Cómo hidratar el pelo

Quizá muchos nos hemos encontrado con la pregunta, sencilla pero importante, de cuál propiedad, entre todas las que podemos encontrar en los diversos productos del cuidado de la imagen, ya sea de la piel, el rostro, o el cabello, es la más importante y esencial; aquella que de encontrarse de manera deficiente, impediría que la salud estética y belleza de nuestro cuerpo se apoye en los cuidados especiales de todas las demás propiedades y beneficios.

Cómo hidratar el pelo

Por supuesto, estamos hablando de la hidratación, ese factor vital y muy importante de todo tratamiento, en este caso, de definición capilar, cuya finalidad es aportar belleza y resistencia al pelo. La absorción y retención del preciado líquido del agua es, por muchos elementos, la parte más esencial de cualquier cuidado, ya que si es necesario beberla para los seres humanos, sin la que nuestro organismo no podría funcionar, no debemos creer que es distinto en estos casos.

Sin embargo, muchas veces no basta con solo sumergir el pelo y, para mayor efectividad, todo el cuero cabelludo en agua, ya que este va ligado de forma intrínseca con la estructura capilar, ya que es el tejido que contiene los folículos pilosos, de donde nacen las raíces de cada pelo. Para lograr una humectación ideal y prolongada, es necesario apoyarnos en los diversos medios, métodos y tratamientos hidratantes, conocidos por sus resultados y amabilidad con nuestro pelo.

Si conoces un poco sobre hidratación y buscas como obtenerla en casa, te recomendamos estos Remedios caseros para hidratar el pelo

Importancia y función de la hidratación

Importancia y función de la hidratación

Aun así, aunque hemos dicho simplemente que es importante, con lo que a muchos quizá les llegue la idea a la mente de pasarlo por alto, vamos a explicar de manera más detallada en qué radica esta importancia. Con esto, no solo esperamos informar y dar a conocer el por qué debemos dedicar un tiempo a esta tarea, sino llamar la atención de aquellas personas que piensan que no es necesario enfocarse y concentrarse en la humectación del cabello.

Estamos hablando de obtener aportes variados y sobre todo, aumentar la efectividad de todos los tratamientos utilizados posteriormente, ya que un pelo hidratado será capaz de absorber correctamente no solo los nutrientes esenciales que le damos, como vitaminas, minerales y ácidos grasos, sino que de igual forma, retendrá mejor las propiedades de las diversas cremas, mascarillas, champú y acondicionadores que utilizamos para limpiarlo y cuidarlo.

De forma visible, observaremos un aumento en la sedosidad y maleabilidad del cabello, haciendo más fácil cepillarlo, desenredarlo y peinarlo con cualquier estilo deseado, ya sea liso, rizado, en bucles u otro modelo. Además, gracias al apoyo que aporta en la limpieza, ya que ayuda a liberar la estructura capilar de grasa e impurezas, la humectación óptima permite la retención de los tintes durante una mayor cantidad de tiempo tras aplicarse.

Podremos notar el cabello no solo más suave, brillante y manejable, con un tono hermoso, luminoso y uniforme por fuera, sino que internamente también obtendremos cambios positivos, como un aumento sustancias de la fuerza y resistencia de cada pelo, lo que ayuda a prevenir y combatir el quiebre, la caída y las puntas abiertas, gracias a la estimulación de la producción y calidad de moléculas esenciales y proteínas, como la queratina y el colágeno.

Hidratar con cremas

Hidratar con cremas

Desde hace siglos, por no decir milenios, los seres humanos han comprobado que un cabello hidratado es más fuerte, resistente, luminoso y bonito, por lo que han ideado miles de métodos para cuidarlo. Entre ellos, podemos encontrar algunos que aún se utilizan, de los cuales hablaremos más adelante, por su origen y metodología casera, ya que en este caso nos toca tratar sobre las cremas hidratantes, un invento mucho más moderno.

La búsqueda infinita de tratamientos capilares, ha llevado a los especialistas en este punto, de la medicina estética y general, a crear diversas fórmulas con ingredientes sintetizados y reforzados, gracias a los procesos con los que se fabrica, que contienen componentes esenciales, algunos cien por ciento naturales, como la miel, la sábila, aloe vera, aguacate y aceites o mantecas apenas refinados; aunque otros conllevan el uso de químicos, conservantes o espesantes variados.

Sin embargo, todos estos ungüentos y recetas son probados a profundidad, estudiados y analizados, para medir su capacidad, resultados y la ausencia de factores que puedan causar efectos negativos, como alergias, eccemas, quemaduras o lesiones, justo antes de salir al mercado. Esto para entregar a los consumidores solo los mejores productos, efectivos, amigables, sin riesgos ni peligros en su uso, aplicación y conservación.

Existen una gran cantidad de marcas de estos productos, que se cuentas todas entre empresas fabricantes, laboratorios de investigación, almacenes de conservación, distribuidoras comerciales; cada una con sus fórmulas originales, métodos de preparación individuales y, sobre todo, especialistas capacitados. Es por esta razón que la competencia entre productos es tan amplia, lo que hace que cada marca entregue algunos artículos cada vez más avanzados.

Aun así, también existen comerciantes inescrupulosos, que llevan al mercado sustancias de origen y efectividad dudosa, que pueden no solo no tener ningún efecto, sino causar problemas en la salud de nuestro cabello. Por ello, es recomendable saber reconocer y confiar en las marcas más conocidas y aceptadas, certificadas por gobiernos y organizaciones internacionales, así como aquellas que llevan años en el mercado, por lo que son populares entre los consumidores.

Entre estas, podemos destacar algunas de las más famosas, como Garnier, Revlon, L’Oréal Paris, Serie Expert, Kerastase, Schwarzkopf Professional, D’orleac, Kativa, Montibello y Wella, entre muchas otras más. La idea de esto no es hacer publicidad, sino recomendar encarecidamente el uso de productos de marcas reconocidas que, aunque es cierto que pueden ser un poco costosas, garantizarán los resultados deseados, sin riesgos a sufrir problemas o efectos adversos.

La función de este tipo de cremas hidratantes es muy simple, contienen elementos e ingredientes capaces de retener y transmitir agua, así como otros que, poseyendo esta misma propiedad, se adhieren al cabello y el cuero cabelludo, siendo absorbidos por estos, para aportar la misma propiedad a la estructura capilar, ayudando así a que el tejido retenga la humedad de forma natural durante un tiempo prolongado y no se reseque tan fácilmente.

Tratamientos hidratantes intensivos o especializados

Tratamientos hidratantes intensivos o especializados

Continuando con la idea de los productos anteriores, comerciales y especializados en la tarea de hidratar el pelo y el cuero cabelludo, nos encontramos con algunos mucho más concentrados y potentes, especializados en el mismo fin, pero cuya intensidad aumenta para provocar reacciones y alteraciones mayores en la estructura capilar, con el fin de otorgar sus propiedades de manera más fuerte y profunda que ningún otro método de esta lista.

Existe una razón única y específica por la cual debemos recurrir a estos artículos, se trata del maltrato y la resequedad crónica del cabello, que se puede ver reflejada en consecuencias como la sensación áspera y seca al tacto, la debilidad de las fibras capilares, que se traduce en quiebre, apertura de las puntas y caída del pelo, así como el surgimiento del temido friz o encrespamiento, lo que no solo da una imagen descuidada y falta de estética, sino que arruina más de un peinado.

Esto puede ocurrir por diversos factores, como la exposición prolongada a los rayos ultra violeta provenientes del sol, de forma natural, o de manera artificial, por ejemplo, tras el uso de cámaras de bronceado. El daño también puede aparecer al maltratar el pelo con al peinarlo, secarlo, plancharlo o alisarlo de forma continua y sin protegerlo, así como por la simple falta de humectación y de los cuidados más básicos, como la ducha y el uso del champú.

Cabe destacar que, como consecuencia de la potencia de estos tratamientos, también pueden ocasionar un daño profundo si se utilizan de forma inadecuada, muy seguido o de forma prolongada, en cabellos que no necesitan una fórmula tan agresiva, por lo que debemos analizar muy bien la necesidad de utilizarlos, la forma de aplicarlo y cada cuanto tiempo debemos recurrir a ellos.

Se pueden encontrar hidratantes intensos en forma de acondicionador, mascarillas, champú y cremas para peinar, cuya acción es más lenta que el resto, pues están diseñadas para permanecer en el cabello durante horas, aportando las propiedades necesarias para mantenerlo hidratado, en especial en casos muy particulares, cuando por la acción de enfermedades o patologías, la estructura capilar pierde la capacidad de almacenar el líquido, lo que ocurre en casos muy contados.

De nuevo, la recomendación de recurrir a las marcas y empresas más reconocidas es igualmente válida, o más bien se debe tener en cuenta con mayor cuidado, pues el riesgo de utilizar fórmulas tan intensas pero de dudosa procedencia, puede ocasionar problemas graves, como la caída prematura del cabello y daños irreversibles, por lo que se necesita el doble de cuidado al escoger utilizar este tipo de tratamientos sin conocer el producto.

Para quienes gustan utilizar muy seguido el secador o la plancha, así como herramientas de alisado o rizado mediante el calor eléctrico, existen productos especiales que se aplican en el pelo antes de proceder a tratarlo y peinarlo, conocidos como protectores capilares, cuya base es la queratina, un elemento natural que se encuentra en grandes cantidades dentro de la propia estructura de cada pelo, por lo que su uso refuerza este antes peinarlo.

Antes de pasar a los métodos caseros, aprende la mejor forma de realizarlos en el siguiente artículo sobre Cómo hacer una mascarilla hidratante para el pelo casera

Utilizando métodos caseros, sencillos y eficaces

Utilizando métodos caseros, sencillos y eficaces

Puesto que la mayoría de los ingredientes utilizados en las cremas y tratamientos anteriores son de origen natural, aunque refinados y procesados para aumentar su efectividad y armonía con el resto de componentes, es imposible creer que no se puede cuidar del cabello aplicando mezclas caseras, que se elaboran con bases muy parecidas a las comerciales, pero utilizando elementos sencillos que podemos encontrar en casa, tiendas naturistas, herbolarios o comercios.

La elección de realizar una receta casera, se trata de una opción más sencilla y natural que, si seguimos las instrucciones adecuadas, utilizando las cantidades y concentraciones óptimas, así como manteniendo la disciplina en la rutina de aplicación y cuidado, puede dar resultados igual de increíbles que si recurrimos a comprar los mejores productos de las marcas más reconocidas, por lo que muchos optan y prefieren este tipo de metodología.

Se puede apoyar el uso de tratamientos caseros con algunos métodos de cuidado específicos, presentados como trucos probados, que potencian la hidratación natural del cabello, así como la obtenida a través de la aplicación de las fórmulas. Para ello, debemos conocer en principio los mejores ingredientes, que se pueden utilizar solos o en recetas elaboradas, al igual que las instrucciones a seguir al preparar y colocar estos sobre nuestro pelo y cuero cabelludo.

Ingredientes hidratantes naturales

La principal protagonista en este punto es la naturaleza, por lo que en principio solo vamos a escoger los ingredientes más puros y eficaces provenientes de esta, todos ellos sin procesar y sin añadidos químicos, aunque algunos requieren de un refinado simple para aumentar su eficacia. Para mantener un orden, vamos a clasificar los componentes de acuerdo a su origen en este reino.

En primer lugar están las plantas, que aunque son increíblemente diversas, pocas tienen la capacidad de hidratar el cabello de forma realmente visible. Destaca sobre todas el aloe vera, esa hoja suculenta cuyo gel tiene una inmensa cantidad de propiedades, además de la capacidad humectante; otras maravillas que podemos tener en cuenta son la caléndula, la manzanilla, el girasol y el geranio.

Las frutas y vegetales también juegan un papel fundamental, aportando como hidratantes capilares el uso del pepino y el aguacate, siendo el primero el que mayor cantidad de agua contiene, mientras el segundo posee propiedades astringentes que se combinan muy bien. Junto a estos, destaca el tomate y su amplia cantidad de vitaminas y aminoácidos, que nutren muy bien.

En cuanto a ingredientes de origen animal, el huevo aporta una inmensa cantidad de proteínas, mientras que la leche, de res o de cabra, preferiblemente, contiene ácidos grasos y nutrientes variados, además de na buena cantidad de humectantes. Un elemento procesado por los animales, que encabeza esta lista corta, es la miel de abejas pura, muy popular y utilizada para este fin, no solo de forma casera sino como componente de cremas y mascarillas comerciales.

Por último, nos encontramos con elementos naturales refinados, entre los que destacan los aceites esenciales y portadores, así como la manteca de karité, esos increíbles concentrados que se utilizan en distintos productos de toda clase. Además, se puede contar con la leche vegetal, siendo la de almendras la más recomendada, así como la cerveza de malta, conocida por su capacidad de humectar y reparar daños en el pelo.

Algunas recetas caseras para hidratar

Los preparados más simples son muchas veces los más sencillos, como la combinación de aguacate y cambur, banano o plátano en partes iguales, unos 100g de cada uno, con una cucharada de aceite de coco y otra de aceite de argán, además de una cucharada de bicarbonato de sodio. Esta mezcla hidrata y repara de forma profunda, combinando esta capacidad con los astringentes y los antioxidantes de sus ingredientes, que refuerzan cada pelo de manera directa, mientras el bicarbonato exfolia el cuero cabelludo.

Un método un poco más empalagoso, para nutrir e hidratar por igual, es la combinación de una clara de huevo, 75ml de leche animal o vegetal, preferiblemente de almendras. Junto a una cucharada grande de miel pura. La finalidad de esta receta simple, como lo acabamos de mencionar, es combinar las proteínas, los minerales, las vitaminas y las grasas positivas de cada componente, para nutrir y alimentar el cuero cabelludo de manera efectiva.

Por último, para no olvidar las maravillas del aloe vera, protagonista de muchísimas recetas, recomendamos la combinación de 100g de gel de sábila, 50g de pepino machacado y una cucharada grande de yogurt natural sin conservante. Esta combinación da como resultado un poderoso acondicionador, al que puedes agregar azúcar morena como exfoliante, para masajear el cuero cabelludo durante la aplicación, con el fin de limpiar los poros y los folículos pilosos y conseguir un mayor efecto.

Trucos para apoyar la hidratación

No solo el uso de cremas y mascarillas, comerciales o caseras, te puede ayudar con esta tarea, algunos pequeños consejos para aportar esta cualidad al cabello se pueden mencionar aquí. Lo primero es aplicar los productos mínimo una vez a la semana, para no perder sus propiedades en la estructura capilar, además, debes lavar de vez en cuando el cabello, pero no muy seguido, ya que el exceso de agua, aunque no lo creas, impide la absorción de la misma y seca el pelo.

Masajea el cuero cabelludo de vez en cuando, aplicando presión con las yemas de los dedos y realizando movimientos circulares, lo que aumenta la circulación sanguínea y ayuda a activar las células de la zona. Intenta mantener el cabello desenredado, cepillando constantemente, lo que reduce las tensiones en el cuero cabelludo; con este mismo fin, evita los peinados demasiado tensos, reduce el uso del secador y utiliza productos protectores al planchar, alizar y rizar con calor.

Si has llegado hasta aquí y te interesan las mascarillas hechas por tu propia mano, te invitamos a leer Cómo hacer una mascarilla casera para el pelo

Recuerda, sobre todas las cosas, que la aplicación de cualquier producto de forma indebida, en especial aquellos tratamientos tan intensos que mencionamos anteriormente, puede ser nociva para la salud, resistencia, fortaleza y belleza del cabello y el cuero cabelludo. Algunos artículos pueden contener componentes alérgenos o peligrosos para personas con piel sensible, por lo que no debemos olvidar verificar la etiqueta del empaque con las instrucciones.