Cómo cuidar las manos

Las manos son las grandes olvidadas cuando de cuidado se trata. Además es una de las partes de nuestro cuerpo que está más expuesta a los rayos del sol, a los cambios climáticos y a la contaminación ambiental, esa exposición puede originar que nuestras manos tiendan a envejecer prematuramente.

Cómo cuidar las manos

 ¿Sabías que las manos hablan mucho de ti? Dicen por ejemplo que edad tienes. Pero si las tienes descuidadas pueden aparentar más edad de la que tienes. No te parece que es una razón válida para cuidar las manos. Y el cuidado que ellas necesitan va más allá de llevar la manicura perfecta las manos requieren más cuidados. Y tan solo con unos sencillos hábitos puedes lograr tener unas manos bien cuidadas. En este artículo te diremos como lograrlo, te invito a que continúes leyendo.

La higiene de las manos

La higiene de las manos

Una de las maneras más básicas de cómo cuidar las manos es la higiene.  Por eso podemos preguntarnos ¿Cómo y cuándo lavar nuestras manos? Y es que lavarse las manos es una de las mejores formas de protegerse y de proteger a su familia para que no se enfermen. Es bueno saber cuándo y cómo se deben lavar las manos para mantener a tus manos no solo unas bien cuidadlas sino también sanas.

Continua leyendo este tema similar Cómo hidratar las manos

¿Cómo se propagan los microbios?

Lavarse las manos puede mantenerlo sano y prevenir la transmisión de infecciones respiratorias y diarreicas de una persona a otra. Podemos ser portadores de microbios que no solo puedan enfermar nuestras manos sino cualquier parte de nuestro cuerpo. Recuerde que con nuestras manos tocamos nuestras, bocas ojos y nariz sin lavarnos las manos. Con muestras manos preparamos nuestros alimentos y los de nuestra familia.

Muchas veces tocamos objetos o superficies contaminadas, luego le damos la mano a otra persona. Se suena la nariz o se cubre la nariz y la boca con las manos cuando tose o estornuda y luego le toca las manos a otra persona o toca objetos de uso común. Se da cuenta la importancia de la higiene de nuestras manos y en esta época de pandemia es crucial  cuidarlas y mantenerlas alejadas de cualquier foco de contaminación.

¿Cuándo lavar nuestras manos?

Usted puede ayudar a que tanto usted como sus seres queridos se mantengan sanos al lavarse las manos con frecuencia, especialmente durante los siguientes momentos claves en que tiene más probabilidades de contraer y propagar microbios que pueden ocasionarte mayores dificultades. Por eso es recomendable que te laves las manos antes, durante y después de preparar alimentos.

Otro momento importante para lavar nuestras manos es antes de comer, antes y después de haber curado una herida, o de haber tratado con vómito y diarrea. Después de ir al baño, después de estornudar. Después de tocar a un animal o tocar la basura. En esta época gracias al COVID -19 es  necesario que lavemos nuestras manos después de estar en lugares públicos. Y antes de tocarse nariz, ojos y boca.

¿Pasos  para lavar  las manos de la manera correcta?

Lavarse las manos es fácil, y es una de las formas más eficaces de prevenir la propagación de microbios y de mantenerlas bien cuidadas. Las manos limpias pueden detener la transmisión de microbios de una persona a otra y dentro de toda una comunidad; esto incluye su hogar, su lugar de trabajo, establecimientos de cuidado infantil y hospitales.

Lo primero que debemos hacer es mojar las manos con agua templada o fría evita que sea agua caliente ya que tiende a resecarla y eso podría originar que se deshidratan. Seguidamente enjabonas tus manos preferiblemente con un jabón de pH neutro. Posteriormente frótese las manos con el jabón hasta que haga espuma. Frótese la espuma por el dorso de las manos, entre los dedos y debajo de las uñas. Repita este procedimiento por unos 20 segundos.

Seguramente este tema te puede interesar Como tratar las grietas en las manos

Luego enjuague sus manos con suficiente agua. Por ultimo proceda a secarse las manos con un paño evitando secarlas a la aire libre ya que eso tiende a resecar la piel de las manos. Luego de este aseo es importante hidratar tus manos. Para ello puedes valerte de una crema de mano, ya sea que la hayas comprado en una tienda especializada o la hayas elaborado en casa con productos naturales.

Hidratar tus manos diariamente

Hidratar tus manos diariamente

Otra manera de cómo cuidar tus manos es hidratándola diariamente. Aunque parezca algo obvio, a menudo nos olvidamos de hidratar esta parte del cuerpo. Piensa que todos los días, tus manos quedan expuestas sin ninguna protección a los rayos del sol, a la contaminación y a todos los agentes externos que entran en contacto con nuestras manos. Recuerda que no solo tu rostro y el resto de tu cuerpo requieren hidratarse tus manos también.

Si tienes una crema específica para cada parte del cuerpo, tus manos no podrían ser menos. Acostúmbrate a aplicarte crema de manos diariamente.Como ya te he comentado tu piel está constantemente expuesta y tiende a resecarse como consecuencia de los cambios de temperatura o la excesiva higiene.

Por ejemplo, las cremas ricas en aceite de almendras, aceite de rosa moqueta, aceite de oliva, aceite de argán  son geniales para manos muy secas, sin olvidar el áloe vera y la manteca de karite. Recuerda aplicar tu crema masajeando suavemente tu piel y así absorberá todos sus nutrientes. A continuación hablaremos un poco de cada uno de ello y porque son tan necesarios para nuestra piel específicamente la de las manos.

Aceite de almendras

El aceite de almendra contiene antioxidantes y vitamina E, y algunas vitaminas B como B1 y B6, todas cosas muy importantes para el cuidado de la piel y el cabello, para la regeneración y el mantenimiento sano. Es un hidratante perfecto para la piel, por poseer propiedades anti inflamatorias sirve para tratar afecciones cutáneas.

Tanto por sus ácidos grasos Omega 3 y Omega 6, como por sus propiedades vitamínicas y antioxidantes, es un regenerador y rejuvenecedor celular, por lo cual se puede utilizar para cualquier problema de la piel, como eccemas, alergias de piel, picaduras, escozores y enrojecimientos.

Este articulo te puede gustar Eczema en manos: causas y tratamiento

El aceite de almendras es un excelente hidratante para la piel seca y agrietada de las manos. También es adecuado para las pieles sensibles pues es 100% natural, sin aromatizantes ni conservantes químicos. Es liviano y menos grasoso que otros aceites naturales, lo cual hace que sea fácil de absorber por las capas de la piel para que tus manos se vean suaves y bien hidratadas.

Tiene la propiedad que abre los poros para que otros tratamientos se puedan absorber más fácilmente. Te ayudará a prevenir el envejecimiento prematuro y a reparar los daños causados por el sol. Puedes tratar la piel seriamente agrietada si aplicas el aceite sobre las palmas de tus manos y sobre las partes superiores, y luego debes cubrirlas con guantes. Un excelente ingrediente a la hora de cuidar no solamente la piel de las manos sino también las uñas.

Las uñas necesitan ser hidratadas y nutridas, al igual que la piel. Si aplicas un masaje a tus manos con aceite de almendras, también debes tener en cuenta tus uñas para mantenerlas brillantes y fuertes. Las vitaminas y los minerales de este aceite colaborarán para que tus uñas crezcan con mayor rapidez y más sanas. Esto evitará que estén frágiles y quebradizas. Este aceite contiene todos los componentes necesarios para que tus manos luzcan un aspecto suave, radiante y juvenil.

Aceite de rosa mosqueta

Las características beneficiosas de este aceite provienen de su composición, que es muy rica en ácidos grasos esenciales, como el omega 3, omega 6 y ácido linoleico, además de vitaminas A, C  y antioxidantes naturales como el retinol, que convierten este aceite en un producto perfecto para el cuidado de la piel.

Estos ácidos grasos esenciales están implicados en los fenómenos de inmunidad, inflamación y en la permeabilidad de la barrera epidérmica. Por tanto aportan propiedades hidratantes, reafirmantes y reparadoras, así como antioxidantes y anti inflamatorias. Por eso jamás puedes olvidar este aceite a la hora de cuidar las manos.

El aceite de rosa mosqueta también contiene vitamina E en forma de α-tocoferol que pueden proteger la piel del daño solar y del envejecimiento prematuro además de funcionar como humectante para hidratar las uñas quebradizas. ¿Cómo utilizarlo para aprovecharlo al máximo en el cuidado de tus manos y uñas?

Te invito a que continúes leyendo este post, seguro te gustara Cómo tener unas manos bonitas

Para hidratar las manos con aceite de rosa mosqueta primero lava tus manos con un jabón de acuerdo a tu pH y luego tienes que aplicarte unas gotas 2 veces al día, mañana y tarde. Masajea, frotando una mano con otra hasta que se absorba. Si lo necesitas puedes repetir la operación sin pasarte de aceite para que no te queden aceitosas.

Para hidratar las uñas quebradizas haremos una mezcla en un vasito con dos gotas de aceite de rosa mosqueta y dos gotas de aceite de almendras. Lo puedes mezclar con el dedo índice y con este mismo puedes ir uña por uña aplicándote la mezcla de aceites en cada uña, masajeando un rato y dejándolo sin aclararte las manos.

Aceite de oliva

A la hora de cuidar las manos el aceite del aceite de oliva extra virgen es un excelente aliado. Convirtiéndolo en un excelente humectante. Por ello, quienes se aplican aceite de oliva en su piel comentan que así consiguen nutrirla a profundidad y suavizarla, sin promover la producción de sebo y la acumulación de suciedad. Por supuesto, se aplican el aceite durante un periodo determinado y luego se enjuagan. No se lo dejan todo el día.

Aceite de argán

El aceite de Argán, también conocido como oro del desierto, es un  producto cosmético y comestible que se obtiene tras un proceso de secado de los frutos del árbol de argán, expuestos al sol. Una vez secos, se extrae la semilla de la almendra manualmente y pasa a prensarse en frío. Esto constituye un proceso mecánico ausente de productos químicos. Debido a que la extracción es en frío, sin torrefactar las semillas, este aceite es dorado claro y su olor apenas es apreciable.

El aceite de Argán está constituido por un alto porcentaje de ácidos grasos esenciales (80 por ciento) y tocoferoles (Vitamina E).También, beta-carotenoides, escualeno y fitosteroles. Asimismo, es rico en gamma-tocoferol. Es excelente a la hora de cuidar las manos y las uñas, gracias al principio activo lupeol presente en su composición.

Áloe vera

El gel de áloe es también un ingrediente habitual en muchos productos de higiene y cosmética debido a sus propiedades hidratantes y emolientes y debido a su efecto anti envejecimiento. No obstante, el gel debe estar libre de derivados hidroxiantracénicos, ya que éstos pueden provocar alergias, dermatitis de contacto e incluso fotodermatitis.

El áloe vera contribuye a hidratar la piel, pero es interesante resaltar que para hidratar no se puede colocar solo ya que en vez de hidratar tiende a resecarla. Para obtener un buen resultado es necesario combinarla con otro ingrediente como por ejemplo el aceite de coco con quien hace un excelente trabajo en la piel de las manos.

El gel áloe vera es una sustancia que “rejuvenece” la piel porque le aporta parte de lo que necesita para lucir lozana. Y eso ocurre porque  facilita la regeneración celular es decir la constante regeneración de las células cutáneas nos ayuda a prevenir el envejecimiento. Contiene varios antioxidantes: estos combaten el daño que le causan los radicales libres y ayudan a que la piel realice sus funciones correctamente.

Manteca de karite

La manteca de karité proviene de la semilla del árbol de karité y es famosa por sus propiedades hidratantes, lo que la convierte en un ingrediente ideal para las mantecas corporales, lociones, aceites y aguas de colonia.

Proporciona una dosis extra de colágeno que ayuda a combatir signos de envejecimiento. Es rica en vitaminas A y E, las cuales ayudan a equilibrar, hidratar y calmar la piel. Es un excelente regenerador celular que puede ser aplicado en cualquier parte del cuerpo. Su uso también en las uñas ayuda a mejorar su brillo y prevenir posibles roturas. Es un ingrediente que no debe faltar cuando vamos a cuidar las manos.

 

Características de la piel de las manos

Características de la piel de las manos

La piel de las manos se diferencia de la del resto del cuerpo en su grosor y en el número y tipo de glándulas y terminaciones nerviosas que posee. Mientras que las palmas tienen una piel gruesa y resistente, la piel del dorso es más sensible y fina, parecida a la del contorno de los ojos y el cuello. Si queremos darle un cuidado adecuado a las manos es importante que conozcamos como es la piel de las manos.

Podemos comenzar diciendo que las palmas de las manos presenta una piel gruesa y carente de pelo, no posee glándulas sebáceas pero si posee muchas glándulas del sudor o sudoríparas. Los dedos tienen muchas terminaciones nerviosas, por lo que tienen gran sensibilidad al frío, al calor y al dolor. La piel de la yema de los dedos nos identifica, ya que la huella digital única e intransferible.

El manto lipídico que protege la piel de las manos es escaso. De allí se desprende la necesidad que tiene la piel de la hidratación. Debajo de la piel del dorso de las manos casi no hay grasa, y por eso podemos ver los vasos sanguíneos que pasan por debajo.

 

Necesitas exfoliar las manos

Necesitas exfoliar las manos

Exfoliar tus manos debe formar parte de la rutina de cuidados de tus manos. En la piel de nuestras manos se acumulan impurezas y células muertas que deben ser removidas para tener una piel más suave, saludable y bella. A la hora de cómo cuidar las manos te recomiendo utilizar exfoliantes caseros que no te dañen la piel. A continuación te detallo algunos ingredientes que ya conoces pero tal vez no sabías que eran excelentes para exfoliar tus manos y como debes utilizarlos.

Aceite de Almendras y Azúcar: En un recipiente mezcla dos cucharadas de aceite de almendras con una cucharada de azúcar. Mezcla bien y aplícala en las manos. Realiza suaves masajes, enjuaga con agua tibia y aplica tu crema hidratante. Si no tienes aceite de almendras en casa, lo puedes reemplazar por crema normal para manos o cuerpo.

Limón y Azúcar Morena: Mezcla el jugo de un limón con una cucharadita de azúcar morena, aplícala sobre las manos y masajea suavemente. Retira la mezcla con agua y aplica tu crema hidratante. Esta exfoliación la recomendamos hacer por la noche, ya que el limón puede manchar la piel si se expone al Sol.

Avena y Crema: La avena es quizá uno de los mejores exfoliantes para la piel. Consigue avena en hojuelas y mézclala con una crema hidratante. Realiza suaves masajes circulares en tus manos con esta mezcla y luego enjuaga muy bien tus manos. Aprovecha esta exfoliación para darte un masaje relajante en las manos.

Miel y Azúcar: Esta mezcla dejará tu piel libre de impurezas y súper suave. Mezcla dos cucharadas de miel con una cucharadita de azúcar, masaje tus manos y enjuaga. Aplica al finalizar tu crema hidratante como de costumbre.

 

Recomendaciones a la hora de exfoliar tus manos

Recomendaciones a la hora de exfoliar tus manos

Los masajes que realices a la hora de exfoliar tus manos deben ser suaves, evitando maltratar la piel, cuando notes que tu piel está roja es hora de terminar con la exfoliación de esa manera evitaras lastimar la piel. Después de exfoliar las manos no es necesario quedarse unos minutos con la crema. Lo recomendable es sacarla con agua tibia. Puedes utilizar un aceite que tengas en casa como el de coco u oliva.

 

Aprende a escuchar tus manos

Aprende a escuchar tus manos

Las manos muchas veces nos hablan, nos dan señales y es muy importante estar atento y de esa manera suplir la necesidad que se pueda presentar y así cuidar las manos de la manera adecuada. Una de esas señales son las manos frías y eso es síntoma de una mala circulación en las extremidades. Generalmente, quienes la sufren también suelen tener los pies fríos.

Es importante tratar también este desequilibrio para que la sangre circule correctamente en las extremidades y pueda aportar de manera natural los nutrientes necesarios. Para eso te recomiendo masajear tus manos con algún aceite que te aporte calor luego  abrigas tus manos con guantes de lana. Toma infusiones que te ayuden a mejorar la circulación.

Otra señal que pueden presentar tus manos es la sudoración excesiva lo que puede perjudicar al aspecto de nuestras manos. Además, debemos tener en cuenta que puede ser un trastorno nervioso. Y otra señal que podemos observar en nuestras manos es el aspecto de las uñas. No te olvides de que las uñas pueden cambiar totalmente el aspecto de las manos. Para tener unas uñas bonitas, además de realizar la manicura habitualmente, debes llevar una alimentación equilibrada.

Cualquier tipo de señal o marca que aparezca en las uñas puede indicar una deficiencia de nutrientes. Las más habituales son unas manchitas de color blanco o unas líneas perpendiculares que aparecen en algunas uñas, o bien cuando se rompen con facilidad. De allí la importancia a que tengas una alimentación equilibrada y que te proporciones los nutrientes necesarios para que todo tu cuerpo incluyendo tus manos estén sanas y bien cuidadas.

Recetas caseras para cuidar las manos

 

Recetas caseras para cuidar las manos

¿Si quieres saber cómo cuidar las manos? Una excelente forma de hacerlo es nutriéndola, hidratándola, exfoliándola con cremas que tú misma puedes hacer con productos naturales. Hacer una crema de manos casera no es difícil, ni requiere ingredientes costosos. De hecho, es muy beneficioso porque sus ingredientes son suaves para la piel y no producen agresiones. Además, es muy económico ya que la mayoría de los ingredientes los puedes encontrar en casa.

Su función es clara: hidratar la piel y proporcionarle nutrientes para conservarla joven y libre de imperfecciones. Por eso, estas recetas contienen ingredientes ricos en vitamina E, aceites esenciales y poderosos antioxidantes. A continuación te muestro una serie de recetas que seguro te ayudaran a cuidar las manos de la mejor manera.

Una efectiva crema humectante y antioxidante

Esta prodigiosa crema de manos natural combina las propiedades humectantes de ingredientes como el aceite de coco, la manteca de cacao y el aceite de almendras. Es una fórmula suave, ideal para pieles sensibles y secas. Entre otras cosas, su uso regular puede ayudar a prevenir el envejecimiento prematuro de la piel de las manos, ya que contiene antioxidantes que disminuyen las agresiones causadas por los radicales libres.

Para elaborar esta crema humectante y antioxidante, vas a necesitar los siguientes ingredientes 2 cucharadas de aceite de coco (30 gr), 1 cucharada de manteca de cacao (15 gr), 1 cucharadita de aceite de almendras (5 ml), 4 gotas de esencia aromática de limón. Como puedes darte cuenta son ingredientes que muchas veces tienes en casa.

Su preparación es bastante sencilla en un envase, verter 2 cucharadas de aceite de coco y 1 cucharada de manteca de cacao y calentar en baño María por un par de minutos hasta que se derrita la manteca junto con el aceite. Una vez que los ingredientes se encuentren en estado líquido, incorporar 4 o 5 gotas de esencia aromática de limón y 1 cucharadita de aceite de almendras. Después de mezclar los ingredientes, vaciar el líquido en un frasco o envase.

Una excelente crema hidratante y suavizante

Además de combatir el exceso de sequedad, esta crema de manos natural contiene compuestos que ayudan a cicatrizar. Su aplicación regular mantiene la piel elástica y protegida y es una buena opción a la hora de querer saber cómo cuidar las manos. Para realizarla  necesitas un puñado de flores de lavanda (15 g), 1 taza de aceite de almendras dulces (100 ml), 1 y ½ cucharadas de vaselina líquida (25 ml),1 y ½ cucharadas de manteca de cacao (25 g),Recipiente de 100 ml .

La preparación es muy sencilla En un recipiente de cristal, mezclar el aceite de almendras dulces junto con las flores de lavanda para crear el aceite de infusión de hierbas. Sellar y dejar reposar en un frasco durante dos o tres semanas en un lugar oscuro y fresco. Posteriormente, se cuelan las flores. El aceite se guarda para su integración con los demás ingredientes.

Cuando el macerado de lavanda esté listo, tanto la vaselina como la manteca se colocan en un recipiente a calentar en baño María. Una vez líquidas, a temperatura ambiente, se añade el aceite de lavanda y se mezcla con batidora de mano durante unos minutos. Ya integrados los ingredientes se colocan en un envase. La crema está lista para aplicarse. ¡Atrévete a realizarla! Luego cuéntame cómo te fue.

Crema humectante y regeneradora para el cuidado de tus manos

Gracias a su interesante combinación de ingredientes naturales, esta crema natural ofrece importantes beneficios para el cuidado de las manos. Se recomienda su uso en pieles sensibles o agrietadas. Para crear esta maravillosa crema solo utilizaría ingredientes naturales. Entre ellos usaremos aceite de almendras, áloe vera, cera de abejas, manteca de cacao y vitamina E.

Ahora manos a la obra debes tener los siguientes ingredientes: 3 cucharadas de aceite de almendras dulces (45 ml),3 cucharadas de áloe vera gel (45 g),2 cucharadas de cera de abejas (30 gr),2 cucharadas de manteca de cacao (30 gr),3 gotas de esencia aromática de áloe vera,6 gotas de vitamina E.

Pasos para elaborarla En un recipiente se vierten el aceite de almendras dulces, cera de abejas, manteca de cacao y las gotas de vitamina E, Calentar a baño María hasta los ingredientes deben derretirse, Dejar enfriar y esperar a que se solidifique, Con la batidora, integrar el áloe vera en gel, poco a poco, Finalmente, verter las 3 gotas de esencia aromática hasta que la mezcla quede homogénea, Una vez terminado el proceso,  puede empezar a aplicarse. ¡Toma nota!

Una crema humectante y sólida

Esta crema humectante sólida es perfecta para llevar a todas partes. Su aplicación minimiza la deshidratación cutánea y crea una barrera protectora contra el daño solar. La puedes almacenar en bolsista de plástico para conservarla por más tiempo. Y es una buena herramienta a la hora de cómo cuidar las manos. Necesitamos los siguientes ingredientes 2 cucharadas de aceite de coco (30 ml), 2 cucharadas de cera de abeja (30 gr), 5 a 8 gotas de aceite esencial de lavanda.

La preparación de esta crema es de la siguiente manera Se vierten en un recipiente 2 cucharadas de aceite de coco y 2 cucharadas de cera de abeja. Una vez líquidos, después de calentar los ingredientes se incorporan 5 a 8 gotas de aceite esencial de lavanda. Ya que la mezcla sea homogénea, se vierte el líquido en moldes de silicona. Después de este paso, se debe esperar a que los aceites se solidifiquen para así retirarlos del molde.

Crema hidratante básica que puedes personalizar

Una excelente manera de cuidar las manos es con una buena hidratación. Para ello te invito a que conozcas como realizar una crema hidratante básica. Combinando las mantecas básicas que benefician la piel podemos hacer una crema humectante rápida y eficaz. Para realizarla necesitas los siguientes ingredientes 1 cucharada de manteca de karite (15 g) ,2 cucharadas de manteca de cacao (30 g),1 cucharada de cera de abeja (15 g).

Ahora vamos a preparar paso a paso Al igual que con la recetan anterior, se derrite la manteca de karite, el aceite de coco, la cera de abeja a baño María. Una vez derretidos, añadir 5 a 8 gotas de esencia de vainilla y la mezcla se vierte en moldes. Ya endurecidas, las pastillas se retiran del molde y se guardan en un lugar fresco.

Esperamos que con estas recetas para hacer crema de manos puedas recuperar la suavidad e hidratación natural de tus manos y las veas como unos excelentes aliados a la  hora de cuidar tus manos. No debes olvidar proteger las  manos de las posibles agresiones provocadas por las faenas de la vida diaria, de la exposición de temperaturas extremas y de los rayos solares.

Que debes evitar para cuidar tus manos

¿Que debes evitar para no dañar tus manos?

A veces adquirimos una serie de hábitos que pueden resultar perjudiciales a la hora de cómo cuidar las manos entre eso hábitos no muy acertados encontramos lavar nuestras manos con agua caliente pensando que así lograremos una mejor limpieza. Nada más lejos de la realidad, pero lo que si lograremos es que nuestras manos se deshidraten. Es recomendable el agua fría o tibia. Tus manos te lo agradecerán.

Otro mal hábito es el comerse las uñas. Además de disminuir el tamaño de nuestras uñas, afecta a la piel de las manos. Los anti estéticos y anti higiénicos pellejos, que siempre van ligados a esta fea costumbre, dejan nuestras manos feas y dan imagen de inseguridad y nerviosismo. Otro habito que afea nuestras manos y puede  crear zonas amarillentas, originar sequedad y deshidratación es el tabaco.

Esfuérzate por eliminar esos malos hábitos que dañan la apariencia de tus manos, recuerda que todo lo que hagamos a favor de nuestro cuerpo es una de las mejores inversiones que podemos hacer. Y que mejor inversión que amarnos, una manera de demostrarlo es cuidando nuestras manos. ¡Te invito a comenzar desde ya!