Alimentos ricos en colágeno

El colágeno es una de las proteínas más importantes del cuerpo, esto porque nuestros huesos, tendones, ligamentos, articulaciones están hechos principalmente en base a esta. Por esta razón, mantener sus niveles óptimos resulta un punto importante en la salud general del cuerpo, para lograr mantener una calidad de vida lo más amena posible, prevenir enfermedades y disminuir los daños que algunas de estas producen en el cuerpo.

Por todo esto, sumado a la importancia que posee en la salud, estadio y apariencia de nuestra piel, así como las demás bondades estéticas que posee, resulta sumamente importante prestar atención a la cantidad de colágeno que contiene nuestro organismo, ya que desde que alcanzamos la edad adulta comenzamos a producirlo en cada vez menor cantidad, causando a largo plazo arrugas, manchas y aumentando el riesgo de padecer ciertas enfermedades.

Existen distintas formas de lograrlo, pero algo que muchos ignoran es que existen alimentos que nos pueden ayudar con este fin, los cuales brindan al cuerpo ciertas cantidades de esta indispensable proteína, por lo que sin duda debes considerar que llevar una alimentación balanceada e incluir en tu dieta alimentos ricos en colágeno es una alternativa que te puede ayudar a mantener un estilo de vida activo, una piel hermosa y un cuerpo sano.

Antes de continuar, si aún no conoces todo lo que el colágeno puede hacer por ti te invitamos a leer Todo sobre el colágeno para la piel

Por qué deberías consumir alimentos ricos en colágeno

Cuando pensamos en agregar un extra de colágeno a nuestro cuerpo ya sea por salud o para prevenir los efectos estéticos que produce el descenso de sus niveles, es bastante común que lo primero que se nos venga a la mente es comenzar a ingerir algún tipo de complemento alimenticio o suplemento multivitamínico que lo incluya entre sus ingredientes, dejando siempre como segunda opción la ingesta de colágeno natural por pensar que es menos eficiente que su contraparte.

Pero en realidad, es perfectamente posible y un camino aceptable dar prioridad a la alternativa más natural, la de incluir en nuestra dieta diaria algunos alimentos que nos ayuden a lograr la meta de mantener lo más estable posible los niveles de esta proteína en el cuerpo sin importar demasiado la edad que tengas ni qué tan activo sea tu estilo de vida.

Entre las principales razones para optar por la alternativa de consumir alimentos ricos en colágeno se encuentra la economía, y es que al modificar un poco tu dieta lograrás cambios bastante perceptibles en tu salud sin afectar demasiado los gastos que realizas mes a mes, ya que simplemente estarás cambiando tu menú por opciones que quizá sean un poco más costosas pero que brindarán no solo un extra de colágeno sino la nutrición balanceada que tu cuerpo requiere.

Otra razón bastante importante es la capacidad de no solo aumentar momentáneamente tus niveles de colágeno, sino de a través de ciertos ingredientes, lograr estimular la producción natural de esta sustancia por tu cuerpo, lo que terminará a largo plazo por provocar una mejor absorción que con otro tipo de productos o con simplemente añadir a tu menú los encargados de proporcionarte raciones extra de esta importante proteína.

De forma más general, consumir alimentos ricos en colágeno es una alternativa que debes siempre tener en cuenta, ya que, aunque no estés pensando en aumentar tus niveles de esta proteína, el consumirlos te ayuda en gran parte a mantener una balanceada alimentación, ya que además de ser ricos en colágeno todos estos alimentos aportan a tu cuerpo diversas vitaminas, minerales y nutrientes que son sumamente esenciales para que funcione correctamente.

Principales alimentos que agregan colágeno

En cuanto a los alimentos que nos pueden ayudar añadiendo un extra de colágeno a nuestro cuerpo es importante mencionar como primer punto que todos ellos son de origen animal, por lo que no resultan como una opción a considerar si llevas un estilo de vida vegetariano o vegano, y deberás buscar entre las alternativas disponibles que se adapten mejor a ti y tus hábitos de vida, las cuales incluiremos más adelante en nuestro artículo.

Por otro lado, si no posees ningún inconveniente ni impedimento que te haga desistir de la idea, debes saber que si bien la proteína animal es la principal fuente de colágeno natural que podemos encontrar, este lo conseguimos en proporciones diferentes dependiendo la zona o corte que decidamos consumir, por lo que no obtendrás los mismos resultados si consumes por ejemplo una pieza de bistec a un caldo de patitas de pollo.

Por eso hemos decidido nombrarte y describirte las mejores fuentes de esta sustancia en el reino animal, para así poder ayudarte a sacarle un mayor provecho a tus alimentos y logres conseguir de ellos la mayor concentración posible de colágeno acompañado de otras vitaminas, minerales y nutrientes que te ayudarán a mejorar su absorción.

Caldo de hueso de res

Los huesos de res resaltan entre muchos otros alimentos por su alto contenido de colágeno natural, el cual es absorbido por el cuerpo al consumirlo en forma de caldo, este ingrediente y el nivel de colágeno que contiene, por sí solo te puede aportar una gran ayuda si lo que estás es pensando en formas de mantener altos tus niveles de esta proteína en el organismo, especialmente si lo que quieres es resaltar sus bondades para cuidar tus huesos y cartílagos.

Para preparar correctamente el caldo de hueso de res se aconseja utilizar de ser posible la pata del ganado, ya que contiene niveles mucho más altos de proteína, esta pata debes picarla en trozos pequeños para luego colocarla a hervir en una olla con suficiente agua hasta que suelte toda la sustancia gelatinosa de su interior, que es la que contiene la mayor parte del colágeno, luego colar lo sobrante y el resultado será un estupendo caldo de hueso.

Patas de pollo

Si pensamos en las partes del pollo, las patas del mismo son la mejor opción en cuanto a su alto contenido de colágeno, estas poseen una gran concentración de proteína acumulada en porciones pequeñas, por lo que son perfectas como un acompañamiento para aumentar poco a poco el nivel de colágeno en el organismo, a pesar de que tantas personas eviten su consumo por considerarlas poco agradables a la vista y difíciles de cocinar.

Este alimento en realidad es bastante versátil y puedes desde preparadas fritas o hervidas hasta usarlas para cocinar sopas y guisos cargados de sustancia en las cuales si lo deseas puedes consumir simplemente el caldo, que aunque no va a poseer la misma concentración igual estará cargado de colágeno que tu cuerpo aprovechará así como de los demás nutrientes que posee este increíble alimento.

Hay que resaltar que entre los beneficios de su consumo, además de ser fuente de colágeno también encontramos que ayuda a aumentar la producción de glóbulos rojos, acelera la cicatrización, disminuye la presión arterial, ayuda a estimular el metabolismo y controlar el peso, fortalece las encías, las uñas y el cabello, entre otros.

Carnes rojas y pollo

En general, toda la carne de res, cerdo y pollo posee colágeno en su interior, por algo se considera que esta es la principal fuente de colágeno natural que podemos encontrar y disfrutar para lograr hacernos con sus beneficios, el problema es que las zonas más alejadas del hueso poseen mucho menos contenido proteico que las más cercanas.

Por lo que cuando estamos pensando en este objetivo son realmente las partes que cocinamos con articulaciones, cartílago o tejido conectivo las que cuentan con mayor cantidad de la proteína, por ende son a las que más énfasis debemos dar. En el pollo por ejemplo, debemos intentar cocinar más seguido las alas que la pechuga, en el cerdo a las manitas y en la res a zonas como las costillas o los callos de ternera.

Aleta de tiburón

En el mar también encontramos muchos alimentos que representan fuentes realmente interesantes de colágeno natural, que nos brindan un alto contenido del mismo, por lo que no debemos dejar de considerarlas entre nuestras opciones, en ellas la más resaltante de todas y que posee los más altos niveles de proteína es el cartílago de tiburón, que conseguimos al preparar y consumir la aleta de este gran animal.

La aleta de tiburón es un alimento que no se encuentra disponible en todos los países del mundo, pero si cuentas con la suerte de poder encontrarlo te sugerimos no perder la oportunidad de consumirlo ya que es una gran fuente no solo de proteína sino de calcio, fósforo y mucopolisacáridos. Y hacerte con sus beneficios, entre los que resalta que es un estupendo inhibidor de los tumores, antinflamatorio y analgésico.

Si te interesa conocer un poco más sobre el tema te sugerimos nuestro artículo llamado Descubre los beneficios del colágeno marino

Caldo de pescado

Siguiendo la línea de los alimentos ricos en colágeno de origen marino nos encontramos en segundo lugar con el caldo de pescado, el cual es fabricado a partir de las cabezas de estos animales, las cuales no solemos consumir muy frecuentemente de forma directa pero que contienen la mayor concentración de proteína de todo el animal, sin importar su especie en específico.

Este caldo muchas veces es preparado también con las espinas y partes sobrantes de los pescados, especialmente la columna vertebral y las aletas traseras, lo que logra ayudar a aumentar en gran parte su efectividad y contenido de nutrientes, ya que estas zonas, al ser parte del esqueleto o los huesos del pescado contienen mayor concentración de colágeno que la que podemos encontrar en la carne del mismo.

El caldo de pescado puedes consumirlo directamente sin añadidos o utilizarlo para preparar sopas, guisos, salsas o incluso usarlo como ingrediente complementario para añadirlo a otras preparaciones que requieran una ayuda extra, esto porque este alimento no solo es una especie de bomba de nutrientes sino que cuenta con un estupendo sabor que combina muy bien con toda clase de productos.

Pescado fresco

El pescado fresco, sea consumido asado, hervido o en sopa destaca como una buena y deliciosa opción en cuanto a alimentos ricos en colágeno se refiere, ya que la proteína se puede encontrar en todas las zonas del animal, incluida su piel, aunque aquí esté presente en un nivel mucho menor que en las espinas, cabeza y aletas.

Por esto es recomendable, que si estás buscando hacerte con los beneficios del colágeno presentes en el pescado des cierta prioridad o al menos incluyas en tu dieta las especies que puedes consumir enteras, las cuales poseen espinas frágiles que al cocinarse se vuelven fáciles de consumir y digerir, como por ejemplo la sardina y el saltón.

También es aconsejable evitar consumir estos pescados preparados fritos, ya que si se pasan de cocción el aceite puede disminuir la cantidad d colágeno que poseen o también hacer que pierda calidad, por lo que al ser absorbido por tu cuerpo no brindará la misma cantidad de proteína que la que tendría preparándolo con cualquier otro método de cocción.

Huevos

Es bien sabido que los huevos son un superalimento, el cual concentra en un tamaño bastante pequeño altísimos niveles de vitaminas, minerales y proteína, entre la que encontramos también el colágeno, el cual lo podemos conseguir en su yema y en la cáscara. Aunque hay que mencionar que en los huevos, el colágeno está presente en menores proporciones que en otros alimentos que hemos mencionado.

Pero esta proporción, aunque sea menor no impide que los huevos sean considerados una rica fuente de colágeno par el cuerpo, ya que por su pequeño tamaño y bajo precio pueden resultar una alternativa muy económica para comenzar a proporcionar nutrientes a tu organismo, entre los que destaca también la vitamina E, las vitaminas del complejo B, el calcio, aminoácidos y azufre, los cuales ayudan a promover la formación de colágeno en el organismo.

Gelatina

La gelatina que conseguimos en cajas para preparar o que utilizamos como ingrediente para elaborar postres dulces tiene sus orígenes en el cartílago y huesos de diversos animales, por esto también representa un alimento rico en colágeno que nos puede ayudar aumentar nuestros niveles de esta proteína en el cuerpo de una manera dulce y deliciosa.

Su nivel de colágeno es bastante alto en comparación con otros alimentos, pero con la obvia desventaja de que al ser utilizado en la preparación de postres suele venir acompañada de una dosis bastante alta de azúcar, por lo que su consumo no debe ser tan frecuente como podría el de otros alimentos con alto contenido de colágeno  en su interior.

Por esto suele ser aconsejable dar mayor uso a las gelatinas sin sabor que a las que contienen sabores y colores agregados, ya que con la versión sin sabor podemos realizar preparaciones bajas en azúcar, con frutas e ingredientes naturales que nos brinden mucho más nutrientes que las presentaciones de gelatina de sabores añadidos.

Alimentos para estimular la producción de colágeno

Ya hemos mencionado los alimentos que te pueden aportar grandes cantidades de colágeno en tu cuerpo, pero existen otros que si bien no poseen ningún nivel de esta proteína si contienen otros ingredientes o factores que los convierten en grandes aliados para este fin, ya que a pesar de no lograr introducir en tu cuerpo colágeno de forma directa si cuentan con la capacidad de promover en mayor o menor medida la producción propia de colágeno por el cuerpo.

Estos alimentos, a diferencia de los anteriores, son en su mayoría de origen vegetal, por lo que resultan la mejor alternativa para las persona que no consuman ninguna clase de productos animales, sean estas personas veganas, vegetarianas o posean algún tipo de restricción médica que les impida consumir los alimentos que hemos mencionado en el punto anterior.

Frutas ricas en vitamina C

La vitamina C, aunque muchas personas lo desconozcan es un componente que va muy de la mano con el colágeno, ya que se requiere de su presencia y uso para que el cuerpo fabrique esta proteína, por lo que mantener una buena cantidad de vitamina C es algo realmente indispensable si estamos pensando en lograr aumentar los niveles generales de colágeno en nuestro organismo.

Por esto, es que las frutas ricas en vitamina C, como el limón, la naranja y cualquier fruta cítrica que se nos ocurra representan una alternativa bastante eficaz de alimentos para aumentar los niveles y producción de colágeno, así como lograr que el mismo sea de mucha mayor calidad, para obtener mejores resultados tras su absorción  y uso.

Consumir estas frutas debe ser algo constante, de preferencia una vez al día, ya sea en jugos naturales, o en recetas que las incluyan entre sus ingredientes, evitando a toda costa los jugos envasados, ya que estos contienen un porcentaje real muy bajo de fruta, sumado con un nivel alto de azúcar, colorantes, saborizantes y conservantes artificiales, enemigos declarados de cualquier alimentación sana.

Leche, yogurt y otros lácteos

De forma general, los productos lácteos aportan al cuerpo una gran cantidad de vitaminas, pero también de proteínas, las cuales tienen la capacidad de promover la producción de colágeno por el cuerpo, además de lograr que el que está ya presente sea absorbido de forma mucho más fácil, mejore su calidad y logre resultados mucho más favorables, principalmente en los huesos, cartílagos y tendones, donde juega un papel protagónico.

Pero, como muchos otros productos, los lácteos deben ser consumidos con cierta moderación, principalmente por las personas que presentan algún nivel de intolerancia a los mismos, sea este leve o moderado, ya que además de proteína, los productos de origen lácteo, principalmente los envasados suelen ser un alimento lleno de grasas saturadas, por lo que su consumo en exceso termina por ser contraproducente generando aumento de peso y problemas de salud.

Ajo y cebolla

Tanto el ajo como la cebolla contienen un interesante aporte de azufre, el cual es tan necesario como la ya mencionada vitamina C para lograr que el cuerpo produzca niveles suficientes de colágeno. De igual forma, el azufre también promueve la formación de queratina y ayuda a mejorar la circulación sanguínea, regula los niveles de glucosa en la sangre, colabora en el proceso de oxigenación del cerebro, regula el sistema nervioso, entre otros beneficios.

Por todo esto, el consumir ajo y cebolla en nuestras comidas es algo que debemos hacer con bastante frecuencia, y acompañarlo con otros alimentos que también sean ricos en azufre, y otras sustancias benéficas para  la salud, teniendo cuidado de no exceder este consumo buscando mejorar los beneficios y descuidando así la ingesta de otros componentes igual de importantes.

Frutos secos

Ya sean avellanas, nueces, pistachos, maní, o cualquier tipo de frutos secos, estos son de forma general un excelente alimento que aporta al cuerpo una gran cantidad de ácidos grasos omega 3, omega 6 y omega 9 que también sirven como una estupenda manera de estimular la producción de colágeno por el cuerpo.

Además, los frutos secos son un tipo de comida que puede ser consumida de una variedad muy diversa de formas, ya sea solos como aperitivo o acompañando en preparaciones como ensaladas, tortas, pasteles y demás, por lo que sin duda podrás conseguir una forma agradable para añadirlos a tu dieta, o simplemente comenzar a comerlos cuando dispongas de algo de tiempo y quieras una merienda rápida, deliciosa y sumamente nutritiva.

Si buscas otras maneras de estimular la producción de esta proteína en tu cuerpo puede que te interese nuestro artículo sobre Cómo aumentar los niveles de colágeno.

Fresas

Cuando pensamos en las frutas ricas en colágeno, no solo los limones y naranjas tienen un espacio privilegiado en esta lista, sino que van acompañadas muy de cerca por las fresas y demás frutos rojos, y es que esta familia de pequeñas frutas tienen la capacidad de proteger el colágeno presente en nuestro cuerpo.

Además de eso, los frutos rojos como las fresas, moras, arándanos y demás aportan a tu cuerpo una buena cantidad de antioxidantes, los cuales son requeridos por el organismo para la eliminación de los llamados radicales libres los cuales introducen oxígeno a las células provocándoles así la oxidación de sus diferentes partes, acelerando el proceso de envejecimiento.

Por lo que al consumir fresas y demás frutos rojos no solo estarás brindando un aporte significativo de colágeno y promoviendo la producción del mismo en tu cuerpo, sino que también logrando reducir la apariencia de tus arrugas y previniendo la formación de nuevas marcas en tu piel que pueden hacerte ver mayor de lo que eres en realidad.

Tomates y pimientos

Junto con las fresas encontramos los pimientos y los tomates, que a pesar de no ser frutos rojos tienen también la capacidad de brindar a tu organismo una cantidad importante de antioxidantes, que cumplen la esencial función que hemos descrito en el punto anterior, por lo que puedes ir alternando el consumo de todos estos alimentos para llevar una dieta no solo balanceada sino también lo suficientemente variada para lograr no aburrirte.

El tomate y los pimientos además de esta importante propiedad también tienen la capacidad de contribuir a la secreción y producción de colágeno natural por el cuerpo tal como todos los alimentos que hemos mencionado en nuestra lista. En estos, lo importante es evitar lo más posible el consumir las semillas que se ubican en su interior, ya que las mismas no son correctamente digeridas por el cuerpo y poder terminar generando cálculos renales a largo plazo.

Bebidas para aumentar tus niveles de colágeno

No solo en los alimentos sólidos encontramos cantidades significativas de colágeno, esta proteína también está presente en algunas plantas que comúnmente utilizamos para preparar bebidas o que, aunque suelen ser utilizadas en otro tipo de preparaciones, también pueden realizarse a modo de bebida para lograr con ellas el incremento paulatino de la cantidad y producción de colágeno natural en nuestro organismo, o para mejorar la calidad del ya presente.

En el caso de las bebidas con colágeno, cierta cantidad de expertos consideran que no es muy aconsejable su consumo diario ni constante, ya que puede generar otro tipo de reacciones adversas en el caso de que la persona sea alérgica o posea un sistema digestivo sensible, llegando a producir irritación, acidez, diarrea o malestar estomacal en una cantidad pequeña de población.

Por esto, si después de consumir estas bebidas observas que tu cuerpo presenta algún síntoma que puede ser considerado desfavorable, te aconsejamos disminuir el nivel de consumo o de ser necesario suspenderlo por completo y dar mayor prioridad a cualquiera de los puntos antes descritos en nuestro artículo de alimentos ricos en colágeno.

El té, en cuanto al colágeno se refiere, es una sustancia bastante eficaz que debemos considerar para nuestro cuerpo, ya que aunque no aporta en sí ninguna cantidad de colágeno ni ayuda a aumentar su producción si cuenta con la cualidad de evitar la disminución de los niveles ya presentes de esta proteína en nuestro cuerpo, lo que vuelve un excelente aliado si lo utilizamos como complemento a los demás alimentos que si cuentan con aporte en este tema.

Además, el té es una bebida que rebosa en beneficios para nuestro cuerpo, entre los que resalta su poder diurético, la capacidad de ayudarte a reducir tus niveles de colesterol, ser considerado una bebida antitumoral, aportar antioxidantes, y también prevenir la artritis, ayudar a disminuir el peso quemando la grasa corporal y combatir los radicales libres.

Aloe vera o sábila

Un punto que muchos desconocen es que la sábila o aloe vera también cuenta con un contenido significativo de colágeno, el cual podemos introducir a nuestro cuerpo consumiendo el gel que se extrae del interior de la planta. Este gen es bastante conocido a nivel mundial por poseer interesantes e importantes cualidades tanto estéticas como para la salud, pero comúnmente suele ser utilizado de forma directa sobre la piel o el cabello.

Pero en realidad, esta planta también puede ser consumida, ya sea preparando un jugo de aloe vera o utilizándolo como acompañante para otros ingredientes, el problema es que, aunque cuenta con importantes propiedades su sabor no suele ser muy agradable, ya que el mismo es bastante amargo, por lo que te aconsejamos buscar recetas que incluyan el aloe en jugos con otras frutas que puedan ayudarte a disimular este fuerte sabor.

Al consumirla por vía oral, el aloe vera o sábila brinda a nuestro cuerpo una inmensa cantidad de colágeno natural, así como un importante aporte de elastina, que juntos pueden ser de gran utilidad para ayudarte a mantener tu piel, uñas y cabello en perfecto estado, sanos, fuertes y con una apariencia juvenil.

De igual forma, la sábila cuenta con la peculiaridad de que no solo aporta esta proteína al cuerpo sino que también ayuda al organismo a generar una mayor cantidad de la misma, y que este sea de mayor calidad y más fácil de absorber por todo tu cuerpo, pero principalmente por tu piel, cabello y uñas, partes en las que sin duda notarás muy rápidamente el cambio.

Colágeno natural vs colágeno hidrolizado

Ya te hemos hablado de una buena cantidad de alimentos que puedes consumir para agregar o aumentar el colágeno presente en tu cuerpo, pero como te indicamos al comienzo de nuestro artículo, la alimentación balanceada y el consumo de productos que favorecen a esta sustancia no son el único camino posible a seguir para lograr aumentar tus niveles generales de colágeno en el organismo, sino que también puedes optar por suplementos que buscan el mismo fin.

Pero ambas alternativas no traen a tu cuerpo los mismos beneficios ni son estos observables en la misma cantidad de tiempo, sino que son distintos caminos que debes analizar para tomar la decisión de cual se adapta más a ti o si lo mejor en tu caso sería combinarlos y lograr así mejores resultados en el caso de requerir un poco más de ayuda para llegar a niveles óptimos de proteína en tu cuerpo, por eso hemos optado por mostrarte algunas de sus diferencias.

Durabilidad del tratamiento

Para comenzar, los suplementos alimenticios ricos en colágeno hidrolizado y los tratamientos artificiales como las cremas o sérum no brindan a tu cuerpo la capacidad de producir niveles mayores de colágeno sino que aportan una dosis fija del mismo, por lo que siempre estará la idea de que al suspenderlos el cuerpo pierda los efectos positivos logrados por la ingesta y utilización de dichos productos.

Por otro lado, los alimentos ricos en colágeno, como hemos indicado en este artículo, pueden ayudarte a aumentar de forma significativa la producción de proteína de colágeno en tu cuerpo, haciendo que los resultados de su ingesta sean más a largo plazo que con las opciones antes descrita, y pudiendo atrasar lo más posible el momento en que el cuerpo inicia el proceso de disminuir poco a poco la producción.

Tiempo para ver resultados

En cuanto al tiempo que debes utilizar los diversos productos para comenzar a notar los resultados de la ingesta mayor de colágeno sin duda los sérum se llevan el premio mayor, ya que con ellos, cuando estos son de buena calidad y fabricados por las marcas más reconocidas en su mayoría ofrecen resultados apreciables en poco tiempo, siendo aproximadamente 8 a 10 semanas, seguidos por las cremas y suplementos.

En el caso de los alimentos, en su mayoría debes consumirlos por bastante tiempo antes de comenzar a apreciar de forma visible las consecuencias del aumento de tus niveles de colágeno, con la obvia ventaja que si has comenzado a introducir en tu dieta estos alimentos desde tu Juventud no será necesario esperar a tener consecuencias, sino que las estrás previniendo desde mucho antes de que comiences a perder colágeno.

Facilidad de absorción por el organismo

En los complementos, suplementos y tratamientos de colágenos que encontramos en el mercado se suele utilizar la proteína del colágeno en forma hidrolizada, que significa que ha pasado por un tratamiento para reducir su tamaño, lo que facilita en gran medida su absorción por el organismo, siendo la principal causa de que los tratamientos comerciales posean un tiempo de efectividad mucho menor, ya que al absorberse de forma más simple.

Y es que la proteína del colágeno en su estado natural, el mismo que encontramos en los alimentos ricos en ella como la carne, huevos y pescado, tiene la desventaja de poseer un tamaño bastante grande, que la vuelve muy pesada para ser absorbida por el cuerpo en poco tiempo, lo que le da una gran ventaja a los productos comerciales ya que con menos colágeno hidrolizado obtienes los mismos resultados que a través de una ingesta bastante alta de colágeno en forma natural.

Costo

Este es un punto realmente bastante obvio pero que aun así representa una de las mayores diferencias a considerar, y es que en el caso de los productos comerciales, los que poseen mayor efectividad en menor tiempo suelen venir acompañados por un precio de venta al consumidor bastante elevado, volviéndolos una alternativa fuera del alcance de muchos bolsillos, quienes quedan a merced de adquirir marcas que pueden no contar con la misma calidad.

Por otro lado, la ingesta de alimentos ricos en colágeno no representa un gasto mucho mayor a considerar y ofrece toda clase de alternativas entre sus opciones, lo que la hace excelente para todo tipo de personas sin importar demasiado su nivel adquisitivo, alergias, gustos o si ha decidido no consumir productos de origen animal.

Beneficios complementarios

Una desventaja de los suplementos de colágeno es que con ellos solo añades a tu dieta ciertas sustancias y vitaminas, que si bien también son esenciales resultan insuficientes para llevar una dieta balanceada. En el caso de los sérum y cremas solo estás añadiendo cierta cantidad a un área específica de tu cuerpo, por lo que los beneficios solo son recibidos en esa zona, dejando descuidadas en ambos casos las áreas que no están incluidas en el producto.

En cambio, al consumir alimentos ricos en colágeno te aseguras de que no solo estás añadiendo a tu dienta la cantidad necesaria de esta proteína la cual será aprovechada por todo tu organismo, sino que también esto va a acompañado de otra inmensa proporción de nutrientes esenciales que te ayudarán a que tu cuerpo funcione de la manera correcta, puedas prevenir algunas enfermedades o incluso mantener un peso ideal para tu sexo y tipo de cuerpo.

¿Te ha gustado este artículo y quieres aprender un poco más sobre esta indispensable proteína? Te invitamos a leer: Qué es el colágeno hidrolizado y cuáles son sus beneficios.

Como conclusión, podemos decir, que tanto el colágeno natural como el colágeno hidrolizado traen a tu cuerpo beneficios importantes, pero aunque decidas añadir algún complemento, la mejor decisión que puedes tomar es acompañarlo con una dieta variada y que incluya algunos alimentos ricos en colágeno, ya que es el mejor camino para llevar un estilo de vida saludable, lo que a largo plazo agradecerás.