Categories
Belleza

¿Cómo aplicar correctamente una mascarilla facial?

¿Cuántas veces de pequeños habéis dicho «yo nunca necesitaré usar mascarillas» ?

Hasta que creces y conoces más sobre ellas y te das cuenta que son un regalo esencial para la piel , que nos aportan multitud de beneficios y que también se trata de un cosmético súper económico , ya que además de comprarlas podemos hacerlas en casa con ingredientes que siempre tenemos en la nevera.

Hacer mascarillas faciales caseras está a la orden del día, muchas personas eligen hacerlas en casa y disfrutar desde el principio de su producto estrella. Aquí os dejo recetas por si os interesa y queréis hacer vuestro propio producto: Cómo hacer una mascarilla facial casera.

Pero, ¿estáis aplicándola bien ?, ¿estáis obteniendo todos los resultados que buscabais?

¡No os preocupéis, que os explico todo el proceso de aplicación paso a paso!

Pero antes de nada, os dejo por aquí el enlace a un artículo donde se habla de las mejores elecciones de mascarillas que se encuentran en el mercado: Mejores mascarillas faciales.

¿Cómo aplicar las mascarillas faciales?

¿En que consiste la famosa mascarilla facial?

Esto es lo primero que vamos a abordar, ¿por qué son tan famosas? y ¿por qué las tenemos que agregar a nuestra vida?

Tengo que decir que es muy sencillo de responder, ya que razones no faltan para tener un hueco en nuestra rutina de belleza, vais a verlo con vuestros propios ojos.

Una mascarilla es una mezcla de ingredientes que juntos forman una especie de pasta que posteriormente se aplica en el rostro en forma de máscara (de ahí su nombre), y la dejamos actuar durante un tiempo determinado hasta que nuestra piel absorbe por completo todos los nutrientes y entonces finalmente, la retiramos con abundante agua.

La única objeción, es que tenemos que tener claro que cada piel es un mundo y por lo tanto cada una necesita diferentes principios y cuidados.

Además también existen muchos tipos de mascarillas en diferentes formatos , lo que quiere decir, qué también debemos buscar la que mejor nos venga.

Más abajo vamos a hablar de los tipos de mascarillas que existen, para que conozcáis un poco más sobre la vida de este maravilloso producto. Y además también contaré un poco sobre los tipos de pieles para que puedan comprobar la habitación.

¿Qué es una mascarilla?

¿Por qué incluir la mascarilla en nuestra vida ?, ¿Qué beneficios nos ofrecen?

Ya hemos visto lo que es una mascarilla, ahora vamos a ver qué nos ofrece y porque hay tantas personas interesadas en agregarla a su vida y otras tantas que ya disfrutan de ella, ¡ y están encantados!

Lo primero que debéis saber, es que solo nos vamos a fijar en mascarillas hechas a base de ingredientes naturales , una raíz de esto, ya podemos empezar con los beneficios.

  • Las mascarillas están hechas (aunque os sorprendáis) a base de frutas y extractos de plantas.
  • Debido a lo anterior, resultan muy agradables al tacto y el olor es genial debido a sus aromas frutales.
  • Gracias a sus ingredientes naturales, no van a tener ningún efecto secundario, todo lo contrario, van a funcionar en sintonía con nuestro organismo.
  • Son productos que ayudan a exfoliar a fondo toda nuestra piel, eliminando cualquier tipo de imperfección, dependiendo de los ingredientes que contenga.
  • Cada fruta o planta que usemos tendrán unas propiedades especificas que nos ofrecerán muchos beneficios.
  • Ayudan a relajar el cutis y por lo tanto también relajamos todo nuestro cuerpo, a nivel mental.

Estos son los beneficios que nos aportará el uso de una mascarilla facial, llegados a este punto no creo que dudéis en que es una gran elección añadir este popular cosmético a nuestra vida diaria y ¡empezar a cuidar nuestra piel de una vez por todas!

Beneficios de las mascarillas

¿Cuántos tipos de pieles existen?, ¿cómo puedo saber cuál es el mio?

Hay muchas personas que no saben cuál es su tipo de dermis, pero tranquilas que os voy a explicar algunas características de cada una de ellas para que podáis situaros en la vuestra.

Y no, no tenéis que hacer ningún test ni ninguna prueba especifica para saberlo, tan solo basta con coger un espejo y mirar vuestro rostro mientras leéis este artículo.

  • Piel normal: Este tipo de piel es poco habitual debido a los tiempos que vivimos (contaminación, estrés, sol, etc), no obstante, hay personas que lo tienen y se caracteriza por un rostro suave y rosado, lleno de color y vida, sin imperfecciones y sin poros visibles.
  • Pies seca: Es una de las más fáciles de averiguar, ya que sus características son muy diferenciadas a las del resto, se aprecia un rostro sin apenas color, opaco. Además suele tener descamaciones, grietas o incluso picor. Es decir es una piel que produce mucha menos grasa de la que debería y por lo tanto, sin hidratación.
  • Piel grasa: También suele ser una dermis con bastantes características diferenciales. Produce mucho más sebo del necesario, por lo que la piel adopta una apariencia untuosa y gruesa, con poros grandes y dilatados, debido a la obstrucción. No obstante, esto no significa que no necesite hidratación.
  • Piel mixta: Se trata de una piel difícil de diferenciar, ya que tiene características de la dermis seca y la grasa juntas en un mismo rostro, es decir, tiene zonas grasas, como la zona T (frente, nariz y barbilla) y zonas secas como el resto del cutis. de este modo en la zona grasa se observarán los poros dilatados y exceso de brillos mientras que en las demás puede haber descamaciones o picor.

Estos son los tipos de dermis que existen, además también hay otros pero son más específicos, como por ejemplo la piel sensible, que tiene características y necesidades mas concretas.

Os recomiendo ver este artículo que os ayudará a entender las necesidades de cada piel con respecto a las mascarillas: ¿Qué mascarilla facial necesito según mi tipo de piel?

Después de esta explicación y de echarle un vistazo a nuestra cara frente a un espejo, seguro que ya tenéis claro donde os situáis, una vez conseguido este paso, ¡ya todo lo demás, relacionado con la elección de la mascarilla ideal para nosotros, es mucho más sencillo!

Tipo de piel

¿Y cuántos tipos diferentes de mascarillas hay?, ¿cuál es la mejor opción?

Tipos diferentes de mascarillas hay muchos, os voy a hablar de alguno de ellos, para que veáis las diferencias entre todos ellos y elijáis el que necesite vuestro rostro.

A la pregunta de cuál es la mejor opción, no puedo contestar con una respuesta cerrada, ya que cada persona es diferente, y lo que le siente bien a uno, no tiene porque sentar bien a otro, con esto quiero decir, que la mejor elección dependerá de nosotros mismo.

Debemos elegir el que más cómodo nos haga estar durante la aplicación, el que más agradable nos resulte su textura y por supuesto el que mejores resultados nos pueda ofrecer.

Las más habituales y las que puedes encontrar fácilmente en cualquier lugar, son estas:

  • Mascarillas hidratantes y nutritivas

Este tipo normalmente es aconsejado para todo tipo de pieles, como bien hemos dicho antes, la dermis grasa no es sinónimo de hidratación y por lo tanto también la necesita.

El fin que se quiere conseguir con su uso es, ofrecer un rostro suave y sin deshidratación, dando lugar a una piel llena de nutrientes y con el agua necesaria para su buen funcionamiento.

Aquí podéis encontrar toda la información sobre la hidratación: ¿Cómo hacer una mascarilla facial hidratante?

  • Mascarillas purificadoras

Igual que la anterior, pueden usarla las personas con todo tipo de pieles, pero sin embargo está mucho más recomendada para la dermis grasa, ya que su función es desobstruir los poros, ayudando a la reducción de estos y a la eliminación de espinillas y puntos negros.

En definitiva, conseguimos un rostro sin exceso de sebo y sin imperfecciones.

  • Mascarillas calmantes

En el mayor de los casos, estas mascarillas son aconsejadas para las personas con una dermis sensible, que es muy propensa a las irritaciones y a las rojeces.

Su función es conseguir una piel suave, sin daños como los anteriores, es decir, ayuda a la reducción de irritaciones, picores, rojeces, etc.

  • Mascarillas iluminadoras

Estas son geniales para las personas con una piel apagada y lo que quiere es conseguir esa luz que necesita de forma natural.

Son ideales para conseguir un rostro iluminado y lleno de vida.

Si quieres más información sobre este tipo de mascarilla, te aconsejo que te pases por este artículo, te explicará todo lo que tenga que ver con ella: Cómo hacer una mascarilla facial iluminadora.

Estos son los tipos de mascarillas más habituales, dependiendo de lo que quieras conseguir puedes elegir uno u otro, es decir, la mejor opción solo dependerá de vosotros, pero ¿cuántos tipos de mascarillas con texturas diferentes existen?

Hay muchos, pero ¡no entres en pánico que te los voy a explicar para que puedas elegir la que más te guste!

Tipo de mascarillas

Tipo de mascarillas según su textura

Como ya os he dicho antes, si vas a buscar una mascarilla sin saber nada sobre ellas, se puede volver una locura la elección, por esto mismo os traigo los tipos que usan las personas con las frecuencia.

  • Mascarillas peel off

Seguro que si has buscado un poco de información por ahí sobre mascarillas has oído la técnica de «peel off», ya que últimamente es una de las más elegidas por las personas.

Se trata de una especie de gelatina que se aplica en el rostro y cuando llega la hora de retirarla, se lleva con ella todas las impurezas (puntos negros, espinillas, etc), siempre debes quitarla tirando de abajo hacia arriba, para que pueda hacer bien su función.

En este artículo se explica todo lo relacionado con este tipo de mascarilla, ¡échale un vistazo!: Qué es una mascarilla peel off y además también podéis ver las mejores elecciones sobre estas: Mejores mascarillas peel off.

  • Mascarillas de barro

Este tipo es ideal para limpiar el cutis en profundidad, desobstruyendo los poros y eliminando todas las impurezas, además de ofrecernos hidratación a la misma vez.

Muchas personas se preguntan cual es el ingrediente principal de esta mascarilla, ya que con su nombre a veces se puede confundir con el barro habitual que estamos acostumbrados a ver, pero no, su principal ingredientes es la arcilla y es genial para el cuidado de la piel, ya que tiene muchos beneficios sobre ella, como por ejemplo, la  regeneración y la calma de la dermis.

Por aquí os dejo este artículo donde podéis encontrar más información sobre la arcilla: Propiedades de la arcilla blanca y en este otro podrás encontrar los beneficios que tiene: Arcilla blanca beneficios para la piel

  • Mascarilla de velo

Consiste en un tipo de mascarilla de celulosa que viene impregnada en muchos ingredientes con activos muy potentes para el cuidado de la dermis.

Puedes encontrarla para infinidad de fines, es decir, hay una para cada tipo de imperfección que quieras corregir.

  • Mascarillas en polvo

Estas se presentan con todos los ingredientes en forma de polvo, para que puedas diluirla en agua y conseguir la pasta justo antes de aplicarla en la piel.

Es lo más parecido (aunque aún está muy lejos) a una mascarilla casera, que normalmente la hacemos minutos antes de aplicarla en el rostro, para que no pierda ninguna de sus propiedades.

  • Multimasking

Por supuesto, no podía pasar por alto esta técnica, se trata de combinar varios tipos de mascarillas en el mismo rostro y a la misma vez, para darle a cada zona de la cara lo que realmente necesita.

Por ejemplo, la zona de la frente, nariz y barbilla (famosa zona T), seguramente necesite mascarillas que ayuden a eliminar el exceso de sebo, ya que esta zona suele ser la más grasa.

Mientras que el resto del rostro, necesitará un producto que nos aporte mucha más humedad y agua a la dermis de esta zona.

Exceptuando el contorno de los ojos que siempre debe ir aparte, ya que es la zona más sensible de todo nuestro cutis, y por lo tanto necesita cuidados más especiales. Existen mascarillas especificas para el contorno del ojo.

Esta técnica es genial para mantener la piel mucho más cuidada, ya que le ofrece a cada zona de nuestra cara lo que realmente necesita, si quieres más información sobre esta maravillosa mascarilla, te aconsejo que veas este artículo, donde se explica todo lo relacionado a ella: Multimasking.

Mascarilla contorno de ojos

Aquí podéis ver una mascarilla para el contorno de los ojos.

Ahora ya estáis listas para elegir vuestra mascarilla ideal, dependiendo de vuestro tipo de piel, lo que queráis conseguir con ella y la textura o técnica que más os guste.

De este modo voy a pasar a explicaros el quid de la cuestión, la mejor forma de aplicar nuestra mascarilla.

¿Cuál es la forma correcta de aplicar una mascarilla?

Esta es la pregunta que todos os hacéis, y la que estabais deseando de encontrar, bien, pues primero os voy a explicar cómo se aplica una mascarilla y más abajo os daré algunos consejos sobre el uso de estas. Así que ¡tenlo todo preparado y ponte manos a la obra!

Aplicación ideal independientemente del tipo de mascarilla.

  • Antes de nada vas a preparar la mascarilla, si la vas a usar casera (podéis ver aquí todos los beneficios de esta: Mascarilla casera para la cara) o si por el contrario la vas a comprar, te aconsejo que te fijes muy bien en sus ingredientes (lo ideal es elegir siempre ingredientes naturales).
  • El primer paso, antes de empezar con la aplicación, lo que debes saber muy bien es lo que quieres conseguir con ella, ya que de esto dependerá el tipo de mascarilla que vas a usar.
  • Una vez que ya la tienes, lo primero que vas a hacer es despejar bien el rostro y el cuello, y para ello vas a recogerte el pelo en una cola o también puedes usar unas diademas que ayudarán a echar el cabello hacia atrás.
  • Si además quieres usar rodajas de pepino para los ojos, es el momento de cortarlas y tenerlas preparadas, esto nos va a ayudar a relajar esta zona.
  • Ahora sí, vas a empezar pero para ello la cara debe estar completamente limpia y exfoliada, así que vas a lavar muy bien la cara con agua y un jabón suave, luego tienes que usar un exfoliante que deje el rostro preparado para que los ingredientes de la mascarilla puedan penetrar de forma correcta.
  • Antes de proceder a la aplicación de la mascarilla, lo ideal es abrir los poros y para ello, puedes usar un paño o toalla impregnada de agua caliente y ponerla sobre la cara durante unos minutos.
  • Luego, con el rostro ya preparado, vas a pasar a la aplicación de la mascarilla, para ello puedes usar una brocha especial o simplemente con las yemas de los dedos, como estés más cómoda.
  • Vas a empezar a aplicarla dando pequeños masajes en forma de círculos, desde la frente hacia abajo. Pero con cuidado de no aplicarla en el corno de los ojos ni los labios, aunque si debes cubrir la zona entre la nariz y el labio superior.
  • Si quieres también puedes aplicarla en el cuello, es muy recomendable, ya que es una zona de la piel muy conectada al rostro y por lo tanto debes cuidarlas por igual.
  • Lo ideal es que esta rutina la lleves a cabo un día o momento del día en el que no tengas prisa, ya que una vez aplicada debes dejarla reposar al menos de 20-30 minutos, dependiendo del tipo de mascarilla.
  • Tienes que notar como la mascarilla se seca en la dermis, eso te indicará que es el momento de retirarla, para esto lo único que vas a necesitar es abundante agua, mientras la vas retirando con toques suaves, hasta que no quede ningún resto de producto en la piel.
  • Por último vas a secar la cara con una toalla limpia, pero sin frotar, es decir, dando como especie de «toquecitos» en el cutis.
  • Y para culminar si notáis la piel muy tirante, podéis aplicar una crema hidratante que ayude a la elasticidad de esta.

Con esto ya puedes empezar a usar tu mascarilla sin problemas, ya que si sigues todos los pasos sin saltarte ninguno, vas a obtener los resultados que buscas de la forma más correcta posible. ¡Es muy fácil!

Aplicación de la mascarilla

Consejos sobre el uso de las mascarillas

Como os he dicho antes, quiero daros algunos consejos ahora que os habéis decidido a dejarle un hueco en vuestra rutina de belleza a este producto mágico que se convertirá en el aliado ideal para lucir un rostro de escándalo.

  • Lo primero que tenéis que saber es que si aplicas en algún momento la mascarilla con el rostro sucio, es decir, sin antes haberlo lavado en profundidad, todo lo demás no servirá para nada, ya que los ingredientes de la querida mascarilla no podrán penetrar bien en la dermis y por lo tanto no podremos conseguir ningún resultado.
  • Otro aspecto, es que las manos (si no vamos a usar brocha) con las que vamos a aplicarla, también debemos lavarlas antes, porque de la otra manera estaremos dañando y ensuciando la piel y por lo tanto, estropeando todo el proceso.
  • Es muy aconsejable el uso de un exfoliante, ya que este nos va a ayudar a eliminar por completo la piel muerta y otras muchas impurezas que con un simple lavado no podemos retirar. Nos dejará el rostro completamente preparado.
  • Si tienes la piel muy desigual, es decir, mixta, con zonas más grasas que otras, os aconsejo enormemente el uso del multimasking, ya que vais a notar la diferencia de los resultados con un tipo y otro. Hay que escuchar a nuestra piel y ofrecerle lo que realmente necesita.
  • Mucho ¡cuidado! con el tiempo que tenemos la mascarilla en la dermis, ya que normalmente pecamos de dejarla más tiempo de la cuenta y con esta acción podemos llegar a estropear la piel. No creas que cuanto más tiempo la dejes más nutrientes absorberá tu rostro, porque esto no es así, todo lo contrario, en los 20 o 30 minutos que la mascarilla está en nuestra cara es el tiempo que nuestra dermis necesita para coger todos los ingrediente y nutrientes que el producto le ofrece. ¡Ni más ni menos, el tiempo justo!

Si tenéis alguna duda, tenéis que echar un vistazo a este artículo: Mascarilla: guía de uso.

Consejos sobre las mascarillas

¿Cuándo empezaré a ver los resultados?

Esta es la gran pregunta, cuando empezamos con algún tratamiento nuestra impaciencia y ganas de ver resultados siempre están rondando en nuestra mente.

Lo primero que tenéis que saber es que siempre que se empieza con algún nuevo tratamiento o rutina independientemente de lo que sea, lleva un tiempo, es decir, nuestro cuerpo debe habituarse y coger el ritmo del nuevo cambio.

Para esto debemos ser pacientes y lo más importante de todo, no saltarnos nunca la rutina, ya que si se nos va olvidando aplicar la mascarilla, los resultados no los vamos a ver nunca.

Si es cierto, que el proceso no es demasiado lento, ya que vas a notar como mejora nuestro cutis con la primera aplicación de la mascarilla , gracias a que nos ofrece infinidad de nutrientes que nuestra dermis va absorbiendo, aún así, tienes que ser constante con la rutina, para empezar a ver cambios más significativos muy pronto.

¡No te lo pienses más y comienza a cuidar tu rostro cuanto antes!