Categories
Belleza

Propiedades de la arcilla blanca

Cuando escuchamos hablar de la arcilla lo primero que se nos viene a la cabeza son arquitecturas, esculturas, construcciones, etc, todo menos el tema del que vengo a hablaros.

La arcilla es una sustancia que se ha puesto muy de moda en el mundo de la belleza, para el cuidado de la piel, el pelo, etc.

Además aparte de este tema, también se puede ingerir ofreciendo cientos de beneficios más y por supuesto su ámbito más originario es la medicina.

En este articulo vamos a ver todas las propiedades y beneficios que tiene para nuestra piel, ¡te van a sorprender!

Antes de seguir os voy a dejar por aquí este enlace, donde podéis ver las mejores mascarillas con arcilla blanca.

Propiedades de la arcilla blanca

Origen de la arcilla blanca

La arcilla blanca fue descubierta en China, exactamente en una colina cuyo nombre es Kaoling, de ahí su segundo nombre Caolín y por el que es realmente reconocida en los países orientales, donde tiene origen.

Hoy en día ya es popular en todo el mundo, incluso aquí en España, donde podemos encontrar yacimientos naturales de arcilla blanca.

Antiguamente, cuando se descubrió, su uso era para fines medicinales y terapéuticos, pero hoy en día su ámbito de mayor peso es el de la cosmética, ya que se ha comprobado que ofrece cientos de beneficios para la piel.

Pero no solo ahí, además también se han confirmado sus propiedades al ingerirla.

¿Qué es la arcilla blanca?

Se trata de una roca sedimentaria, que se forma a partir del deterioro de otras rocas ricas en silicio.

Podemos encontrarla en muchos ámbitos como ya hemos hablado antes, en el farmacéutico, alimentario, cosmético o incluso en construcción, esculturas y pinturas. Todo ello es gracias a que tiene un increíble poder absorbente, debido a su alto contenido en silicio, aluminio y sales minerales.

Aunque su punto clave está en la cosmética y es que esta sustancia se ha convertido en un icono del cuidado de belleza y cada vez son más las personas que la usan en diferentes formatos, aunque la mascarilla de arcilla o caolín es el más famoso.

¿Qué es la arcilla?

Tipos de arcilla

La arcilla en general tiene infinitas propiedades desinfectantes y purificantes, por lo que es tan apreciada por las personas para cuidar la dermis.

Como habréis oído, tipos de arcilla hay muchos, podemos encontrar:

  • Arcilla verde: Antiinflamatoria y desinfectante, normalmente se usa para conseguir un efecto relajante, ya que aporta elasticidad y sensación de frescor en la piel.
  • Arcilla roja: Es altamente astringente, se recomienda sobre todo para las personas con la piel muy sensible, sus funciones y propiedades son muy parecidas a las de la arcilla verde, pero por lo general esta reseca mucho menos la dermis.
  • Arcilla rosa: Normalmente se usa en pieles secas, ya que su mayor función es aportar hidratación (en este enlace podrás encontrar información sobre las mascarillas hidratantes: ¿Cómo hacer una mascarilla facial hidratante?) a la dermis, pero sorprendentemente también es muy recomendada para las pieles grasas, ya que también ayuda a eliminar el exceso de sebo y es genial para combatir el acné o las espinillas.
  • Arcilla negra: Tiene una gran capacidad de absorción, lo que ayuda a eliminar desde lo más profundo las impurezas de la piel, mejora la circulación, exfolia, etc. (Si queréis saber más sobre este tipo, os dejo un enlace muy interesante por aquí: Mejores mascarillas negras.)
  • Arcilla blanca: Se trata de la arcilla más pura y de todas ellas es la que más propiedades tiene. Es muy astringente y es maravillosa para aportar luminosidad ( os dejo información sobre las mascarillas iluminadoras: ¿Cómo hacer una mascarilla facial iluminadora?) al rostro. Ofrece un textura suave y lisa de la piel.

Estructura de la arcilla blanca

Casi todas las arcilla son parecidas en cuanto física y funcionalmente.

La gran diferencia de la blanca es la cantidad de aluminio en su composición, sin embargo tiene una carencia con respecto a la verde (su gran semejante) y es nuestra querida arcilla blanca no contiene ni fósforo, ni cloro, ni zinc.

Su color blanco es debido a que para extraerla es lavada por el agua de la lluvia y arrastrada.

Características de la arcilla blanca

Obviamente lo más llamativo es su color blanco nuclear, es un blanco totalmente puro y es la principal diferencia con respecto a las demás.

Otra de las principales características es su textura fina, un poco más que las demás, esto es debido al proceso que hemos nombrado antes por el que tiene que pasar para su extracción.

Es una arcilla muy baja en hierro, pero aún así tiene un alto contenido en silicato, ya que como hemos visto al principio su formación tiene lugar con el deterioro de rocas ricas en silicio.

El ser tan fina, la hace totalmente manejable y apta para cada uno de los ámbitos en los que se usa.

Aún así, el proceso de fabricación siempre va a variar con respecto al fin que se quiera conseguir con ella. Obviamente no se va a encontrar en la misma composición para ingerirla que para hacer una escultura. Cada objetivo tiene su proceso especifico.

Además también podemos encontrarla en diferentes formatos, aunque para ingerirla la más habitual sea en polvo, también la podemos ver en capsulas, mientras que para el cuidado de la piel casi siempre suele ser en polvo preparado para diluirla en agua.

Características de la arcilla

Arcilla para fines terapéuticos

Como sabéis la arcilla, tal como se conoce fue descubierta hace muchos años en el mundo de la medicina y la terapia.

El empleo de arcilla para mejorar la salud, es algo tan antiguo que se cree que se remonta a los principios de la humanidad.

Además se han encontrado documentos médicos, donde se puede comprobar el uso de arcilla para curar cientos de patologías. Se nos comparó y se nos compara hoy en día con el comportamiento de un animal, ellos cuando están heridos se frotan en el barro o a veces incluso lo ingieren.

Se sabe también que Hipocrates (considerado como el padre de la medicina) la había usado alguna vez y que personas como Aristóteles o Mahatma Gandhi la recomendaban por sus cientos de propiedades curativas.

Lo más curioso es que hoy en día, después de cientos y miles de años de su descubrimiento, todavía no se sabe con precisión que es lo que la hace tan maravillosa y eficaz en el mundo terapéutico.

Esto da para muchas suposiciones, la más creída es la hipótesis que dicen algunas personas, sobre que la arcilla está cargada de la energía de la propia tierra y eso es lo que la hace tan magnifica para nuestro organismo.

Como bien hemos dicho esto es una creencia de ciertas personas, otras muchas no comparten dicho pensamiento.

¿Qué nos aporta?

Como ya os podéis imaginar, el aporte de la arcilla es inmenso, pero lo que la hace realmente maravillosa en el mundo de la terapia es el aporte de minerales a nuestro organismo, tanto externa como internamente.

Los minerales que aporta son los siguientes:

  • Sílice: Agente remineralizante y antitóxico.
  • Magnesio: Fundamental para el crecimiento de los huesos, es antiséptico y antioxidante.
  • Calcio: Formación huesos y dientes, además indispensable en la coagulación de la sangre.
  • Sodio: Regula el equilibrio de los líquidos del cuerpo.
  • Potasio: Misma función que el sodio.
  • Manganeso: Provoca la acción de enzimas en procesos antioxidantes y producción de energía.

Estos, entre otros son los minerales que nos aporta la arcilla cuando entra en contacto con nuestro cuerpo, ya sea físicamente o interiormente.

Propiedades de la arcilla blanca

Propiedades terapéuticas de la arcilla

Como ya sabéis la arcilla nos ofrece cientos de propiedades que nos ayudarán a mejorar nuestra salud y nuestro aspecto, vamos a ver los beneficios que nos pueden ofrecer en el mundo de la terapia.

  • Antiséptico y antibiótico

Ayuda a potenciar las defensas del organismo, además de no dejar que se reproduzcan hongos, bacterias, virus, etc.

  • Desintoxicante

Es genial para la absorción de las impurezas y de la adsorción para la eliminación de las toxinas.

  • Favorece el buen funcionamiento del aparato digestivo

Para esto hay que tomarla como líquido y es maravillosa para eliminar los dolores de estomago, la acidez, para una mejor digestión y para proteger la mucosa. Si hay úlceras en el estomago, ayuda a regenerar los tejidos y calmar el dolor.

  • Mejor circulación sanguínea

Se ha comprobado que es muy beneficiosa para mejorar la circulación y en algunos casos incluso ha ayudado a mejorar o eliminar anemias.

  • Mantiene sano el organismo

Es genial para estar sanos, es decir, equilibra el metabolismo del cuerpo.

  • Ayuda a calmar el dolor

En forma de pasta, se coloca sobre la zona con dolencias (huesos, articulaciones, músculos) y calma el dolor, actúa como un analgésico.

  • Gran impulsor

La ingesta de arcilla ayuda al cuerpo a absorber todo los nutrientes que necesita de los alimentos que por si solo no sería capaz de obtener.

Pero entonces, ¿la arcilla que ingerimos es la misma que usamos como cataplasma?

La arcilla es la misma pero con procesos muy diferentes cada una de ellas.

Normalmente la arcilla que podéis comprar en cualquier tienda ya viene descontaminada y libre de gérmenes.

Las que están destinadas a la ingesta no cuentan con arenilla, ya que en el proceso de fabricación se han machacado y microanalizado para conseguir una sustancia mucho más fina.

Mientras que la que vamos a usar para casos tópicos como por ejemplo la cosmética no será tan fina.

El cataplasma es una especie de pasta de arcilla y agua que se pone en gasas o compresas para poder ponerlo sobre las zonas con dolores.

Esto es todo sobre la arcilla en el mundo de la medicina y su historia, y sobre todas sus propiedades para ayudar a sentirnos mejor. Hay personas que la usan y les funciona. Realmente esta sustancia no tiene ningún efecto secundario, puesto que se trata de un componente muy puro.

Ingesta de arcilla

Arcilla para la piel

Como no, no podía ser menos el cuidado de nuestra piel, al igual que nos preocupamos por cuidar nuestro organismo en su interior, no podemos olvidar que nuestra dermis necesita que le prestemos atención y la cuidemos.

Ya que aunque no lo parezca, la piel es un órgano más de nuestro cuerpo, y además es el más grande de todos y al que menos valoramos.

Y por si fuera poco, es el que más expuesto está, a cientos de factores que nos dañan, como los rayos del sol, el humo, la contaminación, productos no adecuados, etc.

Por esto mismo, lo ideal es empezar a usar productos que nos ayuden a cuidarla y transformarla en una piel viva o simplemente a mantenerla sana, como por ejemplo la arcilla.

Propiedades de la arcilla blanca para la piel

Antes hemos visto que la arcilla tiene muchas propiedades para el interior de nuestro organismo, pero para nuestra piel también. Así que vamos a verlas.

  • Antiséptica y antiinflamatoria

El mayor beneficio que nos ofrece es la desinfección y la eliminación de las impurezas de la piel, además también absorbe las sustancias tóxicas de nuestra dermis.

Es ideal para pieles muy sensibles o con patologías como dermatitis o alergias. También si hay heridas o dolor en zonas de la piel, ya que como hemos visto antes actúa como un calmante.

Su textura granulosa, hace que sea genial para usarla como exfoliante, sobre todo en mascarillas caseras (¡más abajo os daré alguna receta!)

  • Estimulante y regeneradora

Como ya hemos dicho antes, en su composición podemos encontrar cientos de minerales, de algunos hemos hablado un poco más arriba.

Gracias a esto, la arcilla aporta miles de nutrientes maravillosos para nuestra piel pero sin dejar que nos dañen los radicales libres.

Además esta mascarilla tiene un efecto regenerador, ya que al eliminar todas las impurezas y células muertas, esta ayuda a que la piel impulse la regeneración de nuevas células en la piel.

Estas son las dos grandes propiedades de la arcilla para la piel, hay muchas más, pero todas giran entorno a lo mismo, mejorar y cuidar la piel.

Las mascarillas de arcilla es el cosmético más popular y eficaz en el cuidado de la dermis. Si quieres potenciar aún más tu mascarilla, puedes verter en la mezcla otros ingredientes naturales.

Aquí tenéis de una forma más detallada toda la información sobre la arcilla y la piel: Arcilla blanca beneficios para la piel.

Propiedades arcilla blanca para la piel

Mascarilla de arcilla blanca

Como habéis visto he nombrado este producto varias veces en el artículo, así que no podía faltar que habláramos sobre ella.

La mascarilla de arcilla nos va a ayudar a cuidar la piel de nuestro rostro, y gracias a las cientos de propiedades de esta, nuestra cara adoptará un aspecto mucho más bonito y sano.

Pero antes de seguir, voy a haceros una pregunta ¿sabéis exactamente lo que es una mascarilla?, ¿la habéis probado alguna vez o la usáis habitualmente?

Pues lo primero es tener claro de qué trata el producto del que vamos a hablar, así que vamos a ello.

En este artículo podéis ver toda la información sobre los usos de la mascarilla de arcilla blanca: ¿Para qué sirve la mascarilla de arcilla blanca?

¿Qué es una mascarilla?

Cuando hablamos de mascarilla nos referimos a un cosmético que ha estado en nuestras vidas desde siempre, seguro que lo has visto más de una vez en tu vida, tanto en pelis como en amigas o incluso a tus abuelas, ya que es un producto del cuidado de belleza que tiene una historia mucho más larga que los demás.

La mascarilla es un producto que funciona como tratamiento de rostro, se trata de la mezcla de ciertos ingredientes (casi siempre naturales) y se forma con ellos una especie de pasta que ponemos sobre nuestra cara y dejamos actuar un tiempo hasta que finalmente la retiramos.

Por aquí os dejo un artículo que creo que es muy interesante sobre los usos de la mascarilla: Mascarilla: guía de uso.

Historia de la mascarilla

Como curiosidad me gustaría contaros la larga vida del producto del que os vengo a hablar.

El origen de la mascarilla se remonta a muchos años atrás, en la prehistoria ya existía, cuando las mujeres usaban una pasta de vegetales machacados para cubrir su rostro y así eliminar las impurezas y poder cuidarlo.

Como os habéis dado cuenta, el deseo de cuidar la piel y verse mejor no es algo nuevo, sino que siempre ha estado.

Luego se aumentó su uso en Roma y Egipto, cuando la famosa Cleopatra se bañaba en leche de burra para conseguir una piel sedosa o usaba el barro del río Nilo como mascarilla facial.

Es decir, que el uso de este producto tiene una larga vida junto a nosotros, y os preguntaréis ¿nunca ha pasado de moda?

Pues sorprendentemente no, es un cosmético que siempre está, nunca ha pasado de moda como por ejemplo la gran mayoría, que como todo (excepto la mascarilla) tiene épocas y momentos.

Además si juntamos que la arcilla, como os he contado antes tiene prácticamente una historia parecida, es decir, que siempre ha estado al igual que la mascarilla, pues entre los dos podemos conseguir un cosmético maravilloso que ha funcionado siempre.

Historia de la mascarilla

¿Qué nos aporta la mascarilla de arcilla blanca?

Hemos visto las maravillosas propiedades que tiene la arcilla sobre la piel y desde que os hablé de eso un poco más arriba, ya en mi cabeza rondaba el hablaros de la mascarilla, ya que no hay mejor forma de ofrecerle a la piel todas esas propiedades de la arcilla.

Y si hablamos de mascarilla de arcilla, la de caolín o arcilla blanca es una de las mejores opciones.

Nos va ayudar a limpiar profundamente nuestro rostro, eliminando cada impureza o piel muerta y absorbiendo toda la grasa, dejándonos la piel suave y tersa, además de calmarla.

Y lo más ideal de este producto es que lo pueden usar todo tipo de pieles (aún así, me parece guay que veáis la información sobre lo mejor para cada dermis, para eso, os aconsejo ver este artículo: ¿Qué mascarilla facial necesito según mi tipo de piel?), ya que no es contraproducente para ninguna dermis independientemente de sus características.

Al igual que es genial para las pieles grasas, ya que van a ayudar a eliminar todo el exceso de sebo y por lo tanto las imperfecciones de esta (espinillas, puntos negros, brillos, etc), también lo es para la pieles secas, ya que van a ayudar a cuidarla y mejorarla sin hacerle daño.

Lo que hace a la arcilla blanca tan afín a nuestra dermis, ofreciendo tanto sin dañar nada, es su pH 5 similar al de nuestra piel, a diferencia de las otras que es más alto y pueden irritarnos el rostro.

¿No te parece realmente maravillosa? Si todavía no la has usado nunca, te aconsejo que lo hagas cuanto antes y te aseguro que la mascarilla de caolín, no saldrá nunca más de tu rutina de belleza.

Ahora, para que podáis introducirla de manera fácil, rápida y segura, ¡os voy a hablar de las recetas de mascarillas de caolín que os prometí! 

Pero antes os aconsejo que le echéis un vistazo a este artículo, donde veréis todos los beneficios de la cosmética casera: Mascarilla casera para la cara.

Mascarilla de arcilla blanca

Recetas de mascarillas de arcilla blanca

Antes de nada, os recomiendo ver esta información, para tener claro todos los pasos necesarios para la cosmética casera y que todo el proceso sea satisfactorio: ¿Cómo hacer una mascarilla facial casera?

Sé que estabais deseando que llegara este momento, pero ahora que ya sabemos todo lo necesario sobre la arcilla y la mascarilla, ha llegado ese momento tan esperado por todos, ¡las recetas para poder hacer nuestra propia mascarilla en casa!

Os he dicho que la arcilla es recomendable para todo tipo de pieles, pero la realidad es que las recetas que os traigo no son solo de arcilla, sino que van mezcladas con otros ingredientes, para hacerlo aún más personal y específico para el cuidado de cada piel.

Así que, os voy a ofrecer mascarillas de arcilla con ingredientes diferentes y os diré, cuál es la más recomendada para cada tipo de piel.

Con respecto a la aplicación, os aconsejo que le echéis un vistazo a este enlace: ¿Cómo aplicar correctamente una mascarilla facial?

Mascarilla de arcilla blanca para pieles grasas

La piel grasa en realidad es la más beneficiada de la arcilla, ya que esta le va a ayudar a retirar totalmente sus imperfecciones e impurezas de la piel, como los brillos, espinillas, puntos negros, etc, y muchas más características no deseadas de esta dermis.

Aparte de la arcilla, hay otras mascarillas muy recomendadas para las pieles grasas que ayudarán a eliminar todo el exceso de sebo, se trata de las peel off, os voy a dejar aquí dos artículos donde encontraréis toda la información sobre estas: ¿Qué es una mascarilla peel off? y ¿Cómo aplicar la mascarilla peel off?

Ingredientes

  • Líquido de un yogur blanco natural
  • Tres o cuatro gotas de limón
  • Una cucharadita de arcilla blanca

Pasos para la preparación

  1. Lo primero es coger un recipiente y mezclar la cucharada de arcilla blanca con el líquido del yogur y remover, hasta conseguir una pasta.
  2. Cuando ya lo tengamos, le vamos a añadir las gotas de limón y volvemos a remover todo.

Tiempo de actuación

  • Cuando la vayamos a aplicar, recuerda que el rostro debe estar completamente limpio.
  • Cubrimos todo el rostro excepto el contorno de los ojos y los labios y dejamos esperar por al menos 20 minutos.
  • Pasado este tiempo, la retiramos con abundante agua, y si queda algún resto puedes quitarlo con una esponja suave o algodón. Nunca frotes la piel.

Receta de yogur y arcilla blanca

Mascarilla de arcilla blanca para pieles sensibles

Las pieles sensibles por regla general son la más perjudicadas con todos los cosméticos, puesto que tienen que estar siempre pendiente de que nada les irrite o les dé reacción alérgica, pero os aseguro que la arcilla blanca es genial para cuidarlas sin producir ningún daño en ella. ¡Así que no lo pienses más y cuida a tu piel!

Ingredientes

  • Una cucharadita de agua de rosas
  • Una cucharada de arcilla blanca

Pasos para la preparación

  1. En un recipiente mezclamos los dos ingredientes, el agua de rosas y la arcilla y removemos hasta que se mezcle completamente.

Tiempo de actuación

  • Cuando ya este listo es hora de aplicarlo al rostro, lo dejaremos actuar durante unos 20 minutos.
  • Cuando haya pasado este tiempo, la retiramos con abundante agua y nunca frotando la piel, ya que podemos empeorarla.

Con esta mascarilla vas a notar como tu piel mejora, te vas a despertar con una sensación de frescor y suavidad.

Receta de agua de rosas y arcilla blanca

Mascarilla de arcilla blanca para pieles secas

La piel seca es otra de las que más sufren, ya que tienen una alta probabilidad de descamación, picores, irritaciones, etc. Todo esto es debido a su falta de hidratación en la piel. Por esto mismo es cierto que lo ideal para la piel en un estado de sequedad grave, es usar otra mascarilla que vaya a hidratar y nutrir más el rostro, pero no obstante si usas la de arcilla no vas a tener ningún daño extra ni la va a secar más aún.

Ingredientes

  • Dos cucharadas de agua mineral
  • Dos cucharadas de arcilla blanca
  • Cuatro o cinco gotas de aceite de argán

Pasos para la preparación

  1. Lo primero es coger el recipiente y mezclar la arcilla con el agua y remover hasta que este disuelta.
  2. Acto seguido vamos a verter el aceite de argán y volvemos a remover todo hasta que esté completamente mezclado.

Tiempo de actuación

  • Una vez que hemos terminado la mezcla es hora de aplicarlo, lo vamos a hacer hasta cubrir completamente el rostro, menos el contorno de los ojos y los labios.
  • Cuando esté aplicado, lo dejamos actuar por 20 minutos y la retiramos con abundando agua.

Receta de aceite de argán y arcilla blanca

Estas han sido todas las recetas con la maravillosa arcilla blanca, espero que os sirvan y que ¡empecéis a cuidar a vuestra piel como se merece!

Categories
Belleza

Multimasking

Hoy vengo a hablaros sobre el multimasking, seguro que alguna vez has oído hablar de esta técnica y te ha resultado maravillosa.

También puede ser que no hayas oído nunca nada sobre ella, pero te aseguro que lo has visto alguna vez, las redes sociales están llenas de personas que la usan y cuelgan sus fotos.

En cuanto te hable sobre ella, lo vas a reconocer, y si todavía no lo has hecho, este artículo te va a impulsar a dar el salto a este mundo sobre el multimasking.

Aún así, os voy a dejar por aquí un enlace donde aparecen las mejores mascarillas convencionales, es decir, de toda la vida, las que estamos acostumbrados a ver, para que en el caso de que prefiráis estas, podáis elegir la vuestra a tiro hecho: Mejores mascarillas faciales.

Multimasking

¿Qué es un multimasking?

Lo primero es definir qué es exactamente el famoso multimasking, y es que todo el mundo ha escuchado alguna vez su nombre, pero no todos saben en qué consiste realmente.

Su nombre ya nos está dando una pista, «múltiples mascarillas», se trata de una técnica dentro del mundo de las mascarillas, es decir, son mascarillas faciales pero con la diferencia de que no es solo una única máscara sino que es la combinación de dos o más, cada una de ellas con sus propiedades y beneficios correspondientes que necesita cada zona de nuestro rostro.

Explicado de otra forma, nuestro rostro no es uniforme, por lo que tiene zonas diferentes a otras, sobre todo las pieles mixtas que tienen la zona T más grasa que el resto del rostro y por lo tanto, lo ideal es usar varias mascarillas, cada una con sus necesidades especificas para cada parte del cutis.

Seguramente hayáis oído hablar de la famosa técnica de maquillaje del «contouring», pues el multimasking es exactamente lo mismo,  ofrecerle a cada zona del rostro una mascarilla específica y si eso quiere decir, aplicar 3 tipos de mascarillas, pues aplicamos 3 tipos de mascarillas sin ningún problema, ¡ahí es donde está el gran quid!

¿Dónde está su origen?

Como es de esperar, esta maravillosa técnica nació en Corea del Sur, lugar donde nacen casi todas las tendencias que tienen que ver con el cuidado y la belleza, pero ya no solo se encuentra allí, sino que se ha expandido por prácticamente el mundo entero y gracias a sus resultados tan beneficiosos, se ha convertido es un técnica estrella, así que si aún no la has probado ¡ponte manos a la obra!

Pero, ¿qué es exactamente una mascarilla?

Para entender el multimasking, es primordial partir de la base de saber que es una mascarilla.

Hoy en día es difícil que alguien no sepa lo que es, ya que es un producto de belleza único y muy popular, ¡incluso podemos verlo en las pelis!

Aún así, prefiero dejarlo todo explicado, para que no se pierda ni un detalle de nuestra querida técnica de mezclar mascarillas.

La mascarilla es una mezcla de ingredientes (principalmente naturales) que forman una pasta y se aplican cubriendo al rostro completamente como una especie de máscara (de ahí su nombre), se deja actuar durante un tiempo determinado y finalmente se retira.

Tipos de mascarillas hay muchos, cada una especifica para un tipo de piel o para cualquier imperfección que quieras corregir, pero ¿qué pasa si mi piel no es uniforme?

Para esto nació el multimasking, para ofrecerle a cada zona del rostro lo que necesita, de esta forma los resultados son mucho más notables y favorables.

¿Qué es una mascarilla?

Beneficios del multimasking

Ahora que ya sabemos en qué consiste el multimasking, seguro que nos podemos imaginar cuales son sus beneficios.

Al ofrecerle a la dermis exactamente lo que necesita, estamos ganando mucho en el terreno del cuidado de belleza, ya que al personalizar el tratamiento del rostro, estamos escuchando a nuestra piel y por lo tanto todo será mucho más favorable.

Además no solo hablo de ofrecerle a cada zona lo que necesita, sino ofrecerle también a la piel lo que necesita en cada momento, ya que nuestra dermis va cambiando con el tiempo. En un año puede cambiar varias veces y por lo tanto en cada época necesitar cuidados diferentes.

Por esto mismo los beneficios están claros, mejores resultados en menos tiempo.

¿Qué debo saber antes de hacer multimasking?

Lo primero que tenemos que hacer para empezar a usar la famosa técnica en nuestro rostro, es conocer cada parte de nuestra cara y saber que necesidades necesita exactamente, es decir, conocer nuestro tipo de piel ( si aún no estáis seguros del vuestro, ¡echadle un vistazo a este artículo!: ¿Qué mascarilla facial necesito según mi tipo de piel?)

Ya que seguramente notareis que vuestra piel no es igual en todas partes, sino que tendréis características diferentes en cada una de ellas.

Normalmente (aunque las hay diferentes), los rostros suelen presentar las siguientes características:

  • La zona T (frente, nariz y barbilla) suelen presentar grasa, espinillas, brillos, etc. Todas las peculiaridades de las pieles grasas.
  • Mientras que el resto del rostro (mejillas, contorno de ojos, etc) suelen presentar sequedad, irritaciones, picores, descamaciones, etc. Todas las propiedades de una piel seca.

Estas son las más comunes, pero no quiere decir que todas sean así. Lo que tienes que hacer es averiguar cómo es la vuestra y una vez que lo tengáis, ¡ya estaréis preparados para añadir el multimasking a vuestra vida y disfrutar de una piel sana, como siempre habéis soñado!

Conocer tu piel

¿Cómo aplicar un buen multimasking?

Ahora que ya sabemos que es lo que nuestra dermis necesita exactamente en cada una de sus zonas, vamos a proceder a hacer nuestro querido multimasking y para esto os voy a poner paso a paso todo lo que vamos a seguir, para que no os saltéis ningún detalle y el resultado sea el más optimo posible.

  1. Limpieza del rostro

El primer paso es el que seguís con cualquier mascarilla que hayáis usado alguna vez. Tener el rostro limpio antes de aplicar la mascarilla, nos va a asegurar que esta penetre de forma correcta y que todas las propiedades que nos ofrecen puedan llegar hasta nosotros.

Además si estáis maquillados, lo primero es retirar todo el maquillaje y luego proceder a lavar el rostro, para garantizar que no queda ningún residuo en nuestra cara.

  1. Proteger el contorno de ojos y labios

Este paso es opcional, ya que no es del todo esencial para la rutina, pero si que os va a ayudar a mantener esta zonas tan delicadas protegidas frente a las mascarillas que vais a aplicar en el rostro.

Puedes encontrar en cualquier tienda un contorno de ojos que se adecue a tu piel y un bálsamo labial.

  1. Brocha para aplicar la mascarilla o lava muy bien tus manos

Esto es muy importante, ya que normalmente preferimos aplicar la mascarilla con nuestros propios dedos, y esto no es un problema, al contrario, pero si que se puede convertir en uno si nuestros dedos no están del todo limpios y a la misma vez que la estamos aplicando, introducimos suciedad y partículas que van a empeorar nuestro rostro.

Otra opción es, conseguir una brocha especial para aplicar mascarillas, puedes encontrarla fácilmente en una tienda de productos de belleza y sus precios son muy económicos. Así te quitas de dudas de si estropearás el proceso con tus dedos.

  1. Eliminación de grasa

Para las zonas grasas de vuestro rostro, os aconsejo que uséis mascarillas de carbón o de arcilla verde. Estos tipos de máscaras os van a ayudar a eliminar el exceso de sebo.

Su función es absorber la grasa y con ello eliminar las espinillas, acné, exceso de brillos, etc.

Por aquí os dejo las mejores opciones de estas mascarilla del mercado: Mejores mascarillas de carbón

  1. Aportar hidratación a las zonas secas

Al contrario que las anteriores, también tenemos zonas en la cara como hemos visto, que presentan características de sequedad y de falta de humedad.

Para esto lo ideal es que uséis en estas partes, mascarillas hidratantes, es muy importante que este tipo de producto no toquen las demás zonas, ya que pueden engrasarlas aún más.

  1. Tiempo de actuación

Lo más importante, debemos dejar que las mascarillas actúen, pero con cuidado de que cada una es diferente y por lo tanto cada una de ellas tendrán sus necesidades, por ejemplo, una puede que necesite diez minutos de actuación, mientras que la otra necesita treinta.

En definitiva, debemos conocer muy bien las necesidades de las mascarillas que usamos para no excedernos ni quedarnos cortos en su actuación.

Pasos para el multimasking

Tipos de multimasking para mimar a tu piel

Como ya sabéis nuestra piel necesita atención, y que la escuchemos, ya que es el órgano más grande de nuestro cuerpo y también el más expuesto, por esto mismo se merece que le prestemos atención al menos un ratito al día.

Para esto os he presentado el maravilloso multimasking, y ya sabéis incluso usarlo, pero ahora os voy a hablar de las diferentes mezclas que puedes hacer para conseguir diferentes multimasking.

Esta técnica no tiene solo una forma especifica, sino que podéis ir combinando mascarillas que se adapten a vuestro tipo de piel, en determinadas zonas y no tenéis porque usar siempre las mismas, sino que podéis ir cambiando y usar cada semana una, ¡para ofrecerle a vuestra dermis todos los beneficios que podáis y más!

Para esto os voy a hablar de algunas formas, las más usadas por las personas, aunque vosotros podéis encontrar muchas más.

  • Combatir grasa y deshidratación a la misma vez

Esta es la más común y la que más fama tiene entre todos, ya que ofrece unos resultados maravillosos.

Se aconseja usar una mascarilla de carbón para las zonas grasas y una hidratante para el resto de zonas secas.

También son ideales para este tipo de dermis las mascarillas peel off, os dejo por aquí toda la información sobre estas: ¿Qué es una mascarilla peel off?. Este tipo de mascarilla tiene una aplicación un poco más especial, debido a que se seca y se forma una especie de película en la piel, os dejo este enlace, que os recomiendo antes de usarla: ¿Cómo aplicar una mascarilla peel off?

  • Si tu problema son los poros dilatados

Otro de los grandes problemas que padecen muchas personas es además de la grasa, los temidos poros dilatados y visibles en el rostro.

Para esto, lo ideal es combinar de nuevo la mascarilla de carbón en la zona T con una mascarilla perfeccionadora, esto te ayudará a eliminar toda la grasa del cutis y por lo tanto ayudará a disminuir el tamaño de los poros notablemente, hasta hacerlos prácticamente invisibles, gracias a que los limpia en profundidad y los deja totalmente desobstruidos, cerrándolos finalmente.

  • Para calmar los músculos faciales

Los músculos del rostro, al igual que cualquier otro músculo, también sufren momentos de tensión o tirantez debido a factores como por ejemplo el estrés.

Para lucir una piel sana y bonita es importante que nuestro rostro tenga un aspecto de calma y para esto lo ideal es usar una mascarilla hidratante para todo el rostro (que nos va a nutrir en profundidad) excepto en el contorno de los ojos.

Para esta zona, vamos a usar un producto específico de contorno de ojos, ofreciéndole a esta zona tan delicada las propiedades que necesita, ya que además en esta zona se refleja siempre el aspecto de nuestra piel, si está sana esta zona se verá resplandeciente, mientras que si estamos cansados, esta zona se verá oscura y apagada.

  • El combo perfecto

Esta mezcla de mascarillas siempre funciona, es ideal para cuidar de forma general la piel y es el multimasking en todo su esplendor.

Para la zona T una mascarilla de carbón, para el resto del rostro una mascarilla hidratante y para el contorno de los ojos una mascarilla especifica para esta zona.

Te aseguro que si usas estas tres mascarilla en un mismo proceso, tu piel te lo agradecerá y los resultados serán maravillosos.

Tipos de multimasking

¿Cómo saber que mascarillas necesita mi piel en cada zona?

Cada piel es un mundo, eso ya lo sabemos, cada una tiene sus necesidades y sus características a las que tenemos que estar muy atentos para cuidarla de forma correcta.

Pero aún así, hay algunas preocupaciones con respecto al cuidado de la piel y las mascarillas.

A la hora de usar un multimasking estas son las principales dudas.

La piel mixta y el multimasking

Este es el tipo de piel que más necesita la técnica del multimasking, ya que cuenta con características de la dermis grasa y la seca, en diferentes zonas.

Esto se debe a que, por ejemplo, en las zonas grasas, como la famosa zona T (frente, nariz y barbilla) hay más glándulas sebáceas que en el resto del rostro, lo que quiere decir que esta será la zona con los poros más dilatados, más brillos y por lo tanto más imperfecciones como espinillas, puntos negros o el acné.

Como os he dicho antes, para combatir esto, debéis usar dos tipos de mascarillas, una que absorba toda la grasa de esta zona (carbón o arcilla) y otra hidratante para el resto del rostro que por regla general será más seco.

Con la mascarilla de arcilla vais a notar como esa zona va a adoptar un poco de tirantez y tensor, esto es completamente normal y necesario, ya que está absorbiendo toda la grasa, ¡no os preocupéis! que en cuanto la retiréis y pasen unos minutos esta sensación desaparecerá. Aquí podéis ver todas sus propiedades y beneficios que ofrece a nuestra piel: Propiedades de la arcilla blanca y Arcilla blanca beneficios para la piel.

Es muy importante que al retirar las mascarillas no se frote con una toalla, sino que se elimine con abundante agua y si queda algún resto de esta, podéis quitarlo pasando suavemente un algodón con agua micelar. De la otra forma, podéis hacer mucho daño a la piel, que debido a la mascarilla se encuentra mucho más fina y sensible.

Si estáis interesados en este tipo de mascarilla, os aconsejo que leáis este artículo: Mejores mascarillas con arcilla blanca

¿Puedo eliminar las arrugas de alrededor de los ojos y la falta de luz en la cara?

Esta es otra de las grandes preguntas con respecto al uso de mascarillas, a nadie le gustan esas arruguitas alrededor de los ojos, que hacen una mirada más vieja y apagada.

Además, ¿cuántas veces habéis buscado algún producto que os ayude a aportar luz a la cara? Tener un rostro apagado es de lo más temido, ya que es el reflejo de una piel sin cuidar y triste.

Para combatir estos dos grande enemigos de la belleza facial, os aconsejo usar una mascarilla antioxidante, que os va a ayudar a iluminar el rostro pero con mucho cuidado de no aplicarlo en el contorno de los ojos, ya que podría causar más arrugas aún.

Para esta zona, siempre os aconsejo que uséis productos especifico del contorno de ojos, ya que como sabéis son zonas muy delicadas. Podéis usar uno antienvejecimiento, para hacer desaparecer de una vez por todas las no deseadas arrugas o las popularmente llamadas «patas de gallo«.

Si lo que quieres combatir es el hinchazón de la parte inferior del ojo, te aconsejo que apliques el producto frío. Es decir, que lo mantengas guardado en el frigorífico o en un lugar frío, ya que esto ayudará a eliminar la inflamación.

¡Así que no te preocupes más!, no hay excusas para ofrecer a nuestra piel lo que necesita.

Tengo la piel seca, pero los poros dilatados ¿qué puedo hacer?

Esta es otra de las grandes cuestiones, ¿qué hago si no tengo la piel seca pero sin embargo tengo poros grandes y visibles?

Muy fácil, vamos a escuchar a nuestra piel y vamos a ver que necesita, este es siempre el primer paso, sabemos que necesitamos hidratar la piel porque está seca, pero también necesitamos disminuir esos poros.

Para esto vamos a usar una mascarilla hidratante en todo el rostro excepto en las zonas donde podamos ver nuestro poros (normalmente será en la nariz y la barbilla) Os dejo por aquí este enlace, para que tengáis toda la información sobre ellas: ¿Cómo hacer una mascarilla facial hidratante?

En estas zonas vamos a aplicar una mascarilla de carbón, que va a ayudar a limpiar en profundidad la suciedad que hay acumulada en los poros y que hace que estos se obstruyan y agranden.

Estos tres son ejemplos de las dudas más frecuentes que he encontrado, pero existen miles de casos más, y por lo tanto vais a tener que buscar el vuestro.

Ya que el quid de la cuestión del multimasking es ese, ¡es el arte de combinar mascarillas!

Escucha a tu piel, prueba y encuentra tu combinación de mascarillas ideal.

Preguntas frecuentes sobre el multimasking

Ahora sí, ¿por dónde empiezo?

Ya habéis decidido añadir el maravilloso multimasking a vuestra rutina de belleza, pero ahora viene el momento donde nos perdemos sin saber por dónde empezar, y no sabemos que es lo primero que debemos hacer para que la elección sea la adecuada.

Lo primero que os debe quedar claro es que multimasking no es sinónimo de «echarse cualquier cosa en el rostro», sino todo lo contrario, es ser más específico y exhaustivo con el cuidado de la piel.

Así que vamos a suponer que hoy mismo queremos empezar con nuestro multimasking, para que todo sea satisfactorio lo ideal es que sigas estos pasos y así no surgirán dudas ni inconvenientes.

Si queréis una información mucho más detallada y específica, os recomiendo este artículo: Mascarilla: guía de uso.

  1. Conocer nuestra piel

Lo primero es mirarnos frente a un espejo y analizar detenidamente nuestra cara, sin prisas. Vamos a escuchar a nuestra piel y definir cuantas zonas tenemos en el rostro y como son cada una (ejemplo: frente, nariz y barbilla, zonas grasas. Mejillas, contorno de ojos y frente alta, zona seca.)

  1. Decidir las mascarillas

Una vez que conozcamos nuestra piel como a la palma de nuestra mano, es hora de analizar que tipo de mascarilla le vendría bien (buscar información si es necesario, yo os voy a dar algunas recetas cada determinadas zonas)

  1. ¿Compradas o caseras?

Cuando ya tengamos decididas las mascarillas, es hora de determinar si las vamos a comprar o si por lo contrario, la vamos a hacer caseras. (Por aquí tenéis toda la información, además de recetas para que podáis hacer muchos tipos de mascarillas: ¿Cómo hacer una mascarilla facial casera?)

Si la decisión es la primera tenemos que tener en cuenta su INCI, y analizar muy bien cada ingrediente, para asegurarnos que ninguno va a dañar nuestra piel o empeorarla.

Si la decisión es la segunda, lo ideal es elegir todos los productos naturales y hacerla solo cuando la vayáis a usar, para evitar que se estropee, debido a su ausencia de conservantes.

  1. Manos a la obra

Una vez que ya las mascarillas están en vuestras manos, podemos decir que ha llegado la hora de empezar con el proceso y para esto vuelve al apartado «¿Cómo aplicar un buen multimasking?» o si queréis algo más detallado te aconsejo que le eches un vistazo a este enlace: ¿Cómo aplicar correctamente una mascarilla facial?

  1. ¡Disfruta de tu piel!

Y por último, disfruta cada momento de tu nueva y maravillosa piel después de haber aplicado la mascarilla. Los resultados los vas a empezar a notar desde la primera aplicación, pero conforme vayan pasando algunas semanas vas a ir viendo que cada vez son más notables, hasta conseguir la dermis deseada.

Elección del multimasking

Recetas de mascarillas específicas para cada zona del rostro

Antes de nada, os dejo este enlace donde podéis encontrar todos los beneficios de la cosmética casera: Mascarilla casera para la cara.

Como os he dicho antes, me gustaba la idea de poneros un ejemplo de recetas de un multimasking, es decir, una mascarilla para cada zona del rostro.

Estas mascarilla son muy fáciles de hacer, ya que además de rápidas, los ingredientes que vamos a usar seguro que están por casa, por lo que no es necesario salir a comprar nada.

Zona T (frente, nariz y barbilla)

Como ya sabéis esta zona suele ser la más grasa en prácticamente todas las pieles (aunque habrá excepciones), debido a su cantidad de glándulas sebáceas, por lo que lo ideal es usar una mascarilla que nos ayude a contrarrestar y eliminar todo ese exceso de grasa.

Receta de requesón y miel

El requesón va a ayudar a absorber todo el exceso de grasa y a eliminar las impurezas de la piel, mientras que la miel va a actuar como una sustancia antibacteriana, que combatirá la inflamación si la hay.

Ingredientes

  • 1-2 cucharadas de requesón
  • 1 cucharada de miel

Proceso de preparación

  1. Lo primer y único será verter en un envase las cucharadas de requesón con la de miel y remover todo hasta conseguir que se mezclen por completo.

Tiempo de actuación

  • Una vez preparada, llega la hora de la aplicación, bastará con que la dejamos actuar por uno 20 minutos.

¡Como os he dicho antes, las recetas son ultra fáciles y muy rápidas de hacer!

Receta requesón y miel

Mejillas

Normalmente las mejillas (a no ser que tengamos la piel demasiado grasa) suelen tener un aspecto seco, y a veces con problemas como descamaciones, picores, tirantez, por esto mismo lo que necesitamos es una mascarilla que nos hidrate y suavice esta zona.

Receta de aguacate

Los aguacates son ideales para ofrecer hidratación a la piel, además de ayudar a que esta absorba la humedad del ambiente por si sola.

Ingredientes

  • Un aguacate maduro

Proceso de preparación

  1. Solo hay un paso, cogemos el aguacate lo abrimos y le quitados el hueso. Lo machacamos en un recipiente y ya está listo para aplicarlo.

Tiempo de actuación

  • Es muy importante que el aguacate esté maduro, principalmente para que nos aporte todos los nutrientes y propiedades y para que el proceso de machacarlo sea mucho más fácil.
  • Una vez que lo aplicamos en las mejillas, lo dejamos actuar al igual que el anterior durante unos 20 minutos.

¡Y ya esta lista nuestra mascarilla para las mejillas!

Receta de aguacate

Contorno de ojos

Esta zona, ya hemos visto que es la más delicada y sensible de todas las zonas de nuestro rostro, por lo que necesita unos cuidado más específicos y suaves.

Receta de café y aceite de coco

Estos dos ingredientes, son ideales para refrescar e iluminar (os dejo este enlace sobre mascarillas iluminadoras: ¿Cómo hacer una mascarilla facial iluminadora?) esta zona tan importante, ya que me atrevería a decir que es esencial para tener una «buena cara» y para que se nos vea un rostro lleno de luz y vida. Esto es debido a que el aspecto de esta zona se refleja en la mirada y como ya sabéis «la mirada es el espejo del alma».

El café ayudará a disminuir la inflamación si la hay, mientras que el aceite ofrecerá la humedad necesaria.

Ingredientes

  • Una cucharada de café en polvo
  • Una cucharada de aceite de coco

Proceso de preparación

  1. En un recipiente mezclamos las cucharadas de cada ingrediente y removemos hasta conseguir que se hayan mezclado por completo.

Tiempo de actuación

  • Es muy importante que solo la apliquemos en el contorno de los ojos. Una vez que lo hayamos cubierto por completo, vamos a dejar que actué durante unos 20 minutos.

Receta de café y aceite de coco

Con estas tres recetas, tendríamos un multimasking perfecto, aunque esto solo ha sido un ejemplo, ya que puedes encontrar miles de combinaciones, ¡solo tienes que buscar la ideal para ti!

Categories
Belleza

Mascarilla: guía de uso

El mundo de las mascarillas cada vez tienes más auge en nuestra vida diaria, a pesar de haber existido siempre.

Aquella persona que la prueba seguramente ya nunca más deje de usarla, por su efectividad y sus grandes resultados. Pero para llegar a usarla ha tenido que solventar algunas dudas, como por ejemplo, ¿cuál es la más adecuada para mi?, ¿cuándo empiezo a usarla?, ¿cómo se usa correctamente?, etc.

Un millón de preguntas nos vienen a la cabeza cada vez que pensamos en hacerle un hueco a la mascarilla en nuestra vida.

Si te encuentras en este estado, ¡enhorabuena!, porque voy a aclarar algunas dudas sobre el mundo de la maravillosa mascarilla.

Os recomiendo que veis este enlace donde aparecen las mejores opciones de mascarilla del mercado: Mejores mascarilla faciales.

Mascarilla: guía de uso

¿Qué es una mascarilla?

Lo primero es tener claro de lo que vamos a hablar, ya que hay muchas personas que confunden la mascarilla con una crema convencional, no teniendo nada que ver un producto con otro.

La mascarilla es una mezcla, a veces con forma de pasta o a veces más líquida (depende de los ingredientes), hecho normalmente a base de sustancias naturales y que se aplica en el rostro con los dedos o con un brocha, se deja reposar durante un tiempo determinado (15, 20, 30 minutos), hasta que finalmente se retira.

Su uso ofrece a nuestra dermis cientos de propiedades, gracias a sus maravillosos ingredientes, y a la facilidad de penetración de estos debido a su alta concentración de activos en la composición, mejorando y ofreciendo un aspecto mucho más sano y cuidado de esta.

No solo existe este tipo de mascarilla en forma de pasta, sino que existen muchos más en diferentes formatos, aunque la primera sea la más tradicional y la más usada.

Podemos encontrar mascarillas peel off, de burbujas, a base de arcilla, de luz, etc. Más abajo os hablaré un poco sobre ellas.

Además dentro de cada formato, también podemos encontrar otros cientos de tipos de mascarillas, cada una con un objetivo. Por ejemplo, para cada tipo de piel o para cualquier imperfección que quieras mejorar.

Por esto mismo, os habréis dado cuenta ya, que el mundo de las mascarillas es enorme, no solo se limita a la típica que vemos en las pelis, sino que hay mucho más.

¿Qué es una mascarilla?

¿Cuántos tipos de mascarillas existen?

Como os he dicho antes, el mundo de las mascarillas es muy grande, por lo que tipos de mascarillas hay muchas, os voy a hablar de las más habituales, tanto en formatos como en objetivos.

Tipos de mascarillas según el objetivo

Con el objetivo me refiero a las imperfecciones o aspectos que queráis mejorar, como por ejemplo, si tenéis la piel muy deshidratada, necesitareis una mascarilla hidratante y así con otros aspectos.

  • Mascarilla hidratante

Estas suelen estar hechas a base de aceites y extractos que ofrezcan hidratación a la piel. Lo que favorece a calmar la tirantez de la cara, los picores, rojeces, etc, propios de una piel seca.

Por aquí os dejo este enlace, donde se habla más extensamente sobre estas: Como hacer una mascarilla facial hidratante.

  • Mascarilla calmante

Estas son ideales paras las personas con la piel sensible, que son propensas a las irritaciones o anomalías cutáneas, ya que cuentas con ingredientes que relajan la piel y por lo tanto son geniales para controlar los brotes.

  • Mascarilla purificante

¿Nunca te ha pasado, que al levantarte y mirarte al espejo te has visto la piel del rostro apagada, sin luz? Pues este tipo de mascarilla, se recomienda para las personas que normalmente tienen la cara con un tono apagado o para aquellas que simplemente están pasando por una época de más estrés y que este le ocasiona la falta de brillo en la piel. Con su uso, conseguiremos ofrecerle a nuestra dermis esa luz que le hace falta, para que vuelva a ser un rostro lleno de luminosidad y vida. Si os interesa iluminar vuestro rostro, os aconsejo que le echéis un vistazo a este artículo: ¿Cómo hacer una mascarilla facial iluminadora?

Estos son los tipos más buscados por las personas, hay mucho otros, tu elección dependerá de lo que quieras conseguir y por supuesto de tu tipo de piel.

Si queréis saber cuales son las ideales para cada tipo de dermis, no os podéis perder este artículo: ¿Qué mascarilla facial necesito según mi tipo de piel?

Tipos de mascarillas según el objetivo

Tipos de mascarilla según su formato

Con diferentes formato vamos a poder encontrar muchos tipos de mascarillas, ya que aunque la más tradicional y la más conocida sea la mezcla en forma de pasta de algunos ingredientes, hoy en día ya hay muchas más que también se han convertido en mascarillas muy famosas en el mundo de la belleza.

  • Mascarilla de arcilla

Antes de nada os dejo por aquí este enlace donde vais a poder encontrar las mejores opciones de mercado: Mejores mascarillas con arcilla blanca.

El ingrediente principal de esta mascarilla es la arcilla, hay muchos tipos de arcilla, como por ejemplo, la arcilla blanca o caolín, la arcilla roja, etc.

Para hacer esta mascarilla tan solo vas a necesitar la cantidad necesaria de la arcilla que elijas y agua para diluirla.

Además puedes añadir otros ingredientes si lo deseas, como por ejemplo sales que sirven para dar un masaje a la piel y estimular la circulación del rostro.

Normalmente están recomendadas para las personas con la piel grasa, ya que la arcilla va a ayudar a retirar todas las impurezas del exceso de sebo en la piel, como los puntos negros, brillos exagerados, acné, etc.

Aún así este tipo de mascarilla lo pueden usar todas las personas independientemente de su tipo de piel, con una única objeción, las personas con la piel seca deberán ofrecer una crema hidratante después de su aplicación.

Si queréis tener más información sobre este tipo, os recomiendo que leáis estos artículos: ¿Para que sirve la mascarilla de arcilla blanca? y Arcilla blanca beneficios para la piel.

Mascarilla de arcilla

  • Mascarillas peel off

Os dejo por aquí, el artículo donde vais a poder encontrar las mejores: Mejores mascarillas peel off.

Estoy segura que las has visto, ya que se hicieron muy populares por su función de eliminar puntos negros o espinillas y ofrecer un rostro completamente suave y liso.

Su aplicación es sencilla, se aplica en el rostro como una especie de crema o pasta y se deja secar, pasado un tiempo se retira como si se tratase de una segunda piel, tirando hasta despegarla del todo.

El único inconveniente es que debemos tener cuidado a la hora de aplicarla, y hacerlo correctamente ya que, si lo hacemos mal, luego al retirarla puede haber zonas donde sintamos bastante dolor.

Si quieres más información sobre estas mascarillas, seguro que te interesa estos artículos: ¿Qué es una mascarilla peel off? y ¿Cómo aplicar una mascarilla peel off?.

Mascarilla peel off

  • Mascarilla velo

Este tipo de mascarillas está muy bien valorado por todas las personas que lo han usado, ya que su formato se trata de una capa de celulosa empapada en ingredientes y llena de principios activos que nos van a ofrecer cientos de propiedades.

Su aplicación es una de las más fáciles, ya que tan solo tenemos que ponerla sobre el rostro, respetando los huecos de los ojos y los labios, esperar el tiempo de actuación y retirarla tal y como la hemos puesto. Es decir, que no se queda pegada a la piel, tan solo está sobre puesta.

No creáis que por no estar impregnada en la piel no va a hacer el mismo efecto, porque no es así, al contrario, es suficiente con estar sobre el rostro y esperar el tiempo estimado en el que nuestra dermis absorbe todas las propiedades que esta le ofrece.

Estas suelen llevar en su composición sustancias, como por ejemplo el ácido hialurónico, colágeno, vitaminas, etc. Depende para que la quieras, llevarán unos ingrediente u otros.

Mascarilla de velo

  • Mascarilla de burbuja

Esta mascarilla es una de las más modernas, y es que su textura es muy peculiar, ya que al aplicarla en el rostro adopta una forma como de «nube», con especie de burbujitas.

La razón por lo que es así, es porque se trata de un producto carbonatado y en cuanto entra en contacto con el aire (en el momento de su aplicación), adopta esta textura.

Lo más habitual en este tipo de mascarillas es que sus ingredientes principales sean la arcilla y el carbón, y ya luego cada una tenga otros ingredientes más específicos para determinados aspectos que se quieran conseguir.

El porque del burbujeo, es sencillo, al estar los ingredientes en constante movimiento gracias a las burbujas, nuestra piel se va estimulando y por lo tanto van penetrando con mayor facilidad.

El tiempo de actuación de esta mascarilla, nos lo va a decir ella misma, en cuanto cesen las burbujas será sinónimo de que nuestra mascarilla ha terminado su función y es hora de retirarla.

Este producto no se endurece ni se queda echo una pieza, por lo que su limpieza es muy sencilla, con abundante agua es suficiente.

Mascarilla de burbujas

  • Mascarillas exfoliantes

Estas mascarillas están recomendadas sobre todo para personas con muchas impurezas en la piel, aunque no obstante la pueden usar todas las personas.

Se trata de una pasta, normalmente con granulitos que serán los que exfolien a la hora de aplicarlos.

Esta mascarilla no necesita estar un tiempo de reposo en nuestra piel, puesto que solo exfoliará cuando la estemos aplicando. Para asegurarnos de hacerlo bien, lo ideal es aplicarla mediante masajes circulares, poco a poco, al menos debemos estar unos 5-7 minutos masajeando el rostro con la mascarilla.

Una vez que hayamos acabado, podemos retirarla, con agua es suficiente. Es normal ver que la piel se haya quedado un poco roja, es debido a la exfoliación de las partículas.

Debes tener cuidado si tu piel es sensible.

Mascarillas exfoliantes

  • Mascarillas efecto lifting

Este tipo de mascarillas, son las más parecidas a la técnica del multimasking, es decir, dar a cada zona de tu rostro lo que verdaderamente necesita.

Si tenemos la piel mixta, podemos ofrecer un tipo de mascarilla para la zona T, que nos ayude a eliminar impurezas, y otro tipo de mascarilla para las mejillas que nos ayude a hidratarlas.

Además también podemos usar al mismo tiempo otra especifica para el contorno de los ojos, y de este modo tendremos en el rostro tres tipo de mascarillas, cada una con sus propiedades.

Estas son las que mejores resultados suelen dar, ya que ofrecemos a la dermis exactamente lo que necesita en cada zona de nuestra cara.

Por aquí os dejo toda la información sobre esta técnica: Multimasking.

Mascarilla efecto lifting

Curiosidades

Aquí os voy a poner dos tipos más de mascarillas, que he querido separar de las demás, porque a lo mejor no has oído hablar sobre ellas, o simplemente porque no se encuentran en la misma gama, ya que el precio de estas dos es muy elevado con respecto a las demás.

  • Mascarilla de oro

En esta mascarilla, podemos encontrar oro en su composición, han resultado ser muy beneficiosas para combatir los signos de la edad ya que reducen las arrugas y ayuda a que nuestra células se regeneren.

Además del oro, llevan otros muchos ingredientes conocidos, como ácido hialurónico, coenzima Q10, colágeno, etc.

Lo que os decía antes es que, el precio de esta mascarilla ronda los 300 euros, por contener oro.

Mascarilla de oro

  • Mascarilla magnética

Esta mascarilla a simple vista parece exactamente igual que las otras, con la única diferencia de que a la hora de retirarla se emplea un imán.

Es decir, se trata de una pasta que se aplica con una espátula especial (normalmente viene con la mascarilla), se deja reposar y se retira, envolviendo un imán en un trapo y acercando este al rostro.

Al igual que el anterior su uso es sobre todo para combatir el envejecimiento y ofrecer al rostro un aspecto mucho más rejuvenecido.

Su precio no es tan alto como la de oro, pero sigue siendo elevado, ronda los 75 euros.

Mascarilla magnética

¿Puedo usar cualquier tipo de mascarilla?

Este es el gran error más común en el mundo de las mascarillas, obviamente no puedes usar todas las mascarillas, ya que tu tipo de piel puede que no sea compatible con todas ellas.

A la hora de elegir una mascarilla, lo primero que tienes que plantearte es tu tipo de piel y después de eso, los ingredientes que esta contiene, para saber si son los que realmente necesita tu dermis.

Si por el contrario, eliges un producto con ingredientes que no necesitas, como por ejemplo, si tienes acné y la mascarilla que has comprado es rica en aceites o ingredientes untuosos, el acné se te agravará más aún, empeorando en vez de mejorando.

Por esto mismo, voy a ofreceros una lista con algunas de las mascarillas más recomendadas según el tipo de piel que tengáis.

  • Piel seca: Las hidratantes son las que más se recomiendan, ya que van a ofrecer esa humedad que le falta a tu rostro. Así como también las mascarillas de noche, que normalmente son aceitosas para aportar hidratación durante toda la noche.
  • Piel normal: Para este tipo de dermis suele haber una gama más extensa, ya que al no tener predisposición a ninguna textura en concreto, pueden usar muchos más productos. Lo ideal serían mascarillas completas, es decir, una multi-acción, que exfolie, hidrate y suavice.
  • Piel grasa: Las mejores son las de arcilla y azufre, que son las mejores para eliminar la grasa y desobstruir todos los poros.
  • Piel sensible: Lo ideal son mascarillas calmantes, que son las que no llevan en sus componentes, ingredientes irritantes o demasiado fuertes.

Es muy importante tener en cuenta este aspecto, es más es lo más importante, si partimos de la base de tener claro nuestro tipo de piel y saber qué mascarillas son ideales para cada tipo, ya tenemos prácticamente casi todo hecho.

Mascarilla según tipo de piel

Guía de uso de la mascarilla

Ahora vamos a resolver las dudas más comunes a la hora de aplicar la mascarilla. Pero antes os dejo este artículo donde se explica cómo hacer paso a paso: ¿Cómo aplicar correctamente una mascarilla facial?

Seguro que alguna vez os han surgido alguna de estas preguntas cuando os habéis puesto manos a la obra con vuestra mascarilla, y al final habéis decidido no hacerlo o posponer la aplicación para otro día, sin que ese día llegue nunca. Así que sigue leyendo y veréis que fácil y rápido es.

¿Es obligatorio tener el rostro limpio para aplicar la mascarilla?

Sin duda, . Nunca debemos aplicar la mascarilla con el rostro sucio, ya que si dejamos residuos y restos de otros productos (maquillaje, cremas, sueros, etc), al poner la mascarilla estamos haciendo que todos estos restos penetren en el interior de nuestra piel, haciendo que esta empeore, debido a los granitos, puntos negros, piel irritada, etc.

Además de que si nuestra cara no está completamente limpia, las propiedades de la mascarilla no van a poder entrar bien en la dermis y por lo tanto los resultados no serán los deseados.

Así que recuerda, ¡limpia muy bien el rostro antes de la mascarilla!

¿Debemos secar la cara o es mejor si la dejamos húmeda?

Todo esto va a depender del tipo de mascarilla que sea, ya que como hemos visto antes hay muchos y cada una con sus necesidades específicas.

Generalmente se aconseja tener la cara un poco húmeda, pero ¡cuidado!, mojada NO, húmeda.

Es decir, al lavar nuestro rostro, vamos coger una toalla suave y limpia y vamos a dar especie de toques en la piel para que esta absorba el agua, pero que quede un poco de humedad.

Esto es así, porque se ha comprobado que muchos ingredientes se adhieren mejor a la piel si esta cuenta con un poco de humedad, facilitando la absorción.

¿Si aplico más producto, mejores resultados?

Definitivamente no, este es un fallo muy común que seguramente todos hayamos cometido alguna vez, por ejemplo, te compras una crema y empiezas a aplicar cantidades exageradas, solo porque piensas que así el resultado se verá antes. Pero esto no es así.

Es más, es todo lo contrario, cuando decides usar un nuevo producto, que no has usado antes, se aconseja empezar aplicando de menos a más cantidad, para que la piel se adapte de forma segura al nuevo hábito.

Normalmente con todos los cosméticos es bastante con aplicar una capa que sea suficiente para cubrir el rostro, con la mascarilla pasa exactamente igual, nunca debes poner una capa gruesa que aparte de desperdiciar el producto, puedes obstruir los poros y desestabilizar el equilibrio de la dermis.

Solo debes usar lo necesario, siempre recuerda que, menos es más.

¿Cuánto más tiempo de actuación de la mascarilla, mejores resultados?

Otro fallo parecido al anterior, cada mascarilla tiene su tiempo de actuación en el rostro, lo vas a poder comprobar en el envase de esta o si es casera, en el lugar de donde sacaste la receta. ( Si os interesan, por aquí os dejo este enlace donde podéis encontrar recetas de mascarillas caseras: Como hacer una mascarilla facial casera.)

Es cierto que en determinadas mascarillas esto es demasiado relativo, sobre todo en las caseras con ingredientes cien por cien naturales (Aquí tenéis todos los beneficios de la cosmética casera: Mascarillas caseras para la cara.), pero en la gran mayoría (peel off, arcilla, efecto lifting, burbuja, etc) es muy necesario ser exactos con el tiempo que se indique y no excedernos, ya que podemos llegar a empeorar la piel.

Imagina que estas son para combatir la grasa de la cara, si la dejamos más tiempo del necesario, podemos conseguir que nuestro rostro se seque demasiado, y por lo tanto se irrite, escame, adopte un estado de tirantez y picor, etc.

Por esto mismo, siempre se recomienda seguir las instrucciones y no dejarla más tiempo de la cuenta.

¿Es verdad que las mascarillas faciales, podemos aplicarla también en el cuello y escote?

, esto es completamente cierto, es más se recomienda hacerlo, ya que en principio no va a tener ninguna repercusión, al contrario, vamos a mejorar también estas zonas tan próximas a nuestro rostro.

El inconveniente solo lo tienen aquellas personas que tengan la piel sensible, ya que tenemos que tener en cuenta que estas zonas tienen muchas menos glándulas sebáceas por lo que se trata de dermis mucho más fina y delicada, que puede irritarse o enrojecerse con más facilidad.

No obstante, si no tienes problemas, ¡te aconsejo, que te animes a cuidar también tu cuello y escote!

¿Qué pasa con las cejas al aplicar la mascarilla, debo evitar cubrirlas?

Esto es muy relativo, con las mascarillas de pasta hechas de ingredientes naturales no hay ningún problema, ya que no afectan al vello, pero con determinadas máscaras como por ejemplo, las de peel off, que se pegan a la piel y para quitarlas hay que tirar demasiado, para desobstruir bien los poros, si que podemos tener problemas, ya que al tirar podemos traernos algunos pelos.

Y si esta mascarilla la usamos muy a menudo, nuestras cejas se pueden ver amenazadas y perjudicadas.

Por esto mismo, debes saber muy bien qué tipo de mascarilla estás usando y si esta es agresiva para tus cejas.

Guía de uso de la mascarilla

Cosméticos de antes y después de la mascarilla

Obviamente nuestra mascarilla no es el único producto de cuidado en el mundo, y a parte de ella, debemos usar otros más para que nuestro rostro tenga una rutina de cuidado facial completa y equilibrada. Pero ¿cuáles van antes y cuáles después?

Cosméticos antes de la mascarilla

Como con todo, esto va a depender de la mascarilla que estemos usando. Aún así vamos a ver que productos son ideales aplicarlos antes.

  • Limpieza 

Esto no es un cosmético, pero debe ser el primer paso. Nunca te olvides de limpiar muy bien el rostro.

  • Tónico

Este producto es ideal para dejar la piel más limpia aún de los restos de maquillaje o residuos que se han podido pasar en la limpieza anterior, además de ayudar a equilibrar el pH de la piel.

  • Exfoliante

A este producto me refería, cuando os he dicho que va a depender de la mascarilla, ya que, si la mascarilla es exfoliante o peel off, no hará falta que lo hagamos antes.

En todos los demás casos, sí, lo ideal es exfoliar el rostro para hacer una limpieza más a fondo y desobstruir los poros, para que así los demás cosméticos penetren más fácilmente.

Cosméticos después de la mascarilla

  • Sérum

El suero es un cosmético que nunca debe faltar en nuestra rutina de belleza, ya que dependiendo de para que lo uses, es uno de los productos fundamentales para el cuidado del rostro.

  • Crema hidratante

Si has usado una mascarilla que te va a dejar la piel seca, lo ideal es que uses un hidratante para ofrecer la humedad que necesita la dermis para su buen funcionamiento.

  • Protector solar SPF 50+

Si la rutina la llevamos a cabo en la mañana y durante el día vamos a salir a la calle, el último paso siempre debe ser un protector solar SPF 50+, para asegurarnos de que nuestra piel está totalmente protegida de los rayos del sol.

Existen muchos más productos que puedes ir añadiendo a tu rutina de belleza, pero yo solo os he puesto aquí los principales y necesarios para que la rutina totalmente completa.

Si vais a añadir algún otro cosméticos, fijaos muy bien antes en la función que desempeña, para saber si se posiciona antes o después de la mascarilla.

¡Ya sabes como usar tu mascarilla a la perfección, disfrútala!

Productos antes y después de la mascarilla

Categories
Belleza

Mascarilla casera para la cara

Si has llegado hasta aquí, es porque estas pensando en añadir las mascarillas a tu vida.

Y es que el cuidado de la piel no entiende de edades ni épocas del año, siempre necesita atención.

En este articulo vamos a ver la importancia de aprender a escuchar a nuestra piel y ofrecerle lo que necesita, para que podamos lucir una dermis sana y resplandeciente.

Y aunque este post lo vamos a dedicar a las mascarillas caseras, para ver todos sus beneficios y propiedades. Por aquí os dejo este enlace sobre cómo hacerlas para que le podáis echar un vistazo a este artículo: ¿Cómo hacer una mascarilla facial casera?), es cierto que hay personas que prefieren comprarlas.

Y para estas personas, antes de empezar me gustaría dejaros por aquí este enlace, donde podréis encontrar las mejores mascarillas del mercado,, sin necesidad de tenerlas que hacer en casa: Mejores mascarillas faciales.

Mascarillas para la cara

La cosmética casera

Cada vez son más las personas que buscan un hueco en sus vidas para hacer sus propios productos en casa, y realmente es una buena noticia.

La cosmética casera tiene una historia muy larga, ya que antiguamente, antes de la existencia de las grandes industrias, las personas fabricaban sus propios productos de belleza, como por ejemplo los jabones o las cremas.

¿Cuántas veces has visto a tu abuela haciendo jabón natural en casa?

Pero luego llegaron las grandes fabricas, produciendo en cantidades enormes y esa costumbre se perdió.

Aunque afortunadamente, parece que otra vez las personas se están interesando por la cosmética casera y sobre todo natural.

Un claro ejemplo de la alta necesidad del cambio, es la cantidad enorme de casos de alergias en la piel de muchas personas, en estos últimos tiempos.

Así que vamos a ver diferencias entre la cosmética industrial a base que químicos y la cosmética natural casera.

Diferencia entre cosmética industrial y casera

Como ya hemos dicho antes, es obvio que la cosmética natural se está abriendo paso en la sociedad de hoy en día, por multitud de factores pero todos relacionados, con el cuidado de la piel o del medio ambiente.

En este apartado vamos a ver las grandes diferencias entre la cosmética a base de químicos y la natural, las ventajas y desventajas.

  • La primera gran diferencia es la composición. Los cosméticos naturales cuentan con ingredientes extraídos originariamente de plantas, animales (miel, leche, etc) o minerales, mientras que los cosméticos industriales están hechos de ingredientes sintéticos y químicos, incluso la mayoría de las veces irritantes.
  • La cosmética natural apenas cuenta con conservantes o con un nivel muy bajo de estos, por lo que los productos no suelen durar mucho sin estropearse y normalmente se presentan con una fecha de caducidad cerrada. Mientras que la cosmética química cuenta con numerosos conservantes sintéticos con la finalidad de que el producto dure sin estropearse el mayor tiempo posible, llegando a veces a dañar la dermis.
  • Otro factor que la mayoría de las personas desconocen pero que seguro habéis visto, es que la cosmética natural tampoco lleva colorantes, por lo que el color de los productos es mucho más claro y no son tan llamativos como lo son los otros.
  • Un punto muy importante es que las empresas de productos naturales usan ingredientes biodegradables e inofensivos para el medio ambiente, cosa que no tienen en cuenta las grandes industrias de cosméticos a base de químicos.

Estas son las principales diferencias entre un tipo de cosmética y otro, por todos estos puntos, en este artículo nos vamos a decantar por la natural y no solo nos vamos a quedar ahí sino que también vamos a elegir la cosmética natural casera, la que podemos hacer en casa nosotros mismos.

Diferencia entre cosmética natural e industrial

Motivos para pasarse al mundo natural

Antes hemos visto las diferencias entre los dos tipos de productos, pero ahora vengo a daros los motivos suficientes para que os decidáis a pasaros al mundo verde y empezar a cuidar vuestra piel como se merece.

Y os aseguro que cuando los veáis no tendréis dudas, es más seguramente pensareis porque no lo habéis hecho antes, pero ¡tranquilos!, nunca es tarde para empezar a escuchar y cuidar a nuestro cuerpo.

  1. La piel absorbe mejor los ingredientes naturales

Si lo piensas, es algo lógico. Nuestro cuerpo funciona en sintonía con la naturaleza, de este modo si usamos ingredientes de origen natural, penetrarán de una forma mucho más favorable que un ingrediente químico (que además puede llegar hasta a irritar).

  1. No produce alergias ni irritaciones

Como seguro sabéis, los problemas de piel están a la orden del día, sobre todo en estos últimos tiempos, todo es debido a los múltiples factores a los que estamos expuestos desde que nacemos, como la contaminación, el estrés, los productos químicos vertidos sobre nuestra dermis, etc.

Por esto mismo, usar cosméticos naturales es la mejor opción, principalmente si ya cuentas con problemas dérmicos. Ya que los ingredientes de origen natural son totalmente favorables para nuestra piel, actúan sin hacer daño en ella.

Sobre todo, debemos tener especial cuidado con la piel de los bebes y de las personas mayores, que por regla general sin mucho más débiles y propensas a las irritaciones.

  1. La piel absorbe mejor los ingredientes naturales

Ni que decir tiene que nuestro organismo aceptaría de una manera mucho más satisfactoria a ingredientes como aceites y frutas que a derivados de petróleos o siliconas.

Este paso es fundamental, porque además de no causar daños, al ser mejor absorbidos, los resultados serán mucho más notables y en un periodo de tiempo mucho más corto.

Seguro que esto no lo sabíais, pero los cosméticos a base de ingredientes naturales, suelen dar unos resultados mucho más notables y en mucho menos tiempo, gracias a su magnifica absorción.

  1. Cuidar el medio ambiente

Si nos salimos un poco del tema de nuestra piel y miramos un poco al rededor, vemos que el principal factor que daña nuestra piel es un ambiente contaminado, lleno de humos que están constantemente en contacto con nuestra piel.

Por esto mismo, os aseguro que no podremos tener nunca una dermis sana si nuestro planeta está enfermo.

Afortunadamente cada vez son más las personas que son conscientes de esto, pero aún así todavía en el mundo de la cosmética, te encuentras productos muy amenazantes para el medio ambiente.

Lo bueno de los productos naturales es que, normalmente usan envases biodegradables o incluso reutilizables, siendo un factor esencial para luchar contra la contaminación.

En resumen, estas empresas o particulares (cosmética casera), respetan a la naturaleza, porque entienden que si esta está bien, es la única forma de que nosotros y nuestra piel, estemos bien.

  1. No testan en animales

Lo primero que debéis saber es que esto es algo que está prohibido dentro de la unión europea, es decir que debería ser algo obvio.

La cosmética natural te asegura que no lo hace (porque realmente no hace falta, a nadie le va a hacer daño un aceite vegetal o la sustancia de una fruta), si es necesario testar algo, normalmente lo hacen con voluntarios.

También puedes encontrar cosmética vegana, es decir que además de no testar en ellos, tampoco usan derivados de origen animal.

  1. Mayor cantidad de principios activos

Un producto que solo contenga ingredientes naturales contiene en su composición un gran número de principios activos, lo que resulta ideal para el cuidado de la piel, ya que incidirá más en ella y por lo tanto los resultados serán mucho más rápidos y favorables.

Afortunadamente, como os decía antes, cada vez son más las personas que están retomando la cosmética tradicional a base de plantas y aceites esenciales.

Estos son los principales motivos, aunque seguro que hay muchos más, para que des el gran paso hacía el mundo de la cosmética natural, sana y sostenible.

Y aprovecho para deciros que el principal factor a la hora de elegir un producto, en este caso una mascarilla, es fijarnos muy bien en su INCI, ya que es donde podremos informarnos sobre su verdadera composición y asegurarnos de lo que vertemos sobre nuestra dermis.

Cosmética natural

Un cosmético de toda la vida

La mascarilla es eso, un producto de cuidado facial de toda la vida, seguro que incluso vuestras abuelas las han usado alguna vez, ya que el cuidado del aspecto de la piel no es algo nuevo, ya existía desde hace cientos de años.

Con una única diferencia, antes solo se usaban ingredientes naturales y ahora solo químicos.

La mascarilla es un claro ejemplo de cosmético bastante antiguo y eficiente, el origen de estas tiene lugar desde hace mucho tiempo, y ahora parece que se están empezando a usar de nuevo.

¿Qué es una mascarilla?

Para empezar os voy a dejar este artículo donde podréis informaros sobre todos los usos de la mascarilla: Mascarilla: guía de uso.

Se trata de un producto imprescindible para el cuidado de la piel del rostro, gracias a sus cientos de propiedades.

Cada día que nos levantamos ha nacido un nuevo cosmético para el cuidado de nuestra dermis, por lo que contamos ya con una cantidad innumerable de productos diferentes y cada uno con sus cientos de beneficios. Pero hay algo que siempre está y siempre ha estado: la mascarilla.

Esta se trata de un especie de pasta donde se mezclan ingredientes como frutas, plantas o aceites principalmente y que luego se aplica cubriendo todo el rostro como una especie de mascara, y después de un tiempo de espera, finalmente se retira, limpiando en profundidad.

Después de este simple paso estoy segura que tu rostro adoptará un aspecto mucho más nutrido y lleno de vida.

Normalmente cuando hablamos de ellas, las personas lo confunden con un producto de uso diario pero no es así, se recomienda su uso una vez a la semana, ya que con el gran número de propiedades y su función exfoliante no se aconseja hacerlo con una frecuencia diaria.

¿Qué es una mascarilla?

¿Cuándo debo usar una mascarilla?

Después de todo lo que hemos visto, lo más importante es tener claro cuándo vamos a poder usar la querida mascarilla.

Lo primero que tenemos que saber es que la mascarilla se trata de un producto con unos principios activos muy concentrados, mucho más que cualquier otro cosmético de uso diario, por lo tanto, es mucho más eficiente en una sola aplicación.

Por este motivo, se recomienda su uso una o dos veces a la semana, según tu tipo de piel, ya que de la otra manera, como con todo, el exceso puede dar lugar al efecto rebote.

El momento ideal de empezar a usar la mascarilla no existe, es decir, el uso de este cosmético no tiene edad. Al tratarse de ingrediente totalmente naturales, no tiene ningún efecto secundario, por lo que no debe preocuparte tu edad, ¡puedes usarlo desde la adolescencia hasta la vejez sin problemas!

Lo único a lo que debes prestar atención es a tu tipo de piel, pues esto si es realmente importante para usar unos ingrediente u otros. En este artículo se explica de forma muy detallada: ¿Qué mascarilla facial necesito según mi tipo de piel?

Ahora, como consejo personal, os recomiendo que transforméis este rato en un momento de relax y paz interior, ya que la aplicación de la mascarilla con sus ingredientes naturales y sus aromas van a ser de gran ayuda para esto.

¿Cuándo usar una mascarilla?

Tipo de mascarillas

Y no creas que al hablar de mascarilla siempre nos estamos refiriendo a lo mismo, tipos de mascarillas hay muchos, cada uno con sus texturas, sus formatos y sus objetivos.

El mundo de este cosmético es enorme, debido a sus cientos de años de existencia, realmente es un producto que nunca ha pasado de moda y que seguramente nunca lo haga, esto es gracias a su demostración durante años de la efectividad de esta.

Vamos a ver que tipos de mascarillas son las más usadas:

  • Hidratantes

Este tipo de mascarilla lo pueden usar todas las personas independientemente de su tipo de piel, ya que todos necesitamos hidratación, pero especialmente las personas con la dermis seca la deberían usar con más frecuencia, ya que le va a ofrecer un rostro mucho más suave al tacto y más nutrido, gracias a la presencia de aceites en ellas.

  • Purificantes

Estas mascarillas son muy recomendadas para todos, ya que son geniales para ofrecernos luz a la cara, y así poder combatir la tez apagada y con falta de vida.

Normalmente se usan una vez a la semana y se encarga de eliminar impurezas, como el exceso de grasa y en poco tiempo nos aporta una luminosidad única y un rostro lleno de vida.

  • Calmantes

Estas están recomendadas especialmente para las personas con la piel sensible, que sufren brotes de acné o irritaciones descontroladas con mucha frecuencia.

Ayudará a relajar la dermis, atenuando las rojeces e irritaciones causadas.

  • Efecto flash

Estas suelen llevar en su composición ácido hialurónico, colágeno y otros como vitaminas o extractos de plantas, además de microfibras que influyen en una absorción más rápida de la piel.

Estos son los tipos de mascarillas más comunes que podrás encontrar, aunque hay muchos más, pero cada uno con sus propiedades y sus funciones específicas. Tendrás que elegirla dependiendo de lo que quieras conseguir con su uso.

Más mascarillas

Otra de las más usadas son las iluminadoras, ideales para devolver el brillo y la luz al rostro, por aquí os dejo un enlace donde podéis informaros sobre ella: ¿Cómo hacer una mascarilla facial iluminadora?

Las mascarillas de caolín son geniales para todo tipo de pieles, pero sobre todo se recomiendan para las dermis grasas, por aquí os dejo estos enlaces donde podéis encontrar toda la información: Propiedades de la arcilla blanca y arcilla blanca beneficios para la piel.

Por último también os voy a dejar información sobre las mascarillas peel off, ya que están arrasando en el mundo de la belleza y están muy recomendadas para las pieles grasas y mixtas, ya que ayudarán a eliminar todo el exceso de grasa del rostro, por aquí podéis echarles un vistazo: ¿Qué es una mascarilla peel off? y ¿cómo aplicar una mascarilla peel off?

Tipos de mascarillas

La mascarilla casera

Ahora sí, vamos a hablar de la técnica de hacer un producto en casa y de todos sus beneficios y cuidados.

Sois muchos los que pensáis en hacer vuestra propia mascarilla pero no habéis dado el paso aún, por miedo a que no funcione o a poder hacernos daño al no conocer bien los procesos.

Pero no os preocupéis que os voy a explicar detalladamente como lo podemos hacer en casa y además veremos los beneficios y las precauciones que debemos tener para que todo salga perfecto.

¿Es buena idea, hacerlo en casa?

Hacerlo en casa con ingredientes naturales, como hemos visto antes, es mucho más sostenible para el medio ambiente y por lo tanto también lo es para nuestra piel.

Hacer una mascarilla es muy sencillo, ya que es un cosmético que podemos hacerlo con ingredientes que tenemos en casa todos los días, es decir, que no hace falta que vayas a comprar nada para su fabricación, a no ser que la quieras especialmente de algunos aceites o extractos que normalmente no se encuentran en casa.

La respuesta es sí, hacer una mascarilla casera es una opción maravillosa, ya que además de asegurarnos de la calidad y proporción de sus ingredientes, vamos a pasar un rato agradable y tenemos la posibilidad de convertir la rutina desde el minuto cero en un momento de relajación personal.

Os voy a poner un ejemplo muy breve, para que entendáis la gran ventaja de hacerlo en casa.

  • Ejemplo para entender las ventajas de la cosmética casera

Si nos movemos a otro ámbito, a uno muy importante y en el que afortunadamente las personas son mucho más conscientes, la alimentación.

Imagina un plato (cualquiera), que podamos comprarlo ya hecho para solo calentarlo y por otro lado que podamos hacerlo en casa nosotros mismos.

¿Te das cuenta de todas las diferencias que le podríamos sacar a los dos platos?, como el sabor, textura, calidad de ingredientes, proporción de dichos ingredientes, etc.

Pues exactamente lo mismo ocurre con los productos cosméticos, no solo debemos cuidar nuestro organismo internamente, sino que nuestra piel es otro órgano de nuestro cuerpo, el más grande y por lo tanto también necesita de cuidados.

En resumen, no tiene nada que ver una mascarilla que compremos industrial, con ingredientes que seguramente algunos ni conozcamos y con conservantes para que aguante sin estropearse. A una mascarilla que hacemos en casa, con ingredientes que conocemos a la perfección, con las proporciones que nosotros mismo deseemos y por supuesto, sin conservantes, ya que solo tendremos que hacer la cantidad necesaria que vayamos a usar en este momento.

Así que sí, la cosmética casera es maravillosa y muy recomendada.

Hacer mascarillas en casa

Receta de mascarilla casera

No podía hablaros de las mascarillas caseras y no daros alguna receta para que podáis empezar con ella.

Las dos recetas que os voy a ofrecer son muy sencillas y no necesitan mucho tiempo en su preparación, además de que no hará falta que salgáis a comprar nada, porque seguro que estos ingredientes los tenéis por casa.

En estas recetas os voy a contar de forma muy resumida la aplicación de dicha mascarilla, pero antes de hacerlo os aconsejo que le echéis un vistazo a este artículo: Cómo aplicar correctamente una mascarilla facial.

Receta exfoliante de limón y aceite de oliva

Ya sabéis que el limón se usa para prácticamente todo, para cualquier cosa que quieras mejorar, seguramente que el limón pueda ser tu gran aliado, como por ejemplo: eliminar manchas, blanquear dientes, eliminar acné o puntos negros, etc.

Así que imagina la cantidad de beneficios y propiedades que tendrá nuestra querida mascarilla con limón y aceite vegetal de oliva.

Ingredientes

  • Zumo de un limón
  • Un cuarto de taza de aceite de oliva

Como habéis visto ¿quién no tiene limón y aceite en casa?, los ingredientes son muy conocidos y seguro que todos tenéis en casa, de lo contrario igualmente son muy fáciles de obtener.

Pasos para la preparación

  • Lo primero que vamos a hacer es exprimir un zumo y reservar el jugo en un recipiente.
  • Acto seguido vamos a llevar un cuarto de taza de aceite de oliva y lo vertemos junto al zumo de limón.
  • Removemos todo muy bien, hasta que se mezclen, no esperes conseguir una pasta, ya que estos dos ingredientes son líquidos, pero no son difíciles de aplicar en la piel.

Lo ideal es preparar la mascarilla justo cuando la vayas a usar, ya que como te habrás dado cuenta no hemos usado ningún tipo de conservante y aunque sean dos ingredientes que normalmente no se estropean, pero si pueden perder todas sus propiedades, por ejemplo el limón.

Aplicación

  • Os aconsejo que esta mascarilla, por su textura tan líquida la apliquéis con un brochita especial, que puedes encontrarla en cualquier tienda por un precio muy reducido.
  • El primer paso será, una vez con el rostro completamente limpio, la vas a aplicar en el rostro hasta cubrirlo por completo (excepto contorno de ojos y labios)
  • Dejas reposar durante al menos unos 15-20 minutos, vas a notar como el rostro adopta un estado de tirantez, pero eso es completamente normal por lo jugo del limón, en cuando retires la mascarilla, desaparecerá.
  • Para retirarla bastará con abundante agua sin necesidad de usar ningún otro limpiador.

Y ya tendrías la mascarilla hecha y la rutina de belleza también, como habéis podido comprobar, en hacer esa mascarilla no tardamos ni tres minutos, por lo que el proceso no es nada tedioso.

Ahora si, ¡disfruta de tu querida mascarilla!

Receta de limón

Mascarilla hidratante de aguacate y miel

El aguacate es un alimento maravilloso, que además de estar riquísimo tiene muchas propiedades, como por ejemplo la vitamina C y la vitamina E, que en esta mascarilla nos va a ayudar a mejorar el tono de nuestra piel además de disminuir los signos del envejecimiento y ofrecernos un aspecto mucho más rejuvenecido en el rostro.

Además de esta, si te interesan las mascarillas hidratantes, no te puedes perder las recetas de que aparecen en este artículo: ¿Cómo hacer una mascarilla facial hidratante?

Ingredientes

  • Medio aguacate maduro
  • Dos cucharadas de miel

Al igual que la receta anterior, los ingredientes que vamos a usar son solo dos y seguro que también podemos encontrarlos por casa.

Pasos para la preparación

  • El primer paso será dividir un aguacate (¡ojo! debe estar maduro) y quedarnos solo con una mitad, ya que vamos a hacer poca cantidad, la suficiente para cubrir el rostro en un solo uso.
  • Lo vamos a triturar y le añadiremos las dos cucharadas de miel.
  • Removemos todo, hasta que esté completamente mezclado y hayamos conseguido una especie de pasta.

Aplicación

  • Esta mascarilla si va a adoptar un aspecto de pasta, por lo que podremos aplicarla con los dedos si lo preferís.
  • Con el rostro limpio, vamos a cubrirlo todo (excepto contorno de ojos y labios).
  • Dejaremos reposar al menos 20 minutos y ya podremos retirarla, con abundante agua es suficiente.

Como habéis visto, igual que en la receta anterior, hacer esta mascarilla no te llevará mucho tiempo y te aseguro que te deja la cara con una textura muy suave y agradable.

Sobre todo se aconseja su uso en pieles secas o irritadas, ya que mejora su aspecto notablemente.

Receta de aguacate

Categories
Belleza

¿Cómo aplicar correctamente una mascarilla facial?

¿Cuántas veces de pequeños habéis dicho «yo nunca necesitaré usar mascarillas» ?

Hasta que creces y conoces más sobre ellas y te das cuenta que son un regalo esencial para la piel , que nos aportan multitud de beneficios y que también se trata de un cosmético súper económico , ya que además de comprarlas podemos hacerlas en casa con ingredientes que siempre tenemos en la nevera.

Hacer mascarillas faciales caseras está a la orden del día, muchas personas eligen hacerlas en casa y disfrutar desde el principio de su producto estrella. Aquí os dejo recetas por si os interesa y queréis hacer vuestro propio producto: Cómo hacer una mascarilla facial casera.

Pero, ¿estáis aplicándola bien ?, ¿estáis obteniendo todos los resultados que buscabais?

¡No os preocupéis, que os explico todo el proceso de aplicación paso a paso!

Pero antes de nada, os dejo por aquí el enlace a un artículo donde se habla de las mejores elecciones de mascarillas que se encuentran en el mercado: Mejores mascarillas faciales.

¿Cómo aplicar las mascarillas faciales?

¿En que consiste la famosa mascarilla facial?

Esto es lo primero que vamos a abordar, ¿por qué son tan famosas? y ¿por qué las tenemos que agregar a nuestra vida?

Tengo que decir que es muy sencillo de responder, ya que razones no faltan para tener un hueco en nuestra rutina de belleza, vais a verlo con vuestros propios ojos.

Una mascarilla es una mezcla de ingredientes que juntos forman una especie de pasta que posteriormente se aplica en el rostro en forma de máscara (de ahí su nombre), y la dejamos actuar durante un tiempo determinado hasta que nuestra piel absorbe por completo todos los nutrientes y entonces finalmente, la retiramos con abundante agua.

La única objeción, es que tenemos que tener claro que cada piel es un mundo y por lo tanto cada una necesita diferentes principios y cuidados.

Además también existen muchos tipos de mascarillas en diferentes formatos , lo que quiere decir, qué también debemos buscar la que mejor nos venga.

Más abajo vamos a hablar de los tipos de mascarillas que existen, para que conozcáis un poco más sobre la vida de este maravilloso producto. Y además también contaré un poco sobre los tipos de pieles para que puedan comprobar la habitación.

¿Qué es una mascarilla?

¿Por qué incluir la mascarilla en nuestra vida ?, ¿Qué beneficios nos ofrecen?

Ya hemos visto lo que es una mascarilla, ahora vamos a ver qué nos ofrece y porque hay tantas personas interesadas en agregarla a su vida y otras tantas que ya disfrutan de ella, ¡ y están encantados!

Lo primero que debéis saber, es que solo nos vamos a fijar en mascarillas hechas a base de ingredientes naturales , una raíz de esto, ya podemos empezar con los beneficios.

  • Las mascarillas están hechas (aunque os sorprendáis) a base de frutas y extractos de plantas.
  • Debido a lo anterior, resultan muy agradables al tacto y el olor es genial debido a sus aromas frutales.
  • Gracias a sus ingredientes naturales, no van a tener ningún efecto secundario, todo lo contrario, van a funcionar en sintonía con nuestro organismo.
  • Son productos que ayudan a exfoliar a fondo toda nuestra piel, eliminando cualquier tipo de imperfección, dependiendo de los ingredientes que contenga.
  • Cada fruta o planta que usemos tendrán unas propiedades especificas que nos ofrecerán muchos beneficios.
  • Ayudan a relajar el cutis y por lo tanto también relajamos todo nuestro cuerpo, a nivel mental.

Estos son los beneficios que nos aportará el uso de una mascarilla facial, llegados a este punto no creo que dudéis en que es una gran elección añadir este popular cosmético a nuestra vida diaria y ¡empezar a cuidar nuestra piel de una vez por todas!

Beneficios de las mascarillas

¿Cuántos tipos de pieles existen?, ¿cómo puedo saber cuál es el mio?

Hay muchas personas que no saben cuál es su tipo de dermis, pero tranquilas que os voy a explicar algunas características de cada una de ellas para que podáis situaros en la vuestra.

Y no, no tenéis que hacer ningún test ni ninguna prueba especifica para saberlo, tan solo basta con coger un espejo y mirar vuestro rostro mientras leéis este artículo.

  • Piel normal: Este tipo de piel es poco habitual debido a los tiempos que vivimos (contaminación, estrés, sol, etc), no obstante, hay personas que lo tienen y se caracteriza por un rostro suave y rosado, lleno de color y vida, sin imperfecciones y sin poros visibles.
  • Pies seca: Es una de las más fáciles de averiguar, ya que sus características son muy diferenciadas a las del resto, se aprecia un rostro sin apenas color, opaco. Además suele tener descamaciones, grietas o incluso picor. Es decir es una piel que produce mucha menos grasa de la que debería y por lo tanto, sin hidratación.
  • Piel grasa: También suele ser una dermis con bastantes características diferenciales. Produce mucho más sebo del necesario, por lo que la piel adopta una apariencia untuosa y gruesa, con poros grandes y dilatados, debido a la obstrucción. No obstante, esto no significa que no necesite hidratación.
  • Piel mixta: Se trata de una piel difícil de diferenciar, ya que tiene características de la dermis seca y la grasa juntas en un mismo rostro, es decir, tiene zonas grasas, como la zona T (frente, nariz y barbilla) y zonas secas como el resto del cutis. de este modo en la zona grasa se observarán los poros dilatados y exceso de brillos mientras que en las demás puede haber descamaciones o picor.

Estos son los tipos de dermis que existen, además también hay otros pero son más específicos, como por ejemplo la piel sensible, que tiene características y necesidades mas concretas.

Os recomiendo ver este artículo que os ayudará a entender las necesidades de cada piel con respecto a las mascarillas: ¿Qué mascarilla facial necesito según mi tipo de piel?

Después de esta explicación y de echarle un vistazo a nuestra cara frente a un espejo, seguro que ya tenéis claro donde os situáis, una vez conseguido este paso, ¡ya todo lo demás, relacionado con la elección de la mascarilla ideal para nosotros, es mucho más sencillo!

Tipo de piel

¿Y cuántos tipos diferentes de mascarillas hay?, ¿cuál es la mejor opción?

Tipos diferentes de mascarillas hay muchos, os voy a hablar de alguno de ellos, para que veáis las diferencias entre todos ellos y elijáis el que necesite vuestro rostro.

A la pregunta de cuál es la mejor opción, no puedo contestar con una respuesta cerrada, ya que cada persona es diferente, y lo que le siente bien a uno, no tiene porque sentar bien a otro, con esto quiero decir, que la mejor elección dependerá de nosotros mismo.

Debemos elegir el que más cómodo nos haga estar durante la aplicación, el que más agradable nos resulte su textura y por supuesto el que mejores resultados nos pueda ofrecer.

Las más habituales y las que puedes encontrar fácilmente en cualquier lugar, son estas:

  • Mascarillas hidratantes y nutritivas

Este tipo normalmente es aconsejado para todo tipo de pieles, como bien hemos dicho antes, la dermis grasa no es sinónimo de hidratación y por lo tanto también la necesita.

El fin que se quiere conseguir con su uso es, ofrecer un rostro suave y sin deshidratación, dando lugar a una piel llena de nutrientes y con el agua necesaria para su buen funcionamiento.

Aquí podéis encontrar toda la información sobre la hidratación: ¿Cómo hacer una mascarilla facial hidratante?

  • Mascarillas purificadoras

Igual que la anterior, pueden usarla las personas con todo tipo de pieles, pero sin embargo está mucho más recomendada para la dermis grasa, ya que su función es desobstruir los poros, ayudando a la reducción de estos y a la eliminación de espinillas y puntos negros.

En definitiva, conseguimos un rostro sin exceso de sebo y sin imperfecciones.

  • Mascarillas calmantes

En el mayor de los casos, estas mascarillas son aconsejadas para las personas con una dermis sensible, que es muy propensa a las irritaciones y a las rojeces.

Su función es conseguir una piel suave, sin daños como los anteriores, es decir, ayuda a la reducción de irritaciones, picores, rojeces, etc.

  • Mascarillas iluminadoras

Estas son geniales para las personas con una piel apagada y lo que quiere es conseguir esa luz que necesita de forma natural.

Son ideales para conseguir un rostro iluminado y lleno de vida.

Si quieres más información sobre este tipo de mascarilla, te aconsejo que te pases por este artículo, te explicará todo lo que tenga que ver con ella: Cómo hacer una mascarilla facial iluminadora.

Estos son los tipos de mascarillas más habituales, dependiendo de lo que quieras conseguir puedes elegir uno u otro, es decir, la mejor opción solo dependerá de vosotros, pero ¿cuántos tipos de mascarillas con texturas diferentes existen?

Hay muchos, pero ¡no entres en pánico que te los voy a explicar para que puedas elegir la que más te guste!

Tipo de mascarillas

Tipo de mascarillas según su textura

Como ya os he dicho antes, si vas a buscar una mascarilla sin saber nada sobre ellas, se puede volver una locura la elección, por esto mismo os traigo los tipos que usan las personas con las frecuencia.

  • Mascarillas peel off

Seguro que si has buscado un poco de información por ahí sobre mascarillas has oído la técnica de «peel off», ya que últimamente es una de las más elegidas por las personas.

Se trata de una especie de gelatina que se aplica en el rostro y cuando llega la hora de retirarla, se lleva con ella todas las impurezas (puntos negros, espinillas, etc), siempre debes quitarla tirando de abajo hacia arriba, para que pueda hacer bien su función.

En este artículo se explica todo lo relacionado con este tipo de mascarilla, ¡échale un vistazo!: Qué es una mascarilla peel off y además también podéis ver las mejores elecciones sobre estas: Mejores mascarillas peel off.

  • Mascarillas de barro

Este tipo es ideal para limpiar el cutis en profundidad, desobstruyendo los poros y eliminando todas las impurezas, además de ofrecernos hidratación a la misma vez.

Muchas personas se preguntan cual es el ingrediente principal de esta mascarilla, ya que con su nombre a veces se puede confundir con el barro habitual que estamos acostumbrados a ver, pero no, su principal ingredientes es la arcilla y es genial para el cuidado de la piel, ya que tiene muchos beneficios sobre ella, como por ejemplo, la  regeneración y la calma de la dermis.

Por aquí os dejo este artículo donde podéis encontrar más información sobre la arcilla: Propiedades de la arcilla blanca y en este otro podrás encontrar los beneficios que tiene: Arcilla blanca beneficios para la piel

  • Mascarilla de velo

Consiste en un tipo de mascarilla de celulosa que viene impregnada en muchos ingredientes con activos muy potentes para el cuidado de la dermis.

Puedes encontrarla para infinidad de fines, es decir, hay una para cada tipo de imperfección que quieras corregir.

  • Mascarillas en polvo

Estas se presentan con todos los ingredientes en forma de polvo, para que puedas diluirla en agua y conseguir la pasta justo antes de aplicarla en la piel.

Es lo más parecido (aunque aún está muy lejos) a una mascarilla casera, que normalmente la hacemos minutos antes de aplicarla en el rostro, para que no pierda ninguna de sus propiedades.

  • Multimasking

Por supuesto, no podía pasar por alto esta técnica, se trata de combinar varios tipos de mascarillas en el mismo rostro y a la misma vez, para darle a cada zona de la cara lo que realmente necesita.

Por ejemplo, la zona de la frente, nariz y barbilla (famosa zona T), seguramente necesite mascarillas que ayuden a eliminar el exceso de sebo, ya que esta zona suele ser la más grasa.

Mientras que el resto del rostro, necesitará un producto que nos aporte mucha más humedad y agua a la dermis de esta zona.

Exceptuando el contorno de los ojos que siempre debe ir aparte, ya que es la zona más sensible de todo nuestro cutis, y por lo tanto necesita cuidados más especiales. Existen mascarillas especificas para el contorno del ojo.

Esta técnica es genial para mantener la piel mucho más cuidada, ya que le ofrece a cada zona de nuestra cara lo que realmente necesita, si quieres más información sobre esta maravillosa mascarilla, te aconsejo que veas este artículo, donde se explica todo lo relacionado a ella: Multimasking.

Mascarilla contorno de ojos

Aquí podéis ver una mascarilla para el contorno de los ojos.

Ahora ya estáis listas para elegir vuestra mascarilla ideal, dependiendo de vuestro tipo de piel, lo que queráis conseguir con ella y la textura o técnica que más os guste.

De este modo voy a pasar a explicaros el quid de la cuestión, la mejor forma de aplicar nuestra mascarilla.

¿Cuál es la forma correcta de aplicar una mascarilla?

Esta es la pregunta que todos os hacéis, y la que estabais deseando de encontrar, bien, pues primero os voy a explicar cómo se aplica una mascarilla y más abajo os daré algunos consejos sobre el uso de estas. Así que ¡tenlo todo preparado y ponte manos a la obra!

Aplicación ideal independientemente del tipo de mascarilla.

  • Antes de nada vas a preparar la mascarilla, si la vas a usar casera (podéis ver aquí todos los beneficios de esta: Mascarilla casera para la cara) o si por el contrario la vas a comprar, te aconsejo que te fijes muy bien en sus ingredientes (lo ideal es elegir siempre ingredientes naturales).
  • El primer paso, antes de empezar con la aplicación, lo que debes saber muy bien es lo que quieres conseguir con ella, ya que de esto dependerá el tipo de mascarilla que vas a usar.
  • Una vez que ya la tienes, lo primero que vas a hacer es despejar bien el rostro y el cuello, y para ello vas a recogerte el pelo en una cola o también puedes usar unas diademas que ayudarán a echar el cabello hacia atrás.
  • Si además quieres usar rodajas de pepino para los ojos, es el momento de cortarlas y tenerlas preparadas, esto nos va a ayudar a relajar esta zona.
  • Ahora sí, vas a empezar pero para ello la cara debe estar completamente limpia y exfoliada, así que vas a lavar muy bien la cara con agua y un jabón suave, luego tienes que usar un exfoliante que deje el rostro preparado para que los ingredientes de la mascarilla puedan penetrar de forma correcta.
  • Antes de proceder a la aplicación de la mascarilla, lo ideal es abrir los poros y para ello, puedes usar un paño o toalla impregnada de agua caliente y ponerla sobre la cara durante unos minutos.
  • Luego, con el rostro ya preparado, vas a pasar a la aplicación de la mascarilla, para ello puedes usar una brocha especial o simplemente con las yemas de los dedos, como estés más cómoda.
  • Vas a empezar a aplicarla dando pequeños masajes en forma de círculos, desde la frente hacia abajo. Pero con cuidado de no aplicarla en el corno de los ojos ni los labios, aunque si debes cubrir la zona entre la nariz y el labio superior.
  • Si quieres también puedes aplicarla en el cuello, es muy recomendable, ya que es una zona de la piel muy conectada al rostro y por lo tanto debes cuidarlas por igual.
  • Lo ideal es que esta rutina la lleves a cabo un día o momento del día en el que no tengas prisa, ya que una vez aplicada debes dejarla reposar al menos de 20-30 minutos, dependiendo del tipo de mascarilla.
  • Tienes que notar como la mascarilla se seca en la dermis, eso te indicará que es el momento de retirarla, para esto lo único que vas a necesitar es abundante agua, mientras la vas retirando con toques suaves, hasta que no quede ningún resto de producto en la piel.
  • Por último vas a secar la cara con una toalla limpia, pero sin frotar, es decir, dando como especie de «toquecitos» en el cutis.
  • Y para culminar si notáis la piel muy tirante, podéis aplicar una crema hidratante que ayude a la elasticidad de esta.

Con esto ya puedes empezar a usar tu mascarilla sin problemas, ya que si sigues todos los pasos sin saltarte ninguno, vas a obtener los resultados que buscas de la forma más correcta posible. ¡Es muy fácil!

Aplicación de la mascarilla

Consejos sobre el uso de las mascarillas

Como os he dicho antes, quiero daros algunos consejos ahora que os habéis decidido a dejarle un hueco en vuestra rutina de belleza a este producto mágico que se convertirá en el aliado ideal para lucir un rostro de escándalo.

  • Lo primero que tenéis que saber es que si aplicas en algún momento la mascarilla con el rostro sucio, es decir, sin antes haberlo lavado en profundidad, todo lo demás no servirá para nada, ya que los ingredientes de la querida mascarilla no podrán penetrar bien en la dermis y por lo tanto no podremos conseguir ningún resultado.
  • Otro aspecto, es que las manos (si no vamos a usar brocha) con las que vamos a aplicarla, también debemos lavarlas antes, porque de la otra manera estaremos dañando y ensuciando la piel y por lo tanto, estropeando todo el proceso.
  • Es muy aconsejable el uso de un exfoliante, ya que este nos va a ayudar a eliminar por completo la piel muerta y otras muchas impurezas que con un simple lavado no podemos retirar. Nos dejará el rostro completamente preparado.
  • Si tienes la piel muy desigual, es decir, mixta, con zonas más grasas que otras, os aconsejo enormemente el uso del multimasking, ya que vais a notar la diferencia de los resultados con un tipo y otro. Hay que escuchar a nuestra piel y ofrecerle lo que realmente necesita.
  • Mucho ¡cuidado! con el tiempo que tenemos la mascarilla en la dermis, ya que normalmente pecamos de dejarla más tiempo de la cuenta y con esta acción podemos llegar a estropear la piel. No creas que cuanto más tiempo la dejes más nutrientes absorberá tu rostro, porque esto no es así, todo lo contrario, en los 20 o 30 minutos que la mascarilla está en nuestra cara es el tiempo que nuestra dermis necesita para coger todos los ingrediente y nutrientes que el producto le ofrece. ¡Ni más ni menos, el tiempo justo!

Si tenéis alguna duda, tenéis que echar un vistazo a este artículo: Mascarilla: guía de uso.

Consejos sobre las mascarillas

¿Cuándo empezaré a ver los resultados?

Esta es la gran pregunta, cuando empezamos con algún tratamiento nuestra impaciencia y ganas de ver resultados siempre están rondando en nuestra mente.

Lo primero que tenéis que saber es que siempre que se empieza con algún nuevo tratamiento o rutina independientemente de lo que sea, lleva un tiempo, es decir, nuestro cuerpo debe habituarse y coger el ritmo del nuevo cambio.

Para esto debemos ser pacientes y lo más importante de todo, no saltarnos nunca la rutina, ya que si se nos va olvidando aplicar la mascarilla, los resultados no los vamos a ver nunca.

Si es cierto, que el proceso no es demasiado lento, ya que vas a notar como mejora nuestro cutis con la primera aplicación de la mascarilla , gracias a que nos ofrece infinidad de nutrientes que nuestra dermis va absorbiendo, aún así, tienes que ser constante con la rutina, para empezar a ver cambios más significativos muy pronto.

¡No te lo pienses más y comienza a cuidar tu rostro cuanto antes!

Categories
Belleza

Cómo hacer una mascarilla facial iluminadora

¿Cuántas veces has soñado con tener un rostro suave, liso e iluminado?

Pero te has resistido porque has pensado en el dineral que eso supondría, aunque tengo que deciros que esto no es cierto, ya que un producto no tiene que ser muy caro para que sea bueno, es más, son dos factores que normalmente no van de la mano.

Así que respira tranquila, porque en este articulo voy a hablarte de algo que te va a ayudar a lucir un rostro único y no te va a suponer ningún gasto, ya que vamos a usar ingredientes que tengamos por casa.

Aunque existe muchos tipos de mascarillas, cada una con un fin propio, por ejemplo, en este artículo os hablo de las mejores mascarillas en general que podéis encontrar en el mercado: Mejores mascarillas faciales.

Pero sin embargo, este que estáis leyendo ahora mismo, se lo he dedicado a las mascarillas iluminadoras, para poder lucir de una vez por todas ese rostro lleno de luz que tanto deseáis.

Mascarillas iluminadoras

Toda la vida cuidando de nuestra piel

Este hábito de cuidar nuestra dermis no es nuevo de nuestros tiempo, sino que viene aprendido desde hace cientos de años.

Es cierto que la belleza de hace cientos de años no tiene nada que ver con la de ahora, pero si hay algo igual, querían y cuidaban su piel, para mejorar su aspecto (igual que ahora).

Este movimiento empezó, sobre todo en Egipto, donde usaban muchas sustancias para crear cosméticos (entonces naturales), sobre todo plantas y extractos de estas.

¿Sabéis quién es Cleopatra?, pues ella fue muy conocida por sus cuidados de belleza y su afán de mejorar siempre su aspecto, se dice que hacía muy a menudo baños de leche para ofrecerle hidratación a su piel, además de la miel. (La hidratación siempre ha sido crucial para el buen funcionamiento de la dermis. Por aquí os dejo un enlace sobre las mascarillas hidratantes: ¿Cómo hacer una mascarilla facial hidratante?)

En esta época, se usaban los jabones naturales a base de plantas y los aromas que estas desprendían, inundaban todas las salas.

Además te sorprenderá saber, que desde esta época ya buscaban tener una piel blanca y suave, y para esto ya usaban mascarillas con rosa, jazmín, aceite de oliva, etc, que normalmente dejaban reposar en su rostro durante toda la noche.

Aunque cabe destacar que en Roma el máximo cuidado de belleza fueron los baños termales, donde además se relajaban, algo que también se ha puesto de moda en los días de hoy con spas o relajación en casa (sobre todo con el estrés de los últimos tiempos).

Por esto mismo aunque de manera innata, a veces sin darnos cuenta, todavía preferimos elegir y optar por la cosmética natural, más abajo os explicaré su importancia.

Historia de la cosmética

¿Qué es una mascarilla?

Antes de nada, os dejo este artículo muy recomendado para resolver todas las dudas sobre el uso de una mascarilla: Mascarilla: guía de uso.

Ahora que ya hemos visto que el origen de las mascarillas se remonta a nuestros antepasados, es hora de saber de qué trata exactamente este producto tan preciado.

Las mascarillas son un cosmético hecho a base de varios ingredientes, formando un tipo de pasta homogénea que se aplica sobre el rostro y se deja reposar durante un tiempo, normalmente unos veinte minutos y luego se aclara la cara con bastante agua.

Durante ese tiempo que ha estado reposando en la piel, nos ha ofrecido una enorme cantidad de nutrientes que han penetrado en la dermis, ayudando a mejorarla.

Existen muchos tipos de mascarilla, no todos son pastas como las que os he dicho antes, aunque son derivadas de esta, es decir, la mascarilla original por excelencia es una mezcla de ingredientes. No obstante, ya han derivado a otros muchos formatos.

Entonces, ¿cuántos tipos de mascarillas hay?

Tipos de mascarillas hay muchos, os voy a nombrar alguno de ellos, y os contaré un poco sobre ellas.

  • Pasta

De la primera que os voy a hablar es de la más común y antigua, se trata de mezclar ingredientes, cada uno con sus propiedades, hasta crear una pasta que ponemos sobre el rostro y dejamos actuar durante un tiempo hasta finalmente retirarla con abundante agua.

  • Barro

Esta también se considera más bien antigua, ya que se usa desde hace muchos años, cuando se descubrió que el barro, o mejor dicho la arcilla (normalmente es lo que se usa) tienen muchas propiedades beneficiosas, su aplicación es igual a la anterior.

Por aquí os dejo toda la información sobre la técnica de la arcilla y las mejores que hay ahora mismo en el mercado: Mejores mascarillas con arcilla blanca. y ¿para qué sirve la mascarilla de arcilla blanca?.

  • Crema

Existen mascarillas en formato cremas, siendo mucho más suaves y ligeras de aplicar, sin necesidad de retirar luego.

  • Polvo

También puedes comprarla en polvo, donde vendrán todos los ingredientes juntos en forma de partículas para que luego puedas mezclarlos y disolverlos en casa.

  • Exfoliantes

Es parecida a la pasta pero con la diferencia de que esta contiene granulitos que al roce con la piel, limpia y arrastra todas las impurezas.

  • Peel off

A partir de ahora, las que os voy a poner son más novedosas, por ejemplo esta consiste en una película que se aplica en el rostro y al ser fina se seca, quedando impregnada en la piel, cuando pase el tiempo de espera estimado se retira tirando de ella hasta conseguir que se despegue con completo, de este modo es ideal para eliminar puntos negros.

Aquí tenéis un enlace donde encontraréis más información sobre esta técnica: ¿Qué es una mascarilla peel off? y las mejores del mercado: Mejores mascarillas peel off.

  • Velo

Este tipo de mascarilla viene como si fuera una mascara de «goma» que se coloca de forma correcta en la cara (prestando atención a los huecos de los ojos y boca) y se deja actuar durante 20-30 minutos, hasta que se retira.

  • Mascarillas en stick

Estas salieron para las personas que no tienen tanta paciencia o tanto tiempo, siendo la más fácil y ligera de aplicar, ya que viene en una barra que se aplica en la cara en forma de rolon y se deja secar, hasta retirarla.

  • Mascarillas LED

Estas no las vas a encontrar fácilmente, ya que además son caras y normalmente se encuentran en centros de estética, se trata de una máscara con luces led que inciden en nuestra dermis, mejorando cualquier imperfección que exista.

Esto es un resumen de algunas, para que os hagáis una idea de lo grande que es el mundo de las mascarillas.

En este artículo yo he optado con quedarme con la primera opción, las mascarillas en forma de pasta a base de ingredientes naturales. Para qué podáis hacerlas en casa de forma fácil y sencilla y veáis como poco a poco vuestra piel va cogiendo una luminosidad especial y única.

Tipos de mascarillas

Mascarilla iluminadora

Vuelvo a lo que os dije al principio de este artículo, ¿cuántas veces habréis soñado con tener un rostro iluminado y lleno de vida?

Estoy segura que muchas veces, y también estoy segura que muchos de vosotros habéis pensado que eso solo está al alcance de famosos y personas con bastante dinero, ya que ¿quién se va a poder costear tantos y tantos tratamientos de belleza?

Bien, pues vengo a deciros que es posible, es mucho más posible de lo que todos pensáis, ya que no vais a necesitar gastar prácticamente nada de dinero para llevar a cabo la creación del producto que os va a ayudar y que vais a hacer vosotros mismo.

A estas alturas ya sabéis qué os voy a hablar de la mascarilla, y aunque muchos de vosotros pensará que su aplicación no va a dar los resultados que tenéis en mente, ante esto solo os animo a que lo probéis, no vais a perder nada y podéis ganar mucho.

Importancia de la iluminación del rostro

¿Habéis escuchado alguna vez esa frase de «la cara es el espejo del alma»?

Y, ¿quién quiere tener un rostro sin luminosidad y apagado, como reflejo de nuestra alma?

Tener luz en la cara es importante para vernos bien, para vernos radiantes y con vida.

Por esto mismo siempre estamos buscando productos que nos ayuden a tener un aspecto un poquito más alegre y joven. Así que para conseguirlo las mascarillas iluminadoras son ideales.

Existen cientos de ingredientes que al mezclarlos y crear nuestra propia mascarilla nos ofrece justo lo que buscamos, más abajo descubrirás las recetas que os traigo con ingredientes que ni os imagináis y que tenéis a diario en casa.

Además de ver las mascarillas iluminadoras, os voy a hablar de las zonas esenciales de la cara que tienen que estar llenas de luz para poder lucir el rostro que queremos.

Importancia de la iluminación del rostro

Zonas del rostro esenciales para la iluminación

Ahora os voy a dar unos trucos para saber las zonas donde más tenemos que incidir a la hora de iluminar el rostro.

Presta atención y ve comparando con las zonas de tu propio cutis, te vas a dar cuenta de la gran falta que te hace iluminar tu cara, ¡así que no lo pienses más y ponte manos a la obra!

  • Frente

En esta zona no debe iluminarse la frente en sí, lo ideal es hacerlo con el entrecejo, es decir entre la cejas y si queréis podéis llegar hasta la nariz.

Pero con cuidado, porque si tienes la frente muy amplia, es mejor no proporcionar luminosidad en esta zona.

  • Pómulos

Aplicar luminosidad por encima del hueso del pómulo nos ayudará a potenciar y avivar nuestra mirada, pero al igual que con la frente, si nuestra cara es redonda, lo mejor es no buscar la luminosidad aquí, ya que hará que se vea más ancha aún.

  • Nariz

Esta resulta una de las zonas del rostro más importantes a la cual tenemos que ofrecer luz, tenéis que hacerlo solo en el centro de la nariz (en la punta) o en los laterales si la tenéis fina y queréis que se vea más ancha.

  • Borde del labio superior 

Esta zona es esencial para conseguir unos labios más gruesos, pero recuerda, solo en la parte del labio de arriba.

  • Barbilla

Para ofrecer amplitud a la cara lo ideal es aportar luminosidad en el centro de la barbilla, al igual que los anteriores si tienes la cara ya demasiado ancha, no es recomendable.

  • Cejas

Esta zona si es recomendada para todos, para darle luz a los ojos y vida a tu mirada, necesitas ofrecer iluminación por encima de las cejas.

  • Ojos

Justo debajo de la ceja, en la curva que esta hace, debemos aportar luminosidad para levantar un poco la mirada.

Iluminación en zonas del rostro

¿Puedo usarla independientemente de mi tipo de piel?

El tipo de dermis que tengamos es lo más importante a la hora de elegir o fabricar un cosmético, ya que de ello dependerá los principios que nuestra piel necesita.

Existen varios tipos de piel, cada una con sus principales características, de este modo tienes que informarte muy bien antes de los ingredientes que te favorecerán y los que te estropearan aún más el rostro.

Entre estas pieles están:

  • Piel normal: Aparentemente sin ningún tipo de imperfecciones y un cutis suave.
  • Piel seca: Sensación de tirantez, descamaciones o incluso picor.
  • Piel grasa: Con abundante sebo, brillos, espinillas y puntos negros.
  • Piel mixta: Se conoce por la famosa zona T (frente, nariz y barbilla), siendo esta muy grasa mientras que el resto de la cara tiene una textura seca. Para este tipo de piel la mejor técnica es la del multimasking, se trata de mezclar mascarillas y usar más de una en el mismo momento. Cada una de ellas adecuadas para las diferentes zonas de nuestro rostro. Por aquí tenéis toda la información necesaria: Multimasking.

Os he resumido muy brevemente, las principales características de cada tipo de piel, para que podáis identificaros con alguna de ellas y descubrir cuál es la vuestra antes de empezar con las recetas.

En definitiva, sí, para cada tipo de piel existen infinidad de recetas para hacer mascarillas iluminadoras, ¡todos tenemos derecho a tener un rostro iluminado y lleno de vida!

Por aquí os dejo este artículo donde podéis encontrar más información según vuestra piel: ¿Qué mascarilla facial necesito según mi tipo de piel?.

Tipo de pieles

Mascarillas iluminadoras naturales y caseras

Es cierto que las mascarillas las podemos encontrar en muchos lugares y tiendas de cosméticos, pero os aseguro que nada comparado con hacerlas en casa.

Lo primero de lo que vamos a hablar es de la cosmética natural, y todos los beneficios que nos ofrece, como por ejemplo, la sintonía de los ingredientes naturales (plantas, aceites, frutas, etc) con nuestra propia naturaleza.

Nada que ver con el daño que puede causar en nosotros las sustancias químicas, como irritaciones, alergias y otras muchas patologías.

Si además a la cosmética natural se le añade que lo hacemos nosotros en casa, los beneficios se incrementan en un 100%.

Cuando veáis las recetas no vais a poder resistiros a hacerlas cuanto antes, porque además de ser originales, van a resultar divertidas.

Y poco a poco vais a ir aprendiendo más sobre ingredientes que antes a lo mejor no teníais ni idea de todas las propiedades que pueden llegar a contener.

Además de esta forma nos aseguramos de que todos los ingredientes que van a formar nuestra mascarilla sean completamente naturales.

Ahora sí, ¡atentos a las recetas, que van a hacer que nuestro rostro se ilumine como nunca!

Antes de empezar os dejo por aquí un enlace donde se explican todos los detalles para empezar a hacer vuestras propias mascarillas: ¿Cómo hacer una mascarilla facial casera? y también os aconsejo que le echéis un vistazo a este otro: Mascarillas casera para la cara.

Recetas de mascarillas iluminadoras

Ya le ha llegado el turno a las deseadas recetas, os voy a hablar de alguna de ellas, pero no creáis que vais a tener que salir a comprar los ingredientes o incluso vais a tener que informaros sobre ellos porque no os suena su nombre.

Todo lo contrario, cuando veáis cuales son, vais a asombraros, ya que todas las recetas que os voy a dar, van a estar hechas de frutas o aceites, es decir, vamos a conseguir un cosmético que nos va a iluminar el rostro a base de frutas, aceites o plantas.

¡Si ya estáis atónitos, esperar a ver las recetas!

Son muy sencillas de hacer, y solo te van a llevar unos cuanto minutos, así que ¡manos a la obra!

Aunque os voy a explicar en cada receta como aplicarla de manera breve, os dejo por aquí este enlace donde se explica con todo detalle: Cómo aplicar correctamente una mascarilla facial.

Mascarilla de limón, huevo, miel y canela

El primer paso es hablaros de los ingredientes (aunque ya lo podéis ver en el titulo), para que lo tengáis todo preparado.

Ingredientes

  • 1 huevo
  • 5 o 6 gotas de zumo de limón
  • 1 cucharada de miel
  • 2 cucharadas de canela

Pasos para la preparación de la mascarilla

  1. Lo primero que vamos a hacer es separar la clara de la yema del huevo.
  2. Nos quedamos solamente con la clara y la batimos rápido y con bastante energía, hasta que se convierta en espuma.
  3. Ahora es el momento de añadir las gotas del limón.
  4. Una vez ya este la clara y el limón, es hora de añadir la cucharada de miel.
  5. Por último, vamos a añadir las cucharadas de canela.
  6. Mezclar todos los ingredientes, hasta que consigamos una pasta .

Una vez que esté lista

  • Cuando ya hayáis terminado con nuestra mascarilla, llega la hora de la aplicación, para esto, vais a ir administrando todo el producto en el rostro, con una brocha o con la yema de los dedos (como os sea más fácil).
  • Una vez que ya esté el rostro completamente cubierto, vais a dejarla actuar por al menos treinta minutos, durante este periodo vais a notar cómo vuestra piel va cogiendo un aspecto de tirantez.
  • Cuando hayan pasado los treinta minutos, vais a aclarar el rostro con abundante agua y os aseguro que al secar la piel y miraros al espejo, vais a notar diferencia, aunque para ver resultados más pronunciados debe pasar un poco más de tiempo.

Receta limón, huevo, miel y canela

Mascarilla de pepino

Vamos con los ingredientes que tenéis que tener preparados, ¡seguro que los tenéis en casa!

Ingredientes

  • Medio pepino
  • 1 yogur blanco natural

Pasos para la preparación

  1. Lo primero que vamos a hacer es pelar el medio pepino y triturarlo.
  2. Para triturarlo con más facilidad lo puedes cortar en trozos más pequeños.
  3. Una vez triturado, vamos a verterlo junto al yogur y vamos a remover.
  4. Finalmente tenemos que conseguir una mezcla de los dos ingredientes y ¡ya estará lista!

Aplicación

  • El último paso es aplicarla en nuestro rostro, así que vamos a ir cubriendo todo el rostro, con los dedos o una esponja.
  • Una vez que ya tengamos toda la cara cubierta con nuestra mascarilla, vamos a dejarla actuar por al menos quince minutos.
  • Cuando haya pasado este tiempo, vamos a lavar la piel con abundante agua y la vamos a secar con una toalla limpia.

Y ya podemos dar por finalizada la rutina de belleza de la mascarilla.

Ya sabéis que el pepino es un alimento muy abundante en agua, por lo que nos va a ofrecer una gran cantidad de hidratación, además de purificar todo el rostro.

Receta de pepino y yogur

Mascarilla de yogur y avena

¡Atentos a los ingredientes que seguro que los tienes todos en tu nevera!

Ingredientes

  • Medio vaso de agua caliente
  • Un tercio de una vaso de copos de avena
  • Dos cucharadas de miel
  • Dos cucharadas de yogur natural
  • Una clara de huevo

Pasos para la preparación

  1. Lo primero que vamos a hacer es verter los copos de avena en el agua caliente.
  2. Esperar algunos minutos (dos o tres), vas a notar como los copos de avena se hinchan de todo el agua.
  3. Después, vamos a añadir el yogur y la clara de huevo.
  4. Por último, removemos todo hasta conseguir una pasta.

Aplicación

  • Ahora llega la hora de aplicar nuestra querida mascarilla.
  • Con los dedos o con una brocha vamos a ir cubriendo todo la cara con una capa bastante gruesa.
  • Cuando ya esté todo completamente aplicado, vamos a dejar reposar por unos quince minutos.
  • Una vez se haya cumplido este tiempo, vamos a aclarar la piel con abundante agua.
  • ¡Y ya estaría todo el proceso terminado!

La avena tiene propiedades que nos ayudarán a suavizar y calmar el rostro mientras que el yogur nos va a hidratar y exfoliar la piel.

Receta yogur con avena

Mascarilla de huevo, miel y aceite de almendras

Esta receta puede ser que ya la hayas visto por algún lado, ya que es bastante común, porque además de iluminarnos el rostro, también nos va a ayudar a combatir las arrugas.

Ingredientes

  • Un huevo
  • Una cucharada de miel
  • Veinte gotas de aceite de almendras

Pasos para la preparación

  1. Lo primero que vamos a hacer es separar la clara de la yema del huevo y nos vamos a quedar con la primera.
  2. Una vez que ya tenemos la clara, vamos a remover con mucha energía y ganas hasta conseguir el punto de nieve (espuma blanca).
  3. Cuando ya la tengamos, vamos a añadir la cucharada de miel y vamos a remover.
  4. Y por último añadimos las veinte gotas del aceite de almendras y volvemos a mover todo hasta que este completamente mezclado.

Aplicación

  • Como último paso de nuestra fabricación, viene el aplicarlo en nuestro rostro, para esto vamos a usar (igual que en las anteriores), los dedos de las manos o una brocha especial, hasta cubrir todo el rostro.
  • Una vez que esto ya lo hayamos hecho, toca esperar a que la mascarilla haga su efecto al menos veinte minutos.
  • Cuando ya haya finalizado este tiempo, vamos a aclarar la piel con abundante agua.

Y, finalmente ¡ya habremos terminado con la iluminación semanal de nuestro cutis!

Receta de huevo, miel y aceite de almendras

Categories
Belleza

Cómo hacer una mascarilla facial hidratante

Seguro que ya has buscado en mil sitios, como eliminar impurezas del rostro (puntos negros, espinillas, etc.), mientras hidratamos nuestra piel.

Tener la dermis sana, joven y con la humedad que necesita, al principio parece todo un desafío , pero es más sencillo de lo que pensáis, y totalmente necesario para nuestra salud en general.

En este artículo os voy a enseñar como podéis hacer una mascarilla hidratante en casa, ¡No os lo perdáis, y comencé a lucir un rostro iluminado y rejuvenecido!

Por aquí os dejo una lista con las mejores mascarillas del mercado: Mejores mascarillas faciales.

Mascarillas hidratantes

¿Qué es una mascarilla?

Lo primero que os voy a explicar es en qué consiste una mascarilla , qué seguro es lo que hemos visto en muchos sitios (pelis, anuncios, amigas, etc.) pero no tenéis claro cual es su verdadera función.

La mascarilla es un cosmético que aporta grandes cantidades de nutrientes a nuestra piel . Se aconseja usarla aproximadamente una vez a la semana.

Existen muchos tipos de mascarillas , cada una con su manual de instrucciones, pero hoy le vamos a dedicar toda nuestra atención a la mascarilla hidratante .

Mascarilla hidratante

Si estas buscando una hidratante, es porque quieres conseguir una dermis más suave . Y es que la piel es un órgano más de nuestro cuerpo y por lo tanto también se resiente por diversos factores.

El frío en invierno, los rayos directos del sol en verano, la contaminación, el estrés, y muchos más, son los principales factores que hacen que nuestra dermis pierda toda la humedad y que adopten un aspecto deshidratado y triste.

Todo esto lo podemos arreglar, dando a nuestra piel lo que necesita , aparte de usar un diario cremas hidratantes y muchos más cosméticos para cuidar nuestro rostro, aconsejar usar una vez a la semana una mascarilla hidratante.

Pero no cualquier mascarilla, vamos a aplicarnos una hecha en casa, para esto vamos a ver algunas recetas sencillas de hacer y súper agradables al tacto, con ingredientes cien por cien naturales.

Mascarilla hidratante casera

¿Debo prestar atención a mi tipo de piel?

Esta pregunta quiero dejarla explicada y que la entendáis muy bien antes de empezar con las recetas.

Cada piel es un mundo, cada persona tiene un tipo de piel diferente y no todos los ingredientes están recomendados para todas las dermis.

Por esto mismo, la respuesta es que, por supuesto que tenemos que prestarle una atención máxima a nuestra piel y saber escucharla.

Ya que los ingredientes ideales para una persona pueden ser los no recomendados para otra. ¡Pero no te preocupes, que os voy a hacer un pequeño resumen de cada tipo de piel, por si aún no tenéis muy claro cual es el vuestro!

Por aquí os dejo este enlace donde tenéis las mascarillas que necesitáis según vuestra piel: ¿Qué mascarilla facial necesito según mi tipo de piel?

¿Cómo sé cuál es mi tipo de piel?

Como os he dicho antes, voy a contaros algunas características esenciales de cada tipo de dermis, con las que vais a descubrir en un minuto cual es la vuestra y las recetas que tenéis que seguir según vuestras necesidades.

  • Piel normal

Se trata de una dermis con un buen equilibrio, poros finos, buena circulación de la sangre, un tacto suave y fino, sin impurezas y con un color rosado y vivo.

  • Piel seca

Este tipo de dermis produce mucha menos grasa que la piel normal, y esa es la causa por la que no puede retener la humedad necesaria que necesita el rostro y por lo tanto la deja desprotegida frente a los factores externos. Casi todas las personas con el paso del tiempo van adoptando un aspecto de piel seca, siendo mayor el número de mujeres que de hombres.

Al tener la piel seca, suelen aparecer síntomas como la descamación, el aspecto áspero, picor, tirantez.

  • Piel  grasa

Estamos frente a una piel grasa, cuando esta produce de forma excesiva sebo en el rostro .

Podemos identificarla, si tienes los poros tan dilatados y grandes que son visibles, si tienes mucho brillo en todas las zonas de la cara, si la textura de la piel es gruesa y untuosa.

Normalmente este tipo de dermis, produce imperfecciones como granitos, puntos negros, espinillas, etc.

  • Piel mixta

La piel mixta es una de las más comunes, y se presenta con características de las dos anteriores, algunas zonas del rostro, como la zona T (frente, nariz y barbilla) son grasas, mientras que el resto de la cara es seco.

En las zonas grasas suelen aparecer poros más grandes mientras que en las demás apenas son visibles, lo mismo pasa con los brillos y la textura de la dermis.

Tipo de pieles

Importancia de mantener hidratada nuestra piel

¿Cuánto tiempo le dedicas al cuidado de tu dermis ?, ¿Cuántas veces piensas en lo importante que es, tener un rostro hidratado ?.

Mantener nuestra piel hidratada no solo es esencial para lucir con un buen aspecto, sino que es crucial para tener una buena salud .

Como ya podríamos saber, la piel es el órgano más extenso de nuestro cuerpo, y además desempeñar una función clave, se encarga de protegernos de los factores exteriores, los llamados «radicales libres», por esto mismo debemos mantenerla cuidada siempre .

¿Cómo sé que mi piel está deshidratada?

La dermis cuando está totalmente hidratada tiene un aspecto liso, suave, joven y lleno de vida , sin embargo cuando esta se encuentra deshidratada, adopta una apariencia muy diferente, una piel áspera, con arrugas y tirante, son las consecuencias de la falta de humedad en la dermis.

Así que tienen del tipo de pastel l que tengas (grasa, seca o mixta), debes hidratarla , ya que todas ellas necesitan agua para poder mantener sanas.

Por esto mismo, beber agua es necesario para mantenernos hidratados ¿Cuántas veces os lo habrán dicho ?.

Y es cierto, necesitamos beber mucha agua, pero no es lo único, también debemos cuidar la dermis desde el exterior , tenemos que ofrecer agua con cosméticos hidratantes, como nuestra querida mascarilla.

Esto es lo explícito en el siguiente punto.

¿Cómo combatirmos la deshidratación?

Lo principal es beber mucha agua , puede ser sola o acompañada con limón, además también son buenas las infusiones. Esto debemos hacerlo siempre, pero en verano con el aumento de las temperaturas es más importante aún más. Como mínimo debemos beber dos litros de agua al día , o si lo veis más fácil así, ocho vasos.

Y por supuesto llevar una buena alimentación , llena de frutas y verduras , ya que estas son ricas en agua.

La otra acción esencial es la aplicación de productos hidratantes en el rostro . Esto es realmente importante, ya que nuestra dermis está perdiendo agua constantemente y esta es una buena manera de ofrecerle hidratación.

Ahora bien, hay un factor inevitable que ocasiona perdida de agua , ya que deja las glándulas y células de nuestra piel con menos fuerza para retener líquidos, la vejez .

Pero no te preocupes, aunque sea un hecho inevitable, podemos intentar llevarla de la mejor manera, y eso solo es posible si cuidamos nuestra piel , tanto desde el interior como por el exterior, con los consejos que os he dado al principio de este punto .

Hidratar la piel

Cosmética natural y casera

Hacer nuestros propios productos en casa, ya no solo cosméticos, también en el mundo de la alimentación, se volverá algo muy habitual, ya que nos fiamos más de las cosas que hacemos nosotros mismos y así nos aseguramos el origen de todos los ingredientes .

Os voy a poner un ejemplo muy simple con un alimento:

  • Seguro que ha comprado alguna vez una tortilla de patatas en algún supermercado y te la ha comido porque estaba buena, pero ¿tan buena como la que haces en casa? , seguro que si le preguntáramos a la mayoría de la población, todo el mundo elegiría una tortilla casera antes que una industrial .

Lo mismo ocurre con la cosmética, la única diferencia es que en este mundo todavía no hay suficiente información sobre el daño que causa en nuestra piel, los ingredientes que componen los productos de algunas marcas.

Porque aunque, hay muchas marcas que han optado por pasarse al mundo verde , siguen habiendo otras muchas que aún usan sustancias muy tóxicas para nuestra piel.

Por esto mismo, hoy vengo a deciros ya hablaros de la importancia de hacer nuestros propios cosméticos en casa o de elegir siempre una marca que solo use ingredientes de origen natural.

Para saber si es cierto que son sustancias naturales, lo que debemos hacer es fijarnos en el INCI , normalmente viene en algún lado lateral de la caja o bote y es donde se especifica (normalmente sin engaños) cada ingrediente que el producto, en este caso la mascarilla, contiene , además están ordenados de mayor cantidad menor.

No obstante, aquí vamos a ver todas las recetas que existen para poder hacer una mascarilla hidratante facial casera, ¡qué nos van a dejar con la boca abierta!

Recetas de mascarillas hidratantes

Os voy a dar varias recetas según el tipo de piel que tengas, cada una de ellas llevarán ingredientes naturales y adecuados para cada necesidad de vuestra dermis. También podemos resumir como tenéis que aplicarlas, aunque si queremos una información más específica y específica, aconsejamos que echemos un vistazo a este artículo: Cómo aplicar correctamente una mascarilla facial. ¡No os las perdáis!

Para pieles sensibles

Las personas con este tipo de dermis son las que más se lo piensan a la hora de los productos de daño, por el miedo a que se hagan daño y se les irritan las zonas del rostro, pero ¡tranquilos, las recetas que os traigo son totalmente recomendadas para vuestra dermis!

Mascarilla de zanahoria y miel

La zanahoria es un alimento bajo en grasa, por lo que lo único que aporta es vitamina A y antioxidantes .

La miel por su parte, aporta hidratación , ayudando a la regeneración de la dermis.

Pasos para la preparación

  1. Lo primero va a ser un rallar un trozo de zanahoria.
  2. Mezclar en un recipiente una cucharada grande de zanahoria rallada con dos cucharadas de miel.
  3. Mezclamos hasta que se haga una pasta.

Pasos para la aplicación

  1. Aplicar una vez a la semana y recién hecha.
  2. Con la yema de los dedos vamos esparciéndola por todo el rostro con movimientos suaves, hasta cubrirlo por completo.
  3. Esperamos unos 10-15 minutos y enjuagamos la cara.

Receta zanahoria

Mascarilla de papa, miel y aceite de oliva

La patata es un alimento muy rico en vitamina y antioxidantes , lo que ayuda a mantener una buena salud de nuestra dermis, combatiendo contra ciertas imperfecciones.

Pasos para la preparación

  1. Lo primero es pelar y triturar una patata pequeña cruda.
  2. Luego, la mezcla en un recipiente con dos cucharadas de miel y una de aceite de oliva.
  3. Eliminar hasta que se cree una pasta.

Pasos para la aplicación

  1. La aplicación una vez a la semana y recién hecha, para que no pierda propiedades.
  2. Con la yema de los dedos vamos cubriendo todo el rostro.
  3. La dejamos reposar unos 10-15 minutos y aclaramos con abundante agua.

Receta de patatas

Mascarilla de áloe vera, miel y pepino

Seguro que sabes que el áloe vera y el pepino son dos sustancias muy presentes en multitud de productos de belleza.

El pepino es un gran antioxidante y en áloe vera ayuda en la reparación de los tejidos del organismo.

Pasos para la preparación

  1. Lo primero es exprimir el pepino y sacar todo el jugo y extraer de una hoja de áloe vera todo el gel.
  2. Mezclar en un recipiente el jugo del pepino con el gel que hemos extraído del áloe vera y agregar una cucharada de miel.
  3. Mezcla muy bien hasta conseguir una pasta.

Pasos para la aplicación

  1. Lo aplicamos una vez a la semana, solo hacerla cuando la vayamos a aplicar, para que no se estropee.
  2. Con la yema de los dedos vamos aplicándola por toda la cara hasta cubrirlo todo o las zonas donde queramos ponerla.
  3. Dejar reposar de 10-15 minutos y aclarar el rostro con abundante agua.

Receta de áloe vera

Mascarillas para piel seca

Ya hemos visto todo lo que dañan las pieles secas, debido a la falta de hidratación, para intentar contrarrestar estos daños, vamos a fabricar algunas recetas que nos van a ayudar a mejorar el aspecto .

Mascarilla de café y yogur

El café es antiinflamatorio y además es genial para desintoxicar todas las células , lo que al aplicarlo en forma de mascarilla ayudará a la oxigenación de las células dérmicas. Y el yogur (natural) aportará hidratación a la piel.

Pasos para la preparación

  1. En un recipiente, mezclamos una cucharada de café molido con una cucharada de yogur.
  2. Mezclamos todo hasta conseguir una pasta.

Pasos para la aplicación

  1. Esta mascarilla vamos a aplicarla una o dos veces a la semana, específicamente de la secuencia de la piel.
  2. Aplica la mascarilla con las yemas de los dedos hasta cubrir todo el rostro.
  3. Esperar a que haga efecto durante unos 10-15 minutos y aclarar el rostro con agua.
  4. Aplicar la mascarilla recién hecha.

Receta de café

Mascarilla de chocolate

Si como habéis leído, de chocolate, aparte de ser una exquisitez para la gran mayoría de las personas, también es un excelente antioxidante que en forma de mascarilla, luchar contra los factores que danñan nuestra dermis.

Además es muy rico en grasas, por lo que ofrece suavidad e hidratación a la piel.

Pasos para la preparación

  1. Lo primero que vamos a hacer es calentar un trozo de chocolate negro puro, hasta que se disuelva.
  2. Cuando esté completamente diluido, lo vertemos en un recipiente junto con una cucharadita de aceite de almendras y una cucharada de miel.
  3. Mezclamos todo hasta conseguir una pasta.

Pasos para la aplicación

  1. Debemos aplicarla una vez a la semana, junto a nuestra rutina de belleza diaria.
  2. Con la yema de los dedos vamos cubriendo todo el rostro por completo.
  3. Esperamos unos 10-15 minutos y aclaramos con bastante agua.
  4. Solo hacerla justo antes de aplicarla, ya que sino el chocolate se vuelve duro y no podemos esparcirlo sobre la piel.

Receta con chocolate

Mascarillas de aceites de oliva

Todos sabemos que no hay nada más hidratante que el aceite de oliva, incluso se recomienda su uso en la piel de los bebés, para mejorar las irritaciones , etc.

Pasos para la preparación

  1. Lo primero es coger un recipiente y mezclar una cucharada de aceite de oliva virgen extra, una cucharada de aceite de coco, medios cucharada de miel y un poco de la pulpa de un aguacate.
  2. Mezclar todo hasta conseguir una pasta uniforme.
  3. Aplicarlo una vez a la semana para notar como a lo largo de un tiempo, se va hidratando el rostro.

Receta de aguacate

Mascarillas para las pieles mixtas y grasas

Tener la dermis grasa no es sinónimo de hidratación , por este mismo motivo hay que aportarle humedad a la piel pero con cuidado de no grabar más, así que esto es para esto os voy a dar recetas ideales para habitación cutis.

Mascarilla de clara de huevo con limón

Esta mascarilla nos va a ayudar a recuperar la suavidad en el rostro, eliminando los puntos negros y espinillas , ayudando a cerrar los poros de la dermis.

Pasos para la preparación

  1. Lo primero es separar la clara de la yema del huevo y conservar la clara, ya que es lo que vamos a usar en esta receta.
  2. En un recipiente mezclamos la clara del huevo con dos cucharadas del zumo de limón.
  3. Mezclamos todo bien hasta conseguir una pasta.

Pasos para la aplicación

  1. Esta mascarilla solo se debe usar en zonas de grasa, es decir, si tienes la piel mixta, tan solo debes aplicarla en la zona T.
  2. Debe haber una vez a la semana, y hacerlo cuando esté recién hecho.
  3. Con la yema de los dedos o una brocha, vamos aplicándola por todo el rostro hasta cubrir todas las zonas de grasa.
  4. dejarla actuar durante 10-15 minutos y cuando esté completamente seca, quitarla con abundante agua.

Receta con limón

Mascarilla de aceite de ricino y áloe vera

El aceite de ricino, tiene un alto contenido de ácido graso, por lo que esta mascarilla facilitará que penetre en nuestra dermis y ayude a cerrar los poros de la piel, mientras que el áloe vera como ya hemos dicho antes, ayuda a restaurar los tejidos del organismo.

Pasos para la preparación

  1. En primer lugar vamos a coger un recipiente donde vamos a mezclar una cucharada del gel de áloe vera con una cucharada del aceite de ricino.
  2. Mezclar los dos ingredientes muy bien hasta conseguir una pasta.

Pasos para la aplicación

  1. Al igual que todas, vamos a aplicarlo una vez a la semana y igualmente hacerla justo antes de la aplicación, para evitar que se estropee.
  2. Con la yema de los dedos vamos aplicando toda la mascarilla en las zonas de grasa del rostro.
  3. Dejamos actuar durante 10-15 minutos, y luego retiramos todo el producto con abundante agua.

Receta de aceite de ricino

Mascarilla de pepino y manzanilla

El pepino como ya hemos visto antes, es un gran antioxidante, mientras que la manzanilla ayuda a depurar las sustancias dañinas del cuerpo y a restaurar el equilibrio de la piel.

Pasos para la preparación

  1. El primer paso va a ser extraer la pulpa de un pepino y calentar en una olla a fuego lento sin nada más, cuando ya se haya calentado un poco se le añade unas dos hojas de manzanilla.
  2. Dejarlo enfriar y mezclarlo bien.

Pasos para la aplicación

  1. Con la yema de los dedos vamos aplicando la mascarilla por todas las zonas grasas del rostro.
  2. Después lo dejamos actuar por unos 10-15 minutos y lo retiramos con abundante agua.
  3. Esto lo vamos a aplicar una vez a la semana, y al igual que todas las recetas anteriores, vamos a prepararla justo antes del momento de aplicarla.

Receta de manzanilla

¿Pueden los hombres usar mascarillas hidratantes?

Esta pregunta la he visto en muchos lugares, ya que hay muchos hombres que están interesados en usar mascarillas para hidratar su piel, pero no se atreven porque piensan que «es un cosmético diseñado para mujeres»

La respuesta es clara, todo el mundo puede usar mascarilla, ya que la piel del hombre y la mujer aunque tienen sus diferencias, en lo importante son semejantes.

Primero podemos ver que los hombres tienen más colágeno que la mujer, y por lo general más grasa, siendo estos los primeros motivos de diferencia.

De todos los modos, os traigo una receta para hidratar más a fondo la dermis de los chicos.

Receta mascarilla hidratante para hombres

La receta de la que os voy a hablar va a estar hecha directamente de áloe vera, por lo que es muy sencilla su preparación.

Mascarilla de áloe vera

El gel del áloe vera es una de las sustancias más hidratantes para nuestra piel , por eso se convierte en un gran aliado de los productos cosméticos.

Pasos para la preparación

  1. Lo primero es desinfectar con alcohol los recipientes que vamos a usar para mezclar el producto.
  2. Vamos a necesitar una crema hidratante , la usaremos a diario, unos 80 gramos de esta.
  3. A continuación, añadimos 4 gramos de áloe vera fresco , mejor si lo cogemos personalmente de la planta.
  4. Ahora añadimos otros 4 gramos de elastina , que podemos comprar en cualquier herboristería.
  5. Y por último en esta tanda, añadimos 4 gotas de alguna esencia aromática , la que prefiráis, solo será para hacer su olor más agradable.
  6. Ahora elimine todo hasta que estén completamente disueltos todos los ingredientes.
  7. A continuación añadimos 12 gramos de caolín y removemos hasta volver a conseguir la mezcla completa.
  8. Ahora sí, por último, añadimos la mascarilla finalizada en un tarro , listo para aplicarla.

Aprovechando el uso de caolín, por aquí os dejo las mejores del mercado en estos tiempos: Mejores mascarillas con caolín.

Receta hombre

Y con esto ya tendremos una mascarilla hidratante genial , para cuidar nuestra piel, con esto no quiero decir que solo puedan usar hombres o que las anteriores fuesen específicas para mujeres,  pero para los más exigentes, esta receta está recomendada para las características de la piel masculina

Todos podéis hacer la mascarilla que queráis, específicamente de la habitación sexo, solo os debe importar la habitación tipo de piel.

Categories
Belleza

¿Qué mascarilla facial necesito según mi tipo de piel?

¿Te has preguntado alguna vez, que es lo que usarán las personas que lucen un rostro de ensueño?

Si a pesar de todo, llevas a cabo una rutina de belleza con todos los productos necesarios, y aunque tengas una piel cuidada y sana, sigues notando que te falta algo para culminar con la faena.

Pues atentos, porque estoy más que segura que el producto estrella que os falta se trata de la mascarilla facial, ¡usarla una vez a la semana nos proporcionará esa dermis que tanto deseamos todos!

Pero hay que tener cuidado, ya que cada tipo de piel es un mundo, y por ende cada una necesita cuidados diferentes.

Aprovecho para dejar por aquí un enlace donde podéis encontrar específicamente las mejores elecciones: Mejores mascarillas faciales.

Mascarillas faciales

¿Qué es una mascarilla facial?

Seguro que lo has visto muchas veces, en las pelis o incluso en amigas, que se embadurnan la cara con un producto y la dejan un tiempo, pareciendo que llevan una mascara puesta, hasta que finalmente la quitan.

La mascarilla facial es un cosmético que se usa normalmente una vez a la semana, para complementar nuestra rutina habitual de belleza y además porque nos aportará cientos de nutrientes, que aunque esta se aplica en la superficie de la piel, los ingredientes penetran hasta el interior de la dermis, ayudando a los nutrientes a llegar hasta allí.

Pero, hay un aspecto al que tenemos que prestar atención especial, cada tipo de piel es totalmente diferente a otro, por este motivo debemos tener mucho cuidado a la hora de elegir nuestra mascarilla.

Para esto, lo primero que vamos a hacer es hablar de cada tipo de piel y las mascarillas ideales para cada uno.

¿Cuántos tipos de mascarillas existen y en que se diferencian?

Existen muchos tipos diferentes de mascarillas que vamos a poder elegir en función del que más nos guste (tanto su textura, olores, formatos, etc.). ¡Os lo explico todos para que no tengáis ninguna duda a la hora de ir a por las vuestras!

  • Peel off

Cuando llega la hora de aplicar la mascarilla peel off en el rostro, esta se va secando poco a poco, hasta crear una película rígida y fina. Se usa en muchas ocasiones para eliminar los puntos negros y las imperfecciones de este tipo. Al ser tan pegada y resistente, a la hora de quitarla, hace la función de exfoliar a fondo el rostro, de este modo retira los puntos negros desde la raíz interior, desobstruyendo los poros.

Si os interesa este tipo de mascarilla, en este artículo os cuento más sobre ella: Qué es una mascarilla peel off.

  • Polvo

Este tipo suele venir en polvo, para prepararlas, se trata de disolverla con agua justo antes de la aplicación en el rostro.

  • Crema

Este tipo de mascarillas suelen ser las más hidratantes, normalmente tienen la capacidad de calmar la piel a la misma vez que la hidrata, por eso se aconseja su uso en la noche.

  • Forma de piel

Se trata de un compuesto químico sintético o natural que se coloca en el rostro y cuando pase el tiempo y tengamos que retirarlo se quita con agua poco a poco.

  • Pasta

Normalmente es recomendado para la piel grasa, ya que es mucho más espeso y elimina todas las imperfecciones como los brillos de la piel.

  • Barro

Este es el conocido como arcilla, es genial para limpiar el rostro en profundidad a la misma vez que lo hidrata. Se aconseja para todo tipo de pieles, tiene un tacto más bien áspero, por lo que barre todas las impurezas de la dermis.

  • Exfoliantes

Estas mascarillas incluyen granulitos, que al roce con la dermis ayudan a eliminar toda la piel muerta y renovarla. Para esto tenemos que hacer un masaje una vez que tengamos la mascarilla aplicada, para conseguir que las partículas arrastren todos los residuos.

  • Velo

Se trata de unas mascarillas en forma de celulosa llena de principios activos que se coloca en la cara y se deja reposar durante unos 15-30 minutos (según lo que ponga en el envase del producto) y luego solo basta con retirarla y hacer un masaje en el rostro con las yemas de nuestros dedos.

  • Mascarilla en stick

Este tipo es de los más nuevos en cuanto al mundo de las mascarillas, tienen una gran ventaja, y es que vienen en formato barra, ayudando y haciendo la aplicación del producto mucho más fácil y sencilla, sin necesidad de usar brochas o mancharnos los dedos.

  • Mascarillas Led

Este tipo de mascarilla es difícil de encontrar, lo más habitual es que estén en centros de estética.

Se trata de una mascara de plástico con luces led, que se pone en el rostro y las ondas van penetrando en la piel. Dependiendo de la luz de la mascara, se proporciona para diferentes tratamientos (azul: acné, verde: purificante, amarillo: irritaciones, morado: antiedad, etc)

  • Mascarillas burbuja

Se trata de mascarillas carbonatadas, que cuando la aplicas sobre el rostro, no paran de crear burbujitas sin necesidad de tocarla, para limpiar los poros a fondo.

Tipos de mascarillas

¿Qué tipo de mascarilla usar, según las características de mi piel?

Como ya hemos visto antes, todas las personas independientemente de su tipo de piel pueden usar mascarilla, pero con la única condición, elegir muy bien cual es la más ideal para su rostro.

Aparte de los tipos diferentes de dermis, hay pieles con características especiales, de este modo también hay que tenerlo en cuenta, por ejemplo:

  • Pieles muy secas:  Lo ideal es que usen una mascarilla hidratante, para poder combatir la secuencia de esta.
  • Pieles propensas al acné:  Deberán usar una mascarilla con propiedades purificantes y calmantes, que ayudarán a limpiar a fondo los poros del rostro.
  • Pieles irritadas:  Estos suelen verse más favorecidos usando una mascarilla que aporte hidratación y calma en la dermis.
  • Pieles envejecidas:  Se recomienda usar mascarillas con antioxidantes, para combatir los radicales libres que dañan las células, adelantando el envejecimiento.
  • Pieles con manchas:  Lo ideal son mascarillas con vitamina C, que ayudarán a la pigmentación de la dermis, favoreciendo la eliminación de las manchas producidas por el sol o por otras anomalías.

Características de la piel

Como hemos dicho, estas son las mascarillas que debemos buscar a la hora de elegir una, si padecemos alguna característica especial en nuestra piel, como las anteriormente mencionadas.

Ahora vamos a ver cuales son las ideales para cada tipo de piel, pero ¿tienes claro cuál es tu tipo de dermis?, ¡esto es lo primero!

Antes de nada, vamos a dar algunos puntos esenciales de cada tipo de piel para que podáis descubrir y tener claro cual es la vuestra.

¿Cómo averiguar mi tipo de piel?

Como ya os he dicho, lo más importante a la hora de elegir nuestra mascarilla (o cualquier otro cosmético) es saber como es nuestro rostro, ya que existen varios tipos, cada uno con sus necesidades.

Para saber ante qué tipo de piel estamos os voy a hablar un poco de cada una de ellas, ya verás que al final de la explicación no tienes ninguna duda de tu dermis.

  • Piel normal

Este rostro se caracteriza por su buen equilibrio, donde no puede producir grasa ni sequedad, pero ni mucho menos esto significa que no tengamos que cuidarlo, ya que la dermis va cambiando y si no lo cuidamos puede derivar en una piel grasa o seca.

  1. Dermis suave y sin poros visibles.
  2. Buena hidratación, sin alteraciones a diferentes temperaturas.
  3. Piel sin imperfecciones.
  • Piel seca

Se trata de una dermis que no es capaz de retener la humedad necesaria para el buen funcionamiento de esta. Curiosamente un alto porcentaje de las personas que padecen este tipo de piel, son mujeres.

  1. Piel áspera y con escamas.
  2. Dermis opaca, con irritaciones en algunas zonas.
  3. Suele ser mucho más propensas a las arrugas adelantadas.
  4. Picor en algunas zonas de la cara.
  • Piel grasa

A veces este tipo de dermis se da en edades determinadas, provocado por las alteraciones y cambios hormonales, por esto es por lo que aparece el acné en la adolescencia.

No obstante, también hay personas en la edad adulta con predisposición a la piel grasa.

Cuando tenemos este tipo de dermis, el pelo también se ve perjudicado, y es cuando decimos que tenemos el pelo graso.

  1. Gran cantidad de granitos, puntos negros, etc.
  2. Rostro muy brillante, incluso después de lavar nuestra cara.
  3. Poros muy dilatados y obstruidos por la grasa.
  4. Textura irregular de la piel.
  • Piel mixta

Este tipo de dermis es el más común, en ella destaca la famosa zona T, donde el frente, nariz y barbilla son zonas mucho más grasas que las demás zonas de la cara.

  1. Zona T más brillante que lo demás.
  2. Mejillas y el resto del rostro, se encuentran con un aspecto seco.
  3. Poros dilatados.
  • Piel sensible

Este es el tipo de piel más difícil de detectar y cuidar, ya que pueden presentar anomalías y reacciones ante cualquier producto o temperatura.

  1. Irritación, picor, calor, etc, en algunas zonas del rostro a la hora de aplicar un cosmético o con los cambios de temperatura (mucho frío o mucho calor)
  2. Heridas en el rostro sin saber el origen.

Normalmente, las personas con este tipo de dermis, tienen que acudir alguna vez a un dermatólogo, para que les explique bien como deben cuidarla y los cuidados que deben tener.

Tipo de piel

¿Cómo tiene que ser la mascarilla para mi tipo de piel?

Ahora que ya sabes cual es tu tipo de dermis, puedes ir a tiro hecho hasta ella para ver como debe estar compuesta y que debe aportar la mascarilla que vayas a elegir.

Para saberlo, voy a poner por puntos los activos ideales para cada uno.

  • Piel seca

¿Qué debemos buscar en la mascarilla si nuestra dermis es seca?

Ya sabemos las características de este tipo de piel, para mejorar lo ideal es que nuestro cosmético nos hidrate en profundidad el rostro, para evitar las rojeces de algunas zonas.

Una sustancia muy recomendable para estos aspectos, es el ácido hialurónico, que ofrece a la dermis un aspecto ¡mucho más nutrido y vivo!

  • Piel grasa

¿Qué debe contener nuestra mascarilla ideal?

Lo primero que debemos saber, es que este tipo de piel necesita una limpieza profunda antes de aplicar cualquier producto, ya que lo principal es desobstruir los poros.

Una sustancia genial para tratar este tipo de dermis es la arcilla verde, que nos ayude a eliminar los brillos de la cara y purificar los poros. ¡Con esto diremos adiós a la grasa del rostro!

  • Piel mixta

Como ya hemos hablado más arriba, este tipo de piel es el más difícil de cuidar, ya que tenemos características de las dos anteriores, para esto no solo nos va a bastar con usar una mascarilla, este modo lo ideal es mezclar dos tipos, uno para la zona T (más grasa) y otro para el resto del rostro (zona más seca).

Para esto, lo recomendable es usar la técnica del multimasking, una combinación de mascarillas con activos diferentes.

Aquí tenéis toda la información sobre esta técnica: Multimasking.

  • Piel normal

Para este tipo de piel que no suele tener ningún tipo de anomalía ni imperfecciones (aunque es difícil, ya que es la menos común, debido a la contaminación, estrés, etc. que nos rodean en estos años)

Para mantenerla siempre sana y que nunca empeore, lo ideal es cuidarla con una mascarilla hidratante que aporte humedad y frescura al rostro.

Mascarillas según la piel

Ya tengo mi mascarilla ideal, ¿cómo empiezo a aplicarla?

Para cuidar nuestro rostro no solo basta con usar sérums y cremas hidratantes, además de eso debemos usar una mascarilla que nos aporte un extra de nutrición a la piel.

Estas se usan a la misma vez que la exfoliación, es decir, una vez a la semana, de este modo nos aseguramos de mantener la dermis en un estado impoluto.

Pero para esto tenemos que saber cuándo y cómo vamos a aplicarla, ya que debemos hacerlo de forma correcta para la obtención de los resultados que estamos buscando.

¿Cuándo hay que aplicarla?

No debemos confundir la mascarilla con cualquier otro producto de uso diario, a diferencia de estos, debemos usarla (según las necesidades de nuestra piel) una vez a la semana o cada quince días.

Lo ideal es dejarlas actuar durante quince o veinte minutos, llegando incluso a treinta minutos el tiempo de reposo de la mascarilla. Mientras tanto podemos usar este momento para relajarnos.

Yo personalmente, basándome en las recomendaciones de los expertos, os aconsejo el momento ideal para aplicar vuestras mascarillas y que puedan comenzar a notificar cambios, en la noche.

Principalmente por dos razones:

  •  Por un lado, porque es el momento donde más tranquilos estamos, y podemos permitirnos el lujo de darnos un cuidado más exhaustivo de la piel, a la misma vez que relajamos todo nuestro cuerpo.
  • Y por otro lado, porque es el momento del descanso y es cuando nuestra piel se renueva, absorbiendo de manera más correcta todas las propiedades de la mascarilla.

A la hora de la aplicación, podemos hacer otras cosas mientras esperamos el tiempo de actuación, pero con mucho cuidado de no excedernos con este período, ya que puede secar nuestra piel o hacernos daño.

Rápidamente aplicar la mascarilla

¿Cómo la aplico?

Lo primero, es realizar nuestra rutina de belleza de todos los días, sin ningún cambio, pero antes de finalizarla, como último paso vamos a aplicar nuestra mascarilla. Voy a proponeros una rutina de belleza desde principio hasta fin.

Rutina de belleza

  1. El primer paso siempre es lavar nuestro rostro, si estamos maquillados usaremos un desmaquillante en toallitas o líquido, como una leche o agua micelar.
  2. Acto seguido, seguimos con la limpieza, para eliminar los restos del desmaquillante, vamos a lavar nuestra cara con abundante agua y un jabón suave.
  3. Ahora vamos a exfoliar el rostro, para eliminar todas las impurezas adheridas a la piel y de este modo nos aseguramos de que la mascarilla pueda penetrar mejor en nuestra dermis.
  4. Ahora le toca el turno a nuestra mascarilla, según como sea vamos a ir siguiendo las instrucciones del envase donde venga y la vamos a colocar en la cara, con cuidado y evitando el contorno de los ojos y labios. Podemos aplicarla con la brocha especial de mascarillas o con la yema de los dedos, a no ser que sea tipo velo que la aplicación aún es más fácil, ya que la ponemos sobre el rostro tal y como viene.
  5. Dejamos que la mascarilla actúe al menos 15-20 minutos como ya hemos dicho antes, de todas formas en la caja vendrá cuanto tiempo debe estar la nuestra en concreto.
  6. Cuando llegue la hora de quitarla, vamos a usar agua y vamos a ir retirándola con los dedos de las manos haciendo pequeños masajes circulares hasta retirarla por completo.
  7. Cuando ya hayamos eliminado toda la mascarilla,vamos a secar el rostro, pero para ello vamos a usar una toalla suave y vamos a ir dando toques, ya que nuestra dermis estará más sensible de lo habitual y si frotamos podemos hacernos daño.
  8. Una vez finalizado nuestro proceso de aplicación de la mascarilla, podemos seguir con los siguientes productos.
  9. Aplicamos un tónico para equilibrar el pH de la dermis.
  10. El sérum dependiendo de para que lo queramos, es uno de los cosméticos más populares, ya que tiene muchas propiedades y beneficios para nuestra piel.
  11. La crema hidratante, es muy importante para hidratar la piel, después de la exfoliación y la mascarilla.
  12. Y por último un protector solar para mantener nuestro cutis protegido de los rayos del sol (si la rutina la llevas a cabo en la noche, no tienes por que usarlo)

Si queréis más información antes de poneros manos a la obra con vuestra mascarilla, os aconsejo que le echéis un vistazo a este artículo: Cómo aplicar correctamente una mascarilla facial.

Rutina de mascarilla

Consigue un momento de relax

Seguro que alguna vez has visto en las pelis como los actores transforman su baño en un spa mientras se van aplicando la mascarilla en el rostro.

Pues tengo que decirte, que esto no solo es posible en las pelis, todos estamos al alcance de poder crear nuestro propio spa sin tan siquiera salir de casa. Os voy a explicar como.

Lo que queremos conseguir con este ratito de relax, es desconectar de todo lo demás y olvidarnos de la existencia del mundo. Solo pensar en nosotros mismos y en nuestra paz interior.

De este modo veremos como nos sentiremos mejor con nosotros mismos y los resultados de nuestros productos serán mucho más favorables.

Pasos para crear nuestro propio spa en casa

Relajar sin salir de casa es más fácil de lo que imaginas, puedes estar sola, con amigas o con tu pareja, como mejor te sientas.

Crear el ambiente

  1. Lo primero es dejar el cuarto a oscuras e iluminarlo con la luz de algunas velas aromáticas, que nos ofrecerá una luz tenue y un olor agradable para la relajación.
  2. Llenar la habitación de aromas, además de las velas, lo ideal es usar varitas de olores o aceites, preferiblemente olores florales o frutales, que simulen a la perfección a un autentico spa.
  3. No te olvides de la música zen, o alguna música que te relaje (pueden ser sonidos de la naturaleza). Lo ideal es usar un hilo de música que dure bastante, para no tener que estar cambiándola y perder la concentración en la relajación.

Tenlo todo preparado

  1. No te olvides de nada, ten al alcance todos los productos y cosméticos que vayas a necesitar.
  2. Si no vas a estar solo, prepárate bien con la otra persona para no interrumpiros durante la relajación, tened preparado lo que cada uno vaya a usar.
  3. Si vas a usar recetas caseras de mascarillas, revisa antes que todo esté en orden y listo para aplicar.
  4. Si estas acompañado y vais a haceros masajes, tened todos los aceites, chocolates, cremas, etc que vayáis a usar, al igual que las toallas para luego secaros.
  5. En definitiva, que lo tengas todo a mano para no interrumpir en ningún caso tu momento de relax.

Os aseguro que cuando terminéis vuestra rutina de relax, vais a estar deseando hacer la próxima, os vais a sentir mucho más renovados, relajados y con cero estrés.

La relajación de nuestro cuerpo y mente ayuda a mantenernos sanos, lo que se va a reflejar en una piel mucho más joven y en calma.

Relajación

¿Puedo hacer una mascarilla en casa?

Esta pregunta es muy común, ya que hay muchas personas que prefieren hacer los cosméticos casero.

La cosmética casera es una opción ideal, ya que nos aseguramos de que todos los ingredientes que vamos a usar sean naturales, es decir que no tengan químicos que nos puedan dañar la piel o irritar y además resulta una experiencia guay y divertida.

Así que la respuesta es sí, puedes hacer la mascarilla en casa, pero con una condición, prestar especial atención a los ingredientes que vayas a usar, ya que aunque sean naturales, algunos son más recomendados que otros para cada tipo de piel, es decir, con cuidado y eligiendo correctamente los ingredientes según nuestra dermis.

Si estáis interesados en hacer vuestra propia mascarilla en casa, os dejo por aquí un enlace donde os he compartido varias recetas: Cómo hacer una mascarilla facial casera.