Cepillo exfoliante qué es, cómo utilizarlo y cómo elegir uno

La exfoliación dentro de la rutina en el cuidado de la piel resulta fundamental si es que deseamos tener una piel sana y deslumbrante. Pero el solo hecho de exfoliar no es suficiente para tal fin, también es necesario seguir una pauta acerca de los productos a utilizar y la forma de llevarlo a cabo. A continuación, te llevaremos a conocer uno de los utensilios que te ayudará a ejecutar una exfoliación de forma efectiva: el cepillo exfoliante.

Cepillo exfoliante qué es, cómo utilizarlo y cómo elegir uno

Exfoliación. ¿Qué es?

Este método consiste en un procedimiento donde vamos a hacer la eliminación de células cutáneas que ya cumplieron su ciclo vital y que, con el tiempo, se van depositando en la piel, haciéndola ver sin vida o apagada. Dichos depósitos producen que la grasa se acumule con mayor medida, tapando de esta forma a los poros. Hay variados productos comerciales destinados a la exfoliación, tales como agentes mecánicos, químicos, enzimáticos, guantes y cepillos.

En el caso de los exfoliantes químicos, ellos se llevan consigo las impurezas o suciedad con el uso de ácidos naturales. Los exfoliantes enzimáticos lo hacen de forma similar, pero esta vez usando enzimas vegetales provenientes de fermentos de verduras o frutas. Asimismo, los del tipo manual poseen componentes granulares que varían en dimensiones y que no son sugeridos para la piel delicada, pudiendo así lastimar el tejido dérmico.

Si quieres conocer al exfoliante natural, visita al siguiente link Exfoliante natural: los mejores y cómo hacer uno casero

Este procedimiento cosmético se ha realizado desde tiempos antiguos. Y a pesar de que es posible elaborar en casa un exfoliante con ingredientes granulados, se sabe que el uso del cepillo exfoliador se ha popularizado como uno de los utensilios más utilizados en cuanto al cuidado de la piel respecta.

Cepillo exfoliante

Cepillo exfoliante

Esta clase de cepillo es un instrumento específicamente elaborado para dar exfoliación a la piel al momento de hacerlo en forma directa, a través de masajes suaves de forma circular, logrando así hacer el retiro de impurezas, suciedad y células muertas que se acumulan en la superficie del tejido dérmico.

Como regla común, los cepillos que se usan tienen cerdas naturales ya que así brindan una textura áspera para la piel, mientras que es normal que los mangos presenten mayor longitud para que pueda alcanzar áreas del cuerpo que normalmente son difíciles de tratar, como la espalda.

Así como lo dice su nombre, ya que nos referimos al cepillado al seco, no puede haber humedad entre la piel ni el cepillo al momento de hacer el tratamiento. Es necesario señalar que, aunque se dice que tiene ventajas para combatir la celulitis, hay que considerar que al cepillar presionando algo más fuerte, su uso se hace sobre la piel, mientras los vasos linfáticos están ubicados en la capa interna del tejido dérmico.

Gracias a sus características para exfoliar nuestro cuerpo, es muy eficiente para retirar las células inservibles y suciedad que están pegadas en el manto externo de la piel, la cual se denomina epidermis. Esto es más importante especialmente cuando el tejido no tolera la aplicación de otra clase de exfoliante que pudiese resultar muy abrasivo.

Si quieres hacer un exfoliante en casa, visita el siguiente link Cómo hacer un exfoliante corporal casero

Sin lugar a dudas, uno de los más importantes beneficios que podemos obtener con esta herramienta es que es sencillo de usar. Más cuando es de mango largo y cerdas firmes y extensas, diseñado expresamente para que resulte simple su aplicación sin necesidad de enfrentar muchos inconvenientes.

Otro punto atractivo a señalar para este utensilio corresponde a sus posibilidades de acción, ya que principalmente hay 2 tipos de cepillos exfoliantes: corporales y faciales, así que vamos a elegir un tipo de cepillo u otro según la zona del cuerpo que vamos a exfoliar. Esto se debe a que la piel del rostro es más sensible que la del resto del cuerpo.

Cepillos exfoliantes y células muertas

Cepillos exfoliantes y células muertas

En la piel, las células tienen un ciclo de vida fundamental que trata de dar cuidado al tejido, lo que le aporta elasticidad y que lo mantiene saludable, entre otras funciones. Dichas células se desplazan a través de las capas existentes, de adentro hacia afuera. Al llegar allí y lograr su labor en el cuerpo, dejan de funcionar.

Al cumplir su ciclo, tienden a desprenderse naturalmente. Sin embargo, esto no siempre se cumple. A menudo, con el tiempo van quedando depositados en la piel. Cuando esto pasa, se producen las impurezas, y la piel comienza a verse demacrada. Allí es donde reside la importancia de la exfoliación, ya que, al llevarla a cabo, elimina de forma completa a las células muertas.

Cuando las células caen de forma completa, el tejido suele renovarse solo, lo que permitirá que la piel luzca más agradable y juvenil. Es fundamental que, al momento de hacer una exfoliación, tomes en consideración el tipo de piel, uses o no, algún tipo de herramienta como guantes, esponjas o cepillos. Esto es para que el proceso se haga según tus necesidades particulares. Si eliges sabiamente, y no te excedes en la exfoliación, tu piel no sufrirá.

Conoce lo que el café puede hacer por tu piel, visitando el siguiente link Exfoliante de café: beneficios y cómo hacerlo

Beneficios del cepillo y datos interesantes

Beneficios del cepillo y datos interesantes

Así como explicamos anteriormente, este utensilio tiene la posibilidad de completar tu cuidado diario del cuerpo. Sin embargo, para que tengas un mejor entendimiento de su importancia te mostraremos algunos puntos positivos de los que podrás disfrutar. Te recordamos que hay cepillos especiales para el rostro y otros más adecuados para el cuerpo.

El cepillo exfoliante es capaz de eliminar las células inservibles, promueve la regeneración del tejido, combate la acumulación de materia grasa, logra dar uniformidad a la apariencia de la piel, pone en acción el flujo sanguíneo, promueve la generación de colágeno, oxigena a la piel con más efectividad y previene la aparición de las huellas del tiempo.

Elegir un cepillo exfoliante

Elegir un cepillo exfoliante

Hay cepillos del tipo manual, pero otros son más sofisticados y trabajan con micro vibraciones. Por otro lado, tienen una alarma que te indica cuando ha terminado el tratamiento. Se te sugiere elegir un cepillo que tenga las puntas redondeadas. Si eres de piel que se irrita fácilmente, asegúrate de que sean naturales y que presenten suavidad al tacto. La alternativa más correcta es la que provee tres beneficios como exfoliación, masaje y limpieza.

Relación precio-calidad

Relación precio-calidad

Cuando de cepillos exfoliadores se trata, los más pequeños son los de menor precio y con más practicidad, bien sea aquellos que tengan cerdas sintéticas o naturales. Sea cual fuera que compres, tendrás la posibilidad de utilizarlo en tu baño o tenerlo contigo cuando vayas de viaje, ya que son más fáciles de empacar.

Sin embargo, hay cepillos compuestos de silicona que son grandes y que se pueden usar tanto en el cuello como en la cara, pero su precio es un poco alto. Asimismo, los cepillos de cerdas densas brindan también grandes beneficios. Si lo que buscas es ahorrar dinero, los cepillos manuales cumplirán con tus expectativas.

Conoce a un aliado en la exfoliación, visitando el siguiente link Guante exfoliante: qué es, cómo utilizarlo y cómo elegir uno

El cepillo, el jabón y las cremas

El cepillo, el jabón y las cremas

Para ayudar en la tarea de la eliminación de las células muertas, el cepillo exfoliante se ve complementado con jabones, geles o cremas. Así, la acción de absorción de sus componentes en la piel, será más efectiva con el uso del cepillo. Todo en conjunto, permitirá hacer una restauración dérmica.

Debemos recordar que se requiere tener conocimiento de los productos más convenientes para tu tipo de piel. Si se trata de piel grasa, va a resultar mejor la aplicación de un gel de limpieza intensa que, combinado con el uso del cepillo, permitirá retirar la cantidad excesiva de cebo. Si hablamos de piel seca, se sugiere una crema humectante con propiedad limpiadora, de preferencia, que contenga almendra o jojoba.

En el caso de la piel delicada, requiere productos naturales que no sean fuertes, sin alcohol o agentes químicos en su composición que pudiesen irritar. Para la piel normal, se recomienda usar algún gel que refresque y limpie. Como ves, tener en cuenta tu tipo de piel te ayudará a obtener los resultados deseados.

Cepillo facial y cepillo corporal

Cepillo facial y cepillo corporal

Es verdad que se puede caer en la tentación de usar un cepillo exfoliante para el cuerpo entero, especialmente para no gastar mucho dinero, pero lo cierto es que eso no es una alternativa correcta o apropiada. Efectivamente, solo toma un poco de tiempo para que lo pienses y te des cuenta que pasarte el cepillo en la cara luego de hacerlo en los pies, no parece muy lógico. Es por eso que lo más aconsejable es tener en el baño uno para el rostro y otro para el resto del cuerpo.

El cepillo exfoliante facial está especialmente diseñado para la piel de la cara, excelente para retirar la piel escamada y los depósitos de células inservibles que, con el tiempo, promoverá que la piel se reseque y resulte áspera, lo que a su vez taparía los poros, produciendo acné y un incómodo escozor. Este tipo de cepillo se diferencia por su diseño de fácil manipulación, siendo a su vez de pequeñas dimensiones.

Si quieres saber de una herramienta útil para tu piel, visita el siguiente link Esponja exfoliante: qué es, cómo utilizarla y cómo elegir una

El cepillo exfoliante corporal es evidentemente el más apropiado para cualquier parte del cuerpo, menos el rostro. Para mayor comodidad, y por motivo de acceso, es preferible los de mango largo para ser usado en la espalda. Además, es normal que las cerdas de este cepillo sean un poco más duras. Debido a la diferencia en el tipo de piel de la cara y el cuerpo, su uso también difiere.

Cómo usar un cepillo exfoliante

Cómo usar un cepillo exfoliante

La forma de usar un cepillo es fácil. Sin embargo, es conveniente hacer el cepillado al seco, ya que así lograremos que las cerdas puedan funcionar más eficientemente, obteniendo la mayor parte de sus ventajas tales como el drenaje de la linfa que se encuentra bajo la piel o la desintoxicación del cuerpo. A continuación, veremos en que se diferencian los pasos a seguir en el uso de un cepillo u otro.

Exfoliación con el cepillo facial

Lo más lógico al principio es hacernos una limpieza profunda. Después, vamos a secar la piel con suavidad. A continuación, empezaremos a pasarnos el cepillo a partir del puente de la nariz hacia la línea del cabello, pasando por la frente. Ahora, siempre con suavidad, vamos a hacer el recorrido en dirección contraria.

El siguiente paso va a ser en dirección a los pómulos, pasado el cepillo suavemente dirigiéndonos hacia la barbilla. Finalizado esto, vamos a enjuagar la cara usando agua templada y rematamos con la aplicación de un sérum para el rostro que contenga vitamina C (lo que promueve que el colágeno se produzca) y una crema humectante de nuestra preferencia.

Exfoliación con el cepillo corporal

Otro uso sencillo. Al igual que el caso anterior, debes comenzar con una limpieza y un secado del cuerpo. Posteriormente iremos desde las piernas masajeando en círculos de forma suave, orientándonos hacia los hombros, siempre evitando hacer mucha presión para no irritar la piel.

Se recomienda hacer una segunda ronda para lograr que el proceso se haga de forma completa. Luego de cepillar el cuerpo vamos a enjuagar la piel con agua templada y nos colocamos aceite nutritivo. En cuanto al aceite, los mejores son:  de coco si no se trata de piel grasosa y el de oliva o almendra para humectar o hidratar de forma intensa.

Frecuencia de uso del cepillo

Frecuencia de uso del cepillo

Normalmente se sugiere hacerle exfoliación a la piel 1 o 2 veces cada semana. Pero la verdad es que eso dependerá del tipo de piel, ya que los individuos con tejido delicado requerirán de mayor tiempo de reposo entre tratamiento. Ahora, si el cepillo para el cuerpo se usa para la reducción de la celulitis, entonces el uso diario está justificado, siempre que se haga como lo pide el tratamiento para la celulitis.

¿Se puede usar el cepillo a diario

¿Se puede usar el cepillo a diario?

Sencillamente, no. Su uso diario no es adecuado. Se va a utilizar con una frecuencia acorde al tipo de piel. Es fundamental este punto porque si lo usas cada día, eliminas de forma continua el manto protector de la piel, lo que te puede producir dolencias dérmicas de alto riesgo. Por lo tanto, no lo hagas.

La exfoliación es de una a dos por semana, y si eres de piel delicada, tienes que hacerlo con menos frecuencia. Como referimos con anterioridad, la forma de que puedas usarlo todos los días es cuando te trates la celulitis, y en ese caso no debe hacerse con productos destinados a la exfoliación.

Si quieres conocer un tipo de exfoliante, visita el siguiente link Exfoliante enzimático: qué es y las mejores opciones

Riesgos en el uso del cepillo exfoliante

Riesgos en el uso del cepillo exfoliante

No olvides que hacer uso del tratamiento de exfoliación en exceso podría generar que el tejido se ponga más aceitoso. Al mismo tiempo, si la piel es muy delicada, exfoliar de más puede hacer que tu dermis sea más delicada aún, y si ese es el caso, nuestra capa protectora contra el ambiente, terminará por no cumplir su función protectora.

Esto se traduce en que la perdida de protección de la piel, haga que su coloración resulte apagada y sin uniformidad, que aparezcan manchas, irritación, etc. Fundamentalmente debido a que las células en regeneración sufren de daño continuo y no disponen de tiempo suficiente para construir una nueva capa.

También es importante señalar que el uso compartido del cepillo exfoliante no es recomendable, ya que cabe la posibilidad de esparcir bacterias y producir inflamación, entre otras afecciones. Evita también usar el cepillo del cuerpo en la cara. Esto haría que haya riesgo de desequilibrar las bacterias en el organismo y contaminar las zonas donde se haya usado el cepillo.

Cómo cuidar un cepillo facial

Cómo cuidar un cepillo facial

Este tipo de cepillo es usualmente más delicado que el cepillo corporal, y por eso la importancia de su cuidado para prolongar su ciclo de vida. Hay que tomar en cuenta los siguientes pasos: debes limpiarlo luego de usarlo. Se debe hacer con un jabón de fórmula neutra y agua tibia. Con un hisopo de algodón, vas a eliminar los restos de material de desecho que haya quedado en el cepillo. Al momento de no ser utilizado el utensilio, debe ser almacenado en un sitio fresco y seco.

Consideraciones finales

Consideraciones finales

Así como se ha visto en las líneas anteriores, la exfoliación es un método cosmético que no se debería dejar pasar, ya que aporta muchas ventajas para nuestra piel. Cuando no retiramos las células muertas o impurezas del tejido dérmico, los productos para mantener la piel, que vayamos a aplicar luego, no tendrán la misma efectividad. Por otra parte, aquellos que no se exfolian de forma regular, tienden a crear depósitos de sebo, lo que es muy desagradable.

Conoce otro tipo de exfoliante, visitando el siguiente link Exfoliante químico: qué es y las mejores opciones

Al igual que las pieles normales, las del tipo delicado también pueden disfrutar del procedimiento. Claro está, que hay que hacer una elección adecuada de productos y herramientas para tal fin, evitando así lastimar o irritar la piel. La frecuencia en este caso debe ser menor, dándole así un receso a tu tejido dérmico. En adición, si se trata de la fastidiosa celulitis, entonces un cepillo exfoliante también hará su aporte.

El cepillo exfoliante tiene la ventaja de venir en diferentes tamaños de los que puedes elegir, así como de diferentes precios, pueden ser manuales o eléctricos y son sencillos de usar, mantener y de guardar. No vemos más que una herramienta esencial en tu cuidado corporal, así que prepárate para que te consientas y te mimes, cepillando lo que más te protege del ambiente.