Cómo conseguir unas pestañas más largas y espesas

Todas las mujeres deseamos lucir unas pestañas de infarto: muy largas y espesas. Nuestros ojos son uno de los puntos claves del rostro y las pestañas los enmarcan; incidiendo mucho en la mirada. Es por ello que las mujeres nos desvivimos por pestañas de película. En este artículo te explicaremos cómo conseguir unas pestañas más largas y espesas, para que logres un radical cambio de look. Así que continúa leyendo.

Cómo conseguir unas pestañas más largas y espesas

Mejora tu alimentación

Primeramente, tenemos que tener algo claro: somos lo que comemos. Si llevas una dieta pobre, verás los efectos tanto en tu piel, cabello y pestañas: una piel apagada y seca, un cabello áspero, sin brillo y que se cae con solo pasarle la mano; unas pestañas muy finas y débiles que ni se notan. Pero no te preocupes, esto tiene solución. Muchas personas ni saben cómo es comer de manera saludable. Aquí te lo vamos a explicar.

Una alimentación saludable se basa en comer un grupo de alimentos que nos brinden todos los nutrientes que necesitamos para sentirnos bien y afrontar las exigencias del día a día con energía. Esta debe ser variada y debe incluir alimentos de todos los grupos (frutas, lácteos, verduras y hortalizas, legumbres, cereales, carnes, aves y pescados). En estos grupos hay alimentos claves para nutrir tus pestañas, como explicaremos a continuación.

Las zanahorias

El alimento favorito de los conejos es una fuente de betacaroteno, el cual se transforma en vitamina A en nuestro organismo. Esta vitamina aparte de fortalecer nuestro sistema inmunológico, ayuda a fortalecer e incrementar el crecimiento del cabello y de las pestañas. Otro compuesto que aporta en este sentido es la biotina. Otros alimentos que tienen las mismas propiedades son la espinaca y la batata.

Los aguacates

Esta deliciosa fruta oleosa está compuesta de grasas saludables monoinsaturadas que favorecen unas pestañas largas y voluminosas. Asimismo, está lleno de vitaminas B1 y E, que restablecen la buena apariencia de tus pestañas. Además, si los incluyes en tu dieta regular, estarás incentivando el rendimiento del colágeno y elastina, proteínas necesarias para tener unas pestañas fuertes.

Salmón

El salmón es un pescado que está lleno de vitamina D, la cual consiente los folículos pilosos, nutriéndolos y reforzándolos. Otra cosa importante sobre el salmón es que posee ácidos grasos omega 3, los cuales hidratan los folículos de las pestañas, lo cual las hace lucir más largas y frondosas. Puedes disfrutar de los mismos beneficios si consumes atún también.

Huevos

Los huevos son portadores de proteínas, hierro y biotina, una vitamina B que se encuentra en muchos alimentos. La biotina es capaz de reestructurar la queratina de las pestañas, una proteína que conforma tanto el cabello como las pestañas. Igualmente, los huevos tienen algo llamado folato, que actúa como estimulante para las pestañas. No obstante, ten presente que todo esto es hecho por la yema de huevo.

Utiliza un sérum de crecimiento

Utiliza un sérum de crecimiento

Un sérum de pestañas es un producto que contiene una formula especial para favorecer el desarrollo idóneo de tus pestañas. En la industria cosmética existen muchos pero debes adquirir uno focalizado en incrementar el largo y espesor de las pestañas. Este suele estar compuesto de aceites y otros elementos que se encargarán de nutrir tus pestañas de raíz a punta. Si eres constante, en el promedio de un mes verás resultados.

Compra una buena máscara de pestañas

Compra una buena máscara de pestañas

Si adquieres un rímel demasiado barato, corres el riesgo de que al cabo de unas horas se empiece a esparcir por el contorno de tus ojos, haciéndote lucir como un mapache o un oso panda; e inclusive tus pestañas pueden acabar apelmazadas, es decir, todas pegadas y con exceso de producto. Debido a esto, vale la pena gastar un poco más en una máscara de pestañas de buena calidad.

Maquilla tus pestañas de mejor manera

Maquilla tus pestañas de mejor manera

Es momento de aprender cómo aplicarte la máscara de pestañas como una profesional porque no haces nada con excelente maquillaje si no sabes cómo colocártelo. Ante todo, comienza llenado la base de tus pestañas con el rímel, empleando el cepillo, desde la raíz hasta la punta. Después enfócate en la zona media de tus pestañas, yendo hacia arriba. Para finalizar, pon el cepillo sobre las puntas haciendo presión hacia arriba, emulando el uso del rizador.

Añade polvos de talco

Añade polvos de talco

Esto es un complemento a tu maquillaje. Luego de haber acabado con la aplicación del rímel, llena  un bastoncito de orejas con talco y cubre tus pestañas con esto. Como próximo paso, coloca otra capa de rímel y deja que se seque. Este truco crea un efecto de mayor grosor en tus pestañas, dándole más cuerpo gracias al talco.

Sé más cuidadosa con ellas

Sé más cuidadosa con ellas

El rizador de pestañas podrá ser muy atractivo porque incrementa la curvatura de tus pestañas pero no es para nada recomendable emplearlo porque al tirar de tus pestañas, las va debilitando poco a poco. Otra cosa que siempre debes tener en mente es desmaquillarlas con sumo cuidado. Si usas una toalla desmaquillante o un algodón con algún producto, pásalo por tus pestañas con mucho amor.

Asimismo, no olvides desmaquillarte cada noche. Si no lo haces, aparte de maltratar tu piel, quebrarás tus pestañas gracias a lo solido que se vuelve el rímel en tus pestañas. Igualmente, después de desmaquillarte, cepilla tus pestañas cada noche con un cepillo de mascara limpio, de forma muy suave. Esta práctica ayuda distribuir los aceites que produce tu piel, los cuales ayudan al crecimiento de tus pestañas.

Por último en este apartado, sabemos que las pestañas postizas son muy tentadoras pues el efecto que crean es increíble. Empero, son realmente pesadas y tienen unas adhesivos que van debilitando los folículos pilosos de tus pestañas poco a poco. Por lo tanto, lo mejor es ser pacientes y hacer uso de otros trucos para mejorar las pestañas.

Trucos naturales para obtener pestañas más largas y espesas

Trucos naturales para obtener pestañas más largas y espesas

Podemos complementar los productos cosméticos con elementos naturales que podemos tener en casa o que los podemos adquirir a bajo costo. Puedes ponerlos en práctica a diario o cuando tengas un evento especial. Si tus pestañas de verdad están empobrecidas, lo mejor es que te pongas manos a la obra desde este mismo momento.

Aceite de ricino

Este aceite se obtiene de las semillas de la planta Ricinus communis, las cuales se componen en un 50 % de aceite. Este aceite se extrae por un procedimiento donde se utilizan altas temperaturas ya que las semillas son altamente tóxicas. En su composición, hay presencia de vitamina E, proteínas y ácidos grasos como el ácido ricinoleico y el omega-9. Todo esto hace un conglomerado nutritivo que nutre las pestañas y las hace más largas y gruesas.

Para aplicar el aceite de ricino en las pestañas, necesitas un tubo de máscara de pestañas vacío o un envase junto con un bastoncito para orejas. Ante todo, tienes que lavar el tubo de rímel para eliminar todo resto del maquillaje que haya quedado adentro. Vas a hacer lo mismo  con el cepillo y la tapa. Cuando ya tengas todo limpio, vierte el aceite de ricino en el tubo y moja el cepillo con el aceite.

Ahora procederás a aplicártelo en las pestañas, como si fuera tu rímel regular. Empieza desde la base de las pestañas hasta las puntas. Luego haz movimientos en zigzag y por último, ejerce algo de presión en las puntas hacia arriba. Deja el aceite actuar toda la noche y lava tu rostro como siempre lo haces a la mañana siguiente. Al hacer esto, ten mucho cuidado y evita que el aceite caiga sobre tus ojos porque podría sufrir una irritación.

Manzanilla

Aparte de ser un antiséptico y desinflamatorio para cuando tenemos problemas en el estómago, la manzanilla refuerza nuestras pestañas, evitando que se caigan. Además, les brinda brillo y favorece su crecimiento ya que la manzanilla tiene mucílagos, una sustancia vegetal que repara las pestañas y estimula su adecuado desarrollo. Por añadidura, es capaz de limpiar a profundidad toda la zona de las pestañas, creando el ambiente idóneo para que crezcan.

Para usar la manzanilla para este propósito, necesitarás una bolsita de té de manzanilla. 2 discos de algodón y una taza de agua. Primeramente, caliente agua en una olla hasta que hierva. Cuando ya esté lista, mete la bolsita de té en el agua por unos minutos. Luego apaga y retira del fuego para dejar reposar por 30 minutos. Mientras tanto, quítate todo el maquillaje que cargues encima y asegúrate que tus pestañas estén por completo limpias.

Cuando nuestro té de manzanilla esté por completo tibio, empapa los algodones con este y ponlos sobre tus pestañas haciendo un suave masaje y con toques muy delicados. Como paso siguiente, no quites el exceso con una toalla ni te laves. Es mejor que duermas así para que la manzanilla termine de hacer efecto. A la mañana siguiente, lavas bien tu cara. Si haces esta rutina cada noche, tus pestañas irán alargándose poco a poco.

Preparado para acelerar el desarrollo de tus pestañas

Para elaborar este tratamiento, requeriremos una cucharada de nueces, 3 zanahorias, 1 cucharada de piñones, 2 naranjas y 2 cucharadas de miel. ¿Por qué hemos elegido estos ingredientes? Las nueces son una fuente de vitamina E, la cual alimenta el folículo piloso de la pestaña, haciéndola más resistente y con ganas de crecer. Además, poseen polifenol, un antioxidante que salvaguarda las células de las pestañas.

Ya hemos hablado de las bondades de las zanahorias para con nuestras pestañas así que pasemos a los piñones, unas semillas que se obtienen de las piñas y que suelen ser vistas como aperitivo. Los piñones están llenos de vitamina E, que como ya sabemos, potencia el crecimiento de las pestañas. Aparte de esto, tiene  proteínas que nutren las pestañas.

Por su lado, las naranjas ostentan grandes dosis de vitamina C, la cual regenera y mantiene en forma las pestañas, potenciando su frondosidad. La miel será nuestro aliado final, un poderoso antibacteriano y antioxidante que limpia y frena la descomposición celular de los folículos de nuestras pestañas. Igualmente,  su viscosidad aporta una gran humedad, por lo cual es una gran hidratante para las pestañas y el cabello.

Para obtener el preparado, vas a verter todos los ingredientes en una licuadora. Con respecto a las naranjas, debes exprimir su jugo en la licuadora. Licua muy bien y vierte la mezcla en una jarra. A continuación beberás un vaso diario de esta bebida por 3 meses, para nutrir tus pestañas desde adentro, una de las cosas más importantes en este tema.

Vaselina

La vaselina es un producto natural que proviene del petróleo y que tiene grandes usos en lo que a cosmética se refiere, por ser espesa y no tener sabor. Se le reconoce por ser un buen humectante debido a su consistencia, por lo que hidrata cada fibra de tus pestañas. Esto es debido a que contiene una combinación de hidrocarburos saturados que son emolientes y bastante grasos.

Por otro lado, al ser un buen humectante, repara cualquier daño que puedan tener tus pestañas. Al eliminar el daño, se evita que estas se quiebren con facilidad. Otro elemento importante e interesante es que es un gran limpiador de pestañas, ya que termina formando una especie de aceite que retira maquillaje y cualquier impureza presente en ellas.

Para aplicarla, además de la vaselina, requerimos de un bastoncillo de algodón o un cepillo que trae cualquier máscara de pestañas. Si te decantas por el último, debes de limpiarlo muy bien para sacar el rímel que pueda tener. Para empezar, desmaquilla tu rostro; especialmente tus ojos. Luego, llena el bastoncillo o el cepillo de vaselina y repártela bien con los dedos por toda la extensión del objeto que hayas elegido.

Seguidamente, cuando ya el cepillo o bastoncillo esté recubierto de vaselina de manera correcta, aplica sobre tus pestañas como si estuvieras usando tu rímel habitual. Empieza desde la base hasta las puntas. Te recomendamos hacer movimientos en zigzag mientras realizas esto. Después deja la vaselina toda la noche sobre tus pestañas y retírala con agua la mañana siguiente.

Aceite de oliva

El aceite de oliva suele ser protagonista en múltiples tratamientos de belleza, tanto caseros como profesionales. Esto es debido a sus grandes beneficios gracias a su contenido de vitamina H, la cual facilita la metabolización de proteínas y grasas, lo cual incrementa el crecimiento de nuestras pestañas. De igual manera, sus ácidos grasos omega-3 nutren las pestañas, haciendo que absorban mejor las vitaminas A, D, E y K.

Para proceder a aplicarlo, elige un bastoncillo de algodón, un cepillo de rímel o incluso un cepillo de dientes que ya no uses puede funcionar. Este tratamiento es mejor hacerlo por la noche, para que el aceite de oliva tenga tiempo de hacer su trabajo en tus pestañas. Como hemos venido haciendo, es importante que limpies tu rostro con la finalidad de eliminar cualquier rastro de maquillaje y suciedad acumulado durante el día.

Después comenzamos la aplicación desde la raíz de las pestañas hasta las puntas de forma continua. Esto hazlo con suma precaución para prevenir que cualquier gota del aceite caiga en nuestros ojos. Luego vete a dormir con el aceite sobre tus ojos y lava tu cara al día siguiente.

Té verde

Esta bebida tan popular  es una gran fuente de antioxidantes. Entre ellos tenemos los flavonoides, los cuales se encargan de acrecentar las pestañas, aparte de reestructurar su tejido, el cual se ve a menudo dañado por los cosméticos, con el paso del tiempo. Para hacer uso del té verde para estos fines, prepara una infusión de té verde en una cacerola con agua a fuego medio. Mete una bolsita de té y espera a que hierva.

Cuando esto suceda, apaga el fuego y deja que el té se enfríe. Ve limpiando tu rostro, haciendo énfasis en tus ojos. Cuando nuestra infusión esté a temperatura ambiente, humedece discos de algodón en ella y colócalos sobre tus ojos por 15 minutos. Aprovecha de relajarte y escuchar algo de música. Haz esta rutina de belleza 3 veces a la semana en las noches y pocas semanas notarás resultados.

Aceite de mamey

Este aceite no es muy común como el aceite de ricino o el de oliva, pero vale la pena revisar sus propiedades para enterarlos sobre las bondades que puede aportarnos. Primeramente, este aceite se consigue a través de un árbol que se halla en América Central y que posee unos frutos denominados zapotes mamey, los cuales presentan una semilla que contiene un aceite con grandes beneficios para nuestra belleza.

Entre ellos podemos destacar su contenido rico en vitaminas, minerales, ácidos grasos y nutrientes que revitalizan nuestras pestañas de raíz a punta. Además, posee una acción humectante y astringente, por lo cual retira el sebo e impurezas que ralentizan el crecimiento. El procedimiento para aplicarlo es el mismo que hemos aprendido para el aceite de oliva.

Aceite de almendras dulces

El aceite de almendras dulces es un humectante natural que hidrata cada vello de tus pestañas. Además, las regenera arreglando cualquier deterioro que pueda causar al final su pérdida. Como resultado, lucirás unas pestañas mucho más fortalecidas. Para aplicarlo, repite el mismo mecanismo que hemos aprendido aplicando el aceite de ricino o de oliva.

Un consejo para lograr un efecto más eficaz es desmaquillarte usando aceite de almendras. Para esto, moja en este aceite un algodón y pásalo con suavidad por tus pestañas y párpados hasta haber retirado todo el maquillaje. Al finalizar, no enjuagues tu cara con agua para dejar que el aceite haga su acción de una forma más intensa.

Aceite de coco

El aceite de coco se haya constituido de ácido láurico, vitaminas E, K, grasas poliinsaturadas como el ácido linoleico y grasas monosaturadas como el ácido oleico. Todos estos componentes alimentan y humectan nuestras pestañas; les regalan antioxidantes y vitaminas que requieren para crecer como es debido y las consiente con la constitución de una capa protectora que las cuida de los agentes contaminantes del ambiente y los radicales libres.

En este mismo orden de ideas, te recomendamos adquirir un aceite de coco orgánico ya que éste no está tan lleno de químicos como los comercializados para emplearse en la cocina. El aceite orgánico se halla en tiendas nutricionistas, naturistas y en herboristerías. En cuanto a su aplicación, vamos a sugerirte 3 maneras, para que elijas la más cómoda y eficaz para ti.

Desmaquillante natural

Los desmaquillantes comerciales están hechos con aditivos químicos que podrían resultar agresivos para la piel de nuestros ojos y pestañas. Por lo tanto, es mejor decantarnos por los regalos que la naturaleza tiene para ofrecernos. Así como el aceite de almendras dulces, el aceite de coco es un buen y nutritivo desmaquillante. Solo debes humedecer un algodón con él y pasarlo por tus ojos con cuidado. Deja hacer efecto toda la noche y lava al día siguiente.

Tratamiento con cepillo de máscara de pestañas

En este punto seguiremos las mismas pautas que hemos venido aprendiendo: elige un cepillo de máscara de pestañas que ya no utilices, límpialo y pon algunas gotas de aceite de coco. Luego cepilla tus pestañas de raíz a punta unas 2 o 3 veces y deja reposar toda la noche. Es mejor hacerlo en la noche pero si no sales mucho de casa, sobre todo por el confinamiento, puedes intentarlo durante el día y dejarlo por unas horas.

Mascarilla de aceite de coco, ricino y almendras

Esta es una alternativa más elaborada pero que se presenta como un remedio poderoso porque combina los beneficios de tres aceites. En un recipiente de cristal, mezcla unas 10 gotas o una cucharada de cada aceite e integra hasta que veas una consistencia homogénea. Antes de irte a la cama, colócate esta combinación en tus pestañas con un cepillo de rímel bien lavado o un bastoncillo de algodón.

Esperamos que este compendio de trucos y consejos te sea muy útil para que luzcas unas pestañas más largas y vistosas. No todas nacimos con pestañas de actriz de Hollywood pero como en todo en el mundo de la belleza, hay una solución para cada una de nosotras. Solo escoge el tratamiento más accesible para ti.