Cómo aplicar el sérum

El sérum se ha ido convirtiendo a través de los años en un producto esencial en la rutina diaria de belleza para muchas mujeres, pero para muchas otras no ha conseguido la aceptación que tanto merece. Es por eso que si eres una de ellas o si estás pensando en incluir el sérum a tu rutina diaria de belleza y aún no sabes cómo hacerlo no debes dejar de leer, ya que te lo explicaremos con mucho detalle, para que en poco tiempo logres ver resultados que sin duda tu piel agradecerá.

Consejos antes de aplicar el sérum por primera vez

Un consejo muy importante antes de comenzar a aplicar un nuevo sérum en tu piel es leer muy bien la etiqueta del producto, donde se detalla la cantidad ideal del mismo, entre otros consejos propios de la marca que has adquirido, entre los que puedes encontrar la frecuencia de uso y en qué momento de tu rutina utilizarlo, pero por lo general la aplicación normalmente es la misma o muy similar dependiendo de la marca.

Una vez leída la etiqueta debes realizar una prueba de alergia, porque aunque es muy poco frecuente existen personas que resultan alérgicas a algunos de los componentes que incluye el sérum, pudiendo desarrollar enrojecimiento o sarpullido en su piel. Esta prueba debes realizarla cada vez que adquieras una nueva marca o presentación de tu sérum, ya que algunos de sus componentes varías entre las distintas marcas comerciales que podemos encontrar.

Cómo hacer la prueba de alergia

Esta prueba la tienes que hacer en una pequeña sección de tu rostro o cuello, preferiblemente que no sea tan visible, donde aplicarás el sérum siguiendo todos los pasos con normalidad, y si tras pasar toda una noche después de la aplicación no observas ninguna reacción adversa entonces no habrá problema y al siguiente día podrás utilizar el sérum en todo tu rostro e incluirlo a partir de ahí en tu rutina diaria de belleza.

Pero si por el contrario observas algún pequeño enrojecimiento, quemadura o mancha, o si sientes picazón el área lo más conveniente es no continuar con la utilización de ese producto ya que seguramente los síntomas persistan y de ser necesario puedes consultar a un médico que te ayude a identificar qué componente es el que te causó dicha reacción para que puedas conseguir un sérum que no disponga de él entre sus ingredientes.

Paso a paso para aplicarlo

Aunque su aplicación realmente sea muy rápida por su textura que facilita la absorción del sérum por la piel del rostro, este no puede simplemente echarse en la cara en cualquier momento, sino que es necesario seguir ciertos pasos de manera rutinaria para lograr la correcta absorción y permitirle al producto brindar de manera satisfactoria los beneficios que ofrece a la piel.

Lavar el rostro

Para comenzar, el primer paso antes de que puedas aplicar cualquier tipo de sérum en tu piel es lavar muy bien con cualquier jabón neutro o natural toda la cara, el cuello y el escote, ya que este producto requiere de manera obligatoria ser usado sobre la piel limpia para poder penetrar correctamente sin conseguirse con ningún tipo de barrera u obstáculo que limite su absorción.

Aplicar el producto

Luego de tener el rostro bien lavado y seco y antes de añadir a tu piel cualquier otro tipo de crema o tratamiento es hora de aplicar tu sérum facial, para hacerlo debes usar un par de gotas, una sobre cada pómulo de tu cara, luego con ayuda de las yemas de tus dedos y movimientos circulares a estilo de masaje esparcir el sérum a lo largo de la cara, siempre de adentro hacia afuera, sin olvidar ninguna zona de tu rostro.

Si deseas usarlo también sobre el cuello y el escote puede que sea necesario aplicar hasta 3 gotas sobre cada  pómulo, y a partir de allí comenzar a distribuirlo, pudiendo aprovechar el momento para realizar ejercicios de estiramiento facial o masajes relajantes, los cuales no solo te brindarán un momento de tranquilidad sino que ayudarán a estimular la absorción del sérum por tu piel.

Dejarlo actuar

Una vez lo has aplicado debes dejarlo actuar por al menos 5 minutos antes de aplicar cualquier otro tratamiento o producto de belleza, este paso es sumamente importante y debes evitar a toda costa saltarlo ya que es aquí cuando la piel absorbe el sérum y recibe los beneficios específicos que este ofrece.

Aplicar crema humectante

Después de pasados al menos 5 minutos puedes aplicar una buena crema humectante facial de ser necesaria, principalmente si posees un tipo de piel seca, ya que el sérum por sí solo no logrará la nutrición necesaria y va a requerir de la ayuda de un producto que sirva como complemento y ayude a sellar los activos del sérum para que tarde un poco más en evaporarse del todo.

Pero, si tu piel es grasa, o normal puede que exista la posibilidad de que este paso no sea necesario, siendo que el sérum sea suficiente para lograr la correcta humectación. Esto es algo que deberás notar tu misma al tocar tu rostro, ya que es bien sabido que cada piel es diferente y puede necesitar más o menos cuidados que otras.

Continuar con tu rutina de belleza

Al terminar de aplicar la crema humectante puedes continuar con tu rutina normal, proceder a maquillarte o dar por terminado el proceso, en este punto ya habrás logrado que tu sérum penetre correctamente en tu piel y con seguridad, y la ayuda de un uso constante, en poco tiempo estarás notando los resultados que este te ofrece.

Cuándo es mejor aplicar el sérum

La mayoría de las marcas comerciales de sérum que conseguimos en el mercado nos indican entre sus instrucciones que para conseguir los mejores beneficios y sacarle un mayor provecho al producto lo ideal es que este sea aplicado sobre la piel del rostro, cuello y escote un total de dos veces al día, con un uso diario constante.

La primera se aconseja que sea en la mañana, después de la rutina de lavado del rostro antes de comenzar a aplicar el maquillaje, esto para brindar protección a los daños que recibe la piel a lo largo de todo el día. Y la segunda cada noche antes de dormir, junto con tu rutina diario de eliminar el maquillaje y lavar tu rostro, siendo en ambos casos el momento ideal es justo antes de aplicar tu crema facial favorita.

Es importante que el sérum sea aplicado todos los días, ya que un uso poco frecuente del mismo ocasiona que los efectos permanentes que brinda a la piel no sean totalmente asimilados, dando la falsa impresión de que e sérum no está cumpliendo con su función o que es un artículo engañoso.

Por otro lado, si no tienes la posibilidad de aplicarlo dos veces al día o como se aconseja en el empaque, sea por economía o comodidad lo más aconsejable por los expertos dermatólogos es darle prioridad al uso nocturno del sérum, ya que a esta hora y mientras duermes se favorece la absorción por la piel, lo que a la larga brindará mejores resultados que si lo aplicas exclusivamente durante el día.

Ten en cuenta los ingredientes del sérum

Otro  aspecto muy importante a considerar es sus ingredientes, ya que si el sérum que has adquirido contiene retinol este solo podrá ser aplicado durante la noche, ya que este ingrediente, conocido como el mejor reparador por los dermatólogos, tiene la peculiaridad de ser fotosensibilizante, lo que significa que no debe ser expuesto bajo ningún motivo al sol, pudiendo causar daños a la piel si no se cumple con este punto.

Por esta razón es importante que, como hemos mencionado con anterioridad, leas muy bien tanto la caja como el mismo envase de tu sérum antes de aplicarlo por primera vez, ya que es allí donde podrás notar si posee este componente entre sus ingredientes y si el producto puede ser utilizado sin problemas durante el día para exponerse a la luz solar directa.

Cuánto debes aplicar para hacerte con sus beneficios

El sérum, sin importar la marca que decidas adquirir, normalmente viene en presentaciones un poco pequeñas, que si comparamos con su precio promedio que ronda a partir de 50 euros o 60 dólares estadounidenses da la impresión de que este es un artículo de belleza realmente costoso, que puede ser un lujo para muchas personas, quienes terminan por considerarlo un gasto innecesario.

Pero en realidad, cuando lo adquieres es que comienzas a notar lo mucho que puede rendir un solo frasco, ya que por ser de tan fácil absorción y tener una textura ligera pero a la vez de muy alta concentración de componentes la cantidad necesaria para cubrir todo el rostro, cuello y escote suele ser de 1 o 2 gotas por aplicación.

Esto, con un máximo de hasta 6 gotas en algunas marcas que no poseen un nivel de concentración de sus componentes tan elevado, lo que hace que  a pesar del diminuto tamaño de su empaque, realmente sea un producto que puede durar varios meses de uso diario constante.

Es por esto que cuando lo analizas a profundidad te das cuenta que realmente el sérum no es un artículo tan costoso, y que con un pequeño esfuerzo puedes lograr adquirirlo y no tener que preocuparte por comprar más por un largo tiempo, pudiendo gastar en él a lo largo de todo un año la misma cantidad de dinero que inviertes en otros tratamientos más económicos pero que se acaban con mucha mayor rapidez.

Tipos, usos y beneficios

A pesar de que el sérum tuvo sus orígenes como un tratamiento paras las arrugas y demás signos de la edad actualmente podemos encontrar una gran variedad de sérum en el mercado que ofrecen distintos beneficios y resultados inmediatos a la piel de tu rostro, por esta razón es indispensable que antes de adquirir alguno de ellos pienses muy bien qué clase de producto estás buscando y para qué lo quieres utilizar.

Estos artículos de belleza, como hemos mencionado anteriormente, destacan en general por ser absorbidos rápidamente y lograr actuar sobre la piel de forma muy eficaz, permitiendo de esa manera conseguir una reparación mucho más profunda que la ofrecida por otros productos más superficiales como las clásicas cremas faciales de día o de noche. Entre tantos posibles beneficios del sérum podemos encontrar los que se encargan de lo siguiente:

Prevenir y rellenar las arrugas

En primer lugar encontramos los más clásicos que hidratan y previenen arrugas en la piel, estos se aplican mediante pequeñas gotas como hemos indicado con anterioridad, en su mayoría están formado por retinol o por ácido hialurónico. El cual es bastante famoso por poseer propiedades que sirven como una especie de relleno a las arrugas ya existentes, ideales si lo que pretendes es cubrir los signos de la edad.

Estos sérum con este famoso ingrediente son actualmente de los más vendidos, ya que la mayoría tiene la capacidad de que, con un uso bastante constante  y siguiendo las indicaciones adecuadas en tan solo 6 a 8 semanas puedes notar como tus arrugas comienzan a disminuir notoriamente.

Iluminar la piel y unificar su tono

En segundo lugar encontramos lo sérum pensados en el cuidado del tono de la piel, estos están en su mayoría fabricados en base a la vitamina C, la cual es conocida por sus cualidades aclarantes. Son ideales para aplicarse antes de comenzar a maquillarse y pueden comenzar a utilizarse sin importar la edad, con la única condición a considerar que debe ser una presentación diseñada para tu tipo de piel en concreto.

Reafirmar y tensar

También encontramos producto que ofrecen efectos reafirmantes y tensores a la piel, estos son perfectos para quienes notan que la piel de su cutis comienza a descolgar, algo frecuente después de que has pasado los 50 años, principalmente si no has cumplido una rutina de belleza ideal o si padecías de sobrepeso.

Este resalta como uno de los principales signos de la edad que las mujeres buscan disimular, por lo que un buen sérum puede ser la respuesta que estabas necesitando. Por esta razón no son tan aconsejables si lo que estás buscando es la prevención y el cuidado de tu piel antes de la aparición de las primeas arrugas.

Alisar la piel y cuidar del sol

Por otro lado conseguimos algunos sérum perfectos para aplicarse justo antes de comenzar a maquillarse, estos suelen tener un efecto alisante en la piel, que cubre las imperfecciones además de hidratar y prevenir el daño causado por el sol, lo que los vuelve ideales para incluir en la rutina diaria de mujeres a cualquier edad, principalmente en las pieles jóvenes antes de los 35 años, donde un buen cuidado puede ser la manera de no tener gastar tanto en productos antiarrugas en un futuro.

Prevenir el acné y reducir el tamaño de los poros

Este tipo de sérum puede ser fácilmente aplicado por pieles jóvenes, en las que es más frecuente padecer problemas de acné y pieles grasas, estos productos están fabricados incluyendo ácido salicílico, y en su mayoría tiene una excelente acción exfoliante que también puede ser de gran interés para quienes no padecen de acné pero buscan una forma de prevenirlo o de disminuir la grasa del cutis antes de aplicar maquillaje.

Otros beneficios

A demás de los mencionados encontramos muchos otros, como la capacidad de rellenar las líneas de expresión o simplemente los que buscan ofrecer un alto nivel de hidratación para pieles sanas, cuidar y prevenir las manchas en el cutis, reparar la piel, entre otros interesantes beneficios.

Todos ellos son ofrecidos al mercado de la mano de una amplia variedad de marcas comerciales de muy buen prestigio y calidad. Por lo que si no has logrado hacerte con el indicado te aconsejamos que no te desanimes, ya que sin ninguna duda vas a poder conseguir un sérum perfecto para ti y tu tipo de piel.

Posibles maneras de sustituir el sérum

Aunque el sérum es un artículo que ofrece grandes y rápidos beneficios a la piel, el cual concentra grandes avances de la tecnología y la ciencia siempre existen opciones para sustituir este producto, con las cuales te puedes hacer con beneficios similares, obtenidos en un periodo de tiempo no tan reducido pero que resultan una excelente alternativa para quienes no desean adquirir artículos de cuidado de la piel a altos costos o quienes prefieren siempre las alternativas libres de químicos que nos ofrece la naturaleza.

Cremas faciales comerciales

Una gran manera de obtener resultados similares con productos también diseñados por expertos en la materia es haciendo uso de cremas faciales. Actualmente la oferta que encontramos en el mercado y que nos ofrecen marcas importantes del cuidado de la piel es realmente amplia, llegando a encontrar artículos con usos y beneficios muy específicos y pensados para resolver problemas de la piel bastante comunes.

Estas cremas en su gran mayoría poseen precios mucho menores a los de los sérum faciales, y viene en presentaciones de tamaño variado, pero aunque suelen brindar resultados similares, estos casi nunca son observables en tan poco tiempo como el que nos brinda la alternativa concentrada y de rápida absorción que es el sérum.

Aunque, dejando esto último de lado, sin duda las cremas faciales, sean estas de marcas reconocidas mundialmente u opciones más económicas de marcas locales de tu país, se han convertido y destacan como una gran alternativa a considerar si estás buscando una opción más económica de cuidar tu piel a mediano y largo plazo.

Cremas caseras o cremas naturales

Para los fanáticos de lo natural, esta destaca como una gran alternativa a la antes mencionada, y por consiguiente una opción a tener en cuenta cuando buscamos una manera efectiva, económica y natural de sustituir el sérum sin afectar en mayor medida los beneficios que este aporta a nuestra piel.

Las cremas naturales se caracterizan por presentar una gran variedad de ingredientes muy específicos, pensados para cuidar la piel y brindan un sinfín de aportes nutricionales, beneficios y cuidados, según sea el caso. Los cuales muchas veces pueden llegar incluso a superar los ofrecidos por productos artificiales.

Pero, un aspecto siempre a tener en cuenta, es elegir la crema natural o fabricar una crema casera adecuada para tu tipo de piel, ya que algunas veces estas poseen tantos ingredientes en su interior que pueden llegar a causar reacciones adversas, alergias o incluso a brindar beneficios innecesarios que a la larga empeorarán los problemas que ya posea nuestro cutis.

Sérum casero

Sin duda la opción que resulta favorita entre los que se consideran fanáticos de los preparados naturales para el cuidado de la piel, y es que aunque algunos no lo crean posible, elaborar un sérum casero es algo bastante sencillo, que puede no solo imitar la textura tradicional de un sérum comercial, sino que también sus propiedades y beneficios.

Existen varias recetas para hacerlo, que, al igual que las versiones comerciales varían tanto en sus ingredientes como en su preparación, dependiendo siempre de los resultados que se busque obtener con la fabricación y uso de dicho producto natural.

La única desventaja que poseen los sérum caseros es que, al igual que las alternativas mencionadas con anterioridad, no ofrecerá a la piel resultados visibles en tan corto tiempo como el que asegura brindar el sérum comercial, y es que, al ser una creación con ingredientes naturales no posee ningún agregado que facilite la absorción.

Sin duda, estas tres alternativas te pueden ayudar a obtener beneficios similares, pero, si tienes la oportunidad e intención de adquirir un sérum comercial para incluir en tu rutina de belleza te podemos asegurar que será una decisión de la cual no te vas a arrepentir, y en poco tiempo estarás apreciando no solo los excelentes resultados, sino la calidad y el valor real del producto que has adquirido. Y a partir de ahí sin duda el sérum se habrá ganado un lugar permanente en tu neceser y querrás compartir este gran secreto de belleza con todas tus amigas, familiares y conocidas.