Aceite de ricino ¿funciona para alargar las pestañas

Existen múltiples remedios caseros para hacer crecer las pestañas y muchos hablan de las excelentes propiedades del aceite de ricino en esta materia. Esto nos hace preguntarnos si el aceite de ricino ¿funciona para alargar las pestañas? Hicimos una investigación y te daremos las respuestas, así que no abandones nuestras líneas. Seguro aprenderás uno que otro truco útil.

Aceite de ricino ¿funciona para alargar las pestañas

Generalidades sobre el aceite de ricino

Este aceite se consigue  a través de las semillas de la planta Ricinus communis. Estas semillas tienen su peso en un 50 % de aceite. La planta se encuentra en el norte de África y es menester saber que la semilla es tóxica, por lo que la obtención del aceite solo es realizada por profesionales, haciendo un procedimiento donde se usan altas temperaturas. Los restos que quedan son retirados ya que solo 4 gramos son suficientes para matar a un animal mediano.

Su uso es antiquísimo pues se ha hallado semillas de ricino en tumbas egipcias. Si se consume de manera correcta, actúa como un laxante y depurativo, a pesar de su amargo sabor. Si nos limitamos a sus usos externos, se ha vuelto muy popular en el mundo de la cosmética, debido a sus capacidades hidratantes. Lo podemos encontrar en la composición de mascarillas, cremas, barras de labios y jabones.

Asimismo, posee antioxidantes, los cuales ayudan a mantener cualquier tejido fuerte y joven. Como un dato histórico y curioso, en la época de Mussolini en Italia y en la de Franco en España, el aceite de ricino se empleaba como una tortura a presos políticos pues los obligaban a tomarlo en grandes cantidades para inducir horribles vómitos.

Sin embargo, estas oscuras épocas ya han pasado y en la actualidad se emplea para elaborar plástico, pinturas, lacas y como tratamiento natural cosmético pues se le atribuye el poder de fortalecer, alargar uñas y pestañas. Nosotros vamos a enfocarnos en las últimas y exploraremos las propiedades de este aceite para ver si es capaz de alargar las pestañas.

¿Aceite de ricino o aceite de castor

¿Aceite de ricino o aceite de castor?

Es muy frecuente ver frascos de aceite de ricino con la denominación de “aceite de castor” y muchas personas creen que proviene de ese animal, lo cual es algo erróneo. La causa de este error es una mala traducción del inglés de “castor oil”. “Castor” en inglés se refiere a la planta de donde se extrae este aceite. No tiene nada que ver con el animal, al cual se le dice “beaver”.

Propiedades del aceite de ricino

Propiedades del aceite de ricino

El aceite de ricino tiene una composición donde priman la vitamina E, proteínas y ácidos grasos que causan una acción regeneradora e hidratante. Esto hace que los pelitos de las pestañas vayan aumentando su grosor. Igualmente, funciona como un antinflamatorio y antibacteriano, por lo que limpia y calma los folículos pilosos, facilitando el crecimiento de éstas. Esto quiere decir que los componentes de este aceite nutren las pestañas y también las cejas.

Además, sus componentes son capaces de crear el ambiente ideal para que las pestañas se desarrollen sin inconvenientes; tiene una dosis alta de ácido ricinoleico, responsable del incremento del volumen de las pestañas.  Este aceite posee biocompatibilidad con nuestra piel, por lo que tiene la capacidad de trabajar en lo más profundo de ella; haciendo efectos de adentro hacia afuera.

Entre los ácidos grasos que contiene, está presente el omega-9, el cual elimina el exceso de grasa de las pestañas. Demasiado sebo en las pestañas acelera su caída y dificulta un adecuado crecimiento. Por añadidura, al hidratar las pestañas, este aceite previene su quiebre prematuro, el cual puede ser acusado por un rizador de pestañas, por ejemplo.

Consejos de uso

Consejos de uso

No obstante, es un aceite que no podemos usar en demasía. Se sabe que el aceite de ricino es muy irritante y si se emplea demasiado cerca de los ojos, puede ser perjudicial. No obstante, esto tampoco significa que vayas a sufrir una reacción adversa si lo usas porque cada piel es diferente y existen pieles más delicadas que otras. Si quieres hacer una prueba, lo mejor es aplicarlo las primeras veces en pequeñas dosis e ir aumentando poco a poco.

Te recomendamos no utilizar tanto como para que éste empiece a gotear en tus pestañas  porque puedes hacerle daño a tus ojos. Lo mejor es ir aplicando con moderación porque colocar mucho no hará que sus pestañas crezcan al instante. De hecho, después de 3, 4 o incluso 6 semanas de utilización diaria es que se disfrutan de los resultados. Este periodo de tiempo dependerá de la persona. Ahora bien, vamos a explicarte cómo elegir el mejor aceite.

Escoge el mejor aceite de ricino para tus pestañas

Escoge el mejor aceite de ricino para tus pestañas

Si te hemos convencido en emplear el aceite de ricino en tus pestañas, debes entender que no se trata en comprar el primer aceite que veas en la farmacia. Hay muchísimas marcas pero lo realmente importante es que el aceite sea 100 % puro tratado con frío porque de esta forma, los elementos del aceite se mantienen, como las vitaminas y minerales que solicitamos para ayudar a nuestras pestañas a crecer.

En lo que respecta a los aceites a los cuales se les ha aplicado calor, han sufrido la pérdida de gran parte de sus vitaminas y grasas. Por lo que es mejor utilizarlo como complemento en la cocina, que para el cuidado personal. Cuando vayas a adquirir tu aceite, lee la  lista de ingredientes y decántate por una marca orgánica. Esto significa que la planta de ricino creció sin un uso desmedido de pesticidas perjudiciales para nosotros.

Aplicación

Aplicación

Para poder proceder con la aplicación, necesitarás el aceite de ricino, aceite de vitamina E (solo si lo deseas) y una máscara de pestañas vacía o un envase. Ante todo, si tienes la máscara de pestañas vacía, debes limpiar el tubo muy bien, de manera que no quede ningún residuo del producto. Debes tener contigo el cepillo o el aplicador y la tapa pues son esenciales para poner colocar el aceite.

Si no tienes el tubo de máscara de pestañas, también es posible usar cualquier otro recipiente y un hisopo  para aplicar el aceite, pero es una opción mucho más difícil. Cuando ya tengas todo esto listo, vierte el aceite de ricino con la vitamina E (esto es opcional) en el tubo de rímel o en el envase como si fuera tu máscara de pestañas corriente. Luego, lava tu rostro con tu producto de higiene de siempre, de forma que no tengas encima ningún resto de maquillaje.

Seguidamente, saca del tubo el cepillo, el cual estará lleno de aceite de ricino. Saca el exceso en el borde del tubo, como haces habitualmente con tu máscara de pestañas. Cada vez que lo uses, debe haber poca cantidad de aceite en el cepillo. Si continuas notando mucho aceite, utiliza un papel absorbente para eliminar el sobrante.

Luego coloca el aceite en tus pestañas como si estuvieras empleando tu rímel de siempre. Haz movimientos en zigzag desde la raíz hasta las puntas. Después, esparce también el aceite en la parte externa de tus pestañas. Solo recuerda hacer todo esto con extremo cuidado pues si algo de aceite cae en tus ojos, se irritarán. Haz este tratamiento cada noche antes de acostarte. Al día siguiente, lava tu rostro, teniendo especial cuidado con los ojos.

No tires o frotes tus pestañas para evitar que se caigan debido al uso de fuerza. Puedes emplear un desmaquillante de ojos con un algodón para sacar los restos de aceite. Si por alguna razón, el aceite llegase a tener contacto con tus ojos o si sientes picazón, lávate los ojos con agua para que no sufras una irritación.

Hemos elegido la noche como el momento idóneo para aplicar este aceite porque justo en la noche tus pestañas se están regenerando; entonces las bondades del aceite pueden repotenciar este mecanismo. Esto no quiere decir que no pueda usarse por las mañanas pero el aceite es un poco viscoso, resultando un poco incómodo de llevar durante el día. Además de que tendrás problemas para aplicarte maquillaje en los ojos.

Ocasiones donde hacer esto no es recomendable

Ocasiones donde hacer esto no es recomendable

Si bien este es un método natural y eficaz para hacer crecer las pestañas, hay casos donde no debes usarlo o parar su uso. Primeramente, si sientes alguna irritación o ardor en la piel después de haber aplicado el aceite de ricino, lo mejor es suspender su utilización porque nuestra piel no reaccionó de buena manera. Por otro lado, si tiene acné, es mejor emplear otro método pues la composición del aceite podría causar más granos en la piel.

De igual forma, si tienes la piel muy sensible, lo más seguro es que apliques un poco de este aceite en tu brazo y esperar un poco, a ver si sufres de una reacción alérgica. Si un sarpullido aparece, es mejor no emplearlo. Otra cosa muy importante es que no puede utilizarse durante el embarazo, ya es capaz de provocar contracciones en el útero.

Efectos a esperar al usar con regularidad aceite de ricino

Efectos a esperar al usar con regularidad aceite de ricino

A medida que pasa el tiempo, nuestras pestañas tienden a romperse porque el tejido que recubre la piel de los ojos va debilitándose. En este debilitamiento, nuestra piel se vuelve más fina y es más complicado para las pestañas mantenerse fijadas a ella. El aceite de ricino es tu gran aliado para paliar este fenómeno tan molesto pues se introduce en el interior del tejido de las pestañas y las reestructura.

Si eres constante y te haces este tratamiento cada noche, a largo plazo tendrás unas pestañas muy largas y abundantes. Empero, no hay evidencia de ningún estudio que muestre pruebas que el aceite de ricino tiene estos efectos en las pestañas pero muchas personas lo han intentado y con el tiempo reportan cambios favorables en la salud de sus pestañas.

Integración con otros aceites

Integración con otros aceites

Ya hemos indicado que podemos combinar el aceite de ricino con la vitamina E, la cual posee propiedades hidratantes y rejuvenecedoras. Asimismo, podemos mezclar el aceite de ricino con otros aceites, en caso de que no tengas el aceite de vitamina E y quieras mejorar la acción del aceite. Te presentamos el aceite de semilla de uva, fuente de vitamina E, ácidos grasos y antioxidantes, los cuales nutren las pestañas, favoreciendo un sano desarrollo.

Por su parte, el aceite de almendras  posee vitaminas D, E, minerales como el magnesio, potasio y calcio. Estos componentes fortalecen y humectan tus pestañas, haciendo que se alarguen con el tiempo. Por lo tanto, puedes integrar el aceite de ricino con el de semilla de uva o de almendras y deja que haga efecto toda la noche.

Preparado casero con aceite de ricino para las pestañas

Preparado casero con aceite de ricino para las pestañas

No solo puedes usar el aceite de ricino solo o combinado con otro aceite, también es posible elaborar un tratamiento casero con el aceite de ricino como protagonista, el cual se verá repotenciado con otros ingredientes. Vas a necesitar el aceite, una cebolla y un tubo de máscara de pestañas sin uso y previamente lavado.

Primeramente, corta la cebolla en trozos pequeños y licúala con un poco de agua. Luego, cuela esta mezcla en un recipiente. Después, agrega tres cucharadas de jugo de cebolla en el tubo de rímel y suma el aceite de ricino. Bate para integrar estos dos ingredientes y aplica el preparado con un cepillo para pestañas. Colócate este remedio en las noches por un mes. La cebolla estimula el desarrollo de los folículos pilosos, mejorando los efectos del aceite de ricino.

Consejos para mantener unas pestañas sanas

Consejos para mantener unas pestañas sanas

De nada sirve que nos apliquemos aceite de ricino por un mes en nuestras pestañas si no seguimos hábitos saludables para cuidarlas. Para empezar, evita usar pestañas postizas ya que estas al ser pesadas y poseer adhesivos, dañan los folículos de las pestañas, a tal grado que pueden ser responsables de su muerte. Así que es mucho mejor lucir nuestras pestañas al natural y cuidarlas.

Asimismo, dormir con maquillaje es otra cosa va destruyendo las pestañas. Estar mucho tiempo con delineador y rímel puesto merma el bienestar del folículo de las pestañas, además de estar en riesgo de sufrir una infección y quebrar nuestras pestañas. Por eso es tan importante retirar hasta el último rastro de maquillaje antes de irnos a la cama. Entonces ya sabes qué hacer para lucir unas pestañas de película: aceite de ricino y más esmero de tu parte.