Aceite de coco para las arrugas ¿Funciona

Durante mucho tiempo, uno de los principales fines de la búsqueda cosmética, mediante pruebas, investigaciones y exámenes de diferentes ingredientes, se ha dado por el combate con las arrugas, esas marcas indeseables que van apareciendo en nuestra piel por diversos factores. Aunque en realidad su aparición es natural, no por ello dejan de ser marcas poco estéticas, que aunque muchos dicen que son la prueba de la experiencia, para otros son simplemente poco gráciles.

Aceite de coco para las arrugas ¿Funciona

Muchos de los estudios enfocados en obtener los mejores anti arrugas, han demostrado que algunos ingredientes sencillos, aunque no son los más efectivos ni fuertes para este fin, pueden tener propiedades que otorgan a nuestra piel resultados muy positivos, ya sea en el caso de la eliminación de estas marcas, el rejuvenecimiento del tejido, al igual que en el caso de las células, así como en muchos otros beneficios a corto y largo plazo.

Uno de estos ingredientes esenciales es el aceite de coco, este producto utilizado en los hogares por diversas razones, sobre todo en el caso cosmético, que ha demostrado traer diferentes beneficios a nuestra piel, entre ellos, según muchas personas, la capacidad reducir arrugas y hacer retroceder nuestra piel en el tiempo. Es sobre dicha capacidad de hablaremos a continuación, con el fin de probar qué tan cierto es eso de que este aceite es un potente anti arrugas.

Para aprender a  elaborar tus propias cremas caseras para las arrugas, te invitamos a leer Cómo hacer una crema antiarrugas casera

¿Qué se entiende por arrugas

¿Qué se entiende por arrugas?

Antes que nada, lo primero es entender qué son exactamente las arrugas, ya que estas difieren de diversas líneas de expresión, cicatrices, estrías o marcas superficiales que aparecen en la piel, por razones diferentes y adversas a nuestros deseos y cuidados tópicos, que se pueden combatir tomando otras medidas que, aunque puedan ser parecidas, no funcionarán en el caso de las arrugas, así como en la batalla contra otras consecuencias del paso de la edad.

Estas últimas, las que ahora nos conciernen, son pequeños suecos que aparecen a lo largo de distintas zonas de la piel, donde la misma ha perdido la firmeza natural, dando como resultado una flacidez que, al no tener cabida en la superficie de la dermis, se pliega hacia dentro de la misma, por medio de la presión y la falta de proteínas, elastina y nutrientes en la piel, dando como resultado las arrugas y marcas hundidas, plegadas y flácidas al tacto.

Esto puede ocurrir por diversos factores que, como ya dijimos, se diferencian de otras marcas que ocurren ya sea por elementos externos, como impurezas o heridas, así como de otros debido al movimiento de los pliegues de la piel, como es el caso de las líneas de expresión o la flacidez de zonas articulares como codos y rodillas. Esto se debe a que las arrugas más comunes aparecen por factores internos de nuestra piel, o la falta de algunas moléculas que dan firmeza y resistencia.

Principales causas de las arrugas

Principales causas de las arrugas

Conocer, aunque sea por encima, las razones por las que aparecen las arrugas en la piel, puede ser un modo realmente ideal de prevenir y combatir estas marcas no deseadas, pues nos da una idea de algunas cosas que debemos hacer o evitar, así como otras acciones que debemos tener en cuenta, en el día a día de nuestra vida, sin recurrir a tratamientos o métodos directos, para evitar estos factores perjudiciales que alteran la firmeza y estructura del tejido.

Sin embargo, como veremos a continuación, la piel arrugada no es algo que, sin los tratamientos adecuados, podamos simplemente evitar en nuestro cuerpo, pues muchos de los factores que cumplen en la aparición de esta son solo naturales e inevitables. Esto no quiere decir que debamos rendirnos a vernos arrugados como pasas frente al espejo, ya que una vida sana, con las pautas adecuadas, podría causar la presencia de estas no sea tan profunda.

El paso de los años

Este es, sin duda alguna, el principal y mayormente inevitable medio por el cual aparecen estos surcos en la piel, no por nada de llaman a las arrugas las marcas de la edad, pues simplemente, entre mayor es la edad de nuestra piel, más tiende a contraer arrugas de manera natural. Esto tiene más de una explicación específica, debido a que no es un solo factor, sino principalmente un par de ellos, que causan esta aparición de manera común en el tejido.

Primero que nada, los agentes encargados de la firmeza, resistencia y elasticidad de nuestra piel, por tanto, de la prevención de las arrugas, son las moléculas llamadas colágeno y elastina, presentes en todo el tejido, además del superficial. Estos dos agentes, como muchos otros en nuestro organismo, van teniendo cada vez menos impacto mientras envejecemos, deteriorando la salud de la piel y ocasionando varios desperfectos en la misma.

El otro factor, es un poco más complicado de tratar, pues se trata de aquellas moléculas que se encuentran entre capa y capa de la piel, en este caso, entre la dermis y la epidermis, que de manera natural mantienen firme el tejido. Estas capas, al igual que las proteínas anteriores, van ganando flacidez a medida que se vuelven más finas y frágiles luego de cierta edad, lo que crea un espacio vacío que facilita el pliegue del tejido y la aparición de arrugas.

El contacto con la luz ultravioleta

Como en muchos otros casos, el cuerpo humano se ve afectado de diferentes maneras, por la acción directa o indirecta de los rayos ultravioleta que emanan, tanto de la luz del sol como de las populares cámaras de bronceado. Estos rayos tienen un efecto directo sobre las células del tejido, llegando a causar incluso diferentes enfermedades cuando su exposición es muy prolongada, como en el caso de la piel expuesta al sol.

Aún en el caso de que no vivas en una zona caliente, la luz directa del sol, durante muchas horas al día, como en visitas muy regulares a la playa, puede alterar la estructura de la piel a nivel celular, lo que en ocasiones es causa de arrugas profundas. Lo mismo cuenta a la exposición a estos rayos de forma artificial, como en las cabinas de bronceado o, según algunas teorías populares, por pasar demasiado tiempo frente al monitor de la computadora.

Deficiencias en el colágeno y la elastina

Ya hablamos antes del papel, vitad y detallado, que cumplen estos dos compuestos en el tejido, así como su función a la hora de, mediante el mantenimiento de la salud de la piel, evitar las arrugas en la misma. La falta de estos dos es causa inevitable de arrugas, sin embargo, no siempre se da de forma natural, debido a la edad y el paso del tiempo, sino que es posible encontrar deficiencia en ellos debido a diversas enfermedades cutáneas o lesiones.

Por ejemplo, en el caso del descenso de los estrógenos en el organismo, lo que causa un desequilibro en el nivel del colágeno, es posible sufrir de arrugas como síntoma de este. Se da igual cuando la resequedad agresiva de la dermis afecta directamente la resistencia de la elastina, así como en enfermedades genéticas, ya más severas, donde el organismo ve al colágeno como una proteína externa, creando enzimas para combatirlo y eliminarlo.

Escasez de nutrientes en la piel

Aunque suene extraño, ciertos nutrientes esenciales, como vitaminas, minerales y antioxidantes, son capaces de mantener una salud propicia de nuestra piel, lo que es capaz de retrasar de forma consecuente la aparición de las arrugas profundas. Esto quiere decir, a su vez, que la ausencia de los mismos, sobre todo en el caso de las vitaminas A, E y los antioxidantes, es una causa obvia de la aparición de este mismo problema.

Esto se debe a que, por falta de dichos elementos de nutrición, por llamarlos de alguna manera, el tejido dérmico no es capaz de mantener su forma tonificada, elasticidad y firmeza, por lo que puede presentar arrugas, manchas y otros defectos. Se da un caso parecido con la falta de humedad de la dermis, al igual que el descenso de la Vitamina C, que permite al colágeno realizar su trabajo de proteger y mantener la salud de la piel.

¿Qué es el aceite de coco

¿Qué es el aceite de coco?

Ahora bien, ya que conocemos un poco más sobre el problema que queremos tratar, así como los principales factores que lo causan, hablemos ahora del ingrediente que deseamos demostrar, para utilizarlo de la forma correcta, si en realidad posee esa potencia para combatir las arrugas. Considerado uno de los aceites esenciales, este proviene de la fruta sólida del cocotero, conocida por la dureza tanto de su pulpa como de la cáscara que la cubre.

Tras ser sintetizado a partir de dicha fruta, el aceite de coco se presenta como una sustancia líquida, un poco viscosa y semi transparente, que posee en su estructura todas las propiedades del fruto de donde se extrajo, muy concentradas en las pequeñas cantidades de líquido. Entre estas, la propiedad más importante es la hidratante, capaz de penetrar de manera profunda en las capas de la piel, para otorgar a la misma una increíble humectación prolongada.

Obtención del producto

Para obtener el aceite, lo primero es retirar y almacenar toda la pulpa de los frutos de coco, tras romper y raspar la dura cáscara que lo cubre, en un envase sellado herméticamente, preferiblemente de vidrio, para que no pierda sus propiedades. Es con esta pulpa que los farmaceutas, en conjunto con las empresas especializadas en su producción, sintetizan el concentrado aceite puro y limpio para su uso.

Los métodos de producción del mismo varían, pues es posible obtenerlo al cocinar directamente esta pulpa o carne de la fruta, junto a la leche que hay dentro de la misma cáscara, a temperaturas muy altas, con el fin de evaporar el agua y dejar sólo el aceite. Sin embargo, para no utilizar temperaturas tan elevadas, es posible separar primero todo el líquido al machacar y escurrir la pulpa, para después cocinar sólo este líquido con la leche y obtener el producto.

¿Quieres saber cómo eliminar las marcas más difíciles? Te recomendamos leer Cómo eliminar las arrugas del entrecejo

Función para eliminar las arrugas

Función para eliminar las arrugas

Si estamos buscando una respuesta rápida y directa, que detallaremos más adelante al conocer sus propiedades, sobre la función de este aceite como cosmético para las arrugas, podemos obtener una respuesta sin necesidad de consultar a un especialista. Cualquier buen producto hidratante, capaz de ser absorbido por la piel sin causas lesiones o efectos secundarios, puede ser utilizado para combatir las arrugas, en menor o mayor medida.

Esto se debe a que, la sana humectación de la piel es un factor, entre los más importantes, en la prevención de estas, marcas y la reducción de su profundidad, sin embargo, esto no es suficiente para considerar ningún artículo como un componente real contra las arrugas. Por ello, sabemos que el aceite de coco funciona muy bien para este fin, gracias a la combinación de ese factor humectante con el resto de las virtudes que encontramos en el óleo.

Entre ellas, sabemos que su capacidad de rejuvenecimiento celular se debe tener en cuenta, gracias a los componentes nutritivos que podemos encontrar dentro del compuesto, además su textura aceitosa es ideal para otorgar una profunda limpieza, eliminando grasa e impurezas que empeoran las arrugas. Sin embargo, es la estimulación natural de los componentes propios de la piel, la propiedad más característica de este artículo como bien cosmético.

Propiedades cosméticas del aceite de coco como antiarrugas

Propiedades cosméticas del aceite de coco como antiarrugas

Para saber si este o cualquier artículo, sobre todo si es de origen natural, sin aditivos ni químicos artificiales, es realmente efectivo para el fin en el cual se le quiere utilizar, en este caso, combatir las arrugas, debemos conocer sus propiedades y compuestos, pues son estos los que podrán otorgar los beneficios deseados. Además, muchas veces dichos componentes combinados traen otros muchos beneficios diferentes, que de por sí son suficientes para validar su uso.

En el caso del líquido sintetizado del coco, así como la mayoría de los aceites esenciales, que comparten algunas propiedades comunes en estos materiales, son estas mismas propiedades las que hacen qué, aunque provengan de una fruta, cuyo propósito es servir como comestible, se vea alterado su uso en el campo de la cosmética y la medicina estética, para aprovechar los beneficios capaces de traer a las capas más superficiales de nuestro cuerpo. Estas son:

Componentes nutritivos esenciales

El óleo de este producto no es solo el propio aceite del fruto, pues como toda materia, está compuesto por diversas partes con muchos componentes propios, entre estos algunos son los que hacen de este un efectivo anti arrugas, pues son capaces de nutrir profundamente el tejido, no solo de manera superficial, sino en las diversas capas más profundas de la piel, gracias a la facilidad de absorción que ya hemos mencionado.

Entre estos compuestos, podemos encontrar como protagonistas a las vitaminas, siendo las familias E y K las más concentradas dentro del aceite, complementadas además con algunas pocas vitaminas de la clase A y B. Estas, junto a los ácidos grasos y el agua mineralizada de su compuesto, son los principales ingredientes que activan la regeneración de las células de los tejidos al contacto.

Estimulación de la producción de proteínas

Aquellos que saben un poco sobre la piel, conocerán que la misma posee, en grandes cantidades concentradas, dos componentes del tipo proteico, encargados de la salud de la misma; hablamos del colágeno y la elastina. En conjunto, estos son los encargados de otorgar a la piel, gracias a su acción sobre la misma, la firmeza, tonicidad, resistencia y elasticidad propias del tejido sano, lo que reduce y evita la aparición de las arrugas.

Sin embargo, no es solo por el combate de las marcas de la edad, junto a otros pequeños defectos estéticos, por lo que son importantes estas dos moléculas, pues al reafirmar el tejido, también le dan a este la belleza y suavidad propias de una piel hermosa, mientras la tersas con los tonificantes, para hacerla suave al tacto y evitar las diminutas fisuras causadas por las líneas de expresión, así como los movimientos articulares, que se convierten luego en arrugas.

En este caso, la presencia de diferentes componentes del aceite de coco sobre nuestra piel, además de la humectación y nutrición ya mencionadas, son capaces no de añadir colágeno y elastina al tejido, sino de estimular la producción propia de los mismos. Esto significa que, a diferencia de los suplementos de colágeno y las cremas que lo tienen como ingrediente, el óleo de esta fruta hace que la piel cree sus propias proteínas para fortalecerse.

Protección contra agentes externos

Aunque este punto no se trata directamente de la eliminación de las arrugas, pues nada tiene que otorgar la textura aceitosa del producto para este fin, es el factor más importante del aceite de coco en la prevención de las mismas. Se conoce ya que los rayos ultravioleta que desprende la luz solar, así como los artificiales de las cámaras de bronceado, son causantes principales de la aparición de estas marcas, al igual de la suciedad e impureza del exterior.

El óleo del aceite de este fruto, así como en la mayoría de aceites esenciales, es capaz de permanecer durante horas en nuestra piel, tras ser absorbido por sus diferentes capas, cubriendo los poros expuestos y los espacios entre ellos con una película casi invisible, evitando así la acción directa de los rayos de luz solar y el contacto de las impurezas sobre nuestra piel, por lo que funciona como un protector eficaz al untarlo sobre el cuerpo como una crema.

Rejuvenecimiento del tejido a nivel celular

Como dijimos anteriormente, la capacidad más importante de este producto, quizá también la más popular, o al menos, por la que más se le conoce y se le recomienda, es la de combatir directamente las consecuencias de la edad sobre la piel, regenerando y rejuveneciendo la misma de forma visible. Esto, al igual que en los puntos anteriores, se debe a los diversos compuestos que componen su estructura y su acción, directa al contacto, sobre las células del organismo.

Gracias a los diversos nutrientes, ácidos naturales y óleos base, el contacto de este aceite con las células elimina esos factores que las envejecen, mientras, por decirlo de alguna manera, alimentan y regeneran las células cutáneas, dándoles fortaleza y resistencia. De este modo, cada célula es capaz de mantener su forma estructural y cumplir su función sobre la piel de manera apropiada, manteniendo la elasticidad, firmeza y tono, aumentando su belleza y suavidad.

Efectos medicinales sobre el tejido

Por último, entre las propiedades que dan beneficios a nuestra piel, encontramos que este producto contiene antinflamatorios naturales, que le dan un uso especial en el tratamiento de diversas heridas y lesiones superficiales. Es por esto que algunos terapeutas, quiroprácticos y masajistas, entre otros especialistas, recomiendan en aceite de coco para dar masajes en las zonas afectadas por la inflamación.

Además, podemos encontrar diferentes agentes anti microbianos dentro de la fórmula de su composición, por lo que su uso se extiende también en el caso de heridas abiertas, afecciones cutáneas, o simplemente como ingrediente en diversos tipos de gel antibacterial, gel de manos, jabones y champú, tanto para el cuerpo como para el cabello, donde también tienen efecto todas las propiedades antes mencionadas de este óleo.

No solo las arrugas, también la celulitis

Así es, aunque en este caso su uso no es tan popular, las mismas propiedades que combaten las arrugas, aunque por acciones diferentes, tienen la capacidad de reducir los problemas de celulitis, siempre y cuando estos no sean tan profundos. Un masaje de vez en cuando por la zona afectada, utilizando este óleo como lubricante, puede traer beneficios en la recuperación de la firmeza ideal de la piel y los tejidos más profundos.

Esto se da principalmente gracias a los ya mencionados estímulos, causados por la acción de los componentes del coco, en la producción de colágeno y elastina, lo que afecta directamente la flacidez de las zonas con este problema. Debido a que la deficiencia de etas proteínas, entre otros factores, suele ser la causa principal de la celulitis, un aumento es su producción tiende a ayudar en gran medida a obtener efectos visibles contra esta.

Beneficios en su consumo

Beneficios en su consumo

Si ha despertado este líquido aceitoso tu interés, hablemos también de esos beneficios qué, aunque no se pueden considerar como cosméticos, ni presentan usos anti arrugas directamente, son igualmente increíbles para nuestro cuerpo. En este caso, no vamos a aplicar el aceite, si no a ingerirlo, ya sea con la comida, bebiendo una cucharada pura para mayor concentración, o en forma sólida, trans enfriarlo, con lo que obtendremos una especie de manteca.

Para perder peso y quemar grasa

Una de las razones más populares para su consumo, es en el caso de aquellos que quieran, sin necesidad de acceder a dietas ni cambios en su rutina, una pequeña ayuda a la hora de bajar de peso. En este caso, contamos con que este artículo contiene, entre sus componentes, cantidades concentradas de triglicéridos de cadena media, que pueden aumentar el consumo energético diario en hasta 120 calorías.

De igual forma, la metabolización de estos ácidos grasos produce, dentro del organismo propiamente, un compuesto llamado cetónico, que tiene la capacidad de reducir el apetito, ayudando a esos comedores compulsivos a reducir las porciones de alimento. Todas estas propiedades son especialmente efectivas en la zona abdominal, donde se puede apreciar una reducción visible de la grasa gracias al consumo de este producto.

Control del colesterol

Estos mismos ácidos grasos y triglicéridos que acabamos de mencionar, de origen vegetal y, por tanto, positivo en cierta medida para el organismo, suelen ayudar a reducir los niveles tanto del colesterol total, como del llamado colesterol malo o LDL. Esto se debe a que el cuerpo reacciona a estos compuestos, que conforman la clase de colesterol bueno o HDL, los cuales sustituyen los anteriores y reducen su presencia en el cuerpo.

Ayuda a combatir ciertos patógenos

Los mismos compuestos anti microbianos capaces de ayudar con las heridas y lesiones, pueden ser beneficiosos al consumirlos, dejando que actúen dentro del cuerpo en la eliminación de algunos patógenos que causan enfermedades. Esto se debe a la presencia de los llamados láurico que, al digerirse, forma un monoglicérido llamado monolaurina, que mata eficazmente algunos virus, bacterias y hongos que causan patógenos.

Esto, aunque indirectamente, aporta también otro beneficio, al fortalecer el sistema inmunológico del organismo, gracias a la liberación de la acción del mismo al momento de protegerlo de estos elementos eliminados por el aceite de coco. Al tener más capacidad de combate para otros fines, el sistema inmunológico se fortalece en ciertas medidas, otorgando así al cuerpo mayor resistencia a otras enfermedades.

Aprende cómo eliminar arrugas específicas en el artículo sobre Arrugas en el escote: como eliminarlas

Otros ingredientes para combinarlo

Otros ingredientes para combinarlo

Aunque se ha demostrado la potencia de este ingrediente en el tratamiento contra las arrugas, para reafirmar, humectar y tonificar la piel, mientras reduce los signos y manchas de la edad, no es por sí mismo el producto mágico para combatir estos problemas. Por ello, la combinación de este con otros ingredientes, tanto naturales como químicos o sintéticos, puede resultar en una mezcla aún más eficaz para obtener la piel de nuestro sueño.

Sin embargo, hemos de advertir que no se trata solo de tomar, uno a uno, todos los ingredientes que vamos a mencionar, mezclarlos y utilizarlos como una crema, ya que cada elemento aporta sus propiedades y beneficios necesarios. Por ello, hablaremos luego de las mejores maneras de utilizar el aceite combinado, no solo con los ingredientes que mencionaremos, sino con otros aditivos para aumentar su potencia.

Aloe Vera

Conocido por muchos como la planta milagrosa, la sábila o aloe vera, su nombre científico, aporta una cantidad realmente increíble de componentes y propiedades capaces de aumentar en gran medida la salud de la piel. Su combinación con el aceite de coco es una de las maneras más populares de realizar una crema antiarrugas casera, que puede otorgar además otros beneficios, como hidratación prolongada, aumento de la firmeza y una limpieza sin igual.

Miel

El rey de los endulzantes naturales, es también uno de los mejores ingredientes para absorber impurezas y nutrir al contacto. La miel posee una gran cantidad de vitaminas, minerales y diversos componentes nutricionales, capaces de mejorar muchísimo la salud y calidad del tejido superficial. Al combinarlo con nuestro óleo, podemos obtener un producto capaz de rellenar las arrugas a gran velocidad, otorgando resultados visibles en poco tiempo.

Otros aceites diversos

En este caso, hablamos de aceites como almendras, argán, oliva, aguacate, rosa mosqueta, caléndula y girasol, así como mantecas naturales como las de cacao y karité. Cada una tiene una función específica, aunque todas estas comparten, como ingredientes secundarios, capacidades que, combinadas con el sintetizado de coco, hidratar la piel y formar una película protectora contra diversos factores externos, como la luz solar, impurezas, residuos y suciedad.

Elementos exfoliantes

Aquí se hace bastante obvia la finalidad de la combinación, ya que la capacidad de nuestro óleo para limpiar los poros, mientras estimula la elastina y el colágeno de la piel, se pueden combinar con ingredientes como bicarbonato de sodio, azúcar (blanca o morena), avena o arcilla verde, capaces de exfoliar la piel y liberar los folículos de las obstrucciones que causan la pérdida de la salud del tejido superficial, que profundiza las manchas y marcas no deseadas.

Vegetales

Al igual que en el caso de los aceites, cada uno de los vegetales (o frutas) que se combinan con el aceite de coco tienen una función, por ejemplo en el caso del pepino, capaz de hidratar como pocos ingredientes naturales. De igual forma, el tomate ayuda a liberar los poros de obstrucciones e impurezas, mientras que los poderosos astringentes del aguacate pueden ayudan a reducir marcas como cicatrices, que suelen crear surcos que aumentan las arrugas.

Proteínas naturales

Si buscamos una nutrición más específica, que aumente en gran medida los niveles de colágeno y elastina, mientras nutre las células del tejido para ayudar a rejuvenecerlas, la combinación de nuestro aceite con leche o con huevo es ideal para este caso. De igual manera, podemos hacer una crema con yogurt natural, que tiene altas capacidades anti microbianas que eliminan bacterias de los poros.

Algunas recetas de anti arrugas con aceite de coco

Algunas recetas de anti arrugas con aceite de coco

Las mejores combinaciones se dan cuando buscamos, de manera consciente, no un ungüento mágico capaz de hacer de todo, nutriendo, limpiando, rejuveneciendo, exfoliando y protegiendo la piel para eliminar las arrugas sino, en el caso contrario, encontramos las mezclas ideales capaces de, con los ingredientes adecuados, potenciar una o dos de estas propiedades exactas, de acuerdo a la necesidad de nuestra piel.

Para la mejor nutrición

En este caso, la combinación será de huevo (tanto clara como yema), leche y miel, junto con nuestro aceite de coco, todos a partes iguales, por ejemplo de una cucharada, para obtener una mezcla de un solo uso, que se aplica después de lavar con agua tibia. Esta no es una mascarilla, por lo que no debe dejarla actuar más de 15 minutos, ya que la leche puede blanquear un poco tu piel si la dejas mucho tiempo.

Limpieza profunda de los poros y surcos

En este caso, buscamos combinar los beneficios del yogurt, para eliminar bacterias y obstrucciones, junto con la exfoliación superficial de la avena, que no penetrará profundamente en los poros sino que removerá las impurezas y la suciedad sobre estos. Se combinan con el óleo a partes iguales y se aplican sobre el área que quieras tratar, dando masajes constantes antes de lavar.

Exfoliación y masaje antiarrugas

Aquí, el bicarbonato y el aloe se combinan de maravilla, añadiendo la capacidad de exfoliación profunda del polvo de sodio que, junto a la limpieza y la descongestión de los poros de la sábila, son capaces de exfoliar por si solos. Sin embargo, para aprovechar esta limpieza, agregamos el aceite de coco y su función para combatir arrugas, que se potencia con el aloe vera para penetrar de manera más libre en los poros ya limpios.

Hidratación ideal para la piel reseca

De nuevo el aloe vera es aquí el protagonista, pues sin sus propiedades básicas contra los signos de la edad, además de la limpieza que otorga al tejido donde se aplica, no podríamos ver en acción las capacidades humectantes de la combinación de pepino y aceite de coco más aceite de oliva. Estos últimos se combinan en partes iguales, con media parte de gel de sábila para que no obstruya la absorción de los líquidos menos viscosos y se deja actuar.

Protección contra los elementos

Por último, si buscas protegerte de los elementos externos cuando estás en la calle, mientras potencias otros tratamientos para eliminar las arrugas, recomendamos la combinación, igualmente a partes iguales, de aceite de coco, rosa mosqueta y caléndula. Estos se deben agregar en un pote pequeño con atomizador, disueltos en la misma cantidad de agua de rosas para crear un tónico refrescante, el cual puedes esparcir sobre ti piel a todas horas para refrescar y proteger.

Obtener este aceite en casa

Obtener este aceite en casa

Aunque ya mencionamos cómo se obtiene el aceite de coco, vamos a profundizar un poco más en cómo, de forma fácil y mediante el método más práctico, podemos obtener este producto en casa para utilizarlo en el combate contra las arrugas y los problemas de la piel. Para ello, vamos a cambiar el proceso de obtención del óleo puro un poco, de forma que, aunque sea un método más largo, no requiera demasiado esfuerzo ni el uso de temperaturas muy elevadas.

Lo primero, por supuesto, es obtener algunos frutos de coco maduros, que se vean listos para su uso, con un color uniforme y que, al agitarlos, se pueda escuchar el líquido lechoso batirse dentro del mismo, indicación de la madurez. También vamos a necesitar un objeto contundente y pesado, como un martillo o porra, con el fin de partir la cáscara con cuidado, para no arruinar la pulpa y perder la preciada leche de coco.

Una vez rota la cáscara, la retiramos, vertiendo la leche en algún reciente, en caso de fracturar la pulpa de la fruta. Esta última, la vamos a cortar en trozos pequeños y licuarla, para liberar la mayor cantidad de líquido, que vertemos con el resto de la leche. Lo que sobre de carne del coco después de licuado, puedes pasarlo por un colador, un tamiz o un trapo húmedo, presionando con fuerza para liberar todo el jugo.

Este lo debes reservar en un envase de vidrio, sellado al vacío, dentro de la nevera por al menos 24 horas, aunque puede que más tiempo, ya que en este punto, verás cómo se va separando por sí mismo el aceite del agua de la leche, el cual flotará sobre esta debido a su densidad. Ya que lo que deseamos es este óleo, ve separando con una cuchara el mismo y reservándolo aparte para tratarlo más adelante. Repite el proceso hasta que el líquido ya no libere más aceite.

Para aumentar su pureza, ya que será un aceite de baja calidad procedemos ahora sí a hervirlo. Para ello, utiliza una olla de acero inoxidable y calienta a fuego medio-alto sin revolver el contenido, el cual verás que va liberando unas pequeñas virutas de residuo de la fruta, así como el vapor de los restos de agua que se irán quemando. Esta última se evapora por sí sola, pero los restos sólidos debes retirarlos con una cuchara cuando ya se han quemado en el aceite.

Si buscas eliminar las arrugas más severas, te recomendamos Tratamientos para las arrugas profundas que realmente funcionan

De este modo, aunque con un poco de espera, podrán obtener tu propio aceite de coco puro, aunque no será extra virgen, sí lo será concentrado y natural, con lo que podrás crear tus propias recetas para eliminar las arrugas o seguir las que hemos propuesto anteriormente. Recuerda que la disciplina y la constancia son las mejores herramientas para mantener la suavidad y belleza de la piel, por lo que no dudes tomarte un tiempo para darle a esta el trato que se merece.