La salud y el bienestar del cuerpo no son las únicas rama en que puede ser usado el aloe vera, el cual cada vez gana más fama como un perfecto aliado de la belleza, consiguiéndose como ingrediente tanto principal como complementario en una amplia gama de cremas y tratamientos estéticos para la lucir una piel sana y bella. Si quieres conocer más a profundidad los beneficios que ofrece su uso a la piel de la cara, no dejes de leer este artículo.

Qué es el aloe vera

El aloe vera, también conocido como sábila, es una planta de tipo suculenta que destaca enormemente a nivel mundial como una de las más utilizadas en el área de la salud para tratar la tos y diversos problemas respiratorios, ya que esta ofrece al cuerpo una gran cantidad de beneficios que son conseguidos gracias a sus increíbles y tan conocidas propiedades expectorantes.

Pero también es una gran alternativa natural para muchos problemas comunes  tanto en la piel como para el cabello, esto gracias a las propiedades que caracterizan a esta planta, la cual es muy fácil de encontrar ya sea en patios y jardines, o sembrada en macetas en el interior de los hogares de casi todos los países del mundo debido a la capacidad de adaptación a diversos climas y tipos de suelo que posee.

Este regalo de la naturaleza destaca por ser considerado como una gran fuente de agua, ideal para nutrir e hidratar tanto la piel como el cabello, se considera que la composición de su gel es de un 99% agua. De resto, podemos encontrar entre sus componentes activos una rica fuente de vitaminas, aminoácido y minerales, entre los que destaca el zinc, el calcio, el selenio y el cobre. Algunos de ellos famosos por su función en la salud cutánea en general.

Principales propiedades del aloe vera

Esta conocida planta destaca como un regalo que la naturaleza nos ofrece para la salud y cuidado general del cuerpo, posee una gran cantidad de propiedades que brindan estupendos beneficios y que han sido aprovechadas por las personas al redor del mundo desde hace muchísimos años, pero que ha logrado mantener su fama a pesar de los avances tecnológicos y la llegada de las conocidas marcas especializadas en el cuidado de la piel.

La sábila es tan utilizada que en la actualidad la logramos conseguir en un sinfín de productos comerciales especializados, pero también es posible hacer uso de ella a través dela aplicación directa del gel extraído de la planta de aloe vera o de preparados caseros que la incluyan entre sus ingredientes. Algunas propiedades del aloe vera son:

Regenerador de tejidos

Gracias a su gran composición principalmente de agua, el aloe vera resulta muy fácil de absorber por la piel, logrando penetrar más profundamente y ayudando a regenerar los tejidos de adentro hacia afuera y brindando un nivel bastante alto de hidratación, comparable con algunos productos fabricados en laboratorios que han sido ideados para este fin.

De igual forma, gracias a las ya mencionadas propiedades que ayudan en la reparación de la piel, es un aliado excepcional para tratar las estrías, ya que este promueve la recuperación y restauración del colágeno, el cual se rompe y causa la aparición de estas líneas en la piel, las cuales suelen ser molestas para muchas personas.

Antiséptico natural

También, por sus propiedades antisépticas, el aloe vera es utilizado por muchas personas al preparar remedios naturales para la gingivitis y otros problemas bucales, pero de igual forma por quienes buscan alternativas para tratar las heridas superficiales de la piel, ya que ayuda no solo a prevenir infecciones sino que también a regenerar los tejidos, promoviendo de esta manera la recuperación.

Excelente expectorante

En el área de la salud, como ya lo hemos mencionado anteriormente, el aloe vera brinda grandes beneficios expectorantes, ideales para curar la tos con flema. Por esta razón se le suele encontrar como principal ingrediente en jarabes comerciales, pero también en remedios naturales que buscan, junto con la ayuda de otros conocidos expectorantes naturales, ayudarte a combatir este síntoma tan común.

Antinflamatorio

Esta maravillosa planta cuenta también con propiedades antinflamatorias, que causan que sea un gran aliado en el cuidado de heridas y tratamientos para disminuir síntomas de quemaduras por la exposición excesiva al sol, las picaduras de insectos u otros daños en la piel que causen su enrojecimiento e hinchazón.

Beneficios y usos específicos para el rostro

Si quieres hacerte con todos los beneficios que esta gran planta ofrece querrás saber que realmente son muchísimos, tantos que cada día surgen más posibilidades y usos de este regalo que la naturaleza nos ofrece, pudiendo actualmente ser usada para tratar una inmensa cantidad de síntomas y problemas tanto cutáneos como de salud, sin menospreciar ni dejar de lado sus beneficios en el cuidado pailar.

Pero, si hablamos de forma más específica de los beneficios que puedes obtener para el cuidado de tu rostro te alegrará saber que el aloe vera ya sea en cremas o aplicado de manera directa puede ser un gran aliado no solo para combatir diversos problemas comunes, sino que también a la hora de nutrir, hidratar y prevenir daños en la piel de tu cara y cuello.

Es áreas son conocidas por ser a las que solemos prestar especial atención y procurar siempre brindar un cuidado especial debido a que es aquí donde se observan los primeros signos del paso de la edad y también porque el estado de nuestro cutis suele ser una especie de carta de presentación a nuestra salud e higiene personal. Entre los beneficios específicos para el rostro encontramos:

Combatir el acné

El aloe vera como remedio natural o ingrediente en cremas es muy utilizado para el tratamiento del acné, ya que tiene una interesante pero importante capacidad de eliminar la grasa del rostro, pero también puede ayudar a disminuir y prevenir las cicatrices y marcas permanentes que suelen dejar las espinillas en la piel al reventar.

Prevenir la aparición de arrugas prematuras

Al ser un producto a base de agua y sumamente humectante y regenerador, el aloe vera o sábila puede ser aplicado en el rostro de forma frecuente como una gran manera natural de prevenir la aparición de arrugas, hidratando la piel y promoviendo así su elasticidad y firmeza, para lograr retrasar los más posible su aparición o incluso disminuir el grosor y la apariencia de las arrugas y líneas de expresión ya presentes en la piel de la cara.

Humectar profundamente el rostro

Como lo mencionamos con anterioridad, el aloe vera posee la cualidad de ser absorbido muy rápidamente por la piel, pudiendo de esta manera penetrar hasta las capas más profundas en poco tiempo. Esto convierte a la sábila en un gran humectante natural, que se puede aplicar en la piel del rostro para mantenerla joven y con la cantidad de humectación y nutrición que requiere.

Combatir las consecuencias de los radicales libres

Los radicales libres son conocidos por ser responsables en gran medida de la aparición de signos de envejecimiento, estos son necesarios para el cuerpo pero siempre manteniendo una medida necesaria para evitar sus consecuencias negativas, las cuales se pueden combatir con la aplicación de aloe vera en la piel, ya que el mismo cuenta con propiedades antioxidantes perfectas para este fin.

Disminuir la irritación tras la rasurada

Para los hombres que sufren de irritación tras rasurarse, aplicar un poco de aloe vera puede representar una gran diferencia, esto debido a las ya mencionadas cualidades regeneradoras que posee esta planta. Simplemente hay que aplicar un poco del producto justo después de terminar de afeitar la barba o bigote, de esta manera se logra hidratar el área y evitar el enrojecimiento.

Exfoliar el rostro y eliminar puntos negros

Debido a la textura que posee, a sus propiedades antisépticas y a las cualidades relajantes del mismo, si acompañas el gel de aloe vera con un poco de azúcar y jugo de limón se puede convertir en un gran producto para exfoliar el cutis, ayudando a eliminar tanto los indeseados puntos negros como las tan comunes impurezas propias de la frecuente exposición a la contaminación que trae consigo la vida urbana.

Reducir  la apariencia de cicatrices en el rostro

Como ya lo hemos mencionado, la sábila posee grandes cualidades como producto cicatrizante, por lo que se considera que su uso constante puede ayudar a disminuir tanto el tamaño como la apariencia de posibles cicatrices que puedas tener en cualquier zona de tu cara, ayudando a mantener tu piel lo más libre posible de imperfecciones.

Disminuir las manchas en la piel

Otro beneficio a tener en cuenta es que posee la capacidad de disminuir la aparición de manchas en el rostro, a su vez que reduce el tamaño de las ya presentes, principalmente si estas son ocasionadas por la exposición excesiva a los rayos de luz solar, por el paso del tiempo o por los cambios hormonales comunes a lo largo de la vida.

Fortalecer la piel

Al ser un producto humectante y ayudar a regenerar el colágeno presente en tu piel y brindar elastina, la sábila o aloe vera tiene grandes beneficios en el fortalecimiento general de la piel del rostro, logrando que esta se vuelva más resistente a los daños que genera el sol y el uso constante de maquillaje y productos químicos, por esta razón es aconsejable utilizarlo de forma constante al lavar el rostro.

Cómo aplicar el aloe vera en la cara

Como dijimos con anterioridad, esta es una de las plantas más utilizadas en el campo de la estética, por lo que puedes conseguir una gran cantidad de productos que la contienen entre sus ingredientes activos. En ellos la utilización siempre dependerá de las instrucciones propias del fabricante, por lo que es aconsejable leer detalladamente la etiqueta o el empaque antes de comenzar a aplicarla en el rostro.

Pero, si estás pensando aplicar aloe vera natural para cuidar la piel de tu cara, sus instrucciones de uso no vendrán escritas en ningún empaque. En este caso, debes saber que la diferencia de aplicación dependerá de cómo está presentado el aloe vera, pudiendo ser de forma directa al extraer el gel de la planta y aplicarlo en el rostro, o bien preparando alguna crema o aceite de aloe vera con la planta.

Extraer el gel

El primer paso antes de poder comenzar a aplicar el aloe vera en el rostro o utilizarlo para preparar cualquier tipo de crema natural a base de aloe vera es extraer el gel de la zona central de la planta de forma adecuada, esto porque es esta zona la que posee todas las propiedades benéficas que hemos mencionado.

Para comenzar con la extracción del producto de tu planta de sábila debes poner a remojar la penca u hoja de aloe vera toda la noche, para extraer las propiedades toxicas de la misma, luego, con ayuda de un cuchillo cortar las los lados con espinas y una capa de la piel del aloe, para después con un tenedor comenzar a raspar la zona transparente y así retirar todo el contenido en forma de gel.

Hay que considerar que la extracción del gel es un proceso rápido pero un poco tedioso para algunas personas, por lo que te aconsejamos que si no eres muy fanático de elaborar esta clase de trabajos en casa busques la opción de adquirir el gel de aloe vera en un supermercado o en una tienda naturista, siempre vigilando que el mismo sea fresco y posea un color transparente o blanquecino.

De forma directa

Como ya lo sabrás, aplicar el gel de aloe vera directamente sobre tu rostro es la manera más natural y por lo tanto más efectiva de hacerte con todos sus beneficios para tu piel. En este caso la aplicación es bastante simple, pero debe realizarse siguiendo ciertas indicaciones para lograr sacar el máximo provecho de la planta para la piel de la cara y así conseguir comenzar a apreciar los resultados en un lapso de tiempo mucho menor.

Para comenzar, debes lavar muy bien toda la piel de tu cara con un jabón neutro o natural, y secarla muy bien con la ayuda de una toalla limpia. Esto para lograr que la sábila pueda penetrar más fácilmente a las zonas más profundas de la piel sin conseguirse con polvo u obstrucciones que eviten la correcta absorción del producto.

El siguiente paso es, con ayuda de tus dedos, colocar un poco de gel de aloe vera sobre tus pómulos o mejillas, y de allí comenzar a distribuirlo a lo largo del rostro, siempre del centro hacia afuera y con ayuda de movimientos circulares a modo de masaje. Puedes aprovechar el momento de la aplicación para realizar ejercicios faciales, los cuales ayudarán a lograr una mejor penetración de la sábila en tu piel, y conseguir mejores resultados.

Para terminar, debes saber que este producto no necesita ser retirado sino que te aconsejamos dejar secar el aloe vera sobre tu rostro. Probablemente al comienzo sentirás tu piel firme, como cubierta por una mascarilla seca, pero te aseguramos que la sensación no durará mucho tiempo, y luego comenzarás a notar como se torna suave y brillante.

En cremas o sérum

Si lo prefieres, puedes utilizar tu gel de aloe vera para preparar cremas sérum caseros, para ello puedes encontrar en internet o en libros de cosmética natural una gran cantidad de recetas que seguramente vas a querer intentar, con las cuales podrás aprovechar tanto de benéficos específicos del aloe vera como de resultados un poco más generales.

Estas cremas o sérum se aplican de manera muy similar a cuando utilizamos el gel de manera directa, con la única diferencia que deberás tener más cuidado al utilizarlos cuando tengas planeado exponerte a la luz solar excesiva, ya que muchas veces contiene entre sus componentes algún ingrediente que los vuelven fotosensibilizante, pudiendo generar manchas en la piel.

Para comenzar con su aplicación te recomendamos de igual forma tener el rostro limpio y seco, luego untar un poco del producto cubriendo muy bien cada zona de tu cara, y de manera opcional aplicarlo en cuello y el escote, donde también son bastante bien recibidos sus múltiples beneficios. Luego, realizar movimientos circulares a modo de masaje, para ayudar al aloe vera a penetrar tu piel en profundidad.

Cada cuanto es bueno aplicarlo

Cuando piensas obtener beneficios que te ofrece el uso constante de una planta o de cualquier producto cosmético, hacerlo con la frecuencia ideal suele ser un punto clave, que puede significar la gran diferencia entre obtener los resultado favorables que estabas esperando o sentir que has perdido tu tiempo y esfuerzo en la aplicación del producto.

En el caso de la aplicación de aloe vera para el rostro esta frecuencia va a depender principalmente del problema a tratar o de las diferentes razones que te hagan aplicarlo en tu piel. Para comenzar, si estás buscando eliminar el acné, las arrugas, las líneas de expresión, las manchas o cualquier signo visible y que esté bastante marcado lo mejor que puedes hacer es procurar aplicar en tu cara aloe vera como te hemos indicado en el punto anterior dos veces al día.

Estas deben ser de preferencia en la mañana al despertar, al comenzar tu rutina de belleza y antes de aplicar cualquier maquillaje en tu piel, y la segunda justo antes de ir a dormir, donde deberás lavar muy bien tu cara, luego aplicar el aloe y esperar que este seque completamente antes de acostarte, para evitar que se pegue a la almohada o se caiga de tu rostro.

Pero, si estás buscando simplemente mantener tu piel limpia, hidratada y saludable simplemente basta con aplicar tu mascarilla de gel de aloe vera una sola vez cada día. De preferencia en el horario nocturno, cuando la piel no será expuesta a ningún agregado ni a la contaminación que puedes conseguir al salir a la calle. Esto buscando conseguir que la sábila penetre más fácilmente y brinde los resultados preventivos que estás esperando.

Posibles consecuencias negativas

Al igual que ocurre con casi todos los productos, el uso del aloe vera puede traer ciertas consecuencias negativas a tu piel, por ejemplo, si no es tratado correctamente o si resultas ser alguien alérgico, el gel puede desarrollar la capacidad de irritar tu piel, causar enrojecimiento, aparición de sarpullidos o causar manchas similares a las producidas por el sol.

Por otro lado, si lo aplicas sobre tu piel después de cumplir su tiempo de vida útil o si este fue almacenado de manera incorrecta lo más probable es que el gel de aloe vera genere cierto nivel de picazón en el área, el cual puede variar bastante de persona a persona. De igual manera, llegado su fecha de vencimiento comenzará a perder sus propiedades, haciendo que no solo consigas picazón en tu piel sino que sea totalmente en vano.

Cómo evitar estas consecuencias

Si bien ya hemos mencionado que existen posibles consecuencias estas en la mayoría de los casos son muy fáciles de evitar y prevenir, para comenzar debes saber que el gel de aloe vera a temperatura ambiente no posee un tiempo de vida muy largo, pero si es congelado se puede extender por varios meses, sin perder en el proceso prácticamente ninguna de sus propiedades.

Por esta razón, si lo que buscas es evitar que se estropee una alternativa es congelarlo en porciones pequeñas, y cada vez que pienses aplicarlo retirarlo del congelador y utilizarlo bien frio, o esperar que descongele totalmente. Sabrás que se ha estropeado cuando su color se torne morado o marrón y comience a oler un poco mal.

Por otro lado, si lo que estás buscando es saber si vas a desarrollar alguna reacción alérgica puedes intentar realizando una pequeña prueba, aplicando solo un poco de aloe vera sobre tu piel, y observando después de 24 horas si la misma no presenta ningún tipo de reacción adversa que pueda considerarse negativa. En este caso deberás suspender inmediatamente su uso y buscar una alternativa diferente para tu cara.

Por último, pero no menos importante para evitar las posibles propiedades irritantes es importante que al extraer el gel no te saltes el paso de dejar la hoja remojando en agua toda la noche, esto se hace manteniendo la parte inferior en agua, allí podrás observar que suelta un líquido amarillo, el cual debes procurar retirar completamente. Una vez haya salido seguramente no generará irritación a tu piel si no eres alérgico al aloe vera.

Para terminar, es importante mencionar que no debes tener a estas reacciones adversas, ya que la mayoría, como ya habrás notado son poco frecuentes y muy fáciles de prevenir, pero de ocurrir probablemente no causen daños a tu piel por más que unos pocos día. Por esta razón no debes dejarte llevar por el miedo ni evitar comenzar a utilizar el aloe vera para tu cara, ya que seguro no te vas a arrepentir.