociado, localizado sobre todo a nivel muscular, reduciendo así la infamación.

Otros tratamientos recomendadas para este problema

Otros tratamientos recomendadas para este problema

Si has llegado hasta aquí, conocido sobre la celulitis y el cupping como método para eliminarla, pero aún no te convences de su funcionalidad, su forma de aplicación, su eficacia, o si tienes algún impedimento para llevar a cabo esta terapia con ventosas, no es necesario rendirse, pues te presentamos ahora otros tratamientos para combatir este problema, probados y aceptados por especialistas, que pueden ser mucho más efectivos que el cupping.

Algunos de estos tratamientos son especializados, por los que se suele recurrir a ellos sobre todo en fases avanzadas de la celulitis, además que solo son autorizados por médicos certificados, mientras otros sin un poco costosos, por lo que es recomendable elegir, si tu problema de PEFE no es tan grave ni tu bolsillo tan capacitado, algunos de los más sencillos pero igual de efectivos, que puedes combinar entre ellos o con las ventosas para una solución eficaz.

Cremas especializadas

Como en la mayoría de los asuntos cosméticos, los especialistas suelen producir cremas, sérum y ungüentos con ingredientes esenciales, específicos para aliviar ciertos problemas, siendo uno de estos el caso de la celulitis. Estos productos puedes ser encontrados en caso cualquier farmacia, tienda o establecimiento dedicado a la venta de remedios estéticos, maquillaje y productos corporales.

Sin embargo, como cualquier mezcla, muchos de los artículos que puedes conseguir son de baja calidad, con ingredientes no aprobados o de marcas dudosas, por lo que es recomendable siempre acudir a una consulta donde puedan aconsejarnos sobre las mejores cremas anticelulíticas. De igual manera, aunque pueda ser un poco más costoso, recurrir a las marcas reconocidas y aceptadas públicamente es una manera de asegurar la calidad del producto.

Radiofrecuencia

Una de las técnicas más nuevas e innovadoras, que consigue resultados casi inmediatos no solo en la reducción prolongada y eliminación de esta imperfección, sino muchas otras, como arrugas, manchas y marcas de la edad. La radiofrecuencia utiliza aparatos que emiten ondas de radio controladas, siguiendo el mismo principio que los hornos microondas del hogar, pero con emisiones específicas para tratar la piel a niveles profundos.

Estas ondas de radio liberan temperaturas elevadas, que estimulan la producción de colágeno, elastina, diferentes proteínas y vitaminas naturales de los variados tejidos del cuerpo, desde la piel hasta los tejidos conjuntivos y musculares. Dicha estimulación trae grandes beneficios, acelerando el metabolismo orgánico a nivel celular y aumentando la producción molecular, lo que ayuda a mantener el tejido sano y eliminar problemas como la celulitis.

Aparatos de masajes

Aunque existen masajes manuales que dicen eliminar de manera efectiva la celulitis, su efectividad es aún más dudosa que la de métodos como el cupping, pues no ayudan a aumentar la producción ni la regeneración celular de los tejidos, ya que solo constan de movimientos específicos sobre la piel. Sin embargo, si existen métodos basados en el masaje superficial, probados y aceptados por la comunidad cosmetóloga, como el caso de algunos aparatos eléctricos.

Estos, además de estar programados para realizar los diferentes movimientos que ayudan a la estimulación de los tejidos, no solo a nivel cutáneo, también liberan ondas de calor, ya sea por intermedio de la electricidad, la radiofrecuencia, la vibración o simplemente el aumento de la temperatura del mismo mecanismo, lo que ayuda a estimular de manera eficiente la producción de las proteínas y nutrientes adecuados para combatir la lipoesclerosis.

Cuidado personal

Aunque muchos no lo tienen en cuenta, diferentes problemas de salud y cosméticos van ligados directamente con la alimentación y el ejercicio, así como la higiene y el cuidado personal en general, con métodos que ayudan no solo a prevenir sino a limitar la acción de estas imperfecciones. No estamos diciendo que debes ajustar tu estilo de vida a esto, simplemente con llevar un día a día de la manera más saludable, podrás ayudar a eliminarlos.

Si te interesan conocer algunos ejercicios para solucionar este problema, te invitamos a leer Ejercicios para eliminar la celulitis

En el caso de la celulitis, los suplementos de colágeno, combinados con la ingesta de vitaminas esenciales, mientras reducimos los alimentos con alto nivel de sodio y colesterol, pueden constituir un aliciente suficiente para nuestra dieta. Si juntas esto con el ejercicio medio apropiado, como estiramiento, caminatas, trotes y la práctica de algún deporte, podemos asegurarnos de reducir en gran medida los efectos de estos problemas.