Descubre los beneficios del Colágeno Marino

Quienes han escuchado hablar del colágeno, lo conocen como uno de los medios más efectivos, ya sea por motivos de estética o salud, para mejorar el bienestar de una gran variedad de factores de nuestro organismo, gracias a que la asimilación de este producto afecta el cuerpo en diversas formas. Sin embargo, aunque su uso se ha popularizado con el paso de los años, las investigaciones para mejorar su concepto no cesan, correspondiendo a su demanda.

Descubre los beneficios del Colágeno Marino

Es por esto que los especialistas, médicos, cosmetólogos y farmaceutas, han optado por fabricar diferentes tipos de presentaciones de este producto, sea de acuerdo a su origen, composición, tipo o fin de uso, como es el caso del colágeno marino. Esta presentación, por supuesto, aunque es menos común, tiene algunas diferencias con las recetas de esta proteína más clásicas, por lo que no es de extrañarse que por ello posea sus propios beneficios y desventajas.

Aun con todo lo que se sabe sobre su utilidad, efectividad y aplicación, para aquellos que quieren recurrir al uso del colágeno, por cualquier razón personal o recomendación de algún especialista, lo mejor es informarse y conocer lo necesario antes de obtener el producto. De esta manera, pensando en quienes quieren adquirir la información, presentamos aquí detalles concernientes al colágeno marino, así como los grandes beneficios de su consumo.

Para aprender los efectos superficiales de esta proteína, te recomendamos leer Todo sobre el colágeno para la piel.

Qué es el colágeno

¿Qué es el colágeno?

Primero que nada, es importante saber que al hablar de colágeno, nos podemos referir sus dos formas diferentes, de acuerdo a su concepto. Una de ellas es el compuesto en su estado natural, siendo este una molécula proteica fibrosa secretada por las células del tejido conjuntivo, presente no sólo en los seres humanos, sino también en todos los animales, en especial los vertebrados. Es de vital importancia para el organismo, pues se encuentra en la mayoría de los tenidos del cuerpo.

Esta fibra de proteína es, por mucho, la de mayor concentración en los seres vivos, representando, por ejemplo, más del 25%, o sea, una cuarta parte, del contenido de proteínas encontradas el cuerpo, que se puede ver en la piel, huesos, algunos órganos, articulaciones, tendones, ligamentos, cartílago y diferentes tejidos de las clases adiposo y hematológico. Por esto, es importante mantener el flujo de esta proteína funcional en el cuerpo, con algunos suplementos.

La otra forma por la que se conoce el colágeno es el nombre que se le da al ya mencionado suplemento comercial, sintetizado para su consumo en las personas, que es simplemente una mezcla de nutrientes esenciales, con base en esta proteína, que complementan y refuerzan su presencia y función en el organismo. Es este suplemento el que ayuda no solo en la producción de colágeno propio, sino que mantiene sana la piel y otros tejidos que necesitan de dicha fibra.

Cómo funciona en nuestro organismo

Para entender la importancia del consumo de este suplemento, recomendado para todas las personas que sufran de deficiencia del mismo, debemos conocer su función en nuestro cuerpo y el por qué se encuentra en casi todo el organismo. El colágeno se encarga de mantener la unión adecuada de los tejidos conjuntivos presentes en cada parte del cuerpo que mencionamos anteriormente, por lo que no es exagerado decir que cumple un papel en todas las funciones corporales.

Esta función de sostén, que mantiene unidos los tejidos, se consiste en la formación de fibras a partir de las que se crean las estructuras de todo el organismo, por ello, es también responsable de la elasticidad y flexibilidad, así como el grado adecuado de firmeza e hidratación, cumpliendo estos últimos factores de manera visible sobre la piel, a la que otorga con su papel protagónico la forma firme, suave y estable que caracteriza un tejido superficial sano y hermoso.

Para cumplir con todas estas funciones multitudinarias, nuestra fibra protagonista tiene la capacidad de adaptarse, mezclarse y combinarse con muchos tipos de sustancias y minerales propias de la estructura orgánica. Por ejemplo, la elastina propia de la piel y el cartílago, donde también forma un gel que absorbe los impactos causados por el movimiento de las articulaciones; al igual que se mezcla con los cristales de calcio que forman la estructura dura de los huesos.

Obtención del producto

Una vez que hemos comprendido que, no solo en los seres humanos, sino que en todos los animales, podemos encontrar gran cantidad de colágeno como la proteína de mayor presencia, es de entender que, cuando vas a una tienda y observas un suplemento de este material, te encuentres con que el mismo proviene del procesamiento profesional de diversas partes de animales, en especial el cerdo, res y algunas especies marinas.

Puesto que todos estos ejemplares producen y poseen esta proteína, es posible obtener las fibras directamente de ellos, mediante ciertos procesos de los que se encargan los laboratorios especializados. Sin embargo, es posible reconocer que, si hierves huesos animales, por ejemplo al hacer una sopa, esta receta se puede presentar como un platillo muy rico en colágeno, ya que los huesos, así como algunos tejidos específicos, son los que tienen la mayor cantidad de este.

Es por este proceso realizado, en base a animales criados para la producción farmacéutica, que no se recomienda el consumo de suplementos dedicados a la potenciación de esta molécula fibrosa, si eres de las personas que no ingieren productos de origen animal. Sin embargo, algunos laboratorios especializados, llevan un tiempo investigando en métodos elaborados, pensados para la protección de la vida, para sintetizar colágeno de manera eficiente y artificial.

Sobre el colágeno marino

Sobre el colágeno marino

Una vez comprendido qué es este compuesto, ya sea en su forma natural, dentro del organismo de la mayoría de los seres vivos, o su forma comercial, tras ser sintetizado para el consumo, nos atañe una de sus presentaciones específicas, realizada a partir de la síntesis de esta proteína al procesar animales procedentes del mar. Esta especie de colágeno, casi nunca se suele encontrar mezclada con la que procede de animales terrestres, debido a sus características y complementos.

Aunque parezca que, por ser simplemente parte común y vital del sistema orgánico de los seres vivos, estos dos compuestos de colágeno, terrestre y marino, vienen a ser lo mismo, lo cierto es que existen algunas diferencias, no solo en cuanto a su origen y procesamiento, sino por sus especificaciones, así como algunas moléculas diferentes que vienen adheridas a la proteína en cuestión, que no son iguales entre una y otra especie o presentación.

Características específicas de su origen

Primero vamos a lo obvio, decir que se le conoce como colágeno marino, por ser producido con partes de especies del reino animal procedentes del mar que, por su composición, se suelen procesar prácticamente enteras para obtener el colágeno, a diferencia del obtenido mediante el uso de cerdos, reces, ciervos y otros mamíferos de tierra, de los que se suelen utilizar solo ciertas partes específicas del cuerpo, donde la concentración de esta fibra es mayor.

Sin embargo, no todos los animales acuáticos son aptos para este proceso, pues algunos como los moluscos, cangrejos y erizos, entre otras especies, producen muy poca de esta proteína. Esta suele proceder, usualmente, de restos de animales pescados para su consumo, en especial peces de aguas poco profundas, como mojarras, sardinas y algunas especies de bagre; aunque es muy conocido que el colágeno más puro proviene de las aletas y el cartílago de tiburón.

Distintos tipos de colágeno según su origen

Distintos tipos de colágeno según su origen

Uno de los detalles más importantes sobre esta fibra, es que no existe una sola forma o tipo en la que se encuentra dentro del organismo, por lo que no todo el colágeno se puede sintetizar para su consumo como suplemento saludable. Por ello, lo indicado es conocer los diferentes tipos de esta proteína y el lugar del organismo donde se encuentran, así como las funciones específicas que cumplen al momento de su procesamiento.

Esto se debe a que, por ejemplo, el tipo de colágeno encargado de la dureza y rigidez de la estructura ósea, no es el apropiado para el tejido elástico de la piel y el cartílago, por lo que los procesos de fabricación de complementos dietéticos y presentaciones comerciales difieren en su uso, aunque son estas mismas las encargadas de combinar de manera apropiada los tipos de colágeno para conseguir un resultado que complemente su presencia en nuestro cuerpo.

Tipo I

Este representa casi el 90% de la cantidad de esta proteína en el organismo, encontrada sobre todo en la superficie de los huesos, la dermis, los tendones de todos los ligamentos y la córnea. Este tipo específico se presenta como una fibra con estrías, que se agrupa y forma cadenas capaces de sonar a los tejidos de la elasticidad y resistencia debida para su correcto funcionamiento.

Tipo II

El segundo tipo más común de nuestra molécula estrella, está presente en todos los cartílagos encargados de la unión ósea y el movimiento articular, así como en el humor vítreo de los ojos y en algunas de las estructuras de los embriones, en especial dentro de los huevos. Es el encargado de otorgar resistencia a estos tejidos, mientras los protege de la presión intermitente del movimiento.

Tipo III

Este tipo de colágeno, ya más común en el interior de los tejidos fuertes del cuerpo, se encuentra principalmente en los músculos, la epidermis y otras zonas de la piel, así como en las venas. Mediante la mezcla con otros componentes, es el encargado de actuar como sostén de los órganos, gracias a la capacidad de expandirse y contraerse, para mantener unidos todos estos.

Tipo IV

Otro tipo encontrado principalmente en la piel, aunque en este caso de forma más superficial, hacia el exterior de la misma. Tiene como función la firmeza y el sostén de las redes de fibras que conforman este tejido, además de darle la increíble capacidad de filtrar otras sustancias que pueda adherirse a ella de forma invasiva.

Tipo V

Para finalizar, aunque científicamente existen hasta 19 tipos de colágeno, el quinto es el último de los grandes grupos que conforman los tipos más comunes, utilizados para los suplementos farmacéuticos. Este se encuentra dentro de los órganos y muchos de los tejidos interiores del cuerpo, cuya función, asociada con el primero de esta lista, es otorgar resistencia, elasticidad y flexibilidad a estos.

Si quieres disfrutar de los beneficios de todos estos tipos, entérate aquí sobre Cómo aumentar los niveles de colágeno.

¿También hay varios tipos de colágeno marino?

Aunque parece una pregunta un poco simple, es increíble el nivel de diferencia molecular que se puede encontrar entre los animales terrestres, vertebrados en este caso, utilizados para sintetizar colágeno, frente a otros de especie marina, aplicados también para este caso. Por ello, debido a su composición orgánica, no es sorprendente saber que no todos estos tipos de nuestra fibra proteica se encuentran igualados en ambas clases del reino animal.

Por ello, siendo sí la respuesta obvia, a la existencia de diferentes tipos proteicos en los animales marinos, podemos notar qué, por ejemplo, el organismo de muchos mamíferos de agua, peces y moluscos, no posee la concentración de cartílago y arterias que otros procedentes de tierra, así como tampoco partes ricas en esta proteína como cornamenta, pezuñas y garras, al igual que algunas capas de piel.

Por ello, se puede apreciar que en el mar es posible encontrar menos tipos de colágeno, o menor concentración de algunos. Sin embargo, esto no significa que sea una desventaja obtener la proteína de estos seres, pues su composición diferida aporta otras clases de subtipos de colágeno que, encontrándose entre los tipos principales, alteran estos al mezclarse para su fin como producto comercial, entregando al consumidor algunos beneficios especiales.

Diferencias entre estos productos terrestres y marinos

Diferencias entre estos productos terrestres y marinos

A pesar de la proteína resultante de los procesos que derivan en un colágeno puro, absorbible y saludable, son prácticamente las mismas, sin importar si hablamos de origen terrestre o marino, hay algunas pocas diferencias, casi imperceptibles a la vista de los consumidores, por las que algunos especialistas podrían recomendar una especie sobre la otra, sobre todo a la hora de tener en cuenta factores ambientales y culturales en su consumo.

Estas pocas diferencias quieren decir qué, al ser asimilado por nuestro organismo, este no difiere si el colágeno proviene de la síntesis de animales del mar, bovinos o porcinos, por lo que, al llevarlo a nuestro cuerpo, sus propiedades y beneficios serán iguales. Sin embargo, hay que tener en cuenta que el colágeno marino puede presentar una mayor digestibilidad, por la presencia de péptidos mas cortos, lo que representa su única diferencia estructural.

En cuanto a los aditivos, la relación de aminoácidos esenciales, en cuanto a los aminoácidos totales de la presentación marina, siguiere que su ingesta es recomendada para aquellos que recurren a esta proteína por motivos de salud aguda, en especial aquellas personas que sufren de pérdida proteica. Sin embargo, esto sugiere a su vez que, quienes deben controlar mejor los altos niveles de aminoácidos, recurran a la presentación de origen terrestre.

Beneficios del colágeno marino

Beneficios del colágeno marino

Como todo producto farmacéutico pensado para el consumo, esta proteína ofrece diferentes beneficios visibles a nuestro cuerpo, mientras ayuda a mejorar la belleza y firmeza de la piel, la cual es la razón cosmética más común para su consumo. Sin embargo, no es este el único motivo por el cual recurrir a ingerir colágeno, pues existen diversas razones por las que, quienes saben del tema, recomiendan abiertamente probar este suplemento.

Sin embargo, como en todos estos casos, se debe advertir que la auto medicación puede ser más un error que nos trae manes a la salud que una bendición, porque aumentar el nivel de colágeno del cuerpo, aunque no suele traer complicaciones severas, puede tener algunos efectos indeseados, por lo que es menester informarse bien de las consecuencias de tomar estos complementos, así como el resto de los ingredientes que pueda contener.

Mejorar la salud general de tu piel

En cuanto a los beneficios del colágeno hidrolizado se refiere, puede que este sea uno de los más famosos, y que causa que miles de personas alrededor del mundo decidan comenzar con su consumo. Y es que el colágeno juega un papel muy importante en cuanto al fortalecimiento de la piel se refiere, siendo que cuando comienza a disminuir sus niveles uno de los signos más notorios es la rápida perdida de elasticidad y de hidratación.

Esta pérdida es lo termina por promover la aparición de las primeras arrugas, líneas de expresión, y la resequedad general de la piel, especialmente en las zonas del rostro y escote, donde suele ser más notorio el deterioro. Es por esto que cuando decides comenzar a consumir suplementos de colágeno el cambio se comienza a observar muy rápidamente.

En tan solo un par de meses puedes comenzar a notar como la salud general de tu piel mejora, teniendo menos resequedad, aumentando de forma muy significativa la elasticidad y logrando mantener una mejor hidratación cuando aplicas cremas humectantes el todo tu cuerpo. Por otro lado, si comienzas a consumir colágeno antes de los 40 años es más probable que logres retrasar la aparición de arrugas profundas en zonas clave como lo son ojos y boca.

Aliviar el dolor de las articulaciones

El dolor articular es un problema bastante común después de cumplir los 30 años, siendo frecuente que después de realizar ejercicio o actividad física media comience a molestar las rodillas, espalda u otra zona del cuerpo. Esta incomoda sensación muchas veces se debe a la perdida de colágeno que ha comenzado a afectar tus articulaciones.

Porque, aunque muchos no lo sepan, el colágeno también tiene mucho que ver con el bienestar de esta área de tu cuerpo, y cuando comienzas a sufrir la perdida de los niveles naturales de esta proteína el deterioro es cuestión de tiempo. En este sentido, la ingesta de suplementos de colágeno hidrolizado previene el deterioro, genera su recuperación y por consecuencia disminuye cualquier tipo de dolor articular que puedas padecer.

Ayuda en la recuperación de las lesiones

Debido a la ya mencionada relación entre tus niveles de colágeno y tus músculos debemos mencionar que, cuando has sufrido alguna lesión leve o moderada, la ingesta de colágeno hidrolizado tiene la capacidad de favorecer la correcta recuperación, logrando reducir el tiempo que demora normalmente tu cuerpo el sanar.

Esto es bastante conveniente para las personas que practican cualquier deporte, principalmente de forma profesional,  quienes utilizan frecuentemente suplementos ricos en colágeno para aumentar la resistencia de sus músculos y huesos a posibles lesiones y también favorecer la ya mencionada recuperación de los mismos.

Mantener la rigidez y densidad ósea

Lo que algunos no saben es que los huesos están compuestos en gran parte por colágeno, el cual ayuda a que estos se mantengan sanos y fuertes, por esto cuando los niveles de colágeno en tu cuerpo comienzan a disminuir se vuelve más fácil sufrir de fracturas en tus huesos o incluso el comenzar a padecer enfermedades óseas, como la tan famosa osteoporosis.

Por esta razón se considera que comenzar a consumir suplementos de colágeno hidrolizado o alimentos ricos en esta proteína puede favorecer enormemente a tus huesos, logrando en poco tiempo aumentar tu densidad ósea si ya contabas con un leve deterioro, o prevenir el desgaste y la descalcificación de todos los huesos de tu cuerpo, algo que sin duda agradecerás enormemente a largo plazo.

Reducir el riesgo de enfermedades del corazón

El colágeno igual que en otras zonas del cuerpo, también ayuda a brindar estructura a las arterias, las cuales son los diversos vasos sanguíneos que se encargan de transportar toda la sangre desde el corazón hacia el resto de tu cuerpo, por esto es importante que se mantengan sanos y bien cuidados, y resulta un tema importante cuando pensamos en las consecuencias de la alteración de los niveles de colágeno en la sangre.

Y es que hay que tener en cuenta, que si el colágeno les brinda estructura, la deficiencia del mismo es capaz de reducir esta resistencia, volviendo a tus arterias débiles y frágiles y aumentando por consecuencia las probabilidades de padecer problemas cardiacos o arteriales, que se vuelven comunes después de los 45 años. Por esto si buscas una buena razón para comenzar a consumir colágeno hidrolizado no tendrás duda que esta es una de bastante peso.

Esto porque el consumo de esta proteína de forma hidrolizada tiene la capacidad a largo plazo de retrasar el deterioro de tus arterias, logrando reducir en muchos casos el riesgo a las mencionadas enfermedades del corazón, ataques cardíacos e incluso accidentes cerebrovasculares o ACV, además aumentar tus niveles de colesterol HDL, el llamado “colesterol bueno”.

Aumento de la masa muscular

Otro punto importante y que muchos desconocen es que hasta el 10% de tu tejido muscular está compuesto por colágeno, haciendo que esta proteína también sea bastante importante y muy necesaria a la hora de mantener los músculos de tu cuerpo fuertes y que cumplan correctamente con todas las funciones para las cuales están diseñados.

Es por esto que cuando los niveles de colágeno en el cuerpo comienzan a disminuir, una de las tantas consecuencias es el eventual deterioro de la masa muscular, haciendo que los grandes brazos que tantas horas de gimnasio te costó conseguir comiencen a perder volumen, y que sea más complicado mantener tanto la forma atlética de tu cuerpo como el rendimiento físico al que has estado acostumbrado.

Por esta razón se considera que si no quieres perder tu condición física o si buscas una manera natural y sencilla para poder ayudar a tu cuerpo a aumentar la masa muscular en general, la ingesta de colágeno puede ser un factor que te brindará el camino indicado para conseguir tus objetivos y así lograr mantener un estilo de vida saludable por mucho más tiempo.

Si estás interesado en obtener esta proteína de forma natural, te invitamos a leer Alimentos ricos en colágeno.

Algunos beneficios cosméticos de consumirlo

Algunos beneficios cosméticos de consumirlo

Por supuesto, no es solo la piel la que se beneficia del consumo de esta fibra específica, sino que, siendo tantos y tan variados sus beneficios, muchas otras zonas superficiales del cuerpo pueden obtener ventajas visibles, tanto a nivel de salud como estético. Por ello, siempre que se habla de colágeno, también es necesario mencionar estos otros increíbles beneficios.

Fortalecimiento el cabello

La utilización de colágeno, sin importar la fuente del mismo puede traer distintos beneficios al cabello que pueden ser observables en poco tiempo, para comenzar, la ingesta de colágeno tiene la capacidad de restaurar la salud general de tu cabello, volviéndolo más suave, sedoso y manejable. Esto se debe a que la estructura capilar se ve beneficiada por el agregado proteico que brinda el colágeno.

También logra aumentar su nivel de resistencia, haciendo que sea mucho menos quebradizo y disminuyendo la pérdida de cabello, por lo que si estás comenzando a notar que tu melena pierde volumen quizá el colágeno hidrolizado en cualquiera de sus presentaciones sea la solución que tanto requieres. Por otro lado, notarás como tu pelo tarda mucho menos tiempo en crecer, y lo hace con mucho más brillo y una apariencia saludable en general.

El colágeno en nuestras uñas

Seguramente habrás escuchado de esmaltes con colágeno, y es que añadir un poco de proteína de colágeno a tus uñas, o comenzar a ingerir colágeno hidrolizado trae beneficios muy notorios a esta zona tan importante para todas las mujeres, los cuales podrás notar en tan solo 2 o 3 semanas después de comenzado tu tratamiento rico en colágeno.

Entre las ventajas que trae su ingesta sea cual sea la fuente en la que lo consumas, esta proteína logra aumentar la fortaleza de las uñas, haciendo que sean mucho menos quebradizas que antes, y logrando que crezcan mucho más gruesas y fuertes que como lo harán sin la ayuda de tu gran aliado, el colágeno.

Pero también, de igual forma que como notarás en tu cabello, tras comenzar a ingerir colágeno, podrás observar como las uñas de tus manos y pies crecen con mucha mayor velocidad que antes, haciendo que en poco tiempo logres tener las largas, bellas y fuertes uñas que siempre has querido lucir.

Por qué elegir esta composición del mar

¿Por qué elegir esta composición del mar?

Aunque hace poco, al mencionar las diferencias entre ambos tipos de composición, de acuerdo a su origen dentro del reino animal, se llegó a la conclusión de que en casi nada difieren el colágeno terrestre del marino, hay algunas pautas en nuestro cuerpo por las que podríamos preferir ingerir este último. Algunas por cuestiones de salud, debido a alergias a ciertos aditivos dentro del producto, mientras otras se dan más por motivos culturales, sociales y religiosos.

Para tratar esto último, debemos saber que hay personas que, por ciertos motivos personales, no suelen ingerir nada que provenga de animales de granja y crianza, como son el caso de la res y el cerdo. Esto se puede dar también por causas culturales, como en el caso de algunos orientales,, para quienes las vacas son animales sagrados. Por esto, el colágeno marino se presenta como una opción placentera, para que no dejes de tomar el suplemento por estas razones.

Además, el impacto al medio ambiente y la economía resultante, tras utilizar los restos de animales del mar en la producción de colágeno, en vez de desperdiciar estas materias primas, se dan como otro punto a tener en cuenta al momento de elegir este tipo de presentaciones. Lo mismo ocurre por su variedad, ya que en el mercado podemos encontrar colágeno de animales de bajo costo, así como algunos especializados, como el caso del cartílago de tiburón.

Las clases de presentaciones comerciales

Las clases de presentaciones comerciales

Como ya mencionamos antes, aunque hay muchos tipos diferentes, así como combinaciones posibles apropiadas para el consumo, no todos se utilizan de manera específica, sobre todo tras constatar que, mediante la investigación, análisis y desarrollo, se ha demostrado que los métodos de ingerir colágeno específicos y controlados presentan resultados mucho más ideales para la piel, así como otros dan mayores beneficios mediante otros factores.

Por ello, principalmente el mercado de suplementos ofrece dos tipos de presentaciones comerciales, cada uno con beneficios y capacidades específicas, apropiadas para uno u otro fin por el cual el público desee adquirir este producto. Aquí hablaremos de ellos, para conocer ambos en caso de que no sea solo la salud de la piel la que quieras mejorar, sino obtener otros beneficios. De igual forma, mencionaremos una presentación perfecta para los consumidores más sutiles.

Suplemento tipo I

Tal como su nombre lo indica, esta presentación está basada en el primer tipo mencionado en la lista anterior, aunque suele encontrarse en preparaciones especializadas combinadas con algunas moléculas de los tipos II y V. Esta proteína, extraída principalmente de huesos, pellejo y cartílago de animales como reses, bueyes, cerdos y pescados, se procesa para conseguir la ruptura de la molécula proteica, la cual suele ser absorbida por el intestino tras el consumo.

Entre sus propiedades esenciales, podemos encontrar que beneficia la firmeza y salud de la piel, mientras fortalece de manera visible articulaciones, cabello y uñas, gracias a la potencia de su presencia en estas zonas. Además, los médicos especialistas recomiendan su consumo para ayudar en tratamientos como la osteoartritis, enfermedades dérmicas y el proceso de cicatrización.

Su ingesta es recomendada en dosis de cerca de 10 gramos de suplemento al día, que se pueden combinar con las horas de la comida, de preferencia con platillos cuya receta y preparación sea rica en vitamina C, la cual aumenta y potencia los efectos del colágeno en el organismo. Por ello, es ideal, por ejemplo en el caso de presentaciones en pastillas, tomarlas con jugos cítricos como naranja o limón.

Suplemento tipo II

A diferencia del anterior, el suplemento de tipo II, cuya base consiste en colágeno sin desnaturalizar, se obtiene mediante procesos diferentes, con el fin de mantener las moléculas de manera más pura. Por ello, esta presentación no es apropiada para fines cosméticos, pues la función específica de sus propiedades suele ser reparadora, por lo que los médicos la recetan en casos comunes de afecciones a la salud y deficiencia de esta proteína en el cuerpo.

Fabricado, como su nombre lo indica, en base al segundo tipo de la lista anterior, por lo que se obtiene mediante el proceso directo del cartílago y las articulaciones o, en caso del colágeno marino, también de moluscos y almejas, donde está presente en mayor concentración y ofrece las características necesarias para su uso. Suele encontrarse en presentaciones donde este se combina con los tipos III y IV para lograr una mayor eficacia.

Por ser un suplemento especializado en el fortalecimiento articular, su consumo es recomendado para tratar enfermedades de las articulaciones, como osteoartritis autoinmune, inflamaciones severas, artritis reumatoide y lesiones o rasgaduras del cartílago. Es además vital en el tratamiento de problemas y enfermedades que causan que el organismo reconozca el colágeno propio como una proteína extraña, produciendo enzimas destinadas a atacarlo y destruirlo.

¿Se puede encontrar colágeno marino de ambas clases?

Como se mencionó anteriormente, mientras hablábamos de los tipos de esta molécula, existen algunos de estos que se encuentran en mayor o menor concentración, dentro del organismo de las especies utilizadas para la síntesis del producto. Por ello, es menester mencionar que, aunque a veces parezcan iguales, el colágeno marino suele estar especializado mayormente el suplemento de tipo 1, fabricado con una composición más rica de proteínas encontradas en el mar.

Ya que el trabajo de proceso para sintetizar la mezcla difiere de un tipo y otro, con el fin de separar las moléculas para así crear un medicamento específico para el uso que queremos darle, sea por motivos estéticos o para mejorar la salud de huesos, piel o articulaciones, se deduce que es más común realizar colágeno marino tipo 1, por lo que, comúnmente, es la presentación que se puede encontrar con mayor sencillez en el mercado.

Colágeno marino hidrolizado para potenciar

Siendo nuestro suplemento tipo I el protagonista en este casi, ya que es el que, como público consumidor, buscamos para mejorar la salud y belleza de la piel, los especialistas crearon un suplemento especial llamado colágeno hidrolizado, obtenido mediante un proceso más complejo de ruptura molecular, que elimina residuos de la proteína, haciendo su peso molecular más liviano, lo que causa que el cuerpo lo asimile de manera más completa.

Aunque el proceso es complicado, el resultado, de acuerdo a los consumidores e investigadores, es simplemente maravilloso, se trata de un complejo de colágeno sintetizado, refinado para obtener una concentración mayor por dosis. Con esto, se logra que el cuerpo obtenga una mayor cantidad de beneficios por la ingesta de la misma cantidad molecular de esta fibra de proteína, por lo que se digiere y aprovecha de manera adecuada en la piel y el resto de los tejidos.

Conoce todo sobre este increíble producto especializado leyendo Qué es el colágeno hidrolizado y cuáles son sus beneficios.

No te olvides de qué, sea cual sea tu razón para consumir colágeno marino, lo mejor es que sea tratado de esta forma hidrolizada, para mejorar su absorción en nuestro organismo. Como última recomendación, en conjunto a esto, recuerda siempre consultar con un especialista de confianza, que sea capaz de brindarte un producto puro y concentrado, como el colágeno de cartílago de tiburón, sin estafarte al contrario con productos de menor calidad.